Está en la página 1de 6

EDUCACIÓN VIRTUAL EN ECUADOR

Todo el planeta se encuentra en crisis, luego de que surgiera la pandemia del


COVID-19, por la cual muchos países han paralizado sus actividades y están
en una cuarentena que para muchos es interminable, incluso el país más
poderoso del mundo, EEUU se ha visto devastado ante una crisis hospitalaria
que se la hecho difícil de afrontar, porque nadie estaba preparado para luchar
con este enemigo invisible que ha causado y sigue causando tanto daño a toda
la humanidad en todos los ámbitos. Luego de esto, será muy difícil retornar a la
“normalidad” como la conocíamos antes, los gobernantes tendrán el gran
desafío de reactivar sus economías que se han visto afectadas por el
inadecuado manejo de los recursos especialmente para las emergencias, esto
se ha evidenciado más en Latinoamérica, especialmente en países como
Ecuador donde un pésimo manejo de los recursos económicos y naturales de
nuestro país, aunado a la corrupción de gobernantes anteriores y a los
actuales, han llevado al país a una de la crisis más grandes, por las que ha
atravesado en sus 190 años de creación como república.

De modo que, si antes del coronavirus nos encontrábamos en una crisis


económica, social, política, entre otras, la aparición de este virus, solo puso en
evidencia la fragilidad de nuestro pobre sistema de salud, además de nuestro
sistema educativo. Y es justamente, esa una de las mayores incertidumbres
por las que atraviesa el actual gobierno ya que al establecer una cuarentena
para evitar un contagio mayor, las actividades escolares también se paralizaron
y tanto el gobierno como el Ministerio de Educación, no encuentran la fórmula
correcta, para implementar un sistema efectivo, que evite la expansión del virus
en las instituciones educativas, si bien en cierto en muchos países las
actividades escolares deben llevarse de manera virtual como una de las
alternativas más viables, en Ecuador la mayor preocupación de todos, además
del contagio del coronavirus es si ¿Estará el docente ecuatoriano preparado
para realizar una educación virtual de forma efectiva?, esa es precisamente la
gran interrogante, que surge en todos los ciudadanos, especialmente del
Ministerio que está buscando la fórmula más viable, para que la educación
llegue a todos los hogares de las familias que tienen hijos en etapa escolar.
Ahora bien ¿Cuál es la realidad actual del docente ecuatoriano? ¿Manejan los
recursos tecnológicos? ¿Sabe manejar las TIC´s? todas estas interrogantes
saltan en estos momentos cruciales en donde tanto el gobierno como el
Ministerio han establecido un retorno inminente a clases de forma virtual, el
próximo 1 de junio. Pero que tienen que ver las Tic´s con la educación.

Las Tic´s han permitido una innovación en la educación y permiten tanto a


docentes como a estudiantes, cambios determinantes en el quehacer diario del
aula y en el proceso enseñanza-aprendizaje.

Asimismo, Pacheco (2011) señala que actualmente vivimos en una cultura


tecnológica que avanza día a día y que marca en cuestión de meses una
rápida obsolescencia de muchos conocimientos y la emergencia de otros. El
impacto de esta cultura es inmenso ya que produce continuas transformaciones
en la globalización económica, social y cultural, e incide en prácticamente todos
los aspectos de la vida personal: el trabajo, el comercio, la gestión burocrática,
el ocio y la educación. Por estas razones, la tecnología exige con urgencia,
aprender a convivir con ella y a utilizar sus indudables beneficios.

Como una respuesta a la necesidad de capacitación en el uso de las TIC con


fines educativos, el Ministerio de educación desarrolló este programa, cuyo
objetivo principal es facilitar el conocimiento y aplicación de herramientas
digitales y mecanismos de búsqueda de información para enriquecer los
procesos de aprendizaje que los docentes realizan con sus estudiantes
(MinEduc, 2012). El programa, a través de un proyecto de investigación basado
en un WebQuest, modela y facilita el uso de diversas herramientas digitales,
tales como wikis, chat, foros, mapas conceptuales, encuestas en línea, etc., y
su aplicación en función del aprendizaje y de la investigación. Hasta el 2014 se
capacitó a 59.069 docentes en Tecnologías de la Información y la
Comunicación (TIC). En el mismo período, otros 2.322 fueron inscritos y
matriculados para cursar maestrías internacionales en universidades de
prestigio.

A pesar de lo expuesto, considero que nuestra realidad, es que el docente


ecuatoriano no está preparado, no utiliza la tecnología de forma adecuada ni
maneja efectivamente los recursos tecnológicos, para empezar inmediatamente
una educación virtual como la expone el Ministerio de educación, es una utopía
ya que el docente que trabaja en las instituciones fiscales ni en las particulares
está capacitado para afrontar este gran desafío, porque no está habituado a
trabajar en entornos virtuales de aprendizaje (EVA).

Los docentes en la actualidad, si manejan los procesos didácticos y


pedagógicos difícilmente utilizan los EVA ya que en muchas ocasiones la
implementación de estas aulas virtuales requiere de conocimientos informáticos
avanzados que un docente no se encuentra en capacidad de manejar y
generalmente lo que más conocen y utilizan, son las redes sociales que son de
fácil acceso y administración ya que no requieren de una mayor instrucción y
formación. No se debe olvidar que el verdadero agente de la innovación es el
docente que es quien activa y configura el potencial formativo que encierran las
tecnologías, pero cuando no está preparado, se corre un gran riesgo de que
utilice la tecnología solo como un soporte centrado en el profesor y
simplemente se limite a reproducir en la virtualidad aquella educación caduca
que se caracterizaba por una enseñanza expositiva, cuyo aprendizaje era
memorístico y reproductivo es decir la típica educación convencional,
solamente que ahora utiliza recursos más modernos.

Por esa razón, mientras no se haga una profunda y permanente capacitación


de los docentes sobre el uso que pueden hacer de las nuevas tecnologías en
una primera etapa, dentro del aula, para la transmisión de los conocimientos, y
en una segunda etapa, para posibilitar tanto la retroalimentación como el
contacto con los estudiantes una vez finalizada la clase, la relación docente y
estudiante va a circunscribirse exclusivamente el ámbito del aula (Reina, 2012,
p.22).

Al menos, se puede observar que el Ministerio, hace intentos por reducir la


brecha del analfabetismo digital y como lo expone el diario Expreso el 13 de
abril, el gobierno ecuatoriano está haciendo esfuerzos por capacitar y preparar
a los docentes del magisterio, es así que varias instituciones de educación
superior y entidades privadas capacitan a 102.000 docentes del magisterio
fiscal, a través de cursos de capacitación para fortalecer sus competencias en
el ámbito digital y mejorar la calidad de la enseñanza y aprendizaje. Este
trabajo forma parte del Plan Educativo COVID-19.

Paralelamente, entre el 30 de marzo y el 3 de abril se realizaron las II Jornadas


Internacionales de Actualización Docente, en modalidad 100% online. Están
dirigidas a profesores, investigadores, directivos y estudiantes. Las realizó la
Red Ecuatoriana de Pedagogía, en conjunto con la Universidad Internacional
de la Rioja (España), la Universidad Nacional de Educación de Ecuador, el
Centro Multidisciplinario de Estudios e Investigación Educativa de la Facultad
de Humanidades y Artes de la Universidad Nacional de Rosario (Argentina), el
Ministerio de Educación de Cuba, el Instituto de Ciencias Pedagógicas de
Cuba, la Fundación para el Desarrollo y Formación Académica, Homo Sapiens
Ediciones, la Revista Iberoamericana de Educación Entre Maestros, la
Academia Naval Almirante Illingworth y el Colegio de Liga, con el apoyo del
Ministerio de Educación de Ecuador. Metodologías activas en la
personalización educativa, tipos de escuelas de la educación general básica en
Ecuador: un análisis de datos, la educación ‘online’ en Latinoamérica, la
neuroeducación: dar respuesta a los nuevos retos en el aula, la formación
docente y las prácticas educativas inclusivas, nuevos retos para la atención a la
diversidad, entre otros, son algunos de los temas que se abordarán en cursos
reconocidos por el Ministerio de Educación y la Senescyt. La pregunta es si
llegaremos a tiempo, ya que las “clases virtuales” están próximas a iniciar
dentro de un mes.

Por otra parte, no solamente se trata de que los docentes manejen una
computadora, sino que sepan utilizar los recursos y herramientas tecnológicas,
para llevar a cabo una efectiva educación virtual, sino también, que el docente
debe ser facilitador del aprendizaje, diseñando situaciones para que los
estudiantes aprendan y orientarlos en la realización de actividades. Es
importante que los docentes manejen los EVA, porque en momentos tan
cruciales como los que estamos viviendo a causa de esta pandemia, es vital
reinventar nuestra propuesta educativa, en la cual el proceso enseñanza-
aprendizaje sea cooperativo entre los miembros del grupo.
De aquí surge el término de profesor virtual. Desde esta perspectiva, Berge
(1995) realiza una primera aproximación sobre las diferentes funciones que
debe librar un tutor en un entorno virtual de formación, las cuales “no tienen por
qué ser llevados a cabo en su integridad por la misma persona, de hecho, es
raro que esto suceda así”.
Al margen de que el docente maneje los contenidos y el aspecto curricular de
las asignaturas, la educación virtual exige más preparación y capacitación
especialmente para desarrollar competencias y habilidades que demanda el
mundo actual, el docente tiene que cumplir un rol más activo y llevar un
proceso formativo en competencias no solo de aspecto pedagógicas sino
técnicas y también organizativas, porque debe seleccionar y organizar
contenidos, enunciar objetivos, definir actividades de aprendizaje, elegir
herramientas del entorno virtual, seleccionar materiales digitales, fijar tiempos
de trabajo e instrumentos de evaluación, como puede observarse, este es un
reto nada fácil para el docente ecuatoriano y esta incógnita se despejará una
vez que se inicie este proceso y se tengan los primeros resultados de la
implementación de la afamada “educación virtual”.

Conclusiones
 El sistema educativo ecuatoriano es incompatible con las necesidades
del mercado y del desarrollo local. Tanto escuelas, colegios y
universidades están rezagados en la formación tecnológica de los
jóvenes al presentar una limitada utilización de las TICs en sus
currículos académicos.
 La capacitación de los docentes en el uso de recursos y herramientas
tecnológicas no ha sido llevada de forma eficiente porque no se ha
realizado el seguimiento adecuado para saber, si el mismo ha sido
puesto en práctica de forma efectiva, especialmente en las instituciones
públicas.
 La educación virtual es una utopía en Ecuador porque los docentes si
bien es cierto utilizan la computadora, no manejan herramientas ni
recursos tecnológicos ya que no se evidencian en el proceso
enseñanza-aprendizaje.
 Los docentes no están preparados actualmente para ser tutores virtuales
porque no han desarrollado competencias ni habilidades como parte de
su formación personal ni profesional.
 En la actualidad, frente a la pandemia del coronavirus los organismos
encargados de la educación ecuatoriana se han visto forzados a
capacitar a los docentes en EVA, estos entornos son desconocidos para
la comunidad educativa de nuestro país.

Bibliografía

https://www.elcomercio.com/actualidad/docentes-capacitacion-herramientas-
virtuales-covid19.html.
https://www.expreso.ec/guayaquil/coronavirus-docentes-capacitan-transformar-
clases-linea-8225.html
https://drive.google.com/file/d/1p3k-EqIyLE1E2i2l140xs6bdb81xqJNY/view
https://drive.google.com/file/d/1tLaQzpKDIcywLP556QAsLBOXJhTX8XW3/view
file:///C:/Users/llita/Downloads/Dialnet-ImpactoDeLasTICEnLaEducacion-
5904762.pdf
file:///C:/Users/llita/Downloads/220-645-1-PB%20(1).pdf

También podría gustarte