Está en la página 1de 9

La globalización y la insurgencia armada

Emilio Garcia Gutiérrez, catedrático ESAP


Villavicencio, mayo de 2020

La Globalización y la insurgencia armada


Emilio Garcia Gutiérrez
Catedrático ESAP, mayo de 2020

Esta “carreta “fue iniciada su escritura en el año 2018 y terminada en el 2020 a


muchas manos, ya que en su ejecución se conto con papers y documentos que
fueron utilizados y revisados por el suscrito, facilitados por los recién acogidos
al proceso de paz, venidos del Catatumbo y por aterrizaje el sur del Meta, A
ellos mis agradecimientos.

…. Sin embargo, Oscar Feo Istúriz en la Conferencia dictada en la II


Conferencia Internacional sobre Salud Ocupacional y Ambiental, Bahía, Brasil,
en junio de 2002. Universidad de Carabobo Maracay, Venezuela nos dice que,
planteamos que el rasgo fundamental de la globalización es la imposición de un
modelo de pensamiento y una forma de concebir el mundo, la sociedad, la
producción y distribución de bienes, y las relaciones entre las naciones, que se
conoce como neoliberalismo y constituye el paradigma económico de nuestro
tiempo. Stiglitz (2002) señala que uno de los rasgos fundamentales de la
globalización es la aceptación del capitalismo triunfante norteamericano como
única vía posible al progreso. Ese modelo de desarrollo dificulta la
redistribución de la riqueza, concentra el capital, produce pobreza y desempleo,
y tiene un profundo impacto sobre la vida, el ambiente y la salud.

Las FARC‐EP, entienden el proceso de globalización (El tema de la


globalización, se observa en los documentos, pronunciamientos y
comunicados emitidos por la Comisión Internacional de las FARC,
igualmente se refleja en las declaraciones del Estado Mayor y el Secretariado
sobre las relaciones internacionales y las causalidades de los conflictos y la
guerra en el país), en un contexto explicativo amplio que compromete el
desarrollo del capitalismo neoliberal en los aspectos económicos, sociales,
políticos y militares, del surgimiento de nuevas estrategias de sometimiento y
dominación articuladas a medios de comunicación y a la construcción de un

1
La globalización y la insurgencia armada
Emilio Garcia Gutiérrez, catedrático ESAP
Villavicencio, mayo de 2020

pensamiento único y homogenizador, en el periodo que sigue a la guerra fría


y en el marco de la construcción de un mundo unipolar de bloques.

La organización concibe la globalización desde dos perspectivas


complementarias: la dimensión económica y la político‐militar. En la
primera, incluye la mundialización del capitalismo neoliberal en la economía
internacional con las respectivas implicaciones derivadas de la apropiación
privada de los recursos planetarios y el afianzamiento de una economía de
mercado libre. En la segunda, aborda las acciones políticas emprendidas por
Estados Unidos, para mantener el dominio político planetario en el marco de
una “guerra global permanente”, que funciona como estrategia preventiva y
se justifica así misma en la defensa de la democracia y la libertad.

La globalización, como fenómeno económico no es nuevo, fue descrito por


Marx y Engels (1848 Marx C & Engels F 1973. El Manifiesto Comunista, pp.
110-139. En Obras Escogidas Tomo I. Progreso, Moscú) cuando previeron la
mundialización del capitalismo, señalando que una de sus características
básicas era la conversión de la dignidad personal en un simple valor de cambio,
y la sustitución de numerosas libertades y derechos por la única y desalmada
libertad de comercio. Sonntag (1997 Sonntag H 1997. América Latina: Patria
Grande, pp.187-211. En Democracia para una nueva sociedad. Nueva
Sociedad, Caracas), señala críticamente que organismos internacionales,
economistas, analistas políticos y sociales, hablan de la globalización como si
se tratara de un fenómeno totalmente nuevo (...) ese discurso se ha reforzado
en la medida en que el pensamiento único se ha impuesto como ideología
dominante (...) es necesario recordarles, porque en la última década y media,
el proceso de mundialización del capitalismo, fue re-descubierto, re-bautizado
y desvestido de su carácter evolutivo. Es evidente, que la globalización en esa
perspectiva no es un fenómeno nuevo, pero si lo es, como escenario histórico y
político donde se decide hoy el destino del mundo y la humanidad.

Las FARC‐EP, ve como el escenario internacional que se configura a partir


de la finalización de la Guerra Fría, con el derrumbe del socialismo real en
Europa Oriental, facilita las condiciones para la consolidación del proceso de
globalización “por parte de los dueños del capital imperial y sus “cipayos”
nacionales ( Con ocasión de la visita del Nobel de economía y ex

2
La globalización y la insurgencia armada
Emilio Garcia Gutiérrez, catedrático ESAP
Villavicencio, mayo de 2020

vicepresidente del Banco Mundial Joseph Stiglitz a la ciudad de Bogotá en


abril de 2003, las FARC realizan una observación minuciosa de sus
intervenciones en eventos como la conferencia “Hacia una economía
sostenible: conflicto y postconflicto en Colombia”, e igualmente, a la
conferencia de Paul Colier, director del grupo de investigación para el
desarrollo del Banco Mundial y profesor de economía de Oxford, que se
presenta como un experto en las “violencias organizadas del mundo”, en la
Editorial de la Revista Resistencia. 12 de abril de 2003. Stiglitz, el diablo o la
zanahoria. Comisión Internacional de las FARC-EP. Montañas de Colombia,
abril de 2003. Ver AH-FARC-EP documentos Globalización.

Las FARC consideran a Estados Unidos como la cabeza visible del imperio
que lidera planes militares de guerra en todo el mundo, “justifica la
represión de los totalitaristas de la globalización neoliberal” (Revista
Resistencia. Editorial. 23 de abril de 2003. ¡Nuestra patria es América!
Comisión Internacional de las FARC-EP. Montañas de Colombia, abril de
2003) y, que pretende, entre otras cosas, la concentración de las riquezas de
los distintos países dependientes a favor de los intereses de las
multinacionales y las transnacionales. (Revista Resistencia, Editorial. 23 de
Julio de 2004. Lucha popular en América Latina. Comisión Internacional de
las FARC-EP. Julio de 2004).

Las FARC‐EP, observa que la última década del siglo pasado y los inicios
del XXI, se presentan a la organización y al mundo como un desafío en lo
político‐ ideológico y en lo económico‐social: “Estos últimos años
estuvieron marcados por las políticas de ajuste y estabilización de la
economía, y por un contexto internacional donde el derrumbe del socialismo
en Europa del Este, facilitó las condiciones para un proceso de
globalización de la economía mundial”. A juicio de las FARC, en este
periodo, los excesos cometidos por el neoliberalismo, sólo han favorecido a
los principales grupos de poder de los países industrializados.
… A nuestro entender, los principales actores del actual proceso de mundia-
lización de la economía son las organizaciones internacionales. A través de
ellas, y en el marco de fenómenos históricos ya abordados, los Estados han
creado los entes por medio de los cuales el modelo económico expansivo ha

3
La globalización y la insurgencia armada
Emilio Garcia Gutiérrez, catedrático ESAP
Villavicencio, mayo de 2020

adquirido el mayor grado de cobertura, sostiene, Copelli Ortiz Gerardo (2018)


en “La globalización económica del siglo XXI. Entre la mundialización y la
desglobalización. El FMI, el BM y la OMC han resultado ser los mecanismos
impulsores del proceso de REI, ( La cosa juzgada (del latín res iudicata) es el
efecto impeditivo que, en un proceso judicial, ocasiona la preexistencia de
una sentencia judicial firme dictada sobre el mismo objeto). ,y
consecuentemente de la mundialización de la economía.

Para la organización las nociones de soberanía nacional y autodeterminación


y los procesos de integración regional en curso, sufren fuertes embates de
parte del “fundamentalismo globalizador” de signo neoliberal y, pese a
algunos avances macroeconómicos, América Latina y el Caribe retroceden en
el terreno político y social produciéndose la exclusión de importantes
sectores de la sociedades latinoamericana como resultado visible de las
políticas de ajuste, que provocan y mantienen en crecimiento, en distintos
países del mundo, el incremento en los índices de desempleo, la depreciación
de los niveles de ingreso y una pobreza generalizada planetaria.

Desde esta percepción general, las FARC‐EP realizan una aproximación


inicial al concepto de globalización, entendiéndola como el proceso
promovido desde el Imperio liderado por los Estados Unidos de
Norteamérica que pretende la implementación de una serie de políticas
neoliberales exigidas desde centros de poder mundial, específicamente los
organismos multilaterales (FMI, OMC y BID). Ubican el proceso de
globalización de la política neoliberal en el marco del sistema capitalista en
un contexto histórico específico, cuyo antecedente son las dos últimas
décadas del siglo XX caracterizadas por la afectación de la soberanía
nacional y los procesos de integración regional como consecuencia del costo
de las políticas de ajuste estructural y de estabilización macroeconómica
impuestas por el capitalismo en un mundo unipolar.

Desde que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ocupase la Casa


Blanca el pasado 20 de enero, el aire proteccionista de sus propuestas
comerciales han espantado a los defensores de la globalización. Su primera
decisión como mandatario de la primera economía del mundo incluyó la salida
del país del Tratado Transpacífico de Asociación Económica (TPP, por sus

4
La globalización y la insurgencia armada
Emilio Garcia Gutiérrez, catedrático ESAP
Villavicencio, mayo de 2020

siglas en inglés) y vino acompañado de amenazas de deshacer el Tratado de


Libre Comercio con América del Norte (TLCAN o NAFTA, por sus siglas en
inglés). ( José Luis de Haro el 10/05/2017 en versión digital)

La organización insurgente precisa que, en ese proceso de globalización


económica, el capitalismo neoliberal ha estructurado un sistema que engloba,
en una amplia red, buena parte de las relaciones económicas, políticas y
culturales bajo una dinámica que genera una particular forma de neo‐
imperialismo. Para las FARC‐EP los procesos del neoliberalismo, sólo ha
favorecido a los principales grupos de poder de los países industrializados”
(Así es Colombia. Protesta y movilización social en los siglos XIX y XX. 13
de Julio de 2003. Movimiento social y movimiento político. AH-FARC-EP.
Sección - Documentos Globalización), dando lugar a que esta visión
neoliberal del capitalismo permita identificar, tanto la economía como la
política, dentro de unos referentes que muestran la preponderancia de los
ideales de realización personal sobre los proyectos de realización colectivos.
(“Para lograr los prototipos de vida impuestos a través de los grandes medios
de comunicación, lo importante en este mundo globalizado neoliberal es
conseguir dinero, no importa cómo. Imposición que rebaja a la mínima
expresión los valores propios del ser humano para la convivencia en
sociedad, los unos se justifican por tener el dinero y los otros por ser amigos
de los del dinero”. Revista Resistencia. Editorial. 20 de Julio de 2003. Sus
crímenes no quedarán impunes).
Las FARC‐EP plantean que mediante una especie de “neocolonialismo
mental”, el sistema globalizador del capitalismo ha buscado homogenizar a
escala mundial una particular percepción de las relaciones planetarias,
generando un conjunto de valores culturales afines a su modelo económico.

La FARC sostiene que conceptos como los de ‘lucha de clases’ se conviertan


en cosa del pasado, reapareciendo con nuevos énfasis en conceptos como el de
“ciudadanía” y ‘sociedad civil’, revestidos ahora de un enfoque que dista
mucho de ser una instancia autónoma del Estado capaz de establecer una
contracultura ciudadana que luche activamente por sus derechos y beneficios,
en contextos alternativos y revolucionarios.

5
La globalización y la insurgencia armada
Emilio Garcia Gutiérrez, catedrático ESAP
Villavicencio, mayo de 2020

Para conocer más, la Ciudadanía se refiere al conjunto de derechos y


deberes a los cuales el ciudadano o individuo está sujeto en su relación con la
sociedad en que vive. El término ciudadanía proviene del latín civitas, que
significa 'ciudad'. Por tanto, ciudadanía es la condición que se otorga al
ciudadano de ser miembro de una comunidad organizada. (Significado de
Ciudadanía en: https://www.significados.com/ciudadania/)

La ciudadanía implica derechos y deberes que deben ser cumplidos por el


ciudadano, sabiendo que aquellos serán responsables por la convivencia del
individuo en la sociedad Contrario a este concepto aparece el de viva la
ciudadanía cuando nos recuerda que …. para ello, trabaja por una profunda
reforma en las costumbres políticas y la democratización de los partidos
políticos; por reformas en el aparato del Estado para que las instituciones
públicas y las leyes sean bienes públicos al servicio del bien común; por el
fortalecimiento de la sociedad civil como constructora de bienes públicos; por
reformas económicas y sociales que favorezcan la equidad, la superación de la
pobreza, por la búsqueda de la paz y la convivencia ciudadana, por el
desarrollo de una amplia pedagogía política que permita la formación de un
liderazgo social y político con vocación de servicio público y por la generación
de condiciones para el goce efectivo de derechos. ( http://viva.org.co/quienes-
somos/perfil-viva-la-ciudadania
La sociedad civil se concibe como el espacio de vida social organizada que es
voluntariamente autogenerada, independiente, autónoma del estado y limitada
por un orden legal o juego de reglas compartidas. Involucra a ciudadanos
actuando colectivamente en una esfera pública para expresar sus intereses,
pasiones e ideas, intercambiar información alcanzando objetivos comunes.
Otros autores como Max Neef nos recuerdan que…. superada la algarabía del
progreso y el desarrollismo y la también ilusa construcción de un «socialismo»
contra la sociedad, tenemos que reaprender a criticar lo falso e inconsistente, lo
meramente instrumental y socialmente injusto, e ir construyendo una negación
rigurosa y sustentable. Pero también necesitamos crear un discurso positivo
que pueda fundar alternativas reales y convertirse en fuente de propuestas y
experiencias cargadas de esperanzas. De esperanzas y no de
ilusiones.  Enraizadas en lo que Cornelius Castoriadis destaca como «la
capacidad que tienen los colectivos humanos de hacer surgir de manera

6
La globalización y la insurgencia armada
Emilio Garcia Gutiérrez, catedrático ESAP
Villavicencio, mayo de 2020

inmotivada - aunque condicionada - formas, esquemas nuevos que más que


organizadores son creados de mundos». (El mundo fragmentado)
De igual manera, las FARC‐EP ven que los “cambios” en el modo de
producción capitalista han provocado una mayor concentración de la riqueza,
daños ambientales, aumento del desempleo, proliferación de nuevas
enfermedades, entre otros aspectos, los cuales inciden en la exclusión social,
étnica, cultural y religiosa que van definiendo desde lo viejo las
complejidades del mundo global, en el marco de un lenguaje en el que ya no
se habla de la existencia del Imperialismo sino de la Globalización, y en
donde la llamada ‘sociedad civil’ únicamente puede luchar por las
transformaciones mediante el ejercicio de la ciudadanía a través de la vía
electoral y la democracia participativa neoliberal.

Las FARC‐EP consideran que la teoría económica neoclásica ubica al Estado


de acuerdo al ciclo económico, y con base en ello, caracteriza las diferentes
etapas y momentos históricos en los cuales se ha desarrollado el proceso de
globalización. Así, señala que la década del noventa, denominada la etapa de la
globalización “feliz o dulce”, se caracteriza por el uso del discurso de la “mano
invisible” de Smith para legitimar el funcionamiento libre del mercado, y, por
ende, de la garantía de crecimiento eterno del capital. Desde el punto de vista
teórico, la relativa tranquilidad producida por la “liquidación del enemigo
comunista” conduce a que el Estado se considere un relegado “para poder
feriar los bienes públicos, buscando nuevas áreas de inversión para el capital
financiero global”. (Revista Resistencia. Editorial. 12 de abril de 2003. AH-
FARC-EP. Sección-Documentos Globalización).
Las FARC plantean que, con base en la historia de las dos últimas décadas, en
la realidad sucede todo lo contrario, es decir, que gracias a la función de
soporte ejercida por el Estado, el capitalismo se mantiene vigente, por lo cual
la “tercera vía” (suma de mercados más Estado) planteada por Stiglitz –y que
anteriormente impulsa Keynes‐ muestra que por medio del control de las
herramientas represivas e ideológicas, el capital puede imponer un sistema con
sus propias características.

Para el caso del país las FARC‐EP señalan que a pesar de la afirmación de
Stiglitz según la cual con la priorización del empleo y el crecimiento para

7
La globalización y la insurgencia armada
Emilio Garcia Gutiérrez, catedrático ESAP
Villavicencio, mayo de 2020

control de la inflación –impuesta por el Consenso de Washington y el FMI al


Gobierno colombiano‐ se pretenda superar la crisis ocasionada por la venta de
las empresas públicas de servicios y la liquidación de la estabilidad laboral de
los trabajadores, “su solución sigue siendo el crecimiento entendido como
acumulación de capital”. Como consecuencia de ello, dicha etapa de la
globalización se agota rápido en todas partes, incluyendo nuestro país, en la
actualidad se dan fenómenos como la caída de la riqueza relativa de los
trabajadores de los países centrales y el agotamiento de los recursos naturales
planetarios, “todo ello en contradicción al eufemismo con que el capital
bautiza su accionar con el fin de maquillar y seguirse lucrando de la
destrucción del planeta y la miseria de sus habitantes”. (Revista Resistencia.
Editorial. 12 de abril de 2003. AH-FARC-EP. Sección-Documentos
Globalización). Esta situación lo que genera son procesos simultáneos de
resistencia planetaria como una reacción de los excluidos de la periferia.
Las FARC‐EP, valoran que el proceso de Globalización Neoliberal se ha
servido de la implementación de nuevas recomendaciones dadas por los
organismos multilaterales como los Acuerdos de Libre Comercio, las
preferencias andinas, el ALCA, entre otras estrategias de Washington para
conquistar política y militarmente a América Latina, las cuales en vez de
impulsar un crecimiento económico con equidad en beneficio del pueblo,
hacen que se entreguen los mercados laborales, industriales, financieros y
agrícolas a la voracidad sin límites de las multinacionales imperialistas
norteamericanas.

Para el caso del país las FARC‐EP señalan que a pesar de la afirmación de
Stiglitz según la cual con la priorización del empleo y el crecimiento para
control de la inflación –impuesta por el Consenso de Washington y el FMI al
Gobierno colombiano‐ se pretenda superar la crisis ocasionada por la venta de
las empresas públicas de servicios y la liquidación de la estabilidad laboral de
los trabajadores, “su solución sigue siendo el crecimiento entendido como
acumulación de capital” ,( Revista Resistencia. Editorial. 12 de abril de 2003.
AH-FARC-EP. Sección-Documentos Globalización).

Como consecuencia de ello, dicha etapa de la globalización se agota rápido en


todas partes, incluyendo nuestro país, en la actualidad se dan fenómenos como
la caída de la riqueza relativa de los trabajadores de los países centrales y el
8
La globalización y la insurgencia armada
Emilio Garcia Gutiérrez, catedrático ESAP
Villavicencio, mayo de 2020

agotamiento de los recursos naturales planetarios, “todo ello en contradicción


al eufemismo con que el capital bautiza su accionar con el fin de maquillar y
seguirse lucrando de la destrucción del planeta y la miseria de sus
habitantes”. (Revista Resistencia. Editorial. 12 de abril de 2003. AH-FARC-
EP. Sección-Documentos Globalización). Esta situación lo que genera son
procesos simultáneos de resistencia planetaria como una reacción de los
excluidos de la periferia.

En síntesis, las FARC‐EP considera que el discurso de la globalización


neoliberal es la estrategia económica, social y política a través de la cual el
capital mundial reajusta las lógicas de explotación capitalista en lo económico
y establece los lineamientos de la dependencia y el sometimiento de los
Estados en lo político, en torno a la lucha por la libertad y la democracia en
confrontación permanente contra el terrorismo, que conjuntamente con el
narcotráfico y el populismo anti‐ mercado se convierten en las nuevas
amenazas de la paz y la estabilidad mundial capitalista.

Las FARC plantean que, con base en la historia de las dos últimas décadas,
en la realidad sucede todo lo contrario, es decir, que gracias a la función de
soporte ejercida por el Estado, el capitalismo se mantiene vigente, por lo cual
la “tercera vía” (suma de mercados más Estado) planteada por Stiglitz –y
que anteriormente impulsa Keynes‐ muestra que por medio del control de las
herramientas represivas e ideológicas, el capital puede imponer un sistema
con sus propias características.

Para el caso del país las FARC‐EP señalan que a pesar de la afirmación de
Stiglitz según la cual con la priorización del empleo y el crecimiento para
control de la inflación –impuesta por el Consenso de Washington y el FMI al
Gobierno colombiano‐ se pretenda superar la crisis ocasionada por la venta de
las empresas públicas de servicios y la liquidación de la estabilidad laboral de
los trabajadores, “su solución sigue siendo el crecimiento entendido como
acumulación de capital” ,( Revista Resistencia. Editorial. 12 de abril de 2003.
AH-FARC-EP. Sección-Documentos Globalización).