Está en la página 1de 115

Á LAS ALMAS DEVOTAS RECIBIDA con tanta Y eternamente lo sea,

aceptación L A A Z U C E N A , notábase en ese Pues todo un Dios se recrea


Devocionario que contenía las reglas de una Asociación En tan graciosa belleza.
que no se halla en Méjico, que es privativa de una A Ti, celestial Princesa,
ciudad'deÉspaña, y eso podría ocasionar confusión Virgen sagrada, María,
para las Asociaciones-del-, país que, aunque tienen el Te ofrezco desde este día
mismo nombre, son regidas por muy distinto Reglamento, Alma, vida y corazón:
que tienen " en su Manual, y sería inútil transcribir Mírame con compasión,
aquí. Omitimos, pues,'tanto el Reglamento como todo No me dejes, Madre mía.
aquello que tiene particular color local en hspaña, la
multitud de indulgencias concedidas por Obispos PRIMERA PETICIÓN
españoles, que acá no pueden ganarse, oraciones al sagrado
Corazón de Jesús que se hallan en muchos libros y P A R A O B T E N E R LA P U R E ZA
devocionarios, queriendo dejar éste exclusivamente
para honrar á la Azucena del jardín celestial, la Virgen i Oh Virgen purísima, inmaculada
inmaculada. Mas en compensación María! Bajo vuestro materno
t e esas supresiones hemos añadido amparo me acojo para que á
unas hermosas y devotísimas mí y á todas las asociadas nos
novenas para las principales libréis del horrible monstruo de
festividades de la santísima la impureza; dadnos santo horror
Virgen. Bien sabido es cuánto á los regalos y apetitos de la
encarga San Alfonso de Ligorio, carne y fuerza para huir los engaños
entre las prácticas de devoción é imposturas del mundo,
á Nuestra Señora, la celebración odio á sus vanidades y esfuerzo
de esas novenas, y las que presentamos para no caer bajo las sugestiones
juntan á una dulce unción del maligno espíritu. Rogad, Madre
el estilo de Méjico, que varía nuestra, por mí y por todas
cada día las oraciones de este las asociadas, pues queremos ser
ejercicio y no las usa tan cortas de veras vuestras hijas, y alcanzadnos
como en otras partes. de vuestro divinoHijo Jesús,
Con esas novenas, escritas no sólo la humildad y la pureza,
entre nosotros y conformes con mas también un fino amor
nuestro modo, creemos completar de Dios con que se abrase nuestro
felizmente el tan apetecido corazón. Amén.
devocionario de L A AZUCENA, y Padre nuestro, Ave María y Gloria Patri.
poder llamarla justamente LA
AZUCENA MEJICANA, útilísimo libro, SEGUNDA PETICIÓN
no sólo para las Hijas deMa.- ELECCIÓN DE ESTADO
ría de esta República, sino también
para toda clase de personas Deseo ardientemente, Madre
devotas de la Reina inmaculada. mía, luz para conocer y seguir
Que Ella sea cada día más amada en todo la divina voluntad, pero
y honrada de los fieles, pues muy en particular para elegir y
en ello sería Nuestro Señor más tomar el estado en que Dios me
alabado y glorificado! quiere ; no permitáis que yerre
en negocio tan importante, en
GABINO CHA VEZ,
el cual sólo pretendo conseguir
Presbítero.J u l i o 1893.
mi eterna salvación, sirviendo y
-
amando á Dios mientras me dure
PARTE PRIMERA ORACIONES É INSTRUCCIONES
la vida. Dignaos hacer igual gracia
O R A C I O N E S p a r a hacer la visita
á todas las asociadas, para
Á LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA
que así nos mostremos siempre
EN SU SANTÍSIMA CONCEPCIÓN
fieles hijas vuestras. Amén.
Bendita y alabada sea la santísima
Padre nuestro, Ave María y Gloria Patri.
é inmaculada concepción de María.
Por la señal, etc.
TERCERA PETICIÓN
Bendita sea tu pureza
POR EL AUMENTO DE LOS COROS ¡Virgen purísima y dulce Madre!
Mi alma acongojada, viendo
Venga, ¡oh ternísima Madre!, al abominable vicio de la impureza
una mirada bondadosa de vuestros devorarla tierra, se dirige
celestiales ojos sobre nuestros á Vos para que, deteniendo la
coros, para que, complaciéndoos Justicia divina, alcancéis gracia
en ellos, crezcan y se aumenten; poderosa que cambie sus sentimientos
que todas las que los forman á esa multitud encenagada
participen y sientan la dulce en las abominaciones más
influencia del candor de vuestra asquerosas; y puesto que el fuego
pureza, y sean con esto manantial del cielo y las aguas del diluvio
copioso de verdadera virtud;' cayeron sobre la tierra para
de modo que conociendo unas castigo de tales maldades, y ya
cuan digno y cuán agradable es que nuevos castigos pesan hoy
al castísimo Esposo de las almas, sobre el mundo como pequeña
Jesús, el don precioso de la virginidad, muestra de lo que Dios indignado
le pidan, le abracen y con va á hacer en él, dignaos interponer
constancia le guarden, mientras vuestros ruegos y alcanzar
que las llamadas al matrimonio del Señor el fuego del divino
adquieran la castidad necesaria amor que á todos nos purifique,
á su estado y la sólida virtud las aguas saludables de su santa
con que sean fieles esposas y buenas gracia que lavándonos nos fortalezcan
madres, agradables á Dios y para el bien obrar, sentimientos
útiles á la sociedad, conservando de compunción para
y propagando vuestra dulcísima hacer penitencia y fidelidad para
devoción. Amén. que, teniendo áraya las pasiones,
Padre nuestro, Ave María y Gloria Patri. imitemos vuestras virtudes, con
lo que Vos seréis bendita y Dios
CUARTA PETICIÓN glorificado. Amén.
CONVERSIÓN DE LOS PECADORES Padre nuestro, Ave María y Gloria Patri.
ORACIÓN
¡Oh Corazón verdaderamente ¡Oh inmaculada Virgen María!
maternal! Apiadaos de tantas almas Pues nos veis cercadas de tantos
que, cogidas en el lazo vil peligros y no ignoráis cuán difícil
de la tentación, siguen la errada nos es preservarnos de ellos
senda que las lleva á su eterno á causa de nuestra fragilidad,
daño; enviadles un rayo de luz favorecednos con vuestro auxilio,
. mmm * ^ ' r m socorrednos con gracia poderosa
que, iluminando su entendimiento, y ayudadnos cuanto os
les haga ver muy claro el fin inspire vuestro maternal Corazón;
funesto de sus pasos, é inflamando así, libres de ellos por vuestra
su voluntad detesten de mediación, entraremos en el
corazón sus pecados, reparen los puerto de la vida eterna. Amén.
escándalos, hagan sólida su conversión
y se salven, pues han sido ACTO DE CONSAGRACIÓN .
redimidas con el costoso precio
de la sangre vertida por vuestro A LA iíADEE DE DIOS
divino Hijo Jesús; sea así, ¿Qué podré ofrecerte que sea
Madre mía, para dicha de la tierra, digno de Ti, ¡oh Madre del Dios
alegría del cielo y gloria humanado, oh Reina del universo?
vuestra. Amén. ¿Qué tributo depondré al pie
Padre nuestro, Ave María y Gloria Patri. de tus altares? ¿Flores que se
QUINTA PETICIÓN marchitan como nuestros fugaces
afectos? ¿Incienso que se
PARA DETENER EL RIGOR DE LA desvanece en el aire como nuestras
DIVINA JUSTICIA ligeras aspiraciones? ¿Pompas
que deslumhran y pasan Lleno, pues, de tal confianza,
como los estériles goces de la á Vos vengo, á Vos acudo,
tierra? ¡Oh! No; que para consagrártela ¡oh Virgen, Madre de vírgenes!,
tengo un alma criada y ante Vos me atrevo á presentarme,
- á imagen del Altísimo, redimí da con la sangre de tu gimiendo temeroso bajo
Unigénito, favorecida continuamente, y el peso de mis pecados. No despreciéis
más ahora en este instante, con las luces de su gracia; tengo mi súplica, Madre de
un corazon, no ya insensible y duro Dios; antes bien acogedla benigna
d esclavo de ciegas pasiones, sino dócil á tus enseñanzas, y escuchadme propicia. Amén.
enamorado de tus virtudes, sólo anhelante (Trescientos días de indulgencia por cada
por su inmortal destino. vez que se rece esta oración; indulgencia plenaria
Mis facultades, para enderezarlas á más alto objeto; mis al mes si, recitándola cada día y recibidos
sentidos, para sujetarlos; mi lengua, los santos Sacramentos, se visita una
para emplearse en tu alabanza; iglesia rogando por los fines de Su Santidad.)
mi ser y mi vida entera todo te ( P í o IX, 11 de Diciembre de 1846.)
lo entrego, ¡oh Señora!, pues solamente
bajo tus auspicios tendré OTRA ORACIÓN
por asegurada y permanente Quisiera, Virgen María,
la regeneración que han obrado Madre de Dios muy amada,
en mí tus lecciones. Hacerme Tener mi alma abrasada
tu discípula es la única sabiduría En vuestro amor noche y día.
, constituirme tu esclava es ¡Oh dulce Señora mía,
la verdadera libertad. Reina en Quién tuviera tal fervor
mí, ¡oh María!, acepta por trono Que aventajase en amor
mi pecho; por mí padeciste; A los serafines todos,
por mí ofreciste el holocausto á Amándoos de cuantos modos
Jesús como si fuera yo la única Inventó el divino ardor!
redimida; como á protegida única
me has colmado de tus favores; DEPRECACIÓN
yo quiero servirte también Bajo vuestro amparo nos acogemos,
cual si no tuvieras otra esclava; Santa Madre de Dios; no
adorarte cual si en la tierra no despreciéis nuestras súplicas en
te quedase más adoradora. Suplan las necesidades: antes bien libradnos
mis homenajes y mis afectos siempre de todos los peligros,
por la ingratitud, por la tibieza, ¡oh Virgen gloriosa y
por la ignorancia de tantos bendita!
que te olvidan ó te desconocen. Dios te salve, Reina y Madre, etc.
No más infidelidades, no más
mudanzas, no más reservas en DESPEDIDA
mi total renuncia. Reténme cautiva Virgen Madre de Dios: yo me
en los lazos de tu misericordia; ofrezco por hija vuestra, y en
ampárame contra mi propia honor y gloria de vuestra pureza
inconstancia, para que esta posesión también os ofrezco mis ojos,
anticipada que te otorgo mis oídos, mi lengua, mis manos,
por el tiempo sea confirmadapor en una palabra, todo mi cuerpo
el sello de la eternidad. Así sea. y mi alma, y os pido me alcancéis
la gracia de nunca más cometer
ORACIÓN DE SAN BERNARDO ni un solo pecado. Amén
muy propia para obtener de la santísima Virgen Jesús.
cualquiera gracia espiritual ó temporal. Madre, aquí tenéis á vuestra hija.
Acordaos, ¡oh piadosísima Virgen Madre, aquí tenéis á vuestra hija.
María!, de no haberse jamás Madre, aquí tenéis á vuestra hija.
oído que á ninguno de cuantos En Vos, Madre mía dulcísima,
han acudido á vuestra protección he puesto mi confianza de que
é implorado vuestro socorro jamás quedaré confundida.
y asistencia le hayáis abandonado. Sea por siempre bendito y alabado
el santísimo Sacramento virginales de la misma Señora
del altar, y la pura y limpia por obra del Espíritu Santo, y
concepción de María, concebida en la vida eterna que se sigue á
sin mancha de pecado original. la presente, y en esta fe quiero
Amén. vivir y morir.

DEVOCION Á SAN LUIS GONZAGA ACTO DE ESPERANZA


Siendo este Santo protector de la juventud, Por la fe que tengo de la inmaculada
muchas Asociaciones le han adoptado por su concepción de María
especial y segundo Protector; por consiguiente, santísima pido á Dios y espero
se encarga á las Hijas de María sean devotas suyas y recen de su misericordia infinita el perdón
cen frecuencia su ORACIÓN ¡Oh Luis santo, adornado de de mis pecados, el remedio
angélicas costumbres! Yo, indigno devoto vuestro, os de mis necesidades y de todos
encomiendo la castidad de mi alma y de mi cuerpo para que los males que afligen á la Religión
os dignéis encomendarme al Cordero inmaculado y á la sociedad, la perseverancia
CRISTO JESÚS, y á su purísima MADRE, VIRGEN DE final y la gloria eterna.
VÍRGENES, guardándome de todo pecado.
No permitáis, ángel mío, que yo manche mi alma con la ACTO DE CARIDAD
menor impureza; antes bien, cuando me viereis en la Por la fe y la esperanza que
tentación ó peligro de pecar, alejad de mi corazón todos los tengo en la concepción inmaculada
pensamientos y afectos inmundos; despertad en mí la de María santísima, y por
memoria de la eternidad y de Jesús crucificado; imprimid todosj los bienes dispensados en
altamente en mi corazón un profundo sentimiento de temor este privilegio á Nuestra Señora,
santo de Dios, y abrasadme en su divino amor para que así, en que tanto resplandece la bondad
siendo imitador vuestro en la tierra, merezca gozar de Dios y misericordia divina, amo
en vuestra compañía en la gloria. á Dios con todo mi corazón y le
Amén. ofrezco todos los afectos de mi
Padre nuestro, Ave María y Gloria Patri. alma con un deseo ardentísimo
de amarle y servirle hasta la
A.SPIRACIÓ X muerte.
3petida setenta y dos neces en forma de cor ; -
nita para honrar ¡os años que vivió la fesnt sima ESPEJO DE LA HIJA
Virgen. O Inmaculada Virgen María, DE LA INMACULADA VIRGEN MARÍA
Madre de Dios, soberana Reina En la iglesia, reverente.
y Emperadora de las potestades celestes. En la Misa, devota.
¡Socorre á los que te aman! En la Confesión, contrita.
¡Gloria ala Virgen inmaculada, En la Comunión, fervorosa.
por cuya mediación pode - En la oración, recogida.
rosa nos ha de venir todo bien ! En la clase, atenta.
En el estudio, aplicada.
AVE MARÍA PURÍSIMA, SIN PECADO En casa, nunca ociosa.
CONCEBIDA En la mesa, sobria.
Actos de Fe, Esperanza y Caridad sobre la in maculada En la cama, compuesta.
concepción de María santísima. En la conversación, cortés.
En el hablar, considerada.
ACTO DE FE En el mirar, modesta.
Creo que la santísima Virgen En el andar, grave.
María fué concebida sin pecado En los trabajos, la primera.
original, porque así lo ha revelado - Si -
Dios, según me lo enseña y Con las compañeras, afable.
me lo manda creer la Iglesia católica; Consigo misma, mortificada.
lo creo con la misma fe Con los enfermos, caritativa.
que creo en el misterio de la Santísima Con los mayores, respetuosa y obediente.
Trinidad, en el de la Encarnación Con los iguales, humilde.
del Verbo Eterno, que Con los menores, apacible.
se hizo hombre en las entrañas En todo, finalmente, ejemplar y edificante.
Piensa que te has de morir, mi trabajo la presencia de Dios;
Piensa que hay gloria é infierno, ofrecedle mi cansancio y mis fatigas,
Bien y mal, y todo eterno, y bendecidme á cada instante,
Y que a juicio has de venir. no olvidando que, aunque
AL SALIR DE CASA Y CAMINAR indigna, me habéis admitido en
¡Oh dulcísima Madre de mi el número de vuestras hijas.
vida! Voy á salir de mi retiro y Amén.
de mi casa, y me veo obligada á ¡ Oh María, concebida sin pecado!,
caminar y á tener que presentarme etc.
ante un mundo en que me Se besa la medalla.
veré rodeada de peligros: asistidme, AL ESTUDIAR LA MÚSICA Ó CANTO
querida Madre mía; inspi- Dulcísima María, cantora de
ORÁCIONES A LA VIRGEN MARÍA « los coros celestiales: haced que
radme una santamodestia;guardad no dirija yo nunca lo que voy á
mi pureza; apartad de mis aprender á los fines terrenales;
oídos las perversas palabras de para Vos sola quiero cantar,
los hijos del siglo; haced que en para Vos sola quiero tocar, Madre
todas partes recuerde que soy mía; mi garganta, mis labios
vuestra, para que á nadie sirva y mi lengua, vuestros son. ¡Que
de escándalo ú ocasión de pecado, nunca se manchen con indignos
sino que vuelva á mi casa en cantares! Haced que, cantándoos
la gracia de mi Dios y libre de con devoción y con ternura, vaya
todo accidente desgraciado. Bendecidme, á cantar algún día vuestras alabanzas
¡oh mi buena Madre! por siempre allá en la
En vuestro nombre emprenderé patria celestial. Amén.
mi viaje. Amén. ¡Oh María, concebida sin pecado!,
¡Oh María, concebida sin pecado!, etc.
etc. EJERCICIO DE LA MAÑANA
Luego besará, si puede, su medalla, ó la OFRECIMIENTO DE LAS OBRAS
oprimirá al menos contra su corazón. DEL DÍA
A LA VUELTA Á SU CASA
Heme aquí de nuevo, amada Levantada, después de haber dirigido el
Madre mía, vuelta á mi casa y corazón á Dios, invocado y adorado profundamente
al seno de mi familia; gracias os á la augustísima Trinidad, puesta
a de rodillas y hecha la señal de la cruz, dirás:
la necesidad y el decoro de mi Altísimo Dios y Señor mío:
estado; que huya de mí todo pensamiento gracias infinitas os doy por el ser
de vanidad y presunción, que me disteis, por el cuidado
y que no vaya á ser ocasión, que de mí tenéis y porque me
con la inmodestia, de que habéis conservado en esta noche,
el Señor sea ofendido; que sepa dejándome ver la luz del presente
atar y concertar los pensamientos día: en él os ofrezco á vuestra
de mi alma como los cabellos mayor honra y gloria mis pensamientos,
de mi cabeza, para que un día mis palabras, mis obras,
aparezca pura y agradable á los mis deseos y trabajos. Por lo menos
ojos de mi Jesús y á los de mi hoy, Dios mío, no permitáis
dulce Madre María. Amén. que yo os ofenda, y así propongo
¡Oh María, concebida sin pecado!, apartarme de cuanto pueda serme
etc. causa de ofenderos. Tengo
AL COMENZAR EL TRABAJO además intención de ganar cuantas
Mi amada Madre, mi dulcísima indulgencias pueda en los diversos
María, que os santificasteis actos de este día, rogan
tanto en el trabajo de manos do por los fines que tuvieron los
que como pobre y laboriosa emprendíais Sumos Pontífices al concederlas,
: apartad de mí la pereza; y aplicándolas en sufragio de las
haced que conserve durante benditas almas del purgatorio y
en satisfacción de mis pecados.
Pongo confiadamente en vuestras ACTO DE FE
manos mi alma, mi libertad, Creo, firmemente ¡ohDiosmío!,
mi cuerpo, mis potencias, sentidos todo lo que la Santa Iglesia cató
y todo lo que soy, á fin deque lica, apostólica, romana me manda
os dignéis santificarlo con creer, y lo creo porque lo
vuestra gracia. habéis revelado Vos, que sois
¡ Oh Jesús mío , que habéis Verdad infalible.
muerto por mí! Bendecid y confirmad
estas mis resoluciones ACTO DE ESPERANZA
para que las cumpla. Os pido Espero, Señor, fundado en la
mil veces perdón por las muchas abundancia de vuestras misericordias
ofensas que contra Vos he cometido; y en los méritos de nuestro
llevadme como de la mano Señor Jesucristo, el perdón
para que no dé ningún paso errado de mis pecados en esta vida y la
en el camino de mi salvación; posesión de la otra con los me
escondedme en vuestras llagas, dios necesarios para obtenerla.
y conservadme hoy y siempre
dentro de ellas, hasta que me ACTO DE CARIDAD
concedáis la dicha de veros y Os amo, Señor, porque sois la
amaros eternamente. suprema bondad, hermosura y
Credo, Padre nuestro y Ave María. amabilidad infinita, y quisiera tener
Á MARÍA SANTÍSIMA el corazón de todas las criaturas
¡Oh Señora mía! ¡Oh Madre para amaros con el amor
mía! Yo me ofrezco del todo á de todas ellas. Amo á mis prójimos
Vos, y en prueba de mi filial afecto por vuestro amor, y les deseo
os consagro en este día mis todos los bienes que para mí
ojos, mis oídos, mi lengua, mi corazón, quiero. .
en una palabra, todo mi Al tocar las Avemarias por la mañana,
ser. Ya que soy toda vuestra, medio día y noche, dirá:
Madre de bondad, guardadme y í El ángel del Señor anunció
defendedme como cosa y posesión á María.
vuestra. Amén '. 9' Y concibió por obra del Espíritu
1 Cien días de indulgencia, y una plenaria al Santo. Ave María.
mes, por Pío IX. t He' aquí la esclava del Señor.
¡ Oh Santo Patrón y abogado K' Hágase en mí según tu voluntad.
mío! Sed mi protector en este día, Ave María.
defendedmede todos los peligros f El Verbo eterno se hizo
de alma y cuerpo, encended en hombre.
mi corazón el fuego del amor divino, R' Y habitó entre nosotros.
para que sea del todo fiel Ave María.
en la guarda de los divinos Mandamientos. f Ruega por nosotros, Santa
Amén. Madre de Dios.
1 Cien días de indulgencia, y una plenaria al $ Para que seamos dignos de
mes, por Pío VII. las promesas de Jesucristo.
Angel de Dios, bajo cuya custodia ORACIÓN
el Señor me ha colocado Suplicárnoste, Señor, que derrames
con ardorosa piedad: á mí que tu gracia en nuestros corazones,
soy vuestra encomendada, alumbradme á fin de que, habiendo
hoy, guardadme, defendedme, conocido por la voz del ángel el
regidme y gobernadme. misterio de la Encarnación de
Amén '. tu Hijo, podamos por los méritos
AL SANTO D E SU NOMBRE AL ÁNGEL DE LA de su pasión y de su cruz
GUARDA llegar á la gloria de la resurrección
Si tuviere tiempo, podrá añadir los siguientes por el mismo Jesucristo Señor
actos: nuestro. Amé.
ORACIÓN Reza un Ave María y di:
AL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS Os ofrezco, Señor, todos los
PARA TODOS LOS DÍAS, instantes de esta hora; dadme
¡ Corazón santísimo de mi dulce gracia para cumplir en ellos
Jesús, santuario delicioso de vuestra eterna voluntad. Amén.
las almas puras, abismo de perfecciones
infinitas, fuente de bondad AL CORAZÓN DE JESÚS POR LOS QUE
y consuelos inefables, plenitud AGONIZAN EN ESTA HORA
degracias sacrosantas, soberano ¡ Oh misericordiosísimo Jesús,
y adorado bien de mi alma, que ardéis en tan vehemente
el más augusto, el más amable amor por las almas! Os ruego,
y el más digno que hubo en por la agonía de vuestro sacratísimo
todo el orbe! Vos sois el único Corazón y por los dolores
deseo de mi corazón, luminoso de María inmaculada, purifiquéis
astro de mi espíritu, océano de con vuestra sangre á todos los
delicias inefables; ya sólo quiero pecadores déla Tierra que están
vivir ymorir en Vos. Poseed, benigno ahora en la agonía y que deben
Jesús, mi corazón, perdonad morir hoy mismo. ¡Corazón agonizante
mi ingratitud y concededme de Jesús. tened piedad
que en mi último suspiro sea víctima de los moribundos! ¡Virgen inmaculada,
de vuestro divino amor. rogad por nosotros al
Amén. Corazón de Jesús!

MODO DE SANTIFICAR LAS OBRAS DEL DÍA AL VESTIRSE PARA SALIR DE CASA
Son infinitas las riquezas que se pueden ¡ Ah Señor, qué feliz <&ría yo si
atesorar para el cielo si todas las acciones como tengo gusto en asear y ata •
van dirigidas al honor y gloria de Dios. No viar mi cuerpo, que ha de ser
obréis por costumbre, ni por amor propio, pasto de gusanos, emplease la
ni por fin alguno puramente humano. Resplandezca misma solicitud en adornar mi
en todas vuestras obras la rectitud alma de las verdaderas virtudes!
de intención con la que deseeis agradar á Haced, Señor, que me despoje
Dios, único J u e z de vuestras conciencias, y de la vanidad y desprecie las galas
ora comáis, ora bebáis, ora hagáis alguna y adornos mundanos, y use
o t r a cosa, seguid el consejo de San Pablo: únicamente de mi vestido por lo
referidlo todo á la mayor gloria d e Dios. que debo á la modestia, decencia
Levantad á menudo el corazón á Dios aun y atenciones sociales, sin q i le
en medio de vuestras ocupaciones, y decid por eso sea yo infiel á vuestra
con fervor: ¡Dios mío, creo que estáis aquí divina gracia. vuestra
presente! ¡En Vos espero, á Vos amo con todo
mi corazón! Jesús dulcísimo, compadeceos AL SALIR DE CASA
de mí. Dirigid, Señor, mis pasos como dirigisteis los de Tobías;
Invocad también la asistencia de María defendedme, Señor, de loslazos que el mundo me tiende pa
Santísima, de los santos ángeles y de vuestros ra perderme, y haced que nunca jamás
patronos y abogados. Pise el camino de la perdición Amen.

OCUPACIONES AL COMER
Empezad vuestros quehaceres santiguándoos, E c h a d , Señor y Dios Gmio, vuestra
y ofrecedlos al Señor diciendo: Os santa bendición sobre mí y
ofrezco, Dios mío, este trabajo, el que ruego sobre los manjares que hoy me
aceptéis en unión de los muchos que padecisteis regala vuestra infinita largueza
por mí. Para que, manteniendo mi c S
Acostumbrad en vuestras ocupaciones á entretener el pocontinúeenvuestrosantoser-
entendimiento con alguna consideración piadosa, ya de las »icio,
verdades eternas, ya de la vida santísima de nuestro Señor Padre nuestro, Ave María y Gloria Patri.
y su bendita Madre,
AL DAR EL RELOJ DESPUÉS DE COMER
Os doy, Señor, gracias por el procurado alguno; si toleras sus defectos,
manjar con que me habéis regalado, si los has publicado, si viéndole en
y espero de vuestra bondad alguna necesidad no le has socorrido
recibir un día la bienaventuranza pudiendo.
eterna, así como ahora recibo Faltas contra la humildad: Si presumes
el sustento corporal. vanamente de ti misma; si has
Padre nuestro, Ave María y Gloria Patri. antepuesto tu parecer al de tus padres,
EJERCICIO DE LA NOCHE maestros y superiores; si no has sufrido
Puesta de rodillas y hecha la señal de la con paciencia las reprensiones de
cruz, tus mayores ó de tus iguales.
i.° Da gracias á Dios por los beneficios Faltas contra la castidad: Si has dejado
recibidos diciendo: correr libremente la vista, fijándola
Infinitas gracias os doy, Señor y Dios en objetos peligrosos que puedan
mío, por los beneficios que me habéis traerte alguna tentación; si te has detenido
dispensado, por la creación, conservación, en algúrf pensamiento torpe; si
redención y largueza de otros favores, has dicho alguna palabra indecente ó
preservación de infinitos peligros escandalosa, ó escuchado alguna conversación
de alma y cuerpo, y todo, Señor, mala; si en tus acciones tanto
sin merecimiento alguno de mi parte, contigo como con otras ha habido algo
antes bien habiéndoos ultrajado innumerables ofensivo á la santa pureza, á la honestidad
veces. y aun á la modestia.
2.0 Pide luz al Espíritu divino Faltas contra la paciencia: Si te dejas
para conocer los pecados cometidos llevar de ímpetus de enfado ó de
durante el día, y también gracia cólera, manifestando en el exterior con
para arrepentirte de ellos, diciendo: tus palabras y modales la soberbia de
Iluminad, Señor, á vuestra sierva, y tu corazón.
enviad sobre ella á vuestro divino Espíritu Faltas contra la obediencia: Si no
para que conozca el multiplica obedeces con plena voluntad y deseo
do número de sus faltas y las llore y de tu corazón; si no has procurado tener
deteste con verdadero dolor. un mismo querer y sentir con tus
3.° Examina las faltas, recorrien superiores, sin dar lugar á juicios ó
do todas las horas del día; en dónde razones contrarias.
has estado, qué has hecho contra Dios, 4.0 Pide perdón á Dios diciendo:
contra ti misma, contra el prójimo; ¡ Qué ingrata.. Señor, he sido para con
en qué has ocupado el pensamiento; Vos, y qué poco he correspondido á los
qué conversaciones has tenido, si has beneficios que en este día y siempre
faltado en ellas á la caridad, á la humildad, me habéis dispensado! Confundida y
d la castidad, á la paciencia, sumamente avergonzada de mis ingratitudes,
á la obediencia ó á cualquiera otra me atrevo á postrarme á vuestros
virtud. pies y pediros humildemente perdón,
Faltas contra la caridad: Si no amas Señor, de todas las faltas que por
á Dios sobre todas las cosas; si no le fragilidad, malicia ó ignorancia he cometido.
das el culto y reverencia á que estás ¡Ay Dios mío! ¿Qué se han
obligada por las promesas que hiciste hecho tantas resoluciones de nunca jamás
en el santo Bautismo; si has tenido pecar?
distracciones voluntarias en los ejercicios 5° Propón la enmienda con la divina
de piedad; si has omitido el ejercició gracia, y prosigue diciendo:
de la mañana; si en el templo no Suplícoos, pues, Señor, confundida y
has estado con la debida compostura; humillada ante vuestra divina presencia,
si has hablado, reído, divertido la vista, me perdonéis, que yo os ofrezco
etc.; si has jurado ó hablado alguna corregirme de cuanto conozca que en
cosa injuriosa contra Dios; si has mí ir ás os ofende; haré particulares
dado mal ejemplo al prójimo; si no le esfuerzos para enmendarme de los defectos
has perdonado haciéndote algún agravio; que creo os desagradan más,
si te has alegrado de su mal, ó lo y, en fin, no vivir ya en adelante sino
que es más, le has hecho de tu parte ó para Vos.
Ahora pide gracia para pasar bien la noche, siempre sea de mi Dios. Amén.
diciendo: Padre nuestro, Ave María, Credo y la Lectura
ORACIÓN A la santísima Virgen.
Señor mío Jesucristo: gracias Estando ya en la cama di:
os doy porque me habéis conservado Jesús, José y María, os doy el
en este día; ahora, con corazón y el alma mía.
vuestra licencia, voy á tomar el Jesús, José y María, asistidme
reposo de la noche; pero antes, en la última agonía.
Dios mío, os ofrezco mi espíritu Jesús, José y María, recibid en
con todas sus facultades, mi alma vuestros brazos el alma mía.
con todas sus potencias, mi corazón
con todos sus deseos, y mi MODO DE ASISTIR
cuerpo con todos sus sentidos. FRUCTUOSAMENTE Á LA SANTA MISA
Purificad, Señor, y santificad mi EXCELENCIAS DE LA MISA
sueño, y si durante esta noche La santa Misa es el acto más augusto que
fuereis servido llevarme á vuestra hay en la Religión, y la cosa más grande que
divina y real presencia, no hay en el cielo y en la t i e r r a , que ni los hombres
me juzguéis, Señor, con justicia, la pueden comprender.
judgadme con misericordia, pues La santa Misa es una viva representación
á mí me pesa de lo íntimo de mi de la vida, pasión y muerte de nuestro Señor
corazón de haberos ofendido. J e s u c r i s t o , y un verdadero sacrificio en el
Madre mía, María, amparadme cual el mismo Jesucristo se pone en la hostia
esta noche, y vos, ángel de mi y en el cáliz, y se ofrece á su eterno Padre
guarda, defendedme para que como v í c t i m a de nuestros pecados, y renueva
siempre sea de mi Dios. Amén. aquel mismo sacrificio que hizo en la cruz
Padre nuestro, Ave María, Credo y la Lectura P o r lo cual, dice San J u a n Crisòstomo, asist
A la santísima Virgen. e n millares de ángeles á la Misa, y llenos de
Estando ya en la cama di: r e v e r e n c i a se están adorando á Jesucristo.
Jesús, José y María, os doy el Oye, pues, Misa todos los días que puedas,
corazón y el alma mía. que no hay devoción mayor ni más provechosa.
Jesús, José y María, asistidme AL TOCAR Á MISA
en la última agonía. Hija de María, ¿no oyes tocar la campana?
Jesús, José y María, recibid en Es la voz de tu amabilísimo Redentor
vuestros brazos el alma mía. que te llama para que en alas
MODO DE ASISTIR de tu fe y caridad vueles hacia el Calvario,
FRUCTUOSAMENTE Á LA SANTA MISA á su santo templo, donde de un
EXCELENCIAS DE LA MISA modo incruento quiere renovar en el
La santa Misa es el acto más augusto que santo sacrificio de la Misa aquel sacrificio
hay en la Religión, y la cosa más grande que con que redimió á todo el género
hay en el cielo y en la t i e r r a , que ni los hombres humano derramando su preciosa
la pueden comprender. sangre, hecho víctima de expiación por
La santa Misa es una viva representación nuestra salud.
de la vida, pasión y muerte de nuestro Señor AL IR Á LA IGLESIA
J e s u c r i s t o , y un verdadero sacrificio en el Vete al templo; ve al lugar de esa escena
cual el mismo Jesucristo se pone en la hostia sangrienta, y vete con la vista baja,
y en el cáliz, y se ofrece á su eterno Padre con el paso grave, con un traje modesto
sueño, y si durante esta noche y lleno de compostura, pues vas á
fuereis servido llevarme á vuestra ver morir á tu Dios, á recibir sus ú í | -
divina y real presencia, no mos suspiros y á prestarle algunos
me juzguéis, Señor, con justicia, socorros.
judgadme con misericordia, pues AL ENTRAR EN EL TEMPLO
á mí me pesa de lo íntimo de mi No te detengas en el atrio á ver el que
corazón de haberos ofendido. entra y el que sale; mala preparación
Madre mía, María, amparadme es ésa para presenciar un acto tan solemne,
esta noche, y vos, ángel de mi tan augusto, al par que tan terrible;
guarda, defendedme para que penetra en aquellas bóvedas
respetuosas; todo debe aterrarte: la última que hicisteis con pasos
obscuridad de ellas, su silencio sepulcral, mortales. ¡Ay! ¡qué de aflicciones os
el eco de tus pisadas y de los entrecortados esperan! ¡qué de angustias 1 ¡qué de
suspiros de almas justas tormentos! Caeréis bajo el peso de la
que se enternecen al recuerdo de la cruz, y os levantarán á empellones tirándoos
escena que va á representarse; ponte de la barba y del cabello; veréis
de rodillas, y mientras que el Sacerdote á vuestra Madre atribulada, se conturbará
se 'pone las sagradas vestiduras vuestro corazón, y ni aun podréis
recuerda su significación y repasa, darle el último adiós por no exponerla
aunque sea en compendio, los pasos de á las burlas de los soldados...
Jesús desde el huerto hasta el Pretorio. ¡ Quién me diera, Señor, saberos servir
AL PONERSE EL SACERDOTE EL AMITO tan fielmente que en tan grande aflicción
Ya le cubren el semblante en casa pudiera consolaros!
de Caifás y se burlan de él: mira aquella Á LA CONFESIÓN
chusma infernal, que por entretener Ya tocáis, Señor, la falda del Calvario,
la noche le da de pescozones y le pregunta y antes de subir ese penoso monte
burlescamente: «Adivina quién volvéis á caer bajo el madero de la
te dió.» ¡Oh-Dios mío, qué paciencia cruz. Mis pecados son, eterno Dios, los
tan asombrosa! Haced que yo la tenga que os abruman, mis crímenes, mis
para sufrir todas las injurias que mis maldades. Yo soy el reo, y vais Vos á
prójimos me hagan. pagarla pena..,; yo el delincuente, el que
AL PONERSE EL ALBA merezco mil muertes, y vais á sufrirla
Ya os veo, Jesús mío, en casa de Herodes, Vos tan ignominiosa; mis culpas, Jesús
cubierto con esa vestidura blanca mío, mis gravísimas culpas os abruman
y ser tratado como loco: concededme y os condenan á morir en ese infame
la gracia de que yo desprecie los madero... Me pesa, Señor, me pesa con
vanos juicios del mundo y no haga todo el corazón de haberlas cometido...;
caso de sus necias críticas. apiadaos de mí.
AL PONERSE EL CÍNGULO, MANÍPULO AL SUBIR AL ALTAR Y AL INTROITO
Y ESTOLA Llegasteis por fin á la cima del monte
Atado os veis, mi Dios, por los esclavos fatal. ¡Ay! Huesos áridos, descarnados
de Satanás; una soga á vuestra restos de miserables que en ese sitio
cintura para conduciros con paso acelerado, expiaron sus delitos se ven esparcidos
á vuestro cuello para derribaros acá y acullá; quizá se ve también
mil veces en tierra, y á vuestras manos ahí la calavera del primer criminal,
para atarlas á la espalda, sin que os que va á recibir la sangre de su reparador
puedan valer en las caídas ni limpiaros y lavarse con ella... ¡Ah! ¡Con
el sudor de la frente. ¿Cuándo me veré cuánta resignación os ofrecéis á vuestro
yo atado con las dulces ligaduras de eterno Padre! Puesto de rodillas
vuestro amor, para nunca ofenderos? besáis la tierra misma que va á regarse
AL PONERSE LA CASULLA con vuestra última sangre... Ya
Ya OS ponen la púrpura de escarnio: principia la última escena de ese terrible
cual rey de burlas os presentan al pueblo, sacrificio, el sacrificio de vuestro
á ese pueblo ingrato, que lleno de corazón. Tomad, Señor, el mío, harto
rabia pide vuestra muerte : dadme ¡oh rebelde á vuestro amor, y sacrificadle
Jesús mío!, que me vista yo con vestidura á una con el vuestro.
de modestia y de candor, aun cuando Á LOS KIRIES Y AL GLORIA
haya de ser objeto de escarnio para Tened misericordia, Señor, de los
los libertinos. A ello me anima el ver pecadores (así habláis, Jesús mío);perdonadles
figurada en esa cenefa la cruz que ponen sus faltas, olvidad sus crímenes,
sobre vuestros hombros, y ver porque yo quiero expiarlos, yo
cómo, cubierta ¡ayl con corona de espinas sufrir su pena, y pagando esa deuda
la cabeza, os conducen al Calvario. tan enorme satisfacer vuestra justicia
AL SALIR EL SACERDOTE y hacer que resalte vuestra gran misericordia.
Ya salís, mi dulce Jesús, del Pretorio; Gracias, Jesús mío: admirada
emprendido habéis esa jornada tan terrible, mi alma á vista de tan inefable bondad,
no puede menos de exclamar: la túnica por la cabeza sale con ella la
[gloria á Dios en las alturas!, porque corona. Mas ¡ay! alma mía, ¡cuánto más
en el Calvario quiere morir por los pecados triste es lo que sigue! Le mandan tender
de la tierra; y ¡paz á los hombres sobre la cruz..., una puñada le dan
que son de buena voluntad!, porque para que lo haga más prontamente;
en ese monte santo van á borrarse comprímenle contra el madero, y los
las enemistades con su Dios. A fijarse nudos de éste se le meten por las renovadas
va una escala más alta y más fuerte llagas de los azotes; estíranle
mil veces que la de Jacob; no los ángeles las manos y los pies para hacerlos llegar
á la tierra, ni los justos al empíreo... al sitio señalado para enclavárselos;
Dios bajará á los pecadores, y aquí vuelve á ofrecerse Jesús á su
los criminales arrepentidos subirán eterno Padre mientras se apuntan gruesos
hasta los brazos del Eterno. ¡Bendito clavos á sus manos y á sus pies...;
seáis, Dios mío, por vuestra indecible descoyúntanle los huesos.... estíranle
misericordia! Aumentadla con la gracia con cordeles... ¡Ah! El golpe del martillo...,
de hacerme digna de ella. el volver la cruz para remachar
Á LA EPÍSTOLA los clavos...; | qué escena, alma católica!
En ese monte, alma mía, van á cumplirse Repásala con amargura, porque la
las profecías todas de la antigua pluma se niega á manifestártela.
Ley, y cuanto Moisés y los Profetas han AL PREFACIO
escrito del Mesías; á sepultarse va con Ya levantan la cruz en alto, ya la
honor la ley de los esclavos, ley de penas, dejan caer con fuerza en el agujero de
de terror, para promulgarse en seguida una peña...; estremécese aquel cuerpo
el Evangelio, esa ley de gracia, santísimo, y principia á correr copiosamente
esa ley de amor. la poca sangre que le ha quedado...
AL EVANGELIO Aproxímate más, alma cristiana;
Ya pasa al pueblo gentil la divina acércate á esa saludable piscina;
herencia; ahí se truecan las manos de ya que están movidas sus aguas, sumérgete
Jacob... Raza de Canaán soy yo, miamante en ellas; ahí se curarán tus
Jesús; fijad sobre mi cabeza dolencias, ahí te limpiarás de inmunda
vuestra diestra, y llenadme de bendiciones; lepra; se regará tu endurecido corazón,
el óleo santo de la gracia venga y te refrescarás del fuego de
á ungir mi duro corazón. abominable impureza que te abrasa;
AL CREDO aumenta esas aguas con las que brotan
Aunque os vea, mi Jesús, bajo la forma de tus ojos, llora tu desagradecimiento,
de un malvado, de un criminal que tus pecados y la muerte cruel que
va á pagar todos sus delitos, y á quien tantas veces has dado con tus delitos
e s p e r a un afrentoso cadalso, yo CREO al verdadero Jesús.
que sois un inocente, que sois el Señor Á LA ELEVACIÓN
de los cielos y de la tierra, que sois el Murió; ya entregó su espíritu en las
altísimo Dios, á quien el Sol y la Luna manos del Padre; este Hijo querido ya
obedecen y al que sirven los más encumbrados está sacrificado sobre la cima de ese
serafines; el amor,y sólo el monte fatal... Acércate...; ya no respira;
amor, ha podido obligaros á tomar una cerrados están aquellos ojos que ani'
forma tan degradante y abatiros tanto, i:
que ni la hermosura ni aun el aspecto maban á la Naturaleza; lívidos aquellos
de hombre os ha quedado. ¡Ah, cuál os labios que alegraban á los justos...:
han puesto mis pecadosl ya no hablan palabras de vida eterna;
AL OFERTORIO inmobles aquellos pies que corrían en
Ya os arrancan las vestiduras que busca de los pecadores; yertas aquellas
tan pegadas están á vuestro santo cuerpo, manos que tantos dones derramaron
y con ellas sale á pedazos vuestra sobre la t i e r r a ; aproxímate más...,
carne santísima, renúevanse todas las pon la mano sobre su corazón..., ya no
heridas y brota la sangre por todas late: muerto está tu Dios... ¡Ah! ¡cuál le
partes; también se desgarran las llagas hapuesto el pecado! Tómale de ios brazos
de las espinas, porque al sacaros de María, pide permiso á esta Señora
para que te le deje por un instante, y á pesar de las profundas heridas que
ve adorando todos y cada uno de esos en ella hizo el pecado.
miembros tan horrorosamente desfigurados, Á LA BENDICIÓN
con tanta crueldad atormentados; Consumada está la obra; pero no
recoge en seguida su sangre preciosa me apartaré, ¡oh beatísima Trinidad!,
derramada en el suelo, pisoteada sin que hagáis descender sobre mí
por los judíos, salpicada en las manos vuestra abundantebendición, para que,
y ropaje de los verdugos; adórala con enardecida mi alma viendo el amor
la mayor sumisión; en aquel cáliz está que me habéis mostrado, ¡oh Padre celestial!,
toda, como sobre aquella ara está el con darme á vuestro unigénito
cuerpo; ahí está Cristo todo entero, ahí Hijo, la ternura de éste en sacrificarse
está Jesús, tu vida y tu verdadera dicha; por mí y la gracia que el Espíritu
adórale, pues, y ve saboreando con Santo me comunica,no sepahacer otra
deveto ánimo la siguiente oración, en cosa que amaros y serviros fielmente.
la que procura decir con grande ardor AL ÚLTIMO EVANGELIO
la dulcísima palabra no permitas que Con Vos me voy, Madre mía, repasando
jamás me separe de Ti. lo que acaba de verificarse en
ANIMA CHRISTI el Verbo consubstancial con el Padre,
Alma santísima de Cristo, santifícame. hecho hombre por amor mío en vuestras
Cuerpo preciosísimo de Cristo , sálvame. purísimas entrañas. Quiero consolaros,
Sangre preciosísima de Cristo, embriágame. ¡oh ternísima Madre!, haciéndoos
Agua del costado de Cristo, purifícame _ compañía en vuestra dura soledad!
Pasión de Cristo, confórtame. Mas ¡ah! no miréis, no, ¡oh bondadosa
¡Oh mi buen Jesús!, óyeme; Señora!, mis manos manchadas
Dentro de tus llagas escóndeme; con la sangre de vuestro santísimo
No permitas que jamás me aparte Hijo, ni mi semblante afeado por la
de Ti; desenvoltura de la inmodestia con que
Del maligno enemigo defiéndeme; tanto le ofendí; mirad más bien que, hiriendo
En la hora de la muerte llámame, mi pecho lleno de dolor, me bajo
Y mándame ir á Ti; de ese monte diciendo llorosa y compungida:
Para que con tus santos te alabe Me pesa, Señor, de haberos
Por los siglos de los siglos. Amén (i). ofendido, pues verdaderamente sois el
(1) Por cada vez que con devoción se rece esta Hijo de Dios.
oración se ganan 300 días de indulgencia ; siete ACABADA LA MISA
años de perdón si se dice después de la comunión ¡Cuán bueno sois, oh Dios mío! ¿Y
ó celebración de la Misa, y una indulgencia plenaria quién no os amará? Todo entero os habéis
al mes dado que se rece cada día. (Pío IX, dado á mí; he aquí que yo á mi
9 de Enero de 1851. ) vez me quiero dar toda á Vos; y así
AL SUMIR por las manos de María, mi santísima
Ya se trata de darle sepultura, mas Madre, os ofrezco mi oblación, diciendo:
no hay sepulcro donde colocarle; ofrécele Tomad, Señor, y recibid mi memoria,
tu pecho, limpíale con un acto de mi entendimiento y mi voluntad;
contrición para que acepte esta morada; cuanto tengo y poseo Vos me lo disteis,
mira el fúnebre entierro; aquí va á Vos lo devuelvo; sólo quiero
primera la santísima Virgen, tu Madre, vuestro amor con vuestra gracia y
porque quiere hermosear el lecho nada más, pues soy con esto bastante
en que se ha de colocar. ¡Ah! Dadme, rica; Señor, haced que yo os ame ahora
Señora, todas las gracias, las virtudes y siempre. Amén.
y los dones del Espíritu Santo, vuestro CONFESION
divino Esposo, para ser digna habitación ¡Qué hermosa t r a n s f o r m a c i ó n la que hace
de vuestro santo Hijo. José y Ni en el alma el santo sacramento de l a Penitencia!
codemus siguen con el sacratísimo cadáver. El culpado se c o n v i e r t e en inocente,
¡Ay dulce Jesús mío!, que no soy el esclavo de S a t a n á s en hijo de Dios, y el
digna de que entréis bajo el humilde que poco antes era monstruo horrendo por
techo de mi alma ....; decid, os ruego, la culpa, en imagen bellísima del Criador.
una sola palabra, y mi alma será sana ¡Tanto es el poder de la divina gracia que
se comunica en este Sacramento! Necio es, costa no atesora para el cielo lo que vale
pues, el que mira con horror á un Sacramento tanto? ¿Quién no s o l i c i t a purificarse en esta
t a n s a l u d a b l e , recibiéndolo t a n sólo, ó por vida de aquellas manchas que para quitarse
temor á l a s censuras de l a Iglesia, ó por respeto necesitan de mucho fuego en el purgatorio?
al que dirán. ¿ Qué d e l i n c u e n t e se detuviera Pero antes de pasar á la práctica de este
perezoso en las prisiones si dependiera Sacramento quiero prevenirte contra otra
su l i b e r t a d de la confesión i n g e n u a de su culpa? necedad peligrosísima, harto frecuente por
¿Qué n á u f r a g o no a l a r g a r í a l a mano á l a desgracia aun en personas que se acercan á
t a b l a que le ofreciese la P r o v i d e n c i a ? ¿Qué menudo á los santos Sacramentos: la inecedad'
enfermo consentiría en morir por evitar lo de callar pecados. Prudente es el rubor
poco de mal sabor de la medicina? que impide el pecado, pero imprudente el
ACABADA LA MISA que dificulta la penitencia. Una refinada FOberbia
¡Cuán bueno sois, oh Dios mío! ¿Y suele ser el origen de esta confusión
quién no os amará? Todo entero os habéis culpable, que tautas almas tiene precipitadas
dado á mí; he aquí que yo á mi en el abismo infernal; porque, si eres humilde,
vez me quiero dar toda á Vos; y así t e holgarás de que el confesor t e t e n ga
por las manos de María, mi santísima por defectuosa y delincuente.
Madre, os ofrezco mi oblación, diciendo: Ea, rompe con valor ese rubor que oprime
Tomad, Señor, y recibid mi memoria, la garganta, y descubre tu pecho al que como
mi entendimiento y mi voluntad; padre te g u a r d a r á inviolable secreto. Nada
cuanto tengo y poseo Vos me lo disteis, dirá, que nada puede decir; y aunque pudiera
á Vos lo devuelvo; sólo quiero lo callaría, porque más hace el penitente
vuestro amor con vuestra gracia y en-fiarle su mayor secreto que él en guardarlo.
nada más, pues soy con esto bastante No creas se escandalice el confesor prudente
rica; Señor, haced que yo os ame ahora por la enormidad del delito, porque
y siempre. Amén. harto conocida le es tu miseria, ó por lo que
CONFESION ha leído, ó por lo que ha aprendido m los
¡Qué hermosa t r a n s f o r m a c i ó n la que hace demás.
en el alma el santo sacramento de l a Penitencia! Manifiesta con confianza todas tus culpas
El culpado se c o n v i e r t e en inocente, graves, según las tengas en la conciencia, y
el esclavo de S a t a n á s en hijo de Dios, y el sabe que mientras así no lo hagas añades pecados
que poco antes era monstruo horrendo por á pecados, quitas el mérito á tus obras
la culpa, en imagen bellísima del Criador. y compras leña p a r a quemarte en el infierno.
¡Tanto es el poder de la divina gracia que Si oras, si das limosna, si ayunas á pan y
se comunica en este Sacramento! Necio es, agua, si derramas toda la sangre de t u s venas
pues, el que mira con horror á un Sacramento al golpe de la disciplina, y al mismo tiempo
t a n s a l u d a b l e , recibiéndolo t a n sólo, ó por callas ó disimulas algún pecado, no podrás,
temor á l a s censuras de l a Iglesia, ó por respeto á pesar de todo eso, entrar en el cielo; de
al que dirán. ¿ Qué d e l i n c u e n t e se detuviera nada t e servirá. ¡Qué locura! ¡Por no querer
perezoso en las prisiones si dependiera pasar un poquito de vergüenza en el rincón
su l i b e r t a d de la confesión i n g e n u a de su culpa? de un confesonario, padecer eterna confusión!—
¿Qué n á u f r a g o no a l a r g a r í a l a mano á l a Si no tienes valor para descubrir el
t a b l a que le ofreciese la P r o v i d e n c i a ? ¿Qué mal estado de t u conciencia al propio dirrctor
enfermo consentiría en morir por evitar lo (que f u e r a lo más acertado), busca otro y
poco de mal sabor de la medicina? comienza tu confesión por estas palabras:
-.74- Padre, vengo poseída de la vergüenza.
No quieras, hija de María, ser calificada Convencida Santa Teresa de Jesús de que
de necia si, hallándote agobiada bajo el peso las confesiones mal hechas precipitan á muchas
de las culpas, ó por siniestras preocupaciones almas en el infierno, escribía llena de
ó por frivolas excusas, huyes del alivio celo á un predicador estas palabras: «Padre,
que se t e ofrece en este Sacramento, ó predicad muchas veces contra las confesiones
no lo frecuentas á menudo y con las debidas mal hechas, porque el demonio no t i e ne
disposiciones. Mira que un solo grado o t r o lazo con que coger t a n t a s almas cuant
de g r a c i a de los que allí se comunican es de a s coge con éste.» No basta, pues, confesarse;
más precio que todo cuanto hermoso y bello es preciso hacerlo bien, y con las disposiciones
hay en la Naturaleza. ¿Y quién á t a n poca requeridas, de examen, dolor, propósito,
confesión de boca y satisfacción. Hazlo En tercer lugar, de haber dicho tal
a s í , q u e yo te aseguro feliz éxito en el Tribunal ó tales palabras que no debía, etc., etc.
divino, a n t e el cual no valdrá excusa alguna,— Por materia más cierta de este Sacramento,
Además, importa mucho que obedezcas me acuso de todos los pecados
ciegamente; y así, cuando el director te de mi vida pasada cometidos
diga que estás bien confesada, lo creas y ahor contra tal Mandamiento (aquí se dirá
r e s c i e r t a s inflexiones e x t r a v a g a n t e s de si te el Mandamiento en que hayas faltado
has ó no explicado bien, si te han ó no entendido, en la vida pasada), confesado ya, y en
si tienes ó no dolor de t u s pecados, si hubo particular del primero y último, y
ó no f a l t a en el examen, persuadiéndote del que es más grave en la presencia
que sólo se v a seguro por el camino de la obediencia.— divina; de éstos y de todos me acuso
Evita el ser l a r g a en el confesonario; y pido con toaa humildad perdón á
p a r a esto omite cuentos ridículos, noticias Dios, y á vos, Padre, la penitencia y
que no pertenecen al Sacramento, f a l - absolución con propósito de enmendarme
tas a j e n a s y ciertas pretensiones de mundo asistida de la divina gracia.
que h a c e n sospechosas las confesiones. Escucharás después con atención las
He aquí ahora un palabras ó la exhortación que te hará
MODO PRÁCTICO el Padre confesor, al cual responderás
DE CONFESARSE BIEN Y CON BREVEDAD con brevedad é ingenuamente á las
Primeramente pedirás la gracia al preguntas que te hiciere; y mientras
Señor por intercesión de su benditaMadre, hablare el confesor debes estar atenta,
María Santísima. sin pararte en examinar si te ha quedado
Después harás el examen; si no te has algo que decir,ni distraerte en otras
confesado en mucho tiempo, lo harás cosas; finalmente, al tiempo de recibir
siguiendo los Mandamientos ; pero si la absolución dirás el acto de Contrición:
acostumbras á confesarte á menudo, lo Señor mío Jesucristo, etc.
harás por lo que hayas faltado á Dios, Será bueno que la persona que trata
al prójimo y á ti misma por comisión y de perfección dé cuenta, no en cada
omisión. confesión, sino de vez en cuando, á su
Luego procurarás excitarte al dolor director cómo le va en la oración, si
detus pecados, acercándote al confesor es puntual, si se ha detenido en ella
con aquella humildad, confusión y dolor todo el tiempo señalado, si en la víspera
con que el hijo pródigo se acercó á se prepara á ella leyendo el punto,
su padre, ó con el arrepentimiento que si nota lo principal que le pasa, etc.
tuvo la Magdalena al acercarse á Je- Con este método se puede fácilmente
\ > su cristo. confesar, y con poco tiempo adelantar
Ponte, si hay otros aguardando, en en la perfección y llegar por este
el lugar correspondiente, y con el posible camino á la patria celestial, á la cual,
recogimiento te excitarás más y y no á otro fin, deben dirigirse nuestros
más al dolor de tus pecados, repitiendo pensamientos, obras y deseos.
á menudo los actos de contrición y EXAMEN DE CONCIENCIA
atrición. Para hacer bien el examen conviene
Cuando te corresponda confesarte te que te recojas en lugar retirado, y allí,
persignarás y santiguarás, y profundamente puesta en la presencia de Dios, adórale,
inclinada dirás : Yo pecadora, y piensa que aquella confesión para
etcétera, y darás principio á la confesión que te preparas ha de ser la última de
de este modo: tu vida. Luego podrás hacer estas
Padre, hace tantos días que no me REFLEXIONES PREPARATORIAS
he confesado. Cumplí la penitencia, ¡Insensata! Quizá esta noche misma
ó no. Tengo tal estado. He examinado va á pedirte Dios cuenta de tu alma...;
la conciencia, y me acuso: la sentencia está dada: no se muere
- 78 — más que una vez, y á la muerte sigue
En primer lugar, de haber faltado el juicio. Es forzoso comparecer ante
en tales cosas. (Aquí se dirá la falta.) el tribunal de Jesucristo para recibir
En segundo lugar, de haber sido cada cual, ó premio del bien, ó castigo
omisa en tal y tal cosa. del mal que hubiere hecho. ¡ Cuán terrible
cosa es caer con el peso de las de nuestro estado.
culpas en manos del Dios vivo! Júzgate, EXAMEN SOBRE LOS MANDAMIENTOS
pues, á ti misma, y no serás condenada. Principiarás recordando: i.°.Cuánto
ORACIÓN PARA ANTES DEL EXAMEN tiempo hace que no te has confesado,
Espíritu Santo, fuente de luz: y si has puesto en práctica los medios,
iluminad mi entendimiento para que te dió el confesor para la enmienda.
conocer mis pecados tan distintamente —2.0 Si has cumplido la penitencia
como losconocerécuando que te impuso, ó si la retardaste
me presente delante del tribunal culpablemente.-3.0 Si en la última ó
de la soberana Justicia. en las anteriores confesiones dejaste
Dignaos inspirarme el odio y ho de acusarte de algún pecado por olvido,
rror que merecen, junto con una recuérdalo para decirlo ahora. Si lo
firme resolución de no cometerlos dejaste por vergüenza ó por otra causa
más; quebrantad la dureza de culpable, ó sino tuviste dolor ó propósito
de mi corazón y moved mi lengua de la enmienda, en este caso es
para manifestarlos todos, sin necesario principiar el examen desde
callar ninguno por vergüenza ó la última confesión bien hecha, puesto
por otra torcida intención. que hay que renovar las mal hechas
Examina ahora tu conciencia, y p a r a que que hayan seguido.
te sea más fácil pondiemos aquí varios exámenes; En el primer Mandamiento examinarás
p e r o ni creas que ellos t e dicen todo si ignoras las cosas que todo cristiano
cuanto puedes hacer, poique los pecados debe saber para salvarse.—Si has
v a r í a n h a s t a el infinito según l a edad, conocimiento negado ó dudado de alguno de los misterios
y circunstancias de cada persona, de nuestra santa Religión, ó has
ni pienses que sea pecado mortal todo cuanto hablado contra ellos—Si has desconfiado
aquí se t e propone, ni, por último, caigas de la misericordia de Dios ó confiado
en el reprensible extremo de creer que no te temerariamente en ella. —Si te
examinas bastante, y por esto vuelvas á empezar has quejado de su Providencia.-Si has
cien veces el examen. P r e g u n t a á tu profanado lugar , persona ó cosa consagrada
confesor, y éste te d i r á cuánto tiempo t e conviene á Dios.-Si has creído en supersticiones,
emplear en hacerle p a r a que ni sobre cooperado á ellas ó consultado
ni f a l t e ; p o r lo demás, t e n confianza en Dios, á los que obran por mal arte,
cuyo e s p í r i tu es de a m o r , y no de temor y servilismo. verbigracia : preguntando al demonio,
EXAMEN PARA LAS PERSONAS asistiendo á reuniones de espiritistas,
QUE CONFIESAN CON FRECUENCIA etcétera.-Si has leído ó tienes en tu
Faltas. poder libros, escritos ó periódicos que
i.« Contra Dios— Omisiones ó descuidos hablen mal de la Religión.
en nuestros deberes de piedad. En el segundo: Si has jurado con mentira
irreverencias en los templos, distracciones ó con duda de si era verdad lo que
voluntarias en la oración, resistencia jurabas. — Si has jurado con verdad
á la gracia conocida, juramentos, pero sin necesidad.—Si has blasfemado
quejas, falta de confianza y de resignación. de Dios, de la santísima Virgen ó de los
2.0 Contra el prójimo— Juicios temerarios, ángeles y santos. —Si has hecho votos
desprecios, odio,envidia, deseo ó mandas á Dios, á la Virgen ó á los
de venganza, disputas, arrebatos de santos y no las has cumplido.
genio, imprecaciones, injurias, maledicencias, En el tercero: Si has trabajado en día
burlas, calumnias, agravios á festivo sin necesidad y sin permiso del
los bienes y á la reputación, malos ejemplos, párroco, y por cuánto tiempo, y si te
escándalo, falta de respeto, de ha visto la gente y por lo mismo has
obediencia, de caridad y de fidelidad. dado .escándalo,—Si has mandado trabajar
3.0 Contra sí mismo. — Vanidad, á otros.—Si en los domingos y
respetos humanos, mentiras, pensamientos, días de fiesta no has oído Misa entera,
deseos, palabras y acciones ó si en elia has estado hablando, durmiendo
contrarias á la pureza, gula, cólera, ó mirando objetos que no debías.—
impaciencia, vida inútil y sensual, pereza Si has sido causa de que otrosno
en el cumplimiento de los deberes la oyesen.—Si no has cumplido con los
preceptos de la confesión y comunión ha sido con perjuicio.-Si has levantado
pascual, y si has confesado ó romulgado falsos testimonios ó calumniado á
sacrilegamente.—Si desde los veintiún otros.—Si has descubierto algún pecado
años no has ayunado en los días de oculto de otra persona aunque sea
precepto sin tener impedimento.—Si cierto, ó sembrado discordias entre las
has dejado de observar las vigilias ó familias.—Si has formado juicios temerarios
abstinencias prescritas por la Iglesia. ó murmurado de vidas ajenas.—
En el cuarto: Si no has respetado, Si no has restituido la fama y dado satisfacción
obedecido y socorrido á tus padres. - al prójimo ofendido.
Si no les has obedecido cuando te prohibían El noveno.y décimo van incluidos
salir de c a s a , juntarte con malas en el sexto y séptimo, y los mandamientos
compañías, etc.-Si no les has obedecido de la Santa Iglesia lo están
cuando te mandaban asistir á Misa, también en el tercero.
al Catecismo , sermón y otras cosas Examina ahora las faltas que has cometido
buenas. - Si no has contado con ellos contra los deberes de tu estado.
para la elección de estado.-Si no has Nota importante.. Después de haber examinado
cumplido su última voluntad ni pagado tu conciencia y reconocidos ya los
sus deudas, y no los has encomendado pecados que has cometido, pondrás mucho
á Dios después de su muerte. — Si has cuidado en excitarte al dolor verdadero de
faltado al respeto á tus maestros, amos ellos. Es ésta la condición más necesaria, y
ó superiores. sin la cual ni en la confesión, ni fuera de
En el quinto : Si has tenido ó tienes ella, puede ser perdonado el pecado. ¿Cómo
odio ó enemistad con alguno: si no has lia de admitir Dios á su gracia y amistad al
procurado ó admitido la reconciliación que no siente pesar de la ofensa que contra
— Si has deseado mal á otro. — Si has su divina Majestad cometió? No seas, pues,
provocado á otros á pecar ó los has escandalizado. del número de aquellos desgraciados que por
En el sexto: Si has tenido pensamientos, recibir este Sacramento sin dolerse y detest
deseos ó miradas deshonestas, y te a r sus pecados, no hacen buenas confesiones.—
has deleitado voluntaria y advertidamente Para evitar t a n t a desventura esfuérzate
en estas cosas.—Si has pecado ó por que t u dolor t e n g a estas condiciones
deseado pecar con persona soltera, casada necesarias:
ó parienta.—Si has tenido acciones 1.a Que no esté solamente en la boca,
torpes sola ó con o t r o s - S i has faltado contentándote con rezar el Señor mío Jesucristo
con palabras, cantares ó cuentos deshonestos.— sin atender á lo que dices, sino en lo
Si has visto ó tienes en tu íntimo del corazón. —2.a Que llegue á detest
poder pinturas, estampas, impresos ó a r el pecado como el mayor mal que te
escritos deshonestos.-Si has asistido puede suceder.—3.a Que se extienda á todos
á bailes ó espectáculos peligrosos. los pecados mortales sin excepción de ninguno.—
En el séptimo: Si has hurtado ó dañadoal 4.a Que se f u n d e , n o en razones humanas,
prójimo en susbienes.-Si pudien como sucedería si uno sintiese haber
do no restituyes lo ajeno ó no resarces hecho algo porque de ahí se le sigue deshonra,
el daño causado.-Si comprando ó vendiendo pérdida defortuna ó de salud, e t c ,sino en
has engañado en el precio, medida alguno de los motivos sobrenaturales señalados
ó calidad de las cosas.-Si has en el Catecismo, ya de atrición, ya de
prestado con usura ó excesivo interés. perfecta contrición, la cual es mucho mejor.
- S i has comprado á sabiendas cosas En materia de tanta importancia pide á
robadas.—Si no has devuelto las halladas.— Dios por la intercesión de la Virgen Santísima
Si has cooperado á sabiendas que te dé ese sincero arrepentimiento,
al daño del prójimo.—Si no has cumplido rezándole al efecto alguna oración. Para
las obligaciones de tu profesión ú excitarte al verdadero dolor podrás decir la
oficio.—Si defraudas á tu prójimo en lo siguiente
que justamente se le debe.—Si en las ORACIÓN
dudas de licitud de algún contrato no PARA ANTES DE LA CONFESIÓN
lo has consultado con el confesor ó con Afectos de confusión.—¡ Omnipotente,
otra persona de conciencia y de saber. Eterno, Dios mío, Señor
En el octavo: Si has mentido, y si mío, Señor de infinita belleza,
de infinita majestad! Veis con mis pecados lo provocaba?
aquí delante de Vos un monstruo ¿Quévisteis en mí,por qué quisisteis
de ingratitud. Vos me habéis que yo fuese de mejor condición
criado á vuestra imagen, y para que aquellos á quien arrebató
mi servicio habéis criado todas la muerte en medio de las
las cosas; me habéis conservado ilusiones y peligros de la mocedad?
hasta ahora, librándome de innumerables Mis pecados daban voces
peligros del alma y del contra mí, y Vos os hacíais sordo
cuerpo, temporales y eternos; para ellos.
me habéis hecho hija vuestra en Afectos de arrepentimiento.—
el santo Bautismo, y admitídome ¡Oh malditos pecados, ojalá no
á participar los méritos de os hubiera jamás conocido! ¡Oh
vuestra sangre en los sacramentos malditos placeres, por los cuales
de la Confesión y de la Comunión os he abandonado á Vos, Dios
, dándome también de mío, fuente de vida eterna! ¡Oh,
este modo á Vos mismo; me habéis si hubiera elegido antes todos los
llamado muchas veces á penitencia, males que j a m á s ofenderos! Ahora
y me habéis aguardado reconozco mis culpas y me
mucho tiempo, pudiendo repentinamente confieso digna de todo castigo en
condenarme ; habéis vuestro divino acatamiento. Pero
comprado mi salud con el precio ya que no queda más remedio
infinito de vuestra vida, dignándoos que el arrepentirme, desearía satisfacer
por mi amor haceros hombre á vuestra Majestad, injuriada
y padecer tantas miserias y por mí, ingratísima pecadora,
tantas injurias, hasta morir en con el más generoso aborrecimiento
una cruz. que ha habido jamás
Afectos de dolor.—Yo, perversísima en algún corazón criado y con la
pecadora, no sólo no os más pura contrición que jamás
he agradecido como debía tantos ha experimentado algún santo.
beneficios y tanto amor, mas he Deseo todo este dolor y lo pido
despreciado vuestra amistad, pisado humildemente, pero no lo merezco.
vuestra ley; no he hecho No merezco levantar los ojos
caso de vuestras promesas, de á Vos y llamaros Padre. Verdaderamente
vuestras fatigas, de vuestra sangre, no merezco perdón.
de vuestra pasión y de vuestra Afectos de confianza. — Mas
muerte. ¿Quién ha sido jamás ¿qué puedo yo hacer sino arrojarme
tan ingrato á su rey, como yo á vuestros pies, confesaros
lo he sido para Vos, Rey mío, mis maldades y pediros á
Padre mío, Criador mío, Bienhechor Vos, que sólo podéis hacerlo, que
mío y todo mi bien? ¿Cómo os dignéis borrarlas? Si no lo merezco
puedo yo sin lágrimas acordarme yo, lo merece aquella sangre
de cuántas veces me pudiera que habéis derramado por
haber llevado la muerte en todos mí y la promesa que me habéis
aquellos tiempos tan malgastados, hecho de recibirme á penitencia.
y no me llevó? En esto espero, por esto lo pido.
Afectos de téjffrior.— ¡Cuántos No me despreciéis, Señor mío,
millares de almas por ventura aunque soy dignísima de que me
arden ahora en el infierno por despreciéis, y no miréis la multitud
menores culpas que las que yo de mis pecados y de mis ingratitudes,
entonces cometí! ¿Qué fuera de mas la grandeza de
mí si me hubieseis llamado en vuestra misericordia infinita.
aquel tiempo, como llamasteis á Afectos de contrición— Protesto
otros? ¿Pues quién ató las manos que aborrezco por amor
á vuestra justicia en aquella hora? vuestro todos mis pecados más
¿Quién detuvo el castigo de que cualquiera otro mal; que me
vuestro furor al tiempo que yo pesa de todo corazón de haberos
disgustado á Vos , sumo Bien Es necesaria.—A los que han omitido culpablemente
mío ; y aunque no hubiera infierno algún pecado g r a v e en la confesión.—
ni paraíso, me pesara otro A los que se han confesado sin dolor
tanto del mismo modo, y aborreciera ni propósito.
sumamente mis pecados No es conveniente.—A. los escrupulosos que,
sólo porque vos les tenéis tanto habiendo hecho confesión general una ó más
odio y aborrecimiento. veces, l a quieren volver á hacer porque no se
Afectos de propósito de la enmienda.— a q u i e t a n con las confesiones hechas — A los
Estoy resuelta, pues, que, habiendo tenido vida d i s t r a í d a y hecho
con vuestra gracia, á mudar de confesión general, es peligroso volver á recordar
vida, y á perder antes todas las ciertos pecados pasados.
cosas que á ofenderos más; y Provechos que de ella sacarás.—1.° Alcanzar
porque sé que no puedo tener mayor seguridad de conciencia con que
vuestra ayuda si no huyo las responder á l.os temores de si f u e r o n buenas
ocasiones de pecar, estoy resuelta t u s confesiones pasadas. —2.° Renovar el
á huirlas, y no volveré jamás a r r e p e n t i m i e n t o y confusión por las culpas,
á aquellos peligros de perder p a r a purificarte mejor de ellas teniéndolas
vuestra gracia, en que otras veces más presentes.—3.° Concebir mayor dolor
neciamente me he puesto. de los pecados viendo juncos todos los que
Veis aquí que para confirmar has cometido en toda tu vida.—4.° E j e r c i t a r -
todo esto quiero confesarme y t e en amar y servir más al señor, que t a n to
limpiar en vuestra santísima sanre t e h a s u f r i d o y esperado, y t a n t o ha padecido
mi pobre alma. por ti.—o.° Animarte á hacer digna penitencia,
Vos, quesabéis volver bien por p a r a tener que responder á t a n t o s cargos
mal, dadme gracia, por vuestra como c o n t r a ti t i e n e el Juez supremo.—
santísima Pasión, para que me 6.° Alcanzar el conocimiento propio (que es
confiese dignamente. Asistidme el primer paso de l a perfección), viendo cuál
en las tentaciones, alumbrad mi has sido y cuál serás si Dios te desampara.
entendimiento, esforzad mi voluntad, —7.° Aumentar la g r a c i a y grados de gloria
de suerte que mantenga con el ejercicio de la humildad, caridad, esperanza
inviolable la resolución hecha y o t r a s virtudes.
de querer antes morir que volver COMUNION
á pecar. La acción de comulgar es la más grande y
ORACIÓN la más útil que puede hacer un cristiano. En
PARA DESPUÉS DE LA CONFESIÓN la comunión, la c r i a t u r a recibe á su Criador,
¡Amorosísimo Redentor mío! el vil gusanillo á un Dios omnipotente, el
Yo os suplico, por vuestros merecimientos esclavo á su Señor, el redimido á su Redentor.
y por la intercesión El mismo Unigénito del Eterno Padre,
de vuestra santísima Madre y que vestido de n u e s t r a naturaleza y lleno de
todos los Santos, queos sea agradable infinita gloria asiste á su derecha en los cielos,
y tenida por buena esta b a j a á hospedarse real y verdaderamente
confesión mía; y que cualquiera en nuestro pecho, nos comunica las inefables
cosa que á ésta y á las demás que riquezas de su amor, uniendo su carne inmaculada
he hecho le haya faltado dé la suficiente y preciosa á la carne flaca del q ue
contrición, puridad é integridad, lo recibe. El hombre se j u n t a por medio de
lo supla vuestra piedad esta comida celestial íntimamente con J e s u -
y misericordia, y que según ella cristo. La criatura miserable llega á vivir
tengáis por bien de tenerme más por medio de esta unión con la vida misma de
copiosamente absuelta en el cielo. su Redentor; es hecha partícipe y consorte de
Amén. la naturaleza divina; se le lavan todas las
Si tienes ocasión y tiempo, cumplirás inmediatamente manchas; se le comunica una gracia tal y
la penitencia que te impuso t a n sublime qne podría causar envidia á los
el confesor, á no ser que él haya dispuesto serafines mismos; todos los malos movimientos
otra cosa; y si no puedes inmediatamente, de su cuerpo y de su alma quedan reprimidos;
la cumplirás cuanto antes. ésta recibe una fuerza tal, que se
CONFESIÓN' GENERAL hace capaz de causar temor al infierno todo;
en suma: todas las virtudes quedan afianzadas os considera á Vos, y de ese inmenso
con este manjar, pudiendo decir el cristiano Sér la eterna majestad y
que la fuerza de Dios es su fuerza porque el poder infinito, ¿cómo osará llegar
vive con su misma vida. á un Dios tan grande, que de
P a r a que resulte en nosotros dicha tan envidiable sólo oir su nombre tiembla el infierno,
de la comunión sagrada, es necesario y aun del cielo las más firmes
que nos preparemos mucho y que sepamos columnas se estremecen? Si
el beneficio que Dios nos hace en alimentarnos á sí misma se mira, su bajeza y
con supropia carne. No se trata de miseria, sus pecados y culpas,
preparar habitación para hombres, sino habitación hállase tan indigna, tan corrida
para el mismo Dios. Purifiquemos nuest y confusa, que de sólo pensar
r a alma de toda imperfección probándonos que ha de llegar á Dios, á quien
á nosotros mismos, como lo manda el Apóstol. tiene ofendido, quisiera no ser,
Acerquémonos con una humildad profunda, quisiera aniquilarse.
considerando... quién viene .. á qué viene... ¡ Oh Dios eterno! ¡ Oh inmensa
para qué viene... Viene el Rey inmortal Majestad! ¿Qué confusión es ésta?
de los siglos, riquísimo, hermosísimo, poderosísimo, ¿Qué laberinto es éste en que
en su misma carne, sangre, alma y me hallo? Si no os recibo como
divinidad; viene á hospedarse en el pecho de me lo mandáis perderé vuestra
una miserable c r i a t u r a que tantas veces le gracia, y con ella la vida; cierta
ha ofendido y que ha merecido mil infiernos. será mi muerte eterna y temporal.
Viene para decirnos: todo te lo daré, aunque ¡Y qué muerte mayor que
sea, no la mitad de mi reino, sino mi reino perderos á Vos, que sois manjar
lodo; porque entregándome yo mismo á ti, de vida! Pero si recibiéndoos no
gqué te podré negar? Acerquémonos con el me dispongo conforme á la inmensa
alma y el cuerpo puros y castos, porque vamos grandeza de vuestra Majestad,
á aplicar nuestros labios á las carnes de ¿qué pena habrá bastante
aquel que se apacienta entre lirios. Acerquémonos á castigar mi loco atrevimiento?
con grande fervor, con grandes ansias ¡ Ay Dios del alma mía! ¡Ay Dios
de recibirlo, porque á proporción de nuestros eterno! Decidme, ¿qué haré para
deseos será la utilidad que nos resulte. Acerquémonos que acierte en cosa en que tanto
con grande amor, y para que esto me va? ¿Rendiréme al temor que
se haga como conviene retirémonos por un tengo de enojaros, ó al amor y
rato, antes de comulgar, á un sitio separado deseo deteneros contento? En fin,
á excitarnos con expresiones afectuosas y Amado mío, venza el amor, venza,
jaculatorias encendidas. ¡oh mi dulce Jesús! ,laconfianza
PREPARACIÓN PARA LA SAGRADA que en Vos tengo. Con ésta
COMUNIÓN ' animoso me llego á vuestra mesa
Soberano Señor y Rey de gloria, á comer vuestro Pan, y con ésta
c^ue debajo de las cortinas de esforzado pierdo el temor y gozoso
blancos accidentes estáis haciendo me llego y asiento á vuestro
ostentación de amor, y por secretas lado. Ea, alma mía, acércate y
vías, cual cazador divino, no temas, que aunque tu Dios es
tiráis encubierto mil flechas, con fuego, fuego es que abrasa, pero
que rendís las almas, convidando también regala; fuego es de amor,
á la mía que llegue á recibiros y que sin herir el cuerpo, abrasa el
se deje cazar de vuestro amor, y alma y á todas sus potencias, y
(1) De los Soliloquios del P. Villegas, de la quitando sus penas se las convierte
Compañía de Jesús. en glorias. Ea, llega con
esto con tal fineza que llegáis á confianza, que cuanto más enferma,
ofrecerle la vida eterna sólo porque más necesaria te es la eficaz
os reciba, y la amenazáis con medicina y el médico sabio.
muerte eterna si no os obedeciere. Y cuanto más helada, más fuego
¿Qué he de hacer, Rey de la has menester. ¿Qué haces?
gloria, en este caso? Que mi alma ¿Estás fuera de ti cuando así te
confusa no sabe qué escoger. Si retiras de este Sacramento? ¿Estás
helada, y apártaste del fuego? de alados serafines, y á quien asisten
¿Estás manchada, y huyes de siempre millares de millares
quien te ha de limpiar? ¿Estás de espíritus angélicos, vencido
enferma, y apártaste del médico del amor bajó á la Tierra, y ahora
que te ha de curar? Ea, llega, no disfrazado va á entrar en la casa
temas, que por grande que sea pajiza de mi pobre corazón para
tu frialdad y tibieza, es mayor el hospedarse en él y para honrarle
fuego de su amor y el volcán de con su Persona real, soberana y
su pecho. divina.
¡Oh alma mía, y qué dichosa Dulcísimo Jesús, Salvador mío,
eres! Dichosa tú mil veces, pues Esposo enamorado de las almas:
ves ahí presente en este augustísimo dadme esos brazos, y descanse
Sacramento lo que tantos yo en ellos para siempre. Entrad
patriarcas y reyes adoraron por en mis entrañas, tomad la posesión
sombras y se alegraron de verle del alma y corazón. Sed Vos
aunque de lejos. Mírale bien, y su dueño, su pastor y guía, su
advierte que no hay en el cielo y vida y salud, su centro y su descanso,
tierra otra cosa mejor nimás hermosa su vida y consuelo, y todo
y bella que puedan ver tus aquello que vuestra Majestad
ojos. Él es el Deseado de las gentes, gustare hacer ó servirse de mí
el Padre délos siglos, el Salvador y de todas mis cosas. Sólo os suplico,
del mundo. Él es el engendrado soberano Señor, que pues
ab ceterno en el pecho del os dignáis de ser Esposo mío con
Padre entre resplandores de gloria, tan alta unión como se hace en
y el engendrado en tiempo este divino Sacramento, seamos
en el vientre de María entre resplandores para en uno los dos: Vos siempre
de gracia. Mírale bien, mío, y yo siempre vuestra; Vos
y advierte que es tan lindo y hermoso á mi lado, y yo siempre al vuestro;
que en su rostro desean Vos contento de mi dejándome'que
verse los ángeles, y sus ojos son os sirva, yo pagada de
gloria de los cielos y alegría de Vos con que os dejéis servir. Y
la ciudad de Dios. Llégate á El, de hoy más, Rey de la gloria,
no temas, que Él es tan apacible habéis de ser tan mío y yo tan
que te oirá con agrado y te dirá vuestra, que no ha de haber un
piadoso lo que al cieguecito del sí y un no entre los dos; mi vo
Evangelio : ¿Qué quieres que te luntad tan sujeta á la vuestra,
hagci?—íQ&€ me pedirás, alma, que ya no han de ser dos, sino
que yo no haga por ti? Alma por una sola. Desde hoy, cual fiel
quien bajé del cielo y descendí á esposa, os ofrece mi alma guardar
la Tierra; alma por quien he dado fidelidad; ya no dará lugar
con amor mi vida; alma que me al vano amor de criaturas, como
has costado la sangre de mis venas hasta aquí le ha dado. Ya he caído
; alma á quien yo doy á comer en la cuenta de mi perdido
mi cuerpo y á beber mi sangre, rros de mi vida pasada, cuando,
¿qué me podrás pedir que errando mi voluntad, andaba ciega
yo no te lo conceda? sin encontrarse con Vos, que
Ea, sentidos y potencias, venid sois su último fin, su centro y su
aprisa á recibir á Dios; agradeced descanso.
humildes tan grande dignación, ¡Ay tristes horas las que á Dios
favor tan superior como es ofendí! ¡Ay tristes años los que
que un Dios inmenso, eterno, viví sin Dios! ¡Ay culpas mías,
omnipotente, á quien alaban las qué de mal me habéis hecho,
- 106 - pues me apartasteis de los brazos
estrellas de la mañana, á quien y corazón de Dios, en quien
el Sol y Luna obedecen alegres, vivía el alma contenta y satisfecha,
á quien sirven gloriosos ejércitos teniendo en él Esposo que la
amaba, Padre amoroso que la -111-
defendía, vigilante Pastor que la los cielos se humillen y desciendan
guiaba, Amigo fiel que la tenía á con Vos? Vengan, Señor en
su lado, y todos los bienes que vuestra compañía todas las virtudes,
puede desear el corazón humano! que adornando mi alma
Bien sabéis Vos, Señor, cuánta la conviertan en el cielo, para
verdad es ésta, y que mejor que Vos, como Rey de los cielos,
que lo dice la lengua lo siente viváis con gusto en ella como
el corazón, y con sentidas lágrimas en morada propia y palacio real
y suspiros ansiosos llora mi digno de vuestra real Persona.
alma al haberos perdido. ¡Ay Amén.
vida de mi alma! ¡Ay mi dulce H A C I M I E N T O DE GRACIAS
Jesús! ¿Quépuedo yo querer PARA DESPUÉS DE LA COMUNIÓN ( X )
en el cielo, ó qué puedo yo desear Dulcísimo Jesús, Redentor mío:
en la Tierra, sino á Vos solo, ¿de dónde á mí tanto bien que
que sois mi único bien, toda mi vuestra divina Majestad haya
hacienda y toda mi riqueza, querido venir á mí y hospedarse
todo mi gusto y todo mi deleite, en mi pecho? ¡Oh alma mía! Bendice
toda mi gloria y todo mi contento? al Señor, dale mil gracias
(Salmo LXXII.) por favor tan crecido, por merced
Afuera, afuera aficiones del tan inmensa, como es que
mundo tan vanas como viles, que un Dios eterno, inmenso, omnipotente,
no podéis llenar los senos de mi se haya querido aposentar
alma. Á Vos sólo, mi Dios, que en tan humilde choza. En fin,
sois mi sumo bien eterno é inconmutable, Señor, lo habéis hecho como
amo sobre todas las quien sois y como de Vos se podía
cosas. Con Vos estoy contenta, y esperar. ¿Qué podía hacer
en Vos sólo tengo cumplido mi ( t ) De los Soliloquios del P. Villegas, J. S.
gusto. Como Vos, Señor, me dejéis un Hijo de Dios vivo, un Hijo de
que os ame, doy suelta á la Virgen santísima, María, sino
todos los amores de vanas criaturas. un favor como éste que sobrepuja
Aborrézcanme todas con toda alabanza humana, todo
- 110 - encarecimiento? ¡Oh! ¿Qué podía
tal que Vos me améis. Despídanme esperarse de un Señor como Vos,
de sí con rigor y desprecio tan generoso y noble, tan afable
con tal que Vos me admitáis con y tan amoroso, sino excesos de
amor y piedad. Viva yo siempre amor, finezas de amistad?
estando á vuestro cargo, presente Ea, alma mía, llega gozosa á
á vuestro amor y á la memoria besarle la mano, dale la bienvenida
vuestra; y pues hoy os dignáis de al Rey del cielo, al Hijo del
ser mi huésped y morar en mi Altísimo, y cántale la gloria de
pecho, venid, llenad mi corazón un exceso de amor, como hoy hahecho
y abrasadle en amor. «Venid, en bajar á la Tierra sólo
Padre de pobres; venid, luz de por verte y hacerte compañía.
las almas, descanso en los trabajos Mira que por ti sola, y por gozar
y consuelo en el llanto. ¡Oh tus brazos, cual fino amante viene
luz del corazón! ¡Oh dulce huésped tan disfrazado que, desmintiendo
mío, venid, venid aprisa, y espías y ocultando deidades,
llenaréis los senos de mi alma, en un momento baja desde
que ansiosa os llama y os desea el empíreo cielo, y oculto á los
gozar.» sentidos se ha entrado por tus
Ea, Señor, inclinad esos cielos puertas. Ea, alma mía: llégate á
de gracias y virtudes, y desciendan Él, no temas; bien puedes acercarte,
con Vos; que pues Vos, Rey que no viene de guerra,
del cielo, queréis humillaros y sino de paz y amor; no viene á
venir á mi pecho, ¿qué mucho que castigarte, sino á favorecerte; no
á tratar de pendencias y riñas, yo de cosa alguna, sino de solo
que ésas ya se acabaron, sino de Vos: haced que quede bien tomada
pazyamores, quede esto sólo trata la tinta de vuestra sangre
en este Sacramento. Ea, llega en mi alma, para que, aunque
ápedirle mercedes, que está muy dejéis Vos de estar sacramentalmente
para hacerlas; no pierdas la ocasión, en mi pecho, no se vaya
que es la mejor del mundo, de mí vuestra gracia, no se
así para pedirlas como para alcanzarlas. destiña mi alma ni pierda el color
Potencias y sentidos míos, venid y lustre que causa dondequiera
aprisa á adorar al Señor; venid que vuestra gracia está. No
y gozaréis de vuestro Salvador; haya en mi alma y cuerpo, desde
venid, venid conmigo y adorémosle esta hora y punto, mancha ó
juntos; lloremos nuestras pecado alguno, por pequeño que
culpas delante de sus ojos, sea, que ofenda vuestros ojos,
que Él es tan buen Señor, tan que os obligue á mirarme con
manso y piadoso que no os echará enojoy rigor, ó conmenoscariño.
de sí. ¡ Oh Rey de la gloria! Sagrados serafines que en el
No, no os habéis de ir sin dejar fuego de amor estáis ardiendo:
bien pagada la posada; no os habéis ¿no me diréis qué haré para pagar
de ir sin enriquecer primero á Dios tan excesivo amor, finezas
mi alma con vuestra gracia y de amistad que sólo caben
dones, que es muy de príncipes en un pecho tan noble y generoso
pagar el hospedaje con real munificencia. como el suyo? ¡Oh Rey de la
¡Oh qué buena mano, g l o r i a ! ¡Oh vida de mi alma!
Señor, soléis tener en enriquecer ¡OhEsposo mío dulcísimo! Si conmigo
pobres! Mostradlo hoy remediando os mostráis en este divino
mi desnudez y pobreza. Sacramento tan fino amante que
No os pido hagáis conmigo me habéis dado en él perdón de
más de lo que de Vos se puede mis pecados, remisión de mis culpas,
esperar. Y aunque os pido, mi consuelo y compañía en mis
Dios, paga de la posada, bien reconozco trabajos, todos vuestros tesoros
os debo la comida y bebida y todos los bienes juntos, y, lo
de vuestro cuerpo y sangre que es más, áVos mismo con ellos
que me habéis dado en ella, y es todo entero, sin reservar nada
de valor inmenso é infinito.., ¡Oh que no sea todo mío, ¿qué no podré
qué sabroso manjar! ¡ Oh qué regalada esperar de vuestro amor, de
bebida! ¡Oh qué carne vuestra piedad? ¡Oh! ¿Qué don
tan substancial! No tiene Dios en puede haber tan excesivo y grande
su gloria plato más regalado, que iguale con el que me habéis
comida más sabrosa, vino más dado en daros á Vos mismo?
generoso, mesa más real que ésta, Os alaben, Señor, los cielos, y la
en que nos da á comer su cuerpo Tierra, y todas vuestras criaturas
virginal y á beber el vino generoso os bendigan por esta gran
de su sangre, que engendra piedad y misericordia que con
vírgenes. ¡ Oh alma mía, y qué mi alma usasteis.
dichosa has sido en sentarte á Soberano Señor, Salvador mío:
esta mesa! ¡ Oh qué néctar tan si dondequiera que entrasteis, viviendo
dulce! ¡Oh qué sangre tan encendida acá en la Tierra peregrino,
en el divino amor! ¡ Oh qué hicisteis tantas y tan grandes
lindos y generosos espíritus que mercedes, ¿por qué no esperaré
cría! ¡Oh cómo se amortiguan yo ahora, estando ya en el Cielo
con este soberano bocado las pasiones, y bajando glorioso á morar en
y las que antes ladraban mi pecho, le habéis de enriquecer
importunas, con él se adormecen como de vuestra mano? Entrasteis
y callan! ¡Oh mi dulce Jesús! en el vientre virginal de
Haced, mi Dios, que ya no guste María, y le disteis el primado de
todas las criaturas y la corona y éntre cosa inmunda; antes conservadle
cetro de los cielos y Tierra. Entrasteis siempre puro y sin mancha,
en este mundo, que estaba como palacio real y casa
helado y muerto, y dísteisle propia en que descanséis y moréis
la vida de la gracia. Entrasteis por mil eternidades, por siglos
en el portal pajizo de Belén, é hicísteislo sin fin. Amén.
palacio real y corte »
imperial. Entrasteis en Egipto, y 122
derribasteispor tierrasus ídolos, ORACIONES
y le poblasteis de monjes y ángeles E N R I Q U E C I D A S CON" I N D U L G E N C I AS
en pureza. Entrasteis en casa ORACIÓN QUE SOLÍA REPETIR SAN
de Zaqueo, y de pecador le hicisteis IGNACIO DE LOYOLA
santo. Entrasteis en casa de Alma de Cristo, santifícame.
Zacarías, y santificasteis al Bautista; Cuerpo de Cristo, sálvame.
en la casa de Obedón, y Sangre de Cristo, embriágame.
dejásteisle rico; y en el infierno, Agua del costado de Cristo, purifícame.
é hicísteisle paraíso. Pues, Señor, Pasión de Cristo, confórtame.
si sois ahora el mismo que entonces ¡ Oh mi buen Jesús!, óyeme;
y sólo habéis trocado el puesto, Dentro de tus llagas escóndeme;
mas no la condición, ¿por qué No permitas que me aparte de Ti;
no esperaré yo, soberano Señor, Del maligno enemigo defiéndeme;
de la grandeza vuestra que habéis En la hora de mi muerte llámame
de usar conmigo de vuestra Y mándame ir á Ti,
acostumbradamisericordia, pues Para que con los santos te alabe,
os habéis dignado de entrar en Por los siglos de los siglos.
mi pobre morada? Amén.
Ea, ángeles santos; ea, arcángeles, Trescientos días de indulgencia cada vez; siete
tronos, dominaciones,prin - años si se reza después de la Misa ó sagrada
cipados, virtudes, potestades, Comunión, y al mes wna p e n a r í a . ( P í o IX, 9
querubines y serafines, venid, de Enero de 1854.)
venid aprisa y veréis las inmensas ORACIÓN Á JESUCRISTO CRUCIFICADO
mercedes que ha hecho Dios Miradme, ¡oh mi amado ybuen
á mi alma: ea, venid y rendidle J e s ú s ! , postrado en vuestra santísima
las gracias por tan grandiosos presencia; os ruego con el
dones, pues no soy yo bastante mayor fervor imprimáis en mi
para dárselas por la menor de corazón los sentimientos de fe,
sus misericordias. ¡Oh Salvador esperanza, caridad, dolor de mis
del mundo! ¡Oh Esposo de las pecados y propósito de jamás
almas! ¿Con qué os pagaré yo ofenderos, mientras que yo, con
tan rica dádiva, tan soberano todo el amor y con toda la compasión
don? Os diré abrasado de amor, de que soy capaz, voy
con el gran patriarca San Ignacio: considerando vuestras cinco llagas,
«Recibid, Señor, toda mi libertad, comenzando por aquello que
mi memoria, mi entendimiento, dijo de Vos, ¡oh Dios mío!, el san
mi voluntad, todo mi haber to profeta David: Han taladrado
y poseer, cuanto tengo ó poseo mis manos y mis pies, y se
todo es vuestro; Vos, Señor, me puedencontar todos mis huesos
lo disteis: á Vos, Señor, lo devuelvo; • Gana indulgencia plenaria el que, después
dadme vuestro amor y gracia, de haber confesado y comulgado, rece esta
y esto sólo me basta.» Sea oración delante de un crucifijo y r u e g as
yo todo vuestro, y hágase en mí según la intención de Su Santidad por a l g ún
siempre vuestra santísima volun espacio de tiempo. (Pío IX, 31 de J u l i o de
tad, y no permitáis, ¡oh Rey de la 1858.)
gloria!, que en este vuestro templo ORACIÓN D E SAN IGNACIO D E LO Y O L A
de mi cuerpo, que hoy consagráis Tomad, Señor, y recibid toda
con vuestra real presencia, mi libertad, mi memoria, mi entendimiento,
y toda mi voluntad, i a f u t u r a , como lo llama la Iglesia, y Cristo
todo mi haber y mi poseer: Vos dice que quien come su carne tiene la vida
me lo disteis, á Vos, Señor, lo eterna.—10. Da salud corporal si conviene
torno: todo es vuestro; disponed p a r a el alma, porque no es a h o r a Cristo menos
á toda vuestra voluntad. Dadme benéfico que en v i d a mortal, cuando sal
vuestro amor y gracia, que ésta í a de Él v i r t u d que sanaba á todos. —11.
me basta. Alumbra el e n t e n d i m i e n t o , y así le llama el
Trescientos dias de indulgencia una vez al Eclesiástico pan de entendimiento,y abrió los
día. (León XIII, 26 de Mayo de 1883.) ojos de los discípulos de Emaús p a r a que conociesen
a c t o de amor á C r i s t o . - 12. Es v i á t i co de n u e s t r a
Dame amor, vida mía; t e daré voces peregrinación, en cuya v i r t u d caminamos a
Para que, dándome amor, en él te goces la b i e n a v e n t u r a n z a , como Elias al monte de
Si tu amor, Esposo, á nü me dieses, Dios, Horeb, con el pan, que e r a figura de este
Yo te diera en mi amor cuanto quisieses Sacramento.
Amarte quiero más que no gozarte, COMUNIÓN ESPIRITUAL
Y gozarte nada más que para amarte; Consiste la comunión espiritual en un
Escoria soy, mi Dios; mas aunque escori grande deseo de recibir dignamente á J e s ús
Un Dios quisiera ser p a r a t u gloria; sacramentado, y p a r t i c i p a r de las gracias y
Pero, al verme yo Dios, t a n t o t e amara favores que Él p r o d i g a á los que l o g r a n la
Que por hacerte Dios lo renunciara. feliz s u e r t e de a c e r c a r s e debidamente á la
Mas ¡ a y ! Esposo mío, yo me muero sagrada Mesa. P e r o este deseo p a r a ser eficaz
De ver que nada soy y que te quiero: exige que no t e n g a s pecado mortal en la
Úneme á Ti, querido de mi vida; conciencia, ó que t e excites primeramente á
Será la nada en todo convertida. contrición de t u s pecados.
Si pudiera á t u ser algo robarte, La comunión e s p i r i t u a l es l a devoción más
Sólo amor t e robara para amarte; f á c i l , breve y ú t i l , á l a par que l a ocupación
Mas si mi amor á tu gloria derogara, más dulce y provechosa.
Aunque pudiese amarte no t e amara. P u e d e hacerse en todo l u g a r , en t o d a ocasión,
Ámate, pues, Amado, allá en tu abismo, sin perder tiempo y sin que s u f r an
Por mí, por Ti, por todos, á Ti mismo. - 128 -
A. M. D. G. atraso nuestras tareas ú ocupaciones,ni puedan
ventajas impedirla las enfermedades: basta quer
DE LA COMUNIÓN FRECUENTE erla.
1. El sacramento de l a E u c a r i s t í a nos une Su utilidad se conoce porque, apareciéndose
con Cristo, pues Él mismo dice: Quien come Jesucristo á una s i e r r a suya, le dijo que
mi carne y bebe mi sangre, está en mí y yo estoy la gracia que se le comunicaba con la comunión
en él.—2. Quita los p e c a d o s , y p o r eso dice espiritual era tanta cuanta recibía al
el s a c e r d o t e á los que han de comulgar: Este comulgar sacramentalmente. Aunque sea menor
es el Cordero de Dios, que quita los pecados la que se te comunique por ser tú menos
del mundo.—3. Apaga los a r d o r e s de la concupiscencia, fervorosa, siempre será mucha si procuras
porque es alimento de los escogidos hacerla con toda la devoción y fervor que
y vino que e n g e n d r a vírgenes.—4. Preserva puedas.
de caer en culpas graves, pues dice el MODO PRÁCTICO DE COMULGAR
Salvador: Que quien lo come vive por.El, y ESPIRITUALMENTE
que es pan para la vida del mundo.— 5. D a fort ¡ Oh Jesús y Señor mío! Creo
a l e z a c o n t r a las tentaciones, conforme á lo con firmísima fe que estáis realmente
que dice D a v i d : Preparásteme una mesa contra en el augusto Sacramento
los que me atribulan.— G. Aumenta la gracia del altar! ¡Dios mío, qué feliz
conforme al nombre que t i e n e de Eucar sería yo si pudiera recibiros en
i s t í a , que significa b u e n a gracia.—7. Enciende mi corazón! Espero, Señor, que
la caridad, porque vino Cristo á encender vendréis & él y lo llenaréis de
fuego en la T i e r r a , y q u i e r e que se encienda vuestra gracia. Os amo, dulcísimo
en el pecho donde Él e n t r a .—8. Comunica Jesús mío. ¡Cuánto siento
consolación espiritual, por lo cual le llama no haberos amado siempre!
l a I g l e s i a pan suavísimo, y el mismo Cristo i Ojalá nunca os hubiera agraviado
pan bajado del cielo.— 9. Es p r e n d a d é l a glor ni ofendido, dulcísimo Jesús
de mi corazón! Deseo recibiros Ta meditación y á la necesidad en que
en mi pobre morada. nos hallemos, que nos haga conocer,
Aquí calla, adora á Jesús y entrégate á El querer, practicar lo que nos convenga.
sin reserva. Dice SanAgustín : «Si con fe viva Cuerpo de la meditación.—Ejercitar
deseas comulgar, ya comulgas espiritualmente. la memoria, el entendimiento y la
» voluntad.
ORACIÓN MENTAL MEMORIA—Recordar el asunto de la
Si deseas, hija de María, obtener la ciencia meditación con sus circunstancias.
de los santos , dedica algún tiempo del día al E N T E N D I M I E N T O — Examinar: i.° Lo
ejercicio de la oración mental. Esta práctica que debo considerar.-2.0 La conclusión
es la más excelente, útil y necesaria de la práctica que debo sacar.-3.° Cuáles
vida espiritual; pero entiende que para meditar son los motivos. Reflexionar cuán
con f r u t o es necesario pedir incesantemente conveniente, necesaria, agradable, útil
á Dios esta gracia; y á la manera qne y fácil sea dicha conclusión.--4-° ¿Cómo
un mendigo se aplica con grande afán á la he observado hasta aquí?-5-° ¿Qué
aquella industria con la que espera hacerse debo hacer en adelante?-6.° ¿Qué obs
rico, asimismo debes con anhelo y eficacia táculosdebo superar?-7.° ¿Qué medios
pedir este don de la oración, con el que no debo emplear?
sólo disminuirás la pobreza de tu alma, sino Durante la meditación— Excitar la
que la harás rica en virtudes, asegurándole voluntad y hacer actos de fe, de caridad,
la vida eterna. Mas como Dios quiere que de contrición, de gratitud, gozo,
prnioyÉges de nuestra parte algunas diligencias, alabanza, etc., según el asunto lo pida.
Treaqui el V O L U N T A D . — x . ° Ante todo no olvidarse
9 de unir la oración á estos sentimientos
MODO D E H A C E R L A SEGÚN E L MÉTODO del corazón.—2.° Hacer propósitos
D E SAN IGNACIO DE L O Y O LA prácticos personales, apropiados al estado
La causa de la perdición de muchas presente del alma, y apoyados
almas está en la falta de meditación. en la humildad, desconfianza de sí mismo
Para hacerla con facilidad y provecho y confianza en Dios, acompañándolos
ayudará la instrucción siguiente: de súplicas para obtener la gracia
preparación remota. — i.° Mortificación de cumplirlos.
de los sentidos.— 2.° Recogimiento Conclusión de la meditación.—Rtcapitular
habitual.—3.0 Profunda humildad. la meditación y afirmarse en
preparación próxima.—1.° Leer el las resoluciones que se hayan tomado.
asunto de la meditación la noche anterior.— Coloquios. Dirigirse á Dios Padre, á
2.0 Pensar en ella antes de dormirse Jesucristo, á la Virgen santísima ó á algún
y al despertar.—3.0 Excitar en el santo de nuestra devoción, pidiéndoles
corazónsentimientos análogos á la meditación.— aquella gracia que más necesitamos
4.0 Empezarla con sosiego, para la reformación de nuestras
confianza y humildad. costumbres y provecho espiritual. Terminaremos
principio delameditación.—Ponerse con alguna oración vocal.
á algunos pasos del sitio en que se Examen de la oración.—1.° ¿Cómo
va á hacer la meditación, pensar algu he hecho la meditación?— 2.°¿En qué ha
nos instantes que Dios nos ve y mira consistido y por qué la he hecho bien
lo que vamos á hacer. Decirnos: ¿quién ó mal?—3.°¿Quéconclusionesprácticas
soy yo? ¿Qué voy á hacer? ¿En presencia he sacado? ¿Por qué motivos? ¿A qué
de quién? ¿Y por qué? afectos me he sentido movido? ¿Qué
Oración preparatoria.—Dios mío, actos, qué peticiones he hecho? ¿Qué
os suplico me concedáis la gracia de resoluciones he tomado? ¿Cuáles han
que todas las facultades y operaciones sido las luces que más me han impresionado?—
de mi alma se;dirijan sinceramente á 4.0 Tomar una de estas luces,
honra y gloria vuestra. un pensamiento ó sentencia que nos
Preludios.-Recordar ligeramente pueda servir de ramillete espiritual
la verdad que se va á meditar. — durante el día.
2.° Composición de l u g a r . - 3 P e d i r una MEDITACIONES
o-racia especial, conforme al asunto de PARA TODOS LOS DÍAS DE LA SEMANA
DOMINGO ¡ Y tú, no sólo no piensas en tu nobleza,
FIN DEL HOMBRE . sino que pierdes por el pecado esta
i.° Es importante. Estoy en el mundo hermosa imagen para tomar la del demonio!
para salvarme: ¿lo entiendes, alma 2.° Considera también cuán preciosa
mía? No estás en el mundo para divertirte, eres por el precio de tu rescate.
para comer, vestir, descansar, y Alma mía, tú estabas perdida, y para
mucho menos para pecar; estás en el siempre. ¿Quién es el que te ha rescatado
mundo sólo para salvarte. ¿De qué te del poder del demonio? Tu Padre
serviría tener bajo tu dominio toda la celestial. ¿Y qué es lo que éste ha dado
Tierra si al cabo te hubieses de perder? para rescatarte? ¿Oro, plata, piedras
Reyes, emperadores, filósofos, literatos, preciosas? ¡Ah! Mucho más, infinitamente
¿de qué os sirve ahora vuestro poder más. Ha dado por tu rescate la
y doctrina si no habéis sabido salvar vida y la sangre de su divino Hijo. ¡Y
vuestra alma? una vida tanpreciosa, una vida que tanto
2° Pero este negocio de la salvación cuesta, la pierdes tú después por un
es muy incierto. La salvación del alma capricho ó por una satisfacción pasajera!
no se compra con el oro: se gana haciéndose 3.0 Considera, en fin, cuán preciosa
violencia; se pierde por un eres por la felicidad de tu destino.
solo pecado mortal de pensamiento. Eres hija del supremo Monarca del
Para salvarse no basta haber sido santo mundo, llamada á sentarte cerca de su
ó inocente una vez; es preciso perseverar trono y á reinar juntamente con El.
hasta la muerte. ¿Pues qué seguridad Pero la hija de un príncipe que debe
tengo yo de salvarme? Mi vida ser algún día coronada, ¡ con cuánto
pasada está toda sembrada de pecados cuidado y esmero se educa en la corte
y de recaídas. Mi vida presente es un de su padre! Y tú, alma mía, heredera
abismo que yo no conozco. Mi vida futura, del paraíso, ¿dónde estás? ¿dónde habitas?
¿qué será? No lo sabe sino Dios. ¡Oh Dios mío! En medio del cieno,
Finalmente, éste es un negocio irreparable. como un animal inmundo. ¿Y no te
Si pierdo un pleito, si pierdo avergüenzas? ¿No temes ser desheredada
la salud, puedo esperar algún remedio; de Dios?
pero si pierdo el alma una sola vez, ya Fruto— Sipara conservar un tesoro,
no hay remedio por toda la eternidad. del que no hemos de gozar por más
Si me cortan una mano, me queda otra; tiempo del que durare la vida, tenemos
si me cortan un pie, me queda otro; si por prudente tomar todas las precauciones,
me sacan un ojo, otro me queda; pero ¿qué diligencia será demasiada
el alma es una sola; ó sola salva, ó sola para impedir que se mancille la divina
condenada. ¿Y pienso tan poco en salvarme hermosura de nuestra alma? La mejor
, ó más bien me tengo por tan precaución para este objeto es huir
segura? |Y vivo tranquila, cuando si de las ocasiones próximas de pecar.
ahora muriese no sé si me salvaría! Por lo tanto, conviene romper con todas
Fruto.—Procura asegurar la salvación las amistades peligrosas, evitarlas
eterna de tu alma por medio de visitas nocivas y los espectáculos menos
una confesión general, y escoge un decentes, cueste lo que costare.
buen confesor para entablar una vida MARTES
sólidamente cristiana. D E L P E C A D O MORTAL
LUNES x.° Teme si has pecado.—Si por tu
P R E C I O S I D A D D E L ALMA desgracia has cometido algún pecado
1.° Considera, alma mía, cuán preciosa mortal, ¿sabes bien lo que has hecho?
eres por la nobleza de tu origen. Procurar con todas tus fuerzas destruir
¿De qué manos has salido? De las manos y aniquilar á tu Dios y Señor, Criador
de Dios. ¿A imagen de quién has y Redentor, Bienhechor y Padre; corresponder
sido hecha? A imagen y semejanza de vilmente á sus beneficios,
Dios. Esta no es una exageración, no desobedecerle con descaro, rebelarte
- es una figura ó modo de hablar; es verdad contra El, perder la gracia, negarle
de fe. Crió Dios al hombre de la por Padre, quedar despojada de las
tierra, y le hizo á su imagen y semejanza. buenas obras, perder la herencia déla
gloria y merecer ser precipitada en el este mes? ¿en esta misma noche? No lo
infierno. ¿Puede darse mayor desgracia? sé. Sólo Dios lo sabe, que ha dicho que
2.0 Teme si vives en pecado mortal—\ la muerte vendrá, como ladrón nocturno,
A.y de ti! Dios es tu enemigo, y cuando menos se piense.
tú eres esclava del demonio. ¿Cómo te 3.0 No estoy todavía dispuesta —
atreves á reir, á jugar y á dormir segura? ¿Y vivo como si nunca hubiese de morir,
¿No ves que, si Dios se cansa de y sin acordarme siquiera de la
sufrirte, puedes morir y condenarte en muerte? Si muriese ahora mismo, según
un momento? Millares de ángeles cayeron lo que me dice la conciencia, ¿dónde
en el infierno por un solo pecado. iría? 1 Acaso de aquí al infierno! Así
¿Y tú te tienes por segura habiendo lo reconozo; este pensamiento me hace
cometido tantos? ¡Oh deplorable ceguedad! temblar: ¿pues cómo no pongo remedio?
3.° Teme, porque puedes pecar Voy dilatándolo de un mes á otro,
más. - Aunque no estés en pecado, de un día á otro; siempre voy acercándome
siempre estamos todos en peligro de á la muerte, y siempre vivo en
caer. Una tentación violenta, ú otro mi pecado. ¡Ay de mí! Si llego á morir
peligro inesperado, puede precipitarnos en desgracia de Dios, ¿ de quién podré
cuando menos pensemos. El ángel quejarme?
pecó en el cielo, Adán en el paraíso, y Fruto.— Antes de acostarte harás
Judas y San Pedro en la escuela de todos los días examen de conciencia,
Jesucristo; pues tú también puedes en imaginando que ha llegado ya para ti
un punto quedar hecha un demonio. la hora de partir de este mundo.
Tiembla, pues, de tan gran peligro. JUEVES
Fruto.-Tan espantosa es la malicia S O B R E E L J U I C I O U I N V E R S AL
del pecado, que por todas vías se debe 1.° En el día del juicio me he de
procurar arrojarlo del alma y cerrarle presentar delante del Juez inexorable-
para siempre la entrada. Un medio ¡ Qué terror me causará su vista!
poderoso para no caer en pecado mortal Era mi padre, y no le amé; era mi dueño,
es trabajar por evitar las culpas y le dejé; era mi Dios, y le desprecié.
veniales y hacer mucho caso de las faltas Con una sola mirada me pondrá
pequeñas. delante mi ingratitud, mi infidelidad
MIÉRCOLES mi perfidia. ¿Acudiré entonces á María?
S O B R E L A M U E R TE ¿Pero cómo tendré valor, si con mis
i.° Que piense ó no en ello, he de pecados crucifiqué muchas veces á su
morir: ha de llegar un día en que he Hijo? ¿Me defenderá el ángel de mi
de dejar los parientes, los amigos, las guarda? ¿Cómo , si nunca le obedecí?
conveniencias, cuanto tengo en el mundo, El demonio fué siempre mi amigo, y él
y hasta la propia vida: mi habitación será allí mi acusador.
ha de ser un sepulcro lleno de gusanos; 2.° Mis pecados se han de referir
mi casa será la eternidad; feliz delante de todo el mundo.— ¡Qué vergüenza!
ó desgraciada, no lo sé. Esta es una Delante de mis compañeras,
verdad que no necesita de la fe para que me tenían por un ángel; delante de
ser creída, porque está pasando diariamente mis padres, que me creían inocente;
á nuestros propios ojos. Mueren delante de mi confesor, á quien engañé.
los viejos y los niños, los pobres y los Y se han de referir todos sin dejar
ricos, los pecadores y los justos; murió ninguno; hasta los pensamientos más
María santísima, murió Jesucristo, yo ocultos, hasta los deseos más recónditos:
también he de morir. aquel pecado que cometí yo sola,
2.0 No sé cuándo ni cómo — Pero aquel pecado que cometí con una compañera,
¿dónde? ¿cómo? ¿en casa? ¿en la iglesia? el que cometí en aquella habi- |
¿en la cama? ¿yendo de camino? tación, en aquella tienda, en aquella
No lo sé. ¿De calentura lenta? ¿de enfermedad iglesia. ¡Qué confusión tan grande!
aguda? ¿de un accidente? 3.0 Después se ha de pronunciar
¿de una caída? No lo sé. ¿Y cuándo ha sentencia de salvación ó de condenación.-
de ser? ¿de aquí á treinta años? ¿de La ha de pronunciar Jesucristo,
aquí á veinte? ¿en este mismo año? ¿en Juez de vivos y muertos, llamándome
bendita ó maldita. ¿Cuál será mi suerte? , y hallarte tú en el infierno.
¿Ir con Jesucristo al reino de los Y con esto rabiar, desesperarte, maldecirte
cielos, ó con Satanás á los calabozos del á ti misma, al ángel de tu guarda,
infierno?¿Pero la sentencia no podrá á los santos de tu devoción, á María
suspenderse? No, ni por un instante. santísima y á Jesucristo. ¡Oh qué vida
¿No se podrá revocar? Nunca, ni en todos tan infeliz! ¡ Oh qué ocupación tan miserable
los siglos. ¡Qué alegría me causará la del infierno!
oir que el Salvador me dice: Ven, bendita 3.0 Tormentos por toda la eternidad.—
de mi Padre, á poseer el reino Y si llegas á caer en aquel fuego,
que te tengo preparado! Pero ¡qué ¿permanecerás en él por mucho
terror me causará si oigo que me dice: tiempo? ¿ Cien años? Más. ¿Mil años?
Maldita, apártate de mí; al fuego Más. ¿Un millón de a ñ o s ? Más... mucho
eterno! ¡Oh Dios mío! ¿Cuál será mi más. ¿Millones y millones de millones?
sentencia? ¿Y cómo es que, estando Más... mucho más. ¿Pues por cuánto
citada á comparecer en juicio, apenas tiempo ha de ser? Mientras Dios sea
me acuerdo de una cosa en que tanto Dios, para siempre, por toda la eternidad.
me va? Y en tan largo tiempo, ¿no habrá
Fruto.-~S'\ todas nuestras acciones un instante de descanso? Nunca. ¿Podré
se deben manifestar al mundo en el último siquiera mover un dedo?Nunca. ¿Ni aun
día de la cuenta, es necedad imperdonable tendré alivio por un abrir y cerrar de
apartarse del camino de la ojos? Nunca, ¿Me darán á lo menos una
salvación por respetos humano, por un gota de agua? No, nunca. ¡ Oh fuego, oh
qué dirán. Antes bien, al ofrecérseme infierno, oh eternidad!
una ocasión de pecar, debiera yo preguntarme: Fruto— Antes de tomar nuevo estado
¿Qué me dirá Dios en el día de vida, antes de dar principio á
del juicio? ¿Qué dirá el mundo entero al cualquiera acción de importancia, pregúntate
ver que por no disgustar á los hombres á ti misma: ¿será esta obra ó
injurié al eterno Juez? este oficio causa de mi condenación
VIERNES eterna?
P E N A S D E L O S CONDENADOS SÁBADO
i.° Tormentos en el cuerpo.—Pecadora, A P R E C I O D E L TIEMPO
¿ves aquel horroroso calabozo i.° Es breve— Pasa el tiempo, y con
lleno de fuego y humo? Para ti está el tiempo paso yo también. Quince,
preparado sino mudas de vida. Mírale veinte, treinta, cuarenta años de mi
bien: allí arderá tu cuerpo, cómplice de vida han pasado ya, y no volverán más.
tus pecados. Te entrará el fuego por la ¿Y cuántos me restan? No lo sé,' pero
boca, por la garganta, y hasta las entrañas; sé que son pocos; el tiempo es breve:
quedarás como hierro encendido yo mismo digo que los días vuelan sin
en la fragua, y por todas partes sentir. Pero en comparación de la eternidad,
echarás chispas con la fuerza de los no sólo es brevísimo el tiempo,
golpes que te han de dar los demonios. sino como nada.
¿Cómo podrás vivir en aquel fuego infernal, 2.0 Tiempo breve y tiempo precioso,
cuando no puedes sufrir ahora porque en este cortísimo tiempo
en un dedo la llama de una vela? puedo merecer la eterna felicidad. Cada
2.° Tormentos en el alma. — Entretanto, momento bien empleado me puede acrecentar
¿cuáles serán tus pensamientos un grado más de gloria en el
cuando arda también tu alma en aquel paraíso. Media hora bien empleada en
lias voraces llamas? Considerar que ajustar las cuentas de mi alma, puede
pudiste salvarte á poca costa, y no lo sacarla de las manos del demonio y
quisiste. Acordarte de aquel sermón, ponerla en las de Dios. Un poco de
de aquellos ejercicios, de aquel buen tiempo que destine cada día á la oración,
libro, de aquella inspiración con que á oir Misa, á leer en un libro espititual,
Dios te llamaba, y de que no quisiste puede tenerme lejos del pecado
escucharle. Mirar desde allí en el cielo y asegurarme la salvación.
á muchas compañeras de tu mismo estado, 3° Tiempo breve y espantoso.— En
edad, carácter, colegio y congregación todos los instantes puedo pecar, puedo
morir y condenarme. ¡Infeliz de mí, todo por complacer á Dios . ¡Qué inmensos
que en tiempo tan corto podía hacerme tesoros pudiéramos acopiar
santa, y soy todavía pecadora! He perdido para el cielo si no dejáramos perder
el tiempo en vanidades, en niñerías, ninguna ocasión de santificarnos con
en diversiones y en pecados. ¿Qué actos repetidos de virtud!
fruto he sacado de haber perdido hasta MODO FÁCIL
ahora el tiempo? Si no pienso seriamente D E MEDITAR LA P A S I Ó N DE J E S U C R I S TO
en gastarlo mejor en adelante, llegará Considera quién es el que padece-
un día en que pediré á Dios una sola Es Cristo, Dios y hombre verdadero,
hora para convertirme, y esta hora no Hijo del eterno Padre y de la purísima
llegará nunca por toda la eternidad. Virgen María: en cuanto Dios, infinitamentebueno;
Frutos.—Esfúerzate en atesorar riquezas encuanto hombre, el Santo
celestiales aumentando merecimientos, de los santos, que no tiene culpa porque
con obras de virtud y misericordia merezca padecer, ni necesidad de
hechas con pura intención de padecer para gozar de la gloria que se
agradar á Dios: por ejemplo, oyendo le debe.
á°menudo el santo sacrificio de la Misa Por quién padece— Padece por los
con devoción, rezando todos los' días hombres el que no quiso padecer por
el santo Rosario en honor á la Virgen los ángeles, y padece por mí, que soy
santísima, socorriendo á los pobres necesitados, tan ingrata á sus beneficios. Por mí,que
visitando los enfermos, etc., le he ofendido muchas veces haciendo
todo por complacer á Dios . ¡Qué inmensos más caso de las persuasiones engañosas
tesoros pudiéramos acopiar del enemigo que de sus preceptos y
para el cielo si no dejáramos perder consejos; por mí, que he seguido al demonio,
ninguna ocasión de santificarnos con que me desea llevar al infierno,
actos repetidos de virtud! y le he dejado á Él, que tan á su costa
MODO FÁCIL procura llevarme al cielo...
D E MEDITAR LA P A S I Ó N DE J E S U C R I S TO Qué padece.—Tormentos, afrentas,
Considera quién es el que padece- deshonras, suma pobreza, desnudez,
Es Cristo, Dios y hombre verdadero, tristeza en el alma y dolores gravísimos
Hijo del eterno Padre y de la purísima en el cuerpo. Considera en cada
Virgen María: en cuanto Dios, infinitamentebueno; paso lo particular que padece Cristo;
encuanto hombre, el Santo por ejemplo, en los azotes á la columna,
de los santos, que no tiene culpa porque la multitud y rigor de ellos, la afrenta
merezca padecer, ni necesidad de del castigo, la vergüenza de verse desnudo,
padecer para gozar de la gloria que se las injurias que le dicen en la
le debe. cruz, el dolor de los clavos, la sed, la
Por quién padece— Padece por los hiél y vinagre, la afrenta de estar entre
hombres el que no quiso padecer por ladrones, etc.
los ángeles, y padece por mí, que soy Cómo padece.—Con tanto amor que
tan ingrata á sus beneficios. Por mí,que todas las afrentas y dolores que sufre
le he ofendido muchas veces haciendo por los hombres le parecen breves y
más caso de las persuasiones engañosas ligeras por la grandeza del amor; y si
del enemigo que de sus preceptos y lo que padece por todos fuera necesario
consejos; por mí, que he seguido al demonio, padecerlo por mí sola, amor tenía
que me desea llevar al infierno, para todo. Con gran silencio y paciencia.,
y le he dejado á Él, que tan á su costa sin abrir su boca para quejarse, ni
procura llevarme al cielo... de los jueces que le condenan sin culpa,
cimientos, con obras de virtud y misericordia ni de los verdugos que le atormentan
hechas con pura intención de sin compasión, ni de mí, que con mis
agradar á Dios: por ejemplo, oyendo culpas fui causa de sus penas, antes rogando
á°menudo el santo sacrificio de la Misa por sus enemigos y por mí, ofreciendo
con devoción, rezando todos los' días por todos la sangre que derrama.
el santo Rosario en honor á la Virgen Con exacta obediencia, no solamente
santísima, socorriendo á los pobres necesitados, á su Padre, cuya voluntad es que
visitando los enfermos, etc., padezca, mas aun á los verdugos, haciendo
lo que le mandan, vistiéndose ó ¡ Qué felicidad la suya, Dios mío, de estar
desnudándose, etc. Con profundísima cantando sin intermisión el dulce cántico
humildad, no excusándose de los delitos del amor eterno! Gozansiempre de u n a const
que le imputan á pesar de ser tan a n t e alegría, se comunican unos á otros indecibles
graves y Él taninocente. Y, finalmente, contentos, y viven gozando de una
con ejercicio de todas las virtudes. feliz é indisoluble sociedad.
Por qué padece— Para satisfacer por 3.a Considera, finalmente, el bien que logran
mis culpas, perdonar mis pecados, lavarme todos en gozar de Dios, que con su amabilísimo
y blanquearme con su sangre, aspecto eternamente los regala, y
para que yo no padezca los tormentos derrama en sus corazones un abismo de delicias.
del infierno, para comprarme el cielo, ¡Qué dicha estar siempre unidos á su primer
etcétera. principio! Son los bienaventurados en el
Con estas consideraciones me he de eielo como unos felices pajarillos que revolot
mover á cinco afectos principales: e a n y cantan sin cesar en el aire puro de la
i.° Agradecimiento á Cristo por lo divinidad, que por todas partes lo rodea con
que padece por mí.—2.0 Amor de quien increíbles placeres. Allí cada uno, á cual
así me ama.—3." Aborrecimiento fe los mejor pero sin envidia, canta las alabanzas
pecados, que son causa de los tormentos del Criador, diciendo: «Bendito seáis para
de mi Señor.—4.0 Deseo de padecer siempre, dulce Criador y Salvador, que tan
algo por quien tanto padece por mí.— bueno sois para nosotros y t an liberalmente
5.0 Propósito de imitar las virtudes nos comunicáis vuestra gloria.» Dios recíprocamente
que veo practicar á mi divino Maestro. bendice con una bendición perpetua
Dice el Beato Alberto Magno que la á todos los santos. «Benditas seáis
sencilla memoria y devota meditación vosotras para siempre,—dice,—amadas criaturas
déla Pasión de Cristo aprovecha más mías, que me habéis servido, y que
al hombre que ayunar un año entero me alabaréis eternamente con t a n t o amor y
á pan y agua, que disciplinarse cada afecto. »
- 152 - A F E C T O S Y R E S O L U C I O N ES
día hasta derramar sangre y que rezar 1.° Admira y alaba esta patria celestial.
cada día todo el Salterio. Citan y aprueban ¡Oh cuánhermosa eres, amada J e r u s a l é n m í a,
esta sentencia muchos varones y qué bienaventurados tus habitadores!
doctos y espirituales. Echa en cara á tu corazón su poco ánimo,
("Del Devocionario manual.) que le ha hecho hasta ahora apartarse
PREPARACIÓN tanto del camino de esta gloriosa morada.
1. Ponte en la presencia de Dios. ¿Por qué causa me he alejado t a n t o de mi
2. Invócale. felicidad suma? ¡ Ah necia! Mil veces he dejado
CONSIDERACIONES estas eternas ó infinitas delicias por
1.a Considera qué gusto da, en una noche placeres insulsos y livianos. Pues ¿dónde estaba
muy serena y hermosa, ver el cielo con t a n ta mi entendimiento cuando por t an vanos
multitud y variedad de estrellas; imagina y despreciables deseos menospreciaba unos
unida esta belleza con la de un hermoso día, bienes tan dignos de ser apetecidos?
de manera que la luz del Sol no estorbe la 3.° Aspira, sin embargo de eso, animosamente
vista c l a r a de las estrellas y de la L u n a , y á esta mansión de delicias. Pues os
después asegura sin reparo que toda esta habéis dignado, soberano y piadoso Señor,
hermosura j u n t a es nada en comparación del enderezar mis pasos por vuestros caminos,
cielo empíreo. ¡ Oh qué lugar tan apetecible ya nunca me he de volver atrás. Vamos,
y amable! ¡ Oh qué ciudad tan preciosa! alma mía, vamos á aquel descanso infinito;
2.a Considérala nobleza, hermosura y muchedumbre caminemos hacia aquella t i e r r a de bendición
de los ciudadanos y habitadores que nos está prometida. ¿Qué hacemos en
de este lugar dichoso; aquellos millones de este Egipto? Me d e s e m b a r a z a r é , p u e s , de
millones de ángeles, querubines y serafines; tales y t a l e s cosas que m e e x t r a v í a n ó r e t a r -
aquel ejército de apóstoles, mártires, confesores, dan en este camino. P r a c t i c a r é tales y t a l es
vírgenes y matronas santas, que no que pueden conducirme allá.
tienen número. ¡Qué dichosa compañía! El Da gracias, ofrece, s u p l i c a.
menor de éstos excede á todo el mundo en (De San Francisdo de Sales.)
belleza; pues ¿qué será verlos todos juntos? P A L A B R A D E DIOS
Entre los medios más oportunos para atentamente sobre las cosas que
adquirir la devoción débese contar la más impresión han hecho en nuestra alma,
palabra de Dios, oída con espíritu pedir á Dios la gracia de no echar en olvido
atento y humilde. L a misma experiencia las verdades conocidas y poner en práctica
demuestra esta verdad en el conocido las resoluciones que se han hecho.
aprovechamiento de aquellas almas L E C T U R A E S P I R I T U AL
que frecuentan los templos para Si quieres, hija de María, nutrir tu
asistir á tan santo ejercicio. Por eso el alma de una piedad sólida y verdadera,
demonio ofrece cuantos estorbos puede acostúmbrate á leer buenos libros;
inventar su malicia para impedirlo. La ellos son los directores y predicadores
visita, el paseo, la diversión, el cumplido, mudos que nos aconsejan; reprenden y
la ceremonia de mundo, no son dicen las verdades sin lisonja ni temor;
otra cosa más de dos veces que una son como un maná celestial que alimenta
mera razón de estado ó un fatal desperdicio nuestro corazón y le nutre de buenos
de tiempo, en que aparta el y santos deseos. ¡Cuántos no deben su
demonio á muchas almas de aquellas conversión á la lectura de un libro devoto!
exhortaciones en las que teme se han San Agustín, San Columbano,
de convertir. ¡Oh cuántos se perdieron San Ignacio de Loyola y otros muchos
sin remedio por n o asistir á los sermones! á quienes habló el Señor por los libros
Teníales Dios vinculado el auxilio piadosos, prueban hasta la evidencia
oportuno á aquella plática, á que lo provechosa que es la lectura espiritual.
no acudieron por su culpa, y de aquí Mas para que uses bien de este
tuvo principio su perdición. Es una cosa prodigioso medio de santificación he
cierta que muchos de los que se condenan aquí la reglas que debes guardar:
se salvarían oyendo la palabra de 1.a No dejes pasar día alguno sin hacer
Dios por boca de sus ministros, y que tu lectura espiritual.
no pocos dieran sazonados frutos de 2.a No leas indistintamente cualesquiera
perfección como prendiera en sus almas libros de piedad; lee los que t e señalare el
el grano del Evangelio. Las voces confesor ú otra persona prudente ó i n s t r u i d a .
del Señor estimulan á los perezosos y 3.a Proponte por objeto adelantar en la
despiertan á los dormidos, siendo indudable v i r t u d , teniendo un verdadero deseo de conocer
que por este medio lograron la voluntad de Dios y servirle más fielmente.
infinitos la santificación. ¡Qué poco se 4.a Antes de la lectura levanta tu corazón
convirtiera David si no oyera las voces á Dios y dile: Hablad, Señor, que vuestra
de Natán! ¡Qué tarde se vistiera de siervo escucha.
saco y cilicio Nínive si no diera oídos á 5.a Lee pausada y atentamente: suspende
Jonás cuando le predicaba! Oye, pues, la lectura de vez en cuando para hacer serias
hija de María, la palabra de Dios; consérvala reflexiones, sobre todo cuando sientas iluminado
en tu memoria para practicarla, tu entendimiento é inflamado tu corazón.
que así lograrás la devoción verdadera, 6.a Pon en práctica luego las resoluciones.
y en premio la eterna bienaventuranza. 7.a No tengas prisa por leer mucho; lee
P a r a que puedas sacar provecho de la pal despacio, y dedica cada día á la lectura el
a b r a de Dios observarás las siguientes reglas: tiempo que t u director te señalare.
1.a Pedir luz al divino E s p í r i t u á fin de LECTURAS Y CONSEJOS
que i l u s t r e t u entendimiento y h a g a dócil tu AMOR Y PRÁCTICA
corazón2. D E L A S P E Q U E Ñ A S V I R T U D ES
a Escuchar la palabra de Dios con gr n Nada más importante para quien vive
atención y con el único objeto de aprovecharse. con otros que practicar los que se llaman
3.a Escucharla como palabra deDios,y no pequeñas virtudes, cuyo nombre
como p a l a b r a de hombre, y, por consiguient se les da porque se refieren á objetos
e , no mirar en quien la predica al hombre, pequeños: una palabra, un gesto, una
sino á la persona de Dios, cuyas veces hace mirada, una atención. Sin ellas no hay
el ministro. paz doméstica, que es el principal consuelo
4.a Aplicarse á sí mismo, y no álos demás, en medio de las penas y calamidades
las verdades que se oyen. que nos afligen en este valle tenebroso
5.a Después del sermón ó instrucción, reflexionar denuestraperegrinación. ¡Desgraciada
la casa donde en la práctica más exquisito de ellas se alcanza cuando
no se hace caso de estas virtudes 1 Padres se disimula una antipatía, un pesar, i
é hijos, hermanos y hermanas, un digusto, una aversión. Esta especie
amos y servidores, todos viven en discordia; de hipocresía es muy loable, porque,
les falta aquel suportantes invicem lejos de ser como la del mundo, disimular
de San Pablo, es decir, el sufrimiento para hacer mal, es para hacer bien
mutuo. al prójimo.
Nada más fácil que su práctica. Los ¿Cuáles son, pues, las pequeñas virtudes?
grandes actos de virtudes pocas veces Son muchas; vedlasen compendio. Cierta indulgencia
pueden practicarse. Muchos de nosotros que perdona las f a l t a s ajenas, aun
pasamos el tiempo de nuestra cuando no pueda prometerse igual perdón
vida sin que una ofensa grave nos hiera p a r a las propias; cierto disimulo que hace
ó una grosera calumnia nos infame, parecer que no se perciben defectos notables
y así sería no ejercitar nunca, ó por lo ó visibles, en vez de descubrir los ocultos;
menos muy rara vez, la paciencia si cierta compasión que para aliviarlas hace
hubiésemos de esperar esas grandes suyas las penas de otros, y una caritativa
ocasiones; así es que quien en la oración alegría en las satisfacciones ajenas; cierta
se ejercita sólo en pensar en lo que bondad que nos hace aceptar y aplaudir sin
haría en ellas, sale más iracundo é intratable. envidia lo juicioso de otros, aunque no se
No, estas pequeñas virtudes, nos haya ocurrido; cierta solicitud que se
además de tener ocasiones muy frecuentes anticipa á las necesidades de los demás para
para practicarse, no tienen evitarles ó la pena de sentirlas ó la humillación
estos peligros, ni aun el de la vanagloria de pedir su alivio; cierta afabilidad
(que tantos méritos roba á las personas tranquila que escucha á los importunos sin
piadosas). El perdón de una grave manifestar disgusto, ó instruye al que no
ofensa puede aún humanamente ser sabe sin reprensiones ásperas; cierta urbanidad
cosa gloriosa, pero el de una pequeña que en los deberes de buena crianza
injuria nunca excita la admiración; y, muestra, no el disimulo de las gentes de mundo,
sin embargo, ¡cuántas de éstas se te sino una cordialidad sincera y cristiana.
ofrecen que perdonar á cada instante 1 En resumen: son la afabilidad; la condescendencia,
Y, por consiguiente, ¡cuántos méritos la sencillez, la mansedumbre, la suavidad
muy sólidos puedes reunir á poca costa! en las miradas, en las acciones, en las
En efecto, al insolente que te hiera Ex
en una mejilla, preséntale la otra; he maneras y e n las p a l a b r a s , teniendo cada
aquí una acción evangélica que parece una de ellas por motivo la caridad, ó s e a el
maravillosa; pero el callar cuando una amor del p r ó j i m o por Dios. Tales son l a s preciosas
mano torpe desordena el cabello ó desarregla virtudes que, practicándose en cosas
el traje, ni siquiera se advierte. •pequeñas, te v a l d r á n , ¡oh hija de M a r í a ! un
Guardémonos de creer que se practican gran cúmulo de méritos en la vida e t e r n a.
haciendo un obsequio á una persona RESPETO EN LOS TEMPLOS
á quien se quiere, pues esto es Yo soy tu Dios y tu Salvador,
ceder á la amistad, á un sentimiento que te hago oir mi
natural. Ante todo, la práctica de estas voz el día de hoy diciéndote
virtudes estriba en la caridad, esto es, las quejas de mi Corazón.
en que sus actos sean por amor de 1.a Es mi templo casa de oración, y
Dios, y entonces tienen el grande mérito no debes entrar en él con paso precipitado
del óbolo de la viuda, alabada por y poco reverente, ni venir á él
nuestro Señor Jesucristo, y el premio con el fin de lucir tus trajes, ni llamar
de la vida eterna prometida á Pedro y hacia ti la atención que á mí sólo me
sus hermanos, aunque sólo habían dejado es debida. Tu porte debe ser honesto y
unas redes viejas. Después debemos sin aquellos adornos propios solamente
saber que su más verdadero ejercicio de un paseo ó reunión profana; tu
consiste en sufrir á los impertinentes cabeza bien cubierta, como lo tengo
é ingratos, y eso aun cuando ordenado por mi Iglesia.
sintamos rebullir en el fondo del corazón 2.a Cuando te pones en mi presencia
nuestras pequeñas pasiones; así, lo cuida de adorarme con respeto, y haz
la señal de la cruz como es debido, con D E L A V E R D A D E R A DEVOCIÓN
atención y reverencia, y no como por Muy varios, y generalmente errados, son
mofa y escarnio. los dictámenes que regularmente se forman
maneras y e n las p a l a b r a s , teniendo cada sobre el carácter de la devoción verdadera.
una de ellas por motivo la caridad, ó s e a el Apenas hay virtud en que más fácilmente se
amor del p r ó j i m o por Dios. Tales son l a s preciosas equivoquen las personas, siendo así que ninguna
virtudes que, practicándose en cosas es más familiar en el camino de la perfección.
•pequeñas, te v a l d r á n , ¡oh hija de M a r í a ! un Persuádense algunos que está en
gran cúmulo de méritos en la vida e t e r n a. rezar ciertas preces ó número de oraciones
RESPETO EN LOS TEMPLOS vocales, que por ningún caso omiten; si así
Yo soy tu Dios y tu Salvador, fuera, apenas se h a l l a r a en el pueblo cristiano
que te hago oir mi quien no fuese verdaderamente devoto.
voz el día de hoy diciéndote Porque ¿quién hay que no rece el Rosario á
las quejas de mi Corazón. Nuestra Señora, ó no t r i b u t e cada día el
1.a Es mi templo casa de oración, y obsequio de algunas oraciones vocales al
no debes entrar en él con paso precipitado Santo de su devoción?
y poco reverente, ni venir á él No consiste en esto la devoción, ni en rezar
con el fin de lucir tus trajes, ni llamar mucho, enternecerse mucho, saber muchas
hacia ti la atención que á mí sólo me cosas de la o t r a vida y hablar de ellas.
es debida. Tu porte debe ser honesto y Si el cristiano no t i e n e consagrado á Dios su
sin aquellos adornos propios solamente corazón, su lengua y sus manos y todas las
de un paseo ó reunión profana; tu obras, no es sólidamente devoto; y como esto
cabeza bien cubierta, como lo tengo no se alcanza sin una seria meditación y victoria
ordenado por mi Iglesia. de las pasiones, por eso son poquitos
2.a Cuando te pones en mi presencia los verdaderamente devotos.
cuida de adorarme con respeto, y haz Es, pues, la devoción una virtud qne inclina
la señal de la cruz como es debido, con la voluntad criada á practicar con pront
atención y reverencia, y no como por i t ud cuanto j u z g a ser obsequio de la divina;
mofa y escarnio. y así la impele á la puntual observancia de
3.a Evita toda palabra, toda mirada, los Mandamientos del Señor, al cumplimiento
toda acción que no se dirija exclusivamente desús peculiares obligaciones y á o b e d e -
á mí, pues me desagrada toda cer á la inspiración sobrenatural, s i g u i e n do
conversación é inmodestia en mi casa. los consejos del Evangelio.
4.a Mis altares me son todos consagrados, De esta doctrina, que es del gran m a e s t ro
y en ellos me sacrifico todos los de espíritu San Francisco de Sales y muy
días; así no te sirvan de apoyo, ni para conforme á la de Santo Tomás, se i n f i e r e : lo
sentarte en sus tarimas, sino en caso primero, que los que atropellan algún Mandamiento
de necesidad. de Dios ó descuidan alguna o b l i g a -
5.a Amo la limpieza interior y exterior, ción precisa de su estado, no cumpliendo, ó
y me disgustan los que, teniendo cumpliendo sólo por ceremonia, sus empleos
reparo en escupir en un palacio ó casa ó cargos, no son en r e a l i d a d devotos. L o segundo,
particular, no hacen escrúpulo de hacerlo que l a v e r d a d e r a devoción e s t á r e ñ i da
en mi templo, donde realmente con los que se dejan dominar de la p e r e z a y
resido y en el que tengo esparcidos ociosidad. Lo tercero, que para ser u n a alma
multitud de ángeles. verdaderamente devota, á más de la a m i s t ad
6.a Yo he criado todas las cosas, con Dios por medio de la gracia, debe t e n er
cada una para su objeto; y los animales, su voluntad enteramente sacrificada á l a divina:
que son para servicio ó recreo del que quien se contenta con c i e r t a s exterioridades,
hombre, no son para traerlos á mi templo, rehuye el t r a b a j o y es s o r d o á la
donde distraen é inquietan á las inspiración divina y nada resignado, dista
almas recogidas en mí. tanto de la devoción verdadera como l a sombra
Este lugar es santo y terrible, porque del cuerpo ó el hombre vivo del p i n t a d o.
en él resido como suprema Majestad, Lo cuarto, que los ejercicios llamados comúnmente
y como Juez que he de pedirte estrecha devociones sou actos de l a devoción
cuenta de las irreverencias cometidas cuando nacen de un ánimo v e r d a d e r a -
en él. mente devoto, y el alma de t a l e s e j e r c i c i os
es hacerlos devotamente. grandeza de Dios si cupieran en el entendimiento
El E s p í r i t u Santo, que ó por sí ó por sus del hombro. - 2 . ° Milagros innumerables
ministros ordena la devoción en las almas, que se han hecho y hacen cada día en
no sigue el mismo camino con todas. El r e l i - confirmación de la fe, por los cuales habla
gloso ó religiosa y el eclesiástico pueden y Dios como por propia lengua, en que no cabe
deben tener más devoción y más devociones engaño ni d o b l e z . - 3 . ° Constancia invencible
que el seglar. El padre de familias y el que de muchos millones de mártires, que han firmado
tiene un empleo público que ocupa a todo con su sangre la infalibilidad de lo que
un hombre, ni debe ni puede abarcar tantos creemos.—4 0 Eficacia de la predicación, que
ejercicios devotos cuantos una persona sin armas ni poder, en boca de pobres pescadores,
libre que no tiene especiales obligaciones- conquistó el mundo para Cristo con
Lo que importa es que, muchas ¡ó pocas sean la fuerza de la v e r d a d . - 5 . ° Conversión de los
más ó sean menos las devociones, se bagan hombres más sabios y prudentes del mundo,
con espíritu sosegado, humilde, atento y respetuoso; que después de largo examen aprobaron y
p a r a lo cual ayudará reflexionar que recibieron la fe, queriendo vivir y morir en
fuera acaso mejor no hacerlas que hacerlas ella como en religión de verdad y salvación.
mal. Es Dios el fin último de nuestros devotos —6.° Consentimiento de pueblos y naciones distantes,
obsequios, es la misma perfección y santidad; diferentes y contrarias en intereses,
pues póngase toda l a mente y todo el usos y costumbres, á quienes sólo la verdad
corazón en ellos, p a r a que no desdiga la olerí pudo unir en una misma creencia.— 7.° Santidad
a de la Majestad á quien se hace. y pureza de los que viven según las
De tres maneras podemos sacar de nuest reglas de la fe, porque no puede ser la ley
r a s devociones f r u t o contra la pasión domin mala y buenos los que l a cumplen: por otro
a n t e : ya dirigiéndolas al Señor para impet lado, vicios de los que no la guardan ó carecen
r a r por este medio gracia abundante con de ella.—8.° Castigos que Dios hace en
que pelear hasta vencerla; yar ofreciéndolas los que impugnan la fe, tratándolos como
en satisfacción de los defectos cometidos; ya enemigos suyos y de la verdad.—9.° Cumplimiento
sacando de ellas mismas propósitos eficaces de las profecías acerca de Cristo y de
de no t o r n a r á cometerlos. De no practicar la Iglesia, pues sólo Dios puede decir lo f u t u -
con este espíritu las devociones nace que ro y cumplir lo que ha dicho.-10. Perseverancia
muchos no adelantan un paso más hoy que de la Iglesia católica desdeque se fundó,
ayer, este año que el pasado, en el camino por más de mil ochocientos años, siendo
de la perfección cristiana. Hállanse personas combatida de continuas herejías que se han
que pasan gran p a r t e del día en la iglesia sucedido unas á otras, deshaciéndose como
sin tener rastro de mortificación. Si ias sombras en presencia de los rayos del sol.
dejan eon sus plegarias, están muy satisfechas; Hay otros motivos y razones que f u e r a largo
pero tóquenlas un poquito en lo vivo, referir.
y luego saltan, como víboras impacientes, al E J E R C I C I O DE L A FE
aviso ó á l a corrección que las humilla. Ejercitémosla en las ocasiones siguientes:
Advertencia. — Porque quien está en pecado 1.a- Todos los días, acerca de
mortal es enemigo de Dios, importa mucho los misterios que se contienen en el
dar principio con el acto de contrición á Credo.—2.a Acerca del sacramento de
todas las devociones para que sean aceptas la Eucaristía, principalmente al oir
y agradables á Bu Majestad. Señálese hora Misa y visitar á Jesús sacramentado
para hacerlas, y no se dejen de propósito en la iglesia, ó al acompañarle por las
para cuando las potencias están fatigadas calles.—3.a En las adversidades, creyendo
con los negocios temporales, ni para cuando que Dios nos puede sacar de
se está en la cama, que fuera exponerlas á ellas, esperando que nos sacará, pues
la flojedad, al sueño y á la irreverencia. sabe cómo y cuándo conviene.—4.a En
D E L A FE tiempo de la tentación, creyendo que
Sabemos que Dios es quien ha revelado lo Dios está presente, ve, oye y prueba
que la fe nos enseña por los motivos de credibilidad, nuestras obras, palabras y pensamientos
que son los siguientes: para premiarnos ó castigarnos —
1.° Consonancia de los misterios con la razón, 5.a Cuando oímos ó leemos algunas palabras
que á ninguno contradice, aunque no los de la Escritura, creyendo que
alcanza todos; porque no fueran dignos de la Dios las dice y no puede faltar, procurando
aprovecharnos de su enseñanza. Sena; porque agravia mucho su grandeza
—6.a Cuando suceden grandes males y quien cree sor mayor la malicia humana que
desórdenes en la nación ó pueblo, creyendo la misericordia divina.
que el Señor gobierna el mundo C O N D I C I O N E S D E LA E S P E R A N ZA
con sabía providencia y permite los Esperemos: i.° Con verdad, sabiendo
males para sacar de ellos los bienes que todos los bienes nos han de venir
que Él sabe.—7.a Al hacer cualquiera de la bondady misericordia de Dios por
buena obra, ofrezcámosle aquel pequeño los méritos de su Hijo. — 2.0 Con humildad,
tributo de nuestra cortedad, creyendo conociendo que no merecemos
que Dios es infinitamente digno de alcanzar lo que esperamos.—3.0 Con temor
ser amado y servido por su bondad y , acordándonos de la justicia cuando
perfecciones. —8.a Aborrezcamos los pensamos en la misericordia, por
errores y herejías, pidiendo á Dios que que la esperanza no nos haga descuidados.—^
las destruya,haciendocadadía especial 0 Con paciencia, como espera
oración por la conversión de los infieles, el labrador la sazón del fruto, confiando
herejes y cismáticos. que en el tiempo conveniente nos
D E L A E S P E R A N ZA concederá el Señor lo que pedimos. —
E s t a virtud nos hace confiar que recibiremos 5,0 Con perseverancia, no cesando de
de Dios la gracia y gloria, el perdón de esperar ni de pedir hasta conseguir
los pecados y todos los medios que conducen lo que deseamos—6.° Con discreción,
para conseguir la bienaventuranza. Es poniendo los medios que Dios nos ha
t an agradable al Señor, que, como dice Jeremías, dejado para conseguir lo que nos quiere
ninguno esperó en Él y quedó confuso, dar.—7.0 Con fortaleza, diciendo, en
porque el Señor es bueno para los que conf el mismo tiempo que nos aflige y parece
í an en Él. que nos desampara, como el santo
Los motivos para esperar tan grandes bienes Job: Aunque me mate no dejaré de
son: esperar en El.
1.° La infinita bondad de Dios, que nos D E L A C A R I D AD
crió p a r a la bienaventuranza y quiere lograr Es la reina de las virtudes, que nos manda
el fin de esta obra de sus manos. —2.° Su amar á Dios sobre todas las cosas, con toda
infinita misericordia, que no quiere la muert el alma, con todo el corazón y con todas las
e del pecador, sino que se convierta y viva. fuerzas; y esta virtud nos es tan necesaria,
— 3.° La infinita liberalidad con que nos que cada uno ha de decirse con el Apóstol:
dió á su Hijo unigénito; porque quien nos dio "Aunque hable todas las lenguas, y tenga
lo que más estima no nos negará todo lo demás, don de profecía, y ciencia de todas las cosas,
que es menos y como nada comparado y f e con que traspase los montes de un lugar
con t a l don.—4.° La sangre preciosísima á otro, si no tengo caridad nada sé,,,
de Jesucristo, que excede infinitamente á todos Las razones principales para amar á Dios
los pecados del mundo y se derramó pollos son éstas:
nuestros.—5.° El habernos dejado Dios en 1.a Es infinita la bondad, hermosura, grandeza,
los Sacramentos y ejercicio de virtudes tantos sabiduría, poder y todas las perfecciones
medios para alcanzar su gracia y crecer en de Dios, las cuales no pueden menos de
ella, lo cual es indicio claro del mucho deseo amar los que las ven con claridad, y debemos
que tiene de concedérnosla.—6.° Haber perdonado amar con todo nuestro corazón las que por
á la Magdalena, al Buen Ladrón , á la fe conocemos y por los efectos experimentados.—
San Mateo, á la Samaritana y á otros muchos 2.a Dios nos amó primero, desde la
pecadores tan grandes ó mayores ofensas eternidad, antes que fuésemos y pudiésemos
que á nosotros, admitiéndolos á grande amarle, y es j u s to corresponderle.—3.a Bastándose
santidad, p a r a que no desconfiemos de alcanzar á sí mismo y no necesitando de nosotros
lo que ellos alcanzaron si nos arrepentimos , nos dió el ser sólo por hacernos bien,
como ellos se arrepintieron.—7.° Habernos y crió el cielo y la tierra para nosotros.—
esperado tantos años, no echándonos al 4.a Destinó á sus ángeles p a r a guardas y ayos
infierno .después del primer pecado, antes nuestros, mandándoles que nos defiendan y
bien dándonos tiempo para hacer penitencia.— conduzcan á buen fin en todos los pasos y
8.° El que nada le ofenda tanto como la caminos.—5.a Habiéndole ofendido y siendo
desesperación, como dijo á Santa Catalina de sus enemigos, bajó del cielo á la t i e r r a y se
hizo hombre para redimir á los hombíes el ama por amar y glorificar más
que no quiso hacerse ángel para salvar á los á su amado, sin que haya nadaquepueda
ángeles.—6.a Hecho hombre, tomó todas entibiar su amor.—8.a Desea padecer
nuestras miserias, hambre, sed, frío, calor, las mismas penas y afrentas que
fatiga, desnudez, pobreza, t r a b a j o s , persecuciones, padeció su amado por parecerse á Él
afrentas, dolores y muerte, para redimirnos en los dolores y hacerle compañía en
con ellas y darnos ejemplo y consuelo la Pasión.—9a Desea que todos amen
en todas las aflicciones que podemos á quien ama, siente que haya quien le
padecer.—7.a No acabándose su amor con la ofenda, y procura apartar á los hombres
vida, se nos dejó por prenda de su voluntad de las culpas é infundir á todos el
á si mismo en el sacramento de la Eucarist amor de Dios.
í a , dándosenos en comida y bebida p a r a sustento D E L A C O N F O R M I D A D CON L A V O L U N T
y regalo de nuestras almas.—8.a Los AD
muchos beneficios particulares que nos ha D E DIOS
hecho, escogiéndonos entre tantos infieles Del ejercicio de las tres virtudes teologales
p a r a que entrásemos en su Iglesia, perdonándonos nacerá la conformidad con la voluntad
cada día muchos pecados, llamándonos divina, que es la cumbre de la perfección, teniendo
con inspiraciones, dándonos bienes un querer y no querer con Dios, amando
temporales, á pesar de que merecemos males lo que El ama y aborreciendo lo que El
eternos y estar en el infierno desde la primera aborrece, que es lo que nos enseñó Cristo
culpa grave que cometimos.—9.a Siendo cuando en el Huerto dijo á su Eterno Padre:
j u s to que el hijo ame á su padre, la esposa «No se haga mi voluntad, sino la tuya.»
á su esposo, el amigo á su amigo, el favorecido Las razones que persuaden esta conformidad
á su bienhechor, Dios es p a r a nosotros son las siguientes:
más que padre, y que esposo, y amigo y bienhechor; 1.a Dios, con su infinita sabiduría, conoce
pues sus beneficios no se pueden cont lo que más conviene para bien del universo
a r , su amor no se puede declarar y nuestra y de sus escogidos, y ve que son aciertos lo
obligación no se puede explicar. que á nuestra ignorancia parecen yerros.—
O B R A S D E L A C A R I D AD 2.a L a voluntad de Dios en todo lo que quier
-L- e y permite es sumamente p e r f e c t a , y por
i . a Cumple enteramente la ley de eso debe ser regla de todas las voluntades
Dios; porque, como dice Cristo y su discípulo criadas.—3.a Nada sucede en el mundo sin
amado, quien guarda los mandamientos que Dios lo quiera ó permita por algunos
del Señor éste es el que ama fines de su divina Providencia; y lo que para
al Señor. — 2.a Siente cualquier defecto los hombres es acaso, para Dios es consejo
que comete contra su amado, porque de su sabiduría.—4.a Quiere Dios los males
al amor,aun las faltas ligeras parecen de pena, y vienen ordenados por su Providencia,
graves.—3.a Se acuerda frecuentemente aunque t a l vez los ejecuten los malos,
del que ama, pues donde está cumpliendo el Señor, como dice San Agustín,
12 sus voluntades buenas de El por medio
nuestro tesoro allí está nuestro corazón.— de las voluntades malas de los hombres.—
4-a Parécele poco cuanto hace y EN
padece por el Señor, porque el amor 5.a Permite las culpas, aunque las aborrece,
hace las penas ligeras: así le parecían para sacar de ellas mayores bienes.—6.a En
á Jacob pocos días siete años de trabajos todo lo que hace, juntamente con su gloria
padecidos por Raquel.—5.a Ama mira á nuestra utilidad, porque ama á todos
á los prójimos por ser imágenes vivas los hombres como criaturas suyas y quiere
de su Señor, obra de sus manos y empleo que todos se salven.—7.a Nos está mejor que
de sus favores: que quien ama de se haga la voluntad divina que la nuestra,
veras al amante, ama también al amado.— como le está mejor al enfermo que se haga la
6.a Ama todas las otras cosas por voluntad del médico que la suya, porque nosotros
Dios, porque el amor perfecto se enseñorea queremos ordinariamente lo que nos
de todo el corazón y no permite está mal, y Dios quiere siempre lo que nos
otro amor como compañero, sino como está mejor.
siervo, que obedece á su Señor.—7.a No E J E R C I C I O D E L A P R E S E N C I A D E DIOS
sirve por interés, porque el amor verdadero Nuestros ángeles de guarda están
siempre viendo á Dios claramente y la ofrezca á su Hijo, que es consejo de
le obedecen con prontitud. Si nosotros San Bernardo; porque de aquellas manos
traemos siempre á Dios presente haremos purísimas recibirá mejor el Señor
su voluntad en la tierra, como nuestras obras que de las nuestras, inmundas
ellos la hacen en el cielo. Huiremos las y lien as de culpas.
culpas, considerando presente al Juez Pongo ejemplo .-Damos una limosna;
que nos ha de castigar, y ejercitaremos digamos á Dios, en cuya presencia
las virtudes atendiendo á que nosmira estamos:
el que nos ha de premiar. Cumpliremos i.° Esta limosna doy, Señor, por
el consejo del Apóstol, que nos exhorta vuestro amor y á mayor gloria vuestra.
á orar en todo lugar y tiempo, y podremos 2.0 Y os la ofrezco unida con la sangre
decir con él: «Nuestra conversación y méritos de mi Señor Jesucristo.
es en los cielos.» Este medio enseñó 3.0 Quisiera, por vuestro amor, socorrer
Dios á su gran siervo Abraham á todos los pobres del mundo y
para alcanzar la perfección cuando le del purgatorio.
dijo: Anda en mi presencia y sé perfecto; 4-° Y ruego á la Virgen María os
que en frase de la Escritura quiere presente esta misma obra y deseo, para
decir: y serás perfecto. que de sus manos recibáis lo que no
Propondremos dos modos de presencia merezco aceptéis de las mías.
de Dios, para que cada uno elija Vamos á comer; digamos d Dios:
aquel en que sintiere más provecho, ó i.° Porque Vos lo queréis y para po
varíe, usando ya el uno, ya el otro. der serviros, tomo este sustento á mayor
MODOS DE PRESENCIA DE DIOS gloria vuestra.
PRIMER MODO DE PRESENCIA DE DIOS 2.0 Y os lo ofrezco unido con lo que
O F R E C E R L E CADA OBRA comió y bebió en este mundo mi Señor
Ahora comáis, ahora bebáis, ahora Jesucristo.
hagáis otra cualquier cosa, hacedlo 3-° Como tomo este sustento, diera
todo á gloria de Dios. (I Cor., X, 31.) la vida por vuestro amor si fuera necesario.
Este modo de presencia de Dios que 4-° Y ruego á la Virgen María os
nos enseña el Apóstol, refiriendo á su presente, etc.
honra y gloria todas nuestras acciones De la misma manera, si asistimos á
buenas ó indiferentes, es de suma perfección, una Misa, deseemos asistir con gran
y el que sugirió á San Ignacio pureza á todas las que se dicen en el
de Loyola el glorioso timbre con que mundo, etc. Sí rezamos el Rosario, deseemos
se honra; porque la mayor gloria de rezarlo muchas veces, alabando
Dios fué el deseo de sus pensamientos, debidamente á Dios y á su Madre
el objeto de sus palabras y el alma de etcétera.
sus obras. Este ejercicio se hará muy fácil á
Comprende este ejercicio dos actos quien le continuare, y de sumo interés
principales: uno de fe, contemplando á porque estará mereciendo desde la mañana
Dios presente, y otro de amor y caridad, hasta la noche con todo lo que
ofreciéndole la obra que queremos hiciere, y serán sus días verdaderamente
hacer, diciendo: Señor: por vuestro llenos.
amor hago esto porque Vos lo queréis SEGUNDO MODO DE PRESENCIA DE DIOS
y para mayor gloria vuestra. MIRAR E N L A S C R I A T U R A S A L CRIADOR
Quien desee practicar este ejercicio Bendecid todas las obras del Señor
con mayor merecimiento y suplir con al Señor. (Dan., III, 57.)
los deseos lo que falta á las obras, que No todas las criaturas pueden alabar
siempre son pequeñas é imperfectas, á Dios, porque solamente son capaces
ha de observar cuatro puntos acerca de ello las racionales; pero podemos
del acto de caridad: i.° Referir la obra y debemos los hombres alabar al Criador
á mayorgloriade DÍ0S.-2.0 Unirla con en todas, pues todas las crió para
las obras de Jesucristo.-3.° Levantar nosotros, mirando este mundo como un
la obra de punto, deseando hacer mucho espejo clarísimo en que reverberan
más de lo que hace.-4 . ° Poner la todas las perfecciones divinas, su bondad
obra en manos de la Virgen para que en las cosas buenas, su hermosura
en las hermosas, su poder en las de todos los demonios del infierno para
fuertes, y en todas su providencia y sabiduría. arrancármela.
Quien mira las criaturas con Aguarden unos la felicidad de sus
ojos de fe y de piedad, no le apartan de riquezas ó talentos; descansen otros en
Dios, antes le llevan á Él, y por eso las la inocencia de su vida, en la aspereza
llamó San Gregorio caminos para el de su penitencia, en la multitud de sus
Criador. De esta manera las miraba buenas obras ó en el fervor de sus oraciones:
San Antonio el Grande, para quien todo en cuanto á mí, toda mi confianza
el mundo era libro de meditación, porque se fundaen mi misma confianza. Confianza
todas las criaturas le daban materia como ésta jamás salió á nadie
de alabar al Criador. fallida. Así que seguro estoy de ser
La práctica de este ejercicio es que, eternamente bienaventurado, porque
considerando á Dios presente, de cuanto espero firmemente serlo, y porque tú,
viéremos, ú oyéremos, ó hiciéremos Dios mío, eres de quien lo espero todo.
ó padeciéremos tomemos ocasión para Bien conozco que de mí soy frágil y
alabar al Señor ó sacar algún buen mudable; sé cuánto pueden las tentaciones
afecto que sci ordene á su servicio y contra las virtudes más robustas;
gloria. he visto caer las estrellas del cielo
Si comemo , demos gracias á Dios y las columnas del firmamento; pero
porque nos ha dado de comer, y consideremos nada de eso logra acobardarme.
cuán suave es Dios para los Mientras espere de veras, libre estoy
que le gustan. Si nos vestimos, bendigamos de toda desgracia; y de que esperaré
á Dios, que se vistió de nuestra siempre estoy cierto, porque espero
carne para redimirnos, etc. Si contemplamos también esta esperanza invariable. En
la hermosura del sol ó del cielo, fin, para mí es seguro que nunca será
consideremos cuánto más hermoso demasiado lo que espere de Ti, y que
es Dios y cuánto mayor gozo será verle. nunca tendré menos de lo que hubiere
Si admiramos la santidad de algún esperado. Por tanto espero que me sostendrás
hombre, admiremos más la santidad de sin dejarme caer en los riesgos
Dios, de quien aquél participa la suya más inminentes, y me defenderás aun
como de fuente, y pidámosle nos dé á de los ataques más furiosos,y harás que
nosotros alguna parte. Si oímos alguna mi flaqueza triunfe de los más espantosos
música suave, digamos: Si esto así deleita, enemigos. Espero que me amarás
¿cuánto más deleitará la música á mí siempre, ly yo á mi vez te amaré
de los ángeles?; y privémonos si podemos sin intermisión; y para llegar de un solo
de aquel gusto por amor de Dios. vuelo con la esperanza hasta donde
Si padecemos ardiente calentura ó dolor p u e d e llegarse, espero á Ti mismo, ¡oh
agudo, digamos: Si esto no puedo Criador mío!, para el tiempo y para la
s u f r i r , ¿cómo sufriré el fuego del infierno, eternidad. Amén.
que merezco por mis culpas? DEL TEMOR DE DIOS
A C T O D E C O N F I A N Z A E N D I OS Se alcanza considerando: La caída
(Por el Padre de la Colombière.) de los ángeles, que del cielo bajaron
Estoy tan convencido, Dios mío, de al profundo del infierno siendo sabios,
que velas sobre todos los que esperan fuertes y poderosos.-!-« caída
en Ti, y de que no puede faltar cosa alguna de muchos hombres de gran santidad,
á quien de Ti las aguarda todas, aunque eran columnas del templo de
que he determinado vivir en adelante D i o s . - £ a flaqueza común de los mortales,
sin ningún cuidado, descargándome en sujetos á todos género de pecados,
Ti de toda mi solicitud. Despójenme los sin haber maldad que no puedan
hombres de los bienes y de la honra; cometer. -Nuestra propia flaqueza,
prívenme las enfermedades de las fuerzas experimentada en tantas culpas de obra,
y medios de servirte; pierda yo por palabra y p e n s a m i e n t oLos cuatro
mí mismo la gracia pecando: que no novísimos, muerte, juicio, infierno y
por eso perderé la esperanza, antes la gloria, sin saber la suerte que nos esper
conservaré hasta el postrer suspiro de a . - L o s muchos que se condenan,
mi vida, y vanos serán los esfuerzos aun délos católicos, por no obrar conforme
á su fe. _ . pues el sacrificio de la Misa es la paga más
Se pierde: Por el olvido de Dios.- caudalosa, más cierta y menos costosa que
Por falta de meditación.-Por la eostumbre podemos ofrecer á Dios, porque se ofrece en
de pecar. — Viendo y dando ella la satisfacción del Salvador del mundo,
malos ejemplos. que se aplica particularmente á los^que la
Deben temer todos: Los que no han oyen, y por quien se oye y d i c e . - 9 . ° Estamos
salido de la culpa—Los que han conseguido rodeados de continuos peligros de cuerpo
la gracia.—Los que van por el y alma, y nuestro enemigo el demonio nos
camino de la virtud.—Los que acaban cerca para t r a g a r n o s ; pues ningún escudo ni
este camino. arma hay más f u e r t e que la Misa, que quiebra
En todas las cosas: En las obras malas, las fuerzas al enemigo, alcanza el socorro
la ofensa.—En las obras buenas, del cielo y nos gana por amigos á los
la soberbia.—En los trabajos, la impaciencia.— ángeles allí presentes.—10. No hay medio
En la felicidad, la corrupción. mejor de crecer en l a perfección que este Sacrificio,
—En los beneficios divinos, la ingratitud.— donde se e j e r c i t a la fe en el misterio
En los castigos, la obstinación. más dificultoso, la esperanza con la
D E L O S MOTIVOS P A R A OIR C A D A DÍA prenda más cierta, la caridad con el mayor
M I S A CON DEVOCIÓN incentivo, la oración y casi todas las v i r t u -
1.° Debemos honrar á Dios, según nuestra des con singular excelencia.—11. Dios ha
posibilidad, como á nuestro Criador y Señor, confirmado con muchos y muy grandes milagros
y con ningún sacrificio podemos honrarle los frutos de l a Misa, librando de incendios,
mejor que con el de la Misa.—2.° Es justo rayos, muertes repentinas, falsos testimonios,
agradecer á Dios cada día los beneficios que cárceles y otros males á los que habían
recibimos continuamente de su liberalidad, asistido á ella, p a r a mostrar cuán a g r a -
y no le podemos ofrecer paga mayor ni mejor dable le es á su Majestad, y á nosotros cuán
que este sacrificio de agradecimiento, en que provechoso oir Misa cada día.—12. El demonio
ofrecemos al Padre su mismo Hijo.—3.° Habiendo hace continua guerra al sacrificio de la
instituido Cristo la Misa para memor Misa desde su institución, procurando dest
i a y representación de la Pasión y muerte e r r a r l e del mundo por medio de los herejes,
que sufrió por nosotros, es muy puesto en y solicitando que no la oigan los cristianos,
razón que los que no pudimos asistir á los por privar á Dios de esta honra y á los hombres
misterios cuando se obraron, asistamos á la de este socorro. Siquiera por resistir y
representación que de ellos hace el mismo dar en el rostro al enemigo de Dios, liemos
Cristo.—4." Si el hijo gusta de ver cada día de oir Misa cada día con la mayor devoción
¿ s u padre, el discípulo a l maestro, el enfermo que nos sea O R A C I Ó N , L I M O S N A Y AYUNO
al médico, el amigo al amigo, es j u s to que no ORACIÓN.—Excelencias que contiene-.
pasemos ningún día sin visitar á Cristo, que i . a Es acto eminente de religión.
es para nosotros Amigo, Médico, Maestro — 2-a Conversación del hombre con
Padre y todas las c o s a s . - 5 . ° Cristo, que está Dios.—3.a Memorial para conseguir
en la gloria á la diestra de su Padre, se pone mercedes.—4.a Escudo contra las tentaciones.—
cada día en el a l t a r para favorecernos; y 5.a Seguridad en los peligros.—
pues Él viene del cielo á visitarnos, no sera 6.a Ejercicio de las principales
mucho que nosotros vayamos de n u e s t r a casa virtudes.
al templo para verle y a d o r a r l e . - 6 . ° Bajan Circunstancias que hade tener. i.a
muchos ángeles para asistir á la Misa, y es Presencia de Dios, á quien hablas. — 2.a
honra y provecho de los hombres asistir al Intención de glorificarle. — 3.a Atención
divino Sacrificio en compañía de los espíritus á lo que dices.—4.a Devoción á lo que
soberanos, que ofrecerán al Señor las haces. — 5.a Reverencia á la Majestad.
oraciones y afectos de los presentes y rogarán —6.a Pronunciación de las palabras.
particularmente por e l l o s - ? . » Siendo Se ha de ofrecer por todos: Por el
la Misa el socorro más poderoso que se puede Papa y el clero.—Por el Rey y potestades
hacer á los vivos y difuntos, es pereza y seculares.—Por los parientes y
desidia muy reprensible, por no dar algunos amigos.—Por los bienhechores y perseguidores.
pasos, dejar de hacer este gran bien que podemos — Por todos los vivos.—
á los vivos y á los muertos.—8. Cada Por todos los fieles difuntos.
día pecamos y contraemos nuevas deudas; La hacen eficaz estas virtudes-. Santidad
de quien pide. — Bondad de lo que San Ignacio de Loyola, no hay camino
se pide. —Intención con que se pide.— más corto para la perfección que
Confianza. —Humildad.—Perseverancia padecer mucho por amor de Jesucrist
en pedir. o . — L o s trabajos, finalmente, nos
L I M O S N A . — He aquí sus efectos: R.° libran de las penas que hemos de padecer
Hace al hombre semejante á Dios. — 2° en el purgatorio, y nos aumentan
Traslada al cielo las riquezas.—3.0 Libra la gloria que hemos de gozar en el
de males al cuerpo.—4.0 Alcanza cielo por toda una eternidad.
perdón de culpas.— 5.0 Conserva la R E M E D I O S C O N T R A L O S VICIOS
gracia de Dios. — 6.° Es prenda de la ' D E L A L E N G UA
bienaventuranza. —7.0 Negocia labuena Considerar que Dios está presente y
muerte. —8.° Patrocina en el juicio- nos oye.—-Pensar cuán estrecha cuenta
—9° Aumenta los bienes temporales. hemos de dar de todas nuestras palabras.—
— 10. Sustenta á Cristo.—11. Da eficacia Pedir al Señor la gracia de tener
á la oración. — 12. Corona el ayuno. á raya la lengua.—Hablar poco y
Se ha de dar á toda clase de pobres-. de cosas espirituales ó útiles.—Tener
Parientes, domésticos, religiosos, vergonzantes, presentes cuatro circunstancias que
enfermos, mendigos.—A propone San Ambrosio: Quién habla,
los pobresquepiden.—Alos pobres que á quién, en qué lugar, en qué tiempo.
no piden. D E L A E L E C C I Ó N D E E S T A DO
La realzan seis circunstancias-. Dar La elección de estado es el negocio
con presteza, con largueza, con alegría, más serio y de mayores consecuencias
con humildad, con afabilidad, por mano para cada uno, pues de él depende nuestra
propia. salvación ó condenación, y que disfrutemos
AYUNO.—Utilidades que trae: Reprime ó'carezcamos de paz verdadera
las tentaciones sensuales.—Excita De los que eligen estado y oficio
pensamientos celestiales.—Satisface contra la voluntad de Dios, pocos consiguen
por las culpas.—Cierra la puerta á la salvación; raros alcanzan la
muchos vicios.—Ayuda á todas las virtudes. perfección; ninguno encuentra paz y
Se han de evitar estos abusos: Buscar sosiego para su alma.
alivio para no sentirle.—Buscar Para acertar en la elección has de
manjares regalados y exquisitos.—Comer observar estas cosas: i.a Pedirá Dios
demasiado de los ordinarios.—Exceder luz con oraciones, limosnas, ayunos y i
en la colación. penitencias para conocer el estado que
Puede tener varios motivos: Ayunar más te conviene, según lo que dice la
por obedecer.—Por satisfacer al precepto.— Escritura: Cuando no sabemos lo que
Por mortificarte.—Por agradar debemos hacer un solo remedio nos
á Dios.—Para dar limosna. queda, que es levantar á Ti nuestros
D E L A S T R I B U L A C I O N ES 0j0S —2.a Resignarte en la voluntad de
Muchos frutos proporcionan las cruces Dios, proponiendo ejecutar lo que entendieres
y trabajos sufridos con paciencia. queDiosquiere de Ü.-3. Pesar,
—1.° Hacen aborrecible esta vida, que despacio y con verdadero deseo
tanto encanta á los hombres.—2.0 Hacen de acertar, las razones que se te ofrecieren
deseable aquella patria, donde hay de una y otra parte para elegir
descanso sin fatiga, dulcedumbre sin este ó aquel estado, oficio ú ocupación,
amarguras, rosas sin espinas.—3.0 Nos teniendo en todo por norte tu salvación,
hacen acordar de Dios, y acudir á él y advirtiendo que el amor propio
como acuden los niños afligidos á su te traerá razones humanas para que
madre.—4.0 Nos hacen semejantes á abraces lo más cómodo, y el enemigo
Cristo y á su Madre, que nunca vivieron trabajará por desviarte del camino que
sin cruz.—5.0 Nos dan prendas de Dios te presenta.-4.a Consultar á algún
que somos predestinados para la gloria, varón sabio, prudente y temeroso
porque acostumbra Dios afligir en de Dios, descubriéndole tus costumbres
esta vida á los que ha de glorificar en é inclinaciones y las razones que
la otra.—6.° Nos hacen correr en el se te han ofrecido en pro y en contra.—
camino de la virtud, porque, como decía 5.a Después de la consulta y examen
haz aquello que quisieras haber hecho con el pecado mortal, y no porque en
á la hora de la muerte, sin que te sí sea mal ligero.
atemorices por las dificultades que no Medios de que podrás valerte para
podrán menos de salirte al encuentro; la enmienda de los pecados veniales
pues el que te llama á un estado te dará que cometes por costumbre: i.° Un detenido
fuerzas para cumplir con tus obligaciones.— examen general y particular de
6.a Los padres, tutores ó demás todos ellos—2.° Imponerte alguna penitencia
personas que tienen influencia sobre el por cada uno que cometas. —
que hace elección, deberían tener presentes 3.0 Apenas caigas en alguno, hacer un
las consideraciones anteriores acto de contrición.
y no oponerse á la voluntad de Dios. consejos
D E L A E T E R N I D AD ALASHIJASDEMARÍAINMACULADAP
La de los bienaventurados es un A RA
día que no tiene noche; la de los condenados P E R S E V E R A R EN E L CAMINO D E L A VIRT
es una noche que no espera día; U D Y A L C A N Z A R SU S A L V A C I Ó N.
la de los justos es una fuente de delicias 1.° Lo primero, h i j a mía, guardarás con el
que nunca cesa de correr; la de los mayor cuidado los Mandamientos de Dios y
pecadores es un río de amargura que de nuestra Madre la Iglesia; para lo cual procurarás
nunca deja de pasar; la de los buenos saberlos bien y entenderlos , como
es un gozo perpetuo sin diminución; la igualmente lo demás de la Doctrina cristiana,
de los malos es un tormento perpetuo pues no podrá cumplir sus obligaciones
sin alivio; la de los predestinados es el que ignore el Catecismo.
una vida que nunca muere; la de los 2.° Entre todos los males no hay ninguno
réprobos es una muerte que siempre mayor que el pecado, y así huirás de todo pecado
vive. como de la cosa más mala qxie pueda
D E L P E C A D O V E N I AL haber. "Huye del pecado, —dice el Espíritu
El pecado venial cometido á sabiendas Santo,— como de la vista de una serpiente.,,
y con plena advertencia, y no por 3.° Si tuvieres la desgracia de caer en
mera fragilidad, tiene su malicia propia; algún pecado, principalmente si es grave,
porque aun cuando con él no perdemos con fuego y otros tormentos en el purgatorio.
la gracia de Dios, no deja de ser Máximas que se han de tener presentes:
una desobediencia que le desagrada mucho i.a Que ni por conseguir algún
y tiene malísimas consecuencias. bien, ni por evitar mal alguno, es lícito
Dispone para el mortal, según aquello cometer con plena advertencia un pecado
delEspíritu Santo:Quien desprecia las venial.—2.a Que si le llamamos
cosas pequeñas, poco á poco caerá en pecado leve ó venial, es comparándole
las grandes. Dispone, como enseña con el pecado mortal, y no porque en
Santo Tomás: i.° Directamente, porque sí sea mal ligero.
da fuerzas á las pasiones que arrastran Medios de que podrás valerte para
al mal.—2.® Indirectamente, privándonos la enmienda de los pecados veniales
de aquellas gracias especiales que cometes por costumbre: i.° Un detenido
sin las que caemos fácilmente en examen general y particular de
culpas mayores.—Además causa desgana todos ellos—2.° Imponerte alguna penitencia
y hastío de los perjuicios espirituales.— por cada uno que cometas. —
Merece trabajos, deshonras, enfermedades 3.0 Apenas caigas en alguno, hacer un
y la misma muerte., que da acto de contrición.
Dios á veces por ligeras culpas.-Hace consejos
que se retire Dios del alma y la deje ALASHIJASDEMARÍAINMACULADAP
en tinieblas y desconsuelos.—Se paga A RA
con fuego y otros tormentos en el purgatorio. P E R S E V E R A R EN E L CAMINO D E L A VIRT
Máximas que se han de tener presentes: U D Y A L C A N Z A R SU S A L V A C I Ó N.
i.a Que ni por conseguir algún 1.° Lo primero, h i j a mía, guardarás con el
bien, ni por evitar mal alguno, es lícito mayor cuidado los Mandamientos de Dios y
cometer con plena advertencia un pecado de nuestra Madre la Iglesia; para lo cual procurarás
venial.—2.a Que si le llamamos saberlos bien y entenderlos , como
pecado leve ó venial, es comparándole igualmente lo demás de la Doctrina cristiana,
pues no podrá cumplir sus obligaciones con el Patriarca San José, tenían que
el que ignore el Catecismo. sustentar al Hijo de Dios con el trabajo
2.° Entre todos los males no hay ninguno de sus manos.
mayor que el pecado, y así huirás de todo pecado Si el Señor te hubiere puesto en estado
como de la cosa más mala qxie pueda de no necesitar de estos auxilios, no
haber. "Huye del pecado, —dice el Espíritu por esto te envanecerás ni estarás ociosa,
Santo,— como de la vista de una serpiente.,, sino que trabajarás en componer
3.° Si tuvieres la desgracia de caer en ropas para las iglesias ó para los pobres,
algún pecado, principalmente si es grave, ó en otras obras de caridad. Jamás
p r o c u r a inmediatamente salir de él, haciendo se emplearán mejor unas manos delicadas.
actos de fervorosa contrición y confesándote Castidad.-La castidades una virtud
lo más pronto que puedas. Así como el que celestial que hace á los hombres ángeles;
ha tragado un veneno va corriendo á tomar por eso es tan delicada que, si no
algún remedio para vomitarlo y a r r o j a r lo fuera, se tiene mucho cuidado y vigilancia, se
así el que haya tenido la desgracia de tragar pierde. Para conservar esta virtud tan
el veneno del alma, que es el pecado, debe Hii I|iu MI preciosa y tan propia de las Hijas de
al momento acudir á la penitencia, que es su María Inmaculada te es necesaria la
remedio. oración, la mortificación, la modestia
4.° Y no sólo has de aborrecer los pecados y la desconfianza continua de ti misma,
graves, sino también los que se llaman veniales; con la cual huirás siempre las ocasiones
pues aunque éstos no dan muerte al y obtendrás una victoria que sólo
alma, la dejan enferma y lastimada. Todo se alcanza con la fuga.
pecado es ofensa de Dios; y así, el solo pensar Mortificación.— La mortificación es
que puedes ofender á Dios te debe hacer necesaria para refrenar nuestras malas
temblar. inclinaciones. Harás, pues, algunas
5.° Por esta causa huirás también de todas mortificaciones corporales, como ayunar
aquellas cosas que puedan ponerte en algún día de la semana y víspera de
peligro de pecar. Por ejemplo, si sabes que los santos de tu devoción; siempre que
de hablar con t a l persona, de ir á tal casa, para sustentarte tienes que ayudarte
de mirar tal objeto, de escuchar tal conversación, j I | | ¡ de la labor, darás gracias al Señor de
t e pones en peligro de caer en algún que no sea en detrimento de tu salud,
pecado, aunque no sea más que de pensamiento, tal vez delicada, y refrenar tus ojos y
debes huir cuanto puedas de tales apartándolos déla vana curiosidad, tus
ocasiones y peligros, y no dejarte llevar en oídos cerrándolosáconversaciones peligrosas,
esta materia de los dictámenes del mundo, tu lengua guardando silencio
que no tiene por peligro hoy en día p a r a las y evitando palabras inútiles. En la comida
jóvenes sino lo que llega á comprometer su te podrás mortificar privándote
honor. Quien se proponga huir de esto y nada de golosinas y cosas de tu gusto, y en
más, y asista sin reparo á toda clase de I
reuniones, se llenará de pecados y llevará el sueño levantándote algo más temprano
indignamente el nombre de hija de una Madre de lo regular. Pero en lo que has
toda pura y sin mancha. de poner especial cuidado es en la mortificación
6-° No basta sólo el apartarse del mal; es interior, domando tu genio,
menester además obrar el bien, guardando acordándote siempre de aquella gran
los Mandamientos de la Iglesia y practicando máxima evangélica: Tanto aprovecharás
las cuanto más fuerza te hicieres, y
V I R T U D E S CRISTIANAS sufriendo con paciencia las flaquezas é
Humildad— La humildad es el fundamento impertinencias de los tuyq§. No olvides
de las demás virtudes, y así jamás que si santa has de ser, los de
amarás esta virtud contentándote con tu casa lo han de hacer.
aquel estado y condición en que Dios te Modestia— En todas tus acciones ha
haya puesto á ti y á tu familia; y si de resplandecer la modestia.
para sustentarte tienes que ayudarte Tus vestidos serán sencillos; y si
de la labor, darás gracias al Señor acaso te obligare á otra cosa la autoridad
de que te haya puesto en el mismo estado de tus padres ó mayores, sea siempre
que la Virgen santísima, la cual, dentro de los límites de la modestia,
contra la cual nadie tiene autoridad consejo de tu director, á quien en esto
para exigir de ti cosa alguna, abominando, y en todo lo concerniente á tu espíritu
por consiguiente, siempre y ento da mirarás como intérprete de la voluntad
ocasión los trajes escotados. Acuérdate, divina.
por otra parte, de que María santísima Paciencia.—La paciencia nos es necesaria
era pobre y vestía como pobre, y para no perder el mérito de los
así aborrecerás el lujo y la vanidad, que padecimientos. Llevarás con paciencia
pierde temporal y eternamente á tantas y resignación aquellos trabajos con que
de tu sexo y es causa de ruina para el Señor quisiere probarte en esta vida
tantas familias. No olvides, no, que el á ti ó á tu familia, como las enfermedades,
amor á los trajes y galas ha perdido á dolores, pobreza, etc. Procura
muchas mujeres. Evita toda singularidad también sufrir eon resignación y sin
y extravagancia, acordándote de desmayo las censuras, criticas y oposición
la máxima de San Francisco de Sales: de los que intenten alejarte del
que á la verdadera virtud tanto se servicio de Dios ó resfriarte en él, ya
opone el lujo como el desaliño, y nunca vengan de las personas del mundo, ya
dejes de llevar interiormente el escapulario de los de tu misma casa, pues muchas
ó la medalla de tu amante veces lo permite el Señor para probar
Madre María. más la virtud. MAXIMAS Y SENTENCIAS
Ama el retiro y la soledad, saliendo ESPIRITUALES
lo menos que puedas de casa; no desees ¿ De qué sirve el ganar el mundo y perder
ver ni ser vista, pues la que quiere el alma?
agradar al mundo no puede agradar á Todo se acaba, pero la eternidad no pasa
Dios. En la iglesia estarás con recogimiento nunca.
interior y exterior. Asistirás á Piérdase todo con, t a l que no se pierda á
los ejercicios espirituales donde haya Dios.
más piedad, recogimiento y provecho Ningún pecado por ligero que sea es pequeño
para el alma, huyendo cuanto puedas mal.
de aquellas funciones de ruido y tumulto, El que quiera agradar á Dios niéguese á sí
que sólo sirven para distraer y quitar mismo.
la devoción. Todo lo que se hace por propia satisfacción
Obediencia.— Sé dócil y obediente á es perdido.
tus padres y mayores, y con tus hermanas P a r a salvarse es preciso temer las caídas.
y compañeras afable y caritativa. Todo lo que quiere Dios es santo y perfecto.
No seas caprichosa, ni presuntuosa, El que no desea más que á Dios, está siempre
ni, sobre todo, envidiosa; pues la contento en cualquier suceso.
envidia es un vicio que, como gusano El mundo entero no puede satisfacer nuest
oculto, roe las entrañas y es causa de ro corazón, y Dios sólo le contenta.
muchos pecados en las mujeres. Todo nuestro bien consiste en amar á Dios,
Caridad.—La caridad es la reina de y el amor de Dios consiste en hacer su divina
las virtudes. Haz con tu prójimo todas voluntad.
las obras de caridad y misericordia que 14
puedas y sean compatibles con tu edad, La VIDA INTERIOR es un principio de muerte,
sexo y estado; estima en mucho y contribuye y esta muerte interior es un principio de
cuanto puedas á conservar y vida.
aumentar las asociaciones dedicadas La muerte interior es la abnegación perfecta,
á hacer buenas obras, como visitar á el desprendimiento absoluto, el-despojo
los enfermos, socorrer álos pobres, enseñar total de sí mismo.—Es necesario morir á
la doctrina á niños é ignorantes, todo para' vivir de Dios y para Dios : no hay
prepararlos para la confesión y comunión, otro camino p a r a llegar á la vida...
etc., teniendo presente lo que dice Dios sólo por testigo.—Jesucristo por modelo.—
Jesucristo en el Evangelio: que lo que María por apoyo, y después... ¡nada,
se hace con los pobres y pequeñuelos nada... sino amor y sacrificio!...
es hacerlo con su misma persona. Dios sólo en mi espíritu para ilustrarle.—
Daráslimosnasegún tus facultades, con Dios sólo en mi corazón p a r a poseerle.—Dios
licencia de tus padres ó mayores, y sólo en mis acciones para santificarlas.—Mi
Dios es mi todo... (San Francisco de Asís.) examinándote cómo has procedido en el
El alma que aspira á la VIDA INTERIOR debe mes anterior. P a r a hacerlo con más f r u t o , la
hablar poco..., orar mucho..., no estar asida materia de l a meditación de la mañana sea
á nada..., encerrarse en el santuario de su tal que excite en el ánimo eficaces sentimientos
corazón..., dejar pasar lo que pasa..., y no y ardientes deseos de reforma de
estar u n i d a más que á Dios, que sólo es eterno vida.
y durable. El principal ejercicio'de este día consiste
¡ P e r o no lograremos esto sino elevando en el minucioso examen, en que veas cómo
c o n f r e e u e n c i a nuestro espírituhaciaDios..., t e has conducido en aquel mes; lo que juzgo
haciendo continuamente reflexiones sobre t a n interesante, que si por las muchas ocupaciones
nosotros mismos..., contradiciendo nuestro no pudieres tomar otro tiempo distinto
amor propio..., procurando con todo esfuerzo del de la oración, después de haber movido
el recogimiento del pensamiento y del corazón..., t u voluntad con la meditación de algún
l a mortificación constante de los sentidos punto á propósito, dedicarás todo lo restante
y l a intima unión con Dios!... de la hora á este útilísimo medio de santificación.
Los obstáculos p a r a la VIDA INTERIOR son P a r a hacer con provecho t a n santo ejercicio
la disipación, la conversación demasiada con empieza por invocar al E s p í r i t u Santo,
las c r i a t u r a s , la infidelidad á las gracias, la pidiéndole t e ilumine y t e descubra todos los
satisfacción de los sentidos y los halagos del defectos y miserias de t u alma: puedes rezar
amor propio.—También las ilusiones pueden con este fin el Veni, Sánete Spíritus.
ser muy peligrosas en la vida interior...— (1) Compuesto en latín por el P. Jerónimo Nadal,
Desconfía siempre de ti misma; procura gob de la Compañía de Jesús. Es útilísimo, sobre
e r n a r t e siempre por la obediencia, y jamás todo para las personas que t r a t an de veras de santificarse.
camines sino con humildad,prudencia y consejo. EXAMEN
¡Animo, alma mía! Sigamos á Jesús por P A R A CON DIOS.—Si cada día has cumplido
sus huellas ensangrentadas... — Amor por con todos los ejercicios espirituales
amor.—Pobreza por pobreza.—Sacrificio por que te habías propuesto, sin omitir
sacrificio.—Muerte por muerte.—Amar á Jesús ninguno: íntegramente no acortando
es imitarle...—Imitarle es sufrir...—La el tiempo destinado; ordenadamente,
grandeza de los sufrimientos es siempre proporcionada esto es, sin inmutar el orden que te habías
á la grandeza del amor... (San propuesto, á no ser con causa justa;
Bernardo.)—Amemos sufriendo... Suframos fervorosamente, y con la debida
amando.—¡Oh! ¡Cuán dulce es el padecer á atención, poniendo para ello cuanto
quien sabe amar á Jesucristo!... está de tu parte.
¡Un Dios crucificado!... He aquí el eráculo Te examinarás en particular del modo
de todas nuestras dudas, la respuesta á todos cómo has cumplido con la oración
nuestros pretextos, la solución de todas de la mañana, la santa Misa, los exámenes,
nuestras dificultades... Que Jesús crucificado tanto particular como general;
sea n u e s t r a dulzura, nuestro consuelo, nuest la lección espiritual, la comunión, las
r a muerte y nuestra resurrección... visitas al santísimo Sacramento, la
¡Feliz el alma que se gloría en l a cruz y unión con Dios entre día, las devociones
no se desanima en l a s f a t i g a s de este camino! á María santísima, al santo ángel
Ella g u s t a r á las delicias de la V I D A INTERIOR, de la guarda, al santo protector del
que no consiste en otra cosa más que en la mes y demás santos de tu devoción.
muerte á todo lo que no es Dios, en un estado Examínate también si has cumplido
escondido en el secreto de Dios, en nuestro con la santa práctica de renovar la pureza
Señor Jesucristo. de intención en las obras principales
La bienaventuranza del cielo consiste en del día, y de examinarte al fin brevemente,
gozar.—La bienaventuranza d é l a t i e r r a está sobre el ejercicio de la presencia
en padecer. de Dios por medio de oraciones
Inmolarse es amar. ¡Oh Dios mió! ¡Cuán jaculatorias, principalmente en las
dispuesta estoy á inmolarlo todo!... ocasiones en que te hallaste tentado ó
DÍA DE RETIRO MENSUAL recibiste algún particular beneficio de
En la primera ó última semana de cada Dios, etc., ó cuando algún movimiento
mes elegirás un d í a que juzgues más á propósito, interior de devoción parecía exigirlo.
y en él e n t r a r á s en cuentas contigo misma, PARA CON EL PRÓJIMO.—Mira si t e h as
portado con verdadera humildad, reputándote y entretenimientos mundanos,
inferior á todos en tu interior ya á las lecturas poco provechosas
y teniéndote por más despreciable ó perjudiciales. Mira con atención
y vil, dando en el exterior la preferencia cómo guardas las obligaciones de cristiano,
á los otros cediendo y posponiéndote repasando uno por uno los Man -
en cuanto puedas, sin ofensa damientos de la ley de Dios, y no te
de Dios ni violación de tus reglas si hagas ilusión de que basta cumplir
eres religiosa. unos Mandamientos y no otros: es éste
Con paciencia: Sufriendo á los que un error bastante común el día de hoy.
por cualquiera causa te son molestos; Mira también cómo guardas los Mandamientos
y en particular te has de examinar si de la Santa Madre Iglesia, y
tienes aversión de ánimo con alguno si con poco ó ningún motivo te eximes
acaso con el especioso pretexto de que de oir Misa aun en las fiestas, de ayu- .
tiene algunas imperfecciones impropias nar, de tomar las Bulas para ti y los tuyos.
de tal persona, cubriéndote con capa Mira también cómo cumples con
de celo sin mezcla de misericordia. las obligaciones de tu estado, y si no las
Con caridad afectuosa:Extendiendo sabes pregúntalas á tu confesor; éste
esta preciosa virtud á todos sin parcialidad, es un punto muy descuidado aun entre
ni exceso de familiaridad, huyendo personas de virtud. Mira bien las obras
de la detracción y la murmuración de misericordia, y examínate si las cumples
como de peste, en particular cuando se como debes según tu posición.
trata de aquellas personas que nuestro Examina, por fin, tus gastos, para ver
Señor te ha dado por superiores. si en el vestido ó en otras cosas convendría
Con verdadera edificación y buen gastar menos; examina el empleo
ejemplo: En las conversaciones, procurando del tiempo, pues es un caudal de
que sean santas ó útiles; en tu cuyo buen manejo se siguen tantas utilidades
porte, modesto, g r a v e , sin permitir juegos como perjuicios de su mal empleo.
de manos, chanzas, ni otras libertades Repasa tambiénel método de vida
que desdicen hasta de una buena que te tienes prescrito, y examínate de
educación, cuanto más de una persona cómo lo cumples, así como los propósitos
piadosa; en fin, en la observancia más que hiciste en el día de retiro anterior.
exacta de la modestia. Compárate, finalmente, contigo
Celo de las almas: Mira cómo aprovechas misma, para que conozcas si de uno á
las ocasiones de atraer las almas otro mes has aprovechado y héchote
de la virtud; si procuras con suave mejor, ó si, por el contrario, has decaído
solicitud el bien de aquellos que Dios en el fervor y vuelto atrás, siendo
ha puesto á tu cuidado para instruir á rebelde á las luces con que te ha favorecido
los ignorantes, convertir á los pecadores, el Señor. Saca la cuenta de
perfeccionar á los justos; si cuidas las faltas del examen particular, ve lo
que tus conversaciones sean espirituales que has aprovechado y si te convendrá
y santas. mudar otra materia ó insistir en la
P A R A CONTIGO MISMA. — Examínate misma.
cuánto has aprovechado en el verdadero m é t o d o p r á c t i co
conocimiento de ti misma, en la PARA. PREPARARSE Á LA MUERTE
voluntaria mortificación de los sentidos, MODO C R I S T I A N O D E R E C I B I R L A P R I M
especialmente de los ojos, oídos y E RA
lengua; cómo guardas la circunspección N O T I C I A D E L A M U E R T E P R Ó X I MA
en las palabras y la abnegación Puesta de rodillas en tu habitación
de tu propia voluntad, refundiéndola, con un Crucifijo en la mano, imagínate
en cuanto te es posible, en la santísima, que tu ángel de guarda te anuncia la
justísima y adorable voluntad de Dios- proximidad de tu muerte por estas palabras:
En la guarda de tu corazón: Velando Esto dice el Señor: dispón de
sobre sus afectos é inclinaciones tu casa, porque vas á morir y no vivirás;
desordenadas, ya á los intereses y bienes ha llegado para ti el fin de tu
temporales, ya á los honores y propia vida: he aquí el juez á la puerta; da
estimación, ya á las demasiadas comodidades cuenta de tu administración. Inmediatamente,
con ánimo alegre clamavorecido -de que la tierra me sostenga;
el Señor. Saca la cuenta de para que el mundo se purgue de tan
las faltas del examen particular, ve lo infame pecadora, que no queriendo sufrir
que has aprovechado y si te convendrá el suave yugo del Señor, tan descaradamente
mudar otra materia ó insistir en la se apartó de su último fin.
misma. E X A M E N D E L A V I D A P A S A DA
m é t o d o p r á c t i co Y D E L E S T A D O P R E S E N T E D E L ALMA
PARA. PREPARARSE Á LA MUERTE Lo primero que le viene á la memoria á
MODO C R I S T I A N O D E R E C I B I R L A P R I M aquel á quien se anuncia el peligro de la
E RA muerte, es l a representación de l a vida pasada
N O T I C I A D E L A M U E R T E P R Ó X I MA y el estado presente de su alma, en la
Puesta de rodillas en tu habitación cual, como en un g r a n d e cuadro, ve r e t r a t a -
con un Crucifijo en la mano, imagínate da c l a r a m e n t e y con t o d a individualidad sus
que tu ángel de guarda te anuncia la acciones. Utilísimo, pues, será que ésta se
proximidad de tu muerte por estas palabras: examine ahora con anticipación, para lograr
Esto dice el Señor: dispón de por este medio el p e r f e c t o conocimiento de
tu casa, porque vas á morir y no vivirás; sí misma. Por lo t a n t o , ve examinándote con
ha llegado para ti el fin de tu detención acerca de los puntos siguientes:
vida: he aquí el juez á la puerta; da i.° ¿Cuál es el estado presente de
cuenta de tu administración. Inmediatamente, tu alma?—Si hubieras de salir ahora
con ánimo alegre clamarás de esta vida, ¿estarías preparada?...
con el profeta David: Pronta estoy, Apelo á tu conciencia.. Di, ¿estarías
Señor; soy vuestra siervay la obra de preparada? ¿Conservaste la estola de
vuestras manos-, en ellas está mi vida. la inocencia que recibiste en el bautismo?
Heme alegrado porque se me ha Ó si la has manchado por el pecado
dicho: vamos á la casa del Señor. 1 mortal, ¿la has limpiado por una
asi, saca, Dios mío, mi alma de la sincera penitencia? ¿Te has confesado
cárcel del cuerpo para alabar tu santo siempre bien y de todos tus pecados?
nombre. A estos sentimientos añadirás ¿Se halla adornada tu alma con la vestidura
la siguiente nupcial de la gracia santificante?
ORACIÓN ¿Quisieras salir de este mundo en el
¡Oh Dios! Señor de la vida y de la estado en que ahora te encuentras? ¿Nin •
muerte, por cuyo inmutable decreto guna cosa hay que angustie tu alma
está establecido que muera el hombre ni te remuerda en la hora de la muerte?
una sola ves en pena de la culpa: vedme ¡Qué temeridad será vivir en un estado
aquí sometida á esta vuestra ley. en que no quisieras morir!
Acepto con gusto y pronta voluntad la 2.0 ¿De qué modo has vivido?—
muerte que yo, rebelde pecadora, he ¿Qué es lo que has buscado con tantos
merecido muchas veces para presentar cuidados y fatigas? ¿En qué has empleado
alguna expiación de mis culpas, y el tiempo, el trabajo? ¿Por ventura
para que más prontamente pueda llegar ha sido para la eternidad, para tu alma,
adonde nunca os pueda ofender. para Dios, ó más bien para la vanidad,
Por lo tanto, moriré, ¡oh Señor! con el ocio, para el demonio? Dime:
entera conformidad, en el lugar, modo de tantos años como has vivido, ¿has
y tiempo que dispusiereis. Si me destináis pasado siquiera un mes, un día, sin cometer
una muertedolorosayacerba.beso un pecado venial? ¿Has consagrado
vuestra paternal mano; hágase vuestra una hora entera al servicio divino
voluntad: todo esto todavía no es el infierno; sin mezcla alguna de defecto? ¿Qué
más que esto merecen mis pecados. has hecho por Jesucristo? ¿Qué has padecido
Moriré en odio de mí misma, para conseguir el cielo? ¿Has
para que la polilla y los gusanos corroan hecho por lo menos algún acto heroico?
esta carne, que fué instrumento ¿Qué es lo que más particularmente te
de tantos pecados. Moriré por motivo atormentará cuando, puesto al borde
de humildad, para que sea reducida de la eternidad, estés próxima á entregar
al polvo y á la nada; para que sirva á tu alma á Dios? ¿Qué responderás
todos de objeto de horror, pues soy indigna al divino Juez cuando te pida cuenta
especial de tal y tal acción? Imagínate, pues, que por instantes,
3.0 ¿De qué manera quisieras haber avisada ya de la proximidad de tu
vivido entonces?—¿Con qué intención muerte, te hallas postrada en cama,
y perfección quisieras haber practicado gravemente enferma y próxima á recibir
las obras cotidianas? ¿Qué estado el sagrado Viático y á ser ungida
tomarías entonces? Ó en el ya elegido, con el santo óleo. Así, pues, preparándote
¿de qué modo quisieras haber servido breve pero eficazmente para
á tu Dios? ¿Te pesaría en aquel recibir la sagrada comunión, comulgarás
momento de haber empleado tu vida espiritualmente como si fuera
en ejercicios de piedad? ¿Apruebas la por Viático.
vidaquehastaaquí has tenido? ¿De qué Después, con el santo Crucifijo irás
te sirve ahora haber dado tantos gustos tocando los sentidos que se ungen con
á tu cuerpo, haber disfrutado de el santo óleo, haciendo la señal de la
todas las comodidades y haberte elevado cruz en cada uno de ellos y pronunciando
sobre los demás? ¿Qué te perjudicaría devotamente la fórmula para
ahora el haber vivido oculta, enferma, cada sentido, diciendo: Por esta santa
pobre y despreciada? ¡Ah! El unción y su piadosísima misericordia,
único dolor á la hora de la muerte será me perdone el Señor cuanto le he ofendido
haber vivido con tibieza; el único consuelo, por la vista -f-, por el oído por
lo que por Dios y por nuestra el olfato -f, por el gusto y habla -f-, por
alma hayamos hecho y lo que con resignación el tacto y pasos f • Amén.
hayamos padecido. Al mismo tiempo te dolerás de todo
4.0 ¿Cómo morirás?—Acaso esa inconstancia corazón de los pecados que hayas cometido
en que vives entre el bien y por estos sentidos, y para aplacar
el mal, entre la tibieza y el fervor, ¿te á la divina Majestad le ofrecerás
podrá asegurar lo perseverancia final? los dolores que Jesucristo padeció en
La muerte es el eco de la vida; sería, los mismos sentidos. Por último, pedirás
pues, un milagro que muriese bien y á Dios fervorosamente dos gracias,
santamente el que tibia y malamente I á saber: el entero perdón de todas tus
haya vivido. ¿Por ventura tienes seguridad culpas y penas, yla perseverancia final,
de que vencerás aquella última R E C O M E N D A C I ÓN
tentación con la cual el infernal enemigo D E L A L M A Y SU S E P A R A C I Ó N D E L C U E R
hará los últimos esfuerzos para PO
hacerte caer en pecado? Por el contrario, Figúrate que ya, desahuciada de los
¿no será de temer que de esa pasión médicos, te vas acercando á la agonía,
que te domina, si no la refrenas, y que el confesor te presenta la imagen
se valga el demonio como de instrumento de Jesucrislo crucificado, y poniéndote
para ponerte asechanzas á la la candela encendida en la mano, con
hora de tu muerte? ¿Has practicado por una voz suave y compasiva empieza á
ventura alguna buena obra singular ó decirte: Sal, alma cristiana, de este
extraordinaria, que sirva para esperar mundo: hoy mismo será tu habitación
con especial fundamento la gracia final en la santa Sión, donde habita
y la gloria? ¿Borraste con obras de penitencia tu Dios y Señor. Pero como todavía
el resto de la pena que contrajiste? no estás de ello segura, colocada entre
¿Te librarás de las llamas del purgatorio? la esperanza y el temor de una eternidad
Hechas con detención estas reflexiones, feliz y otra desgraciada, incierta
escribe ó fija bien en tu memoria de tu futura suerte empiezas á temer y
los propósitos que hicieres. ¡Oh qué feliz temblar...
y prudente es el que vive de la misma Más ¿porqué estás triste,alma mía,
manera que quisiera hallarse á la y por qué te conturbas? Espera enDios,
hora de la muerte! que puede, sabe y quiere salvarte; tus
R E C E P C I Ó N E S P I R I T U A L D E L SAGRADO pecados, aunque sean los más graves,
V I Á T I C O Y E X T R E M A U N C I ÓN siempre son inferiores á su misericordia.
La mejor y más principal preparación Es Padre benigno, que se compadece
para la muerte consiste en la cuidadosa de las miserias de sus hijos; que
purificación y expiación del alma. conoce nuestra nada, y cuyas misericordias
son sobre todas sus obras. Y encomiendo mi alma. Jesús, José y
ciertamente, el que nos dió á su Hijo, María, os doy el corazón y el alma mía.
¿por ventura nos negará el cielo? ¡ Ah, ACEPTACIÓN DE LA MUERTE
alma mía, no se le puede hacer mayor Dios mío, Vos habéis determinado
agravio al Señor que poner en duda su mi muerte desde la eternidad. Yo la
clemencia! Además de esto, tienes por acepto con todo mi corazón, y os la
abogado para con el Padre á Jesucristo, ofrezco en sacrificio y holocausto, alegrándome
justo y santo; sus llagas piden por de la destrucciónde mi cuerpo
ti; su sangre es el precio pagado por ti; por que resplandezca más la absoluta
los méritos la sangre, las llagas de Jesucristo autoridad y dominio que tenéis
son tuyas. Si todo esto lo presentas sobre la vida y la muerte. Os la ofrezco
á la Justicia divina, más es lo igualmente en sacrificio de propiciación
que pagas que lo que debes- y en penitencia de mis pecados,
Mira, alma mía, á tu Amor crucificado y me alegro que estos ojos, que tanta
cómo inclina la cabeza para darte el libertad se han tomado contra Vos,
ósculo de paz, cómo extiende sus brazos queden con la muerte ciegos hasta el
para estrecharte con ellos; mira en fin del mundo.
la llaga de su costado abierta una puerta Me alegro que esta lengua, que tantas
espaciosa para que entres en su Corazón veces se ha empleado en palabras
divino, y en él, como en un sagrado vanas, murmuraciones y mentiras, quede
asilo, te refugies. Espera, pues, con la muerte muda, y sea comida
y confía. Mira también á la compasiva de gusanos en el sepulcro.
Madre de los pecadores, María, Madre Me gozo de que estas manos y estos
de las Misericordias, intercediendo con pies, que han sido instrumentos á mi
el divino Juez, que es su Hijo. corazón para tantos pasos torcidos y
Después fija l a v i s t a e n el Crucifijo, y como acciones desordenadas, queden con la
si f u e r a s y a á e s p i r a r h a r á s con g r a n f e r v or muerte sin movimiento y sin acción
los actos s i g u i e n t e s: entre los horrores de una hedionda sepultura.
Creo en Vos, ¡ oh Dios mío!, suma Me gozo de que este mismo corazón,
Verdad: me humillo delante de Vos, que siendo formado para daros todos
pues soy nada: me pesa de haberos sus afectos los ha empleado en miserables
ofendido, ¡ oh suma Bondad!: propongo é indignas criaturas, pague con
antes morir que volver á cometer un la muerte traición tan infame, sea arrojado
solo pecado, ni aun venial. Espero de á la tierra y reducido áceniza. Yo,
vuestra infinita misericordia el perdón, Señor, me alegro que la muerte, como
la gracia y la gloria. Os amo, dulce ministro de vuestra justicia, eche á la
Bien mío, sumamente amable; os amo tierra y reduzca á menudo polvo á mi
sólo por ser quien sois; os amo sobre miserable cuerpo, que ha sido la infame
todas las cosas y con todas mis fuerzas. casa en que mi corazón, sentidos y
Os doy gracias, amado Bienhechor mío, potencias, traidoras á vuestra Majestad,
por tantos beneficios como me habéis han formado tantas conjuraciones
hecho en toda mi vida. Deseo con todas contra Vos.
mis ansias llegarme á Vos como á mi Acepto gustosa la muerte, por ser
último fin, y unirme con Vos para no voluntad vuestra que yo me sujete á
separarme jamás. ella. Acepto gustosa la muerte porque
¡Oh Trinidad sacrosanta!, concededme conellaseacabaránmispecados. Acepto
la gracia final. Deseo ya que este gustosa la muerte por no veros tan
cuerpo terreno se disuelva para vivir ofendido de las criaturas. Acepto gustosa
con Cristo.¡Ohgozos verdaderamente la muerte para honraros, Señor,
infinitos los que tiene Dios preparados y desagraviaros de las ofensas que he
para los que le aman! ¡Dios mío y todas cometido, persuadida de que con sacrificio
las cosas! Yo quiero y deseo recibir ninguno os puedo de mi parte honrar
la absolución sacramental y ganar y desagraviar mejor que con esta
cuantas indulgencias están concedidas aceptación de la muerte, que también
para la hora de la muerte. ¡Oh misericordia la acepto gustosa porque con ella pago
de mi Dios! Señor, en tus manos y satisfago, más que con cualquiera
otra penitencia, las penas que merezco Cuando mi imaginación, agitada
por mis culpas. de horrendos fantasmas,
Finalmente, acepto gustosa la muerte me cause mortales congojas, y
porque espero de vuestra bondad y mi espíritu, perturbado con el
misericordia infinita me habéis de conceder temor de vuestra justicia por el
la gracia de ver vuestro hermosísimo recuerdo de mis iniquidades, luche
rostro y amaros eternamente en con el infernal enemigo, que
la gloria. quisiera quitarme la esperanza
ORACIÓN en vuestra misericordia y precipitarme
Á JESÚS CRUCIFICADO PARA OBTENER en los horrores de la
UNA BUENA MUERTE desesperación, Jesús misericordioso
Señor mío Jesucristo, Dios de , tened compasión de mí.
bondad, Padre de misericordia: Cuando mi corazón, débil y
me presento ante Vos con el corazón oprimido por el dolor de la enfermedad,
humillado y contrito, y os se vea sobrecogido por
encomiendo mi última hora y lo el temor de la muerte, fatigado
que después de ella me espera. y rendido por los esfuerzos hechos
Cuando mis pies, perdiendo su contra los enemigos de mi
movimiento, me adviertan que salvación Jesús misericordioso,
mi carrera en este mundo está tened compasión de mí.
próxima á su fin, Jesús misericordioso, Cuando derrame las últimas
tened compasión de lágrimas, síntomas de mi destrucción,
mí. recibidlas, Señor, como
Cuando mis manos, trémulas un sacrificio de expiación, á fin
y entorpecidas, no puedan ya estrechar de que yo muera como víctima
el Crucifijo, y á pesar de penitencia ; y en aquel mo -
mío lo deje caer sobre el lecho de mentó terrible, Jesús misericordioso,
mi dolor, Jesús misericordioso, tened compasión de mí.
tened compasión de mí. Cuando mis parientes y amigos
Cuando mis ojos, vidriados y , juntos alrededor de mí, se
desencajados por el horror de la estremezcan al verme y me encomienden
inminente muerte, fijen en Vos á Vos, Jesús misericordioso,
sus miradas lánguidas y moribundas tened compasión de
, Jesús miserdicordioso, mí.
tened compasión de mí. Cuando, perdido el uso de los
Cuando mis labios, fríos y convulsos, sentidos, el mundo todo desaparezca
pronuncien por ultima de mi vista, y gima yo entre
vez vuestro ador able nombre, Jesús las angustias de la última agonía
misericordioso, tened compasión y los afanes de la muerte, Jesús
de mí. misericordioso, tened compasión
Cuando mi cara, pálida y amoratada, de mí.
cause lástima y terror á Cuando los últimos suspiros
los circunstantes, y mis cabellos, del corazón esfuercen al alma
bañados con el sudor de la para salir del cuerpo, aceptadlos,
muerte, erizándose en la cabeza, Señor, como hijos de una
anuncien que está cercano mi santa impaciencia de ir á Vos,
fin, Jesús misericordioso, tened y entonces, Jesús misericordioso,
compasión de mí. tened compasión de mí. •
Cuando mis oídos, próximos á Cuando mi alma salga para
cerrarse para siempre á las conversaciones siempre de este mundo., dejando
de los hombres, se el cuerpo pálido, frío y sin vida,
abran para oir de vuestra boca la aceptad la destrucción de él como
sentencia irrevocable que ha de un homenaje que rindo á vuestra
fijar mi suerte por toda la eternidad, divina Majestad; y en aquella
Jesús misericordioso, tened hora, Jesús misericordioso, tened
compasión de mí. compasión de mí.
En fin, cuando mi alma comparezca de hoy con los dos de ayer, y mirar si ha habido
ante Vos y vea por primera enmienda.—4 ° Comprar una semana con
vez el esplendor de vuestra otra para el mismo fin.
Majestad, no la arrojéis de ASUNTOS PARA EL EXAMEN PARTICULAR
vuestra presencia; dignaos recibirme DE LA HUMILDAD
en el seno de vuestra misericordia I. No decir palabras que puedan redundar
para que cante eternamente en mi alabanza y estima.
vuestras alabanzas; y II. No holgarme cuando otro me alaba
entonces, ahora y siempre, Jesús y dice bien de mí: antes tomar de
misericordioso, tened compasión eso ocasión para humillarme y confundirme
de mí. más, viendo que no soy tal como
ORACIÓN los otros piensan ni cual debía ser, y
¡Oh Dios mío, que al condenarnos con esto sepuede juntar holgarme cuando
á la muerte nos habéis ocultado alaban á otro y dicen bien de él.
su momento y hora! Haced Cuando tuviere algún sentimiento de
que viviendo en la justicia y santidad esto ó algún movimiento de envidia,
todos los días de mi vida, apuntarlo por falta, y también cuando
merezca salir de este mundo en tuviere algún contentamiento vano de
vuestro santo amor. Por los méritos que dicen bien de mí.
de nuestro Señor Jesucristo, III. No hacer cosa alguna por respetos
que vive y reina con Vos en humanos, ni por ser visto y estimado
unidad del Espíritu Santo. Amén. de los hombres, sino puramente
Se ganan 100 días de indulgencia rezando por Dios.
estas oraciones una vez al día , y una plenaria IV. No excusarse, ni mucho menos
al mes confesando, conralgando , etc, echar la culpa á otro, ni exterior ni interiormente.
(Pío VII y León XII.) V. Cortar y cercenar luego los pensamientos
DEL EXAMEN PARTICULAR vanos, altivos y soberbios
— 240 - qué me vinieren de cosas que tocan á
Bien practicado, es uno de los medios más mi honra y estima.
eficaces para enmendarse y adelantar en la VI. Llevar bien todas las ocasiones
virtud. El método que enseña San Ignacio que se me ofrecieren de humildad, y
de Loyola en el l i b r o de los Ejercicios espirituales en esto tengo de ir creciendo y subiendo
es el siguiente: por estos tres grados: i.° Lleván
Al levantarse por la mañana, hacer firme dolas con paciencia^,0, con prontitud y
propósito de evitar con diligencia aquel pecado facilidad; 3.0, con gozo y alegría. Y no
ó defecto que se quiere corregir, ó de tengo de parar hasta tener gozo y regocijo
practicar actos de aquella virtud que se desea en ser despreciado y tenido en
alcanzar, poco, por parecer é imitar á Cristo
Llegada la hora del examen, pedir á Dios nuestro Redentor, que quiso ser despreciado
nuestro Señor g r a c i a p a r a acordarse cuántas y tenido en poco por mí.
veces se ha caído en aquel pecado ó defecto VII. Lo séptimo se puede traer examen
y para enmendarse en adelante; y vistas particular, así en esta materia como
las f a l t a s (recorriendo las diversas ocupaciones en otras semejantes, de hacer algunos
del día, los sitios donde se ha estado, actos y ejercicios de humildad, ó
las personas con quienes se ha tratado), pedir de otra virtud de que trajere uno examen
perdón á Dios y proponer de nuevo la particular, así interiores como exteriores,
enmienda hasta el próximo examen. actuándose en aquello tantas
Ctiatro remedios para hacer más eficaz el veces á la mañana y tantas á la tarde,
examen particular : 1.° Cada vez que se caiga comenzando con menos, y yendo añadiendo
en aquel pecado ó defecto de que se lleva más, hasta que vaya ganando
examen, poner la mano en el pecho doliéndose hábito y costumbre en aquella virtud.
de haber faltado, lo cual se puede hacer DE LA CARIDAD FRATERNA
aun delante de muchos sin que conozcan lo I. No murmurar ni decir falta alguna
que se hace.—'2.° Mirar si hay enmienda del da otro, aunque sea ligera y pública,
primer examen al segundo. — 3.° Si se hace ni deshacer sus cosas, ni dar muestra
dos veces al día el examen, conferir los dos alguna de desestima de él, ni en presencia
ni en ausencia, sino procurar en no decir algunas cosas que tengo ganas
cuanto se pueda que en mi boca todos de decir, y otras cosas semejantes; trayendo
sean buenos, honrados y estimados. examen de hacer tantas mortificaciones
II. Nunca decir á otro: «Fulano dijo de éstas á la mañana, y tantas
esto de Ud.», siendo cosa de que puede á la tarde, comenzando con menos y
recibir algún disgusto, por pequeño yendo añadiendo más, porque el ejercicio
que sea, porque es sembrar discordias de estas mortificaciones voluntarias,
y cizaña. aunque sea en cosas pequeñas, es
III. No decir palabras picantes ni de de muy gran provecho.
que otro se pueda mortificar, ásperas ó V. Mortificarme en las mismas cosas
impacientes. No porfiar, ni contradecir, que tengo obligación de hacer, de esta
ni reprender á otro que no sea subordinado. manera: que cuando voy á comer, estudiar,
IV. Tratar á todos con amor y caridad, leer, pasear ó á otra cualquiera
y mostrarlo en las obras, procurando ocupación de que gusto, mortifique primero
acudirles, ayudarles y darles mi apetito y voluntad, diciendo
contento en cuanto pudiere; y especialmente interiormente: «No quiero, Señor, hacer
cuando tiene cargo de otros, ha esto por mi gusto, sino porque Vos
de procurar mucho esto, y suplir con lo queréis.»
el buen modo, y con las buenas respuestas DE LA ABSTINENCIA Ó TEMPLANZA
y palabras, lo que no pudiere I. Observar los ayunos y abstinencias
con la obra. prescritos por la Iglesia.
V. Evitar cualquiera aversión, y mucho II. No exceder en la cantidad la regla
más el mostrarla, como sería dejar de la templanza, ni en la calidad de
por algún disgusto de hablar á otro y los manjares hacer excesos reprensibles.
de acudirle en algo pudiendo, ó dar significación III. No comer con mucha ansia ni
alguna de estar quejoso de él. con mucha prisa, sino con modestia y
VI. No juzgar mal á nadie, antes decencia, no dejándome llevar del apetito.
procurar excusar sus faltas consigo y IV= No hablar de cosas de comida,
con otros, teniendo mucha estima de y mucho menos quejarme de ella.
todos. V. Cortar y atajar pensamientos de
DE LA MORTIFICACIÓN gula.
I. Mortificarme en las cosas y ocasiones DE LA PACIENCIA
que se ofrecen sin andarlas yo á I. No dar señal alguna exterior de
buscar, ahora vengan inmediatamente impaciencia, sino reprimir todos los
de Dios, ahora vengan por medio de movimientos y afectos contrarios.
los Superiores, ó por medio de nuestros II. No dar lugar á que éntre en el corazón
prójimos,ó por otra cualquiera vía, perturbación alguna, sentimiento
procurando llevarlas bien y aprovecharme indignación ó tristeza, y mucho menos
de ellas. deseo de venganza alguna, aunque
II. Mortificarme y vencerme en todo sea muy ligera.
aquello que me impidiere cumplir con III. Tomar todas las cosas y ocasiones
mis obligaciones, y hacer bien las cosas que se me ofrecieren como enviadas
ordinarias, así espirituales como exte. de la mano de Dios para mi provecho,
riores; porque todas las faltas que en y de cualquiera manera y por
esto hacemos son, ó por no vencernos cualquier medio ó vía que vengan.
y mortificarnos en padecer algún trabajo, IV. Irme ejercitando y actuando en
ó por no abstenernos de algún gusto esto por estos tres grados: lo primero,
y deleite. llevando todas las cosas que se me
III. Mortificarme andando con lamo, ofrecieren con paciencia; lo segundo,
destia que debo, y especialmente en los con prontitud y facilidad; lo tercero,
ojos y lengua, cuando en eso hubiere con gozo y alegría, por ser aquélla la
alguna falta. voluntad de Dios.
IV. Mortificarme en algunas cosas DE LA CASTIDAD
que lícitamente pudiera hacer, como en I. Traer recato en la vista, no mirando
no ver alguna cosa curiosa, no preguntar á personas ni cosas que puedan
ni querer saber lo que no importa, ser incentivo de tentación.
II. No decir ni oir palabras que toquen contento sea la voluntad y contento de
á esta materia ó que puedan Dios.
despertar movimientos ó pensamientos IV. No dejar de hacer cosa que entienda
malos, ni leer cosas semejantes. ser voluntad de Dios y mayor i
III. No dar lugar á pensamientos gloria y servicio suyo, procurando
ningunos que toquen á esto, aunque imitar en esto á Cristo nuestro Redentor,
sea muy de lejos, desechándolos con que dijo: «Yo siempre hago aquello
mucha diligencia y presteza luego al que agrada á mi Eterno Padre.»
principio. Andar en este ejercicio será muy
IV. No asistir á espectáculos ó reuniones buen modo de andar en la presencia de
en que peligre esta virtud tan Dios y en continua oración, y muy provechoso.
delicada; y si no puede evitarlos, estar El examen de la mortificación que
muy sobre aviso. pusimos arriba se podrá traer mejor
V. Guárdar consigo mismo mucha por vía de conformidad con la voluntad
decencia y honestidad. de Dios, tomando todas las cosas
DE HACER LAS OBRAS ORDINARIAS y ocasiones como venidas de la mano
BIEN HECHAS de Dios, de la manera que aquí se ha
I. No dejar día ninguno de hacer dicho, y de esta suerte será más fácil
algunas devociones. y gustoso y más provechoso, porque
II. Hacer bien los ejercicios espirituales, será ejercicio de amor de Dios.
Misa, rezo, etc., procurando Advertencia.— No queremos decir
sacar de ello el fin y el fruto para que que el examen particular se haya de
está ordenada cada cosa, y no haciéndola traer por el orden que aquí se ponen
como por costumbre, por cumplimiento las virtudes, ni por el orden de los grados
y ceremonia. ó partes que se ponen en cada una
III. Hacer las cosas como quien las de ellas; sino la regla que en esto se
hace por Dios y delante de Dios. ha de tener ha de ser que cada uno escoja
IV. No cometer faltas deliberadas. la virtud de que más necesidad
V. Hacer mucho caso de faltas veniales tuviere, y en ella comience por aquella
para librarme de las mortales. parte ó grado que más ha menester; y
\ít en concluyendo con eso, vaya escogiendo
DE LA CONFORMIDAD CON LA VOLUNTAD de lo demás lo que más le conviniere
DE DIOS hasta alcanzar la perfección de
I. Tomar todas las cosas y ocasiones aquella virtud con la gracia del Señor.
que se ofrecieren como venidas de DE SAN CARLOS BORROMEO PARA HACER.
la mano de Dios, que me las envía con LE EN SALUD Y RENOVARLE Á LA HORA
entrañas de padre para mi mayor bien DE LA MUERTE.
y provecho, y conformarme en ellas Siendo innumerables los p e l i g r o s á que e s tá
con su santísima y divina voluntad, s u j e t a l a v i d a humana, y conociendo, yo pecador,
como si viese al mismo Cristo que me que he nacido para morir, y no sé la
está diciendo: «Hijo, yo quiero que ahora hora, con el fin de que no rae h a l l e l a muerte
hagas ó padezcas esto.» desprevenido he d e t e r m i n a d o disponerme con
II. Procurar ir creciendo y subiendo l a ayuda de Dios; y así, p o s t r a d o á los pies de
en esta conformidad con la voluntad mi Señor J e s u c r i s t o , c r u c i f i c a d o por mi amor,
de Dios en todas las cosas por estos declaro á todas las c r i a t u r a s del cielo y de
tres grados: lo primero, llevándolas l a t i e r r a que mi iiltima v o l u n t a d es l a que
con paciencia; lo segundo, con prontitud aquí explico en la forma s i g u i e n t e :
y facilidad; lo tercero, con gozo y t e s t a m e n t o e s p i r i t u al
alegría, por ser aquélla la voluntad y En el nombre del P a d r e y del H i j o y del
contento de Dios. E s p í r i t u Santo. Amén.
III. No tengo de parar en este examen Primeramente digo que, como f u n d a m e n to
y ejercicio hasta que halle un entrañable de mi salvación, p r o t e s t o en p r e s e n c i a de Dios
gusto y regocijo en que se omnipotente, de l a Virgen santísima, Madre
cumpla en mí la voluntad del Señor, suya, y de t o d a l a corte celestial, que mi vol
aunque sea con trabajos, menosprecios u n t a d es vivir y morir obediente á l a Santa
y dolores, hasta que todo mi gozo y Iglesia católica, apostólica, romana, creyendo
firmemente, como creo, todos los a r t í c t i l os padeció por mí, cualquiera enfermedad y dolor
de l a fe enseñados por los santos Apóstoles, que Dios me envíe; y si por fragilidad y
como los p r o p o n e y explica n u e s t r a S a n t a Madre miseria caigo en alguna impaciencia ó quej
Iglesia. Así, pues, si a l g u n a vez me ocur a inmoderada, desde ahora me arrepiento
r e a l g u n a cosa contra ellos, l a tengo desde déla culpa y mal ejemplo que dé, sea de obra,
luego por error y por t e n t a c i ó n del enemigo. sea depalabra, rogando á Dios que no me desampare
Y si d i j e r e ó h i c i e r e algo que sea contrario, en aquel peligroso y último trance.
lo que Dios no p e r m i t a , en v i r t u d de esta Perdono todas las i n j u r i a s que me hayan
cláusula lo revoco y anulo, y es mi v o l u n t ad Hecho los hombres, rogándoles que también
que se t e n g a por no dicho ni hecho. ellos me perdonen á mí; y á Dios que de ellas
Declaro por esta mi última v o l u n t a d que no les tome cuenta, sino que los ayude y asist
en mi muerte deseo recibir el santo sacramento a con su gracia, usando con todos de indulgencia
d é l a P e n i t e n c i a , confesándome enteramente y piedad.
de mis pecados; y si por a l g ú n accidente Doy gracias al Señor por todos los beneficios
no me pudiere confesar, es mi volunt que m e h a dispensado, así espirituales
a d confesarme y dolerme de todos ellos y como corporales, particularmente por los de
l l o r a r l o s amargamente, no t a n t o por el temor la creación, redención y vocación á su santo
de las penas e t e r n a s , c u a n t o por haber ofendido conocimiento, y también por haberme hasta
al sumo Bien, á quien debo servir y ahora esperado á penitencia, habiendo merecido
amar sobre todas las cosas, lo cual ahora que me castigase mil veces con penas
propongo firmemente con su divina gracia eternas. Sea p a r a siempre bendita su bondad
todo el tiempo que me r e s t a de vida. y misericordia.
Es mi v o l u n t a d recibir también el santo Deseo que de esta mi última voluntad sea
Viático; y si por a l g u n a causa no p u d i e r e ser, ejecutora la gloriosísima Virgen María, abogada
declaro que mi voluntad es r e c i b i r l e á lo menos de pecadores; el glorioso p a t r i a r c a San
espiritualmente, adorando de corazón á José, y mis principales abogados y protectores
mi Señor Jesucristo sacramentado, y suplicándole San N- y á a n N., á los cuales ruego que
que se digne acompañarme en t an me favorezcan en aquella hora, pidiendo al
peligroso viaje, defenderme de los enemigos Señor se digne por su infinita clemencia recibir
infernales y llevarme al puerto seguro de la mi alma en la paz eterna de los Santos.
eterna bienaventuranza. Constituyo y nombro por defensor de mi
Declaro asimismo que mi voluntad es pasar alma al Santo Angel de mi guarda en el tribunal
de esta vida habiendo recibido el sacramento de Dios , cuando se vea mi causa y .se
de la Extremaunción; y no pudiendo pronuncie sentencia definitiva, rogándole
recibirle, ruego á mi Dios y Señor se digne que, pues nuestro Señor le encomendó mi alma,
ungirme con el óleo santo de su misericordia, poniéndola bajo sn tutela y amparo en
perdonándome los pecados que cometí con esta vida, la proteja y coloque por sus manos
los cinco sentidos corporales. en las moradas eternas de la gloria.
También es mi voluntad acabar la vida esperando Ruego por las e n t r a b a s de Jesucristo á todos
de l a infinita misericordia de Dios mis parientes y amigos que me ayuden
el perdón de todos mis pecados y la salvación con oraciones y obras satisfactorias, y especialmente
de mi alma, teniendo como tengo por infalible con el santo sacrificio de la Misa,
la palabra de mi Señor Jesucristo que como medio entre todos el más eficaz para
dijo: No he venido á llamar á los justos, sino á que si, por misericordia de Dios, fuere mi alma
los pecadores. destinada á las penas del purgatorio, se
Confieso que aun las obras buenas las hice libre pronto de ellas y vuelva á gozar de la
siempre con muchas imperfecciones y negligencias. vista de Dios,que yo les ofrezco 110 ser ingrato
Y p a r a que el demonio quede confuso á tan gran beneficio.
declaro que no presumo por solas mis obras Finalmente, rindiendo humildes gracias al
merecer el cielo, sino principalmente por los Señor por haberme h a s t a ahora conservado
infinitos merecimientos y preciosa sangre de la vida, protesto y declaro ser mi ánimo aceptar
mi Señor Jesucristo derramadapor mi salvación la muerte en cualquier modo y hora en
eterna. que me la mande, recibiéndola humildemente
Es mi voluntad padecer con paciencia y en satisfacción de mis pecados, y conformando
conformidad hasta el último aliento de mi en esto y en todo m i voluntad á la suya
vida, en unión de lo que mi divino Salvador santísima y amabilísima, de la que rendidamente
le suplico no p e r m i t a que me aparte porque apenas dejaba la espada de
jamás. Amén. soldado, estando tan solamente* iniciado en
EJERCICIOS ESPIRITUALES la ciencia de la virtud, supo dar unidad á los
DE SAN IGNACIO DE LOYOLA materiales de meditaciones y exámenes ya antes
Los Ejercicios espirituales de San Ignacio conocidos y practicados, y r e d u c i r á arte el
de Loyola fueron muy elogiados y recomendados negocio de santificarse el hombre. Y éste es
con eficacia por los varones más ilustres el secreto de la fuerza de los ejercicios: estar
en ciencia y santidad de los tres últimos entre sí sus partes t a n artificiosamente unidas
siglos.—Dejando de citar en su abono, porque y t r a b a j a d a s , y los medios t an bien escogidos
pudieran parecer testigos parciales, á los y enlazados, que, ayudando la gracia
domésticos, como San Francisco Javier, San divina en ellos depositada, indefectiblement
Francisco de Borja, San Francisco de Jerónimo, e consiguen el fin á que se enderezan y ordenan.
San Pedro Claver, Beatos Canisio y Ojalá que todos quisieran probar con la
Fabro, y tantos santísimos y sapientísimos experiencia propia que ésta no es exageración.
varones que, formados primero ellos en esta Si el mundo se hiciese un gran templo y
oficina de santidad, santificaron después por hubiese una voz que, resonando en todo él,
el mismo medio pueblos y ciudades enteras, propusiese los Ejercicios, ¡cnán trocado quedaría
podíamos nombrar entre los encomiadores de el mundo! ¡Cómo desaparecerían la mayor
los ejercicios á San Carlos' Borromeo, San parte de los crímenes y pecados, y casi
Francisco de Sales, San Felipe Neri, San Vicente quedaría convertido en un edén de virtudes
de Paúl,Santa Teresa de Jesús, Santa lo que es ahora asiento y f r a g u a de todos los
María Magdalena de Pazzis, los venerables vicios! Si cuando se encuentra el cristiano
Fray Luis de Granada, Blosio, Avila y otros turbado por los remordimientos de conciencia,
muchos cuyos solos nombres formarían u n l a r - y necesitado de luz para dirigir los pasos
guísimo catálogo y sus testimonios un abultado de su vida, ó sin aliento para empezar ó
volumen. continuar el camino de la virtud, se retirase
;Y qué h ? b í a n de hacer sino elogiarlos, ocho días á hacer ejercicios, vería cómo se
cuando en sí y en otros habían experimentado le daba la paz, la luz y el esfuerzo que necesitaba.
su maravillosa v i r t u d ? A ellos se ha debi • Porque así es: ha suscitado tantas persecuciones
do la e n t e r a conversión de innumerables pecadores y difundido t a n calumniosas críticas
inveterados en el vicio, y la altísima contra los Ejercicios aquel que ataca siempre
perfección y heroísmo á que se elevaron muchas las obras de Dios y q u e destruye con su t i r á -
almas nobles y generosas; á ellos son nico imperio lo que h a asentado en las almas
acreedoras las Religiones de no pocos de sus el reino de la virtud. Y, por el contrario, los
esclarecidos hijos que, viendo en aquel retiro Vicarios de Jesucristo Paulo III, P a u l o V,
desnuda la vanidad del mundo, aprendieron Alejandro VII, Clemente X l y XII y Benedicto
á despreciarla; á su divina eficacia han XIV se han declarado sus protectores y encomiadores,
debido también corporaciones enteras el fervor y para inducir á los fieles todos
y exacto cumplimiento de sus reglas que á que los hagan han concedido varias gracias.
en sus miembros se vió renacer. Alejandro VII, en 21 de Octubre de 1659,
Tan admirables frutos y extraordinarias concedió indulgencia plenaria á los que empleen
conversiones que desde el principio se comenzaron en ellos ocho días en los Colegios ó
á hacer, dieron lugar á que los ignorantes Casas de la Compañía; Benedicto XIV extendió
ó malévolos asegurasen haber en la misma indulgencia á los que sólo hagan
ellos no sé qué de encantamiento ó magia que cuatro ó cinco días, con tal que sea bajo
t r a s t o r n a las conciencias. Y es verdad que la dirección de los P a d r e s de la dicha Compañía.
como no fueron obra del hombre, sino inspiración PLAN DE VIDA DEL CRISTIANO
de Dios, hay escondida en aquellas No basta haberte puesto en estado de gracia
sencillas palabras una como magia divina, por medio de una buena confesión; espreciso
que es la virtud omnipotente del mismo Dios, tomar algunas precauciones para perseverar
la cual, entrando como envuelta en aquellas hasta el fin. P a r a esto observa el plan
verdades, produce sus prodigiosos efectos en preservativo siguiente:
el interior del que con la consideración se las Cada, día. -1.° Luego que te levantes,ofrece
apropia y asimila. Y así debió de suceder que al Señor todas tus obras; después, si tus obligaciones
el principal autor de aquel admirable libro te lo permiten, oye la santa Misa
fuese Dios, y San Ignacio de Loyola el instrumento; meditando alguna de las verdades eternas ó
algún misterio de la Pasión del Señor, etc. con toda confianza las resoluciones
2.° Entre día ocúpate con mucha aplicación que vuestra infinita bondad
en las obligaciones de tu estado, cuidando se ha dignado inspirarme en
de levantar cada vez que da el reloj el los días de mi sosiego y felicidad:
corazón á Dios, rezando el Avemaria y diciendo concededme la gracia de observarlas
alguna jaculatoria. Si puedes sin perjuicio fielmente hasta mi último
de tus ocupaciones, escoge un cuarto suspiro.
de hora para leer en algún libro piadoso. i.a Seré muy puntual en hacer
3.» Al anochecer, en la iglesia ó en casa, los ejercicios de la mañana
reza el santo Rosario; y antes de ir á la cama, y de la noche, persuadida de las
puesto de rodillas examina tu conciencia muchas gracias que á ellos están
- 262 - vinculadas; procuraré asistir todos
mirando cómo has pasado el día, conforme los días al santo sacrificio de
al método que se encuentra en la pág. 81. la Misa y tener un rato de meditación
Cada semana.—1.° Procura santificar los ó de lectura espiritual, y
domingos asistiendo á la Misa parroquial, visitando no omitiré el examen de conciencia
a l g ú n enfermo, teniendo más lectura antes de acostarme.
e s p i r i t u a l , tomando algún honesto recreo; 2.a Me confesaré al menos cada
no dejes de leer en algún Catecismo explicado, mes, ó con más frecuencia si
como el Mazo. me fuere posible, y no me escucharé
2.° Designa alguna mortificación para algún jamás á mí misma sobre
día de la semana con consejo de tu director. mi falta de disposición y de fervor;
Cada mes. —1.° Confiesa y comulga una ó para ello seguiré fielmente
más veces, según el consejo de tu confesor. los consejos de mi confesor, y
2.° Ten un día de r e t i r o , según el orden combatiré con firmeza toda inclinación
que el mismo confesor te señale, en el que que me lleve al desaliento
leerás y renovarás estos propósitos. y tibieza espiritual.
Cada año.—1.° Haz una confesión general; 3 -a Me mostraré siempre muy
celebra con p a r t i c u l a r devoción las fiestas de sumisa á mi Madre la Santa Igles
la santísima Virgen, el día del Santo en que i a ^ tendré horror á todo lo que
recibiste el bautismo y el de los Santos tus pueda debilitar el respeto, obediencia
abogados. y amor que le debo. Para
Mientras te dure la vida. — 1.° Guarda con responder á las objeciones que
grande cuidado los Mandamientos de la ley se me pueden hacer contra mi
de Dios, los de la Santa Madre Iglesia y las santa Religión, diré: Yo creo lo
obligaciones de tu estado. que la Iglesia cree, condeno lo
'2.° Evita las malas compañías, las lecturas que ella condena, practico lo que
y diversiones peligrosas; sean tus amigos manda practicar, y no pretendo
temerosos de Dios. saber más que ella.
3.° Viste con modestia, y más bien gastando 4.a Por mucho que me cueste,
menos que más de lo que te permite tu estado. evitaré cuidadosamente lo que
4.0 Ten confesor fijo á quien descubras toda por su naturaleza ó por mi debilidad
tu conciencia. . me fuere ocasión peligrosa.
5 » No tomes resolución alguna de importancia Si me espanta la dificultad, pensaré
sin su consejo ó el de otro varón prudente; en la recompensa. ¡Una vida
t a l e s son: obligarte con voto a algo ó sosegada y sin turbación, una
comprometerte para tomar estado, ya sea el muerte tranquila, el cielo!!!
de Religión, el de matrimonio, etc. 5.a Resistiré con prontitud á
PROPOSITOS Y RESOLUCIONES las tentaciones, con un suspiro
QUE DEBEN TENER PRESENTES LAS HI [AS hacia Dios, ya con un movimiento
DE MARÍA EN TIEMPO DE EJERCICIOS DURANTE de fervor de mi corazón,
LAS ELECCIONES. ó por el menosprecio de las sugestiones
Y dije: Ahora empiezo. del maligno espíritu; en
(Psalm. LXXVI.) la misma agitación del combate
¡Oh adorable Salvador mío! procuraré permanecer firme sin
Postrada á vuestros pies os ofrezco perder interiormente la paz de
mi alma. de la verdadera piedad que
6.a Enmitrajeobservarésiempre yo quiero practicar con firmeza
las reglas de la decencia cristiana, aunque sin ostentación.
é imitaré en este punto á i3. Ruego á nuestro Señor
las personas más ejemplares, huyendo Jesucristo se digne inspirarme
también del reprensible y siempre un grande amor á los
pernicioso desaliño. pobres. Por este medio atraeré
7.a Pondré el mayor cuidado las más abundantes bendiciones
en la elección de amigos y lecturas, sobre mí y sobre toda mi familia,
y sacrificaré á Dios el gusto y tendré la recompensa del ciento
de novelas y folletines peligrosos, por uno, al paso que cumpliré
con el fin de conservar la pureza con lo que es de riguroso precepto
de corazón juntamente con para el cristiano.
el gusto de ocupaciones serias y i4- Me asociaré á alguna buena
de lecturas sólidamente agradables. obra con el fin de alimentar en
8.a Jamás me entregaré á la mi corazón el celo de la gloria de
desgraciada ociosidad, que átantas Dios y salvación de las almas.
jóvenes pierde. No pasaré x 5 • Todos los días de mi vida
mi vida sin hacer nada ú ocupada conservaré una gran devoción á
en bagatelas; procuraré, al mi amantísima y tierna Madre la
contrario, hacerla útil con ocupaciones santísima Virgen, y la inculcaré
sólidas, que podré amenizar á los demás. No olvidaré tampoco
con alguna honesta recreación. á mi santo ángel de la guarda,
9.a A fin de hacer la piedad ni al padre putativo de Jesús,
agradable, no sólo á Dios, sino el glorioso San José.
también á los hombres, trabajaré ¡Oh Jesús, divino Salvador mío!
con todas mis fuerzas en adquirir Yo deposito todas estas resoluciones
una grande igualdad de en el centro de vuestro divino
ánimo y hacerme toda á todos Corazón por medio del Corazón
por amor de mi Dios. inmaculado deMaría, vuestra
10. Seré atenta, cortés y caritativa santísima Madre, á la que diré
para con todos; pero sabré con el mayor fervor y confianza:
mostrar firmeza cuando convenga ¡Madre, aquí tenéis á vuestra
sobreponerse al respeto hija!
humano por ser fiel á los deberes ¡Madre, aquí tenéis á vuestra
de mi santa Religión. hija!
11. Detestaré la murmuración ¡Madre, aquí tenéis á vuestra
como peste de la sociedad; hija!
procuraré diestramente cortar En Vos, Madre mía dulcísima,
la conversación cuando me encuentre he puesto mi confianza de que
con personas poco cuidadosas «jamás quedaré confundida».
en este punto. Ave María purísima; sin pecado
12. Me prepararé con una fué concebida María santísima.
conducta verdaderamente cristiana La paz y la misericordia descansarán sobre
á la elección de estado, y las personas que observaren esta regla. (Gál
lo escogeré movida únicamente a t . , VI.)
del deseo de agradar á Dios. Si Nuestro Santísimo Padre Pío VII, á 10 de
el Señor me llama al matrimonio, Abril de 1821, concedió indulgenciaplenaria y
preferiré ante todo un sujeto sacar un alma del purgatorio (según estaba ya
que practique fielmente la Religión. anteriormente decretado por Clemente VIII
Obrar de otra suerte sería y Benedicto XIV) á todos los fieles que, confesados
exponerme á ser muy desgraciada y comulgados, dijeren delante de un
toda la vida. En cualquier estado Crucifijo la siguiente oración, sin que á ella
que Dios me coloque trataré sea necesario añadir otra súplica:
de ser fiel en cumplir sus QUINCE MINUTOS
obligaciones, siendo éste el espíritu EN COMPAÑÍA DE
JESÚS SACRAMENTADO hoy, ¿qué necesitas? ¿qué puedo hacer
No es preciso, hijo mío, saber mucho por tu bien? ¡Si conocieses los deseos
para agradarme mucho; basta que me que tengo de favorecerte!
ames mucho. Háblame, pues, aquí sencillamente, ¿Traes ahora mismo entre manos
como hablarías al más íntimo algún proyecto? Cuéntamelo todo minuciosamente.
de tus amigos, como hablarías á tu ¿Qué te preocupa? ¿Qué
madre, á tu hermano. piensas? ¿Qué deseas? ¿Qué puedo hacer
¿Necesitas hacerme en favor de alguien por tu hermano, por tu hermana,
una súplica cualquiera? Dime por tu amigo, por tu superior? ¿Qué desearías
su nombre, bien sea el de tus padres, hacer por ellos?
bien el de tus hermanos y amigos; dime Y por mí, ¿no te sientes con deseos
en seguida qué quisieras hiciese yo actualmente de mi gloria? ¿No quisieras poder hacer
por ellos. Pide mucho, mucho; algún bien á tus prójimos, á tus
no vaciles en pedir; me gustan los amigos, á quienes amas tal vez mucho,
corazones generosos, que llegan á olvidarse y que viven quizá olvidados de mí?
en cierto modo de sí propios Dime, ¿qué cosa llama hoy particularmente
para atender á las necesidades ajenas. tu atención? ¿Qué anhelas
Háblame, así, con sencillez, con llaneza, más vivamente? ¿Con qué medios cuentas
de los pobres á quienes quisieras para conseguirlo? Dime si te sale
consolar; de los enfermos á quienes ves mal tu empresa, y yo te diré las causas
padecer; de los extraviados que anhelas del mal éxito. ¿No quisieras interesarme
volver al buen camino; de los amigos algo en tu favor?
ausentes que quisieras ver otra vez Soy, hijo mío, dueño de los corazones,
á tu lado. Dime por todos una palabra y dulcemente los llevo, sin perjuicio
siquiera; pero palabra de amigo, palabra de su libertad, donde me place.
entrañable y fervorosa. Recuérdame ¿Sientes acaso tristeza 6 mal humor?
que he prometido escuchar toda súplica Cuéntame, cuéntame, alma desconsolada,
que salga del corazón; y ¿no ha tus tristezas con todos sus
de salir del corazón el ruego que me dirijas pormenores. ¿Quién te hirió? ¿Quién
por aquellos que tu corazón más lastimó tu amor propio? ¿Quién te ha
especialmente ama? menospreciado? Acércate á mi Corazón,
Y para ti, ¿no necesitas alguna gracia? que tiene bálsamo eficaz para todas
Hazme, si quieres, una como lista estas heridas del tuyo. Dame cuenta de
de tus necesidades, y ven, léela en mi todo, y acabarás en breve por decirme
presencia. que, á semejanza de mí, todo lo perdonas,
Dime francamente que sientes orgullo, todo lo olvidas, y en pago... recibirás
amor á,ia.sensualidad y al regalo; mi consoladora bendición.
que eres tal vez egoista, inconstante, ¿Temes por ventura? ¿Sientes en tu
negligente..., y pídeme luego quevenga alma aquellas vagas melancolías que
en ayuda de los esfuerzos, pocos ó muchos, no por ser injustificadas dejan de ser
que haces para sacudir de encima desgarradoras? Échate en brazos de mi
de ti tales miserias. providencia. Contigo estoy; aquí, á tu
No te avergüences, ¡ pobre alma! ¡Hay lado me tienes; todo lo veo, todolooigo,
en el cielo tantos y tantos justos, tantos ni un momento te desamparo.
y tantos Santos de primer orden que ¿Sientes desvío de parte de personas
tuvieron esos mismos defectos'.Pero rogaron que antes te quisieron bien, y ahora,
con humildad..., y poco á poco se olvidadas, se alejan de ti, sin que les
vieron libres de ellos. hayas dado el menor motivo? Ruega
Ni menos vaciles en pedirme bienes por ellas, y yo las volveré á tu lado si
del cuerpo y del entendimiento; salud, no han de ser obstáculo á tu santificación.
18 ¿ Y no tienes tal ves alegría alguna
memoria, éxito feiiz en tus trabajos, que comunicarme? ¿Por qué no mehaees
negocios ó estudios... Todo eso puedo partícipe de ellas, á fuer de buen
darte, y lo doy y deseo me lo pidas en amigo tuyo que soy? Cuéntame lo que
cuanto no se oponga, antes favorezca desde ayer, desde la última visita que
y ayude á tu santificación. Hoy por me hiciste, ha consolado y hecho como
sonreír tu corazón. Quizá has tenido sin embargo, ¡ cuán pocas son las
agradables sorpresas, quizá has visto personas que le visitan, y cuántos los
disipados negros recelos, quizá has recibido que le olvidan! A fin de reparar tantas
faustas noticias, una carta, una ingratitudes adquiere la piadosa costumbre
muestra de cariño; has vencido una dificultad, de visitarle cada día, si puedes,
salido de un lance apurado... en el santísimo Sacramento. Piensa al
Obra mía es todo esto, y yo te lo he dirigirte á la iglesia en la dicha que vas
proporcianado; ¿por qué no has de manifestarme á tener de conversar con tu amable Salvador,
por ello tu gratitu d y decirme y entra en su casa con la modestia
sencillamente como un hijo á su padre y el respeto que exige la santidad
: Gracias, Padre mío, gracias? El del lugar que se ha dignado escoger
agradecimiento trae consigo nuevosbeneficios, para morar con nosotros.
porque al bienhechor le agrada Efusión del corazón.—Yo me
verse correspondido. presentaré con confianza, Señor,
¿ Tampoco tienes promesa alguna delante del trono de vuestra misericordia,
que hacerme? Leo, ya lo sabes, el fondo y penetrada de un religioso
de tu corazón; á los hombres se engaña respeto adoraré y alabaré
fácilmente, á Dios no; háblame, vuestro santo nombre.
pues, con toda sinceridad. ¿Tienes firme Como Magdalena, póstrate á los pies de Jesús,
resolución de no exponerte ya más llora tus peeados, admira sus misericordias,
á aquella ocasión de pecado, de privarte y derrama en su presencia tu corazón
de aquel objeto que te dañó, de dieiéndole:
no leer más aquel libro que exaltó tu La que amáis, Señor, aquella
imaginación, de no tratar más á aquella por quien derramasteis vuestra
persona que turbó la paz de tu alma? sangre y á la cual os habéis dado
¿ Volverás á ser dulce, amable y condescendiente tantas veces en la sagrada
con aquella otra á quien Comunión, se halla atormentada
por haberte faltado miraste hasta hoy por (talócual mala inclinación),
como enemiga? y tiene necesidad de (tal ó cual
Ahora bien, hijo mío; vuelve á tus gracia); ¿será la primera que
ocupaciones habituales, á tu taller, á tu habrá confiado en Vos y á quien
familia, á tu estudio...; pero no olvides no habréis escuchado?
los quince minutos de grata conversación Hacetiempo, ¡ohDiosmío!, que
que hemos tenido aquí los dos, en no tengo valor, que me falta celo
la soledad del santuario. Guarda en lo para combatir á los enemigos de
que puedas silencio, modestia, recogimiento, mi salvación; que no tengo constancia
resignación, caridad con el prójimo. en la práctica de mis deberes,
Ama á mi Madre, que lo es tuya soy tibia en serviros, orgullosa,
también, la Virgen santísima..., y vuelve llena de envidia, pronta á
otra vez mañana con el corazón más dejarme arrebatar de la ira. ¡Ay
amoroso todavía, más entregado á mi de mí! ¡cuántas miserias!... Mas
servicio; en el mío encontrarás cada Vos podéis sanarme.
día nuevo amor, nuevos beneficios, Si no puedes derramar lágrimas de arrepentimiento,
nuevos consuelos. permanece en silencio; ó si hablas,
A.M. D. G. seaúnicamente paraexpresar t u admiración,
VISITA AL SANTÍSIMO SACRAMENTO respeto y amor.
¡Qué consuelo visitar los lugares que ¡Oh Salvador y Dios mío! ¿Qué
Jesucristo ha santificado con su presencia! puedo desear en el cielo y á quién
Con qué transporte de gozo se ven puedo amar en la Tierra sino á
el establo donde nació, el Calvario donde Vos? ¡OhDios de mi corazón! ¡oh
derramó su sangre, el sepulcro en adorable Jesús! Vos sois mi fortaleza,
quesu sagrado cuerpo estuvo tres días, mi consuelo, mi tesoro y
el Tábor donde dejó impresas las huellas mi herencia. ¡Ah! ¡cuán cierto es
de sus pies! Jesucristo no hizo más que los que no cuidan de venir á
que pasar por todos estos sitios, al paso tributaros sus homenajes no os
que reside día y noche en nuestros altares; conocen, y que cuantos de Vos se
apartan marchan al abismo! Por para mí, que con tanta frecuencia
esto quiero poner mi felicidad só • os he injuriado. Trocad mi
lo en creer en Vos y en amaros, culpado corazón; dadme un corazón
ofreciéndoos cada día mi corazón contrito y humillado, un
y todo mi ser. corazón puro y sin mancha, un
Al pensar en lo poco visitado y honrado corazón consagrado á vuestra
que es Jesús en su divino Sacramento, imagina gloria y víctima de vuestro amor.
que t e dirige estas palabras: ¿Y t ú también, Por mi parte os ofrezco reparar
h i j a mía, quieres abandonarme?, y dile: en adelante tantas irreverencias
¡Que yo os abandonaría, Dios y sacrilegios con mi modestia en
mío, para ir á servir á los enemigos! el templo, con mi solicitud en visitaros,
¡ Yo os olvidaría por mis placeres! con mi devoción en recibiros,
Si tal hiciese, ¿quién me para que, amándoos cada
indemnizaría de tan gran pérdida? día en la Tierra, os ame sin cesar
¿Quién puede dispensarme de en el cielo. Amén.
venir á ofreceros el homenaje de Ruega ahora á Jesús sacramentado
mi corazón y de lo que poseo? por las necesidades de la Santa Iglesia,
Vos sólo tenéis palabras de vida exaltación de la fe católica, extirpación
eterna; Vos sois mi Rey, mi Salvador de errores y herejías, paz y concordia
y mi Dios; quiero serviros entre los príncipes cristianos, por
con amor el resto de mi vida. el santo Pontífice y demás Prelados,
¡ Ah! ¡por cuán feliz me tengo en por las benditas almas del purgatorio
poder visitaros en vuestros tabernáculos! y por tus bienhechores, etc.
Escucha con el mayor recogimiento las palabras Podrás variar esta visita de otros modos
que Jesús h a r á resonar en tu corazón. muy provechosos: 1.® Rezando los seis Padrenuestros,
Pregúntale amorosamente lo que debes hacer Avemarias y Gloria P a t r i que es
para alcanzar la vida eterna. Desprecia en costumbre. 2.° Diciendo el Credo muy despacio,
su presencia todos los bienes del mundo y esmérate pensando que cada articulo de él es
en desagraviarle, para lo cual puedes una lanza contra un heresiarca, y que al fin
hacer el siguiente los has sometido todos á Jesús sacramentado.
ACTO DE DESAGRAVIO 3.° Repitiendo la oración Anima Cliristi
AL S A N T Í S I M O SACRAMENTO (pág. 69), acompañándola de variedad
¡Oh amantísimo Salvador mío! de afectos, avivando la fe de que está allí
Penetrada del más vivo dolor á ese mismoSeñor con su alma, su cuerpo, etc.,
vista de las ofensas que habéis é implorar su protección. 4.° Figurándote
recibido y recibís todos los días ver á tu lado al ángel de tu guarda que t e señala
en el Sacramento del altar, me el tabernáculo ó sagrario, y t e dice: lie
postro en vuestra presencia para aquí el Cordero de Dios que quita los pecados
desagraviaros de ellas. ¡Oj alá pudiera del mundo, pídele que te haga como un manso
con mi veneración y respeto cordero de su rebaño, sin permitir que ni
reparar cumplidamente vuestro tú ni yo nos volvamos lobos por nuestros pec
honormenospreciado! ¡Oh! Si a d o s , y que cuantos lo son se conviertan en
me fuese dado borrar con mi sangre mansos corderos. ó.° Rezando alguna de las
tantas irreverencias, tantas siguientes preces:
profanaciones, tantos sacrilegios ORACIÓN
como se cometen contra Vos, DE LAS
¡cuánbien empleada seríami vida C U A R E N T A HORAS
logrando darla por tan digno motivo! 1. En tiempo de Carnaval. —Para
Otorgadme,Diosmío, elperdón ganar la indulgencia plenaria concedida
que imploro para los impíos por Clemente XIII es preciso confesarse,
que os blasfeman, para los infle comulgar y visitar una vez al
les que os desconocen, para los Santísimo en la iglesia donde se halle
herejes y cismáticos que os deshonran, expuesto.
para tantos católicos ingratos 2. Durante el año. — Indulgencia
que] profanan el misterio plenaria á todo el que durante el tiempo
de vuestro amor, y, finalmente, de la exposición se confiese y comulgue
y haga una visita en la iglesia Entre las devociones con que podemos
en que se halle expuesto el Santísimo. tributar al Corazón de Jesús el
—Además, indulgencia de diez años y culto que le es debido, la H O R A S A N TA
diez cuarentenas cada ves que se haga* es una de las más recomendadas á los
esta visita con propósito de confesarse. socios del Apostolado déla Oración y de
(Paulo V.) la Comunión Reparadora. Consiste en
VISITA. DE LAS ESTACIONES tener una hora de meditación ó de oración
E L J U E V E S Y V I E R N E S SANTO vocal, haciendo compañía en espíritu
Indulgencia plenaria comulgando el á nuestro divino Redentor cuando,
Jueves Santo ó el día de Pascua, visitando puesto en agonía en el Huerto de
el Santísimo expuesto en las estaciones, las Olivas, oraba ásu Eterno Padre. De
y rogando allí por las intenciones estemodo consolamos su afligido Corazón
del Sumo Pontífice. También se y desarmamos la divina justicia
ganan diez años y diez cuarentenas en irritada contra el mundo prevaricador.
cada visita, haciéndola con propósito En aquella noche terrible, al entrar
de confesarse. (Pío Vil.) Jesucristo en el Huerto de Getsemaní,
LA HORA SANTA pidió á los Apóstoles que estuvie-.
Entre las devociones con que podemos sen orando una hora mientras oraba él
tributar al Corazón de Jesús el también, y porque no lo hicieron los
culto que le es debido, la H O R A S A N TA reprendió amorosamente. Al llegar el
es una de las más recomendadas á los traidor con la gente armada, Jesucristo,
socios del Apostolado déla Oración y de que había estado orando, aunque sudando
la Comunión Reparadora. Consiste en sangre de congoja y agonía, salió
tener una hora de meditación ó de oración al encuentro, con indecible valor, á
vocal, haciendo compañía en espíritu los que iban á procurarle la muerte;
á nuestro divino Redentor cuando, mas los Apóstoles, que en vez de velar
puesto en agonía en el Huerto de habían'estado durmiendo, huyeron co
ORACIÓN bardemente, abandonando á su divino
DE LAS Maestro.
C U A R E N T A HORAS La H O R A S A N T A , cual hoy se hace,
1. En tiempo de Carnaval. —Para con aprobación 3' concesiones especiales
ganar la indulgencia plenaria concedida de los Sumos Pontífices, fué ordenada
por Clemente XIII es preciso confesarse, por el Salvador á la beata Margarita
comulgar y visitar una vez al María Alacoque, á quien dijo estas
Santísimo en la iglesia donde se halle palabras: «Comulgarás todos los
expuesto. primeros viernes de mes, y todas las
2. Durante el año. — Indulgencia noches del jueves al viernes te haré
plenaria á todo el que durante el tiempo participante de la tristeza mortal que
de la exposición se confiese y comulgue voluntariamente quise experimentar en
y haga una visita en la iglesia el Huerto de las Olivas; y esta tristeza,
en que se halle expuesto el Santísimo. sin que sepas cómo, te pondrá en una
—Además, indulgencia de diez años y especie de agonía más difícil de sobrellevar
diez cuarentenas cada ves que se haga* que la misma muerte. Para acompañarme
esta visita con propósito de confesarse. en la humilde oración que entonces
(Paulo V.) presenté á mi Padre en medio
VISITA. DE LAS ESTACIONES de las angustias de mi corazón estarás
E L J U E V E S Y V I E R N E S SANTO levantada de once á doce de la noche,
Indulgencia plenaria comulgando el para postrarte teniendo el rostro pegado
Jueves Santo ó el día de Pascua, visitando á la tierra, tanto para aplacar la Justicia
el Santísimo expuesto en las estaciones, divina pidiendo misericordia para
y rogando allí por las intenciones los pecadores, como para aliviar de algún
del Sumo Pontífice. También se modo la amargura que sentí entonces
ganan diez años y diez cuarentenas en al ver el descuido de mis Apóstoles,
cada visita, haciéndola con propósito que me obligó á reprenderlos por
de confesarse. (Pío Vil.) no haber podido velar una hora conmigo,
LA HORA SANTA y en aquella hora harás lo que
yo te diré.» á su amante esposa la beata Margarita
Hallándose el P. Roberto Debrose, que conviene meditar su dolorosa
de la Compañía de Jesús, de Superior agonía, sus profundas humillaciones
en la residencia de Paray-le-Monial, y su amor correspondido con tanta
y viendo el grande fruto que le provenía ingratitud, y llorar la muchedumbre de
de practicar esta devoción, empezó ofensasque desde el principio del mundo
á reunir algunos hombres á mediados se han hecho á la divina Majestad, y
de 1829 y fundó una Congregación particularmente los pecados que se cometen
que tenía por fin principal hacer la Hora en aquella hora.
Santa. La Congregación fué aprobada Será muy útil valerse de las consideraciones
canónicamente por el señor obispo siguientes: Cada punto se ha
de Autun, y luego por los Sumos Pontífices de ponderar y sentir detenidamente,
Pío VIII, Gregorio XVI y Pío IX, sin pasar de uno á otro hasta haber
que la fueron enriqueciendo con especiales sacado de él todo el fruto que se pueda,
privilegios é indulgencias. ya para el entendimiento, de inspiraciones
Pío V I I I y Gregorio XVI concedieron indulgencia y santos pensamientos; ya para
p l e n a r i a á los fieles inscritos en la la voluntad, de piadosos afectos y saludables
Archicofradía de Paray-le-Monial que, repartidos resoluciones. Cuando se emplee
encoros de t r e s , hagan l a Hora Sant todo el cuarto de hora en la materia
a por lo menos u n a vez cada tres semanas. de meditación propuesta para él,
También g a n a i n d u l g e n c i a p l e n a r i a cada pueden dejarse de rezar las oraciones
asociado vocales señaladas para el fin de cada
el d í a que p r a c t i c a este piadoso ejercicio. uno de los cuatro puntos. Si, por el contrario,
Por concesión de Gregorio XVI se puede la materia de meditaciones propuesta
empezar la Hora S a n t a cuando pueden los no es suficiente para llenar el
sacerdotes rezar los Maitines del día siguien cuarto de hora, díganse entonces las
te. ( E s t o es, próximamente: 1.° de Enero, á oraciones vocales muy despacio, pensando
las dos y dieciocho minutos; 1.° de Febrero, al mismo tiempo en la significación
á las dos y cuarto; 28 de ídem, á las dos y de las palabras.
media; 20 de Marzo, á las tres; 11 de Abril,rá P R I M E R CUARTO DE HORA.-Considerar
las t r e s y cuarto; 6 de Mayo, á las tres y media; la tristeza del Corazón de Jesús,
21 de Junio, á las cuatro menos cuarto; que tomó sobre sí los pecados de todos
6 de Agosto, á las t r e s y media; 3 de Septiembre, los hombres .—Su quebranto al ver que
á las t r e s y cuarto; 24 d e ídem, á l a s tres; su pasión y muerte habían de ser inútiles
13 de Octubre, á las t r e s menos cuarto; 8 de para muchas almas.-El mismo nos
Noviembre, á las dos y media.) dice: « Triste está mi alma hasta la
Pió IX facilitó aún más esta s a n t a práctica muerte, a
á los socios del Apostolado de l a Oración S E G U N D O CUARTO D E HORA.-Meditar
permitiéndoles g a n a r l a indulgencia plenaria la oración del Corazón de Jesús. Oración
haciendo la Hora S a n t a desde l a puesta del humilde, ora con el rostro en tierra,
Sol del j u e v e s hasta la salida del viernes, ó oración resignada: Hágase tu voluntad,
sea, próximamente, desde las seis de l a t a r - y no la mía\ oración perseverante:
de del j u e v e s h a s t a las seis de la mañana sig tres veces hace la misma súplica
uiente. á su Padre, y no cesa de orar todo el
Puede hacerse en la iglesia y f u e r a de ella. tiempo de su agonía.
La indulgencia es a p l i c a b l e á las almas del T E R C E R CUARTO DE HORA.—Contemplar
purgatorio, y p a r a g a n a r l a es necesario confesar, á Jesucristo, que en aquella hora
comulgar el jueves ó el viernes, y rogar de agonía va á sus discípulos para con
por la intención de Su Santidad. solarse con ellos, y los halla durmiendo
La confesión se puede hacer en el mismo una, dos y hasta tres veces.—También
d í a de l a comunión, la víspera ó en uno de ahora el Corazón de Jesús busca
los ocho días anteriores. en nosotros consuelo: He buscado
MODO DE PASAR LA HORA SANTA quienme consolase, y no lo he hallado.
Aunque no está prescrita determinada U L T I M O CUARTO DE HORA. —Considerar
materia de meditación , se deduce la agonía del Corazón de Jesús;
de las palabras de nuestro Señor Jesucristo cómo baña la tierra con el sudor de
sangre; cómo es fortalecido por el ángel; haced mi corazón semejante
cómo sale al encuentro á sus enemigos. al vuestro.
Hágase un acto de desagravios al Trescientos días de indulgencia por cada
Corazón de Jesús, y conclúyase rezando vez. (Pío IX, 1868.)
el Memorare á la santísima Virgen. Corazón sagrado de Jesús, tened
INDULGENCIAS misericordia de nosotros.
i. Por rezar durante algún tiempo Cien días de indulgencia por cada vez.
delante de una imagen del sagrado Corazón (Pío IX.)
de Jesús expuesto en una iglesia, Jesús mío, misericordia.
en una capilla ó en un altar, Cien días de indulgencia por cada vez.
Indulgencia de siete años y siete cuarentenas (Pío IX, 1853.)
cada vez (Pío IV", 1799.) En todas partes sea amado el
2. Ofrecimiento á Jesucristo delante Corazón de Jesús.
de una imagen del sagrado Corazón. Cien días de indulgencia. (Pío IX.)
¡Oh mi amable Jesús! Yo,N. N., ¡ Oh dulcísimo Jesús! no seáis
para daros un testimonio de mi mi juez, sino mi salvador.
reconocimiento y reparar mis infidelidades, Cincuenta días de indulgencia por cada
os doy mi corazón, vez. (Pío IX, 1853.)
me consagro enteramente á Vos Dulce Corazón de María, sed
y propongo con vuestra gracia mi salud.
no ofenderos más. Trescientos días de indulgencia por cada
Cien d í a s de indulgencia por una vez al vez.
día. Indulgencia plenaria una vez al mes para
Indulgencia plenaria una vez cada mes á todos los que la digan diariamente durante
todos los que la reciten una vez todos los un mes. (Pío IX, 1852.)
días del mes. (Pío VII, 1817.) Corazón inmaculado de María,
3. Rezar al sagrado Corazón, por los rogad por nosotros.
agonizantes del día, esta oración: Cien días de indulgencia por cada vez.
¡Oh misericordiosísimo Jesús, (Pío IX.)
lleno de amor por las almas! Yo Jesús, María y José, asistidme
os pido, por la agonía de vuestro en mi última agonía.
sagrado Corazón y por los dolores Cien días de indulgencia por cada vez.
de vuestra Madre inmaculada, (Pío VII, 1807.)
que purifiquéis con vuestra Nota bene. Todas estas indulgencias
sangre á todos los pecadores de son aplicables por las almas del
la Tierra que se hallen ahora en purgatorio.
la agonía y que van á morir hoy ¡Oh, qué dulce es morir después de
mismo. Amén. haber tenido una constante devoción
Corazón agonizante de Jesús, al Corazón de Aquel que debe juzgarnos!
tened misericordia de los moribundos. (Palabras déla beata Margarita,
Cien días de indulgencia por cada vez. Alacoque.)
Indulgencia plenaria una vez al mes para Virgen fidelísima y amantísima
todos los que la hayan dicho durante el mes Madre nuestra: auxiliadnos
tres veces al d í a y á diferentes horas. (Pío IX, y proteged á la Iglesia.
1850.) A JESUCRISTO CRUCIFICADO
4. Ofrecimiento de la preciosa sangre UN CUARTO D E H O R A Á LOS P I E S DEL
de nuestro Señor Jesucristo. C R U C I F I JO
Os ofrezco, Padre Eterno, la J E S U C R I S T O . — Ven, hijo mío, no huyas
preciosísima sangre de Jesucristo de mí. Mira el destrozo que han hecho
en expiación de mis pecados tus pecados en mi cuerpo, la pena
y por las necesidades de la Santa y amargura causada á mi alma por tu
Iglesia. ingratitud y desamor.
Cien días de indulgencia por cada vez. ¿Ves la sangre que, hilo á hilo, corre
(Pío V I I , 1817.) de mi cabeza? Tus malos pensamientos
5. Oraciones jaculatorias: consentidos me le sacan por medio de
Jesús, dulce y humilde de corazón; esta dolorosísima corona de espinas.
¡Ay, cuánto me punzan! sino que el castigo sea como de
¡Mira el rostro afeado por el polvo, Padre misericordioso, y no como de
sudor y sangre, y por las inmundas sa- Juez justiciero. Apelo á vuestra infinita
- 299 - misericordia, á vuestra infinita bondad.
livas de mis verdugos! ¿Reconoces tu Perdón, Señor, pequé; tened misericordia
obra? Acuérdate que al pecar me insultaste, de mí.
me ofendiste en mi presencia, JESUCRISTO.—Hijo mío, esas lágrimas
viéndolo yo y pudiendo arrojarte al desarman mi justicia, tuarrepentimiento
punto á los infiernos como á los ángeles me consuela, tu amor alivia mis dolores.
rebeldes. Bajé del cielo para remediarte, me
La sed que me devora y la amargu hice hombre para poderte redimir y
ra. de la hiél que me atormenta castigo darte ejemplo, padecí afrentosos y crueles
son que sufro por tu inmortificación y tormentos, y subí á la cruz para
por el demasiado regalo con que te tratas abrirte las puertas del cielo y librarte
en comida y bebida. de la eterna perdición. El.grande amor
Y estos brazos extendidos, y mis manos que te tengo me hace padecer voluntariamente.
taladradas y sujetas con clavos, ¿no Y en pago de este amor, ¿me
te recuerdan el mal empleo que has hecho prometes la enmienda? ¿Me prometes
de mis dones, de las riquezas de la que no volverás á ofenderme?
salud y fuerzas, y aun del entendimiento, E L PECADOR. — Señor, lo prometo,
imaginación y sensibilidad de corazón, pero temo de mi inconstancia. ¡Soy tan
ofendiéndome con ellos? frágil! ¡Hallo tantas dificultades para
También estánclavados y sujetos mis practicar el bien! ¡Mis enemigos son
pies por los muchos pasos quehasdado tan poderosos, y nunca duermen! Me
para tu perdición. Tenías pereza para brinda el mundo, me halaga la carne,
ir á Misa, para ir al templo á oir mi palabra me tienta el enemigo, me arrastra la
predicada por mis ministros; no costumbre y los malos ejemplos.
hallabas tiempo para visitar mis enfermos JESUCRISTO.—Lo sé; peroconmiauxilio
y practicar otras obras de caridad todo lo podrás vencer. Soy todo poderoso,
ó de justicia, y, sin embargo, no tenías y deseo hacer alarde de mi gracia
pereza para asistir á sitios y reuniones consiguiendo que con ella triunfes
donde me ofendías á mí, escandalizabas de todos tus enemigos.
al prójimo y amontonabas sobre Cuando arrecie la tentación y te veas
tu cabeza tesoros de ira, irritando mi al borde del precipicio, acude á mí,
Justicia. ponte á mis pies, que yo te salvaré.
Hijo mío querido, lós deleites prohibidos Cuando te asalten los temores de tu
que te procuras, el regalo con salvación, cuando te halles desolado,
que tratas tu cuerpo, la libertad que das lleno de tinieblas el entendimiento, la
á tus sentidos y pasiones, jcuán caros voluntad sin fuerzas para el bien, rebelde
me cuestan á mí, que soy tu Padre! Mi el corazón para cumplir mis mandamientos,
cuerpo está hecho todo una llaga. Tú ven á mi presencia. Yo soy tu
eras el que movías los brazos de mis Dios y Señor, y tu Padre. Soy tu maes
verdugos para que descargasen sobre tro, y te enseñaré; soy tu fortaleza, y
mi inocente cuerpo los terribles azotes te defenderé; soy médico de tu alma, y
que tal me han puesto. te curaré las heridas del pecado; soy
¿Y nada te dice esta desnudez en que todo tu bien.
me encuentro? Yla vergüenza que pasé EL PECADOR.—¡Dios mío! ¡Al recordar
al ser despojado de mis vestidos en el mis muchos pecados me lleno de
Pretorio y en el Calvario, ¿note recuerda terror!
ofensas mías y deshonras tuyas? A pesar de haberos ofendido tanto,
Hijo mío, ¿qué te he hecho yo para ¿me salvaré? Sois mi Juez, y me arre
que así me hayas tratado? Respóndeme. dra vuestra justicia.
E L PECADOR.—Perdón, Señor, pequé; JESUCRISTO.—Juez soy, es verdad; tengo
tened misericordia de mí. No más pecar, presentes todas tus maldades, y de
no más ofenderos. No digo, Señor todas ellas te he de pedir estrecha cuenta.
que no me castiguéis, pues lo tengo merecido, Leo todos tus pensamientos. No se
me escapa ninguno de tus deseos. Ni te halles devoto y fervoroso, acógete á
es mi justicia como la de los hombres, mi Corazón, y verás cuánto más sabroso
falaz, que se doblega por temor ó se es el consuelo que doy á los justos y
tuerce con los dones. á los pecadores arrepentidos que el
Pero esta sangre que ves correr de que vanamente promete elmundo á sus
mis venas, esta cruz y estos clavos, ¿no servidores.
te dan aliento? ¿Quién me ha puesto en A. M. D. G.
la cruz sino el amor que te tengo? Mil VIA CRUCIS
mundos que hubiera yo creado los pudiera El Via Crucis, dice Benedicto XIV,
redimir con una sola gota de mi es una de las principales prácticas para
sangre ó con un latido de mi Corazón. honrar la Pasión y muerte de nuestro
¡No temas,pecador, hijo mío! Abiertos adorable Redentor Jesús, á la vez
tengo los brazos para recibirte, abierto que el medio más eficaz para convertir
mi costado para acogerte en mi corazón. á los pecadores, para reanimar á los
Te salvarás, no lo dudes, si te quieres tibios y santificar á los justos.
dejar conducir por mi gracia. Te El origen de esta devoción se remonta
está preparado en el cielo un trono hermosísimo á los primeros tiempos del Cristianismo.
de gloria, donde reines con La santísima Virgen, después
mis santos y mis ángeles, en compañía de la muerte de su divino Hijo, iba á
de mi Madre y Madre tuya, y en mi presencia, visitar con frecuencia aquellos lugares
por toda la eternidad. regados con tan preciosa sangre, y los
L'oróá mis pies la Magdelena,la perdoné Apóstoles,y conelloslosprimeros cristianos,
y se salvó. Se arrepintió el buen á ejemplo de María, recorrían
ladrón y le llevé al paraíso. Volvió el también aquel camino doloroso, que
hijo pródigo arrepentido, y le acogí en tantos recuerdos despertaba en sus
mis brazos. almas.
Dime, hijo mío querido: ahora que Después que Santa Helena, madre
estás pesaroso de tu mala vida pasada, del gran Constantino, visitó la Tierra
ahora que contemplas mi cruz y mis llagas, Santa y descubrió en ella los preciosos
¿qué piensas de los dolores, de los instrumentos denuestra redención,una
placeres, del qué dirán, de los teatros, multitud de cristianos han visitado
de la moda?... siempre los Santos Lugares; y á pesar
EL PECADOR.-¡Dios mío! ¡Cuán diferentes de las guerras y de las desgracias de
me parecen ahora q ue antes; cuán los tiempos, puede decirse que jamás
digno de amor lo que hasta el presente se ha interrumpido la cadena de estas
he aborrecido, y cuán digno de odio lo piadosas peregrinaciones.
que hasta ahora he amado! Tarde te he Habiendo caído los Santos Lugares
conocido, Señor; tarde te he amado. en poder de los infieles, se hizo por
¡Ojalánunca te hubiera ofendido! ¿Cómo consecuencia más difícil el visitarlos, y
podré reparartanto mal? los Sumos Pontífices permitieron que
J E S U C R I S T O . —El tiempo perdido no se hiciesen representaciones délos mis -
vuelve; pero procura aprovechar el mos, concediendo á los que visitasen
poco que te queda. Apártate del mal, aquellos signos simbólicos las mismas
practica el bien y sé constante, con el indulgencias que ganaban los que antes
auxilio de mi gracia, en los buenos pro iban á Jerusalén. Así consta por los
pósitos. Evita las ocasiones de pecar Breves y Constituciones de los Sumos
acordándote de tu fragilidad é inclinación Pontífices InocencioXI, BenedictoXIII,
al mal. Clemente XII y Benedicto XIV.
Visítame frecuentemente. Pídeme Con respecto al número de indulgencias,
con ilimitada confianza gracia para ti, es cierto que son muchas, tan
para tus padres, parientes, amigos y to plenarias como parciales, como puede
bienhechores, y no te olvides que yo verse en el Bulario de la Tierra
desde esta cruz rogué por mis enemigos Santa; pero su número exacto está
y rogué por ti, y te aguardo con prohibido fijarlo por los Sumos Pontífices
los brazos abiertos. Clemente XII y Benedicto XIV.
Cuando te sientas afligido y cuando Son aplicables á las almas del purgatorio.
Para ganar estas indulgencias no es por mis pecados! Haced que conozca
necesaria la confesión y comunión: basta la gravedad de ellos y los
el estado de gracia; pero sí recorrer llore toda mi vida.
una por una las estaciones, ó cuando Padre nuestro, etc.
menos, si el lugar no lo permite, volverse f Tened, Señor, etc.
hacia la cruz de la estación. Es TERCERA ESTACIÓN
necesario también meditar devotamente JESÚS CAE POR PRIMERA VEZ BAJO
la Pasión de Jesucristo; pero las personas LA CRUZ
sencillas á quienes es difícil hacer f Te adoramos, etc.
una meditación continuada pueden El gran peso de mis culpas,
contentarse con pensar afectuosamente ¡oh Jesús mío!, os hizo caer bajo
en alguna circunstancia de la Pasión, la cruz. Las odio y las detesto,
según su capacidad. os pido perdón de ellas, y ayudado
Las personas enfermas ó imposibilitadas de vuestra divina gracia
física ó moralmente de ir al sitio nunca más volveré á cometerlas.
de las estaciones pueden hacerlo donde Padre nuestro, etc.
les sea más cómodo, y ganarán las f Tened, Señor, etc.
mismas indulgencias, según decreto CUARTA ESTACIÓN
de Clemente XIV, con tal que recen un JESÚS ENCUENTRA Á SU SANTÍSIMA MADRE
Padrenuestro y Avemaria en cada estación, f Te adoramos, etc.
cinco Padrenuestros, Avemarias ¡Oh afligidísimo Jesús! ¡oh dolorosísima
y Gloria Patri al concluir, y otro María! Si en lo pasado
Padrenuestro y Avemaria por el Soberano he sido por mi indigno proceder
Pontífice, y, por último, tengan en la causa de vuestras penas y dolores,
la mano un crucifijo indulgenciado á no será así, con el auxilio
este fin por quien tenga facultad para divino, en lo restante de mi vida,
ello. sino que os amaré fielmente hasta
PRÁCTICA DE ESTA DEVOCIÓN la muerte.
Se empieza por un acto de contrición, Padre nuestro, etc.
Señor mío Jesucristo, etc. f Tened, Señor, etc.
PRIMERA ESTACIÓN QUINTA ESTACIÓN
JESÚS CONDENADO Á MUERTE JESÚS AYUDADO POR EL CIRINEO
f Te adoramos ¡oh Cristo! y Á LLEVAR LA CRUZ
te bendecimos. f Te adoramos , etc.
i>> Porque por tu santa cruz ¡Dichoso el Cirineo, oh Jesús
redimiste al mundo. mío, que os ayudó á llevar la
¡ Oh Jesús mío! Por aquella cruz! Dichoso seré yo también si
injusta sentencia de muerte, firmada os la ayudare á llevar, sufriendo
tantas veces con mis culpas, c.on paciencia y resignación las
libradme de la sentencia de que Vos me enviareis en el discurso
muerte eterna que tengo tan merecida. de mi vida. Así lo propongo
Padre nuestro, Ave María y Gloria Patri. ayudado de vuestra gracia.
i Tened, Señor, compasión Padre nuestro, etc.
de nosotros. f Tened, Señor, etc.
$ Tened compasión. SEXTA ESTACIÓN
Al pasar de una estación ú otra se LA VERÓNICA LIMPIA EL ROSTRO Á JESÚS
dirá: f Te adoramos, etc.
Madre llena de aflicción, ¡Oh benignísimo Jesús, que os
De Jesucristo las llagas dignasteis imprimir vuestro santísimo
Grabad en mi corazón. rostro en el paño con que
SEGUNDA ESTACIÓN os enjugó la piadosa Verónica!
JESÚS CON LA CRUZ Á CUESTAS Os ruego que imprimáis en mi
f Te adoramos, etc. alma la memoria continua de
¡Oh Jesús mío, que cargasteis vuestras atrocísimas penas.
sobre vuestros delicados hombros Padre nuestro, etc.
la pesadísima cruz labrada f Tened, Señor, etc.
SÉPTIMA ESTACIÓN mortificación.
JESÚS CAE POR SEGUNDA VEZ Padre nuestro, etc.
f Te adoramos, etc. •f Tened, Señor, etc.
Mis repetidas culpas, ¡oh Jesús DUODÉCIMA ESTACIÓN
mío!, os hicieron caer otra vez JESÚS MUERE EN LA CRUZ
bajo el grave peso de la cruz; f Te adoramos, etc.
ayudadme, os ruego, á evitar las ¡Oh Jesús mío!, que después de
recaídas. tres horas de penosísima agonía
Padre nuestro, etc. moristeis por mí en la cruz:
f Tened, Señor, etc. haced que yo muera antes que
OCTAVA ESTACIÓN vuelva á caer en pecado; y si he
JESÚS CONSUELA Á LAS MUJERES de vivir, viva tan sólo para amaros
DE JERUSALÉN y serviros con fidelidad.
f Te adoramos, etc. Padre nuestro, etc.
¡Oh Jesús mío! Pues consolasteis f Tened, Señor, etc.
á las mujeres de Jerusalén DÉCIMATERCERA ESTACIÓN
que lloraban al veros tan atormentado, JESÚS BAJADO DE LA CRUZ, EXPUESTO
consolad á mi alma con EN LOS BRAZOS DE SU BENDITÍSIMA MADRE
vuestra misericordia, en la cual f Te adoramos, etc.
únicamente confío, y á la que ¡Oh María dolorosísima!, ¡qué
quiero siempre corresponder. espada de dolor fué para Vos el
Padre nuestro, etc. ver muerto en vuestros brazos á
f Tened, Señor, etc. vuestro querido hijo Jesús! Alcanzadme
NONA ESTACIÓN que deteste siempre
J E S Ú S C A E POR T E R C E R A VEZ el pecado, causa de su muerte y
f Te adoramos, etc. de vuestros tan grandes dolores,
Por los tormentos que padecisteis, y que viva de aquí en adelante
¡oh Jesús mío!, cayendo como verdadera cristiana y me
por tercera vez bajo el peso de salve.
la cruz, haced, os suplico, que Padre nuestro, etc.
no vuelva yo á caer más en el •f Tened, Señor, etc.
pecado. Sí, Jesús mío; antes morir DÉCIMACUARTA ESTACIÓN
que pecar. JESÚS ES SEPULTADO
Padre nuestro, etc.. i Te adoramos, etc.
f Tened, Señor, etc. ¡Oh Jesús mío!, quiero estar
DÉCIMA ESTACIÓN siempre con Vos como muerto;
D E S N U D A N Á J E S Ú S Y L E DAN J „y si vivo, quiero vivir para Vos,
Á B E B E R H I EL á fin de ir después con Vos á gozar
f Te adoramos, etc. en el cielo el fruto de vuestra
¡Oh Jesús mío!, que fuisteis Pasión y muerte dolorosísima.
despojado de vuestras vestiduras Padre nuestro, etc.
y amargado con hiél: despojadme f Tened, Señor, etc.
de todo afecto á las cosas ADORACION DE LAS CINCO LLAGAS
terrenas y haced que aborrezca Á LA LLAGA DEL PIE IZQUIERDO
cuanto sepa á mundo y á pecado. Adorote, llaga santísima del
Padre nuestro, etc. pie izquierdo de mi Señor Jesucristo,
f Tened, Señor, etc. y por la sangre que por
UNDÉCIMA ESTACIÓN ella derramasteis os suplico, benignísimo
J E S Ú S CLAVADO EN LA CRUZ Salvador mío, me concedáis
f Te adoramos, etc. una fe viva y perdonéis
Por los crueles dolores que padecisteis, los malos pasos y movimientos
¡oh Jesús mío!, al ser de mi vida disipada.
clavado en la cruz de pies y manos Padre nuestro, Ave María y Gloria Patri.
con durísimos clavos, haced Á LA LLAGA DEL PIE DERECHO
que yo crucifique siempre mi Adórote, llaga sacratísima del
carne con espíritu de una cristiana pie derecho de mi Señor Jesucristo,
y por el dolor que en ella Jesucristo el santísimo Sacramento.
padecisteis os suplico, dulcísimo Oración del Señor en el Huerto, y
Redentor mío, traspaséis mi sudor de sangre.
alma con el clavo de vuestro santo Es el Señor entregado por Judas y
temor, concediéndome una firme preso por los soldados.
esperanza y la gracia de andar Recibe el Señor una crusl bofetada.
siempre por el camino real Le condenan á muerte Caifás y los
de vuestra santa ley. sacerdotes.
Padre nuestro, etc. Dan muchas bofetadas á Jesús, escupiéndole
Á LA LLAGA DE LA MANO IZQUIERDA en el rostro.
Adoro, amantísimo Jesús, la Vendados los ojos y dándolegolpes,
llaga de vuestra mano izquierda, le dicen por escarnio : « Adivina
y os doy gracias de haberla recibido quién te dió».
por mi amor. Concededme Es negado el Señor por San Pedro.
por la sangre que de ella derramasteis En cantando el gallo, miró el Señor
una caridad ardient á SanPedro, yéste rompioállorar.
e ^ perdonadme las ofensas que — 324 —
os hice con mis perversas acciones, 5 Se confirma la sentencia de muerte
palabras y sentidos. que de noche habían dado los fariseos.
Padre nuestro, etc. 6 Envían al Señor á Poncio Pilato.
Á LA LLAGA DE LA MANO DERECHA 7 Le llevan á Herodes, que le tiene
Adoro, pacientísimo Jesús, la por loco.
llaga santísima de vuestra mano 8 Azótanlé públicamente.
derecha, y por los tormentos que 9 Le coronan de espinas.
en ella padecisteis por mi amor, 10 Sale para el Calvario con la cruz
os suplico me perdonéis el mal sobre los hombros.
uso que hice de mis potencias y 11 Extienden y clavan al Señor en la
me otorguéis la gracia de estar cruz.
en el juicio final á vuestra mano 12 Levantan la cruz con el Señor enclavado
derecha con los escogidos. en ella.
Padre nuestro, etc. 1 de la tarde: Pide perdón al Padre
Á LA LLAGA DEL COSTADO por ios que le crucificaron, y perdona
Adórote, llaga amorosísima del al Buen Ladrón.
costado de Jesús, y por la sangre 2 Hace entrega de María á Juan por
y agua preciosa que salió de Madre, y de Juan á ésta por hijo.
ese costado, abierto por una lanza 3 Muere el Señor en la cruz.
por mi amor, concededme, Señor, 4 Abren con una lanzada el pecho del
la perseverancia final y penetrad Señor, saliendo sangre y agua.
mi corazón de los nobles 5 Bajan al Señor de la cruz, poniéndole
afectos que animaban vuestro divino en los brazos de María.
Corazón. 6 Sepultura del Señor.
Padre nuestro, etc. i 7 Amarga soledad de María retirada
f Adoramus te, Christe, et en el Cenáculo.
benedicimus tibi. Á LA INMACULADA VIRGEN MARÍA
9! Quia per crucem tuam redimisti Esta devoción, con la del Corazón de Jesús,
mundum. es la característica de los predestinados.
OREMUS Nadie como tú, hija de María, tiene, tgnta
Respice quaesumus, Domine, obligación d e practicarla. Ama á Mafia con
super hanc familiam tuam, pro ternura y con afecto filial, y obedece á todo
qua Dominus noster Jesus Christus cnanto esta buena Madre te mande: recato,
non dubitavit manibus tradì modestia, sumisión á los mayores, aplicación
nocentium et crucis subire tormentila. al trabajo, odio al lujo y á la vanidad, y
Qui vivit et regnat in sobre todo al pecado; éstos han de ser tus
saecula saeculorum. Amen. sentimientos. Y como bajo el manto de la
RELOJ DE LA PASION santísima Virgen no tiene entrada el demonio,
de la noche: Instituye nuestro Señor acógete allí, diciendo repetidas veces:
Monstra te esse Matrem: manifestad que sois que habíais desnatadó lo
mi Madre; y oye también la tierna respuesta mejor de todas las criaturas, y
de María: Pórtate como hija. San Estanislao así os llamó la bizarría y gala
de Kostka se arrobaba con sólo repetir: "MAR de todo lo criado. Púsose á miraros
I A ES MI MADRE San Agustín, el sol de todos
R E T R A T O DE L A VIRGEN los Doctores, y parecísteisle
Salomón se complació en trazar la tan bizarra y hermosa, que os llamó
imagen de la Virgen María contal suavidad la cara y rostro de Dios, y no
de pincel, que deja muy atrás las le pareció lisonja. Púsose á miraros
graciosas descripciones de las Peris de vuestro devoto hijo Alberto
Oriente. Él la ve elevarse en medio de Magno, y parecióle que todas las
las hijas de Judá «como un lirio entre gracias y prendas que se hallaron
las espinas»; sus ojos son dulces y azulados en las famosas mujeres de la
«como los de la paloma»; sus labios, antigua Ley se hallaron con mayores
semejantes á «una cinta de escarlata, ventajas en vuestro cuerpo
son un panal que destila miel»; sus y alma. La boca de oro de Sara,
manos de oro, torneadas y llenas de jacintos, que con vuestra risa alegrasteis
«están derramando gracias»; su los cielos y la tierra. El mirar
andar es ligero como «el humo de los tierno y dulce de la fecunda Lía,
perfumes», y su belleza rivaliza en bri con que ablandasteis de Dios el
llantez con «la luna que asoma en el pecho endurecido. El resplandor
horizonte». Sus gustos son sencillos y del rostro de la hermosa Raquel,
llenos de poesía: se complace en divagar que con vuestra belleza deslumhrasteis
por los sombríos valles «cuando el sol. La gracia y el.
las viñas florecen»; «sus miradas buscan donaire de la discreta Abigail,
las rosas encarnadas del granado», con que á Dios colérico desenojasteis.
el árbol del paraíso, y se deleita en escuchar El brío y fortaleza de la
el canto plañidero delatortoli- valerosa Judith, que entre valiente
11a. Silenciosa y recogida se oculta de y bizarra rendís los corazones
la vista de todos y se encierra en su más feroces.
morada, como la paloma que «hace su En fin, soberana Princesa; del
nido en el hueco de las peñas». Es escogida océano inmenso de vuestra hermosura
para un himeneo místico con salieron como arroyos
preferencia á las vírgenes y reinas de la hermosura y belleza de todas
todos los pueblos; hásele prometido una las criaturas. El mar aprendió á
corona por aquel «que es amado de su encrespar y ensortijar sus olas,
alma», y el lazo feliz que la une á su real y ondear sus cristales, de los cabellos
Esposo «es más duro que la muerte».= de oro de vuestra cabeza,
ORSINI. que encrespados ondeaban hermosos
SENTIMIENTOS sobre los hombros y cuello
DEL ALMA ENAMORADA DE MARÍA de marfil. Las fuentes cristalinas
¡Oh Virgen sacratísima! ¡Oh y sus claros remansosaprendieron
Reina de los ángeles! ¡Qué hermosa quietud y sosiego de la
os hizo el cielo, qué acabada serenidad de vuestra hermosa
y perfecta! Así parezca yo á frente y apacible semblante. El
los ojos de Dios, como Vos parecéis iris más vistoso aprendió cuidadoso
á los míos. Sois tan hermosa de vuestras cejas el arquear
y bella, que con vuestra hermosura bizarro para tirar las flechas de
robáis los corazones. A vuestra sus luces. Los dos luceros de la
vista todo parece feo, toda mañana y tarde, centellas son de
beldad se eclipsa, toda hermosura vuestros ojos bellos. Las blancas
se esconde, como en saliendo azucenas y las purpúreas rosas,
el sol se esconden las estrellas. de vuestras mejillas hurtaron sus
f¿Púsose á miraros vuestro devoto colores. El carmín y el coral, envidiosos
capellán San Juan Damasceno, suspiran por el de vuestros
y como os vio tan bella parecióle labios. La leche más sabrosa
y la miel más suave, destellos ÓASOCIACIÓNDELASANTÍSIMAVIR
son del panal de esa boca. El jaz - G EN
mín oloroso y mosqueta fragante, Es increíble cuántas ventajas han
de vuestro aliento hurtaron reportado de esta piadosa y laudable
sus fragancias. El cedro más crecido institución personas de todas clases
y el ciprés más gallardo y y categorías, "decía Benedicto XIV. A
ajustado de talle, se tuvo por dichoso la verdad, fortalece y acrecienta la fe,
cuando se vió retrato de reforma y mantiene las buenas costumbres;
la gallardía de vuestro derecho de manera que San Bernardino
y ajustado cuello. Y ála estatura no ha dudado en aplicar á las Congregaciones
vuestra, émula y envidiosa se de la Virgen lo que San Bernardo
asemejó la palma. Finalmente, dice de los monasterios, y muy
Señora, toda beldad criada es á propósito:
sombra y huella de la hermosura i.° El hombre vive allí puramente.
332 — 2.0 Cae más rara vez en pecado.
vuestra. Y así no me espanto, 3° Cuando cae, es menos gravemente.
Princesa soberana, que el cielo 4° Se levanta con más facilidad.
y la tierra se rindan á vuestros Camina más cuidadosamente.
pies, que ellos son tales, y Vos 6.° Descansa con más tranquilidad.
tan grande, que con sólo pisarlos 7.0 Le baña con más abundancia el
los enriquecéis, y se tienen por rocío de la divina gracia y de los favores
dichosos y bienaventurados de del cíelo.
besar vuestras plantas. 8.° Satisface á Dios y evita el purgatorio
DELP.VILLEGAS,S.J. más fácilmente.
CONGREGACIÓN 9.0 Muere con más confianza y alegría.
ÓASOCIACIÓNDELASANTÍSIMAVIR 10. Por último, recibe en el cielo una
G EN corona más gloriosa.
Es increíble cuántas ventajas han «He a q u í , - d i c e el P. Esteban Binet,
reportado de esta piadosa y laudable - e l decálogo de la Congregación de
institución personas de todas clases Nuestra Señora y las diez prerrogativas
y categorías, "decía Benedicto XIV. A que concede á todos los que cura •
la verdad, fortalece y acrecienta la fe, píen fielmente lo que prometen al alistarse
reforma y mantiene las buenas costumbres; en estas santas Asociaciones.»
de manera que San Bernardino Y esto se explica fácilmente atendidas
no ha dudado en aplicar á las Congregaciones las obras que practican los devotos
de la Virgen lo que San Bernardo de María en sus Congregaciones.
dice de los monasterios, y muy Alh se aprende á vivir y morir santamente,
á propósito: y por pequeños obsequios en
i.° El hombre vive allí puramente. honor de María se esperan grandes
2.0 Cae más rara vez en pecado. premios en el paraíso.
3° Cuando cae, es menos gravemente. Allí se aprende á practicar todas las
4.0 Se levanta con más facilidad. obras de misericordia espirituales y
Camina más cuidadosamente. temporales. Allí oran los unos por los
6.° Descansa con más tranquilidad. otros, se leen buenos libros, se asiste á
7.0 Le baña con más abundancia el piadosas conferencias y arregla uno su
332 — vida y conducta sobre las máximas del
vuestra. Y así no me espanto, cielo.
Princesa soberana, que el cielo Los congregantes sólo forman entre
y la tierra se rindan á vuestros sí un corazón y un alma por la fuerza
pies, que ellos son tales, y Vos de una verdadera caridad; ámanse como
tan grande, que con sólo pisarlos hermanos, los más fuertes ayudan á los
los enriquecéis, y se tienen por débiles, y todos esperan bajo la protección
dichosos y bienaventurados de maternal de María llegar á la mansión
besar vuestras plantas. dichosa abierta á todos sus hijos.
DELP.VILLEGAS,S.J. Los Sumos Pontífices, desde Gregorio
CONGREGACIÓN XIII, de gloriosa memoria, que en
1584 erigió laPrima primaria en Roma, una visita, además de la confesión ó comunión,
han dado mucha importancia á esta y en jubileos, limosnas, ayunos, etc.
fundación piadosa, enriqueciéndola con Sin embargo, algunos teólogos enseñan que
tesoros de indulgencias. p a r a ganar indulgencias aplicables á las almas
Aficiónate, hija de María, á las prácticas del p u r g a t o r i o no es necesario estar en
de esta Congregación, y yo te ase gracia.
guro que encontrarás en breve el medio 2.° Se ha de hacer todo lo que manda el
más á propósito para alcanzar la que las concede.
perfección y asegurar así tu dicha y 3.° Se h a de tener intención de g a n a r l a s.
felicidad eterna. Por esto, y p a r a no perder ninguna por f a l ta
indulgencias de este requisito, los cristianos fervorosos
Perdona Dios en el sacramento de la hacen cada día esta intención en el ofrecimiento
Penitencia los pecados al pecador verdaderamente de obras. (Véase l a pág. 83.)
arrepentido;perdónale la ACERCA DE LA CONFESIÓN Y COMUNIÓN
pena eterna que merece por ellos, y le Y DE LA VISITA DE LAS IGLESIAS,
concede legítimo derecho á la corona CONVIENE SABER LAS DECLARACIONES
de la gloria. Pero comunmente no le SIGUIENTES:
perdona otradeuda,quellamamos pena Vale l a confesión hecha la víspera del día
temporal, más ó menos crecida á proporción á que está concedida la indulgencia. (Clemente
de las culpas, porque quiere su XIII, á 9 de Diciembre de 17G3.)
Majestad que, á más del arrepentimiento La confesión de una vez en l a semana bast
en el tribunal de la Penitencia, se le a p a r a g a n a r las indulgencias que o c u r r an
dé alguna satisfacción, sin que perdone de u n a á o t r a confesión. (Clemente X I I I , á
el más ligero pecado enteramente 9 de Diciembre de 1763.) Nótese que no dice
de balde. Esto se hace por medio de cada ocho días; por consiguiente, si uno se
ejercicios devotos, limosnas y mortificaciones confiesa el lunes, p o d r á g a n a r l a s , a u n q u e no
en esta vida, ó con atrocísimas se confiese h a s t a el otro sábado. ( P . Maurel,
penas en la otra. Fuera de estos Cristiano instruido en las indulgencias, art
medios, hay el de las indulgencias. Por í c u l o 7.°) P a r a g a n a r l a s i n d u l g e n c i a s de una
la indulgencia plenaria queda toda la vez al mes, la comunión ha de ser concluido
deuda temporal satisfecha, tanto, que el mes; si se dice el día del mes que se elija¡
quien muriera en el mismo instante se puede hacer en cualquier día d e n t r o del
de ganarla iría al cielo sin pasar por mes, pero la i n d u l g e n c i a no se g a n a h a s t a que
el purgatorio. Perdónase por las parciales se hace la última obra- (Idem, a r t . l . °)
cuanto se perdonara haciendo Cuando l a indulgencia se concede en consideración
las penitencias que prescribían los antiguos al Santo ó misterio cuya fiesta se
cánones de la Iglesia. Ayunar celebra, puede comulgarse la víspera y hacerse
muchos días á pan y agua, vestirse de las demás d i l i g e n c i a s desde l a s primeras
tosco saco, abstenerse del vino y de la vísperas. (Dec. 12 de J u n i o de 1822.)
carne, no asistir á diversiones públicas, La comunión p a s c u a l sirve p a r a ganar la
caminar á pie, y otras mortificaciones indulgencia de a q u e l día, no siendo de jubileo.
semejantes, eran las penitencias decretadas (Dec. 10 de Mayo de 1844.)
por un solo pecado, y cuanto La misma comunión sirve p a r a g a n a r var
por ellas se satisfacía haciéndolas, por i a s indulgencias plenarias que se encuent
ejemplo, cuarenta días, se satisface r a n en el mismo día, pero las demás obras
ahora ganando otros tantos de indulgencia. deben r e p e t i r s e . (Dec. 30 de Agosto de 1847.)
¡Oh, necio el que no procura á Visita.—¿Hay obligación de e n t r a r y salir
tan poca costa satisfacer una deuda de la Iglesia p a r a r e p e t i r l a ? En la práctica
que quizá le costará muchos años de puede seguirse con seguridad á los q u e dicen
vivas llamas! ¡Oh, cruel el que no solicite que no; b a s t a o r a r t a n t a s veces como visitas
rescatar con el precio de las indulgencias hayan de hacerse; así lo dice Monseñor Prinzivalli,
á las afligidas almas del purgatorio s e c r e t a r i o de la Congregación de
! Indulgencias, a u t o r de una Maccolta di orazioni,
P a r a ganar las indulgencias: 1.° Se ha de aprobada por l a misma Sagrada Congregación.
estar en gracia al practicar la última obra 341
señalada, pues suelen señalarse varias, como OFICIO DE LA INMACULADA CONCEPCIÓN
Tómale, hija de María, como segura Santa María, Reina de los cielos,
prenda del amor y protección de tu Madre de nuestro Señor Jesucristo
Madre. El beato Alonso Rodríguez, de y Señora del mundo:
la Compañía de Jesús, se ocupaba en Vos, que jamás abandonáis ni
repartirlo manuscrito; á la juventud, desatendéis á quien os implora,
obteniendo los jóvenes que practicaban miradme, os ruego, Señora, con
esta devoción singulares favores de la ojos misericordiosos, y alean -
Madre de Dios; y entre otras personas zadme de vuestro amado Hijo el
puedo certificarte de una joven, hija de perdón de todas mis culpas. Acoged
María, que vive aún, la cual, teniendo benigna este humilde obsequio
la costumbre de rezar todos los sábados de alabanza que ahora tributo
este pequeño Oficio, ha obtenido á vuestra santa é inmaculada
de la santísima Virgen verse libre de Concepción, para que por
grandes peligros de alma y cuerpo. intercesión vuestra pueda yo alcanzar
Tiene concedidos trescientos días de la bienaventuranza de
indulgencia vivae vocis oráculo; y ponemos mano del propio fruto de vuestro
una fiel y elegante traducción vientre, nuestro Señor Jesucristo,
del texto latino: que con el Padre y el Espíritu
A MAITINES Santo vive y reina en Trinidad
Ea, labios míos, perfecta, Dios por todos
Anunciad ahora los siglos de los siglos. Amén.
De la Virgen Madre f Dignaos, Señora, de oir
La perenne gloria. mis preces.
t Dignaos, Señora, acudir en R' Y lleguen á Vos mis clamores.
mi ayuda. f Bendigamos al Señor,
$ Con vuestro poder libertad i$ Demos gracias á Dios.
me del poder de mis enemigos. f Por la misericordia de Dios
f Gloria al Padre, etc. Aleluya. descansen en paz las almas de los
(Desde Septuagésima hasta la Pascua, en fieles difuntos.
lugar de A L E L Ü Í A se dice: ALABANZAS TE SEAN $ Amén.
DADAS ¡ OH R E Y DE ETERNA GLORIA !) A PRIMA
HIMNO f Dignaos, Señora, de acudir
Salve, Señora del mundo, en mi ayuda.
De tierra y de cielos Reina; IJ! Con vuestro poder libertadme
Salve, Virgen entre Vírgenes; del poder de mis enemigos.
Salve, matutina estrella. f Gloria al Padre. Aleluya.
Luz en quien Dios resplandece, HIMNO
De gracia infalible llena, Salve, Virgen sapientísima,
Ven presurosa, del mundo Rico alcázar que asentó,
A disipar las tinieblas. Para su propia morada,
Dios en su eterno consejo En siete columnas Dios;
Te escogió para que fueras Libre de todo contagio
Madre del Verbo Unigénito, De este valle de dolor,
Por quien hizo cielo y tierra; Santa aun antes que engendrada
Y del Espíritu Santo Del seno que te nutrió;
Quiso que Esposa perfecta Puerta de los Santos, Madre
Fueras también, de la mancha Del justo y del pecador,
Del culpable Adán exenta. De los Ángeles Señora,
f Escogióla Dios desde el Nueva estrella de Jacob;
principio. Fuerte, guerrera, invencible
Dióle asiento y morada en Como apiñado escuadrón;
su propio tabernáculo. Sé tú del pueblo cristiano'
f Dignaos, Señora,de oir mis Puerto, refugio y amor.—Amén.
preces. t Creóla el mismo Dios en el
$ Y lleguen á Vos mis clamores. Espíritu Santo.
ORACIÓN v} Y la bosquejó en todas sus
obras. Tesoro de toda gracia;
f Dignaos, Señora, de oir, Tú eres la Virgen sin par.—Amén.
etc. (Con la oración y todo lo f Como el lirio entre espinas,
demás como al fin de Maitines.) IJ! Así mi amiga entre las hijas
A TERCIA de Adán,
• t Dignaos, Señora, de acudir y Dignaos, Señora, de oir,
en mi ayuda. í
i Con vuestro poder libertadme etc. (Con la oración y demás
del poder de mis enemigos. como antes.)
t Gloria al Padre. Aleluya. A NONA
HIMNO f Dignaos, Señora, de acudir
Salve, Trono salomónico, en mi ayuda.
Arca de eterna alianza, $ Con vuestropoderlibertadme
Iris que el cielo serena, del poder de mis enemigos.
De Moisés mística zarza; i Gloria al Padre. Aleluya.
V-ara de Jesé florida, HIMNO
Puerta á tu Dios sólo franca,. Salve, Alcázar de refugio,
Piel de Gedeón, panal Torre de David fortísima,
De Sansón, que enigmas guarda. De almenas incontrastables
Justo en verdad fué que un Hijo Y de armas nunca vencidas.
Tan noble te preservara Al ser concebida, ardiste
De la mancilla común, En caridad infinita;
Herencia de nuestra raza; Tu planta holló del dragón
Y que de culpa ninguna La soberbia y la malicia.
Consentir pudiera esclava Tú eres la mujer fuerte,
La que El escogió por Madre, Tú eres la Judith hinvicta;
Y á quien Madre el mundo llama. Pura Abisag, el David
Amén. Verdadero en Ti se anima.
f Yo habito en lo más alto. Raquel dió de sus entrañas
R! Y mi trono está sentado en Tutor á la gente egipcia;
columna de nube. Pero Salvador al mundo
f Dignaos , Señora , de oir, Dió de las suyas María.—Amén.
etc. (Con la oración y demás t Tú eres hermosa, amiga
como antes.) mía.
A SEXTA 1} 'Y nunca hubo en Ti rfiancha
f Dignaos, Señora, de acudir original.
en mi ayuda, 7 Dignaos, Señora, de oir,
tí Con vuestro poder libertadme etc. (Con la oración y demás
del poder de mis enemigos. como antes.)
- A VÍSPERAS
f Gloria al Padre. Aleluya. i Dignaos, Señora, de acudir
HIMNO en mi ayuda.
Salve, ¡oh Virgen!, de Dios Madre, tí Con vuestro poder libertadme
Templo de la Trinidad; del poder de mis enemigos.
Tú eres gozo de los ángeles, f Gloria al Padre. Aleluya.
Tú de pureza fanal, HXM.VO
Consuelo de los que lloran, Salve, cuadrante que en el sol
Jardín de deleite y paz, Diez líneas retarda el curso;
Palma de la mansedumbre, El Verbo de Dios se encarna
Cedro de la castidad ; Para redimir al mundo.
Tú eres tierra bendecida, Ya desde entonces, menor
Herencia sacerdotal, Apenas que el ángel puro,
Santa y libre de la culpa — 351 —
Que llora la humanidad; Subir puede el hombre al cielo
Tú eres ciudad del Altísimo; Desde este valle profundo.
Tú eres la puerta oriental, Brilla en los siglos María
Con rayos de este Sol fúlgido, Ahora y en la hora
Y es su Concepción la aurora De nuestra muerte. Amén.
De tan bello Sol preludio. ^ Demos gracias á Dios.
Lirio entre zarzas, que pisa Su Santidad el Papa Pió VI concedió, por
La frente al reptil inmundo; su Breve apostólico de 21 de Noviembre de 1795,
Luna hermosa, que ilumina 100 dias de indulgencia por cada vez que devotamente
Desde la cuna al sepulcro. y con corazón contrito se rezare la
Amén. siguiente oración jaculatoria:
f Yo hice despuntar en los Inmaculada fuiste en tu Concepción,
cielos una luz inextinguible. ¡oh Virgen María! Ruega
K! Y como niebla cubrí toda por nosotros al Padre, cuyo
la tierra. Hijo Jesús fué fruto de tu vientre,
i Dignaos, Señora, de oir, concebido por el Espíritu Santo.
etc. (Con la oración y demás FELICITACION SABATINA
como antes.) Postrados delante de una imagen de
A COMPLETAS la Concepción, se empieza diciendo:
f Aplacado por vuestras preces, Ave María purísima,
conviértanos, Señora, Jesucristo, Sin pecado concebida.
Hijo vuestro. Hecha en seguida la señal de la cruz,
$ Yaparte de nosotros su ira. y dicho el acto de contrición, se reza
t Dignaos, Señora, de acudir el Rosario de la Concepción en la forma
en mi ayuda. siguiente:
$ Con vuestro poder libertadme Bendita seala inmaculada Concepción
del poder de mis enemigos. de la santísima Virgen
i Gloria al Padre. Aleluya María.
HIMNO Un Padrenuestro, cuatro Avemarias y un
Salve, Virgen floreciente, Gloria Patri, y se repite Bendita sea la inmaculada,
Que de estrellas te coronas, etc.
Virgen y Madre en un punto, Un Padrenuestro, cuatro Avemarias y un
Reina de misericordia; Gloria Patri, y se repite Bendita sea la inmaculada,
Más que los ángeles pura etc.
Y sin mancha, con la hermosa Un Padrenuestro, cuatro Avemarias y un
Veste de oro, tú á la diestra Gloria Patri.
Reinas del Rey de la gloria; Concluido el Rosario, se dirá la jaculatoria
Dulce Madre de la gracia, y oraciones siguientes:
Faro de los que zozobran, JACULATORIA
Fúlgida estrella del mar, Bendita sea tu pureza, etc.
De náufragos salvadora; (página 9.)
Puerta visible del cielo, ORACIÓN A LA SANTÍSIMA VIRGEN,
Salud de enfermos; piadosa, S A C A D A D E L A S R E V E L A C I O N ES
Danos alcanzar, |oh Madre! D E S A N T A G E R T R U D IS
De los Santos la corona.--Amén. Ave, blanca azucena de la resplandeciente
f Oleo derramado, María, es y siempre tranquila
tu nombre. Trinidad; ave, bellísima rosa de
^ Tus siervos te amaron sobre la celestial amenidad, de quien
todo encarecimiento. quiso nacer, y de cuya leche quiso
f Dignaos, Señora, de oir, apacentarse el Rey de los ciélos:
etc. (Con la oración y demás dignaos apacentar nuestras
como antes.) almas con influencias celestiales.
OFRECIMIENTO Amén.
Dulcísima María, FELICITACIÓN Y SÚPLICA
Por Ti á Jesús ascienda ¡Oh inmaculada María!: yo os
Esta sencilla ofrenda doy mil parabienes, uniendo mis
De nuestro pecho fiel. alabanzas con las de todos los espíritus
Tú nuestros pasos guía, celestes y justos de la tierra,
Con Dios intercesora, por el gran privilegio de vuestra
Concepción purísima, y doy ORACIÓN DE SAN BERNARDO
gracias á la beatísima Trinidad Acordaos, ¡oh piadosísima Virgen
por el gozo que proporcionó á la María!, etc. (pág. 20.)
santa Iglesia en la solemne declaración Ave María purísima,
dogmática de este admirable Sin pecado concebida.
misterio. Y por la suma complacencia rosario
que disteis, en vuestro La devoción m á s a g r a d a b l e á la santísima
primer instante, al que tanto Virgen, la m á s útil p a r a las almas y la
se dignó enalteceros, suplícoos más temida del infierno, es sin duda la del
aceptéis estos pequeños obsequios santo Rosario. E n él se s a l u d a á l a Madre de
en compensación de los Dios con las p a l a b r a s más a u g u s t a s y g r a t as
agravios que vuestro divino Hijo á su Corazón; en él medita el c r i s t i a n o los
y Vos recibís cada día de los misterios más sublimes de la vida, P a s i ón
hombres. Pongo confiadamente y muerte del R e d e n t o r ; en él, en fin, se recuerda
en vuestras manos las necesidades á la e x c e l s a Virgen sus más grandes
de la Iglesia y del Estado, y dichas y penas. Rézalo, hija de María, con
os pido por el Sumo Pontífice, devoción, p r o n u n c i a n d o despacio, c l a r a y
por la exaltación de la fe, destrucción d i s t i n t a m e n t e l a s p a l a b r a s . ¡Dichosa tú si
de todos los errores, como divisa y d i s t i n t i v o de la t i e r n a y a f e c -
conversión de pecadores, reforma tuosa devoción q u e debes p r o f e s a r á tu d i v i.
de costumbres, prosperidad na Madre, no lo d e j a s un momento de día
de todas las misiones católicas, y de noche; yo t e a s e g u r o que a l c a n z a r á s favores
en especial por el bautismo de especiales del cielo, y el mayor de t o -
los niños, así de fieles como de dos, que es la p e r s e v e r a n c i a en el b i e n o b r a r,
infieles, expuestos á morir sin él, y después la v i d a e t e r n a.
y por el aumento y propagación - 361 -
de esta devoción. Suplícoos también Los misterios en que se debe pensar
que concedáis á todos, y en al rezar el Rosario se dividen en misterios
particular á los qu? os tributamos de gozo, de dolor y de gloria.
esta cordial felicitación, un Si bien la costumbre general es rezar
grande amor á Jesús y un afecto los misterios de gozo los lunes y los
filial hacia Vos, una perfecta pureza jueves, los de dolor los martes y los
de alma y cuerpo y el don viernes, y el miércoles, sábado y domingo
precioso delaperseveranciafinal. los de gloria, hay devotos que
Todo lo dejo en vuestras manos, meditan los misterios de gozo desde el
y del todo me consagro á Vos; y Adviento hasta la Septuagésima, los
os suplico, finalmente, que en retorno de dolor desde ía Septuagésima hasta
de esta visita nos visitéis Pascua, y desde ésta hasta el Adviento
en nuestra última agonía; os lo los de gloria.
pido en particular por los que durante MODO DE REZAR EL SANTO ROSARIO
este mes se hallen en tan f Domine,labiameaaperies.
críticos instantes, y os ruego que $ Et os meum annuntiabit
visitéis y consoléis igualmente á laudem tuam.
las benditas almas del purgatorio, y Deus in adjutorium,
pero en especial á las de meum intende.
aquellos que durante su vida 9' Domine, ad adjuvandum
practicaron esta felicitación. Logremos me festina.
todos los que aquí nos f Gloria Patri et Filio et Spiritili
asociamos para felicitaros la dicha Sancì o.
de asociarnos también en el $ Sicut erat in principio et
cielo para ensalzar eternamente nunc et semperet in saecula saeculorum.
el gran misterio de vuestra Amen. Alleluia ó Laus
inmaculada Concepción. tibi, Domine, Rex aeternae gloriae.
¡Oh María, sin pecado concebida!: OFRECIMIENTO
rogad por nos, que acudimos Virgen santísima, nuestra Reina
á Vos. y Madre, abrid nuestros labios
y purificad nuestros corazones 3° La venida del Espíritu Santo.
para que á la mayor honra Pide en él el recogimiento. En reverencia,
y gloria de vuestro santísimo Hijo etc.
podamos rezar digna, atenta 4. La muerte y gloriosa Asunción
y devotamente este santo Rosario de la Virgen. Pide en él la gracia de
, el cual ofrecemos humildemente una buenamuerte. En reverencia, etc.
por la exaltación de la fe 5.0 La coronación de María. Pide
católica, por la paz y concordia en él la unión con Jesús y María. En
entre los Reyes y Príncipes cristianos, reverencia, etc.
por nuestras necesidades Dios te salve, Hija de Dios Padre;
espirituales y corporales y en sufragio Dios te salve, Madre de Dios
de las benditas almas del Hijo; Dios te salve, Esposa del
purgatorio. Espíritu Santo, templo y sagrario
MISTERIOS DE GOZO QUE SE CONTEMPLAN de la Beatísima Trinidad,
LUNES Y JUEVES concebida sin mancha de pecado
1.° La Encarnación delHijo deDios. original.
Pide en él la humildad. En reverencia ACCIÓN DE GRACIAS
de este misterio rezaremos un Padrenuestro, Infinitas gracias os damos, soberana
diez Avemarias y un Gloria Princesa, de los favores
Patri. que recibimos todos los días de
2." La Visitación de María santísima vuestras manos; tenednos ahora
á su prima Santa Isabel. Pide en y siempre bajo vuestra protección
él la cavidad. En reverencia, etc. y amparo, y para más obligaros
3.0 El Nacimiento del Hijo de Dios os saludaremos con una
en Belén. Pide en él el desprendimiento. Salve, etc.
En reverencia, etc. LETANI'A LAURETANA
4.0 La Purificación de Nuestra Señora. Kyrie, eleison.— Kyrie, eleison.
Pide en él la pureza. En reverencia, Christe, eleison.—Christe, eleison.
etc. Kyrie, eleison.—Kyrie, eleison.
5.0 El Niño Jesús hallado en el templo Christe, audi nos.—Christe, audi
disputando con los Doctores de la nos.
ley. Pide en él la obediencia. En reverencia, Christe, exaudi nos. — Christe,
etc. exaudi nos.
MISTERIOS DE DOLOR PARA MARTES Pater de coelis Deus, miserere
Y VIERNES nobis.
i.° La Oración del huerto. Pide en Fili Redemptor mundi Deus, miserere
él la contrición. En reverencia, etc. nobis.
2." Los azotes á la columna. Pide Spiritus Sancte Deus, miserere
en él la mortificación. En reverencia, nobis.
etcétera. Sancta Maria, L
3° La coronación de espinas. Pide Sancta Dei Genitrix, h
en él la paciencia. En reverencia, etc. Sancta Virgo Virginum, f «
4.0 J e s ú s lleva la cruz á cuestas. Mater Christi, ) o
Pide en él la resignación. En reverencia, Mater divinae gratiae, [ §
etc. Mater purissima, . 11
5.0 La crucifixión y muerte del Señor. Mater castissima, / '
Pide en él la perseverancia. En Mater inviolata,
reverencia, etc. Mater intemerata,
MISTERIO DE GLORIA PARA VIERNES, Mater immaculata,
SÁBADO Y DOMINGO Mater amabilis,
i.° La triunfante Resurrección del Mater admirabilis,
Señor. Pide en él la fe. En reverencia, Mater Creatoris,
etc. Mater Salvatoris,
2° La admirable Ascensión. Pide Virgo prudentissima,
en él el deseo del cielo. En reverencia, Virgo veneranda,
etcétera. Virgo praedicanda,
Virgo potens, ad resurrectionis gloriam
Virgo clemens, .. j. perducamur. Per eumdem Christum
Virgo fidelis, loggi ' Dominum nostrum. Amen.
Speculum justitke, Indulgencias del Rosario. —Benedicto XIII,
Sedes sapientiae, en 13 Abril de 1726, concedió 100 días " indulgencia
Causa nostrae laetitiae, por cada Padrenuestro Btiíiría,
Vas spirituale, bien se rece entero ó parte de él. Indulgencia
Vas honorabile, plenaria una vez al año á los que le
Vas insigne devotionis, hayan rezado todos los días, recibidos los
Rosa mystica, santos Sacramentos el día que se elija. A.
Turris davidica, Pío IX, en 12 de Mayo de 1851, confirmó lo
Turris eburnea, de su predecesor, y añadió 10 años y 10 cuarentenas
Domus aurea, de indulgencia á los que le rezaren
o juntamente con otros, ya en público, ya en
IIP privado. Una indulgencia plenaria el último
\V domingo de cada mes al que lo hubiere rezado
A4 II a al menos tres días en cada semana, confesando,
Foederis arca, , comulgando y visitando alguna iglesia
Janua coeli, y rogando allí por la intención de Su
Stella matutina, Santidad. A.
Salus infirmorum, I P a r a ganar estas indulgencias deben estar
Reffugium peccatorum, I bendecidos los rosarios y se han de meditar
Consolatrix afflictorum, I los misterios; mas para las personas de poca
Auxilium christianorum, f ? capacidad basta, según declaración de Benedicto
Regina angelorum, * XIII en 2G Mayo de 1727, que lo recen
Regina patriarcharum, \ 3 devotamente.
Regina prophetarum, / 3 Letanías de la Virgen.—Por cada vez que
Regina apostolorum, | se recen estas letanías se ganan 300 días de
Regina martyrum, l • indulgencia, concedidos por Pío VII el 30 de
Regina confessorum, I Septiembre de 1817; y si se rezan todos los
Regina virginum, ] días, confesando y comulgando en las cinco
Regina sanctorum omnium, fiestas principales de la Virgen, indulgencia
Regina sine labe concepta, plenaria.
Regina Sacratissimi Rosarii,/ CORONA DE LOS DOLORES DE MARÍA
Agnus Dei, qui tollis peccata Por la señal de la santa cruz,
mundi, parce nobis, Domine. etcétera.
Agnus Dei, qui tollis peccata Domine, labia mea aperies.
mundi, exaudi nos, Domine. (Como en el Rosario, pág. 361.)
Agnus Dei, qui tollis peccata PRIMER DOLOR
mundi, miserere nobis. LA PROFECÍA DE SIMEÓN
Sub tuum praesidium confugimus, Os compadezco, ¡oh dolorosa
Sancta Dei Genitrix, nostras María!, por lo que hubo de afli-
deprecationes ne despicias 372 -
in necessitatibus; sed a periculis giros la profecía del santo viejo
cunctis libera nos semper, Virgo Simeón. AmadaMadre, por vuestro
gloriosa et benedicta. afligido Corazón, alcanzadme
f Ora pro nobis, Sancta Dei la humildad y el don del santo
Genitrix. temor de Dios.
$ Ut digne efficiamur promissionibus Padre nuestro, Ave María y Gloria Patri,
Christi. ó u n a Avemaria.
OREMUS SEGUNDO DOLOR
Gratiam tuam, quaesmus, Domine, MARÍA HUYE CON JESÚS Á EGIPTO
mentibus nostris infunde; Os compadezco, ¡ohdolorosa
ut qui, Angelo nuntiante, Christi María!, por las llagas que sufrió
Filii tui incarnationem cognovimus, vuestro sensibilísimo Corazón en
per passionem ejus et crucem la huida y estancia en Egipto.
Amada Madre, por vuestro Corazón, Os compadezco, ¡oh dolorosa
tan angustiado, alcanzadme María!, por aquel pasmo que experimentó
la virtud de la liberalidad y el vuestro amantísimo
don de piedad. Corazón al ver sepultar á vuestro
Padre nuestro, etc. Hijo Jesús. Amada Madre, por
TERCER DOLOR vuestro sagrado Corazón, excesivamente
MARÍA P I E R D E Á JESÚS lleno de amargura,
Os compadezco, ¡ oh dolorosa alcanzadme la virtud de la diligencia
María!, por las angustias que experimentó y el don de sabiduría.
vuestro solícito Corazón Padre nuestro, etc.
cuando perdisteis á vuestro f Ruega por nosotros , Virgen
amado Hijo. Amada Madre, por dolorosísima.
vuestro Corazón, tan cruelmente # Para que seamos dignos de
agitado, alcanzadme la virtud de las promesas de Jesucristo.
la castidad y el don de ciencia. OREMOS
Padre nuestro, etc. ¡Oh Dios, que visteis durante
CUARTO DOLOR vuestra Pasión la amantísima
MARÍA ENCUENTRA Á JESÚS EN LA CALLE alma de la gloriosa Virgen María,
DE LA AMARGURA vuestra Madre, atravesada por
Os compadezco, ¡ oh dolorosa una espada de dolor, según la
María!, por la consternación que profecía del venerable Simeón!:
experimentó vuestro maternal concedednos por vuestra bondad
Corazón al encontrar á Jesús con que, mientras que celebramos
la cruz á cuestas. Amada Madre, con veneración la memoria de
por vuestro amoroso Corazón, de su compasión y de sus sufrimientos,
tal manera afligido, alcanzadme recojamos por los méritos, y
la virtud de la paciencia y el don por la intercesión de todos los
de fortaleza. Santos que han permanecido fieles
Padre nuestro, etc. á la Cruz, los venturosos frutos
QUINTO DOLOR de vuestra Pasión. Vos, que
MARÍA AL PIE DE LA CRUZ vivís y reináis por los siglos de
Os compadezco, ¡oh dolorosa los siglos. Amén.
María!, por el martirio que padeció CORONA DE LAS DOCE ESTRELLAS
vuestro generoso Corazón en honra de las doce gracias más especiales que
cuando presenciasteis la cruel la Santísima Trinidad concedió á la inmaculada
agonía de Jesús. Amada Madre, Virgen María, que el gran Padre de los
por vuestro Corazón, de talmodo párvulos, San José de Calasana, fundador de
martirizado, alcanzadme la virtud las Escuelas Pias, dejó escrita de propia mano,
de la templanza y el don de y al fin de ella dice: "Deseo que esta devoción
consejo. á María santísima la practiquen cada
Padre nuestro, etc. día todos nuestros discípulos, para que en
SEXTO DOLOR premio de esta corta fatiga merezcan su protección
JESÚS MUERTO EN LOS BRAZOS DE MARÍA en la vida y en la muerte.,, Y aseguró
Os compadezco, ¡ oh dolorosa muchas veces que jamás había pedido gracia
María!, por la herida que sufrió alguna á la santísima Virgen con esta deprecación
vuestro poderoso Corazón en la que no la hubiese alcansado.
lanzada que desgarró el costado AVE MARÍA PURÍSIMA, SIN PEGADO CONCEBIDA
de Jesús é hirió su amabilísimo En el nombre del Padre, y del Hijo,
Corazón. Amada Madre, por y del Espíritu Santo. Amén.
vuestro Corazón, de tal manera Alabemos y demos gracias á la Santísima
martirizado, alcanzadme la virtud Trinidad, que nos manifestó á la
de la caridad fraternal y el inmaculada Virgen María vestida del
don de entendimiento. Sol con la Luna bajo de sus pies, y una
Padre nuestro, etc. - 379 -
SÉPTIMO DOLOR corona misteriosa de doce estrellas
MARÍA VE SEPULTAR Á SU HIJO sobre su cabeza. Por los siglos de
los siglos. Amén. Alabado sea el Espíritu Santo, por cuya
Alabemos y demos gracias al Padre virtud fué la Virgen María templo
Eterno, que escogió á la Virgen María vivo de la Santísima Trinidad.^i4m¿».
por Hija suya. Amén. Ave Maria.
Padrenuestro. Alabado sea el Espíritu Santo, por
Alabado sea el Padre Eterno, que el cual fué la Virgen María ensalzada
predestinó á la Virgen María por Madre en el cielo sobre todas sus criaturas.
de su divino Hijo. Amén. Amén.
Ave María- Ave María, Gloria Patri. Sicut erat.
Alabado sea el Padre Eterno, que Por la exaltación de nuestra santa fe
preservó á la Virgen María de toda católica, extirpación de las herejías
culpa en su inmaculada Concepción. paz y concordia entre los Príncipes
$ Amén. cristianos y demás necesidades de la
Ave María. Iglesia: Una Salve.
Alabado sea el Padre Eterno, que Bendito y alabado, etc.
adornó á la Virgen María con todas las MODO DE CELEBRAR
virtudes en su nacimiento. $ Amén. las festividades de la Virgen y honrarla los sábados
Ave María. y el mes de Mayo.
Alabado sea el Padre Eterno, que dió Los días dedicados á la Virgen son
á la Virgen María por compañero y esposo más á propósito para alcanzar favores,
purísimo á San José, tó Amén. porque en ellos hace la Madre de Dios
Ave María, Gloria Patri. Sicut erat. mayores mercedes á sus devotos y en
Alabemos y demos gracias al Hijo de , ellos conviene que éstos le hagan especiales
Dios, que escogió á la Virgen María servicios, como son ayunarla
por su Madre. $ Amén. víspera y confesar y comulgar el día
Ave María. de su fiesta, meditar sus excelencias,
Alabado sea el Hijo de Dios, que se abstenerse con mayor cuidado de culpas,
encarnó en las entrañas de la Virgen imitar alguna virtud suya, sobre
María, y en ellas habitó nueve meses. todo la que más resplandece en el misterio
R) Amén. que se celebra, hacer limosnas
Padre nuestro. y aumentar las devociones y los obsequios
Alabado sea el Hijo de Dios, que nació en honra suya.
de la Virgen María, y la proveyó No contenta la Iglesia con haber dedicado
de leche para alimentarle. $ Amén. más festividades á María santísima
Ave María. que á Jesucristo, porque quiere
Alabado sea el Hijo de Dios, que el Hijo ser honrado en su Madre, ha
quiso ser edudado de la Virgen María consagrado cada semana el sábado á
en su infancia. $ Amén. su veneración, y cada año el mes de
Ave María. Mayo entero, que por eso se llama también
Alabado sea el Hijo de Dios, que reveló Mes de María; y en este día y mes
á la Virgen María los misterios hemos de venerar á la Madre de Dios
de la redención del mundo. B) Amén. haciendo más oración y meditación,
Ave María. Gloria Patri. Sicut erat. ayunando si podemos, que es devoción
Alabemos y demos gracias al Espíritu aprobada del Señor con grandes favores,
Santo, que recibió á la Virgen María y practicando en honor de María
por su esposa. 4 Amén. los obsequios que dictare á cada uno su
Padre nuestro. fervor, y, sobre todo, imitando algunas
Alabado sea el Espíritu Santo, que de sus virtudes, que vamos luego á enumerar;
reveló á la Virgen María antes que á entendiendo que cuanto más generosos
otro el nombre suyo de Espíritu Santo. fuéremos en servirla, amarla
$ Amén. é imitarla, será Ella más generosa en
Ave María. favorecernos.
Alabado sea el Espíritu Santo, por cuya De la devoción del Mes de Mayo en
obra fué la Virgen María á un mismo particular quisiéramos poder decir algo
tiempo Virgen y Madre. Amén. más, porque estamos íntimamente
Ave María. convencidos de que por ella se obtienen
muchas gracias de conversión para Acordaos, ¡ohpiadosísima Virgen
los pecadores, y para toda clase de personas María!, que jamás se oyó decir
dones y beneficios innumerables. que ninguno de los que han
Quien no lo crea, que lo pruebe, y acudido á vuestra protección implorando
verá con qué real liberalidad y magnificencia vuestra asistencia yreclamado
premia esta práctica la que se vuestro socorro, haya
llama y es Reina de la gracia y dispensadora sido abandonado de Vos..Animados
de las riquezas de Dios. con esta confianza, á Vos
Libros hay con el título de Mes de también acudimos, ¡oh Virgen
Mayo 6 de María, que facilitan el modo Madre de las vírgenes!, y gimiendo
de honrar á la Virgen santísima durante bajo el peso-de nuestros pecados
él; pero sin necesidad de libros, la nos atrevemos á parecer
devoción y amor para con esta Señora, ante vuestra presencia soberana.
y el deseo de alcanzar los tesoros que ¡ Oh Madre de Dios !, no despreciéis
á manos llenas dispensa á los que la nuestras súplicas, antes
obsequian, sugerirá á cada cual las flores bien escuchadlas yacogedlas benignamente.
espirituales que le ha de ofrecer. Así sea.
Es de advertir que la concesión,de ORACIÓN PARA EMPEZAR
indulgencia de 300 días para cada uno ¡Gloriosa Emperatriz de cielos
del mes, y de la plenaria que se gana y tierra, Hija del Padre, Madre
confesando y comulgando en cualquiera del Hijo y Esposa del Espíritu
de ellos, no requiere sino que durante Santo! Postrada á vuestros pies
dicho mes, en público ó en privado, os saludo con todo el afecto de
se honre á la santísima Virgen con al mi corazón, como á Reina y Señora
gunos obsequios especiales, oraciones y como á la más digna de
devotas ó con otros actos de virtud. todas las puras criaturas.
ELMESDEMARÍAENCASA Llena de admiración contemplo
MODOPRÁCTICODEHACERLO.—Quis vuestras glorias y las maravillas
ie- que ha obrado en Vos el
ras asistir á las solemnes y devotas Todopoderoso.
fiestas que en este hermoso mes de las Me goso de veros tan enriquecida
flores consagran á María santísima sus con gracias y dones celestiales,
devotos; pero la enfermedad, tus ocupaciones tan santa, tan amada del
ó las grandes distancias te lo Señor, tan ensalzada sobre todo
impiden. No te aflijas por eso; también lo que no es Dios, tan honrada y
acogerá gustosa y recompensará con obsequiada de los ángeles y del
generosidad tu amada Madre los obsequios mismo Criador de los ángeles.
que en casa le hagas. Desearía tener el conocimiento
En la habitación más honrosa colocarás que de vuestras perfecciones
una efigie ó cuadro de la Virgen y gracias tuvieron los Santos todos,
santísima, y la adornarás cuanto te sea y el amor y reverencia con
posible con flores y luces; y sola, ó mejor que os amaron y obsequiaron;
en familia, te postrarás á sus pies, desearía tener mil vidas y mil almas
deseando darle alabanzas que le tributan que ofreceros, y que todo
sus fieles y devotos hijos, y aun las corazón os ame, y toda lengua os
que en el cielo le ofrecen los ángeles. alabe, y todo entendimiento conozca
Así postrada, has la señal de la cruz, y admire vuestras prerrogativas
y despacio y con el debido respeto y y gracias.
atención, di el Señor mío Jesucristo, Me pesa de no haber correspondido
excitando en tu corazón el verdadero al amor que vuestro divino
dolor de tus pecados, para que hagas Hijo me ha tenido, dándole
en gracia, y por consiguiente con mérito, amor por amor, sino ofensas é
el Mes de Mayo; y después reza ingratitudes por sus innumerables
con entrañable afecto de devoción la beneficios. Sed Vos mi Abogada
siguiente para con mi eterno Juez;
ORACIÓN pedidle que mirando mi dolor y
arrepentimiento., me perdone mis Ilustre y querida Hija de Joaquín
pecados, me dé su gracia, y después y Ana, alcanzadme de vuestro
la gloria, por sus infinitos santísimo Hijo las gracias
merecimientos é infinita bondad, que necesito para mi salvación.
que yo prometo serle agradecida Ave María.
en adelante, cumpliendo exactamente Abogada y refugio de los pecadores,
sus Mandamientos y las asistidme en el trance
obligaciones de mi estado. de mi muerte y abridme las puertas
Alcanzadnos de vuestro divino del cielo.
Hijo, para mí, p a r a mis padres, Ave María y Gloria Patri.
parientes, amigos y enemigos, ORACIÓN P A R A ACABAR
para mis superiores y bienhechores, ¡Soberana Emperatriz de cielos
las gracias de alma y cuerpo y tierra, hermosa comolaLuna,
que nos hagan conocer, amar escogida como el Sol, Madre
y servir á Dios en esta vida, para del Criador, Reina de los ángeles
después gozarle en la otra. y Madre nuestra! Séante agradables
OFRECIMIENTO estos mis humildes cultos,
df.la y merezcan mis súplicas ser benignamente
FLOR ESPIRITUAL DE ESTE DIA oídasdevuestrobondadosísimo
A M A R Í A SANTÍSIMA Corazón.
¡Oh María, prado amenísimo !
de las delicias de todo un Dios, 3
huerto cerrado y jardín florido! - 393 —
Postrada á vuestras plantas soberanas FLORES Ó ACTOS DE VIRTUD
os ofrezco la flor espiritual Se podrá escoger una flor cada día, ó bien
de este día, y por ella os suplico escribiendo en papelitos los números ó las flores,
me hagáis participante de y sorteándolos, cada uno ofrecerá la que
la fragancia de vuestras hermo le caiga en suerte.
sas virtudes, plantándolas todas i. Levantarse de la cama sin dejarse
en mi corazón, al cual os pido, dominar de la pereza, y vestirse con
Madre mía, reguéis con el rocío modestia, como si estuviera María santísima
de vuestra divina gracia, para presente. 2. Rezar con especial
que dé tales frutos de justicia y cuidado y devoción las oraciones de la
santidad que sean dignos de ser mañana y de la noche. 3. Comulgar un
presentados en la mesa del Rey día del mes con singular devoción. 4. Oir
celestial, á la que espero sentarme Misa con mayor atención y reverencia
algún día con Vos, y saciarme que la de costumbre. 5. Tener un
de la gloria de Dios Padre, rato de lección espiritual. 6. Hacer alguna
de Dios Hijo y de Dios Espíritu mortificación interior ó exterior;
Santo: y para más obligaros, saludo verbigracia: mortificar la curiosidad,
vuestro dulcísimo nombre QUE CONVENDRÁ OFRECER DURANTE EL
con las siguientes deprecaciones MES DE MAYO Á LA SANTÍSIMA VIRGEN
y Avemarias. disimular alguna falta que se noshaga,
Madre mía amantísima, en todos privarse de algún manjar que más nos
los instantes de mi vida acordaos guste, etc. 7. Dar limosna á algún pobre,
de mí, miserable pecador. ó rogar por la conversión de los
Ave María. pecadores. 8. Guardarse con mayor
Acueducto de las divinas gracias, empeño de cometer pecados veniales
concededme abundancia de deliberados. 9. Refrenar la vista, no
lágrimas para llorar mis peca mirando objetos malos ó peligrosos.
dos. 10. Tener á raya la lengua, no diciendo
Ave María. palabras ofensivas á Dios ó al prójimo
Reina de cielos y tierra, sed mi n. Al dar el reloj, ó varias veces entre
amparo y defensa en las tentaciones día, rezar el Ave María. 12. Tratar con
de mis enemigos. agrado á alguna persona á quien sintamos
Ave María. aversión. 13. Evitarla ociosidad,
empleando el tiempo en cosas útiles hace más hermosa, que es la pureza y
14. Tener un rato de oración. i5. Hacer santidad.
cinco veces la comunión espiritual, y VIRTUDES
otras cinco un acto de fe en la presencia QUE RESPLANDECEN PRINCIPALMENTE
de Dios. 16. Hacer por la noche con EN MARÍA SANTÍSIMA
especial empeño el examen deconciencia, 1. A mor de Dios, de que no cesaba
empleando de cinco á diez minutos jamás, ni velando ni durmiendo; la debemos
17- Deshacerse de algún objeto ó libro nosotros imitar levantando frecuentemente
que fomente la vanidad, la ociosidad ú el corazón á Dios con actos
otra cualquiera mala pasión. 18. Hacer de amor.
entre día cinco actos de contrición. 2. Amor de los hombres, obteniéndoles
19. Visitar y consolar algún enfermo. bienes y felicidad eterna, á cuyo
20. Rogar por los que están en pecado ejemplo hemos de hacer todo el bien
mortal y por las almas del purgatorio que pudiéremos á nuestros prójimos.
21. Rogar por los que se emplean en 3. Humildad, sirviendo áSan José,
salvar almas. 22 Pedir á la santísima su esposo, á su prima Santa Isabel,
Virgen nos alcance buena muerte y la después de haber obtenido la suprema
dicha de recibir en aquella horalos santos dignidad de Madre de Dios, para que
Sacramentos. 23. No decir mentiras los que están en puestos altos no se desdeñen
deliberadas. 24. Hacer cinco actos de de servir alguna vez á los inferiores,
amor de Dios. 25. No hablar en alabanza por amor de Cristo y de María
propia. 26. Extender la devoción de santísima.
la santísima Virgen. 27. Visitar alguna 4. Castidad, en que excede á los
imagen de María santísima en la iglesia mismos ángeles, convidando á guardar
ó en casa. 28 Rezar el Rosario con virginidad á quien lo pueda y quiera,
devoción. 29. Obedecer las inspiracionesdeDios. con la gracia de Dios, y á todos á
30.Llevar conpaciencialos guardarse de las ocasiones y peligros
trabajos. 31. Rezar siete Avemarias á de faltar á la hermosa virtud de la castidad.
los Dolores de la santísima Virgen. 5. Fe, creyendo las palabras del
INDULGENCIAS. Honrando á la santísima ángel, el cual le anunció que sería Madre
Virgen en público ó en privado, con obsequios y juntamente Virgen, moviéndonos
espirituales, oraciones devotas ú otros actos de á creer los misterios divinos, aunque
virtud durante el mes de Mayo, se ganan cada parezcan dificultosos á la razón
día 300 días de indulgencia, y una plenaria humana.
al mes, confesando y comulgando en cualquiera 6. Esperanza, esperando en las tristezas
de ellos, aunque no se obsequie del modo dicho el consuelo de Dios y en las necesidades
á María santísima todos los días del mes el remedio, para que no desconfiemos
de Mayo. nosotros del socorro divino,
IMITACIÓN aunque nos veamos anegados en un
DE LAS VIRTUDES DE MARÍA SANTÍSIMA mar de dificultades, tribulaciones y contratiempos.
Las virtudes que practicó Cristo en 7. Paciencia, sufriendo con silencio
el mundo para ejemplo nuestro, las dejó y conformidad sus trabajos y los de su
al vivo retratadas en su Madreparahacernos Hijo, los cuales los sentía más, enseñándonos
más fácil la imitación; porque á sufrir, siendo culpados, lo
el espíritu de María es más dulce que que padecía Ella siendo santa é inocente.
la miel, y la herencia que nos dejó, que 8. Pobreza, contentándose la que
son sus soberanos ejemplos, más que era Reina de los cielos y la tierra con
la miel y el panal, cuya suavísima dulzura un pobre vestido y grosera comida,
facilita la imitación. Ésta desea para confusión de los que nunca se ven
María ver en nosotros, ésta pide á sus hartos de riquezas.
devotos, ésta es la principal devoción 9. Mortificación, usando de aspereza
con que la hemos de obligar si deseamos y penitencia sin tener culpa ni rebeldía
tenerla propicia. Este obsequio de pasiones, para que nosotros,
sólo estima Ella más que todos, porque llenos de culpas y con guerra continua
como Madre amorosa desea que sus de las pasiones, usemos de la mortificación
hijos se le parezcan en aquello que la y penitencia.
10. Modestia, guardando con gran S E N S I T I V A . — Ceder siempre en las
cuidado los sentidos, midiendo las acciones contiendas por amor á M A R Í A S A N T Í S I -
con la regla de la razón y el decoro, MA, y no contradecir á nadie, á no ser
para que su modestia sea el espejo que resulte pecado ó perjuicio notable
de la nuestra. de no hacerlo.
11. Fortaleza, venciendo todas las D I E G O D E D Í A . — Aplicación al trabajo.
dificultades, por hacer la voluntad de — 402 -
Dios en todas las cosas, porque nosotros HORTENSIA.—E v i t a r la dobles de corazón,
seamos fuertes contra nuestros no fingiendo ni usando palabras
enemigos, á vista de esta mujer fuerte. de doble sentido.
12. Perseverancia, no descaeciendo C A M E L I A . — Manifestar agradecimiento
jamás en el ejercicio de las virtudes, á los que nos hacen algún bien.
adelantándose cada día en ellas, para A L B A H A C A . — Virtudes pequeñas ú
confusión de los que dejamos con tanta ocultas, como abstenerse de decir alguna
facilidad los buenos ejercicios y obras palabra que se desea, de mirar
acostumbradas. ú oir alguna cosa, sufrir la impernitencia
RAMILLETE del prójimo, etc., por amor de nuestra
DEFLORESYVIRTUDSECONQUEPUED Madre Maria.
ES AMAPOLA.—S u f r i r sin quejarse las
A D O R N A R E L ÚLTIMO D Í A D E L MES EL enfermedades y trabajos, el calor, frío,
A L T A R D E T U P U R Í S I M A M A D R E. viento, etc.
R O S A . — d e amor de Dios. T O M I L L O . — Limosna espiritual, como
AROMA.—E x a m e n diario de conciencia. visitar enfermos, rogar por los pobres
A Z A H A R .—Oración mental (I). al pedirnos limosna, etc.
F L O R D E L P A R A Í S O —Lectura espiritual. D I E G O D E NOCHE.—Guardar el silencio
CLAVEL.—C o m u n i o n e s . por alguna hora, á no ser que la
GIRASOL.—Fidelidad á las divinas caridad ó prudencia obliguen á hablar.
inspiraciones. JACINTO.—- L i m o s n a á los pobres.
V A L I S N E R I A . — Claridad con el confesor, C R U Z D E J E R U S A L É N . — A y u n o.
dándole cuenta de todas las tentaciones, P A S I O N A R I A . . ( Mortificaciones cor -
mortificaciones, devociones, P U R P Ú R E A porales ajuicio del
etcétera. \ director espiritual.
PENSAMIENTO.—P r e s e n c i a de Dios - 4u3 -
por medio de jaculatorias. SEGUNDA PARTE
(1) Puedes servirte del Tratado de oración del NOVENA
F. Villacastín. Á LA INMACULADA CONCEPCIÓN DE MARÍA '
N A R C I S O . — Comuniones espirituales. ACTO DE CONTRICIÓN
T R I N I T A R I A . — Visitas al santísimo A vuestros pies tenéis postrado, ¡ oh
Sacramento. divino Salvador míol, al más indigno de
A M A R A N T O . — Visitas d la Virgen los pecadores, que con horrible osadía
santísima, santos Patronos, etc. ha pisado vuestra sangre, despreciado
CLAVELLINA.—R e s p e t o y compostura vuestro amor y olvidado vuestras finezas.
en los templos. Yo he pecado, os he tratado con
V A R A D E J E S É — Rectificar d menudo ingratitud, os he abandonado, es verdad;
la intención, haciéndolo todo, labores, mas hoy que mi alma se ve alentada
paseo, recreación, conversaciones, y conmovida por esa maravilla de
etc., sólo por Dios. vuestras manos, por esa Criatura hermosísima,
J A Z M Í N . — Modestia en la vista, acciones que con sólo una súplica desarma
y palabras, especialmente en el brazo de vuestra justicia di-
público. 1 Escrita por D. Mateo Alcaráz, oficial mayor
M A L V A DE ROSA..—Caridad, afabilidad en la Curia de León.
y dulzura con el prójimo. — 402 -
C A M P A N I L L A . — Obediencia á los superiores HORTENSIA.—E v i t a r la dobles de corazón,
y exactitud en el cumplimiento no fingiendo ni usando palabras
de las reglas y obligaciones de su de doble sentido.
estado. C A M E L I A . — Manifestar agradecimiento
á los que nos hacen algún bien. blancura de vuestra preeminente pureza.
A L B A H A C A . — Virtudes pequeñas ú Yo os saludo, ¡oh María!, Candor de
ocultas, como abstenerse de decir alguna la Luz eterna y Espejo sin mancilla
palabra que se desea, de mirar alegría del cielo, esperanza de las naciones,
ú oir alguna cosa, sufrir la impernitencia refugio salvador del universo.
del prójimo, etc., por amor de nuestra Yo os saludo,Esther candorosísima,
Madre María. exceptuada por un privilegio nuevo de
AMAPOLA.—S u f r i r sin quejarse las 1 Offic. no vis.
enfermedades y trabajos, el calor, frío, 2 San Juan Damasceno.
viento, etc. la ley que comprendió á todos los hijos
T O M I L L O . — Limosna espiritual, como de Adán. ¡Oh tesoro de pureza virginal!
visitar enfermos, rogar por los pobres 3 ¡Oh Virgen llena de gracia! Mi
al pedirnos limosna, etc. alma rebosa en alegría, mi corazón palpita
D I E G O D E NOCHE.—Guardar el silencio de gozo, y todo yo me siento enajenado
por alguna hora, á no ser que la de júbilo, al contemplaros en
caridad ó prudencia obliguen á hablar. vuestra santa Concepción más resplandeciente
JACINTO.—- L i m o s n a á los pobres. que la aurora, más apacible
C R U Z D E J E R U S A L É N . — A y u n o. que la argentada luna, más pura
P A S I O N A R I A . . ( Mortificaciones cor- que el lirio recién abierto, más blanca
P U R P Ú R E A porates a juicio del que la nieve de las n ontañas, más
\ director espiritual. gallarda qu? la rosa, más casta que
- 4u3 - los ángeles y más perfect aque criatu
SEGUNDA PARTE ra alguna después de Jesucristo. ¡Oh
NOVENA Maria! ¿No un hijo ha de alegrarse por
Á LA INMACULADA CONCEPCIÓN DE MARÍA ' la ventura de su tierna Madre? ¿Y no
ACTO DE CONTRICIÓN sois Vos el objeto amoroso de todos
A vuestros pies tenéis postrado, ¡ oh mis anhelos y mi dulce Madre en quien
divino Salvador mío!, al más indigno de deposito todos mis cuidados? Permitidme,
los pecadores, que con horrible osadía pues, que salte de regocijo al veros
ha pisado vuestra sangre, despreciado radiante en un trono de candor, y en medio
vuestro amor y olvidado vuestras finezas. de aclamaciones angélicasy de cánticos
Yo he pecado, os he tratado con festivos. Todos vuestros siervos
ingratitud, os he abandonado, es verdad; celebran con gusto vuestro ser inmaculado,
mas hoy que mi alma se ve alentada y apenas oyen hablar de vuestra
y conmovida por esa maravilla de Concepción sin mancha, cuando dejan
vuestras manos, por esa Criatura hermosísima, rodar por sus mejillas lágrimas de incomparable
que con sólo una súplica desarma alegría. ¿He de ser yo el
el brazo de vuestra justicia di- único que por mis pecados no participe
1 Escrita por D. Mateo Alcaráz, oficial mayor de tanta dicha? Es verdad que á vuestros
en la Curia de León. ojos soy un mórstruo de iniquidad;
vina; hoy, Señor, atraído por María, pero qué, ¿las madres en sus festividades
vengo á Vos, y en presencia vuestra no conceden grandes dones á sus
detesto mis iniquidades, me arrepiento hijos desgraciados? ¡Oh tierna Madre
de todos mis pecados y reclamo de Vos mía, dulce prenda de mi corazón! Si yo
el auxilio de vuestras antiguas misericordias. soy infeliz por la culpa, mi felicidad es
Concedédmelo bondadoso, ¡oh indecible por tener una Madre nunca
buen Dios!, en atención á los méritos y contaminada, nunca sujeta ni por un
poderoso valimiento de María santísima, solo instante al dominio de Lucifer, sino
cuya Concepción inmaculada pretendo inmune de toda mancha, pura y graciosa
celebrar, muy confiado en que, como el lucero naciente, y llena
por sus ruegos, conseguiré el perdón de compasión y caridad para con los
de mis pecados y la gracia inapreciable miserables. Concededme, por tanto,
de vuestro amor. que os alabe por vuestra gracia original,
ORACIÓN PARA TODOS LOS DÍAS y que lo haga con un corazón limpio
Yo OS saludo, ¡oh María!,Niña preexcelsa, y lleno de vuestro amor. Iluminad
en cuya casta frente brilla la mi entendimiento, sed el dulce móvil
de mi voluntad, soltad mi lengua, abrid en su gloriosa Concepción calmó la
mis labios y enseñadme á bendeciros indignación de su justicia y envió á la
dignamente en el misterio de vuestra tierra mil bendiciones eternas de misericordia
inmaculada Concepción. Amén. y de piedad. Por esto los ángeles
DÍA PRIMERO al ver á María preguntan llenos
LECCIÓN de admiración; ¿quién es ésta que marcha
" ¿ Quien es ésta que marcha como el alba al levantarse?
como el alba al levantarse ¿Quién es? Es la que asciende del
?„ desierto de la nada á la existencia más
(Cant., VI, 9.) gloriosa para triunfar del pecado: es
Manchada la raza de Adán con la la que apoyada en la gracia de su Hacedor
abominable lepra del pecado, tuvo que viene derramando por todas
arrastrar la insoportable cadena de la partes las delicias de su hermosura:
más dura esclavitud. Por todas partes es la Mujer de singular virtud destinada
resonaba el eco triste de unllanto amargo para aplastar con su planta virginal
y desolador, y se escuchaba el ferviente la cabeza de la serpiente maldita: es el
voto de la oración con que el embeleso déla eterna Sión, la losanía
justo pedía ansioso un Salvador '. El de los siglos el Raudal de la
Señor Dios, movido á misericordia por alegría, la Primavera del divino Edén:
los males que rodeaban á sus criaturas es la Brisa más pura y deliciosa que
desleales, se acordó por fin de sus promesas refrigera á las almas con su gracia,
consoladoras,y envió á laMujer repartiéndoles la dulzura de su benignida
que había anunciado en el paraíso como a: es la Virgen excelsa cuya Con-
fuente de todo bien, para que realizara 1 Isa., LX.
las esperanzas y enjugara el lloro de 2 Rec. de San Lor., De Laúd. Virg.
los desgraciados. cepción prodigiosa hace el misterio
1 Isa., XLV. fundamental de todas las fiestas cristianas
María santísima es esta Mujer consoladora y el principio de todos los bienes
á quien Dios destinó para traer ': es, por fin, la alborada más alegre
al mundo la felicidad. Esta virgen insigne que trae consigo los celestes reflejos
apareció en el primer instante de del día de la justicia: es la áurora más
su Concepción, como Aurora apacible graciosa que llena de fuego divino,
que marcha delante de Dios llena de liquida los hielos del corazón endurecido,
esplendor y de gracia. El Señor estuvo alivia las penas y tribulaciones
de su parte embelleciéndola y ayudándola de los enfermos, dora y enriquece las
muy temprano al amanecer de campiñas de la Iglesia disipando las
su vida 1 con las riquezas de la justicia tinieblas de la ignorancia, viste de colores
original; y, por tanto, ya en el primer la mañana de la niñez, infundiendo
momento de su existencia se deja en el alma el conocimiento de Dios,
ver resplandeciente y alegre, nunca y enseña el recto camino á los extraviados
nublada Jamás obscurecida ni manchada para librarlos de un precipicio
como los otros hijos de Adán, inevitable.
sino hermosa como la Luna, escogida Salid, por tanto, hijas de Sión, mirad
como el Sol \ María recibió toda la d vuestra Reina: á ella alaban
belleza que correspondía á la Precursoradel los astros de la madrugada; la Luna
divinoSol dejusticiajesucristo y el Sol admiransu belleza,y rebosan
Señor nuestro. Apenas esta Beldad en júbilo todos los hijos de Dios \
matutina alegró nuestro horizonte con Venid, almas cristianas, amantes de la
su primoroso brillo, y así como el ángel hermosura, almas devotas de María;
que luchaba con Jacob se dió por venid á celebrar con gusto el misterio
vencido al rayar el alba, y dejó al Pa- 1 San Anselmo, De Concepì. B. V.
1 Psalm. XLV. 2 Intr. Fiest. de la Concep.
- Santo Tomás de ViUanueva, serm. 3. De Nativ. délas gracias, el manantial de las bellezas,
Virg. el más sublime encanto del Cristianismo.
triarca llenándole de bendiciones, así Venid, y por María encontraréis
también Dios al primer fulgor de María la vestidura de Jesucristo, la caridad
y la amistad de Dios. Vengamos Con los Ángeles: Santa, etc.
todos con apresuramiento y confianza, Gloria Patri.
y por medio de María lograremos ver ¿ Quién es ésta queva subiendo como
el día precioso de la gracia, conseguiremos aurora naciente, bella como la Luna,
el perdón de nuestros pecados, brillante como el Sol?
la extirpación de nuestros vicios, la Esta es la más hermosa de las hijas
perseverancia en el bien y la eterna de Jerusalén.
salvación. f En tu Concepción, ¡oh Virgen Maria!,
Se rezan tres Avemarias, en la forma siguiente: fuiste inmaculada.
Dios te salve, candidísima Hija de B) Ruega por nosotros al Padre, cuyo
Dios Padre, Virgen concebida sin pecado Hijo, concebido por obra del Espíritu
original. Dios te salve, Maria, etc. Santo, diste á luz.
No hay candor, decoro y virtud que • 1 Antífona.
no resplandezca en Vos, ¡oh Virgen OKACIÓN PARA EL DÍA PRIMERO
gloriosa! '. (De San Anselmo.)
Por tal excelencia, nosotros unimos Vos sois bienaventurada, ¡oh María!,
nuestros cánticos á los acordes armoniosos y poseéis laplenitud detodos los bienes.
de la primera jerarquía celeste Vos sois en verdad la Virgen admirable
para alabaros diciendo: y digna de toda suerte de honores.
Con los serafines: Santa, Santa, Vos sois la Mujer bendita entre todas
1 Antifona. las mujeres. Vos habéis reparado la
Santa, María, Virgen y Madre de pérdida de nuestros primeros padres y
Dios: llenos están los cielos, y llena vivificado su posteridad. Dignáos hacernos
está la tierra de la gloria y majestad participantes de vuestros bienes
del fruto de tu vientre '. é introducirnos en el cielo, del cual
Con los Querubines: Sania, etc. sois la dichosa puerta.
Con los Tronos: Santa, etc. Petición. — Gozos y oración final.
Gloria Patri. DÍA SEGUNDO
Dios te salve, purísima Madre de LECCIÓN
Dios Hijo, Virgen concebida sin pecado "Como el lirio entre las
original. Dios te salve, María, etc. espinas, así mi amiga ent
Bellísima habéis sido criada y sua • r e las hijas.n
ves son vuestras delicias, Santa Madre (Cant.,11,2.)
de Dios 2. Es de fe que toda la descendencia de
Por este privilegio nosotros, llenos Adán fué infectada por el aliento venenoso
de alegría, unimos nuestras alabanzas de la serpiente infernal: de aquí
á los cánticos de la segunda jerarquía es que, por más estimables que se presentaran
y decimos: las hijas del primer hombre,
Con las Dominaciones: Santa, etc. siempre llevaron consigo la ignominia
Con las Virtudes: Santa, etc. de la mancha hereditaria; pero María,
Con las Potestades: Santa, etc. que por un privilegio único fué inmune
Gloria Patri. de aquella mancha fatal; María, que
Dios te salve, castísima Esposa de cual verdadero jardín de delicias fué
Dios Espíritu Santo, Virgen concebida siempre adornada con abundancia de
1 San Buenaventura. flores que exhalan la fragancia celestial
« de todas las virtudes '; María, en
- 413 - el primer instante de su Concepción
sm pecado original. Dios te salve, María, se encuentra ya más agraciada que todas
etc. las hijas de Jacob. Estas mujeres
Vuestro vestido es càndido como la florecieron como rosales perfumados
nieve, vuestro rostro resplandeciente por sus prendas naturales y sus virtudes;
como el Sol '. mas rodeadas de la llama impura
Por tan insigne prerrogativa os alabamos del pecado, no podían ser sino espinas
con la tercera jerarquía, diciendo: desgraciadas entre las cuales floreció
Con los Principados: Santa, etc. María como la Azucena más blanca y
Con los Arcángeles: Santa, etc. pura del jardín de la gracia, como la
Rosa más lozana del paraíso del nuevo Corramos, pues, atraídos por los encantos
Adán. \ Nunca este Lirio de pureza de esta Azucena Cándida y ru-
sufrió ni aun la sombra de la alteración 1 Claud., serm. 2 De C. B. V.
más leve: jamás el aquilón del pecado 2 Cani., VI.
agitó ni un solo instante el follaje 3 San Bernardino de Sena, serm. 51.
y frescura de esta Azucena bendita. bicunda: candida por su virginidad,
1 San Sofronio. rubicunda por su caridad '. Acerquemonos
2 Combalot. á María, cuyo vestido de fragancia
Ella se presenta en la Cándida mañana ahuyenta á los demonios y hace detestar
de la gracia con formas tan elegantes, los pecados y los vicios. ¡Cuántos
que embelesan á los cielos ; con perfumes pecadores se convierten en estos
tan exquisitos, que la tierra queda días con sólo ver á nuestra Madre purísima!
embalsamada, y con una blancura tan ¡Ah! ¡Qué consuelo siente el
preciosa, que nada hay en el mundo desgraciado en su presencia! Y es que
con que se la pueda comparar. Plantada aspira el aura pura de su inocencia,
en la fresca margen de un raudal más suave sin comparación que el bálsamo
infinito, ha tomado de allí toda la fecundidad aromático y que la mirra escogida
de sus gracias, y desde que es que , al contemplar este
existió elevó hacia Dios el cáliz purísimo Lirio de gracias.se siente inflamado de
de su alma para recibir el rocío amor y de devoción; y es, finalmente,
de las bendiciones divinas. que María reparte los dones de Dios á
El Señor colocó en María un piélago todos los que la bendicen, contemplan
de gracias en su Concepción maravillosa, y veneran. ¡Con razón los que lloran
la formó imagen suya perfectlsima, hallan sus delicias prosternados ante la
en la cual, como en una fuente Virgen pura!
de toda hermosura, tranquila y nunca ¡OhMaría! Vos sola, después deDios,
agitada, se contempla y se alegra sois la única digna de nuestros primeros
perpetuamente '. Escogida entre las amores! ¡Qué felices seríamos ahora
hijas de Adán, siempre existió inmaculada si desde nuestra infancia os hubiéremos
desde el principio de su creación, consagrado nuestro corazón!
porque estaba destinada para 1 San Bernardo.
dar á luz al Criador de toda santidad- 2 Eccl., XXIV, 20.
\ ¿Y como la Madre de la Luz Mas, por lo menos, queremos amaros
1 San Juan Damasceno. Or. 1 de N. V. todo el tiempo que nos resta de vida
2 San Fulberto, Expobit. Salut. Nuestro amor es todo vuestro ¡oh pu
indeficiente pudiera haber sido manchada reza del alma!; nuestro corazón os pertenece
con el horrible pecado? ¿Cómo para siempre. Purificadlo de los
la Hija predilecta del Altísimo, la Primogénita afectos inmundos, limpiadlo por medio
antes de toda criatura, la de la penitencia, llenadlo de vuestra
Amiga de Dios, su blanca y única Paloma, alegría, y entonces cantaremos dio-namente
su única bella Amada, había de vuestras alavarzas.
ser esclava del enemigo? No: jamás, Las Avemarias como el día primero.
jamás permitió el Señor que su sierva ORACIÓN PARA EL DÍA SEGUNDO
fuese mancillada : nunca consintió que (De San Juan Damasceno.)
su escogida fuese presa del demonio, Yoossaludo,¡ohMaría!,esperanzade
sino que la libró de la malicia infernal, las naciones: oíd los ruegos de un pecadorque
la crió toda pura, sin tacha, sin mancha; os ama tiernamente, que os
toda hermosa y suave, sin delito honra, en particular, y q u e coloca en
actual ni original-toda preciosa,toda Vos toda ia esperanza de su salvación.
limpia, sin deformidad alguna de Yo os debola vida. Vos sois la prenda
alma y cuerpo '; la crió hermosa sobre segura de mi eterna dicha. Rué¿os
todas las hermosas esplendente que mehbréis del peso demis pecados
sobre todo el ejército de los ángeles, que disipéis las tinieblas de mi espíritu
escogida entre las hijas como el lirio que arranquéis de mi corazón el afecto'
entre las espinas, y llena de tanta perfección, álas cosas terrenas, que me hagáis vencer
que sólo Dios puede conocerla todas las tentaciones de mis enemigos,
que dirijáis todas las acciones del Espíritu Santo, como un torrente
de mi vida, de manera que con vuestra impetuoso, la embellecen más y más
protección pueda yo llegar á la eterna y la llenan de la más pura alegría. En
felicidad del paraíso. esta ciudad de hermosura se ve un Cié
Petición.—Gozos y oración final. lo nuevo, exento de toda rebelión; una
DÍA TERCERO Tierra nueva, nunca sujeta á la mal
LECCIÓN dición de Dios; un Paraíso de delicias,
"El Impetu del rfo alegra en donde jamás tuvo lugar el drama
la Ciud(aPds adlem DXioLsV.„, o.) del engaño. Aquí se ve el Arbol de la
Si son grandes las obras del Señor, vida, que solo fué digno de llevar el
exquisitamente proporcionadas á los fruto de la salud la Vid que ex
fines á que El las ha destinado 1, ¿cuál tiende sus sarmientos hasta el mar,
será la grandeza de María, la cual fué esto es: sus oraciones, beneficios y
destinada para la augusta morada del ejemplos, hacia los que existen en
Esplendor de la gloria? ¿Qué ornamentos la amargura 3. Aquí corre el río de
tan estupendos decorarían á la agua viva y espléndida, que procede
Virgen excelsa? ¿Qué gloria, qué decoro, del trono de Dios, y que está lleno de
qué candor, qué gracia no convino las aguas de multitud de gracias
á la Madre de Dios? ¿Cuál la para la salud de los mortales 4. Aquí
formaría el Artífice que la eligió para 1 Apoc., XXI, 28.
nacer de Ella? 2 San Bernardo, serm. 3 De Adv.
1 Apoc., XXI, 28. 3 Idiot., De B. V.
2 Santo Tomás de Villanueva, serm De Nat. 4 Juan Pie'., lib. I.
Virg. se admiran la Rosa inmarcesible que
Esta joven hebrea, que á la vez reunió llena el espíritu de suavidad, la Columna
en sí misma los dos estados más sublimes elevada en la fe, erigida en la es•
de la mujer, la virginidad coronada per ansa, fundada en la caridad ', la
de atractivos, la maternidad llena Torre escudada para el sostén de los
de dulzuras y encantos; esta Madre combatientes, la Escala de los pecadores,
Virgen, que en medio de sus grandezas la Corona de todos los Santos de
ha llenado al orhe de alegrías y de esperanzas; Dios 2. Aquí, por fin, se encuentra el
esta Niña casta, cuya virginidad Opobálsamo de salud lleno de pureza
aumenta su hermosura, formando y de fragancia, la hermoslsimabeldad
el manantial de sus gracias y em de todas las cosas, la Madre de Dios,
belesos; esta Reina inmaculada, dos ornamento amplísimo de todas las
veces amable, por ser Virgen y por ser hermosuras *La Omnipotencia divina—
Madre, es el grandioso cuadro, la imagen dice San Buenaventura—podrá
viva de la omnipotencia de Dios, crear un cielo más vasto, una tierra
y la Ciudad de oro purísimo, resplandeciente más amplia, un mundo más vistoso
como cristal1. y magnífico; pero no podrá jamás hacer
Sus fundamentos están adornados con una madre más grande que la
todo género de piedras preciosas, en Madre de Dios 4.
donde brillan con toda su luz la esmer Tal es la magnificencia de María, Ciudad
a l d a ^ su inocencia, cuyo verde apacible de Dios engalanada con todas las
j a m ' s desmereció; la perla de su maravillas de su poder infinito y enriquecida
pureza, cuyo límpido oriente permanecióinalterable; con un río de gracias. Tal es
el topacio de su amor la eminente gloria de la Virgen Madre,
para con Dios; el jacinto de su caridad 1 San Bernardo, opúsc.
para con el prójimo, y el azulado zafiro 2 Ernesto, cap. CXIX.
salpicado de oro que representa el fir- 3 San Jorge de Niconc.
1 Apoc., XXI, 28. 4 Opúsc. B. V.
mamento de su alma, adonde jamás llegó asombro del universo, maravilla estupenda
la nube del pecado para cubrir su del Señor.
hermosura. El Señor, defendió á su ciudad ¿Qué nos resta á nosotros sino desviar
librándola del enemigo, é iluminándola nuestras miradas de la vanidad,
con su claridad Los dones arrancar nuestros afectos de las ilusiones,
desprendernos de los bienes falaces de la vida! A Vos suspiro destera
é internarnos para siempre en esta do en este valle de lágrimas: ayudadme,
Ciudad Santa, en donde brilla á los Señora en mis trabajos; defended •
ojos del alma una luz á cuya difusión desmayos^ después de este
es imposible poner límites, donde dest erro mostradme al bendito fruto
se oye una melodía cuya duración y rema por todos los siglos
no reconoce el tiempo por medida, Petición.-Gozos y oración final.
donde se exhala un perfume que el DÍA CUARTO
aire no puede disipar 1, donde unidos LECCIÓN
más y más al objeto infinitamente "Ven del Líbano, Esposa
amable,"que es'Dios, jamás experimentaremos mia.„
hartura de las delicias en que f C a n t . , IV, 8.)
nos embriague su posesión? ¿Qué nos nariabh°PrTÍSraelÍtadetanextraordi-
resta sino amar á Dios en María y por zón del r f " q U e ' r o b a n d o el cora-
María, hermosura perfecta que llena el "ió n ! 7 A S U e r ° ' d e s d e ^ Para su propia esposa , ^ye
vacío de nuestros deseos, que inspira ghaob iléan edloi--
pensamientos de salud, que enjuga las la vestido y adornado magníficamente,
lágrimas del corazón y que hace despreciar la elevó á la dignidad real y partió con
las grandezas mundanas, tan ella el mando de su imperio.
efímeras como ilusorias? Mis aquella Esther que á los ojos
¡Oh divina María! Vos sois la Ciudad de todos parecía graciosa y amable \
1 San Agustín no era más que una figura imperfecta
de nuestra fortaleza y de nuestro refugio, de la que, más agraciada todavía, se
y dentro de vuestros muros queremos atrajo las divinas miradas del Rey inmortal
combatir para no perecer con de la gloria. María santísima
los que os aborrecen. Nosotros os amamos, es esta càndida Esther de imponderables
¡ oh Virgen Madre de Dios!; inflamadnos gracias, que, cautivando el corazón
con ese fuego divino que os de su Amado, fué escogida desde
abrasa y hacednos poderosos para vencer la eternidad para la casta Esposa de
á nuestros enemigos. Dadnos que Dios Espíritu Santo.
despreciemos los respetos humanos El Amante divino, para celebrar con
para no atender á las exigencias de un esta Virgen pura su augusto desposorio,
siglo corruptor, que meditemos ennuestro la ennoblece y adorna con un cúmulo
eterno destino, que aspiremos á de gracias en que sobrepuja al número
nuestra patria celeste, y que un día podamos de las estrellas; le comunica una
veros y alabaros en la eterna plenitud de luz que obscurece al Sol y
ciudad de la gloria. á la Luna, y una blancura y candor
Las Avemarias como el día primero. que ofusca el brillo de la nieve, una pureza
ORACIÓN PARA EL DÍA TKRCERO y castidad que la hacen superior
(De San Alfonso de Ligorio.) á los mismos ángeles; y después de
Dios os salve, singular ornamento haberla enriquecido con preeminencias
del cielo y amparo de la tierra. Dios y blasones singularísimos, después de
os salve, Madre mil veces dichosa del 1 Esth., II, 15.
Rey eterno. Vos, Señora, después de haberla admirado como !a obra maestra
vuestro Unigénito Hijo, tenéis el imperio de su Omnipotencia: Ven, escogida
de todas las cosas. A Vos todas las mía—la. dice,—y colocaré mi trono en
edades y todas las generaciones inclinan iu corazón 1; apresúrate, amiga mía,
la cabeza, á vuestros pies se rinde paloma mía, hermana mía, y ven, s:
toda la redondez de la tierra; oyendo camina, avanza prósperamente con
vuestro nombre, tiemblan los dem o! esa tu gallardía y hermosura con
mos; descubriéndose vuestros resplandores, esos tus labios, lirios que destilan la
huyen las tinieblas, y á vuestro mirra más pura; con esas tus manos
mando se abren de par en par las puer de oro torneadas llenas de jacintos 4.
as del cielo ¡Oh esperanza de los cris- Ven del Líbano, Esposa mía, ven del
Hiioi'óh P P U é S , d e J e S U C n ' S t 0 v u e s t r° Líbano, ven\ serás coronada: y María,
IT ? ' P h R e m a ^ misericordia, dulzura dulcemente atraída por las castas caricias
del Esposo, se levanta del Líbano los ídolos, y se ha extendido por
de su candor y se presenta á su Amado toda la tierra el conocimiento del cielo
llena de modestia y de gracia, con la y de vuestrodivinoHijo.Dignaos,pues,
plácida vestidura de la mañana, con sus interesaros en nuestro favor, y estaremos
cabellos ondeantes como un velo de seguros de alcanzar un día el bien
oro, y con los atractivos y encantos de inmenso que Vos gozáis en toda la plenitud.
una bella esposa engalanada. Allí, sobre Petición—Gozos y oración final.
un trono de blancos resplandores, ORACIÓN PARA EL DÍA CUARTO
circundado de querubines, empuña el (De San Epifanio.)
cetro de su virginidad; allí ciñe su - 431 -
frente la corona eternal de su pureza; - 430 -
- 428 - 1 San Buenaventura, sermón 2 De B.
1 Antífona. ya gloria es inefable, cuya manificencia
2 Cant., II, 10. es tan alta que ninguna criatura,
3 Psalm. XLIV. después de Jesucristo, puede ser más
4 Cant, V, 13-14 perfecta ni capas de mayor bien '
allí sus oídus escuchan epitalamios angélicos i Oh María! Vos sois la única verdaderamente
de aplausos y alborozo, su espíritu hermosa, y el Libro sellado
goza con profusión de las más que sólo Dios puede leer perfectamente
santas comunicaciones con su Dios, y Vos sois la Emanación más pura de
su alma se derrite en deliquios del amor la divina Omnipotencia, el . Vapor blanquísimo
más casto y encendido. siempre elevado á Dios, el Céfiro
Desde el primer instante de su Concepción, sin el cual nuestra alma no puede
desde ese Líbano grandioso respirar ni tenerla vida de la gracia
de su inmunidad del pecado, desde ese Vos sois la Reina del cielo y de la tierra,
momento feliz, María elevó sus miradas y podéis con vuestras súplicas todo
sublimes al Criador, y llena de justicia, lo que Dios puede con su imperio. Jamas
de honestidad, limpieza y decoro, los Santos hubieran entrado al cielo
apareció como una Fuente sellada de si no hubiera sido por vuestro medio.
donde manan afluentes purísimos, cuyas Nosotros, como vuestros siervos
aguas no íueron enturbiadas por acudimos á Vos, ¡oh Reina sin mancha!,'
el cieno de la culpa 1: como un Vergel a fin de que nos hagáis reinar con Jesucristo
amenísimo en donde descuellan el Cedro y con Vos allá en las alturas del
de su contemplación, el Ciprés Empíreo.
de su fama, la Palma de su victoria, Las Avemarias como el día primero.
la Rosa de su paciencia, la Oliva de D Í A QUINTO
su misericordia, el Plátano de su LECCIÓ.V
perfecta pe 1 ; como la casta Esposa •'Me llamarán bienaventurada
de Dios Espíritu Santo, Esposa divina todns las generaciones.,,
cuya hermosura es incomprensible,cu- (LUC., I .)
1 San Jorge Niconc., Or. de Obi. Deip. ¿Qué criatura más digna de admiración,
2 San Bernardino de Bust., serm. 1 De As simil de alabanza, de honor y de gloria
B. V. puedehaber que María, la cual siempre
¡ Oh María! Vos sois la Esposa amada fué el objeto primordial de las ternuras
de la Trinidad beatísima y el tesoro y amor de la Trinidad augusta?
secreto de los bienes que dispensa. Por El Padre eterno'puso todo su esmero
Vos ha sido Eva levantada de su caída, en hermosear á su Hija primogénita
y Adán restituido al paraíso, del cual con todas las preciosidades desu poder,
había sido desterrado por la culpa. Por á fin de preparar á su Hijo divino una
Vos y con vuestra protección fué dada morada digna de su grandeza. Al destinarla
al mundo la paz del cielo, los hombres para que recibiese la dignidad
han sido admitidos en la suerte de los más elevada que puede imaginarse para
ángeles y llamados en el número de una pura criatura, la concibió en su
los servidores, de los amigos y de los mente toda hermosa y sin mancilla 1
hijos de Dios. Por Vos ha sido hollada y la comunicó aquella virtud singular
la muerte, despojado el infierno, derribados con que había de triunfar del demonio
y del pecado. Y cuando llegó el 1 San Pedro Crisól., De Instit. V.
1 Cant., IV, 7. yó admirablemente para el engrandecimiento
tiempo de que se cumplieran sus designios de María.
altísimos; cuando la humanidad El Padre la predestinó para Virgen
cansada gemía bajo el yugo de Satanás; perpetua, cuya gloria fuese inmarcesible;
cuando los desterrados levantaban el Hijo la preeligió para Madre
sus manos al cielo invocando un auxilio purísima, cuya virginidad fuese inviolable;
salvador, entonces María, más radiante el Espíritu Santo la escogió para
que la estrella después de una Esposa, cuya alma permaneciera sin
noche tempestuosa, apareció en su santa mancilla. El Padre la eximió de la culpa
Concepción decorada con todo el comunicándole su poder; el Hijo la
esplendor de las divinas gracias '. vistió con la estola de la inocencia, participándole
El Verbo divino se complació en poner sus méritos, y el Espíritu
su habitación en el seno santísimo Santo, llenándola de su amor, preparó
de María, como en un santuario de pureza el domicilio de una nueva gracia '.
que llenó de gloria y de virtud. De este modo un Dios trino hizo de
En efecto: María, con la presencia de la María una Niña bellísima, á quien los
Luz eterna, quedó toda resplandeciente ángeles admiran; una Virgen insigne,
del oro de Ofir % resplandor á quien ensalzan los querubines; una
brillante que jamás se apagará, porque Madre intacta, á quien aplauden las estrellas
al concebir al Hijo del Altísimo por del alba, y á quien por tantas
obra del Espíritu Santo, al ser Madre prerrogativas llamarán bienaventurada
de Dios sin el más ligero menoscabo toda las generaciones.
de su integridad virginal ¡>, al recibir ¿Cómo no bendeciremos á quien Dios
en sí misma los rayos vivificadores siempre bendijo? ¿Cómo no amaremos
del Sol divino, su pureza se aumentó á quien Dios siempre amó?
1 San Andrés Cretense. ¡Oh María! Si la primera mirada y
2 Psalm. XLV. 1 Sar. Bernardino de Sena, tomo III.
3 Grad., Mis. Visit. elevación de vuestra alma á Dios hizo
- 433 - de Vos el Reclinatorio de la Sabiduría
más, su castidad tomó un nuevo lustre, infinita, y el Triclinio sagrado de la
su virginidad se hizo más inviolable augusta Trinidad, ¿qué hará otra mirada
'. Jamás la linfa déla fuente quedó vuestra en favor de los mortales?
tan limpia y brillante con los rayos Miradnos, por tanto, ¡oh María!; miradnos
del Sol que la ilumina, ni el rocío tan con esos ojos divinos, y cesarán
puro y cristalino con la luz que lo penetra, nuestras desgracias; miradnos de nuevo,
como María quedó más pura y y sentiremos sin duda la influencia
más hermosa al verse Madre del Resplandor de vuestro poder, y nuestra alma quedará
de la gloria. ¡Cuán incomprensible inflamada de amor y dispuesta
es la gloria de la Madre del Salvador, para recibir en la santa comunión al
cuán incomprensible la grandeza Dios tres veces Santo. Disponednos
de la Virgen Madre! Sus miradas Vos misma, y alcanzadnos que nos
son tan graciosas y encantadoras, sus acerquemos al sagrado convite con
ojos tan hermosos y tan divinos, que sumo recogimiento, con gran pureza
atrajeron al Verbo eterno del solio de de alma y con encendido amor de Dios.
la inmensa gloria, y el Verbo se humanó Así lograremos las gracias prometidas
en su vientre purísimo. al que se nutre con este Pan que da
El Espíritu Santo extendió también la vida eterna, y habitará con nosotros
sobre esta Virgen pura los braz<*s de el Hijo de vuestras entrañas.
su amparo y protección; imprimió en Las Avemarias como el dia primero.
su rostro hermosísimo los ósculos más ORACIÓN PARA E L DÍA QUINTO
afectuosos de ternura y complacencia; (De San Bernardo.)
la iluminó con una luz inextinguible, la ¡ Oh María! ¡Cuán grande es vuestra
protegió con una virtud inaudita, y la gloria! ¿Y cómo seré yo capaz de pon-
transformó toda en su amor. - 437 -
Toda la beatísima Trinidad contribu- derarla? Si os comparo al cielo, Vos
sois más elevada. Si os llamo la Madre y dulce para los pecadores convertidos
de las naciones, hago un elogio poco '. El mismo Dios la consagró
digno de Vos. Si digo que sois Reina por Reina de misericordia ungiéndola
de los ángeles, todo prueba que merecéis con aceite de alegría % derramando
este título honorífico. Dignaos, la gracia en sus labios y comunicando
pues, ¡oh María!, la más sublime de todas á sus ruegos todo el poder necesario
las criaturas, dignaos hacernos participantes para salvar á los pecadores.
de vuestras gracias, pues en Bajo la protección de María, ¿qué es
este día habéis sido colmada de ellas. loque podemos temer? María nada tiene
Atraednos por medio del olor de vuestros de austero, nada de terrible; toda
perfumes, haciéndonos imitar vuestras es dulzura, toda suavidad. Es compasiva
virtudes, que son las que pueden con los pecadores, clemente
proporcionarnos la entrada á la eterna para los necesitados, piadosa para
mansión de los bienaventurados. los que la invocan, dulce para los que
Petición.—Gozos y oración final. la aman. Se vuelve 3 toda ojos para
DÍA SEXTO mirar á los desgraciados, toda alas para
LECCIÓN volar en su auxilio, toda amor y ternura
"Semejante á una hermosa para consolarlos. Y no contenta
oliva plantada en medio con todo esto, levanta su voz compasi-
de los campos., 1 San Greg., lib. I., ep. 47.
(Eccl., XXIV, 19.) 2 Psalm. XLIV.
Perseguidos por los remordimientos 3 San Bernardo.
de nuestros delitos, que han traído sobre va y dice: Venid, á mi todos los que estáis
nosotros las amenazas de la Justicia en trabajo y fatigados, que yo os
divina, ¿quien podrá librarnos del aliviaré '. Venid á mí todos, y veréis
castigo que merecemos? ¿Adonde volveremos que mi espíritu es más dulce que la
nuestros ojos para enjugar mier,queyo amo d ios que me aman \
nuestras lágrimas? ¿Quién aliviará que desde la infancia creció conmigo
nuestras penas? ¡ Ah! Nuestros males la misericordia \ Venid á mí...
no son incurables. María santísima en ¿Por qué estáis pobres cuando conmigo
su Concepción inmaculada, semejante está la opulencia? ¿Por qué andáis
d una hermosa oliva plantada en medio sedientos cuando de mí nacen las aguas
de los campos, nos ofrece una sombra de salud? ¿Por qué sois débiles si en
refrigerante de amparo y protección. mí está la fortaleza? Y si estáis muertos
Esta Oliva misteriosa, que en medio por el pecado, ¡ahí venid pronto,
de la Iglesia conservó intacto el que en mi encontraréis la vida Venid,
verdor dé su inocencia y perpetua la no temáis: así como una madre
lozanía de su virginidad, extiende el tierna acaricia á sus hijos, así yo os
maravilloso follaje de sus gracias para consolaré 6.
acogernos bajo el asilo de su caridad y ¿Quién no se alienta al escuchar
curar nuestras llagas con el aceite balsámico los más gratos acentos de compasión?
de su misericordia. ¿Quién no se anima al impulso de tantos
La clemencia de esta Madre compasiva llamamientos de amor? ¿Quién no
es como una lluvia temprana que se arroja en los brazos de una Madre
después del verano de nuestro pecado 1 Matth., XI.
alegra los ánimos abatidos, suaviza el 2 Eccl., XXI.
terreno de los preceptos divinos y difunde 3 Prov., VIII.
en el alma el ambiente puro de 4 Job, XXXI.
la paz de Dios. En María se encuentra 5 Prov., VIII.
toda esperanza de vida ', porque 6 Isa., LXVI.
1 Eccl., xxiv. - 441
ella es la Virgen gloriosa que jamás se tan tierna y cariñosa como María? ¡Ay!
sentó á las sombras de la muerte. Y los condenados ya no tienen Madre, y
cuanto María ha sido más noble en su nosotros contamos aún con una Madre
origen venturoso, cuanto María esmás llena de ternura que se duele de nuestras
alta y más santa, tanto es más clemente miserias, que enjuga nuestras lágrimas,
que nos tiende los brazos y nos Dios, queriendo usurpar el ministerio
estrecha en su seno de amor para librarnos sacerdotal y la autoridad suprema que
de la muerte eterna. ¡Qué felicidad! no les pertenecía '. Vemos también
Arrojémonos, pues, en los brazos que más de cincuenta mil bethsamitas
de María, para no separarnos jamás quedaron muertos por haber visto el
de Ella; estemos á su lado, y nada nos arca del Señor con poco respeto; que2
faltará; valgámonos de su poder, y seremos David, por sólo haber incurrido en una
eternamente felices. vana curiosidad, fué castigado con tres
¡Oh María, dulcísimo atractivo de días de peste asoladora que hizo seten-
nuestro amor! ¡Qué lágrimas tan consoladoras 1 Num., XVI.
derramamos al ponernos bajo 2 I Reg., VI.
los auspicios de vuestra protección! ra mil víctimas '; ¡y cuántos otros castigos
¡Oh hermosa Oliva refrigerada por la que sería largo enumerar! Mas
lluvia celeste! Libradnos de los rayos en el día, ¿quién detiene el brazo de la
vengadores, calmad la agitación que Justicia divina, provocada constantemente
nos destruye y dadnos la paz del corazón. por tantas abominaciones,sacrilegios,
En Vos está fundada la razón de impiedades, blasfemias é irreverencias
nuestra esperanza; no nos dejéis perecer como se cometen? ¿Por qué
mientras tantos pecadores se han en vez de sufrir los castigos que merecemos,
salvado por vuestro medio: salvadnos sólo experimentamos los efectos
á nosotros también. A Vos suspiramos de la misericordia de Dios? ¡ Ah! Es
heridos por vuestro amor. porque hay un Iris que circuye el trono
Las Avemarias como el día primero. de Dios 2, y este Iris bellísimo, que es
ORACIÓN PARA EL DÍA SEXTO María, la cual asiste de continuo al tribunal
(De San Germán.) divino para interponer su mediación
¡Oh divina María, Madre mía soberana, en favor délos pecadores, es quien
y después de Dios mi único consuelo detiene las sentencias y los castigos que
en este mundo! Vos sois el rocío merecemos.
celestial que sólo puede endulzar mis Pondré mi arco en las nubes, dijo
penas. Vos sois la luz que disipa las tin Dios á Noé,y será señal de la alianza
eblas de que mi alma está rodeada. que he hecho con vosotros. Lo veré y
Vos sois mi guía en mis viajes, mi fortaleza me acordaré de la Alianza eterna '
en mis debilidades, mi tesoro en María santísima es este Arco de eterna
mi pobreza, el bálsamo para curar mis paz, dice San Bernardo y cuando
heridas, el consuelo en mis lágrimas, 1 II Reg., XXIV.
el refugio en mis miserias y la esperanza 2 Apoc., IV.
de mi salud. Vos, que como Madre 3 Genes., IX.
de Dios amáis tanto á los hombres 4 Serm. 1 De Nom. V.
concededme lo que os pido. Vos, que Dios la ve en su acatamiento, se acuer.
sois nuestra defensa y nuestro apoyo da de sus promesas de salvación y con
hacedme digno de participar en compañía tiene el castigo de su justicia.
vuestra de esa felicidad de que El profeta Isaías se lamentaba en su
gozáis en el cielo. tiempo de que, irritado Dios con los pecadores,
Petición.—Gozos y oración final. no había quien se levantara y
DÍA SÉPTIMO detuviera su indignación ' ; y esto era,
LECCIÓN dice San Buenaventura, porque María
"Como el arco que reluce aún no había venido al mundo 2; pero
entre las nubes de gloria.„ desde luego que la Virgen santa fué
(Eccl., L , 8.) concebida en el primer instante de su
En la antigua Ley los pecadores experimentaban ser , Hermosa como los pabellones
frecuentemente, por sus de Salomóny, apacible como aquellas
pecados, los rigores tremendos de la tiendas de paz, desde ese momento
Justicia divina. En las Santas Escritu | comenzó á rogar por nosotros en el
rasvemosque la tierra se tragó vivos á Consistorio de la Trinidad, y al primer
Coré, á Datán y á Albirón, por haber aliento que exhaló, más grato que el
introducido el cisma en el pueblo de aroma délas manzanas; al primer sonreír
de sus labios nacarados como cinta sus necesidades, experimenten los dulces
de grana •*; al abrir sus ojos divinos efectos de vuestra mediación poderosa
y agraciados como de paloma 5; al emitir »
su voz dulcísima como el sonido de Las Avemarias como el día primero.
la flauta en el desierto,Dios se compla- ORACIÓN PARA EL DIA SÉPTIMO
1 Isa., LXIV. (De San E f r é n .;
2 In spec., cap. XII. | 0 h Virgen purísima y sin la menor
3 Cant., I, 4. tacha! ¡Oh Madre de Dios y Reina del
4 Cant., IV. universoi Vuestro poder es mayor que
5 Ibid., IV, 1. el de todos los Santos. Vos sois la esperanza
ció en la belleza de su Escogida, engrandeció de los escogidos, la alegría de todos
más y más el iris de su hermosura, los bienaventurados. Vos sois la
atendió á sus ruegos, y el que nos reconcilia con Jesucristo, la
ángel de la muerte envainó la espada abogada de los pecadores, el puerto
vengadora, y los espíritus celestes admiraron seguro de los que están en peligro de
extáticos los acentos de la inocencia. naufragar. Vos sois el consuelo del
Jamás el Señor vió á María con rostro mundo, la redentora de los cautivos, la
airado, porque ella es la única exenta salud de los enfermos, el gozo de los
de la maldición, la única destinada afligidos, la salvación de todos. A Vos
para hacer la felicidad de la tierra y recurrimos, y os suplicamos humildemente
formar las eternas delicias del cielo. tengáis piedad de nosotros.
María halló gracia delante de Dios, y Petición.—Gozos y oración final.
por eso se presenta en la plenitud de DÍA OCTAVO
los Santos como el arco que reluce entre LECCIÓN
las nubes de gloria interponiendo "Con la Estrella de la mañana.
por nosotros su mediación, más valiosa „
que la de todos los bienaventurados. (Eccl., L, 6.)
¿Qué será de nosotros si despreciamos La vida del hombre es una continua
á esta Arca de salvación? ¿Cómo batalla sobre la tierra.1 ¡ Cuántos peligros
llegaremos á nuestro último fin si no tiene que arrostrar! ¡Cuántos
nos valemos del medio que Dios nos ha enemigos que combatir! ¡Cuántos escollos
dado para conseguirlo? ¡Ah! Lejos de que evitar para llegar al puerto
nosotros aún la idea de semejante desgracia. de salvación! Pero en medio de la borrasca
María es el consuelo de nuestra que le agita, tiene, como el náutico,
vida • y nuestra esperanza en una estrella benigna que con sus
1 Tob.,X, 4. rayos fulgurantes le conduce á las playas
las penas 1; Ella tiene un poder absoluto de la beatitud.
en el cielo y en la tierra % y María santísima es este Lucero amigo
primero perecerán todas las cosas antes á quien la Iglesia llama Estrella de
que deje de socorrernos cuando la la mañana, porque permaneciendo
invocamos. pura en el oriente de su Concepción,
¡Oh Virgen inmaculada, Iris apacible emite su luz preciosa y radiante para
y encantador 1 Eva perdió la gracia, alumbrar á los que yacen sentados en
y Vos la habéis encontrado para las sombras de la muerte, á fin de conducirlos
ser el consuelo del alma peregrina y la á l a vida.
esperanza del pecador arrepentido; por 1 Job, VII.
eso en Vos y por Vos nuestro corazón Sin la bellísima claridad de María
inquieto halla el reposo y el lleno de sus ¿qué seria de nosotros desgraciados?
deseos. Por tanto,«no rehuséis vuestro ¿qué seríamos en medio de las tinieblas
socorro á los desgraciados; dad aliento del siglo, si estuviésemos privados
á los débiles; consolad á los afligidos; de su dulce resplandor?l. Sumergidos
rogad por el pueblo; poned al clero en el tempestuoso mar de la vida
bajo vuestra especial protección ; interceded y navegando fuera de la nave déla gracia,
por todas las mujeres, que agitados por las tentaciones y remordimientos
os son particularmente devotas; en de conciencia, sin luz y
fin, que todos los que acuden á Vos en sin guía, estuviéramos ya á punto de
desesperarnos; mas apenas se descubren se conmueven de júbilo, la tierra se
los fulgores del astro tutelar que llena de alegría, y los demonios hu
nos anuncia la ventura; apenas vemos yen temblorosos y aterrorizados de espanto.
la brillante candidez de esta Estrella Invoquemos, por tanto, á María en
sin tinieblas, cuando ya sentimos dentro nuestras penas, y seremos consolados;
de nosotros mismos multitud de llamémosla en nuestras dudas, y seremos
consuelos inefables. Levantamos á María instruidos; sigámosla con nuestras
nuestros ojos llorosos, y nuestras miradas, y llegaremos á la bienaventuranza.
lágrimas se enjugan con el sentimiento Que nuestro pensamiento jamás
de la esperanza ; vemos á María sonriendo se aparte de María; que nuestro espíritu
de amor y de delicias, y nuestro medite de continuo en las bondades
pecho se inunda de suavidad y de alegría; de María; que nuestro corazón arda
la invocamos en la tormenta, y en amor por María; que todas nuestras
cesa la tempestad; la llamamos en el acciones sean santificadas con el nombre
combate, y el triunfo es seguro; pronunciamos de María; que hasta en la fachada
su nombre admirable, y los de nuestras casas se lea el nombre de
1 San Buenaventura, opúsc. B. V, María, para que usando en todo tiem-
ojos ven el espacio despejado, los labios Las Avemarias como el dia primero.
saborean el manjar más delicioso, po y á todas horas de esta invocación
el oído percibe la armonía más grata, saludable, exhalemos el postrer aliento
y el espíritu abatido se reanima y remonta en los brazos de María, pronunciando
su vuelo hasta los cielos. su nombre consolador.
¡Qué felicidad! Tenemos una Madre ¡Oh María! ¡Con cuánta razón vuestro
que quita de nuestros pechos el hondo nombre significa la Estrella del
desconsuelo que le oprime; una Estrella mar, pues que siempre habéis patrocinado
sin mancilla que nos guía al puerto á los miserables y dirigido á los
de la eterna gloria, cuyo solo nombre extraviados! Aun las letras de que se
es un torrente de delicias que nos arrebata, compone nos hablan de vuestras piedades,
un manantial de alegría que ahuyenta y nos indican que Vos sois nuestra
nuestros pesares. Medianera, nuestra Abogada, nuestra
¡Cuántas veces, perdidos en la noche Reconciliadora, nuestra Iluminadora
del pecado, hemos sido guiados por el y nuestro Auxilio. ¡ Oh Reina del
esplendor benéfico de esta Estrella de mundo y Señora de las naciones! Más
consuelo, y sólo por su influjo hemos apreciamos ser vuestros hijos, que dueños
encontrado el verdadero camino, Jesucristo, de todo el universo; porque en Vos
vida nuestra! ¡Cuántas penas se y por Vos todos lo tenemos, y los cetros
nos han convertido en gozo solamente y los reyes, y las riquezas y el oro
con pronunciar el nombre dulcísimo de desaparecen ante Vos. Por tanto, interponed
María! Todos hemos experimentado su vuestros ruegos, reconciliadnos
influencia en nuestras necesidades, y con Jesucristo, sed nuestra guía y nuestra
todos á la vez demandamos su protección luz, y auxiliadnos en todo instante.
en nuestras aflicciones. La joven ORACIÓN PARA EL DÍA OCTAVO
virgen lleva en su pecho el nombre de ¡Oh María! Vos sois la Estrella de
Maríacomo el muro defensorde su castidad; la mañana, cuyos divinos fulgores penetran
el guerrero cristiano le pone a) hasta el fondo de nuestra alma.
I — 452 Vos aparecisteis en el primer día de
frente en sus combates, como el escudo vuestra creación circundada de variedades
invencible á sus enemigos; el anciano y aplaudida por los astros que
le contempla en su grata armonía, como unen sus conciertos á la armonía celes
el sello final de su esperanza, y el niño tial. Por esta gloria os pedimos que disipéis
balbuciente unge sus labios por la primera nuestras tentaciones, que reprimáis
vez con la dulzura que emana de la fuerza de nuestros enemigos,
este nombre celestial. Todos los cristianos que nos atraigáis á Vos con los encantos
pronuncian reverentes el santo de vuestra pureza, que nos dirijáis
nombre de María, convencidos de que con vuestro amable resplandor, y que
al pronunciarlo todo cambia; los cielos al entrar á las puertas de la eternidad,
Vos, ¡oh estrella sin mancha!, emitáis de la culpa; ascendió bañada del esplendor
vuestra preciosa luz para volar á la divino, vestida de púrpura y
masión de vuestros devotos. oro, limpia como el rocío de la aurora,
Petición.—Gozos y oración final. resplandeciente como el copo de nieve,
®t apacible y deliciosa como el efluvio de
DÍA ÚLTIMO los aromas: la lluvia de sus gracias es
"Nada manchado cae en más pura que los espacios celestes.
Ella., Apareció ya María sobre la tierra, y
(Sap., VII, 52.) las huellas de sus primeros pasos han
Aún no habían brotado las fuentes quedado perfumadas de nardo y de
de las aguas, no estaba asentada la incienso; el ejemplo de su vida viene
grandiosa mole de los montes, ni aun á ser la norma de las costumbres.
habla collados \ y ya María existía en Eva, al salir del primer sueño entre las
la mente del Altísimo. flores del Edén, no se presentó tan graciosa
Después que todas las cosas fueron como María al salir del aliento
creadas, no faltaron figuras elocuentes de Dios. El Señor la puso vestidura
con que el Señor anunció la Concepción de salud y la rodeó con el manto de
inmaculada de aquella Mujer que su justicia, como Esposa ataviada de
siempre fué el sublime objeto de sus sus joyeles ' . Apareció María llena
caricias. Él la representó, ya en la vara de pureza y de gracia, y el cielo y la
siempre verde y fecunda que, sin el tierra se unen de concierto para vitorearlayaplaudirla.
nudo del pecado original ni la cortesa Gabriel, su principal
del pecado actual \ saldría de la custodio 2 y los di es mil ángeles
raíz de Jessé; ya en el bellón de Cándida ' que la cortejan y admiran, modulan
lana que absorbió admirablemente los acentos de la alegría en el
todo el rocío del cielo; ya en el zarzal tono consagrado á su belleza. La Natu-
fresco y lozano que apareció en medio 1 Isa., LXI. 10.
de las llamas sin consumirse, y ya, por 2 San Ildefonso, serm. 5 Asstimp. de Virg.
1 Prov., VII. 3 SanGreg. Nicom., Oratde Oblat. Deip. Virg.
2 Antífona. raleza toda se rejuvenece con la presencia
fin, en la nubecita de Elias, que, llena de María: el firmamento recupera
de aguaslímpiasy cristalinas, ascendió su primitivo espléndor, perdido desde
del mar para refrigerar la tierra con la maldición de Adán y la tierra
abundantes y preciosas lluvias. Las salta de regocijo al ver á María, cuyo
mujeres célebres de Israel, con sus virtudes, nombre es inmenso \ Los lirios de los
retrataron la sacrosanta imao-en valles y los cedros de las montañas
de María; los Profetas la saludaron la bendicen; las aves le cantan en medio
muchos años antes de que existieralas de los bosques; la campana, con
fuentes cristalinas, con sus preciadas toques sonoros, le entona cadenciosa
linfas, bosquejaron su pureza; los los laudes de la mañana, y las almas
desiertos de Cades levantaron palmeras devotas la saludan sin mancilla y la
para vitorear su triunfo, y los campos veneran juntamente con los cortesanos
de Jericó, para encomiar su belleza del cielo.
brotaron flores preciosas recién abiertas ¡ Ah! Cuando una madre cristiana, al
al amanecer. oir el toque del alba, se levanta con sus
Mas llegó, por fin, la hora de salud y niños á bendecir á María por el cúmulo
de ventura, y el día 8 de Diciembre, de sus gracias, á pedirle una mirada de
cerca de cuatro mil años después de la protección para su esposo y familia y á
creación del mundo, la noble esposa de ofrecerle también las primeras acciones
Joaquín, la santa y feliz Ana, concibió de la niñez, ¡qué júbilo tan puro
á María sin la mancha horrorosa del inunda entonces su corazón! ¡Qué esperanza
pecado, por especial gracia del Señor tan dulce siente en el fondo de
Mana, pues, como la nubecita de Elias su alma! ¡Qué emociones de gratitud
ascendió del mar de la naturaleza humana; brotan de su pecho! ¡Y qué amor profe-
pero ascendió sin llevar consio-o 1 San Pedro Dam,, s e r a . De N. Virg.
las aguas salobres del océano ni el cieno 2 San Epifanio.
sa á la Religión católica, que presenta A tus plantas el fulgor
en la desgracia una Virgen santa, la De la Luna se obscurece,
cual con su hermosura atrae á los desgraciados Porque tu alma resplandece
para repartirles sus consuelos! Como el Sol en su primor.
Alegrémonos, por tanto, y regocijémonos ¡Oh Criatura prodigiosa,
con María al verla agraciada Del arcángel estupor!
con la gloria del Líbano, decor ada con Líbranos, etc.
la hermosura del Carmelo, fortalecída Revestida de justicia
con la virtud de Dios. Alegrémonos En tu santa Concepción,
y regocijémonos con María al contemprarla Al mortal la salvación
llena de gozo con la amabilidad Por Ti le vino propicia.
de la infancia, llena de encantos con ¡Oh Mujer maravillosa
las gracias de lu primavera, llena de Que arrebatas nuestro amor!
embelesos con los atractivos de la ternura. Líbranos, etc.
¡Oh Virgen hermosísima! Nosotros De luz pura circundado
os felicitamos tributándoos mil enhorabuenas Tu rostro bello y sereno,
por vuestra indecible pureza. ¡Cuán apacible, cuán bueno
Bendecimos á vuestro Preservador, y Lo muestras al desgraciado!
os bendecimos á Vos, que sois la delicia Pues tan risueña y graciosa
de nuestra vida, la firmeza de nuestra Proteges al pecador,
esperanza, la alegría de nuestro Líbranos, etc.
hogar, la puerta de nuestra salvación- Si Raquel con su beldad,
Las Avemarias como el dia primero. Si Judit con su hermosura
ORACIÓN PARA EL DÍA ÚLTIMO Son de Ti la sombra obscura,
IOh María! Vos habéis brillado con ¿Qué s e r á la realidad?
una pureza que no pudo existir mayor, ¡Niña inocente y preciosa,
fuera de Dios Vos sois la que Fiel modelo de candor!
habéis plantado con vuestras virtudes Líbranos, etc.
un verjel amenísimo como el paraíso. ¡Nada más suave se canta!
Vos sois la flama divina que enciende á ¡Nada existe más fecundo!
las almas en el fuego del amor de Dios. ¡ Nada más grato en el mundo
Vos sois la guirnalda de nuestra alegría Que aclamarte pura y santa!
y el gozo cumplido de nuestro corazón. ¡Oh divina blanca Rosa
Vos, en fin, habéis venido al mundo Que difundes suave olor!
para hacernos felices. Venid, por Líbranos, etc.
tanto, Reina nuestra; venid, amabilísima - 463 -
María. Sin Vos y sin vuestro auxilio, ORACIÓN FINAL
nuestra alma quedará seca y árida A Vos, ¡oh Madre mía dulcísima!, llena
como la tierra sin agua. Venid, Niña de gracia desde el primer albor de
agraciada; arrebatad nuestro corazón, vuestra Concepción inmaculada; á Vos,
llevadnos con Vos y participadnos de ¡oh Virgen santa!, manantial de luz,
vuestra gracia. fuente de misericordia, flor inmaculada
Petición.—Gozos y oración final. de la vida; á Vos ', ¡ oh Reina sin
1 Antífona. mancha, océano espiritual que encierra
GOZOS la perla celeste % incensario de
¡Oh Virgen pura y gloriosa, oro del cual se exhalan los más suaves
Llena de gracia y honorl perfum es \ nuevo Edén donde la
Líbranos, Madre amorosa, pureza hace abrir sus más hermosas
Del pecado y del error. flores •*; á Vos, ¡oh Cándida y modesta
Del contagio universal Doncellita !, que vestida de finísimo
Sola Tú fuiste eximida, lino resplandeciente y blanco 5 brilláis
Y Tú sola concebida como el lucero de la mañana en
Sin la culpa original, medio de la niebla 6, y desde el cielo
Pues tu planta vigorosa de vuestra inocencia derramáis sobre
A Luzbel causó temor. la tierra torrentes de delicias y de gracias;
Líbranos, etc. á Vos, ¡oh Vaso de maravillosa
1 San Gregorio Nazianceno. Lirio del mundo\ á Vos, que sois
2 San Cirilo de Alejandría. la fortaleza de los justos, la esperanza
3 San Efrén. de los pecadores, el dulce refrigerio de
4 San Basilio. las almas; á Vos mi corazón os rinde
5 Apoc., XIX. el homenaje de alabanza y de amor que
6 Eccl.,L. os debe, mi alma suspira por Vos, y se
pureza! \ Paraíso del nuevo Adán, Cielo llena de alegría por vuestra suerte venturosa.
vivo y animado \ Flor de los campos, Alegraos, ¡oh Niña preciosísima!,
Lirio del mundo\ á Vos, que sois siempre pura, siempre llena de
la fortaleza de los justos, la esperanza candor; alegraos por vuestra gloria,
de los pecadores, el dulce refrigerio de acordaos que habéis sido feliz para los
las almas; á Vos mi corazón os rinde infelices, rica para los pobres, misericordiosa
el homenaje de alabanza y de amor que para los pecadores. Salvadnos,
os debe, mi alma suspira por Vos, y se ¡oh consuelo de nuestra vida!, por
llena de alegría por vuestra suerte venturosa. el privilegio de vuestra Concepción sin
Alegraos, ¡oh Niña preciosísima!, mancha, cuyo misterio creemos y confesamos,
siempre pura, siempre llena de protestando derramar hasta
candor; alegraos por vuestra gloria, la última gota de nuestra sangre antes
acordaos que habéis sido feliz para los que negar un dogma tan precioso. ¡Oh
infelices, rica para los pobres, misericordiosa alegría de las almas, auxilio délos cristianos!,
para los pecadores. Salvadnos, aumentad nuestra fe, fortaleced
¡oh consuelo de nuestra vida!, por nuestra esperanza, inflamad nuestra
el privilegio de vuestra Concepción sin caridad: libradnos, de todo mal, y
mancha, cuyo misterio creemos y confesamos, conducidnos á la eterna patria. Amén.
protestando derramar hasta 1 Prov., x x v .
la última gota de nuestra sangre antes 2 San Juan Damasceno.
que negar un dogma tan precioso. ¡Oh NOVENA
alegría de las almas, auxilio délos cristianos!, k MARÍA SANTÍSIMA DE GUADALUPE"
aumentad nuestra fe, fortaleced (So empieza el S ó el i, pira acabarla el 13 de Diciembre.)
nuestra esperanza, inflamad nuestra f Señor, abrirás mis labios.
caridad: libradnos, de todo mal, y Y mi boca anunciará tu alabanza.
conducidnos á la eterna patria. Amén. f Dios mío, entiende en mi ayuda.
1 Prov., x x v . Apresúrate, Señor, á socorrerme.
2 San Juan Damasceno. y Gloria al Padre, etc.
NOVENA SENTIMIENTOS DE CONTRICIÓN
k MARÍA SANTÍSIMA DE GUADALUPE" Adorable Salvadordemialma,¡cuán
(So empieza el S ó el i, pira acabarla el 13 de Diciembre.) bueno, cuán amante y generoso te has
f Señor, abrirás mis labios. mostrado para con este pueblo sacándolo
Y mi boca anunciará tu alabanza. de las tinieblas de la idolatría y
f Dios mío, entiende en mi ayuda. de las sangrientas crueldades de los
Apresúrate, Señor, á socorrerme. sacrificios humanos,para hacerle vivir
y Gloria al Padre, etc. en la plena luz del Evangelio y gozar
SENTIMIENTOS DE CONTRICIÓN los beneficios de la dulce Religión que
Adorable Salvadordemialma,¡cuán fundaste, y amarse sus hijos como hermanos,
bueno, cuán amante y generoso te has en vez de destrozarse como fie-
mostrado para con este pueblo sacándolo 1 Escrita por el presbítero D. Gabino Ghávez.
de las tinieblas de la idolatría y ras! ¡Bendita sea, Señor, tanta bondad!
de las sangrientas crueldades de los i Alabada sea por todos los siglos tan
sacrificios humanos,para hacerle vivir grande misericordia! Mas ¿cómo te
en la plena luz del Evangelio y gozar hemos correspondido, Jesús, Señor y
los beneficios de la dulce Religión que Dios nuestro? ¿De qué manera hemos
fundaste, y amarse sus hijos como hermanos, pagado tu amor y tus finezas? ¡Oh ingratitud!,
en vez de destrozarse como fie- combatida tenazmente tu Religión
1 Escrita por el presbítero D. Gabino Ghávez. y vilipendiados tus ministros,
pureza! \ Paraíso del nuevo Adán, Cielo escarnecidos los que te aman y'sirven,
vivo y animado \ Flor de los campos, insultado cuanto hay de más sagrado,'
cedidos á la herejía tus altares y tus pobre suelo tan estupenda predilección;
templos, ó convertidos en usos indignos quiero decirle que Ella es mi vida, mi
y profanos; el pecado paseando por dulzura y mi esperanza; quiero alegarle
todas partes su triunfante cabeza, y la que soy de la raza de aquel neófito
piedad teniendo que recatarse de la vista feliz á quien beatificó desde esta
de los hombres por no armar contra vida con la visión de su hermosura;
11 las lenguas de los impíos y suscitar quiero derramar amargas lágrimas al
las burlas de los malos. ¡ Perdón, Señor! pie de ese lienzo prodigioso, por los
¡Perdón para este pueblo, más débil, pecados de este pueblo y por los míos;
quizá, que culpable! ¡Perdón para los quiero rogar con todo el fervor de que
desgraciados que tan ingratamente te es capaz mi corazón por esta nación
ofenden! ¡Perdón para mí, que no soy olvidadiza y culpable, ingrata y criminal,
lo que debiera, y que con la práctica de que es la mía, suplicándote, ¡oh
las virtudes había de esforzarme en reparar Madre!, por ella, y pidiéndote que le
las culpas de mis hermanos! Hoy devuelvas la santa viveza de la fe de
vengo á prosternarme ante el altar de sus mayores, el amor ardiente á la Religión,
tu Madre sin mancha, venerándola en que es su gloria y su vida, y la
esta imagen que encanta mi corazón, más plena confianza en Ti, que eres su
ante esta celestial pintura que recrea Reina, su Madre, su tesoro y su encanto.
mis sentidos y embelesa las potencias Oye, pues, mis gemidos, mística
de mi alma. Por mi dulce Madre, María tórtola del Tepeyac; vuelve á mí esos
de Guadalupe, perdona, Señor, nuestros tus ojos, velados por tu modestia virginal,
pecados, recibe nuestro arrepentimiento y mira con ellos las necesidades
y colma á tu pueblo de copiosas de Méjico, tu pueblo tan querido; haz
bendiciones. Amén. fuerza á la divina Misericordia con esas
ORACIÓN manos que muestras juntas, en ademán
A LA VIRGEN DE GUADALUPE, QUE SE de ardiente súplica, para que se derrame
REPITE LOS NUEVE DÍAS abundantemente sobre nosotros;
¿Conque es cierto que allá en un manda á ese querubín, más luciente
tiempo feliz para nosotros bajabas, ¡oh que los otros por el contacto de tus
María!, de tu azulado cielo para posar benditas plantas, que recorriendo con
tus plantas virginales en las pobres rocas sus alas desplegadas nuestro territorio,
de nuestras montañas? ¿Conque es reanime por todas partes la luz de
verdad que eligiendo entre todos á un la fe divina y el brillo de tu ardiente
hombre fiel y sencillo, le honrabas con devoción, y haz que los rayos del sol
asombrosas confidencias y le recreabas que te rodean, iluminando mi mente
con la vista de aquel semblante con su claridad, enciendan con su fuego
que el Dios Niño miraba con delicia, y mi corazón y me dispongan así á
endulzabas su oído con la suave melodía tratar en esta hora contigo y tributarte
de aquella voz que regocija á los el culto del amor y del agradecimiento.
ángeles del cielo? ¿Conque realmente Amén.
la Madre de Dios ha tenido la dignación Una Salve á la Virgen santísima por las
de visitarnos, como en otro tiempo á la necesidades de la República.
madre del Bautista, y ha elegido y santificado PRIMER DÍA
este lugar para que more en él Un sábado era, dulce Madre raía, al
su nombre y estén en él sus ojos y su día siguiente de la fiesta de tu Concepción
amante corazón todos los días? ¡Oh inmaculada: era un sábado, día en
amor verdaderamente de Madre, y de que la Iglesia te venera, y que toda almaque
la más tierna y solícita de las madres! te ama miralucir con un aumento
¡Oh Virgen de Guadalupe! Yo quiero de afecto hacia su Madre; y en ese
que mi corazón se derrita de gratitud día simbólico, al despuntar la aurora,
y de amor ante tu imagen peregrina; un pobre neófito bajaba las pedregosas
yo quiero amar con toda mi alma á una laderas del camino de la ciudad para
Madre que tanto me ama; quiero pasar asistir al Sacrificio augusto que en honor
largas horas en cariñosa visita con la tuyo se ofrecía. Su frente, refrescada
dulce Señora que mostró por nuestro por el viento de la mañana; sus
ojos contemplando al cielo sin nublados, cariñosa en todas nuestras necesidades,
su paso apresurado por la devoción y envías al favorecido Juan al representante
y el amor, iba pensando seguramente de tu Hijo y de la Iglesia
con delicia en su Reina y su Madre, en estas regiones, para significar tus
y quizá recitando esa plegaria, que amorosos designios. Dime ahora, amada
embalsama, como ninguna, los labios Madre mía de Guadalupe: ¿qué viste
que la exhalan, y cuyo nombre significa en aquel hombre que así lo e n c a n -
corona de rosas, porque las palabras deciste, y con él conversaste, y pusiste
del arcángel cien veces repetidas, en él tu compasivo corazón? ;Qué
son como otras tantas flores olorosas viste en nuestro suelo sino abominaciones
que adornan tu cabeza virginal. Y Tú, idolátricas apenas extinguidas,
la Reina del mundo, la Madre del Criador, y feroces costumbres, y sangre humana
clavaste con afecto tus ojos misericordiosos derramada en los inmundos altares?
sobre el sencillo Juan, y Y, no obstante, allí quieres tener tu casa,
descendiste de las alturas á visitarle no tanto para recibir alabanzas y
y á conversar con él y á comunicarle honores, cuanto para mostrarnos tu cariño;
los secretos de tu pecho. Mas llega el no tanto para tomar posesión de
neófito feliz al pie del monte, y queda este suelo, cuanto para arraigarte en
sobrecogido al escuchar una música un pueblo desde entonces honrado, y
sonoray deliciosa (de una suavidad que afirmarte en esta nueva Sión y poner
arrebataba), y levanta las miradas á la tu descanso en la ciudad santificada;
cima y contempla maravillado los espléndidos aquí quieres elegir y santificar este lugar
colores del iris, que en su para que more aquí tu nombre, y
centro, de una apacibilidad indecible, estén abiertos tus ojos y permanezca
dejaba ver una hermosísima Señora, tu corazón todos los días. ¡Benditasea
que dirigiéndole una mirada de inefable tanta bondad, ¡ oh Madre mía!; ensalzada
ternura y desplegando aquellos labios sea todos los días tan amorosa
benditos que acariciaban la frente fineza! Pero escucha, Señora: tu pueblo
de Jesús Niño, lo llama cariñosa por su ha degenerado grandemente, prevaricando
nombre y le pregunta benignamente de un modo espantoso; muchos
adónde seencamina, como complaciéndose hijos tuyos, olvidados de la Religión
en oir de su boca el obsequio que de sus padres, vomitan torrentes
pensaba tributarle. Y entonces, lo que de impiedad y de blasfemia; sólo anhelan
á Bernardeta, en Lourdes, no se diría por goces materiales; perdido el
tres siglos más tarde sino en distintas sentido cristiano, abandonan la luz de
veces y después de reiteradas pruebas, la fe para creer en todos los delirios,
al neófito ferviente se le revela de y aun, ¡oh dolor!, vuelven á llamar locamente
una vez sola y al instante: Sabe, hijo á sus reuniones, y en el seno
mío, que soy María Virgen, Madre de tus ciudades, al demonio, arrojado
del verdadero Dios. ¡Qué amor destila de este suelo en tu venida. ¡ Luz, Reina
la palabra «hijo mío» dicha por Tí, raía, para estos pobres ciegos! ¡Piedad
Reina del cielo, á aquel hombre sencillo y compasión para estos locos extraviados!
! ¡Qué espléndida revelación la que ¡Tus hijos son, Virgen de Guadalupe
en breves palabras contiene tu nombre , aunque ingratos y pecadores!
venerado, y tu virginidad perpetua, y Míralos propicia, desata sus cadenas,
tu maternidad divina! ¡Qué amorosa ilumina su ceguera, aparta de nosotros
fineza al explicar que se trata del Dios los males tremendos que nos amenazan,
verdadero, pues que aquel hombre, y solicita en nuestro favor la abundancia
diez años antes, creía aún en dioses falsos de bienes de que tanto necesitamos.
y veía adorar en aquellos sitios Amén.
un ídolo con el nombre de «Madre de EL AVE MARIS STELLA
Dios», infamemente usurpado por el ¡ Ave, del mar estrella,
demonio! Mas luego expresas, ¡oh inmaculada De Dios Madre sagrada,
Virgen!, tu voluntad de que Virgen de Guadalupe,
se erija en honra tuya un templo, con Puerta del cielo santa!
la promesa de mostrarte allí Madre Ya que el ave del ángel
Escuchas humillada, Jesús, quien te ama y te venera como
Funda en paz á tus hijos Madre. Elige, pues, ¡oh Reina y Madre
Y el nombre de Eva cambb. mía!, mi corazón por templo y casa
Al reo sus lazos suelta, tuya; mora en mí como en sitio de tu
Al ciego da luz clara, agrado, y pon en mí tus ojos de paloma
Nuestros males ahuyenta, para que vean los males de mi alma,
Todo bien nos alcanza. y tu piadoso corazón para que se
Muestra que Tú eres Madre; apiade de las necesidades que me afligen;
Por Ti nuestras plegarias manda á tus ángeles, que gustosos
Reciba el que ser quiso te sirven y obedecen, para que inspiren
Fruto de tus entrañas. unnuevo celo á los ministros déla Iglesia
Virgen única en todo, y se apresuren á levantar en las
De todas la más mansa, almas el templo de la fe, en muchas
Suelta el alma de culpas, arruinado, y el templo de la piedad,
Hazla Tú mansa y casta. comenzado en algunas. Mira cómo los
Préstanos vida pura que nos atribulan se multiplican tristemente,
Y vía segura y llana, y olvidan las promesas del bautismo,
Por ver á Jesús, juntas y cierran los ojos á la luz del
Y alegres nuestras almas. Evangelio y se alimentan con pestilenciales
Sea alabanza á Dios Padre, errores. Pero sabe Tú, ¡ oh Virgen
Y á Jesús honra dada, de Guadalupel, que aún somos tus
Y al Espíritu igualmente, hijos; sabe que tu devoción no se ha
Trinidad una y santa. Amén. extinguido en nuestro pecho, y que este
SEGUNDO DÍA pueblo, aunque con empeño pervertido,
Aquí vengo, Madre mía de Guadalupe, es todavía uno de los que más te aman
á saborear con amor y gratitud tus y te honran y te veneran sobre la tierra;
benditas palabras: «Sabe, hijo mío, que sabe que somos tuyos, que nuestro corazón
soy María» me dices, porque á todos guarda un tesoro de amor y gratitud
te diriges y en todos piensas cuando hacia Ti, su Reina y Soberana; sabe
al sencillo Juan hablabas en el monte. que á Ti llamamos con angustia, como
Sí, Madre mía, mi dulce y tierna Madre; el niño, temblando de susto, llama
yo sé que eres María, la estrella á gritos á la madre que lo ha llevado en
reluciente del mar tan borrascoso de sus entrañas. Muestra, pues, que eres
este mundo; que Tú alumbras bienhechora Madre de este pueblo, y que tu divino
mis caminos, y brillas en medio Hijo Jesús reciba, por tus manos, las
de las nieblas, y diriges mis pasos en preces de nuestros labios y el arrepentimiento
el bien. Yo sé que eres María, iluminada de nuestros corazones. Amén.
con luces celestiales, ilustrada con TERCER DÍA
los divinos arcanos y alumbrada con Dos veces quieres aparecer en sábado,
la ciencia más alta: iluminadora con Virgen de Guadalupe, como para
tus sublimes virtudes, y con esa vida mostrarnos con cuánto gasto desciendes
preciosa, que es general instrucción de á la tierra á recibir los cultos que
los cristianos. Yo sé que eres María, las almas amantes te tributan. Ansia
mar inmenso de gracias y excelencias, sentía tu pecho maternal por oir de boca
que recrean al Señor y admiran á los del sencillo neófito el resultado de su
ángeles, y dejan mudo de pasmo al misión dichosa. Le hablas de nuevo por
mortal que te mira como hermana; mar la tarde, escuchas bondadosa la relación
amargo de penas y tormentos, que te de su amor entristecido con las
hicieron la Madre de dolores y la Reina d u d a s del Prelado, y su ruego de ser sustituido
de los mártires. Yo sé que eres María, por persona de más crédito; y
la Dueña y la Señora; la Dueña del entreabiendo los labios virginales, con
mundo y la Señora de los corazones, á unacentoquebañaba su espíritu de dulzura
los cuales cautivas con inauditas finezas; le dices que agradeces su cuidado
la Dueña de los cielos y la tierra* y obediencia; que, aunque muchos
la Señora de los ángeles y de los hom tenías á quien mandar, convenía que
bres; la Dueña del Corazón divino de fuese él, y no otro alguno; y que repitiese
otra vez idéntico mensaje, prometiendo arrebata los corazones; bien sé que
premiar su diligencia. ¡Oh y Tú, tú misma, bajando de los cielos, vienes
cuanto te interesan nuestras almas, y á llorar sobre la tierra los extravíos
cuánta prisatienesde favorecerlas! ¡Oh de una nación culpable, ó á recordarle
y cuán benignamente sufres una repulsa tu virginal pureza, ó á insinuarle
que la humana prudencia sugeríal con letras de oro pintadas en el azul
¡Oh y cuánta generosidad muestra tu — 481 —
pecho al dar las gracias á un hombre del firmamento, que tu Hijo divino se
tan humilde por tan pequeño servicio, deja conmover, y que oren con constancia;
cuando un ángel se tendría por dichoso pero yo nada envidio, pues dijiste
al ejercerlo! Bendita seas, Señora y que convenía que este pueblo, y no
Madre mía, que no te cansas de sufrir otro alguno, fuese el confidente de tus
nuestras repulsas, ni fulminas castigos secretos, el depositario de tus promesas
ó amenazas contra los que rehusan seguir y el heraldo de tus bondades Viniste
tus insinuaciones, sino que llena al Tepeyac, como á la Saleta, á
de amor para unos hijos tan ingratos, destruir los pecados del pueblo, y encaminarlo
repites con suave insistencia el tierno por los rectos senderos; te
llamamiento y tocas de nuevo las duras ostentas comc en Lourdes, bajo los signos
puertas de nuestra alma, y estimulas con que se representa la imagen de
nuestro celo con la promesa de premios tu Concepción inmaculada, vestida del
y mercedes. Muy bien sé, Madre sol, de estrellas adornada, y la luna
mía, que los que te dan á conocer sacando por escabel de tus plantas; alientas la
á luz tus gracias y excelencias, esperanza prometiendo ser propicia á
obtendrán la vida eterna, y los que den nuestros males, y en todas nuestras necesidades
contigo hallarán la misma vida y alcanzarán cariñosa socorrernos; y el
del Señor su salvación. Llámanos, Vicario de tu Hijo sobre la tierra, al
pues, de nuevo, ¡oh Reina soberana!; contemplar tu imagen que embelesa y
repite tus dulces llamamientos escuchar la narración de tus finezas
á los oídos de un pueblo culpable é ingrato exclama con el real Profeta: «No hizo
que, entretenido en vanidades y tal con ninguna otra nación, ni así les
abrumado por los negocios del siglo, ha manifestado sus designios.» ¡Virgen
se ha apartado de los caminos de la de Guadalupe!, haz que al pie de tu altar
justicia y ha abandonado al Dios que se reavive la fe de este tu pueblo,
llenó su juventud de regocijo. ¡Oh Virgen y que á la vista de esta imagen celestial
singular para nosotros, pues que á se inflame su amor y crezca su reconocimiento!;
- 480 - que sus rodillas, dobladas
nación ninguna has honrado en tal manera!: siempre aquí en tu templo, y sus
ya que te muestras tan mansa, tan manos juntas y su frente humillada, te
apacible y tan amante, haz que, desatados desagravien de la ingratitud de tantas
de las culpas que como pesadas almas, y de la irreligión y la impiedad
cadenas nos oprimen, obtengamos la que á tantas otras sumergen en los abismos
mansedumbre que nos haga un pueblo de la eterna desdicha. Renueva
de hermanos, y la santa castidad que hoy, más que nunca, tus llamamientos;
nos haga aceptos al cielo. Amén. reitera tus instancias; aliéntanos con
Récese devotamente el Ave marta stella. tus promesas y apártanos de los senderos
CUARTO DÍA del error y de la corrupción del siglo
Bien sé, querida y dulce Madre, que presente, para que veamos algún
tienes muchos á quienes mandar; bien día regocijados en el cielo el semblante
sé que hay innumerables almas que volarían de la Madre, cuya imagen formaba
presurosas á ejecutar todas tus nuestra delicia aquí en la tierra. Amén.
órdenes, y que se anticiparían, si pudiesen, Récese devotamente el Ave maris stella.
á realizar tus menores deseos; QUINTO DÍA
bien sé que en nuestros tiempos, tan Era el día del Señor; y el nuncio humilde,
desgraciados y tan tristes, tu dulce después de asistir al santo Sacrificio,
amor, como un torrente desprendido de dirígese al Prelado, á quien
los cielos, inunda la tierra, y dulcemente con lágrimas refiere su mandato; mas
acompañado á la vuelta por los criados de engañador y de hechicero, para que
desaparecen á los ojos de los que le vigilan, creciese su mérito, al mismo tiempo
como si no quisieras,Madre mía que tu gloria apareciese, y no faltase
testigos inoportunos en aquellos tiernos en esta tu obra el crisol de la tribulación
coloquios que trababas con el hijo que la hiciese más luciente, y la
sencillo de nuestras montañas.Él te encuentra 485
en la cumbre, donde solícita le prueba de la incredulidad que la dejase
aguardabas, y humillado en tu presencía más firme.
refiere las preguntas del Obispo y Mas aquéllos dudaban porque nada
cómo pide una señal cierta que, autorizando habían visto; el Prelado vacilaba por
al legado, testifique la verdad prudencia, y sus ministros juzgaban
de sus palabras. Tú le agradeces su mal, engañados con las apariencias;
obediencia con cariño, y le mandas volver mas ahora que tres y medio siglos han
al día siguiente al mismo sitio para creído y venerado; ahora que tantas
dar las señales exigidas. Mas en el día generaciones han visto con sus ojos y
siguiente, un deudo suyo enferma gravemente, tocado con sus manos, una raza incrédula
y los cuidados y atenciones se levanta: abandonando al Hijo,
que exige, y las complicaciones que no es extraño que olviden á la Madre,
surgen en ,las familias en estos casos, j y burlen nuestra piedad, y escarnezcan
impiden al neófito el acudir á obsequiar ¡ nuestra devoción y motejen nuestro
tus amorosas intenciones.Pero Tú, que celo. Pero lo más triste es que aun
como Reina del mundo no podías ignorar los creyentes se entibien, y tus devotos
lo sucedido, ¿por qué no mandas se desalienten, y tus hijos dejen decaer
retroceder á la fiebre, antes que hiera ingratamente el esplendor de tus cultos.
al deudo de Juan Diego? ¿Por qué no ¡Piedad! ¡Piedad para todos, Virgen de
haces terminar en ese mismo instante Guadalupe! Véngate como madre de
las flores prodigiosas, y las envías desde tantos pobres extraviados, abriéndoles
luego al Prelado vacilante para convencerlo los ojos para que te conozcan y purificando
é ilustrarlo? ¿Por qué permites sus corazonesparaqueteamen.
que tu fiel, mensajero sea mirado Haz que las burlas de los malos y las
como un impostor por los ministros, blasfemias de los impíos, lejosdeamortiguar
y delatado como tal al Superior, y mirada la fe ó entibiar el celo de tus hijo*,
su extraña desaparición como nos hagan más fervientes en nuestras
fraude y engaño? ¡Oh Virgen santísima! oraciones, más asiduos en nuestros
Aunque los mortales no debemos obsequios, más frecuentes en nuestras
tratar de escudriñar los arcanos de la visitas, para que mientras tantos sacian
Majestad, temiendo ser oprimidos con sus ojos con las mil vanidades que
el peso de su gloria,-pero bien podemos el mundo ofrece cada día á sus amadores,
tus hijos estudiar humildemente tus nosotros no nos cansemos de ver
obras, para encendernos en tu amor y y contemplar esta tu imagen embelesadora,
llenarnos de agradecimiento. No estorbas, que fué siempre el encanto de
pues, que Bernardino enferme, nuestros padres, y es hoy la más bella
como Jesucristo no estorbó que su amigo y más dulce esperanza de sus hijos.
Lázaro muriese, para que fuese mayor Amén.
y más palpable el milagro de su resurreción, Récese mutj devotamente el Ave maris stella.
después de cuatro días de SEXTO DÍA
sepultura; no envías luego las flores, Al día siguiente caminaba el neófito
porque la hora no había llegado todavía, con diligencia á fin de llevar al enfermo,
y era preciso esperar á que el sol que se agravaba, los dulces auxilios
con sus primeros rayos pudiese antes que la religión para aquellos momentos
bosquejar tus contornos, y que las flores proporciona. Y temiendo que
pudiesen colorear después tu linda la tardanza, aunque motivada por celestiales
imagen; era preciso que la persecución intereses, perjudicase á su intento,
sobreviniese, para que la verdad apareciese huye con candidez del sitio de la
triunfadora; y que el nuncio cita antecedente, y desciende por otro
fuese tratado (como lo fué Jesús tu Hijo) sendero menos alto. Mas, ¡oh favor!,
¡oh bondad la tuya, Madre mía!, como para perfeccionarla, ni su frágil costura
la gracia de tu Hijo persigue al hombre para perpetuarla. Allí se verificó
en los senderos más escondidos y esa maravilla que los ojos atónitos contemplan,
muchas veces le sale al encuentro, aun que los sabios convencidos
- 487 - proclaman, que los prodigios multiplicados
cuando la huye ingratamente, así Tú, acreditan, y que los corazones
con maternal constancia, ocurres al encuentro embelesados veneran.
de Juan, no lejos de una fuente, Mas, ¡oh Virgen de Guadalupe!, ¿qué
y explicada por él la causa de su simbolizan las flores que haces brotar
tardanza, y contando la enfermedad de en medio de áridos peñascos, sino las
su deudo, que le preocupaba, le dices graciosas virtudes que cada día haces
que no tema el riesgo del enfermo; que germinar en los pobres corazones de
ya estaba sano, y que volviese á cumplir tus hijos que te aman? ¿Y qué indica el
lo que le habías mandado. Mas hacerlas coger y florecer de preferencia
como él pidiese las señas que le acreditasen, en el sitio de tus primeras apariciones,
le mandas subir á la cumbre en las cumbres y no en el collado,
del monte, y que, cortando las flores sino que las virtudes florecen más copiosamente
que allí encontrara, las recoja en la en las almas que tú visitas
tilma que le cubre y las traiga luego á y en las que desprendidas de la tierra
tu presencia. Y como la fe sencilla de tienen siempre sus deseos y aspiraciones
nada duda ni vacila, él cree firmemente levantadas hacia el cielo? ¿Y para
en la existencia de esas flores, que qué desciendes cercana á la salobre
ni el sitio jamás las producía, ni el invierno fuente, sino porque quieres bendecir
allí entonces toleraba. Mas el sus aguas con tu presencia, y hacerlas
monte, obediente á la insinuación de obradoras de salud y remedio, como
su Reina, las produce al punto mismo la fe y memoria de los siglos transcurridos
en abundancia; el invierno las respeta testifica? ¿Y para qué miran tus
maravillado; y las manos del neófito ojos, y tus manos palpan aquellas rosas
cogen cuantas quiere y cuantas puede frescas y olorosas, y de rocío cubiertas,
abarcar la tilma en que las lleva; y las que con su jugo imprimirían tu imagen,
rosas estaban frescas y olorosas y con sino para advertirnos que las virtudes,
rocío; y cogiéndolas tú, Señora, con las hermoseadas con tu contacto, serán
manos, y volviéndolas á echar en la más frescas y más suaves, y que proteSidas
tilma, las bendices sin duda y les comunicas por Cristo, rocío de los cielos,
alguna virtud prodigiosa con irán labrando ó imprimiendo tu semejanza
tu contacto, y mandas á Juan las lleve y la suya en nuestras almas ? ¿ Y
como señales, sin mostrarlas á nadie Para qué mandas recatarlas de todas
en el camino ni desplegar, sino en presencia ]as miradas, sino para advertirnos del
del Prelado, el lienzo que las santo secreto con que debemos conservar
guarda. Mas entonces, Madre mía, los los favores recibidos sin manifestarlos
ángeles formaban los perfiles de tu virginal á otros que aquel que en nombre
figura, bosquejados sobre la tilma Señor gobierna nuestro espíritu?¿Y
desplegada por los primeros rayos por qué eliges para esa grande obra la
del sol que asomaba en el Oriente, y madrugada, y el salir del sol, sino para
cobijaba tus espaldas dejándote con que entendamos que esa es la más bella
ellos revestida; entonces con el jugo de ñora de cada día, y que en ella debemos
las flores, como exprimidas, trazaban hablar con Dios y con su Santa
esos colores de una dulzura indefinible, Madre, y ofrecer al Señorías primicias
que ni el pincel humano pudo jamás día, y copiar en nuestros corazones
igualar, ni el nitro de los lagos Por la oración su perfecta semejanza?
descomponer, ni el tiempo, devorador waz pues, Señora, que no nos cansemos
de las cosas, destruir. Allí quedó trazada de estudiar esta tu historia, tan
esta celeste imagen, sin que obstase J'ena de amor como fecunda en ensenanzas;
la rudeza del ayate para impedir haz que los ojos de tantos
la pintura, ni su falta de preparación ciegos se abran á los plácidos rayos
para fijarla, ni su raleza y transparencia ae ti, la aurora de los cielos; haz que
curen tantos enfermos con las limpias la Iglesia tomándolas de un salmo misterioso:
aguas de ti, fuente de gracias; haz que los cimientos de la ciudad de
tu h'jos sepan dar cuenta & quien conviene Dios están colocados sobre santas
y como conviene, de los favores montañas, y nombre que recordaría
recibidos, para que, impresa en el corazón perpetuamente tus graciosas apariciones
tu virginal figura, podamos un día sobre la cumbre del feliz Tepeyac,
contemplar en los cielos á aquella cuya juntando así la alteza de tu ser inmaculado,
imagennos encantaba aquí en la tierra. con la dignación de tus visitas á
Amén. la bajeza de nuestro suelo. O más bien
jRécese devotamente el Ave maris stella. puede significar el nombre de Guadalupe
SÉPTIMODÍA que adoptaste: la que ahuyentó
Apenas prometes á Juan en la montaña á los que nos devoraban, puesto que
la salud del enfermo, cuando llena á tu venida desaparecieron las supersticiones
de bondad y misericordia te presentas idolátricas, y fueron ahuyentados
á éste, que no sabe al principio si es un los demonios, lobos feroces que
delirio delicioso de la fiebre el que le devoraban á millares las almas, atormentando
hace mirar una beldad tan soberana; también no pocas veces á los
pero la calentura, que al punto se retira; cuerpos. ¡Oh Virgen de Guadalupe!
la cabeza que se aligerabas fuerzas Hediondas manchas afean hoy á tu pueblo
que se recobran, y el corazón que late querido: sé Tú la fuente de aguas
con un encanto desconocido, le hacen claras adondevenga ápurificarsu alma
ver que no es una ilusión lo que le embelesa contaminada. Del pozo del abismo se
y le cautiva; y al mismo tiempo exhalan negros vapores que enturbian
escucha, ¡oh Virgen!, tu voz melodiosa, la luz de la fe; y del abismo de los vicios
que el mismo Dios oye resonar con se levanta el humo pestilente de
agrado, y le muestras tu voluntad de la incredulidad y la blasfemia: sé Tú la
que un templo se edifique en el mismo que apareciendo ánuestros ojos, radiante
sitio que al otro Juan manifestaras, y de luz, en la cumbre de la montaña,
que tu imagen se llamase S A N T A M A - desbarates las nieblas y confundas los
R Í A DE G U A D A L U P E . La salud completa errores y des muerte Tú sola, una vez
de aquel hombre, además de su ingenua más, á la herejía. Los leones rugientes
sencillez, dan bastante testimonio del infierno, transfigurados hoy, para
de tu bondad de Madre y de la realidad engañar mejor, en almas de difuntos,
de tu visita; así quisiste premiar devoran como nunca las almas de los
la ardiente fe de aquellos neófitos, y vivos y alucinan y engañan á muchos
recompensar los pasos dados en tu ho - de tus hijos: sé Tú, Señora, la que ahuyentes
ñor y servicio, y elegir, como el Señor, muy lejos á estas bestias devoradoras
las cosas débiles del mundo para confundir que con astucia de raposas devastan
á las fuertes; y á las estultas, y asolan las viñas del Señor.
para confundir á los sabios; y á los viles ¡Que ese tu místico nombre de Guadalupe,
y despreciables, para destruirlas tan grato á este pueblo que te ama,
poderosas. Mas ¿qué quiere decir ese endulce nuestras penas y amarguras,
nombre con que gustas llamarte, y que y embalsame nuestra alma, y purifique
en su dulce y melodioso idioma revelaste el ambiente emponzoñado!¡Que tu imagen
al enfermo en tu visita? Si aun en graciosa y querida ocupe por todas
nuestra lengua significa agua de la partes, no sólo un lugar preferente en
fuente, como manifestando que eres nuestros templos, sino tambiénla cabecera
una fuente purísima cuyas límpidas de nuestros lechos y las paredes de
aguas son las gracias que, redundando nuestras moradas! ¡Que tu historia, tan
de Ti, refrigeran, riegan y purifican, amorosa y tan tierna, sea referida por
¿cuáles serán sus maravillosos sentidos las madres á sus hijos, y por los hijos de
en el pintoresco dialecto en que te dignaste nuestro suelo á los extraños! Y que tu
hacerlo oir la vez primera? MiTy amor inflame nuestros corazones, y que
bien puede indicar la que tuvo origen tus glorias y alabanzas no caigan jamás
en la cumbre dé las peñas, nombre que de nuestra boca, en tanto que nuestros
recuerda las palabras que de Ti canta ojos te contemplen y nuestros labios,
con amor y respeto, besen allá en de Guadalupe; penetra con ellos en el
el cielo tus plantas virginales. Amén. seno de nuestras ciudades, y en lo interior
Récese devotamente el Ave maris stdla. de nuestras habitaciones, y en lo
OCTAVO DÍA más íntimo de nuestras entrañas, y límpialo
Ya había llegado el mensajero, ¡oh todo, alúmbralo, regocíjalo y pu.
Virgen santa!, á la casa del Prelado; rifícalo todo con tu aspecto. Muévante
ya había esperado mucho tiempo, y á compasión tantos hijos ingratos y
había tenido que recatar las rosas que culpables; da una mirada á tantos templos
llevaba de la piadosa curiosidad que arruinados, á tantas sectas levantadas,
quisiera registrarlas, cuando al fin, introducido á tantas místicas palomas arroj
á la presencia del Obispo, re adas del arca santa al cenagal del mundo,
lata su mensaje con la sencillez de la á tantos ángeles de dulce caridad
verdad, y añadiendo que lleva las señales regando con sus lágrimas el amargo
pedidas, desplega el ayate que pan del destierro y suspirando por este
recogido lleva, y deja caer por tierra amado suelo que no olvidan ni un día:
las frescas flores que en él guarda. Pero, á todos mira, Virgen misericordiosa,
¿qué aparece entonces, Madre mía? ¡Oh para que tus entrañas se muevan á clemencia;
prodigio inaudito! ¡Oh maravilla que acuérdate, ¡oh Virgen fiel!, de
registran encantados los sentidos! En tu promesa de mostrarte Madre de misericordia
la tosca tela del neófito, una pintura en todas nuestras necesidades;
celestial y divina se presenta ante los muévete á socorrernos en tantos
ojos atónitos del Prelado. Eres Tú, la males y á protegernos entre tantos peligros;
Reina de los ángeles y de los hombres; Virgen poderosa, ampáranos en
eres Tú, Madre de Dios y Madre mía, la vida, acompáñanos benigna á la hora
la que te dejas ver allí, semejante á la de la muerte, y regocíjanos con tu dulce
visión del Apocalipsis; el Sol te viste presencia en la eternidad. Amén.
de pies á cabeza con sus lucientes rayos; Récese devotamente el Ave maris stella.
bordan tu manto las brillantes - 497
con tus plantas, y un querubín con las ÚLTIMO DÍA
alas extendidas te sostiene. El traje de ¡Con cuánto amor y agradecimiento
las nobles hijas de nuestro suelo te viste, fué acogida tu portentosa imagen,
y su agraciado color, moreno suave, Madre mía de Guadalupe! ¡Con cuán
tifie tus manos juntas y tu rostro, tierna piedad venerada por el dichoso
de angelical modestia. Las flores de los Prelado que fué el primero en contemplarla!
campos parecen haber cedido sus colores ¡Con cuán santa curiosidad requerida
para pintar tu vestidura, y las por los fíeles para mirarla regocijados,
más bellas mariposas el polvo de oro hasta que, coloca en el templo
de sus alas para dorar tu túnica. ¡Oh principal y expuesta á todos los
Madre, Madre, dulce Madre mía! ¡ Qué ojos, fué acreditada al presentarla al culto
bella y qué graciosa apareces así á público y autorizada de este modo,
las miradas de los que te aman! ¡Con pues la Iglesia no alimenta la piedad
razón de los ojos del Prelado brotan, al de sus hijos con la ficción ni la mentira!
contemplarte, ardientes lágrimas de Desde entonces resiste al embate
agradecimiento y de ternura 1 ¡ Con razón, de todos los elementos destructores: ni
como nos cuentan las historias, el polvo que por muchos días recibe
ha habido un indígena feliz que expirara la deslustra, ni los rayos del Sol la decoloran,
á los pies de tu imagen, no pudiendo ni el aire cargado de vapores
resistir al dulcísimo amor que le corrosivos la destruye, ni el contacto
inspirara! ¡Con razón, al comparecer de millares de piadosos objetos que á
ante Ti, se endulzan nuestras penas y ella se juntan la descompone: inmóvil,
se hacen llevaderas las cargas de la serena, radiante en el trono que la íe
vida, y se obtienen fuerzas para sufrir de nuestros padres le erigiera, ve pasar
las persecuciones y perdonar las burlas los siglos tras los siglos, siempre
y sarcasmos de la impiedad que nos constante para protegernos y siempre
rodea! Vuelve hoy, pues, á nosotros pronta pararecibirnosy escuchar nuestras
esos tus ojos misericordiosos, María quejas. Si alguna vez deja la montaña
de su elección para penetrar en aunque muchos de sus hijos se extravíen
la ciudad inundada, no es sino para facilitar y muchos de los tuyos se desalienten!
el acceso á sus hijos ó para calmar ¡Piedad para ellos, Señora,
la horrible peste que destruye su piedad y misericordia para todos! ¡Que
raza tan querida; mas transcurrido el los errores se disipen, que los ángeles
peligro, vuelve majestuosa á instalarse de tinieblas huyan amedrentados al infierno!
en su templo y su altar para recibir ¡Que los herejes se rindan á la
allí las plegarias de todos, y mostrarse luz de la fe, que los católicos reaviven
su Madre verdadera y derramar á torrentes su celo y se despojen del espíritu del
sus misericordias y favores. mundo! ¡Que el nombre del Señor sea
¡ Oh Madre mía, vida mía, tesoro de mi santificado, y su reino extendido, y su
corazón y encanto de mi alma! ¿Cómo voluntad cumplida en todas partes; y
te alabaré, Virgen de Guadalupe,ycon que tu dulce nombre, y tu graciosa
qué nuevos acentos cantaré tus maravillas imagen, y tu amor y tu culto se aumenten
y alabanzas? ¿Qué palabras tan á porfía entre nosotros, para
tiernas encontraré en el humano lenguaje que, purificada nuestra vida y asegurado
que puedan mostrarte la ternura nuestro camino, juntos nos alegremos
de mi alma y el amor de mi corazón al ver á Jesucristo y á Ti, su santa
para contigo? ¡Virgen mía! ¡Madre mía! Madre, allá en el cielo. Amén.
Morena tórtola de nuestros altos montes; Récese devotaviente el Ave maris stella.
azulada paloma del Tepeyac, tierna ALMAS DEL PURGATORIO
beldad de encanto soberano, que á Es un acto tan santo como provechoso
Méjico cautivasy enamoras; clara fuente el rogar por las almas del purgatorio,
de mansísimas aguas, á cuyas márgenes á fin de alcanzar del Señor
acuden 1 as almas sedientas en que las libre de las penas debidas á
busca de salud y de limpieza; batalla- sus pecados. ¿Qué caridad más santa y
- 499 - agradable á Dios que el librar de los
dora terrible como un ejército formado mayores tormentos unas almas á quienes
en batalla, y capaz de ahuyentar con ama, y que deben glorificarle eternamente?
solo tu aspecto á los que nos devoran; ¿Puede haber devoción más
estrella esplendorosa matutina, que en cristiana y razonable? Es tu padre, tu
la cumbre de las montañas apareciste madre, tu compañera la que padece
un día para ahuyentar la negra noche quizá por haberte amado con exceso,
de los errores; rosa mística de celeste por haberte permitido ciertos actos
fragancia, que te abriste preciosa en contigo nada conformes con la ley de
nuestro suelo para ser su honor y su Dios. No las olvides jamás, y para ello
delicia y embalsamarle por siempre haz cuantas veces puedas el siguiente
con tu aroma; iris radiante de limpísimos - 503 -
colores que te levantas entre el EJERCICIO
cielo y la tierra para alentar la esperanza EN SUFRAGIO DE LOS DIFUNTOS
del hombre y recordar al Señor En reverencia de la Pasión del Señor
sus promesas de paz; arca colmada de y pensando en ella, se rezan cinco
inapreciables riquezas, abierta siempre Padrenuestros y cinco Avemarias, y
á todas las necesidades y convidando después se dice:
á todos con tus tesoros; alcázar Os suplicamos, Señor, que socorráis
real de inexpugnables muros en cuyos á las almas que habéis
recintos seguros nos hallamos de los redimido con vuestra sangre.
tiros de todos nuestros enemigos. ¡Virgen f Concédeles el eterno reposo.
de Guadalupe, Dios te salve! ¡Mi 9 Y brille para ellos la luz
corazón es tuyo, bien lo sabes; mis ojos eterna.
no quisieran retirarse nunca de esa imagen f Descansen en paz.
que siempre los recrea, sin saciarlos R' Amén.
jamás; mi mansión quisiera tener ORACIÓN
junto á la tuya para vivir y respirar á Señor, que sois el Criador y
ti cercano! ¡Piedad, piedad de tu pueblo, Redentor de todos los fieles, conceded
Madre mía! ¡Méjico te ama siempre, á las almas de vuestros
siervos y vuestras siervas el perdón no bastasen para pagar
de todos sus pecados, á fin todas las deudas de aquellas almas
de que alcancen por las oraciones predilectas de la santísima
de vuestra Iglesia la felicidad Virgen y para satisfacer las que
por la cual suspiran. Amén. yo mismo hubiese contraído por
Indulgencias: trescientos días por cada mis culpas, que de todo corazón
vez; plenaria una vez al mes por rezarlo odio y detesto, me ofrezco, Señor,
todos los días, con las condiciones ordinarias. á pagaros, si así os pluguiere,
A. (Pío VII.) en las penas del purgatorio
ACTO HEROICO DE CARIDAD todo lo que me faltare, abandonándome
EN FAVOR DE LAS BENDITAS ALMAS en los brazos de vuestra
DEL PURGATORIO misericordia y en los de mi
Este acto de caridad, tan agradable dulcísima Madre María. Sean testigos
á Dios, útil á las animas del purgatorio de este mi voto todos los
y provechoso á nosotros mismos, que viven en las tres Iglesias,
consiste en un voto ó eterna donación triunfante, purgante y militante.
que se hace de todas nuestras obras Pío IX, en 30 de Septiembre de 1852, concede:
satisfactorias en favor de aquellas benditas primero, a l t a r privilegiado para el sacerdote
almas. que haga este voto; segundo, que
A nadie debe imponer el nombre de todos los fieles ganen indulgencia plenaria
voto, pues se hace, como se expresa en el día que comulguen, y todos los lunes del
la fórmula, sin obligación á pecado, año puedan sacar un alma del purgatorio
siendo más bien una cesión voluntaria, por cada Misa que oyeren; tercero, que puedan
un acto heroico de caridad, que un aplicarse en virtud de este voto todas
riguroso voto. las indulgencias por las almas del purgatorio,
FÓRMULA D E L VOTO aunque no lo exprese la concesión.
Paramayor gloria vuestra, ¡oh ADVERTENCIAS
Dios mío!, Uno en esencia y Trino i .a Para hacer este voto no es necesario
en personas; para mejor imitar pronunciar palabras, basta que
á mi dulcísimo Redentor Jesucristo, se haga con el corazón; ni es preciso
y para mostrar mi sincera repetirlo muchas veces.
esclavitud á María santísima, 2.a En nada se opone este voto al
Madre de misericordia y orden de la caridad, que nos obliga á
Madre de las pobres almas del pedir primero por nuestros parientes
purgatorio, yo... me propongo cooperar difuntos, por los hermanos de las cofradías
á la redención y libertad á que pertenecemos, etc.; puesto
de aquellas almas encarceladas que una cosa es pedir, á lo cual pertenece
por deudas de penas á la divina el fruto impetratorio, de que aquí
Justicia, merecidas por sus pecados, no se trata, y otra el sufragar, á lo cual
y en aquel modo que puedo corresponde el fruto satisfactorio; y si
lícitamente, sin obligación á pecado, bien es cierto que la caridad también
hago libre y espontáneamente nos pide que ofrezcamos nuestros sufragios
voto de librar del purgatorio en primer lugar por nuestros
á todas las almas que María más allegados, esto no obstante, María
santísima quisiere que sean santísima conoce mejor que nosotros
libres, y para esto pongo en manos cuáles son nuestros deberes, y distri
de esta piadosísima Señora buirá nuestras buenas obras entre nuestros
todas mis obras satisfactorias, parientes, amigos, etc., según el
propias y participadas, tanto en beneplácito divino. Por consiguiente,
vida corno en muerte y después podemos practicar todas las oraciones
de mi muerte. acostumbradas, dirigidas á obtener de
Aceptad, os ruego, Dios mío, y Dios, de la Virgen santísima y de los
confirmad este mi ofrecimiento, Santos cualquier gracia, pues esto no
que os reitero y confirmo á honra se opone al voto, por el cual sólo se
vuestra y bien de mi alma. aplica á las benditas almas el fruto satisfactorio
Y dado que mis obras satisfactorias de nuestras obras, quedando
en nosotros siempre el meritorio, otra voz más sonora exclamaba: ¡Oh
el propiciatorio y el impetratorio, los Dios y Señor!, usando de tu potestad
cuales frutos son personales y no podemos incomprensible, remunera con ciento
comunicarlos á otros. por uno d cuantos nos socorren con
CONSIDERACIONES PARA MOVERSE sufragios, consiguiendo subamos d
Á HACER ESTE VOTO ver la luz de la Divinidad.
i. El que ofrece sufragios por las almas 7. La misma Santa refiere que en
del purgatorio, es honrado con el una ocasión oyó á un ángel que decía:
nombre de redentor, según asegura el Bendito sea en el mundo- quien con
Padre Celada, comentando el capítulo - 511 -
IV de Job. oraciones, buenas obras y penitencias
2. Son las benditas almas del purgatorio corporales socorre á aquellas almas
esposas muy queridas de Jesucristo, penitentes.
por quien ardientemente suspiran; 8. San Ambrosio dice: Quetodo cuanto
y es de fe que han de ir á alabarle por caridad damos á las almas de
á la gloria. El mismo amor que Diosles los difuntos, se conmuta en mérito
tiene le obliga á castigarlas con aquellas para nosotrosy que recibiremos el
llamas para que se purifiquen y cien doblado después de nuestra
satisfagan á la divina Justicia; pues el muerte.
que con sufragios procure aliviarlas y 9. Habiendo hecho esta dotación Santa
abreviar el tiempo de sus terribles padecimientos, Gertrudis, se le apareció el demonio
hará una cosa muy agradable estando la Santa para morir, y burlándose
á Dios. le dijo: ¡Qué soberbia y cruel has
3 Santa Brígida dice: Cuando Libramos sido contigo misma! ¿Puede darse
del purgatorio con nuestros mayor soberbia que pagar las deudas
sufragios á cualquiera alma, es tan de otro y no las suyas ? En el día de
acepto y agradable á Jesucristo, su tumuertenos veremos. Tú lo pagarás
Esposo, como si El mismo fuese el redimido; ardiendo en el purgatorio, y yo me
y á su tiempo nos reshtui- reiré de tu locura mientras tú llorarás
Renteramente el bien que hacemos, tu soberbia. Pero apareciéndosele
para que redunde en nuestra utilidad. su divino Esposo Jesucristo, la consoló
Con las cuales palabras se confesó diciendo: Para que entiendas cuán
convencido el Sumo Pontífice Benedicto grata me ha sido la caridad de que
XIII, que murió en opinión de has usado con las almas del purgatorio,
santo, para hacer ratificar, como publicamente desde ahora te perdono todas las
se ratificó desde el púlpito, penas que debías pagar en el purgatorio;
la total donación de sus obras satisfactorias y porque prometí dar ciento por
en favor de las benditas almas. uno, además de perdonarte, aument%
4. Este nobilísimo acto de renunciar F
todas nuestras obras satisfactorias en 1
favor de las benditas almas del purgatorio, taré con liberalidad tu gloria, premiándote
ha sido practicado por innumerables la caridad con que hiciste
personas , ilustres muchas de la universal cesión de tus obras satisfactorias
ellas por su dignidad, doctrina y santidad. á mis amadas almas del
Comunidades enteras de religiosos purgatorio.
lo han hecho, insignes teólogos lo Confíen los que hicieren este voto
han defendido, y muchos Sumos Pontífices que, ó no irán al purgatorio, ó estarán
lo han aprobado y enriquecido en él poco tiempo, fundándose para tener
con singulares beneficios. esta confianza en la clemencia de
5. Con este acto nada se pierde, antes Dios, en las promesas de Jesucristo, en
por el contrario, se gana muchísimo. el patrocinio de María santísima y en
6. Santa Brígida testifica en sus revelaciones, la intercesión de las mismas almas, redimidas
que del purgatorio oyó salir por medio de este acto heroico
una voz que decía: Sea dada la paga de caridad, pues son incapaces de olvido
y remuneración á todos cuantos y de ingratitud.
nos refrigeran en estas penas. Y que cánticos
AL SAGRADO CORAZON DE JESÚS Mi sed ardiente
LETRILLA Refrigerar.
Corazón santo, Aquí, Bien mío,
Tú reinarás: Aquí el postrero
Tú nuestro encanto Suspiro quiero
Siempre serás. Por Ti exhalar.
Venid, cristianos; Corazón sanio,
Y acá en el suelo, Tú reinarás:
Como en el cielo, Tú nuestro encanto
Vedle adorar. Siempre serás.
También nosotros OTRA LETRILLA
Adoraremos Con flecha ardiente,
Y ensalzaremos Dueño y Señor,
Al Dios de paz. Abre en mi pecho
¡Jesús amable, Llaga de amor.
Jesús piadoso, ¡Ay Jesús mío!
Dueño amoroso, Mis culpas fueron
Dios de piedad! Las que te hirieron;
Vengo a tus plantas, Yo fui, yo fui.
Si Tú me dejas, ¡Delirio insano!
Humildes quejas ¡Infausta suerte!
A presentar. Yo dura muerte,
Divino pecho, Mi bien, te di.
Donde se inflama Tu amante pecho
La eterna llama No fué el soldado,
De caridad: Fué mi pecado
¿Por qué la tienes Quien le rasgó.
Ahí encerrada, Mi horrenda culpa
Y no abrasada ¡ Ay infelice
La tierra está? Qué es lo que hice!
Arroja en ella Le atravesó.
Tu hermoso fuego, Pero la sangre
Y toda luego De ese costado
Se inflamará. Que yo he rasgado
¿No ves que el mundo Ale ha de lavar.
Vive aterido - 517 -
Y endurecido Porque con ella,
En la impiedad? A tu homicida
Corazón dulce, Salud y vida
Manso y clemente, Le quieres dar.
Principio y fuente Pues de tu pecho
De santidad: Está, Bien mío,
Véante mis ojos Manando un río
Desenojado, De inmenso amor:
Dueño adorado, Yo vengo inmundo,
Dios de bondad. Lleno de lodo,
Con lazo amigo, Límpiame todo,
Con lazo estrecho Todo, Señor.
Tu amante pecho Y en esa herida,
Vengo á buscar. Que es franca puerta
Por Ti suspiro; Para mí abierta,
Ábrame el seno, Admíteme.
Que en él ¡cuán bueno No ya otro albergue
Es habitar! Busco ni quiero;
Tú solo puedes, Manso Cordero,
Omnipotente, Recógeme.
En mi ¡qué dicha! Del que dijo: ¡Elaya luz!, y liubo luz,
La suave llama Y á tus pechos bebió la ternura,
Que en Ti se inflama Y á tus brazos cayó de la Cruz.
Tú encenderás. 6.a
Y para siempre No pudiste llevarle en t u seno,
Grato y risueño Si en tu seno t r i u n f ó Satanás.
¡Oh dulce Dueño! Tú, la Madre de Dios, en el cieno...
Mío serás. ¿Y era Dios y lo quiso? ¡Jamás!
DESPEDIDA 7.°
DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS Que á t u s p l a n t a s rodó l a cabeza
AL SALIR DE LA IGLESIA De Luzbel como rueda el alud,
Salve, Corazón abierto, Y en tu ser n a t u r a l la pureza,
Santa y dulce habitación: De ley f u é . . . como en Dios, la virtud.
Adiós, Jesús de mi vida, 8.a
Dadme vuestra bendición. Invocando la España tus glorias,
Salve, Corazón cargado Dió feliz á dos mundos la ley,
Con la Cruz de tu Pasión: Y voló de victoria en victoria,
Adiós, Jesús de mi vida, Y de cada español hizo un rey.
Dadme vuestra bendición. Por t u nombre Lepanto vencía,
Salve, Corazón punzado Por t u fe dióla un mundo Colón,
Con nuestro olvido y traición: Y en Otumba, Granada y Pavía
Adiós, Jesús de mi vida. Inmortal fué por Ti su pendón.
Dadme vuestra bendición. 10.a
Adiós, amante querido, Que al sentir de montaña en montaña
Dueño de mi corazón: Las tormentas de noche rugir,
Adiós, Jesús de mi vida, Se te ve, protegiendo tu España,
Dadme vuestra bendición. De la luna en el disco salir.
HIMNO 11.a
Á LA ¡Flores, flores!... que al templo y a viene
PURÍSIMA CONCEPCIÓN DE MARÍA Y en su trono de luz y á sus pies,
CORO Querubines y arcángeles tiene
¡Salve, salve, cantaban, MARÍA, Más que espigas y granos la mies.
Que más pura que Tú, sólo Dios! 12.a
Y en el cielo una voz repetía: Flores, flores las nubes derraman
Mas que Tú... ¡sólo Dios! ¡¡sólo Dios!! De la Virgen sin mancha en honor,
1.a Y su Reina los cielos la aclaman,
Con torrentes de luz que t e inundan, Y los hombres su Madre y su amor.
Los arcángeles besan t u pie, 13.a
Las estrellas t u f r e n t e circundan, Ella pide virtudes por palmas,
Y hasta Dios complacido t e ve Corazones por templo y altar;
2.a P a r a luz de sus ojos las almas
Pues clamándote pura y sin mancha Que pretenden su amor cautivar.
De rodillas los mundos están, 14.«
Y t u espíritu a r r o b a y ensancha Y en las i r a s de Dios las esconde,
T a n t a fe, t a n t o amor, t a n t o afán. Y le grita al sonar la exploxión:
3.a ¡Son mis hijos! ¡Piedad!; y él responde:
¡Ah! ¡Bendito el Señor que en la tierra ¡Son sus hijos! ¡Piedad y perdón!
P u r a y limpia te pudo formar, CORO
Como forma el diamante la sierra, ¡Salve, salve cantaban, MABÍA,
Como c u a j a las perlas el mar! Que más pura que Tú, sólo Dios!
Y al m i r a r t e entre el ser y la nada, Y en el cielo una voz repetía :
Modelando t u cuorpo exclamó: Más que Tú... ¡sólo Dios! /¡sólo Dios!!
Desde el v i e n t r e será I n m a c u l a d a , AL DULCE NOMBRE DE MARÍA
Si del suyo nacer debo yo. ODA
5.a Del Olimpo tu nombre bajando
Porque tú, Madre Virgen y pura ¡Oh María! en el orbe resuena;
Y la tierra al oirlo se llena Desque llegué á ofenderte,
De esperanza, de júbilo y paz. Que tcdo lo he perdido
¿Quién de nombre tan grato pudiera Perdiéndote, Señor.
Sus loores cantar noche y día? Yo desgarré tu pecho
¿Quién pudiera, ¡oh excelsa María!, Con loco desatino;
Su dulzura divina exprimir? De Ti, Corazón dulce,
¡ Cuán suave es al hombre, Señora, La sangre hice brotar.
Que en sus penas lo implora constante! [Oh! ¡Si acertar pudiera
Logre, logre mi pecho al instante Mi súplica el camino
Su virtud y eficacia sentir. Que mis culpas pudieran
Al oído es celeste armonía, En mal hora ocultar!
A los labios es miel exquisita, A vuestros pies acudo
Para el triste alegría infinita, En lágrimas bañado;
Para el justo delicia sin par. Abridme el puro cielo
¡Ay! mi pecho en amor se enajena De vuestro Corazón.
Cuando invoca tu nombre querido; Si en él clemencia tanta
Cual escudo por él defendido, Mil culpas han hallado,
Viviré sin temer el pesar. También esperar pueden
Veces mil en dulcísimo sueño Mis lágrimas perdón.
Mi cariño hacia Ti me llevaba; OTRO HIMNO
Con los labios tu nombre llamaba, Á LA
Y en mis venas sentía su ardor. PURÍSIMA. CONCEPCION DE MARÍA
Las mejillas en llanto bañadas, CORO
Despertaba entre célico gozo; ¡Oh Virgen sacrosanta,
¡Ay qué fuego, qué grato alborozo, La más pura y hermosa!
Hn el alma causaba tu amor!... / Tu Concepción dichosa
Hombres todos, venid á porfía Mi vos ensalsará!
A sus pies, rodeadla postrados: ¡Oh Cándida azucena
Mil suspiros de amor abrasados, Bellísima y fragante.
Como rápida flecha enviad. Desde el primer instante
¡Oh María!, yo ensalce tu nombre, Única pura flor!
Lo repitan el ángel y el hombre, ¡Oh celebrada Reina
¡ Oh María!... y no cesen jamás. De los eternos cantos,
P . R A M Ó N G A R C Í A , S. Consuelo de los llantos
Cautiva entre prisiones Del pesaroso Adán!
De muerte, el alma mía Yo desgarré tu pecho
Sin luz, sin esperanza, Con loco desatino;
Al cielo se volvió. De Ti, Corazón dulce,
El cielo ennegrecido La sangre hice brotar.
Sus rayos escondía, [Oh! ¡Si acertar pudiera
El alma era culpable Mi súplica el camino
Y en llanto prorrumpió. Que mis culpas pudieran
CORO En mal hora ocultar!
Perdón, Señor, implora A vuestros pies acudo
Mi alma arrepentida; En lágrimas bañado;
Perdón, luz de mi vida, Abridme el puro cielo
Divino Corazón. De vuestro Corazón.
Recíbeme en el tuyo, Si en él clemencia tanta
¡Oh Madre de esperanza/, Mil culpas han hallado,
Refugio do no alcanza También esperar pueden
De Dios la indignación. Mis lágrimas perdón.
¡Cuán tristes son, Dios mío, OTRO HIMNO
Las sombras de la muerte; Á LA
Cuán triste se halla el alma PURÍSIMA. CONCEPCION DE MARÍA
Sin vuestro dulce amor! CORO
¡ Ayl todo me recuerda, ¡Oh Virgen sacrosanta,
La más pura y hermosa! Que va Arecibiros
/ Tu Concepción dichosa La Virgen María.
Mi vos ensalsará! El alma, Señora,
¡Oh Cándida azucena Yo, pobre aunque soy,
Bellísima y fragante. Con todas mis ansias
Desde el primer instante Rendida te doy.
Única pura flor! Mi afecto sencillo
¡Oh celebrada Reina Recibe amorosa,
De los eternos cantos, Que en solio esplendente
Consuelo de los llantos Nos miras piadosa.
Del pesaroso Adán! Propenso tu oído
¡Oh bienhechora estrella Mis voces atienda,
De celestial delicia, Y admita cual Madre
Del Sol de la Justicia Tu seno mi ofrenda.
Vestida en suma luz! Tu rostro apacible
¡Oh antorcha más luciente Mi vista descubra,
Que el astro al mediodía, Y en tanto dichoso
Torrente de alegría Tu manto me cubra.
Para placer de Dios! - 531 -
Saldrás consoladora DESPEDIDA A LA VIRGEN
Los valles agraciando, Adiós, Reina del cielo,
Los cielos alegrando Madre del Salvador,
La írente mostrarás. Dulce prenda adorada
Ya los primeros rayos De mi sincero amor.
De luz divina lanzas, De tu divino rostro
Y el iris de esperanzas La belleza al dejar,
El orbe alegre ve. Permíteme que vuelva
Da pronto, dulce Aurora, Tus plantas á besar.
Para nacer el vuelo, A alejarse, ¡oh María!,
Y acordes tierra y cielo No acierta el corazón;
Tu gloria cantarán. Te lo entrego, Señora,
R. G. Dame tu bendición.
CANTICOS PARA EL IES DE MAYO Adiós, del cielo encanto,
CORO Mi delicia y mi amor;
Dulcísima Virgen, Adiós, ¡oh Madre mía!,
Del cielo delicia, Adiós, adiós, adiós.
La flor que te ofrezco J. M.
Recibe propicia. ¡Oh María,
Los valles alegra Madre mía!
Benéfico rayo / Oh consuelo del mortal!
Del sol que engalana Amparadme
Las flores de Mayo. Y guiadme
Risueñas se abren, A la patria celestial.
Y el cáliz asoma, Con el ángel de María
Y esparcen en torno Las grandezas celebrad;
Balsámico aroma. Transportados de alegría
Así agradeciendo Sus finezas publicad.
Su noble destino, Salve, júbilo del cielo,
La gloria publican Del Excelso dulce imán;
Del Dueño divino. Salve, hechizo de este suelo,
Jazmín, azucena, Triunfadora de Satán.
Claveles galanos, Jardín halle de dulzuras
De ofrenda servidme, En mi pecho el Hacedor;
Venid á mis manos. En él broten flores puras,
Mostrad hoy á gala Frutos de tu santo amor.
Mayor lozanía, Del Eterno las riquezas
Por Ti logré disfrutar, gaüdere. Per Christum
Y contigo sus finezas Dominum nostrum.
Mil y mil siglos cantar. 15I Amen.
Noche y día, lengua mía, HIMNO
Himnos canta con ardor Ave, maris Stella,
A la bella, pura Estrella, Dei mater alma,
Casta Madre del amor. Alque semper virgo,
¡Oh Señora, fiel Pastora Felis coeli porta.
De los valles del Edén, Sumens illud Ave
Gozo santo, dulce encanto Gabrieus ore,
De los ojos que te venl Funda nos in pace,
Tu hermosura, siempre pura, Mutans Hevae nomen.
El Señor simbolizó Solve vincla reis,
En la hermosa tierna rosa Profer lumen caecis,
Del pensil de Jericó. Mala nostra pelle,
Quien implora, gran Señora, Bona cuneta posee.
Tu socorro bienhechor, Monstra te esse Matrem,
En el alma siente calma, Sumat per te preces
Siente plácido favor. Qui, pro nobis natus,
CANTICOS SAGRADOS Tulit esse tuus.
HIMNO AL ESPÍRITU SANTO Virgo singularis,
Veni, Creator Spiritus, Inter omnes mitis,
Mentes tuorum visita, Nos, culpis solutos,
Imple superna gratia, Mites fac et castos.
Quae tu creasti pectora. Vitan praesta puram,
Qui diceris Paraclytus, Iter para tutum,
Altissimi donum Dei, Ut, videntes Jesum,
Fons vivus, ignis, C h a r i t a s, Semper collaetemur.
Et spiritalis unctio. Sit laus Deo Patri,
Tu septiformis muñere, Summo Cristo decus,
Digitus Paternae dexterae, Spiritili Sancto.
Tu, rite prommisum Patris, Tribus honor unus. Amen.
Sermone ditans guttura. DURANTE EL TIEMPO PASCUAL
Accende lumen sensibus, ANTÌFONA
Infunde amorem cordibus, i
Infirma nostri corporis Regina coeli, laetare, alleluia.
Virtute firmans perpeti. Quia quem meruisti portare, alleluia,
Hostem repellas longius, Resurrexit, sicut dixit, alleluia.
Pacemque dones protinus; Ora pro nobis Deum, alleluia.
Ductore sic te praevio, )? Gaude et l a e t a r e , Virgo Maria, alleluia.
Vitemus omne nosium. H,' Quia surrexit Dominus vere, alleluia.
Per te sciamus da Patrem, OREMUS
Noscamus atque Filium: Deus, qui per resurrectionem
Teque utriusque Spiritum Filii tui, Domini nostri Jesu Christi,
Credamus omni tempore. mundumlaetificare dignatus
Deo Patri sit gloria, es: praesta, quaesumus; ut per
Et Filio, qui a mortuis ejus Genitricem Virginem Mariani,
Surrexit, ac Paraclyto perpetuae capiamus gaudia
In saeculorum saecula. Amen. vitae. Per eumdem Christum
f Emitte Spiritum tuum et creabuntur. Dominum nostrum.
Et renovabis faciem terrae. $ Amen.
OREMUS ÍNDICE
Deus, qui corda fideliumSancti DE LAS MATERIAS CONTENIDAS EN ÉSTA OBRA
Spiritus illustrationedocuisti: Págs.
da nobis in eodem Spiritu recta A las almas devotas 5
sapere, et de ejus semper consolatione PARTE PRIMERA
ORACIONES É INSTRUCCIONES Máximas y sentencias espirituales 209
Oraciones para hacer la visita & la santísima Secretos de la vida interior 211
Virgen María en su Concepción Día de retiro mensual 214
9 Examen 215
Acto de consagración & la Madre de Dios. 17 Modo práctico p a r a prepararse á la muerte. 221
Oración á San Bernardo ,.. 20 Oración á Jesús crucificado para obtener
Devoción á San Luis Gonzaga 24 una buena muerte 231
Aspiración.. 26 Del examen particular 240
Avemaria Purísima, sin pecado concebida.. Testamento espiritual de San Carlos Borromeo
27 252
Espejo de la Hija de la inmaculada Virgen Ejercicios espirituales de San Ignacio de
María 30 Loyola 257
Oraciones a la Virgen María 32 Plan de vida del cristiano 261
Ejercicio de la mañana 39 Propósitos y resoluciones 264
Modo de santificar las obras del día 47 Quince minutos en compañía de Jesús samentado
Modo de asistir fructuosamente á la santa 272
Misa 57 Visita al santísimo Sacramento 278
ÍNDICE Pdgs.
DE LAS MATERIAS CONTENIDAS EN ÉSTA OBRA Acto de desagravio el santísimo Sacra-
Págs. ' inento 283
A las almas devotas 5 Oración de las Cuarenta Horas 286
PARTE PRIMERA Visita de las Estaciones en Juevt s y Viernes
ORACIONES É INSTRUCCIONES Santo 287
Oraciones para hacer la visita & la santísima Á Jesús crucificado 298
Virgen María en su Concepción Via Crucis 306
9 Adoración de las cinco Llagas 319
Acto de consagración & la Madre de Dios. 17 Recuerdo continuo de la Pasión de Jesús. 323
Oración á San Bernardo ,.. 20 A la inmaculada Virgen María 325
Devoción á San Luis Gonzaga 24 Sentimientos del alma enamorada de María
Aspiración.. 26 328
Avemaria Purísima, sin pecado concebida.. Congregación ó Asociación de la santísima
27 Virgen 3,33
Espejo de la Hija de la inmaculada Virgen Indulgencias 33^
María 30 Acerca de la confesión y comunión 339
Oraciones a la Virgen María 32 Oficio de la inmaculada Concepción 341
Ejercicio de la mañana 39 Rosario 360
Modo de santificar las obras del día 47 Letanía Lauretana
Modo de asistir fructuosamente á la santa Corona de los Dolores de María 3/1
Misa 57 Modo de celebrar las festividades de la
Págs. Virgen y honrarla los sábados y el mes
Confesión 73 de Mayo. 382
Comunión 98 Ofrecimiento de la flor espiritual de este
Hacimiento de gracias para después de la día á María santísima 390
comunión 112 Flores ó actos de virtud que convendrá
Oraciones enriquecidas con indulgencias. 122 ofrecer durante el mes de Mayo á la santícima
Acto de amor 125 Virgen 393
Ventaja de la comunión frecuente 126 Ramillete de flores y virtudes 400
Meditaciones para todos los días de la semana SEGUNDA PARTE
134 P<í'¿s.
Modo fácil de meditar la Pasión de Jesucristo Novenaá la inmaculada Concepción de
149 María 403
Meditación.—De la gloria 153 Novena á "María santísima: dé Guadalupe. 465
Lecturas y consejos 160 Almas del purgatorio 502
Respeto en los templos 165 Cánticos al sagrado Corazón de Jesús... 513
Varios modos de presencia de Dios 182 Despedídá del sagrado Corazón de Jesús
Consejos A las Hijas de María 201 al salir déla iglesia 518
Himno á. la purísima Concepción de María. 519 contando además con muchas
Al dulce nombre de María 523 indulgencias concedidas por los mismos.
Otro himno á. la purísima Concepción de El n a r d o a r ó m a t i c o a n t e el aliar.—Visitas
María 527 y agradecimientos, dardos de amor
Cánticos para i>1 mes de Mayo 529 y peticiones para honrar por todo un mes
Despedida á la Virgen 531 al Santísimo Sacramento, escrito por el señor
Cánticos sagrados 534 presbítero Chávez, Director local de la
- 543 - Asociación de Hijas de María de Irapuato.
O B R A S DE F O N DO Un tomo en 8.° de 200 páginas, encuadernado
publicadas por la en tela y planchas, 0,50 centavos.
LIBRERIA RELIGIOSA H i s t o i i a tic una m a d r e , ósea lo que puede
A s o l a s con Jesús.—Meditaciones sacadas una mujer cristiana por sus hijos; traducida
de los escritos del P. Eymard, fundador de de la octava edición francesa. Obra
l a Sociedad del Santísimo Sacramento, seguida aprobada con licencia eclesiástica. Un tomo
del Camino de la Cruz E u c a r í s t i co en 8.° de 1G0 páginas y una lámina de
y de l a Misa meditada. Un tomo en 16.° de Melania Bonin, encuadernado en tela y
96 páginas, encuadernado con bonitas cub planchas, 0,60 centavos.
i e r t a s , el ejemplar, 0,12 c e n t a v o s ; encuadernado
en t e l a y planchas, 0,30 centavos.
Al píe «leí S a g r a r l o . — S e n t i m i e n t o s del
alma c r i s t i a n a en presencia de J e s ús sacramentado
y e j e r c i c i o s p a r a la s a n t a Misa,
Confesióny Comunión. T e r c e r a edición aumentada.
Un tomo en 8.°, mide l á por 8 */,
centímetros de l e t r a muy gruesa, encuadernado
en t e l a y planchas, 0,50 centavos.
A r e . t i t a s d e o r o .— Colección de consejos
p a r a l a santificación y b i e n a n d a n z a de la
vida, formada d u r a n t e los años 1886 á 1891,
t r a d u c i d o del francés por el Dr. Antonio
J . Paredes, presbítero de la arehidiócesis
de México. Obra aprobada por varios Card
e n a l e s . Arzobispos y Obispos, y h o n r a da
con un breve de Su S a n t i d a d . P a r a los que
ya conocen las muchas obritas escritas por
el autor de las Bajitas de oro, omitimos
hacer elogio alguno de la presente, por sella
que anunciamos continuación de aquéllas,
ó sea las formadas en los últimos años
y que estaban sin traducir al castellano.
Forma la obra un tomo en 8.° mayor de 450
páginas, perfectamente encuadernado on
tela y planchas.— 0 75 centavos.
Devocionario s u a d a i i i p u n o , en el qne hal
l a r á el católico mexicano cuanto pueda
desear para dar culto fervoroso á la santísima
Patrona de la Nación, compuesto
por el señor canónigo Fortino Hipólito
Vera, con licencia eclesiástica. Un tomo en
8.° de 632 páginas, encuadernado en piel y
cortes blancos, 0,60 centavos; en piel y
corte dorado, 0 70 centavos; en chagrín
fino, cortes dorados y estuche, 2,50 pesos.
Esta obra ha merecido la aprobación y recomendación
de varios limos, señores Arzobispos
y Obispos de la República mexicana,