Está en la página 1de 3

ENSAYO: "Identificar los referentes normativos internacionales en materia de

Discapacidad".

Es importante Definir DISCAPACIDAD, según la OMS en el 2001 la define como


"Deficiencia o alteración en las funciones o estructuras corporales, limitación o
dificultades en la capacidad de realizar actividades y restricción en la participación
de actividades que son vitales para el desarrollo de la persona". Coherente con los
establecido por la OMS (ONU 2006) reconoció que "la Discapacidad es un
concepto que evoluciona y resulta de la interacción entre las personas con
deficiencias y las barreras debidas a la actitud y al entorno que evitan su
participación plena y efectiva en la sociedad, en igualdad de condiciones con los
demás". LEY 1346 del 31 julio 2009: "Convención sobre los derechos de las
personas con Discapacidad" adoptada por la asamblea general de las naciones
unidas el 13 diciembre 2006 en la sede de las naciones unidad en new york y
entraron en vigor el 03 de mayo de 2008, representa un instrumento jurídico
internacional que protege los derechos de las personas con discapacidad y en el
que se reafirma que todas las personas cualquiera que sea su discapacidad
pueden gozar de todos los derechos y las libertades fundamentales. La
convención y cada uno de sus artículos se basan en 8 principios rectores:

1. El respeto de la dignidad inherente, la autonomía individual, incluida la libertad


de tomar las propias decisiones y la independencia de las personas.

2. La No discriminación.

3. La participación e inclusión plenas y efectivas en la sociedad.

4. El respeto por la diferencia y la aceptación de las personas con discapacidad


como parte de la diversidad y la condición humana.

5. La igualdad de oportunidades.

6. La accesibilidad.

7. La igualdad entre el hombre y la mujer.

8. El respeto a la evolución de las facultades de los niños y las niñas con


discapacidad y de su derecho a preservar su identidad.

Teniendo en cuenta lo anterior, los avances normativos nacionales e


internacionales para garantizar los derechos de las personas con discapacidad,
mejorando así sus condiciones de vida y potencializando sus contribuciones al
desarrollo mundial.

Los datos que mayor preocupación se refleja a nivel de discapacidad es el acceso


al empleo. A nivel mundial, 750 millones de personas están en edad de trabajar y
solo en América Latina el 60% se encuentran desempleadas (CEPAL, 2012). Esto
indica que las brechas sociales son aún fuertes, y que el paso al acceso a las
personas con discapacidad sigue siendo un tema más que sensible.

Es importante la toma de conciencia y con ello el compromiso y responsabilidad


de los Estados en promover programas preventivos, participativos e incluyentes
que permitan ser tenidos en cuenta para el ejercicio de su profesión, talento o don
de servicio que brindan a la sociedad.
Un factor importante es la inclusión, cooperación y trato digno a las personas con
discapacidad no tiene distinción de género, raza o condición religiosa, por esta
razón la creación de políticas de igualdad es un compromiso de los Estados por
promover e incentivar los servicios de apoyo la población discapacitada y con ello
mantener los programas disponibles para el acceso y bienestar propio y de sus
seres queridos.

Existen estrategias que permiten que el acceso a la población discapacitada sea


un compromiso para atender en los niveles adecuados y apropiados de los
servicios básicos accesibles y en especial atención al género femenino, por su
exposición a violencia doméstica y sexual presente en estos momentos en la
comunidad en general.

El bienestar general y la diversidad de las comunidades con discapacidad, tengan


pleno goce de los derechos humanos y las libertades fundamentales y plena
participación, como resultado un mayor sentido de pertenencia de estas personas
y avances significativos en el desarrollo económico, social y humano de la
sociedad y en la erradicación de la pobreza, el hecho de que la mayoría de las
personas con discapacidad viven en condiciones de pobreza y reconociendo, a
este respecto, la necesidad fundamental de mitigar los efectos negativos de la
pobreza en las personas con discapacidad.

Además, la convención internacional busca promover y proteger los derechos y la


dignidad de las personas con discapacidad contribuyendo significativamente a
paliar la profunda desventaja social de las personas con discapacidad y promover
su participación, con igualdad de oportunidades, en los ámbitos civil, político,
económico, social y cultural, tanto en los países en desarrollo como en los
desarrollados.
Por último, aún hay retos por alcanzar en materia de equidad en los derechos de
la población discapacitada por ello la importancia a la accesibilidad al entorno
físico, social, económico y cultural, a la salud y la educación y a la información y
las comunicaciones, para que las personas con discapacidad puedan gozar
plenamente de todos los derechos humanos y las libertades fundamentales.