Está en la página 1de 60

EL ORIGEN DE LOS

IDIOMAS HUMANOS

NIKOLAI RUBAKIN

PsiKolibro 1
PsiKolibro
¿Cuándo y cómo aprendieron
los diferentes pueblos
a hablar cada cual en su idioma?

PsiKolibro 3
¿CUÁNTOS IDIOMAS DISTINTOS HAY EN EL MUNDO?

En el mundo entero existen en la actualidad más de ochocientos


idiomas diferentes. Solamente en Asia se hablan ciento cincuenta y
tres lenguas, en África ciento catorce, en Australia y Oceanía ciento
diecisiete, en América cuatrocientos veinte y tres, en Europa cincuenta
y tres. Y eso, sin contar los dialectos. Si se tomaran en cuenta todos
los dialectos existentes en el mundo, sumarían más de tres mil
quinientos.
Así, pues, ya ven ustedes cuántos idiomas diferentes hay en la
tierra. Algunos constituyen el habla de centenares de millones de
personas, mientras que otros, son empleados sólo por unas dos o tres
decenas de seres humanos. Hay idiomas, como por ejemplo, el inglés,
que se oye hablar en cualquier punto del globo terráqueo, y, al mismo
tiempo, existen lenguas, que no se hablan más que en algún rincón
perdido, salvaje y desconocido.

CADA IDIOMA ES UN MILAGRO

Lo más asombroso es que todos los hombres, todos sin excepción,


hablan algún idioma. Absolutamente todos, exceptuando a los mudos
y los tarados, hablan una lengua, en la cual pueden expresar, con
palabras adecuadas, cualquier pensamiento, cualquier deseo, cualquier
sentimiento, todo lo que quieren, todo lo que sienten en su alma. Y no
sólo expresarlo simplemente, sino haciéndolo en tal forma que

PsiKolibro
cualquier persona que domine el mismo idioma comprenderá sin
dificultad alguna las palabras que haya pronunciado.
¿Por qué puede comprenderlo? Porque cada palabra pronunciada
tiene su significado determinado.
Una palabra es un sonido. Al que lo oye le sugiere una idea, la
misma que tuvo en su mente el hombre que la pronunció.
Y esto constituye, precisamente, el sentido de aquella palabra.
Para un extranjero esta palabra no es más que un sonido, sin
sentido, pero para un compatriota del que habla, su palabra representa
cierta idea, expresada por me-dio de un sonido.
¿Cómo sucedió que todos los seres humanos aprendieron a
reconocer los pensamientos de sus congéneres por medio de los
sonidos? De primera intención pareciera que el idioma humano es el
milagro de los milagros. Uno piensa que toda la gente tuvo que
ponerse de acuerdo, en cierto momento y de algún modo, acerca del
significado exacto de cada palabra que iban a usar en sus
conversaciones. Y hay idiomas que constan de más de cien mil
palabras. ¿De qué modo, pues, se pudieron poner de acuerdo con
respecto al significado de todos ellas y entre todas las personas que
forman un mismo pueblo, a las que uno no ha visto en su vida, tan si-
quiera? Es cierto que el idioma humano es un gran milagro y algo
sumamente complicado.
Sin embargo, es posible comprender aún la cosa más complicada
del mundo; basta con saber cómo y de qué modo hay que encarar el
asunto. Teniendo en vista el objeto, se debe proceder del modo si-
guiente: en primer lugar, tratar de comprender las cosas sencillas y,
luego, dedicarse a la tarea de desentrañar las cuestiones más
complicadas.

PsiKolibro
¿EN QUÉ IDIOMA SE EXPLICAN ENTRE SÍ LOS ANIMALES?

Tomemos como ejemplo el idioma de las fieras y las aves. ¿Tienen


las bestias, las aves y otros animales algún idioma propio? No cabe la
menor duda de que lo tienen. La prueba está en que un animal
comprende perfectamente al otro y un ave a cualquiera de sus
congéneres. No son seres privados de voz. Todos gritan y emiten
sonidos. Se observan mutuamente y comprenden muchas cosas, no só-
lo con ayuda de los sonidos, sino también por la actitud que adoptan.
Por ejemplo: si en una tropilla de caballos, uno de ellos para las
orejas, acto seguido lo hacen los demás. Veamos a una bandada de
aves. Basta que una, asustada, levante el vuelo, para que las otras
hagan otro tanto. En este caso la primera en asustarse ni siquiera tuvo
necesidad de emitir un grito. Le bastó con levantar el vuelo a la vista
de otros pájaros de la misma especie, e, incluso, de otras especies,
para que se remontaran todos en el aire. ¿Por qué lo hicieron? Porque,
con ver volar a un pájaro, sólo por su actitud comprendieron la causa
de su proceder.
El hecho es que un animal y un ave comprenden a sus respectivos
congéneres sólo al observar sus movimientos: es suficiente que uno de
esos seres se mueva para que los demás comprendan por qué lo hizo.
De ello se puede deducir que los movimientos equivalen a un
idioma, ya que, mediante ellos, un ser comprende perfectamente a
otro.
Y es lógico que así sea, pues ¿cómo no ha de comprender un ser el
temor o la alegría de otro ser de la misma especie, si él mismo
siempre suele expresar su alegría o su miedo de igual modo? Lo hace
por impulso incontrolable. No puede dominar sus movimientos porque
sus ojos, oídos, corazón, cerebro, intelecto y sentimientos son casi
idénticos a los de otros animales de la misma especie.
Entonces, el hecho de que animales de una misma especie se
comprendan mutuamente se explica por la constitución de sus
respectivos cuerpos y, precisamente, por la semejanza de esta

PsiKolibro
constitución. Cualquier gorrión, cualquier buey, u otro animal, se
alegra o se aflige de determinada manera, por la sencilla razón de que
la constitución de su cuerpo requiere esta expresión de sus
sentimientos. Todos los loros expresan su alegría batiendo las alas.
Todos los perros, en las mismas circunstancias, mueven la cola. ¿Có-
mo no han de comprender, pues, la alegría y la pena de otros
congéneres suyos, al verlos hacer los mismos movimientos y gestos?
Y, en caso de que un animal o un ave exprese algo al otro, por
medio de la voz, por ejemplo, gritando o cantando, ¿cómo no han de
comprenderse? Es indudable que otros animales de la misma especie,
al oír su voz, se dan cuenta de la alegría o la pena que expresa, ya que
son seres idénticos. Los comprenden por la misma razón de que
interpretan bien sus movimientos. En las inflexiones de la voz, en los
gritos, en el canto, también puede reflejarse la pena, la alegría, el
temor, y toda clase de múltiples sentimientos. Y, en realidad se
reflejan. Nadie lo ignora, por eso las aves y los animales pueden
entenderse entre sí por medio de gritos solamente, sin ninguna
palabra articulada.
Sin embargo hay diversas clases de gritos, que no se parecen los
unos a los otros. Algunos animales saben aullar, gruñir, mugir,
bramar en innumerables tonos diferentes.
También los pájaros suelen gritar y cantar de formas variadas.
Para convencerse de la veracidad de esta afirmación basta con prestar
atención a los gritos y conversaciones de las gallinas. Cualquier
gallina puede gritar de cien maneras diferentes: cuando quiere reunir
a sus pollitos con el fin de alimentarlos, los llama con un tono de voz
determinado. Cuando se asusta grita de otra manera, muy distinta.
Cuando acaba de poner un huevo, lo anuncia de una manera muy
peculiar. Cuando se ve perseguida por un perro o un gato, profiere
gritos completamente diferentes. En una palabra, emite sonidos de
diversos matices, de acuerdo con las circunstancias. Los pájaros de la
misma especie comprenden perfectamente el significado de cada
inflexión de la voz de sus congéneres.

PsiKolibro
Esto es válido no sólo para las gallinas, sino también para otras
aves. Lo mismo ocurre entre los animales: emiten gritos de diferentes
maneras, según las circunstancias, En cuanto a los monos, se dice que
tienen su propio idioma e, incluso, que suelen pronunciar algunas
palabras, con las que se hacen entender entre sí. Todos los animales
emiten sonidos, y cada uno de ellos tiene su significado especial y, por
consiguiente, se comprenden de una manera adecuada.
¿Acaso no representa ello una conversación, sostenida por medio
de diferentes clases de gritos? ¿Acaso aquellos gritos no hacen las
veces de otras tantas palabras? ¿No representan, acaso la expresión de
los sentimientos y, en general, del estado de ánimo del animal? Los
gritos que suelen emitir todos los animales son, en cierto modo, pa-
labras, aunque no sean articuladas como las humanas, Y, entonces, se
puede decir que forman idiomas, aunque éstos no se asemejen en nada
a los humanos.

PsiKolibro
¿Cómo conversan
los hombres
sin pronunciar palabras?

PsiKolibro
EL IDIOMA DE LOS GESTOS

En realidad el hombre, manteniendo una conversación, también


acude al sistema de los animales y las aves. Ninguno de nosotros
habla, sin hacer algunos movimientos o gestos. También nosotros so-
lemos expresar nuestras ideas y sentimientos con ayuda de ciertas
entonaciones de la voz. Observemos a una persona, mientras está
conversando: se verá que mueve las manos, los hombros, los dedos,
frunce las cejas, etc. Y no hablemos de su voz. Durante cualquier
conversación el tono de la voz humana cambia a cada instante: ora es
triste y quejumbrosa, ora enojada; en otro momento es alegre; a veces
es fuerte y otras muy queda; luego se vuelve cariñosa o iracunda. De
eso puede deducirse que las palabras solas no son lo suficientemente
expresivas, ya que ningún ser humano, durante su conversación con
otro, puede prescindir de los gestos, ni de diferentes inflexiones de la
voz. Así pues, los movimientos de diversas partes del cuerpo y los
cambios del tono de la voz son indispensables en la conversación
humana, del mismo modo que son necesarios a los animales para
hacerse entender entre ellos.
En los idiomas de los pueblos salvajes abundan los rasgos del
habla de los animales. Ciertos pueblos no pueden comprenderse
mutuamente en absoluto, si no completan el significado de sus
palabras con ademanes. Viajeros que han visitado países lejanos,
habitados por negros salvajes, describen la forma que emplean éstos
para conversar entre sí. Algunos no pueden entenderse, si hablan en la
oscuridad. ¿Por qué será? Evidentemente, porque de noche no pueden
ver los ademanes que hacen para completar y aclarar sus ideas.

PsiKolibro
Pongamos por caso que un salvaje quiere decir al otro que piensa
ir al bosque al día siguiente. Y resulta que en su idioma no existe la
palabra "mañana". ¿En qué forma, pues, podrá expresar su
pensamiento? Para ello pronuncia sólo tres palabras, que son:
"bosque", "ir", "día", pero, al mismo tiempo señala con un dedo hacia
adelante. Con eso quiere decir "un día adelante", lo que equivale a
mañana. De este modo, con ayuda de los dedos, un salvaje logra
explicar a otro compatriota suyo exactamente lo que necesita decirle, a
saber: "mañana iré al bosque". Y cualquiera de los otros lo comprende
perfectamente, a pesar de que en su idioma no exista la palabra
"mañana".
Igualmente, con ayuda de gestos, un salvaje puede decir que estuvo
en el bosque ayer. Para eso pronuncia las mismas palabras: "bosque",
"ir", día" y, luego señala con un dedo hacia atrás. Con eso quiere decir
que un día antes estuvo en el bosque.
Los demás salvajes comprenderán lo que quiere decir -si se refiere
al día de ayer, o de mañana-, únicamente viendo los ademanes que
hace. Necesitan verlos y no sólo oír las palabras que pronuncia. Si
estos salvajes hablaran en la oscuridad, no comprenderían las palabras
de su interlocutor. Por eso se ven imposibilitados de hablar de noche.
Eso significa que los dedos, las manos y, en general, los
movimientos del cuerpo de un salvaje explican y aclaran al otro el
significado de las verdaderas palabras humanas que pronuncia. Los
ademanes, incluso, pueden substituir a las palabras. Cuentan que los
indios norteamericanos suelen conversar por medio de gestos. Se
sientan alrededor de una hoguera encendida y, silenciosamente,
comienzan a conversar. Se callan y hablan con ayuda de las manos y
los movimientos de otras partes del cuerpo. Por ejemplo, uno de los
indios cuenta a los demás que ha viajado en invierno tres meses
seguidos, a pie y en canoa. Habla, con ayuda de las manos, de la
siguiente manera: Primero alza los brazos y representa con los dedos
una media luna y un círculo. Con eso quiere decir: "la luna naciente y
la luna llena". Repite dichos gestos tres veces consecutivos. Esto

PsiKolibro
significa que la luna llena y la luna nueva aparecieron en el
firmamento tres veces, o sea que tres veces se repitió el fenómeno, o,
en otras palabras, que transcurrieron tres meses. Luego el salvaje pasa
dos dedos de una mano sobre la palma de la otra, representando la
forma, en que suele caminar la gente. Eso, en su relato silencioso,
significa: "yo iba a pie". Luego el indio mueve los dos brazos, como se
hace para remar, con lo que quiere decir: "viajé también en un bote a
remo". Después el salvaje empieza a tiritar con todo el cuerpo, como si
tuviera mucho frío, dando a entender que viajó en invierno, durante
los fríos intensos. Así relata un indio a los demás, con ayuda de manos
y ademanes, todo lo que quiso decirles acerca de su viaje de tres meses
de duración, en invierno, a pie y en bote.
De modo que la gente puede conversar, sin pronunciar palabra,
sólo por medio de ademanes y gestos. Esto es también un idioma, pero
silencioso. En forma similar conversan entre sí los sordomudos. En
realidad es su única manera de hablar. No pueden pronunciar
palabras, siendo sordos de nacimiento, y, por ende, no habiendo oído
nunca palabra alguna. A pesar de vivir entre los hombres, no oyen ni
una sola palabra. Por eso les es completamente imposible aprender a
hablar, empleando palabras. Sin embargo, los sordomudos también
son seres humanos, dotados de cerebro, inteligencia, pensamientos y
sentimientos, propios a cualquier persona. Los sordomudos son capa-
ces de transmitir sus ideas a los demás, sin servirse de palabras, sólo
por medio de ademanes y gestos. Lo más notable es que los
movimientos que hacen los sordomudos con el cuerpo y la cara, al
tratar de hacerse entender, son casi idénticos a los de los pueblos
salvajes en las mismas circunstancias. Por eso cualquier salvaje
comprende en seguida a un sordomudo y éste al primero. ¿Por qué?
Porque casi todos sus ademanes y gestos son completamente naturales
y, por ende, cualquiera puede darse cuenta, sin dificultad, de su
significado.
De esto se deduce que la gente puede conversar, prescindiendo de
las palabras. Se comprenden y conversan mutuamente, aun sin saber

PsiKolibro
ninguna palabra humana. Se transmiten los unos a los otros, direc-
tamente sus ideas, sus sentimientos y, en general, lo que sienten en su
fuero interno y quieren comunicar a los demás. Para tener ideas y
sentimientos no es necesario saber palabras. Los pensamientos pueden
existir independientemente de las palabras humanas que forman un
idioma. Los hombres no siempre suelen pensar, formulando palabras.
Para pensar en esta forma es menester que cada palabra exprese una
idea determinada, y que cada idea haga recordar cierta palabra ade-
cuada.

EXPRESAR NUESTRAS IDEAS POR MEDIO DE ADEMANES ES


MÁS DIFÍCIL QUE EXPRESAR EN LA MISMA FORMA NUESTROS
SENTIMIENTOS

Empero es imposible decir, con ayuda de gestos, todo lo que se


puede expresar con palabras. En esta forma se puede hablar, bien que
mal, cuando se trata de cosas sencillas de la vida cotidiana. Pero,
cuanto más complicado es el asunto de que se trata, más difícil es
dilucidarlo sin palabras. Lo más difícil es expresar nuestras
reflexiones por medio de ademanes. No es tan sencillo como dar a
entender nuestros sentimientos. Ya es sabido que incluso las aves y los
animales son capaces de exteriorizar sus sentimientos, haciéndose
entender perfectamente por sus congéneres. Mas los animales no re-
flexionan, mientras que los seres humanos tienen su mente
continuamente ocupada con alguna clase de reflexiones. Y es
sumamente difícil expresarlas con ayuda de los dedos. Cuanto más
complicada es la idea, tanto más dificultoso resulta expresarla de esa
manera. ¿Cómo se podría expresar, por medio de los movimientos de
las manos, palabras tales como: "bueno", "pensar", "decir la verdad",
o "poner condiciones"? Los indios expresan las palabras "decir la
verdad" en la siguiente forma: el dedo índice, dirigido hacia adelante,

PsiKolibro
desde la boca, significa "decir la verdad", usar una sola lengua, lo que
quiere decir "una palabra verídica". Dos dedos, colocados junto a la
boca, en forma separada, significa "decir una mentira" "usar dos
lenguas". Los indios expresan la palabra "bueno" de la siguiente
manera: mueven una mano, desde su boca, uniendo los dedos pulgar e
índice y doblando los tres dedos restantes. Este gesto se asemeja a un
beso lanzado al aire, como suelen hacerlo los niños. Los sordomudos
también comprenden el significado de este gesto. Para expresar la
palabra "pensar", los indios ponen en el pecho un dedo de la mano
derecha. ¿Por qué expresan en esta forma la palabra "pensar"? Porque
es la costumbre entre ellos. Pero, ¿si uno no conoce esta costumbre,
cómo puede comprender qué significa poner un dedo sobre el pecho?
Algunos no comprenden el significado de este ademán y otros lo
interpretan erróneamente. Así, pues, es evidente que en el idioma de
los movimientos o gestos no se puede expresar todo lo que se logra dar
a entender por medio de palabras. En la mente de todo hombre hay
una gran cantidad de ideas y de sentimientos que únicamente se
pueden expresar con palabras. Y, sobre todo, si se trata de una persona
instruida y de vastos alcances intelectuales.

LA VOZ AYUDA A LA EXPRESIÓN DE LOS SENTIMIENTOS

En la conversación son de gran utilidad tanto los ademanes como


la voz, y especialmente su tono e inflexión, al pronunciar las palabras.
Durante el coloquio entre los seres humanos la expresión de la voz
tiene una importancia primordial. Incluso puede reemplazar muchas
palabras. Por ejemplo: en el idioma de una tribu salvaje no existen en
absoluto las palabras "pena" y "alegría". Cuando uno de los
componentes de dicha tribu quiere decir "pena", dice "ay" o "viey",
con tono triste; cuando quiere representar la palabra "alegría",
pronuncia las mismas sílabas, pero con tono alegre. Es decir, una
misma palabra puede tener significados diferentes, de acuerdo con el

PsiKolibro
tono de la voz con que se pronuncia. De esta manera se suple la falta
de palabras en un idioma.

LOS IDIOMAS DE DIFERENTES PUEBLOS NO CONTIENEN


IGUAL CANTIDAD DE VOCABLOS.

En las lenguas de los pueblos salvajes faltan muchas palabras. No


existen porque aun no han sido inventadas, ni utilizadas en el uso de
las relaciones cotidianas. El dialecto de un pueblo primitivo dista
mucho de parecerse, pongamos por caso, al idioma ruso o inglés. El
idioma ruso consta de cien mil palabras, el alemán tiene más y el
inglés más aún. En cambio, en la lengua de algunas tribus de indios
pieles rojas de Norte América no hay más que unos cuantos millares
de palabras. Esta cantidad es bastante considerable. En la costa
occidental de África habitan algunas tribus de negros que hablan un
dialecto que consta sólo de trescientos cincuenta o cuatrocientos vo-
cablos. ¡Tan pobre es el caudal de palabras de que se sirven para
hablar algunos pueblos salvajes! Por eso, para hablar, forzosamente,
se ven obligados a acudir a diversos ademanes y gestos y a pronunciar
las mismas palabras con inflexiones de voz diferentes, para de esta
manera, entenderse entre sí.

¿CUÁLES SON LAS PALABRAS QUE FALTAN EN EL IDIOMA DE


LA GENTE ATRASADA Y POCO CULTA?

Para descubrir la escasez de vocabulario, no hay necesidad de


buscar ejemplos entre los salvajes. Entre los habitantes de un mismo
país, por ejemplo, Rusia, las personas instruidas conocen una cantidad
mucho mayor de palabras rusas que la gente atrasada. Muchas

PsiKolibro
palabras, genuinamente rusas, son completamente incomprensibles
para un ruso, que tiene poca instrucción. Cualquier campesino ruso,
que pasó toda su vida en alguna aldehuela apartada, no tiene la menor
idea del significado de un considerable número de palabras rusas
auténticas, que expresan determinados sentimientos e ideas abstractas,
empleadas habitualmente en la literatura. A pesar de que esas palabras
son rusas, no todos los habitantes del país las entienden. Y no sólo
eso. Hay palabras que no todo el mundo interpreta de la misma
manera. Tomemos como ejemplo la palabra rusa más común que es
"cuerpo". ¿Qué significa este vocablo? Un campesino común
interpreta esta palabra como el cuerpo humano, que se compone de
brazos, piernas, y demás miembros, y, en general, el cuerpo de
cualquier ser animado Sin embargo, en los libros científicos, se da la
denominación de "cuerpo" a todo lo que se puede reconocer por medio
del tacto. En la terminología científica se llaman "cuerpos" tanto la
piedra, como el agua, y el aire. Tomemos otra palabra: "el fenómeno".
Entre los campesinos esta palabra se entiende como algo sobrenatural
semejante a un milagro, como por ejemplo, la aparición de un santo
milagroso, o algo por el estilo. En cambio entre los sabios esta misma
palabra significa cualquier cambio o alteración, dónde y cuándo sea
que se efectúe. Para ellos el arco iris es un fenómeno; el fuego también
lo es, el calor, el frío, la vida, la muerte, todos son fenómenos.
Entonces resulta que, a veces, un ruso no comprende al otro, que
habla el mismo idioma, porque desconoce muchas palabras rusas, o, si
las sabe, las interpreta de distinta manera.
Para comprender una palabra hay que saber lo que quiere decir el
que la pronuncia. Las palabras que tienen un significado abstracto,
generalmente, son incomprensibles para la gente atrasada y para los
salvajes.
¿Por qué en los idiomas de los tribus salvajes y en el que emplea la
gente ignorante hay mucho menos vocablos y por qué no saben ellos el
verdadero significado de muchos de ellos? Es porque la vida de dichas
personas es mucho más sencilla que la de las personas instruidas. Y

PsiKolibro
hay palabras que son innecesarias para una vida sencilla. Algunas
tribus salvajes de Australia viven en el desierto, donde no hay ni río,
ni lagos. Ni siquiera saben qué es un río. Se comprende, pues, que en
el idioma que hablan estos indígenas no existen las palabras "río" y
"lago". Hasta hace poco los componentes de dichas tribus no habían
visto jamás una escopeta, ni un cañón. Por consiguiente en su idioma
no se habían inventado palabras para designar estas armas. Es lógico
que uno no puede dar un nombre a una cosa que no conoce, ni ha visto
nunca. ¿Qué ha de hacer, entonces, un indígena, perteneciente a una
tribu salvaje, si en su lengua faltan muchas palabras para expresar sus
ideas y sus pensamientos? Mientras no hayan inventado palabras
nuevas para designarlas, no tiene otra alternativa que arreglarse de
algún modo, simplemente substituyendo las palabras por los
movimientos de las manos y por las inflexiones de la voz, igual como
lo hacen las aves y los animales.

EN LOS IDIOMAS DE DIFERENTES PUEBLOS HAY MUCHAS


EXCLAMACIONES IGUALES. ¿CÓMO SE FORMAN DE ÉSTAS
LAS PALABRAS NUEVAS?

Los viajeros suelen contar que el habla de algunas tribus salvajes


se parece mucho a la de los animales, Al oírlos hablar no se puede
distinguir, ni separar una palabra de otra. En la conversación de esta
gente se confunden todas las palabras y los sonidos que emiten se
asemejan mucho a los de los animales. Por ejemplo, los hotentotes que
viven en África, durante la conversación, suelen chasquear la lengua
muy a menudo. Para representar gráficamente semejante sonido no
existe ninguna letra. Los salvajes de algunas otras tribus, al hablar,
emiten sonidos como si hicieran buches. Durante su conversación se
oyen continuamente las exclamaciones: "oy", "ay" "jo" y "je". Todos

PsiKolibro
estos gritos de animales son muy necesarios al indígena para la
expresión de sus pensamientos. Aquellas exclamaciones son
particularmente útiles a los salvajes cuando tienen que expresar la
pena, la alegría, o cualquier otro sentimiento. Estas mismas
exclamaciones existen también en el idioma ruso, y en todos los
idiomas europeos: se denominan "interjecciones". Nosotros también
exclamamos a veces "huy" y "ay", y cada una de estas exclamaciones
expresa algún sentimiento nuestro, como la pena, la alegría, o algo
por el estilo. Hay en ello una cosa muy digna de atención. Los rusos
no son salvajes, ni mucho menos, y, sin embargo, en su idioma existen
las mismas exclamaciones que en los de los pueblos primitivos. Estas
aparecen espontáneamente en el habla de todos los pueblos. Salen
naturalmente desde el fondo del alma de cada ser humano.

¿DE DÓNDE Y CÓMO APARECEN LAS PALABRAS NUEVAS,


COMO, POR EJEMPLO, LOS NOMBRES DE LOS ANIMALES?

¿Por qué los salvajes no inventan palabras nuevas, si no les


alcanza con las que tienen? Ellos lo hacen creando, poco a poco,
palabras nuevas. La creación de vocablos nuevos se efectúa
continuamente hasta la fecha, tanto entre las tribus salvajes, como
entre los pueblos cultos. siempre ha sucedido así, desde hace millares
y, hasta millones de años. Los viajeros describen de qué manera
forman nuevas palabras los indígenas de países lejanos. Lo hacen
espontáneamente. Por ejemplo, en una oportunidad, un salvaje oye por
vez primera disparar un fusil y, acto seguido, nombra esta arma "pú".
El indio, que por primera vez vió una vaca, le dio el nombre de "mú".
El ave cuclillo, en los idiomas de muchos pueblos se llama "cu-cu".
Los niños pequeños llaman a los perros "guau-guau" y a los gatos
"miau-miau". De esta manera aparecieron muchas palabras, por sí
solas. Se comprende por qué han aparecido, en diferentes pueblos y en
distintas partes del mundo, y por qué son iguales en todas partes.

PsiKolibro
En algunos países los indígenas viven en forma de numerosas
familias, o clanes, a gran distancia el uno del otro. Cada clan, o tribu,
muy a menudo, inventa sus propias palabras. Supongamos que uno de
los componentes de una familia inventó una palabra nueva y la
pronunció en circunstancias adecuadas. Otro de los que viven con él la
oyó, comprendió su significado, la asimiló y, en el momento dado, la
empleó. Al oírlo pronunciar esta palabra, otro de sus parientes
también la entendió, la guardó en su memoria, y empezó a utilizarla.
De esta manera dicho vocablo se arraiga en una familia, lo que resulta
fácil, sobre todo si la familia no es muy numerosa.

¿CÓMO INVENTAN LOS NIÑOS PALABRAS NUEVAS?

Los niños de corta edad inventan y crean muchas palabras nuevas.


Es sabido que todo niñito mueve los labios y trata de pronunciar
alguna palabra, mientras que sus padres escuchan y la repiten. El
sonido más fácil para una criatura es el de jadear. Lo emiten, incluso,
los recién nacidos. Al jadear, al niñito le sale la sílaba "pa", o "ma",
según lo que emplea para emitirlo: los labios solamente, o también la
garganta. Y de eso provienen, por sí solas, las palabras "papá" y
"mamá". Por eso en todos los pueblos del mundo los padres se
designan con las palabras de "pa" y "ma". Las personas mayores creen
que la criatura las llama así. Pero en realidad, los niñitos de meses no
comprenden en absoluto, y no son capaces de comprender ninguna
clase de nombres. Todavía no llaman a nadie, ni nada, ni les dan
ningún nombre en absoluto. No hacen más que jadear o gritar,
moviendo los labios. Los padres prestan atención a los sonidos que
emiten sus retoños y se imaginan que esos sonidos significan tal o cual
cosa y, en primer lugar, que las criaturas llaman de esta manera a sus
progenitores. Por eso, en los idiomas de muchos pueblos, la palabra
"papá" o "pa" designa al "padre". Empero hay algunos pueblos, en
cuya lengua esta misma palabra "pa" significa "madre", mientras que

PsiKolibro
"ma" o "mamá" quiere decir "padre". Por ejemplo, en el idioma que se
habla en Georgia (Cáucaso) "mamá" significa "padre". En siamés el
padre también se llama "ma". En otra punta del globo terráqueo, en
América, en la lengua de los indios norteamericanos, de la tribu
"Tlatscanai", al padre también lo llaman "mamá". Estos indios están
separados del Cáucaso por una distancia sumamente grande, a pesar
de eso, designan al padre con la misma palabra que los habitantes de
Georgia.
En muchos idiomas la madre se llama "pa" y en otros de distinta
manera. Los georgianos llaman a la madre "dieda". En el idioma de
una tribu de indios sudamericanos la madre se llama "appe". En ruso
la palabra "baba" significa "mujer", y en tártaro la misma palabra
quiere decir "abuelo". Y en el idioma de una tribu de negros "baba"
significa "padre". Todas estas palabras, que entraron en el uso de la
gente adulta, tienen su origen en el balbuceo de los niños. Estos las
pronunciaban de tal manera porque se lo facilitaba la constitución de
sus labios. Esta es, por lo tanto, la razón, por la cual a los padres se
suele llamarlos de una manera casi igual en las lenguas de diferentes
pueblos, a pesar de que éstos viven en partes del mundo sumamente
distantes las unas de las otras.

¿DE QUÉ MODO CREAN PALABRAS NUEVAS LAS PERSONAS


ADULTAS?

Muchas palabras que se usan en los idiomas humanos se formaron,


y siguen formándose aún, de la siguiente manera: de dos o tres
palabras ya existentes se crea una nueva. Por ejemplo, en el idioma
chino no existe la palabra "muchedumbre". ¿De qué modo puede,
entonces, un chino dar a entender a otro que su relato trata de una
muchedumbre? Lo hace así: en la lengua china hay una palabra "jin",
que significa "hombre", y otra "du", que quiere decir "mucho". De

PsiKolibro
estas dos palabras el chino forma una nueva "jin-du", que significa,
textualmente, "hombres-muchos". Y, si se dice muchos hombres, se
comprende que se trata de una "muchedumbre". De la misma manera,
de dos, y a veces de tres ya existentes, se forman muchos vocablos
nuevos. En el idioma ruso también hay numerosas palabras que se han
formado por la combinación de dos o tres diferentes.
Podemos citar un ejemplo muy interesante de como se ingenia la
gente para suplir la falta de palabras en su idioma. En América vive
una tribu india "gidatso". Siglos atrás los indios de esta tribu hacían
sus hachas de piedra. Luego descubrieron hierro y cobre, y empezaron
a fabricarlas de estos metales. Pero, hasta entonces, en la lengua de
aquella tribu no existían las palabras "hierro" y "cobre" ¿Con qué
nombres designaron los indios su descubrimiento, el mineral de hierro
y de cobre? Llamaron al primero "piedra negra" y al segundo "piedra
roja". Claro está que, al emplear estas palabras en su conversación,
comprendían perfectamente bien de qué se trataba.
En el Océano Pacífico hay una isla grande y hermosa, llena de
vegetación, que se llama Taití. Está situada muy lejos tanto de las
costas de América, como de las de China. En dicha isla no existían
caballos, pero, en cambio, abundaban los cerdos. Una vez atracaron en
aquellos parajes los ingleses, quienes trajeron muchos caballos. ¿Qué
nombre dieron los habitantes de Taití a esos animales nunca vistos por
ellos? ¿Inventaron alguna palabra nueva para designarlos? No.
Llamaron al caballo "cerdo, que lleva a cuestas un hombre". De esta
manera esos indígenas se arreglaron, sin crear ninguna palabra nueva.
Del mismo modo procedieron los indios americanos de la tribu
sioux. Al ver por vez primera a un caballo, lo bautizaron con el
nombre de "perro mágico". Como se ve designaron una cosa nueva
con un nombre, formado por dos vocablos ya conocidos para ellos.

PsiKolibro
MUCHAS PALABRAS DE LOS IDIOMAS EUROPEOS ESTÁN
FORMADAS DE VARIAS UNIDAS ENTRE SÍ.

En todos los idiomas hay muchísimas palabras formadas por la


combinación de varias, tan unidas entre sí, que, al pronunciarlas, por
costumbre, uno ni siquiera se da cuenta de que son palabras com-
puestas.
Se puede citar numerosos ejemplos de esta clase de combinaciones.
Sin ir más lejos, mencionemos la palabra "magnánimo". Es evidente
que se formó con dos vocablos: "magno" y "ánima", o "alma". Pero
estamos tan acostumbrados a emplear esta palabra, y otras por el
estilo, como una sola, que no prestamos atención al hecho de que, en
alguna época, se han unido dos o tres palabras para componerlas. Nos
hemos olvidado que, antaño, las palabras que usamos diariamente, se
han formado mediante la unión de varias otras. Algunas no sólo se
unían entre sí, sino que se entrelazaban, cambiando ciertos matices de
su significado.
Esto reza por igual, tanto para el idioma ruso, como español,
inglés, o cualquier otra de las lenguas europeas.
A veces dos palabras diferentes no solamente se unían, formando
una sola, sino que, en este proceso, cambiaban hasta tal punto, que era
difícil reconocerlas luego. Un sabio lingüista puede, sin mayor
dificultad, reconocer y comprender de qué palabras se ha formado
cualquier vocablo, qué parte de éste es la esencial, es decir, la raíz, y
cuáles son los prefijos y sufijos. La raíz, o radical, siempre indica el
sentido principal de la palabra, mientras que los prefijos y sufijos
expresan los matices de aquélla. Por ejemplo: "reconocer",
"desconocido", "conoci-miento". "desobedecer", "obediente", "obe-
diencia". "Favorecer", "desfavorable". "Pre-ver", "prevención", etc.
Todas estas palabras tienen semejanza entre sí en la raíz y se
diferencian las unas de las otras debido a los prefijos y sufijos, que dan
al vocablo significado distinto. Eso sucede con todas las palabras que
forman el patrimonio de un idioma. Todas las palabras, infaliblemen-

PsiKolibro
te, tienen un radical y muchas, además de éste, poseen prefijos y
sufijos. Es evidente por lo tanto, que la raíz es la base de todo vocablo.
Sobre la raíz se basa el verdadero sentido de la palabra, es decir su
principal sig-nificado, la idea que se quiere expresar con ella.
La raíz es la parte más antigua del vocablo. Y es lógico que así
sea, ya que todos ellos se han formado, agregando al principio y al
final del radical otras palabras. Por ejemplo: "inútil", "utilizar", "uti-
lidad".
Para agregar estos prefijos y sufijos, que han dado a la palabra otro
sentido diferente, hubo que tener una raíz a la que agregarlos. Es
evidente, pues, que la raíz de la palabra debió aparecer en el idioma
antes que aquellos apéndices. Y de ello se deduce que es más antigua
que los últimos. Ya sabemos que los prefijos y los sufijos no expresan
el sentido esencial del vocablo, sino que sólo agregan ciertos matices a
su significado. Estos detalles han aparecido con el correr del tiempo,
más tarde. Por ejemplo: "variaciones", "invariable", "variedad".
"Encuadernador", "encuadernación", etc.

¿CÓMO CRECEN DE UN SOLO RADICAL UNA GRAN CANTIDAD


DE PALABRAS DIFERENTES?

Ahora podemos imaginarnos de qué manera se formaron las


palabras. Primero aparecieron las raíces, luego se empezó a agregar
prefijos adelante y sufijos al final de ellas, y con este conjunto se
crearon palabras nuevas. En todos los idiomas existe una gran
cantidad de sufijos y prefijos y, debido a eso, de una sola raíz se
pueden formar muchísimas palabras nuevas, de acuerdo con el
significado de los prefijos y sufijos, que cambian el sentido del
vocablo. Así ha sucedido siempre con las raíces de todas las palabras y
sigue sucediendo hasta la fecha. Durante sus conversaciones la gente
agregaba, y agrega, a cada raíz, diferentes prefijos y sufijos. Eso se

PsiKolibro
hace siempre para explicar mejor una palabra, para darle un matiz que
la aclare más y la haga más comprensible para el oyente.
Pero eso no es todo. En algunos idiomas, como el ruso, no sólo se
agregan a la raíz prefijos y sufijos, sino que la misma raíz
experimenta una ligera modificación, siempre con el mismo fin de
aclarar más el sentido de la palabra.
Los radicales de muchísimas palabras rusas se someten a estos
cambios. Y también se modifican los prefijos y sufijos. Todo esto se
hace para dar mayor claridad a la conversación y giros más bellos a
las frases. El resultado es el siguiente: debido a los prefijos, sufijos y
modificaciones de las raíces, es posible formar con un solo radical
diez, veinte y, a veces, cien palabras nuevas, y más aún.
De esta manera ha aparecido una enorme cantidad de vocablos en
el idioma ruso, español, alemán y otros. Y cada palabra tiene su
significado peculiar, su matiz especial, su sentido determinado, que la
diferencia de otros vocablos.
Este es el efecto de los prefijos, sufijos y cambios en las raíces:
gracias a ellos se multiplica el caudal de palabras en los idiomas.

¿QUÉ SON RAÍCES, PREFIJOS Y SUFIJOS?

¿Qué son, después de todo, las raíces, prefijos y sufijos? Antaño


eran otras tantas palabras independientes. Y cada una de ellas tenía su
significado especial. Por ejemplo: "desbocamiento" consta de las
palabras: "des", "boca" y "miento". Años atrás este prefijo "des" era
una palabra, que tenía su propia raíz y representaba el centro, la
médula del vocablo.
En todos los idiomas que poseen prefijos y sufijos éstos tenían
antaño su propio significado.
Todos ellos tenían, y tienen, sus propias raíces.

PsiKolibro
¿DE DÓNDE Y CÓMO APARECEN LAS RAÍCES DE LAS
PALABRAS?

¿Qué procedencia tienen las raíces de las palabras? De eso ya


hablamos antes. Cada sonido, emitido por la garganta humana, puede
convertirse en la raíz de un vocablo. Por ejemplo, de muchas excla-
maciones comunes se han formado numerosas palabras. Estas
exclamaciones se escapan del pecho humano espontáneamente,
ocasionadas por el dolor, la alegría, el asombro o el miedo, y, luego, se
convierten en raíces de muchísimas palabras. Esto sigue sucediendo
actualmente también en el habla de todos los pueblos. Y ha sucedido
en todas las épocas. De esta manera, en base a las exclamaciones, se
ha creado gran cantidad de palabras nuevas, quedando las
interjecciones en calidad de raíces de aquéllas. A cada una de estas
raíces, paulatinamente, se le iban agregando prefijos y sufijos, quedan-
do ellas mismas como centro de muchas palabras.
De la misma manera se convirtieron en raíces de palabras sonidos
tales como "cu-cu", "mu", y otros. ¿Qué son éstos, en realidad? Son
simplemente onomatopeyas que imitan los sonidos emitidos por el
cuclillo, la vaca, etc. Esta clase de sonidos se convierten en raíces de
muchísimas palabras. Les sucedió lo mismo que a las exclamaciones
comunes y naturales. La gente, al hablar, empezó a agregarles prefijos
adelante y terminaciones al final. De este modo la imitación de los
sonidos dio origen a numerosas palabras tales como "cuclillo",
"mugido", y muchas otras.
En cualquier idioma existe una gran cantidad de sonidos, que ni
siquiera son humanos. Por ejemplo: "trueno", "tronar", hacen recordar
los sonidos de una tormenta eléctrica. ¿Acaso, durante la tormenta no
percibimos el sonido "trrrrr...? Tomemos otra palabra: "tambor". Hace
recordar el sonido de los palillos que golpean el cuero, estirado sobre
este instrumento y que suena como "tambor"... "tambor". La palabra
"zumbido" trae a la memoria el ruido emitido por algunos insectos.
Las palabras "gruñir", "aullar", también evocan los sonidos que perci-

PsiKolibro
bimos en la naturaleza. En todos los idiomas humanos hay una
infinidad de vocablos de esta índole. Y son parecidos en las lenguas de
diferentes pueblos, a pesar de que habiten las partes más distantes del
mundo. Se han creado estas palabras en todas partes del mismo modo,
porque el hombre trató de imitar los sonidos, oídos a su alrededor, con
ayuda de su boca y su garganta, esmerándose en representarlos bien.
Hay casos en que un pueblo, que vive en África, y otro, que habita
el suelo de Rusia, han creado vocablos casi idénticos para designar las
mismas cosas. Por ejemplo, la palabra rusa "colocol" (que significa
"campana"). Los indios norteamericanos, separados de Rusia por
miles de millas, dieron a este objeto el nombre de "cua-la-cua-lal".
Esta palabra, en su dialecto, suena casi igual como la palabra rusa
"colocol". En alemán la campana se llama "Glocke" y en francés
"cloche". Estos vocablos también tienen cierta semejanza con el ruso
"colocol".
¿Por qué se parecen entre sí? De dónde proviene esta semejanza.
Se debe a la onomatopeya. Los niños de corta edad llaman al cañón
"pu", imitando el sonido del disparo. Y muchos pueblos primitivos
llaman a esta arma "pupu". Muchos indígenas dan al trueno el nombre
de "bam". En éste también se nota la imitación del sonido producido
por el trueno.
Así, debido a la onomatopeya, aparecieron en los idiomas de
pueblos diferentes entre sí, muchas palabras parecidas. Claro está que
en la creación de dichos vocablos no hay nada de milagroso. Todo
resultó, y sigue resultando, por sí solo, de una manera simple y
natural. Se efectúa este fenómeno desde los tiempos más remotos. Se
explica, por lo tanto, cómo existen algunas raíces iguales en muchas
palabras de diferentes idiomas: se han creado a base de las
exclamaciones, gritos y onomatopeyas.
Sin embargo éste no es el único origen de las raíces de las
palabras. Algunas, simplemente, han aparecido por casualidad, pero
resultaron muy adecuadas para expresar una idea. A un hombre pudo
habérsele ocurrido, por casualidad, cierta raíz de una palabra, que

PsiKolibro
resultó muy apropiada. Otros hombres lo oyeron y les gustó; por eso
empezaron a emplearla, a su vez, y al pasar de boca en boca, se
asimiló y se arraigó en el uso de toda la tribu. Así, en la aparición de
las raíces, tampoco hay nada de sorprendente, ni milagroso. En este
caso también todo sucedió y sucede espontáneamente. En una palabra,
hay muchas y diferentes causas naturales, que originan la aparición de
las raíces. Su creación es muy natural y lógica. Luego, a las raíces,
empezaron a agregárseles siempre más y más prefijos y sufijos
diferentes, que daban siempre algún matiz nuevo a la palabra. De esta
manera de las raíces se crearon muchísimas palabras nuevas, en
cantidad tan enorme que ahora ya es imposible contarlas.

¿POR QUÉ Y CÓMO AUMENTA EN LOS IDIOMAS LA CANTIDAD


DE PALABRAS?

Actualmente también aparecen, casi a diario, palabras nuevas en


todas las lenguas. Todos nosotros formamos continuamente más y más
palabras nuevas, echando mano, para eso, a las raíces prefijos y sufijos
ya existentes. Algunas de estas palabras resultan muy adecuadas, por
lo que otras personas las guardan en su memoria y, en el momento
oportuno, las utilizan. De esta manera la palabra echa a correr y se
vuelve patrimonio de todo el pueblo. En cambio, hay palabras,
inventadas, que caen en el olvido, porque no agradan a sus
conciudadanos. Todo eso pasa desde los tiempos más remotos y sucede
de una manera muy natural. Nadie ha inventado, ni inventa ahora
ninguna palabra a propósito, ni lo hace especialmente para cada caso
determinado. A la creación de palabras nuevas se dedican todas las
personas, en general, y nadie lo hace ex profeso. En el mundo existen
muchos pueblos, cada uno de los cuales habla su propio idioma.
Usándolo en la vida cotidiana, suelen introducir cambios en las
palabras que emplean: les agregan algún prefijo o sufijo nuevo, o
pronuncian de manera nueva alguna de las letras que componen la

PsiKolibro
palabra, o ponen acento en otro lugar, o disponen las palabras de la
frase de un modo diferente y peculiar. Y todo eso surge espontánea y
naturalmente. Estos cambios se efectúan desde hace siglos, y siempre
ha sido así. Como resultado de estos cambios naturales aparecen
muchas variantes en los idiomas que hablan los diferentes pueblos y
las tribus.

PsiKolibro
Pueblos que al hablar,
emplean
solamente raíces

PsiKolibro
Es notable que existan en el mundo pueblos primitivos que, en su
lenguaje utilizan sólo raíces. Es decir que en sus respectivos idiomas
no existen los prefijos y sufijos, que se colocan al principio o al final
de las palabras, sino solamente raíces. Al hablar, ponen un radical a
continuación de otro, sin cambiarlos en nada, sin agregarles nada a su
terminación. Y no son sólo los salvajes los que hablan de este modo,
sino también algunos pueblos cultos, como por ejemplo los chinos. El
idioma consta solamente de raíces, que son invariables. Este idioma es
sumamente original: en él, cada palabra es una raíz aparte, que nunca
sufre ninguna alteración. Por ejemplo en chino "padre" es "fiú" y
madre "miú". Y estas palabras no cambian por medio de las
declinaciones, es decir, aunque los chinos quieran decir "del padre", o
"a la madre", u otra forma gramatical, siempre dirán "fiú" y "miú". La
palabra "padres" en chino es "fiú-miú"; tampoco ésta se modifica, ni
se declina. Hay en el idioma chino una palabra: "ta". ¿Qué significa
este vocablo? Tiene muchísimos significados diferentes. "Ta" quiere
decir en chino "grande", "grandeza", "gran cantidad", "aumentar".
Hay palabras que tienen doce a trece significados diferentes, que muy
a menudo, no tienen entre sí ninguna semejanza.
Entonces, ¿cómo pueden comprenderse los chinos uno al otro si
palabras que se pronuncian del mismo modo quieren decir cosas
completamente diferentes? Los chinos dan a cada palabra un sentido
distinto, de acuerdo con el lugar que ocupa en la conversación: según
la palabra a la que precede y a la que sigue.
De igual manera hablan los siameses y otros pueblos parecidos a
los chinos, que habitan la Indochina. Por ejemplo en el dialecto de una
de las tribus que viven en esa parte del mundo, existe la palabra "ba".

PsiKolibro
Según relata un explorador de dichas regiones, ha oído a un indígena
pronunciar esta palabra cuatro veces seguidas, pero con diferente
acento, de distinta manera y con tono variado. Decía: "ba-ba-ba-ba", o
"ba-a, bba- bbaa- baaaa". ¿Qué quiso decir con eso? Lo siguiente:
"Una mujer dio una bofetada a cada uno de los tres favoritos del rey".
Entre los siameses la palabra "ga" tiene tres significados, a saber:
"buscar", "peste" y "cinco". Todo depende de la manera de
pronunciarla y del lugar que ocupa en la frase.
Los chinos, al igual que los siameses, pueden pronunciar la misma
palabra de varias, hasta diez maneras diferentes. El sentido de la
palabra cambia, de acuerdo con el tono con que se pronuncia.
Damos, como ejemplo, una breve conversación entre dos siameses.
Uno de ellos pregunta al otro: ¿Kjay Kjay Kay Kjay na Kjay?. En
siamés esto quiere decir: ¿Acaso nadie vende huevos en esta ciudad?
El otro siamés le contesta:
-"Ja-nay-kjay fa-Kjay Kjay",
lo que significa:
-¡Cómo no! Pero el vendedor de huevos está enfermo hoy.
En castellano esta conversación consta de muchas palabras
distintas. En cambio, en siamés, se han empleado sólo seis vocablos,
que son: "Kjay", "Kay", "na"; "nay", "ja" y "fa". Pero estas seis
palabras están situadas en determinada forma y, de acuerdo con el
lugar que ocupan, tienen cada vez otro sentido. Además se pro-
nuncian, en cada caso, de una manera especial. Por eso tienen, en
cada giro, otro significado.
Por lo tanto, gracias a la disposición de las palabras y al modo
variado de pronunciarlas, los chinos y los siameses pueden expresar lo
que quieren aunque hablen empleando solamente radicales.
Los pueblos del mundo que hablan esta clase de idiomas suman
actualmente un total de más de mil millones de personas.

PsiKolibro
PUEBLOS QUE, EN SUS IDIOMAS, AGREGAN PREFIJOS A LAS
RAÍCES DE LAS PALABRAS, PERO SIN CAMBIARLAS NUNCA.

Hay en el mundo pueblos que hablan no sólo por medio de las


raíces. En estos idiomas las raíces de las palabras quedan siempre sin
cambiar, igual como en la lengua china, pero se les añaden algunos
prefijos o sufijos que cambian por completo el significado de la
palabra. Esto ocurre en el idioma turco. Por ejemplo: "soga" en turco
es "arcán", "de la soga", "arcanlar"; "en la soga", "arcanli"; "atar con
la soga", "arcanlá"; "la mejor soga", "arcanlik". Como se ve,
agregando a la palabra "arcán", que no es sino una raíz, diferentes
terminaciones ("lar", "lik", "la", "li") el turco puede expresar diversas
ideas. En un idioma como el turco, la parte esencial de la palabra es la
partícula que se añade al radical.
Tomemos otro ejemplo: en turco "cuaderno" es "tefter"; "mi
cuaderno" "tefterim"; mis cuadernos", "tefterlerim", "en mi cuaderno",
"tefterimde". Es evidente que la parte principal de la palabra es la
terminación. Hay en el idioma turco una enorme cantidad de estas
partículas y cada una de ellas cambia el sentido de la palabra de
manera especial. Las palabras siempre se unen indisolublemente a
estos sufijos. Los turcos, en su conversación, prestan atención, ante
todo, a la palabra misma, es decir, a la raíz, y luego a la terminación.
Esta sirve como explicación de la palabra a la que se añade.
¿Qué son estos apéndices? En su tiempo también han sido otras
tantas palabras, y cada uno de ellos tenía y sigue teniendo su propio
radical. Pero, con el correr de los años, poco a poco, la gente se olvidó
de que aquellos sufijos eran vocablos independientes y se acostumbró
a considerarlos simplemente como terminaciones de palabras, como
complementos auxiliares para la mejor interpretación de otros vo-
cablos.
Muchos idiomas se parecen, en este sentido, al turco. Hablan
idiomas de esta índole los siguientes pueblos: turcos, húngaros,
yacutes, kirgises, finlandeses y otros muchos pueblos y tribus.

PsiKolibro
PUEBLOS QUE, EN SU LENGUA, UNEN VARIAS PALABRAS EN UNA SOLA.

En los idiomas de algunos pueblos se suele unir unas cuantas


palabras en una sola de manera tan completa que resulta difícil
distinguirlas. Por ejemplo los indios de la tribu delaware llaman a la
plata "piedra blanca". En su idioma "blanco" es "opik" y "piedra",
"assuun"; pero a la plata la designan con el nombre de "opossuun" (y
no "opik-asuun"). Se ve, pues, que de dos palabras se ha formado una
sola, pero más corta y, al crearla, los indios omitieron dos sonidos que
son: "ik" y "a".
En la América del Norte vive una tribu, la de los algonkinos. Para
decir en su idioma "tráeme un bote", dicen: "nadjolinim". Para
expresar esta misma idea nosotros usamos tres palabras, mientras que
los algonkinos emplean una sola. Pero, en realidad, no es una palabra,
sino tres unidas estrechamente entre sí. La primera de estas palabras
es "naten", que significa "dame"; la segunda es "amojol", que quiere
decir "bote"; y la tercera es "nin", que significa "a nosotros". Todos
son vocablos diferentes, pero, de primera intención, no se puede
reconocer que la palabra "nadjolinim" se ha formado de tres vocablos
(naten, amojol y nin). Al crear una palabra nueva, uniendo esas tres,
han omitido algunas de sus letras.
A veces los indios suelen unir muchas palabras en una sola. Por
ejemplo, hay en el dialecto de la tribu de los iroqueses una palabra
"vinitavtigeginaliscavlungtanab-neletisesti".
Este vocablo consta de cuarentiuna letras.
El significado que tiene es el siguiente: "ellos llegarán en este
momento, hacia el final, con sus demostraciones de benevolencia
hacia ti y hacia mí."
Para expresar esta idea en castellano es menester emplear veinte
palabras, mientras que los indios "iroqueses" usan, con el mismo fin,
una sola palabra larga, compuesta de muchos vocablos, unidos entre sí

PsiKolibro
indisolublemente. Al separar cada palabra, no sonaría de la misma
manera, que en unión con las otras.
A nosotros nos parece inconcebible: ¿cómo se puede hablar,
fundiendo entre sí las palabras de la manera arriba mencionada? En
cambio un indio no puede comprender cómo se puede conversar sin
fusionar entre sí las palabras. Les parece que, si no unieran las
palabras, la conversación resultaría demasiado larga, dando mucho
trabajo a la lengua.
Los habitantes de Groenlandia hablan de la misma manera que los
indios, de los que acabamos de hablar. Por ejemplo, si quieren decir:
"toma esta pipa, llénala de tabaco y dámela", dicen: "aggleki-
guartorasuarinarpok". Esta palabra tan larga también está compuesta
de varias, estrechamente unidas entre sí, según la usanza de la lengua
que se habla en Groenlandia.

PUEBLOS QUE MODIFICAN TANTO LAS RAÍCES, COMO LAS


TERMINACIONES DE LAS PALABRAS, DE ACUERDO CON LO
QUE QUIEREN EXPRESAR.

Son muchos los pueblos que suelen unir entre sí palabras sueltas,
de la misma manera como lo hacen los indios iroqueses y algonkinos,
los groenlandeses y otros. En el idioma ruso no existe ni jamás ha
existido, la costumbre de juntar varias palabras para formar una sola,
abreviándolas. Tampoco se hace eso en el alemán, francés, italiano,
español, inglés, griego, latín, armenio, iranio y sánscrito.1 Los

1 El latín es el idioma que hablaban los habitantes de la actual Italia, hace mil
quinientos años, o quizás más aún. Hoy en día los italianos no lo hablan y este
idioma cayó en desuso, quedando sólo en los textos clásicos y en los libros de
oraciones del credo católico. La lengua irania fue hablada desde hace más de
mil años por algunos pueblos, que habitaban el suelo de Persia (llamada
también Irán). El sánscrito es el hindú antiguo. No lo habla actualmente
ningún pueblo, lo mismo que el latín.

PsiKolibro
pueblos que hablan dichas lenguas se arreglan de otra manera. No
unen entre sí palabras sueltas para formar una sola, ni usan solamente
los radicales. Lo que más les facilita la expresión de sus ideas es la
costumbre de modificar las raíces de las palabras y, además cambiar
sus terminaciones, añadir a los radicales, al principio y al final,
diferentes prefijos y sufijos, fusionándolos estrechamente al radical, de
manera que cada palabra parece estar tallada en un solo bloque, hasta
tal punto que resulta difícil distinguir cuál es la raíz y cuáles son sus
prefijos y sufijos. Por ejemplo: el vocablo "hazmerreír", que se usa
como uno solo, consta de tres diferentes, a saber: "hacer, reír, a mí",
que al unirse sufrieron ciertas modificaciones. Se podría citar muchos
ejemplos semejantes de todos los idiomas europeos.
Mas no sucede lo mismo en el idioma turco. En los vocablos de
esta lengua el radical queda siempre inalterable; es fácil separarlo de
los prefijos y sufijos porque salta a la vista.
En cuanto al chino, cada palabra es una raíz, a la que nunca se
añade ninguna clase de partículas.
Vemos, por lo tanto, que las lenguas se diferencian mucho entre sí.
Las hay que constan de radicales solamente; hay otras, cuyas palabras
están formadas por raíces unidas a los prefijos y sufijos; y hay también
idiomas (como el ruso y muchos otros) en cuyos vocablos varían tanto
los radicales, como los prefijos y las terminaciones para lograr
diferentes matices
Las lenguas están construídas cada una de modo distinto. Cada
tribu y cada pueblo tiene sus costumbres y hábitos particulares, su
manera propia de formar palabras y su modo peculiar para hacer de
éstas un conjunto, empleándolas en la conversación.

PsiKolibro
¿CÓMO PASAN ALGUNAS PALABRAS DE UN IDIOMA AL
OTRO?

Desde los tiempos más remotos los pueblos y tribus de diferente


clase tuvieron contacto entre sí. A veces, hacen intercambio
comercial, otras veces se atacan mutuamente, se declaran en guerra y
triunfan los unos sobre los otros Hay épocas en que pueblos vecinos
viven en paz, van juntos a la caza y contraen matrimonios entre ellos.
Debido a las relaciones que traban entre sí los pueblos, penetran
muchas palabras de sus respectivas lenguas. En cada idioma siempre
hay numerosas palabras extranjeras. Al pasar de una nación a otra, el
vocablo cambia paulatinamente, pues, por falta de costumbre, uno no
siempre puede pronunciar correctamente el vocablo de un idioma
extranjero. Por ejemplo: en ruso "recibo" se llama "quitancia", porque
es la adaptación de la palabra francesa "quittence". Los franceses la
pronuncian de un modo completamente distinto, emitiendo un sonido
nasal, muy peculiar, que no existe en el idioma ruso.
No todos los rusos pueden pronunciar cualquier palabra extranjera.
Tal vez, sea porque su lengua no está acostumbrada a moverse en la
boca como la de un francés, o quizá porque la constitución de su boca
y sus labios no son exactamente idénticos a los de un extranjero.
Algunos pueblos, por ejemplo los alemanes, no pueden pronunciar la
letra "ye", y en su lugar dicen "sch".
Algunos indios no pueden pronunciar la letra "p", dicen "b". Un
cura católico trató de enseñar a los mejicanos la oración "Padre
Nuestro" en latín, que empieza con las palabras: "Pater Noster". Por
más que se empeñaran los indios en repetir estas palabras
correctamente, no lograban hacerlo; siempre les resultaba "bajtl nojtl".

PsiKolibro
Cada idioma tiene sus propias letras y sonidos. En el idioma ruso hay
treinta y cuatro; en el alemán y el francés, menos; en el griego y el
latín, menos aún. En la lengua de los salvajes polinesios, que viven en
las islas de Océano Pacífico, hay sólo ocho sonidos. La misma
cantidad de sonidos contiene el idioma de los indígenas australianos.
No hay que asombrarse, pues, de que, pasando de un pueblo a otro, las
palabras se modifiquen en cada país a su manera.
Ningún idioma puede prescindir de vocablos extranjeros. Y la
cantidad de éstos va siempre en aumento, aunque gradualmente.
Algunas palabras pasan de un pueblo a otro, de éste al tercero, al
cuarto, quinto, décimo, etc. Hay palabras que han dado la vuelta al
mundo y se las encuentra en las lenguas de casi todas las naciones
aunque algo transformadas. Por ejemplo: la palabra griega Cristos que
significa "Ungido del Señor". Se puede oír en cualquier parte del
mundo, donde haya, aunque sea, un solo cristiano o un misionero, que
se dedica a implantar el cristianismo. Además de ésta, hay muchas
otras palabras, que se han incorporado a los idiomas de muchísimos
pueblos.
En el idioma ruso hay gran cantidad de palabras extranjeras, que
han entrado en el uso diario y se han arraigado tanto que la gente ni se
acuerda de su origen. Entre ellas figuran vocablos griegos, latinos,
franceses, tártaros, ingleses, holandeses, polacos, suecos, fineses,
alemanes, árabes, hebreos e, inclusive, indios y de muchos otros
pueblos y tribus. Por ejemplo, la palabra "sájar" (azúcar) es árabe,
"caftán", "casac", "tafetá", son palabras tártaras; "zar" (césar) es
latina; "monarca", "liturgia", son griegas, "sábado", es hebrea antigua;
"chocolate", "cacao", "tomate", son palabras de los indios mejicanos;
el vocablo "quinina", procede del Perú; "hamaca", "huracán", son
palabras de los indígenas de la isla de Haití. Las palabras alemanas y
francesas transplantadas (injertadas) en el idioma ruso se cuentan por
centenares. Sin embargo, siempre se puede distinguir un vocablo del
propio idioma, aunque, a veces, no es nada fácil hacerlo.

PsiKolibro
EN DIFERENTES IDIOMAS, HABLADOS POR PUEBLOS
DISTINTOS, SE ENCUENTRAN PALABRAS QUE TIENEN SU
ORIGEN EN LAS MISMAS RAÍCES.

A veces se encuentran, en diferentes idiomas, palabras muy


parecidas entre sí, que, sin embargo, no fueron transmitidas de un
pueblo al otro, sino que se han formado de raíces idénticas. El hecho
es que, aunque diferentes naciones hablan idiomas distintos, las raíces
de múltiples palabras que los componen son frecuentemente iguales.
Tomemos como ejemplo la palabra rusa "brat" (hermano). Es una
palabra genuinamente rusa, que dió origen a muchos vocablos
compuestos. Sin embargo, lejos, muy lejos de Rusia, en Asia, hay dos
países, India y Persia, en cuyos idiomas hay una palabra "bratar", que
suena casi igual a la rusa "brat". En el hindú antiguo y en el persa
antiguo "bratar" significa hermano. En esa palabra, tanto como en la
rusa, el radical es el mismo. Y en dichos idiomas, de este radical,
también se han formado numerosas palabras.
Lo más notable es que el vocablo "brat" no fue introducido en esas
lenguas desde el extranjero, sino que fue heredado de sus propios
antepasados, abuelos, bisabuelos y tatarabuelos, es decir de las per-
sonas de la misma sangre, que han vivido siglos atrás, en tiempos
remotísimos. La prueba es que la palabra "bratar" se encuentra en
antiquísimos libros hindúes y persas, que fueron escritos en la época
en que no existían aún en el mundo ni el alemán, francés o ruso, ni el
griego, latín, armenio, etc. Por lo tanto, la palabra "brat" pudo haber
llegado a esos idiomas sólo de otros más antiguos aún. Es indudable
que esa fue, precisamente, su procedencia.
Ello ya se ha comprobado con exactitud y seguridad, del modo
siguiente:
Los sabios han efectuado una labor monumental y sumamente
difícil. Han anotado (y siguen anotando hasta la fecha) todas las

PsiKolibro
palabras de las que constan los idiomas que existen actualmente y que
hayan existido en el mundo en alguna época. Con estos vocablos los
hombres de ciencia hacen diccionarios especiales para cada lengua.
Luego comparan entre sí las palabras de diferentes idiomas y dialec-
tos. Prestan atención a los vocablos que tienen bases (es decir raíces)
iguales y distintas. Es un trabajo muy difícil, que requiere una gran
inteligencia, sabiduría, talento, imaginación, constancia y atención. Y
sólo debido a esos sabios, que emplearon tal procedimiento, se
llegaron a descubrir los radicales de muchas palabras. Del mismo
modo se supo la historia de cada vocablo, es decir se aclaró cómo se
solía pronunciar antiguamente y cómo se pronuncia ahora, el sentido
que tenía siglos atrás y el que tiene actualmente y qué cambios ha
experimentado dicha palabra con el correr de los años. De esta manera
los sabios descubrieron que la palabra "brat" también era genuina en
la lengua sánscrita (hindú antiguo) e irania (persa antiguo). Esta
misma palabra existe en los idiomas de muchos pueblos, aunque cada
uno la pronuncia de manera un poco diferente.
Es interesante observar qué cambios ha experimentado este
vocablo en las lenguas de los distintos pueblos. Por ejemplo, en
alemán moderno "hermano" es "bruder"; en griego, "freter"; en latín,
"frater"; en francés, "frere"; en celta,2 "bratir"; en alemán antiguo,
"brotar"; en lituano, "broterelis". Tomemos la palabra rusa "doch"
(hija). En sánscrito es "dugitar"; en persa antiguo "dugda"; en
armenio, "douster"; en griego, "tugater"; en alemán antiguo,
"daujtar"; en alemán moderno, "tojter"; en lituano, "ducte"; en inglés,
"daughter". En todas estas palabras se nota el parentesco mutuo, a

2 Los celtas eran un pueblo antiguo, que habitaba, mil o mil quinientos años
ha, el suelo de la actual Francia, Inglaterra y algunos otros países. Los
descendientes de este pueblo existen hasta la fecha, aunque se han mezclado
con otros. Hablan también ahora una lengua que procede de la antigua céltica.
Estos pueblos son los habitantes de Gales (Inglaterra) y de Irlanda. También se
conservan aún en Bretaña (norte de Francia) y en Galicia (España).

PsiKolibro
pesar de que suenan de manera algo diferente en los idiomas de
distintos pueblos.
Lo mismo sucedió con la palabra "mat" (madre en ruso). En
sánscrito y en persa antiguo madre se llamaba "matar"; en griego,
"meter"; en latín, "mater"; en céltico, "matir"; en alemán antiguo,
"muotar"; en alemán moderno, "Mutter"; en armenio "mair"; en
francés, "mère"; en lituano, "mote"; en español, "madre". Viuda, en
ruso, es "vdová"; en italiano, "vedova"; en hindú antiguo, "vidava"; en
alemán, "witve"; en francés, "veuve". Se podría citar un sinnúmero de
ejemplos sobre las semejanzas de palabras de diferentes idiomas.
Estos ejemplos demuestran que algunos vocablos que suenan casi
igual pertenecen a lenguas de distintos pueblos, que viven, a veces, a
una distancia muy considerable los unos de los otros.
Por ejemplo: Rusia, Francia, Alemania, Italia, están lejos de India
o Persia. Tampoco se encuentran cerca de Grecia. A pesar de eso, hay
muchas palabras parecidas en los idiomas siguientes: griego, latín,
ruso (y otras lenguas eslavas), francés, español, italiano, alemán,
inglés, celta, lituano, armenio, persa antiguo, hindú antiguo. Son
pueblos diferentes, hablan idiomas distintos, viven muy lejos unos de
otros, y, a pesar de todo, tienen en sus respectivas lenguas muchísimas
palabras comunes.
Y no sólo palabras iguales, sino también raíces iguales. Este
hecho es lo más sorprendente. Por ejemplo: en todos los idiomas, la
raíz "da" significa "dar"; la raíz "id" significa "ir"; "har" "her", quiere
decir "arder", etc. Se podría contar más de mil radicales semejantes de
esta clase en las lenguas de diferentes naciones. Y no sólo las raíces de
las palabras tienen semejanza entre sí, sino que también la tienen en
diversos idiomas algunos giros de las frases, es decir la manera de
disponer las palabras al hablar.
Este hecho es más asombroso aún. ¿De dónde proviene esta
semejanza? ¿Será pura casualidad? ¿Cómo se explica que en idiomas
de diferentes pueblos haya una cantidad tan grande de raíces parecidas
y de giros de frases idénticos?

PsiKolibro
No es pura casualidad, ni mucho menos. Este fenómeno tiene una
explicación muy sencilla. El parecido entre los radicales de las
palabras y los giros de las frases existe porque aquellas lenguas tienen
un parentesco común. La causa reside en esto y no en la casualidad.
Ya sabemos que la raíz de una palabra es su parte más antigua, la que
le da su significado principal, y que en alguna época remota ha sido
una palabra independiente.
¿Cuándo ocurrió eso? Hace mucho, muchísimo tiempo, cuando la
gente, al hablar, empleaba palabras cortas, que eran cada una un
radical puro, sin prefijos, sufijos, ni modificaciones. Si en el idioma de
un pueblo determinado existen ciertas raíces de palabras, esto sirve
para probar que, antaño, los antepasados de este pueblo, al hablar,
usaban tales raíces. Si las mismas raíces se encuentran en la lengua de
otro pueblo, quiere decir que los antepasados de este último también
hablaban por medio de las mismas palabras-raíces. Si existen en el
idioma de algún otro pueblo, no cabe la menor duda de que sus
tatarabuelos igualmente las solían usar en sus conversaciones.
El parentesco entre los idiomas sirve de prueba del parentesco
entre los pueblos que los hablan. Si en aquella época remotísima, los
pueblos no hubieran tenido parentesco entre sí, seguramente hablarían
lenguas diferentes. Por lo tanto, en un caso así, los radicales de las
palabras de sus respectivos idiomas serían todos diferentes. Y,
lógicamente, en dichas lenguas no existiría un número tan conside-
rable de raíces y de giros tan parecidos entre sí.
Resulta, pues, que los antepasados de los griegos, italianos,
franceses, rusos, alemanes, lituanos, irlandeses, persas e hindúes,
todos hablaban en una época remota usando los mismos radicales, es
decir, el mismo idioma.
O, mejor dicho, todos los pueblos arriba mencionados proceden de
antepasados que hablaban el mismo idioma. Lo que significa que
todos ellos son parientes entre sí, por el idioma, y es de suponer que
todos tienen antepasados comunes.

PsiKolibro
¿CÓMO, POR QUÉ Y DE DÓNDE APARECEN IDIOMAS NUEVOS
EN EL MUNDO?

El acento varía, de acuerdo con la persona y el lugar que ésta


habita. Por ejemplo, en todo el territorio de Rusia (que es sumamente
vasto) se habla el mismo idioma, pero casi en cada provincia se
pronuncian las palabras con su acento particular. A pesar de que todos
los habitantes del país son de la misma raza y hablan la misma
lengua, en diferentes parajes se introducen en ella muchos cambios.
Se inventan y ponen en circulación nuevos vocablos, que arraigan en
ciertas provincias, hasta el punto de que los habitantes de las demás
no los entienden. Los rusos del norte casi no comprenden a los del sur
(los ucranianos). Menos aún pueden entender a los polacos, o a los
checos. El hecho más interesante es que, antiguamente existía mucha
mayor semejanza que ahora entre las lenguas rusa, ucraniana,
búlgara, polaca y checa. En los respectivos idiomas de estos pueblos
hubo mucho más palabras iguales que ahora y los giros de las frases
tenían mayor parecido entre sí. Esto se nota en los libros antiguos,
escritos centenares de años atrás en esos idiomas.
Es sabido que la lengua antigua de cualquier país se parece muy
poco a la que se habla actualmente en el mismo territorio. Por
ejemplo, siglos atrás, los rusos hablaban y escribían un idioma que
ahora se conserva sólo en los libros de oraciones del rito cristiano
ortodoxo. Estos libros fueron introducidos en Rusia desde Bulgaria.
Hace unos novecientos años los búlgaros hablaban el idioma en que
están escritos aquellos libros. Ahora ya no lo habla nadie, sino

PsiKolibro
solamente para los libros de rezos. Mas, antiguamente, los rusos y los
búlgaros hablaban lenguas muy parecidas. Eso fue hace unos mil años
atrás. En este lapso el idioma ruso sufrió cambios tan considerables
que, ahora los búlgaros y los rusos, hablando cada uno su idioma, no
se entienden. Y esta alteración se efectuó paulatinamente sin que la
notaran los mismos interesados.
Resulta, pues, que los cambios en los diferentes idiomas se operan
continuamente, de una manera imperceptible, pero al fin de cuentas,
las lenguas se alejan siempre más y más las unas de las otras,
terminando por perder toda semejanza entre sí.
¿Hasta dónde pueden llegar estos cambios? No tienen límite. A
pesar de que las alteraciones en los idiomas se efectúan muy
lentamente, pueden llegar muy lejos, tan lejos que, en diferentes
regiones, con el correr de los años, de un solo idioma pueden surgir
dos y, a veces, más, completamente distintos. De esta manera han
derivado, y siguen derivando, unas lenguas de las otras. Diferentes
acentos, poco a poco, dan origen a diferentes dialectos. Estos se
convierten, paulatinamente, en otras tantas lenguas. El parecido entre
ellas disminuye siempre más y más, hasta que, al final, es muy difícil
reconocer su parentesco. Y eso no por las palabras, sino por las raíces
y por los giros de las frases, que se parecen entre sí. Sin embargo,
tanto estos últimos, como la manera de pronunciar palabras, cambian
continuamente.
Hay otras circunstancias que contribuyen al intercambio de los
idiomas, y son las siguientes: pueblos y gente de razas distintas viven
unos al lado de otros. Las personas de una raza, muy a menudo, se
unen en matrimonio con las de otra, mezclándose consanguíneamente.
Por otra parte, diferentes tribus y pueblos pelean entre sí, venciendo
unos a otros por medio de las armas. La consecuencia de todo esto es,
y siempre ha sido, la mezcla entre los pueblos, lo que da pábulo a los
cambios que experimentan sus respectivas lenguas. Además, los
pueblos suelen aprender oficios de los otros e incorporar, mutuamente,
sus inventos, con los cuales pasan los términos técnicos que sirven

PsiKolibro
para designarlos. Así, pues, ya vemos, sin lugar a dudas, que ninguno
de los idiomas que habla un pueblo cualquiera del mundo, ha sido y
será siempre tal como es actualmente. Antiguamente no era, ni por
asomo, exactamente igual al que se habla ahora, y en el futuro,
seguramente, cambiará mucho.
Cambios muy considerables se han efectuado no sólo en el idioma
ruso, sino también en todos los demás, que existen y han existido en el
mundo. Esto es válido por igual para las lenguas francesa, alemana,
hindú, inglesa, y, en general, para todas. Por ejemplo: el italiano
moderno no es igual al latín; y, sin embargo, ha derivado de este
último, mezclado con algunos otros idiomas antiguos. El idioma
hindú, que se habla actualmente, no se parece al antiguo sánscrito, a
pesar de que procede de éste.
De esta manera cambian todas las lenguas, inclusive las que
hablan distintas razas salvajes. Estas cambian más rápidamente aún
que las de los pueblos cultos, porque aquellos son menos numerosos
que éstos. A veces los idiomas de los salvajes experimentan cambios
en un lapso muy corto. Por ejemplo: en América y en África, entre las
tribus pequeñas, la lengua, a veces, cambia en cien y hasta en
cincuenta años. Vive una tribu pequeña de indios sudamericanos en
un paraje lleno de selvas vírgenes. Llevan una vida nómade y forman
poblaciones reducidas. Los bosques allí son inmensos y en ellos vive
poca gente, de manera que una tribu muchas veces pasa decenas de
años sin ver a los representantes de otra. Cada tribu vive aislada de las
demás. En su vida cotidiana los indios suelen inventar palabras
nuevas para designar con ellas cosas nuevas. Cuando empiezan a
usarlas, poco a poco, olvidan las viejas. Debido a eso, la lengua que
hablan cambia. Por lo tanto, casi cada poblado habla su propio
idioma, que no entienden los habitantes de otra aldea, aunque sea cer-
cana. Son todos de la misma raza, pero no se entienden, porque
hablan lenguas diferentes, que han dejado de parecerse en un lapso
relativamente corto.

PsiKolibro
Pero esto ocurre sólo con los idiomas de los pueblos que no son
nada numerosos y no puede acontecer nunca entre los grandes. Si son
muchas las personas que hablan determinado idioma, éste no variará
muy pronto. Si la gente que forma una nación habita un territorio
vasto y tiene relaciones estrechas entre sí, estas circunstancias también
dificultan los cambios muy rápidos en el idioma que hablan. Sin
embargo, los cambios se efectúan en todas partes, en todas las len-
guas, En algún punto de la tierra se hacen con más rapidez, en otro
más lentamente, pero siguen avanzando siempre y no pueden
detenerse. Así fue siempre y seguirá siendo eternamente.
A medida que se acumulan los cambios, aparecen en el mundo
idiomas nuevos y desaparecen los antiguos.

¿CÓMO Y POR QUÉ DESAPARECEN DE LA FAZ DE LA TIERRA


LAS LENGUAS ANTIGUAS Y LA GENTE DEJA DE HABLARLAS?

Sucede a menudo que los idiomas antiguos desaparecen por


completo de la faz de la tierra. Y, sin embargo, en cierta época los
hablaron millones de personas. Pero, luego, dejaron de utilizarlos. Y
en lugar de la lengua antigua apareció una nueva, completamente
distinta. Hay una enorme cantidad de esta clase de idiomas muertos;
son incontables. El único rastro que queda de ellos son algunos libros
o inscripciones murales, que casi nadie puede entender. Entre las
lenguas muertas se puede mencionar; el eslavo antiguo, el sánscrito, el
persa antiguo, el alemán antiguo, el latín. Y todos estos idiomas
desaparecieron en un lapso de unos mil a mil quinientos años.
¿Qué quiere decir que tal o cual lengua desapareció de la faz de la
tierra? Eso significa que la gente, poco a poco, dejó de hablarla. ¿Por
qué? Porque, paulatinamente han aparecido palabras y giros más
adecuados que resultaban más convenientes para la expresión de las
ideas y sentimientos humanos. Y que, poco a poco, han sustituido las

PsiKolibro
palabras y giros más viejos. Esto sigue sucediendo también ahora;
siempre se efectúa paulatinamente y jamás de golpe.
Si los idiomas pueden desaparecer en sólo mil años, ¿cuál no será
el cambio que pueden experimentar en diez, veinte o cien mil años?3

¿DE QUÉ MODO DIFERENTES IDIOMAS PUEDEN PROBAR LA


INFINITA ANTIGÜEDAD DEL GÉNERO HUMANO?

¿Cuántos años atrás los hombres que habitaban la tierra llevaban


una vida puramente animal? Eso fue, por lo menos, centenares de
miles de años antes de nuestra era. Se puede reconocer la edad vetusta
del género humano con ayuda de sus lenguas. Se procede de la
siguiente manera:
Ante todo, conviene averiguar con precisión ¿cuántos años hace
que existe el idioma que hablamos? Es fácil comprobarlo, estudiando
los libros antiguos que se encuentran en los Museos y Bibliotecas
Nacionales. Los libros rusos, que datan de novecientos años atrás,
están escritos en el idioma eslavo antiguo, que no se habla en Rusia
actualmente. Durante esos novecientos años el idioma ruso ha cambia-
do mucho, aparecieron palabras nuevas, que han sustituído a las
antiguas; también han variado los giros de las frases, las maneras de
expresar las ideas y los sentimientos. Es evidente que el cambio que
experimentó la lengua rusa en novecientos años es considerable.
Del mismo modo ha cambiado también el idioma italiano. Ahora
hay un refrán italiano que reza: "ci va piano, va sano". Y hace mil o
mil quinientos años, los italianos que vivían en aquella época,

3 Ahora está demostrado y comprobado, sin ningún lugar a dudas, que el


género humano existe en la Tierra desde hace muchas decenas o quizá
centenares de miles de años. El modo en que fue comprobado este hecho lo
describo en mi libro titulado: "El Origen del Hombre".

PsiKolibro
expresaban la misma idea del modo siguiente: "qui vadit planum,
vadit sanum" (lo que significa: quien va despacio, va sano). Salta a la
vista que en el lapso de mil o mil quinientos años la lengua italiana ha
cambiado mucho. Otro tanto sucedió con los demás idiomas.
Muchos miles de años atrás no había en la tierra ni rusos, ni
alemanes, ni franceses, ni griegos, ni latinos, ni hindúes, ni persas;
existían, en cambio, otros pueblos distintos. Habitaban un país cuyos
pobladores hablaban todos el mismo idioma. Con el correr de los años
aquel pueblo se ha multiplicado hasta tal punto que no cabía más en
su territorio. Entonces muchas personas empezaron a trasladarse de su
patria a otros países. Se fue cada cual a donde quiso y donde le pareció
más conveniente. Iban personas aisladas y también familias enteras y
grandes muchedumbres. Muchas veces, se alejaban de su patria,
internándose en otros países.
Al principio, los inmigrantes, viviendo en países extranjeros,
seguían hablando su idioma, que habían heredado de sus padres. Pero
las condiciones de la vida en un lugar nuevo, muchas veces, obligan a
llevar una clase de vida distinta de la que uno está acostumbrado; se
encuentra uno con gente nueva, de la que aprende algo desconocido
hasta entonces. A consecuencia de eso se aprenden palabras nuevas y,
a veces, se inventan algunas, para designar las cosas y hacerse
entender con más facilidad. Ya sabemos que, con el correr de los años,
un idioma cambia. En la lengua que seguían hablando entre sí los
recién llegados al país, empezaron a introducir siempre más y más
palabras nuevas. Poco a poco su caudal iba en aumento. Luego,
pasando de boca en boca, las nuevas palabras se sumaban a las ya
existentes que hablaban los habitantes desde siglos atrás, habiéndolo
aprendido de sus abuelos. Por otra parte, también las palabras
genuinas de la lengua, durante un período muy largo, iban sufriendo
modificaciones, es decir que las personas las pronunciaban, poco a
poco, de manera diferente. Y es lógico que así fuera, pues las circuns-
tancias de la vida varían constantemente y las nuevas condiciones
influyen no solo en el cambio de los idiomas, sino en la constitución

PsiKolibro
de la gente, en la formación de su boca y su nariz,4 lo que, a su vez,
modifica su manera de pronunciar las palabras.
La gente no se daba cuenta de lo que hacía al pronunciar ciertos
vocablos de una manera y no de otra. Pero el hecho es que, con eso,
efectuaban una labor formidable: gracias a ellos se acumulaban, y
siguen acumulando, cambios muy importantes en el idioma materno.
Esto se hace poco a poco, sin que nadie lo note, pero el cambio tiene
lugar continuamente. ¿Qué es lo que resulta de estos cambios, de la
agregación de palabras nuevas y de la distinta pronunciación de las
viejas? Resulta que la lengua empleada por los inmigrantes en su
patria, paulatinamente, deja de ser exactamente la de antes, porque
cambia siempre más y más. A pesar de que los cambios se han
efectuado muy, muy lentamente, siguen realizándose. Actualmente
también se está efectuando este proceso en las lenguas de todos los
pueblos del mundo. Además, algunas palabras viejas, con el correr de
los años, sencillamente se olvidaban, lo que ocurre igualmente ahora.
Poco a poco cayeron en desuso muchísimos vocablos viejos; hay casos
también en que, aun conservándolos, se les asigna otro significado.
Las palabras olvidadas se sustituyen por otras nuevas, más adecuadas
a las circunstancias. Empero, no siempre las palabras nuevas se
arraigan en el idioma. Ahora mismo, muy a menudo, alguna palabra
nueva no se usa más que en alguna comarca de dimensiones reduci-
das.
De este modo aparecen lenguas nuevas en el mundo. Todo
empieza con variantes pequeñas, apenas perceptibles: la pro-
nunciación distinta de diferentes vocablos.
Los cambios importantes en un idioma requieren muchísimo
tiempo. Cuanto más grandes son las modificaciones, tanto más tiempo
debe transcurrir para que se efectúen. ¿Cuánto tiempo se necesita para
que una lengua se convierta en otra, completamente diferente?

4 En eso desempeñan un papel importante las condiciones climatéricas: una


persona que procede de un país de clima templado, al radicarse en un paraje

PsiKolibro
Veamos. Ya hemos dicho que en muchos idiomas diferentes los
radicales de numerosas palabras son iguales y los giros de las frases,
en algunas ocasiones, son muy parecidos entre sí. Las lenguas en las
que se ha observado eso, comprobándose el hecho con entera
exactitud, son las siguientes: las eslavas, germanas, iranias, armenia,
griega, latín, céltica, lituana y sánscrita. Todos estos idiomas se
denominan arios. La semejanza entre todos ellos sirve para probar que
entre éstos existe un parentesco, es decir, que todos proceden de un
solo idioma, que ha existido siglos atrás, y que es el ario. Lo habló
antaño un pueblo, que fue denominado ario.
¿Cuánto tiempo se necesitó para que de ese idioma antiguo
derivaran muchísimos nuevos?
¿Cuántos años pasarán hasta que ningún ser humano que vive
sobre la tierra, hable ninguna de las lenguas existentes hoy en día?
Este período hay que calcularlo, por parte baja, en muchos millares
de años. Durante mil o mil quinientos años un idioma humano no
puede cambiar hasta el punto de que de él derive otro, completamente
diferente. El cambio que se efectúa en una lengua durante mil años no
es tan considerable como el que se hace en un lapso mucho más largo.
Tomemos, por ejemplo un libro, escrito en eslavo antiguo, hace
novecientos años. Un ruso de nuestra época puede leerlo y entender
algo, aunque con gran dificultad. Pero para un italiano de hoy en día
es mucho más difícil comprender un libro escrito en latín, porque este
idioma es más antiguo que el ruso. ¿Podemos comprender un libro
escrito en griego o en hindú? Claro que no. La semejanza entre estas
lenguas y las modernas ha desaparecido casi por completo. Es
evidente que debe de haber transcurrido muchísimo tiempo para que
los idiomas de la misma procedencia llegaran a diferenciarse tanto
entre sí. El mismo hecho de que haya desaparecido la semejanza entre
ellos sirve para probar que existen desde hace mucho, muchísimo
tiempo. Por lo menos muchos miles, y tal vez decenas de miles de

frío, se resfría a menudo, lo que dificulta su pronunciación.

PsiKolibro
años. Es indudable, por lo tanto, que los hombres que solían hablar
aquellas lenguas, han vivido en el mundo otros tantos años atrás. De
eso se desprende que el género humano existe en la tierra, por lo
menos, decenas de miles de años. Esto se comprueba también por el
hecho de que, antaño, la vida se desarrollaba con más lentitud y, por
consiguiente, los cambios en los idiomas de grandes pueblos se
efectuaban también más lentamente.
Empero, el género humano vive en la tierra mucho más que
decenas de miles de años. Esto se comprueba por los hechos
siguientes: aparte de los idiomas arios, que hemos mencionado antes,
hay en el mundo otros, que no se parecen en absoluto a aquéllos, ni
por las raíces de sus palabras, ni por los giros de las frases. Tales son,
por ejemplo, los idiomas hebreo antiguo, árabe, fenicio, asirio y al-
gunos otros. Todas estas lenguas se llaman semíticas, se diferencian
mucho de las arias por sus raíces y sus giros.
Todos estos idiomas tienen un parentesco entre sí, igual como pasa
con los arios. En todas las lenguas semíticas se observa un gran
parecido mutuo: tienen raíces muy semejantes y giros de las frases casi
idénticos. Por ejemplo: un árabe, al saludar a otro, dice: "salam
aleicum" (lo que significa "la paz sea contigo"). En hebreo el mismo
saludo se pronuncia: "shalom aleijem". En árabe se dice: "bismilla;"
(en nombre de Dios) y en hebreo la misma expresión se pronuncia:
"beshemjaelojim". Hay muchísimas palabras y giros parecidos en
todos los idiomas semíticos. ¿De dónde han aparecido? No fue por
pura casualidad, sino porque todas estas lenguas se han formado, muy
poco a poco, derivando todas de algún idioma semítico sumamente
antiguo, hablado por todas las personas de la raza semita en una época
remotísima. En aquel entonces existía una sola lengua semítica,
común a todos ellos. ¿Qué raza fue la que dió origen a todas las razas
semíticas? No se sabe. Tampoco se sabe dónde y cuándo vivió. Sin
embargo, no cabe la menor duda de que ha existido, que se ha
multiplicado y que ha poblado muchísimos países, tales como Arabia,
Palestina y otros. Después de haberse radicado en diferentes países,

PsiKolibro
dicha raza ha variado paulatinamente. En diferentes países cambió, de
distinto modo porque las condiciones de su vida cambiaron de acuerdo
con el país que habitaba. Poco a poco, en los nuevos lugares, iba cam-
biando el idioma, hablado anteriormente por los inmigrantes,
pertenecientes a una antigua raza semítica, común a todos y que
resultó ser la progenitora de muchas otras razas semíticas, aparecidas
más tarde. Debido a eso de la antigua lengua común se formaron
varias otras, con la misma raíz semítica. Con el correr de muchos
años, aquel idioma cambió, en un país en cierta forma, en otro de otra,
en el de más allá de otra diferente. Y así, de una sola lengua semítica
de la misma raíz, derivaron varias, como ser el hebreo, árabe, fenicio,
asirio y otros. Todos estos idiomas aparecieron en la tierra del mismo
modo que los arios, de varias ramificaciones. ¿De dónde y cómo
apareció una diferencia tan grande entre las lenguas arias y las
semíticas? También se produjo con el correr de los años e igualmente
en un lapso larguísimo. Siglos y siglos atrás en la tierra no existían
razas, ni lenguas arias, ni semitas, sino sólo razas e idiomas que han
sido progenitores de aquellos y que les han dado origen en forma muy
lenta. De un idioma ario han derivado todos los arios que existen
ahora y de otro, semítico, todas las lenguas de esta clase existentes
actualmente.
¿Cómo han aparecido en el mundo aquellos idiomas originarios?
Claro está que de la misma manera en que solían aparecer siempre y
en la que siguen apareciendo en el mundo todas las lenguas humanas.
No cabe la menor duda de que los antiquísimos idiomas ario y semita
han procedido de una sola lengua originaria, mucho más antigua y
que dió origen a estas dos lenguas.
En una época muy remota vivió en el mundo una raza, que era
antepasado común de las razas aria y semita. ¿Cuándo ocurrió eso?
Evidentemente mucho, mucho antes de la aparición de los grupos de
lenguas arias y semitas. Desde entonces éstas han sufrido tantos
cambios que ahora ya se diferencian mucho entre sí.

PsiKolibro
Se ha necesitado muchísimo tiempo para que perdieran hasta tal
punto la semejanza que existía entre ellos primitivamente. En esta
transformación se empleó mucho más tiempo de lo que fue necesario
para las transformaciones menos fundamentales, por ejemplo.: para
que del idioma ario antiguo derivaran el latín, el eslavo y otros de la
misma raíz. Dicho período hay que calcularlo, por lo menos, en
muchas decenas de miles de años.
Pero eso no es todo. Además de los idiomas semíticos y arios, hubo
en el mundo muchos otros, que no se parecían a ellos en absoluto; por
ejemplo, el babilonio antiguo, chino antiguo, las lenguas de los
negros, de los indios pieles rojas y otras razas que habitan diferentes
regiones de la tierra, desde tiempos remotísimos.
¿De dónde aparecieron estas razas y sus respectivos idiomas? En
realidad, todos los hombres pertenecen a un solo género humano. Pero
éste se ha ramificado, siempre por el mismo procedimiento: unos seres
humanos daban origen a otros, cuyo tipo cambiaba ligeramente; un
idioma derivaba del otro, sufriendo ciertos cambios; una lengua nueva
procedía de otra antigua; ésta tomaba su origen de otra, más antigua;
esta última, a su vez, de otra, más antigua aún, la más antigua, etc. De
esta manera nos remontamos hasta la lengua salvaje que hablaban si-
glos y siglos atrás los seres semihombres, semibestias.
Ya sabemos que todos los hombres pertenecen a un género
humano único. Antaño todos hablaban el mismo idioma, parecido al
de los animales. Todos ellos se expresaban con ayuda de gritos y
movimientos del cuerpo, pues no podían hablar de otra manera porque
carecían de inteligencia. No tenían bastante inteligencia porque no
podían tenerla, con un cerebro constituido en la forma en que lo
tenían los hombres primitivos. La noción exacta y segura acerca de la
constitución del cerebro de los seres humanos que vivían en aquella
época nos la dan los huesos petrificados que sirven de prueba irre-
futable. Huesos de esta clase fueron hallados en diferentes partes de la
tierra, en cavernas antiquísimas y en los sedimentos depositados por
las aguas. Lo más sorprendente es que el volumen del cerebro alojado

PsiKolibro
en el cráneo de los primeros hombres que aparecieron en la tierra era
mucho menor que el de los salvajes más atrasados que viven actual-
mente.
¿Cuánto tiempo se necesitó para que cambiara tan
fundamentalmente la constitución de la cabeza humana y para que
ésta se volviera más grande y de capacidad más amplia? Para esa
metamorfosis deben haberse empleado, por lo menos, centenares de
miles de años.5 Y este fue el lapso necesario para que de una sola
lengua animal, común a todos los seres humanos que poblaban
primitivamente la tierra, derivaran todos los idiomas humanos que
existen hoy en el mundo. Y, sin embargo, su formación se ha efec-
tuado muy lentamente. La misma existencia de lenguas tan diversas
sirve de prueba de la inmensa antigüedad del género humano. El
idioma humano es igualmente antiquísimo.

¿CUÁL DE LAS LENGUAS EXISTENTES EN LA TIERRA ES LA


MÁS ANTIGUA?

¿Cuál es, precisamente, la lengua que hablaron los primeros


hombres; los que aparecieron en la tierra antes que los demás? Es muy
interesante hallar la contestación a estas preguntas. En un libro muy
antiguo está escrito al respecto lo que sigue:
"Hace unos trescientos años vivió en la India un kan, llamado
Djel-el-Eddin-Mohamed, apodado Akbar, que significa «El Grande».
En la mayoría de los casos, los reyes que dirigían a los pueblos suelen
ser personas de pocos alcances, pero Akbar era un hombre muy
inteligente e instruído para aquella época. Se le ocurrió averiguar cuál
era el idioma que hay que considerar innato del género humano.
Akbar oyó decir que debía haber sido el hebreo, puesto que lo habló

PsiKolibro
Adán, el primer hombre, del que hablan las Sagradas Escrituras. Pero,
siendo un sabio, Akbar no siempre daba crédito a lo que decían los
demás, aunque las palabras que pronunciaban pertenecieran a las Sa-
gradas Escrituras. En la medida de sus fuerzas, Akbar se empeñaba en
verificar y comprobarlas. Trató de buscar algún medio para saber si
era cierto lo que le habían dicho con respecto al idioma hebreo. Para
lograr su propósito el kan dictó un decreto que ordenaba quitar
inmediatamente a los padres doce criaturas recién nacidas,
conducirlas, acto seguido, a un palacio real especialmente designado y
dejar a cada una de ellas al cuidado de una nodriza muda. Estas
mujeres tenían orden de criar a los niños y de ocuparse de su
educación hasta la edad de doce años.
La orden del kan Akbar fue cumplida. Doce criaturas recién
nacidas fueron instaladas en su palacio, situado en las cercanías de la
ciudad de Agra. Doce nodrizas mudas, que no podían pronunciar
palabra, tomaron a su cuidado a los niños respectivos. Cualquier
persona que penetrara en aquel palacio corría el riesgo de ser
decapitada por orden del kan. Sólo se les permitía llegar hasta el
portón, custodiado por un criado palaciego, mudo.
Transcurrieron doce años y los niños crecieron. Entonces el kan
Akbar creyó llegado el momento de investigar, con seguridad y
precisión, qué idioma hablaban esas criaturas, que jamás habían oído
ninguna lengua humana. Si era cierto que el hebreo era el idioma más
antiguo del mundo, innato al género humano, entonces los niños,
sometidos al experimento, debían hablarlo, aún sin haberlo aprendido.
El kan Akbar reunió en su palacio a los sabios de diferentes países.
Entre ellos figuraban hebreos, persas, hindúes, árabes, caldeos y
muchos otros. Cada uno de ellos afirmaba que los niños, a los que no
se les había enseñado ningún idioma, hablarían, seguramente, el del
país que representaban ellos, los sabios. Para comprobar la veracidad

5 De esto hablo más detalladamente en mi libro "El Origen del Hombre".

PsiKolibro
de sus palabras, cada uno de los sabios mencionaba los libros sagrados
de su correspondiente credo.
Los niños, educados por las nodrizas mudas, fueron traídos al
palacio. El kan Akbar trató de entablar conversación con ellos.
¿Qué resultó? Pues, sencillamente, que los niños en cuestión no
hablaban ningún idioma.
No sabían hablar en absoluto, a pesar de no haber nacido mudos,
ni sordos. Sólo mugían, gritaban y emitían diferentes sonidos salvajes,
igual como lo hacen los animales.
Los que habían sido criados sin haber oído ningún idioma
humano, hablaban únicamente la lengua animal. No habiendo oído
jamás ninguna conversación entre seres humanos, los niños no
aprendieron a hablar ningún idioma y se arreglaban sin palabras
articuladas. Resulta, entonces, que su idioma innato era el de los
animales, mejor dicho, gritos, aullidos y movimientos del cuerpo.
Esta resultó ser la lengua más antigua del mundo.
Este hecho está relatado en un libro viejo, escrito por un cura
católico, que cree a pie juntillas en todo lo que dicen las Sagradas
Escrituras.
Aquel sacerdote describió las cosas tal como acontecieron, a pesar
de que las palabras de las Sagradas Escrituras no fueron confirmadas.

PARA HABLAR UN IDIOMA HUMANO HAY QUE PASAR POR UN


APRENDIZAJE

El kan Akbar comprobó un hecho indudable y es que en época


remotísima, los hombres hablaban una lengua animal. Esto puede ser
demostrado no sólo por medio del procedimiento inventado por
Akbar, sino con muchos otros métodos. Hasta ahora, en la naturaleza
de un ser humano, hay todavía algo de animal. Siglos atrás lo hubo
más que hoy en día, y, en la época más remota más aún.

PsiKolibro
En una era sumamente lejana todos los hombres que vivían en el
mundo no se parecían casi nada a los que pueblan la tierra
actualmente. Tenían aspecto y costumbres completamente animales y
su vida no se distinguía mucho de la de las bestias. En aquel entonces,
los hombres no estaban reunidos en países, con sus respectivos
gobiernos, sino que vivían en manadas o rebaños, formados por unos
cuantos individuos, poco más o menos en la forma en que viven ahora
los monos. En aquella época remota los seres humanos mantenían
conversaciones, usando el mismo idioma que emplean los animales. Si
las personas no aprendieran unas de otras las lenguas humanas,
seguirían hasta ahora hablando la de los animales.
Si todos hablamos en forma humana, cada cual en su idioma, es
porque pasamos por un aprendizaje, que es lo esencial en este asunto.
Toda persona habla la lengua que aprendió en el seno de la familia en
que ha nacido.

EL IDIOMA HUMANO NO ES NINGÚN MILAGRO.

Dicen que el idioma humano es el milagro de los milagros. Es


cierto que, a primera vista, parece que en las lenguas humanas hay
mucho de milagroso. El presente libro ha aclarado bastante si
realmente representan un milagro. La gente suele siempre llamar
"milagro" a algo que les parece demasiado sorprendente, y
completamente incomprensible. Lo que se logra aclarar y comprender
deja de parecer un milagro. A pesar de que es muy asombroso el
hecho de que millones y millones de seres humanos puedan en-
tenderse unos a otros, el idioma humano no es un milagro. Si todos los
hombres, de repente, hubieran dejado de hablar como los animales e,
inmediatamente, hubieran empezado a utilizar lenguas humanas, eso
sería realmente un milagro. Si todos los idiomas, existentes actual-
mente en el mundo, hubiesen aparecido de golpe, esto sería el milagro

PsiKolibro
de los milagros. Pero eso no sucedió y no pudo haber sucedido. Todos
los idiomas humanos aparecieron en la tierra poco a poco, se han
formado paulatinamente, sonido por sonido, palabra por palabra, giro
tras giro. Y no sólo han aparecido hace años, sino que siguen
formándose actualmente de idéntica manera. Eso no podría, ni puede
acontecer de otro modo. Todos nosotros, continuamente, contribuimos
a la aparición de nuevas palabras. Lo hacemos sin darnos cuenta, ni
comprender que lo estamos haciendo. Nuestra ayuda inconsciente en
este asunto consiste en que pronunciamos palabras de una manera
particular, inventamos giros de frases nuevas, olvidamos las palabras
y giros viejos. Debido a estos detalles, al parecer sin importancia, se
efectúan todos los cambios, en todas las lenguas. A pesar de ello, uno
jamás puede considerar un milagro lo que hace personalmente. Y, sin
embargo, todas las alteraciones en un idioma se producen gracias a
nosotros mismos. De ello se desprende que la aparición de lenguas
nuevas en la tierra no era, ni es, ni puede ser, ningún milagro.

TODOS LOS PUEBLOS DEL MUNDO SON PARIENTES ENTRE SÍ.

Se dice que en el idioma está la principal diferencia entre una raza


y otra, entre un pueblo y otro. Es completamente cierto; esta
afirmación es acertada. Pero no hay que olvidar que hay gente, perte-
neciente a la misma raza, que habla lenguas completamente
diferentes. Por ejemplo, en la península Balcánica viven muchísimos
pueblos eslavos, servios, montenegrinos, búlgaros y otros. Junto con
ellos habitan los turcos. Los eslavos son cristianos y los turcos
mahometanos. ¿Qué son los turcos que viven en la península Bal-
cánica? En su enorme mayoría son eslavos que abrazaron la fe
mahometana. Debido a eso se alejaron de sus connacionales y se
acercaron a los turcos; por eso, empezaron a hablar más el turco que
el eslavo y, poco a poco, olvidaron su lengua materna. Resulta, pues,
que cambiaron de idioma, pero la sangre que corre por sus venas, es

PsiKolibro
decir, su raza, es la misma. Es sabido quo un idioma puede pasar de
un pueblo a otro.
En la historia de la humanidad son frecuentes los casos como el
que se describe a renglón seguido. En algún lugar de la tierra vivía un
pueblo pequeño, o una tribu, tranquila y pacífica. De pronto, desde un
punto lejano, llegaban hacia esta gente enemigos extranjeros, los
atacaban furiosamente, los vencían por las armas y los sometían. Los
vencedores regresaban a su patria, llevando a los vencidos, en calidad
de cautivos y esclavos. En algunas ocasiones se radicaban en el país
vencido, quedando a vivir en la tierra ajena, que se habían apropiado.
Por lo general, los vencedores solían llevar como prisioneros a todos
los hombres del pueblo vencido, convirtiéndolos en esclavos, mientras
que a las mujeres las hacían sus esposas, o concubinas. Los esclavos se
veían obligados a aprender el idioma de sus amos; otro tanto hacían,
forzosamente, las esposas y las concubinas de los nuevos amos. De las
uniones matrimoniales (legítimas o no) nacían hijos, que empezaban a
hablar otra lengua, que no era la de sus respectivas madres. Lo mismo
pasaba con los hijos de los esclavos. Al fin de cuentas resultaba que
una raza se entrelazaba con la otra; con el correr de los años una de
ellas olvidaba su vieja lengua materna, que caía en desuso,
implantándose en su lugar una nueva. De esta manera, por ejemplo,
los alemanes, en Prusia, subyugaron a los eslavos, que habitaban
aquella región años atrás; los húngaros vencieron a otros pueblos que
ocupaban antaño el territorio de la Hungría actual; los rusos, hace
unos mil años sometieron a varias tribus finesas, que habitaban las
regiones de las actuales provincias de Moscú, Vladimir, y otras partes
de la actual, Rusia del norte. De aquellas tribus no queda ahora ni
rastro. Hoy en día todos los habitantes de estos lugares se consideran
genuinamente rusos. Sin embargo, en rigor de verdad, no lo son, sino
solamente semirrusos, porque por sus venas corre sangre mezclada,
rusa y finesa.
Casos como los mencionados más arriba hubo muchísimos, en
diferentes confines de la tierra durante millares de años.

PsiKolibro
De esto se desprende que puede haber un pueblo que es eslavo, a
pesar de hablar, por ejemplo el alemán; puede existir otro que
considere su lengua materna, por ejemplo el árabe, y sin embargo, por
las venas de sus hijos corra sangre italiana.
Estos ejemplos sirven para probar que, por el idioma que habla
una nación, no se puede juzgar a qué raza pertenece. Por eso, si uno
habla cierto idioma, eso no quiere decir que proceda de la misma raza,
en que predomina aquél. Tampoco se puede afirmar que, si la gente
habla otro idioma, distinto del nuestro, por sus venas no corre la
misma sangre que por las nuestras. El hecho es que, en el transcurso
de decenas y centenares de miles de años, todas las razas y los pueblos
que habitaban la tierra han llegado a entremezclar muchísimas veces
sus respectivas sangres. Y no pudo haber sido de otra manera.
Así fue sobre la faz de toda la tierra, y así será siempre. En una
época futura, muy distante aún, todos los idiomas que existen ahora en
el mundo, poco a poco, se volverán lenguas muertas y, en su lugar,
nacerá un idioma nuevo, común para todos los pueblos. Esta lengua
que hablará entonces todo el mundo, se formará, sin lugar a dudas, a
su debido tiempo, aunque muy paulatinamente. Ahora mismo se
observa que, poco a poco, se efectúa el intercambio de palabras de
diferentes idiomas; algunas se vuelven patrimonio de todas las
naciones. Con el tiempo esta clase de vocablos se acumularán en
cantidades siempre más grandes. A este proceso natural contribuirán
las condiciones de vida, y otras relaciones que se forman entre las
personas que habitan distintos países: intercambio de ideas, inventos,
libros, periódicos, obras de teatro, etcétera.
Poco a poco los giros de las frases que emplea la gente se volverán
iguales en todas las lenguas y todos empezarán a comprenderse los
unos a los otros. Eso sucederá infaliblemente.
Pero, ¿cuándo?
En la época en que todos los hombres del mundo se vuelvan
amigos y hermanos; en que un pueblo no haga guerra a otro, en que
una raza no combata con otra; cuando un hermano no mate a otro,

PsiKolibro
cuando los ricos y saciados no desprecien ni maltraten a los pobres y
hambrientos, cuando un ser humano no dispare armas de fuego contra
ninguno de su especie y cuando un hombre no sea para otro juez sin
misericordia ni justicia, ni verdugo, exento de compasión.

PsiKolibro