Está en la página 1de 5

Nombre: Kefren Roberto Arellano Escobar

Carné: 201215929
Sección: H

DOCUMENTAL: INSIDE JOB

Introducción

El 2008 constituye una de las mayores crisis financieras experimentadas en la historia. Su


causa, un mercado fuera de control. El colapso se inicia con la declaración de quiebra de
Lehman Bros, implicando una serie de síntomas tales como, 30 millones de desempleados, la
duplicación de la deuda de Estados Unidos, decenas de billones de dólares de costos sociales,
entre otros. Uno de los antecedentes determinantes lo constituye la política de desregulación
de mercado, en el sector financiero tal como se experimentó en Islandia. Dicho país pasó de
ser una economía con una estructura financiera estable y regulada; a levantar las medidas
reguladoras al mercado financiero, con unas consecuencias desastrosas para el medio
ambiente, y para la economía de dicha nación. Islandia privatizó sus tres bancos nacionales
más grandes: Islandsbanki, Kaupbing y Glitnir. En cinco años estos tres bancos (que nunca
habían operado fuera de Islandia) pidieron prestado a las arcas nacionales, 120 millones de
dólares. Concedían préstamos compulsivamente, siguiendo un esquema Ponzi, por el cual se
les cobra intereses a los inversores por su propio dinero invertido, o por el de otros inversores,
de manera que sólo ganan los primeros accionistas.

Desarrollo

Después de la gran depresión, en Estados Unidos existía una fuerte regulación bancaria en
dicho país. Los bancos tenían prohibido especular con los ahorros de sus clientes. La
administración Reagan comenzó un periodo de 30 años de desregulación. En 1982 el gobierno
levantó la regulación financiera, permitiendo así a los bancos de inversión, hacer inversiones
de riesgo con los ahorros de sus clientes. Al final de esta década cientos de empresas fueron a
la quiebra. Esa crisis les costó 140 millones de dólares a los contribuyentes. Miles de
ejecutivos fueron a la cárcel por estafar a sus empresas.

De los casos más notables, Charles Kiting, que contrató al economista Alan Greenspan,
cuando comenzó a ser investigado. Greespan escribió un manifiesto en el que aseguraba que
no había riesgo en las operaciones de Kiting, ni en sus planes de negocio. Poco después
Charles Kiting fue a la cárcel y Greenspan fue elegido presidente de la Reserva Federal, y
reelegido después por Clinton y Bush. La Administración Clinton continuó la desregulación
con Greenspan y con los secretarios del tesoro Robert Rubin, antiguo presidente del banco de
inversión Goldman Sachs, y Larry Summers, profesor de economía en Harvard. En 1998
Citicorp y Traveller, se fusionaron en City Group, creando una de las empresas financieras
más grandes del mundo. La fusión incumplía el acta Glass Steagall, ley aprobada tras la gran
depresión, para evitar que los bancos con depósitos clientes realizaran operaciones bancarias
de alto riesgo. En 1999 a petición de Summers y de Rubin, el Congreso aprobó el acta
Gramm-Leach-Bliley, que anulaba el acta Glass Steagall y abría el camino a futuras fusiones.

En diciembre de 2002 el congreso aprobó el acta de liberación de futuras mercancías. Escrita


conjuntamente con los lobbys de la industria financiera, prohibía la regulación de los
derivados. Al tomar posesión Bush, el sector financiero era muy rentable. Gobernaban este
negocio cinco bancos de inversión (Goldman Sachs, Morgan Stanley, Merrill Lynch, Lehman
Brothers y Bear Stearns) y dos conglomerados financieros (Citigroup, JP Morgan), tres
compañías de seguros (AIG, MBIA y AMBAC), y tres agencias de clasificación (Moody’s,
Standard and Poor’s y Fitch). Y para unirlos a todos estaba la titulización de la cadena
alimentaria. Nuevo sistema que conectaba millones de dólares en hipotecas y préstamos, con
inversores por todo el mundo. Los bancos de inversión combinaban las hipotecas de los
propietarios con otros préstamos (como préstamos de coches) para crear complejos derivados
llamados obligaciones de deuda colateral, o CDO.

Como todo el mundo podía comprar una casa debido a la concesión de hipotecas sin importar
el riesgo, el precio de la vivienda se disparó. El resultado fue la burbuja financiera más grande
de la historia. Se concedían hipotecas por el 99% del valor del inmueble, ignorando la
posibilidad de que la situación económica de las personas que la solicitaban pudiera cambiar.
Aun a pesar de este riesgo de impago, recibían una calificación triple A por las agencias de
rating más seguras del gobierno.

En 2005 el economista Ben Bernabake fue nombrado por la Administración Bush, presidente
de la Reserva Federal. La concesión de hipotecas subprime, en 2006 alcanzó su máximo
apogeo. Al terminar 2008 explotó la crisis financiera que sumió al planeta en una recesión que
continúa ahora. Los prestamistas ya no podían vender hipotecas suprime empaquetadas en
derivados a los bancos de inversión. Creció el paro nacional, por lo que los propietarios
dejaron de pagar las hipotecas. Explotó así la burbuja inmobiliaria y cayó el precio de la
vivienda. Todo el sistema se congeló. La caída de Lehman Brothers tuvo una importante
repercusión en el sistema mundial. No fue la única corporación bancaria en la quiebra. Merril
Lynch fue absorbida por Bank of America; AIG con sus cuentas repletas de CDS, con los que
no podía, fue rescatada por el gobierno. Esta deuda generada de forma privada, fue pagada
con un rescate público de 700 mil millones de dólares, aprobado por Bush, en octubre de
2008. Irónicamente, el secretario del tesoro Hank Paulson, había sido consejero delegado de
Goldman Sachs, uno de los bancos de inversión protagonistas en esta crisis financiera.

¿De quién es la responsabilidad? El profesor Hubbard, decano de la escuela de negocios de la


Universidad de Columbia, Nueva York, también fue asesor económico de la Administración
Bush. Como Hubbard, muchos economistas de las escuelas de negocio estadounidenses,
pertenecían a los consejos asesores de las grandes corporaciones financieras, y algunos tenían
un cargo público en la administración pública. En el documental Hubbard, rehúsa contestar si
existe conflicto de intereses en las escuelas de economía. En la misma línea, el presidente del
departamento de economía de Harvard, justifica que el hecho de que recibieran sus ingresos
por parte de asesorar, no implica que no lo hicieran bien. Muchos intelectuales académicos
apoyaban la desregulación financiera, por proporcionarles beneficio propio.

Debemos recalcar el problema histórico de la responsabilidad moral y social del


conocimiento, en este periodo los académicos de las finanzas y la teoría económica
neoclásica, abogan y realizan denodados esfuerzos intelectuales para justificar la benevolencia
para el crecimiento de la prosperidad y es por eso que en el documental se hace referencia a
que “la gente que enseñaba economía en muchos casos recibían mucho dinero como
asesores”.

¿Dónde estamos ahora? La industria financiera estadounidense es más grande y está más
concentrada. Después de la crisis de 2008, los conglomerados financieros se hicieron más
grandes al absorberse unas empresas a otras. JP Morgan compró Bear Stearns; Bank of
América compró Merrill Lynch y Countrywide y Wells Fargo adquirió Wachovia, entre otras
operaciones similares.

El incremento del poder del sector financiero en Estados Unidos desde los años 80 hasta
ahora, ha influido en el incremento de ciudadanos por debajo del umbral de pobreza. Estados
Unidos era el país desarrollado con el mayor reparto desigual de riqueza. El empleo al que
podían acceder los estadounidenses, principalmente en la industria tecnológica, ofrecía
salarios elevados, pero requería una educación universitaria. Una educación al que, tras las
subidas de las tasas públicas, el ciudadano medio estadounidense no podía acceder.

En 2006, la administración Bush aprobó una política de crecimiento, diseñada por el profesor
Hubbard, economista jefe del gobierno, y profesor en la escuela de negocios de Columbia,
que consistía en una reducción de impuestos sobre las ganancias de las inversiones.

Obama, en su campaña electoral señaló en varias ocasiones la necesidad de imponer una


regulación a Wall Street. Pero una vez que salió elegido, nombró como presidente de la
reserva federal a William C. Dudley, que había elogiado junto con el profesor Hubbert, los
derivados financieros. También había sido economista jefe en Goldman Sachs. Hoy en día
Larry Summers, es economista jefe del consejo asesor de Obama. En 2009 nombró a Ben
Bernake Jefe de la Reserva Federal. Obama, aunque criticó la falta de regulación financiera,
puso a los padres de la desregulación, a cargo de los puestos más importantes de la economía
estadounidense.

Conclusiones

En síntesis, podemos afirmar concluyentemente que, como consecuencia del análisis de los
hechos de 2008, queda claro que la desregulación y falta de supervisión del sistema bancario
y financiero, constituye una de las grandes causas de la crisis que, como podemos observar, se
extendió por todo el mundo.

De igual manera la confianza que naturalmente el común de las personas otorga a las
instituciones y a los organismos imbricados en ellas, para nuestro caso, el sistema financiero y
sus organismos, se ha resquebrajado. En ese orden, no se entiende como las personas
compraban paquetes financieros, que se vendían en todo el mundo y no sabían en lo absoluto
lo que estaba comprando.

Bibliografía
1. Ferguson, C. y Marrs A. (Productores) & Ferguson, C. (Director). (2010). Inside Job
[Documental]. Estados Unidos: Sony Pictures Classics.