Está en la página 1de 4

Herramienta 19: Principios de Diseño

Universal o Inclusivo
El Centro para el Diseño Universal de Carolina del Norte (EE.UU.) ha desarrollado siete
principios que pueden seguirse como directrices generales:

1. Uso equitativo: el diseño debe resultar útil y susceptible de ser aprovechado


por cualquier grupo de usuarios.
Directrices:
Proporcionar las mismas formas de uso a todos los usuarios: idénticas si es posible y
equivalentes en caso contrario.
Evitar la segregación o la estigmatización de cualquier usuario.
Proporcionar características de privacidad, seguridad y estabilidad a dos usuarios en la
misma medida.
Que el diseño sea atractivo para todos los usuarios.

2. Uso flexible: el diseño debe tener en cuenta un amplio rango de capacidades y


preferencias individuales.
Directrices:
Proporcionar alternativas en los métodos de uso.
Permitir que se pueda acceder y usar con ambas manos tanto derecha como izquierda.
Facilitar al usuario la exactitud y precisión.
Posibilitar que se adapte al paso o ritmo del usuario.

3. Uso intuitivo y sencillo: el uso del diseño debe ser fácil de comprender,
independientemente de la experiencia, el conocimiento, la habilidad o el nivel de
concentración del usuario.
Directrices:
Eliminar la complejidad innecesaria.
Adaptarse a un amplio rango de niveles de alfabetización y habilidades lingüísticas.
Estructurar la información según su importancia.
Proporcionar información eficaz para las acciones secuenciales
Proporcionar avisos eficaces y métodos de respuesta durante y tras la finalización de la
tarea.
Proporcionar consistencia con las expectativas e intuición del usuario.

4. Información percibida: el diseño debe transmitir de forma eficaz la información


necesaria al usuario, independientemente de las condiciones ambientales y de la
capacidad sensorial del usuario.
Directrices:
Usar diferentes modos para presentar, de manera redundante, la información esencial
(gráfica, verbal o de forma táctil).
Proporcionar un contraste adecuado entre la información esencial y su contexto.
Maximizar el nivel de “legibilidad” de la información esencial en todas las modalidades
sensoriales.
Diferenciar los elementos de forma que permitan ser descritos (por ejemplo, que haga
fácil dar instrucciones o direcciones).
Proporcionar compatibilidad con las diferentes técnicas o dispositivos utilizados por
personas con limitaciones sensoriales.

5. Tolerancia al error: el diseño debe reducir al mínimo los riesgos y las


consecuencias adversas de las acciones accidentales o involuntarias.
Directrices:
Disponer los elementos para minimizar los riesgos y errores: elementos más usados,
más accesibles; elementos peligrosos, eliminados, aislados o tapados.
Advertir de los peligros, riesgos y errores.
Introducir características seguras de interrupción.
Que desaliente acciones inconscientes en tareas que requieren vigilancia.

6. Bajo esfuerzo físico: el diseño debe permitir la utilización de forma eficaz y


cómoda, con un mínimo de esfuerzo.
Directrices:
Permitir al usuario mantener una posición corporal neutra al utilizar el producto.
Permitir utilizar de manera razonable las fuerzas necesarias para operar.
Reducir al mínimo las acciones repetitivas.
Reducir al mínimo el esfuerzo físico continuado.
7. El tamaño y el espacio: debe proporcionar un tamaño y espacio apropiados
para acceso, alcance, manipulación y uso, independientemente del tamaño del
cuerpo, la postura o la movilidad del usuario.
Directrices:
Proporcionar una línea clara de visualización, para los elementos importantes a
cualquier usuario, ya se halle de pie o sentado.
Facilitar el alcance cómodo de todos los componentes a cualquier usuario, ya se halle
de pie o sentado.
Permitir la acomodación a variaciones de tamaño de la mano o del agarre
Dejar suficiente espacio para el uso de productos de apoyo y asistencia personal.

Diseño para Todos en los puestos de trabajo.


El objetivo general de la Accesibilidad Universal en los puestos de trabajo consiste en
tratar de conseguir la mejor adaptación posible, de los entornos de trabajo y de los
medios tecnológicos de producción a todos los potenciales trabajadores.
La Organización Mundial de la Salud clasifica las acciones preventivas en primarias,
secundarias y terciarias, siendo las primarias aquéllas que desde el diseño mismo de
los lugares físicos de trabajo, el mobiliario, el instrumental y los procedimientos,
eliminan o evitan los riesgos.
Debe incluir también la accesibilidad urbanística en polígonos industriales, grandes
superficies, etc. que facilitará el acceso no sólo a todos los trabajadores, sino también a
los clientes.
Si al construir y diseñar se siguen principios del Diseño para Todos, la facilidad de uso
que se obtiene no se limita a un usuario con limitaciones, sino que se extiende a todas
las personas que utilizan esas instalaciones haciéndolas más amigables y transitables.
“La productividad, que ha de ser uno de los objetivos ineludibles de toda organización
empresarial, resulta reforzada por una arquitectura y mobiliario en el que, además de
los trabajadores con disminuciones permanentes o temporales, la totalidad de los
trabajadores se desplazan y operan con mayor agilidad y eficacia, mermando a su vez
los accidentes y los incidentes”. (Guía de Accesibilidad para empresas. España. Versión
2.0)
Distintas experiencias demuestran que si los puestos de trabajo se concibiesen de
entrada con criterios generales de Diseño Universal, se mejoraría la accesibilidad y
facilidad de uso de forma equitativa a todos los trabajadores. También sería mucho
más sencillo implementar cualquier adaptación individual que precisara un trabajador
con una limitación concreta.

También podría gustarte