Está en la página 1de 5

LA VESTIDURA ESPIRITUAL QUE NOS LLEVA A CRISTO.

POR:
GUILLERMO PEREZ OZUNA

PTR. JOSIAS PITALVA ARIAS


CAPACITADOR / DOCENTE

MÓDULO.
ESCATOLOGÍA BÍBLICA. EL RAPTO Y LA SEGUNDA VENIDA DE CRISTO
SEMINARIO INTERNACIONAL DE MIAMI - MINT
LICENCIATURA EN MINISTERIO PASTORAL CON ENFASIS EN EDUCACION
CRISTIANA
COROZAL-SUCRE
Mayo 04
2019
LA VESTIDURA ESPIRITUAL QUE NOS LLEVA A CRISTO.

Desde el momento mismo de su partida, en el libro de los Hechos 1:11,

también se anuncia la venida de Jesús:


11  “
los cuales también les dijeron: Varones galileos, ¿por qué estáis mirando al

cielo? Este mismo Jesús, que ha sido tomado de vosotros al cielo, así vendrá

como le habéis visto ir al cielo”. Hechos 1:11 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Esto se constituye en un suceso de gran trascendencia, porque desde ese

preciso instante, la humanidad tiene conocimiento de que Jesús vendrá

nuevamente; se dice de igual manera, que este hecho estará precedido de

ciertos acontecimientos que darán indicios de su venida: la furia de la

naturaleza, las hambrunas, las guerras, el cambio climático, que ocasionará

aumento en las temperaturas, grandes terremotos y ciclones devastadores,

ante lo cual, el ser humano se mantiene imperturbable, como adormecido en

un letargo peligroso.

A Juan le es revelado en Apocalipsis:


15  “
He aquí, yo vengo como ladrón. Bienaventurado el que vela, y guarda sus

ropas, para que no ande desnudo, y vean su vergüenza”. Reina-Valera 1960

(RVR1960)

Al realizar análisis, es preciso indicar.

1. conservar las ropas puestas es, en sentido figurado, estar vestido con la

palabra de Dios, se refiere a estar espiritualmente vestido con la palabra de

Dios, de modo que cuando llegue el tentador con mentiras y engaño, se


mantenga firme, esto es esencial para el hombre, especialmente para el

cristiano, porque es la palabra de Dios quien direcciona la vida del ser

humano por el camino correcto, es la que nos permite evitar desviarnos de

lo quiere el señor de que seamos salvos; es como la bitácora a seguir para

no apartarnos de él, ni de sus propósitos.

2. La sentencia: “vengo como un ladrón” se debe entender que vendrá en

forma repentina, cuando menos se piensa, sin avisar. Jesús invita a estar

alertos o atentos; esto lo debemos interpretar como a no descuidarse con

cosas mundanas que puedan desviar nuestra atención, son muchas las

tentaciones que este mundo ofrece al ser humano: la idolatría, el alcohol, la

prostitución, el homosexualismo, el adulterio, la fornicación, el homicidio y

un extenso etcétera para reafirmar aún más esta advertencia.

3. Si analizamos la expresión: “bienaventurado el que vela” nos lleva a pensar

que Jesús advierte a los creyentes a permanecer alertas para no ser

sorprendidos sin preparación alguna, es como si nos conminaran a que

permanezcamos espiritualmente despiertos; cabe recordar que muchas

personas van por la vida sin prepararse, sin leer y vivenciar la palabra de

Dios, es como estar desnudos, sin la vestidura de la palabra del señor. La

iglesia hoy por hoy, no puede estar distraída o relajada, tiene que estar

atenta y velar, tener los ojos abiertos, para conocer lo que es de Cristo y lo

que no es de Cristo, discernir sobre las cosas de Dios y las que no lo son.

La iglesia de hoy, debe preocuparse por la preparación espiritual y no estar

atenta a otras cosas; algunas centran su atención en el dinero, otras en


doctrinas extremistas, existen las que han sido permeadas por la política, lo

fundamental es que la iglesia, nunca debe apartarse del propósito de Dios.

4. Al afirmar: “para que no ande desnudo, y vean su vergüenza” se debe

entender que si se anda desnudo, no se tiene nada, es como si la persona

no poseyera conocimiento alguno de la palabra de Dios, es bien cierto, que

así como existen personas que leen, interpretan y vivencian las Sagradas

Escrituras, también es cierto que viven sin saber las enseñanzas que esta

posee para una vida cristiana en santidad, es más algunos se

autodenominan como ateos, que leen la Biblia, pero la acomodan a sus

conveniencias. Otros, se puede decir, que son como analfabetas bíblicos,

pues jamás han tenido esta valiosa obra en sus manos, y por ende no

tienen nada en su mente al respecto, entiéndase que andan desnudos,

pues carecen de la formación espiritual que esta puede brindar. Caminar

espiritualmente desnudo, sin la vestimenta de la palabra de Dios,

avergüenza al cristiano, quien es objeto del reproche de su Señor.

Cuando Jesús manifestó: “Por tanto, yo te aconsejo que de mí compres oro

refinado en fuego, para que seas rico, y vestiduras blancas para vestirte, y

que no se descubra la vergüenza de tu desnudez; y unge tus ojos con

colirio, para que veas”. En realidad, es una forma figurativa de hablar de

privación espiritual.

Estar preparados espiritualmente para que no nos sorprenda la venida de

Cristo con las manos vacías.

Es hora de despertar, de ponernos en pie, mediante la oración constante y

perseverando en santidad para alcanzar la salvación.