Está en la página 1de 3

Chasis independiente[editar]

Los vehículos todoterrenos, camiones y autobuses emplean una carrocería formada por
dos estructuras, el bastidor o chasis y la carrocería. La técnica de construcción de chasis
independiente utiliza un chasis rígido que soporta todo el peso, las fuerzas del motor y de
la transmisión. La carrocería, en esta técnica, cumple muy poca o ninguna función
estructural.12
Esta técnica de construcción era la única utilizada hasta 1923, 3 año en el que se lanzó el
primer automóvil con estructura monocasco, el Lancia Lambda. Las carrocerías
autoportantes, a lo largo del siglo XX, fueron sustituyendo al chasis independiente.
Actualmente solo se construyen con chasis independiente varios
vehículos todoterreno, deportivo utilitarios, y la mayoría de las camionetas grandes y
algunas de las camionetas ligeras así como varios automóviles americanos.
Los primeros chasis independientes eran de madera, heredando las técnicas de
construcción de los coches de caballos. En los años 1930 fueron sustituidos de forma
generalizada por chasis de acero.
Existen chasis con bastidores de largueros en forma de escalera; dos travesaños paralelos
longitudinales cruzados por travesaños transversales, con travesaño en forma de X y de
tubo central (Backbone frame → en).

Ford T, vehículo veterano con chasis independiente

El Toyota Land Cruiser, moderno vehículo con chasis independiente

El Ford Crown Victoria, favorito entre los taxis por su fortaleza y rigidez
En Estados Unidos el chasis independiente duró más que en otros países, ya que la
costumbre estadounidense del cambio anual de diseño era más difícil con estructuras
monocasco. Desde los años 1960 la mayor parte de los automóviles de pasajeros
utilizaron la construcción monocasco; solo los camiones, autobuses, todoterrenos para uso
rudo y automóviles grandes siguen usando el chasis independiente, si bien cada vez más
ha incorporado la estructura autoportante.
El chasis independiente sigue siendo el preferido para vehículos industriales, que han de
transportar o arrastrar cargas pesadas. De entre los pocos automóviles de gran serie que
se siguen fabricando con chasis independiente destacan el Ford Crown Victoria,
el Mercury Grand Marquis y el Lincoln Town Car . Las ventajas son la facilidad de
reparación en caso de colisión (lo que le hace ser preferido como vehículo policial) y de
alargar para hacer limusinas.

Autoportante[editar]
En los automóviles, la carrocería más empleada es la denominada carrocería
autoportante. La carrocería autoportante es una técnica de construcción de chasis en la
que chapa externa del vehículo soporta parte (semi-monocasco) o toda la carga estructural
del vehículo, se compone del bastidor y la carrocería unidos entre sí con remaches o
soldaduras que forman la carrocería completa. 1
El primer vehículo en incorporar esta técnica constructiva fue el Lancia Lambda, de 1923.
Los primeros vehículos de gran serie en tener carrocería autoportante fueron el Chrysler
Airflow y el Citroën Traction Avant.
El Volkswagen Escarabajo de 1938 tenía una carrocería semimonocasco, ya que tenía
bastidor independiente, pero este necesitaba también de la carrocería para soportar el
peso del vehículo.
La segunda guerra mundial provocó un alto en el desarrollo automovilístico, pero después
de esta, la carrocería autoportante se fue difundiendo. El Morris Minor de 1948 fue un
vehículo de posguerra que adoptó tempranamente la técnica.
El Ford Consul introdujo una variante de carrocería autoportante llamada unit
body o unibody, en la que los distintos paneles de la carrocería se atornillaban a una
estructura monocasco.
Otros vehículos (por ejemplo el Chevrolet Camaro de 1967) utilizaron una técnica mixta, en
la que un semimonocasco se combinaba con un bastidor parcial (subchasis) que
soportaba al motor, al puente delantero y a la transmisión. Esta técnica combinaba la
rigidez y la resistencia de la carrocería autoportante con la facilidad de fabricación del
vehículo con bastidor independiente. Este sistema aún se encuentran en algunas SUV de
las marcas japonesas Toyota, Mitsubishi y Suzuki para obtener mayor rigidez torsional y
tener a la vez la ventaja monocasco en las SUV que requieran mayor resistencia al mal
trato. Los inconvenientes eran desajustes entre el bastidor parcial y la carrocería, que se
soluciona ahora con puntos de soldadura de nueva generación y adhesivos especiales.
Actualmente, casi todos los automóviles se construyen con la técnica de monocasco,
realizándose las uniones entre las distintas partes mediante soldadura de puntos. En los
vehículos modernos, hasta los cristales forman parte de la estructura del vehículo para
darle fortaleza y rigidez.

Lancia Lambda, primer vehículo con


carrocería autoportante

Citroën Traction Avant 1934


En 1960 Detroit tuvo grandes innovaciones en la construcción autoportante, aquí


el Chevrolet Corvair

Tubular[editar]
La carrocería tubular o superligera ("superleggera" en italiano), es un tipo de carrocería
utilizado en vehículos clásicos deportivos de mediados del siglo XX y por los grupos B de
los años 80. Fue creada por el carrocero italiano Touring en 1937. Esta técnica utiliza
como estructura del vehículo una red de finos tubos metálicos soldados, recubierta
después con láminas metálicas, frecuentemente de metales exóticos tales
como aluminio o magnesio.
Esta técnica consigue una carrocería de gran rigidez y resistencia con muy poco peso. Por
otra parte, la fabricación es muy cara y laboriosa.
La técnica todavía se utiliza en modelos deportivos hechos a mano.

También podría gustarte