Está en la página 1de 4

Carlos Francisco Ninco Chala

ENSAYO

NUNCA TE PONGAS EN LOS

ZAPATOS DE LOS DEMAS

Perfil de tres monarcas


NUNCA TE PONGAS EN LOS
ZAPATOS DE LOS DEMAS

Al empezar leyendo la portada de este ensayo,


muchos dirán que soy un tipo egoísta y tal vez que
la sociedad me da igual, pero sabes algo, no es
así. Resulta que siempre tenemos la idea de que
si nos ponemos en los zapatos del otro,
entenderemos porque situación está pasando, y
es aquí donde quiero empezar a cambiar un poco
la perspectiva. En el libro el "perfil de tres
monarcas", nos encontramos con tres personajes
Saúl, David y Absalón, tres lideres con
pensamientos diferentes y sobre todo bendecidos
por su Dios; he aquí a Saúl el batallador  de la
mano de Dios un rey anciano, pero un poco loco
¿porque lo llamaríamos de esta manera?, pues
resulta que este rey conoció a un joven el cual era
el ungido de Dios y su nombre era David un
pastor fiel, músico y lanzador de honda, pero con
una gran diferencia, era sumiso y muy obediente a
su señor; es en este momento en el que Saúl vió a
David como una gran amenaza para su reino, por
tanto, empezó a arrojar lanzas y de esta manera
se atribuyo el derecho de Rey loco.
Cuando hablamos de lanzas, hacemos referencia a
un rey insensato, y es aquí donde me pregunto ¿que
hubiese pasado si David se pone en los zapatos del
rey? ¿lo hubiese comprendido y tal vez hubiera
actuado de la misma manera, arrojando lanzas?.
Quiero que veas como debemos actuar sin
ponernos en los zapatos de los demas y mas bien
ponernos en los zapatos de Dios.

David sin tener que tomar la posición de Saúl


entendió que Dios tenía un propósito para él y que
en esos momentos estaba recibiendo una gran
enseñanza del padre, la cual era la obediencia y el
quebrantamiento, algo que nos falta mucho.
mientras aumentaba la locura de Saúl, David
aumentaba en conocimiento, pues siempre calló,
siendo sumiso y respetuoso a su autoridad. Después
de un largo tiempo fué recompensado, pues David
era ya un hombre conforme al corazón de Dios, esto
lo llevó a posicionarse como rey, ocupando el lugar
de Saúl. Estando en el trono, se enfrentó a una
situación similar a la que vivió, pero esta vez con su
hijo Absalón, quien siendo su soldado, tenía una
posición de dictadura y rebelión en contra de su
padre, y buscaba quitarle su reino.
Finalmente volvemos a ver un gran ejemplo de
obediencia y sumisión ante Dios por parte del rey
David, que teniendo toda la autoridad como rey y
como padre, nunca utilizó su poder para arrojar
lanzas a  absalon, en otras palabras No se puso en
los zapatos de Saúl ni de su hijo, sino que por el
contrario, Puso sus ojos en Dios, terminando su
historia con estas palabras: "El trono no es mio. Ni
para poseerlo, ni para ocuparlo, ni para protegerlo,
ni para conservarlo. Abandonaré la ciudad. El trono
es del señor" " si no voy a seguir siendo el rey,
nuestro Dios no encontrará dificultades en hacer
que Absalón sea el rey de israel. Ahora es posible
hágase la voluntad de Dios"

¿Ahora entiendes que zapatos debes usar ?

Gracias