Está en la página 1de 4

Fundación Universitaria UniHorizonte

Sebastian Hernandez Giraldo

Catedra Institucional

Programa: Técnico profesional en Seguridad y Salud en el trabajo (SST)

Jornada diurna

Primer semestre

C.C 1000288746

Informe
Ciudadanía Global

Objetivo general: Representar una reseña teórica sobre el sistema educativo y la


ética ciudadana.

Objetivos específicos: - Reconocer los argumentos y explicarlos más a fondo.


-Identificar las posibles estrategias para una mejor conclusión
sobre la ciudadanía global y el sistema educativo.

Principales problemas que afectan al desarrollo del sistema educativo:

a) El hecho de que el aprovechamiento escolar que en general obtienen los


estudiantes inscritos en la educación primaria y secundaria es insuficiente para
que el sistema educativo desempeñe adecuadamente las funciones que le
corresponden en la sociedad contemporánea (comportamiento ciudadano,
productividad, movilidad social intergeneracional, etc.).

b) La distribución inequitativa de las oportunidades de acceso, permanencia y


aprendizaje, que es, sin duda, el factor que influye en forma más directa en la
deficiente eficacia del sistema escolar.

c) La utilización ineficiente y opaca de los recursos financieros, así como la


intervención del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) en
decisiones que deberían estar reservadas a las autoridades educativas (tales
como las reformas educativas, la asignación de plazas y la evaluación
magisterial).

Entre la metas estaban, por ejemplo, expandir los programas y cuidados de la


primera infancia y promover el acceso de todos los niños a la educación primaria
gratuita y de calidad.
Según los especialistas, es imprescindible que exista una cooperación entre
gobierno y profesores para comenzar un camino que conduzca a la solución de la
crisis educacional.

La ciudadanía mundial, el sentido de solidaridad entre ciudadanos del mundo


entero, es cada vez más importante en la sociedad contemporánea. A medida que
estamos más conectados y que interactuamos con muchos pueblos distintos, la
ciudadanía mundial enseña a las personas de todas las edades no sólo a
comprender estas diferencias, sino también a aceptarlas.

Uno de los puntales de ese concepto es la educación para la ciudadanía mundial


(GCED). Ya no basta con enseñar a los niños a leer y escribir. Los retos del siglo
XXI están interconectados en sus aspectos esenciales y la educación nos ayuda a
solucionar esos desafíos, al promover la preocupación y los cuidados hacia
nuestra familia mundial. La GCED fomenta el respeto de los derechos humanos, la
justicia social, la diversidad, la igualdad de género y la sostenibilidad
medioambiental. El esfuerzo orientado a alcanzar estos atributos contribuye a
formar a ciudadanos responsables, dotados de una conciencia mundial.
Deberíamos, por tanto, replantearnos las relaciones entre conocimiento teórico y
práctico, así como el diseño de los contextos de aprendizaje: su vitalidad, su
riqueza para la relación social y para el aprendizaje relevante, su capacidad de
acoger a los modos de aprendizaje no académicos.
En la actualidad, vivimos en un mundo globalizado donde el contacto con culturas
diferentes existe de forma constante. Esto representa una oportunidad y un
desafío: reconocer la diversidad y aceptar otras formas de ver el mundo para
convivir de manera sana y pacífica. Una tarea que a veces resulta compleja de
lograr. La mayoría de los 25 conflictos armados presentes en 2019 tienen como
origen la poca tolerancia y respeto entre culturas.
Muchos son los beneficios académicos y personales que los estudiantes obtienen
al irse de intercambio. Pero, por otro lado, la inmersión en un cultura distinta
permite la consolidación de una visión integradora que unifica por medio de la
construcción de lazos entre personas de diferentes orígenes.

De acuerdo con la ONU, los intercambios ayudan a:

-Ahondar en el aprendizaje, el entendimiento y la valorización hacia otras culturas.


-Entregar oportunidades para comprender aspectos singulares de su propia
cultura.
-Concientizar acerca de la urgencia de cooperación internacional para solucionar
problemas globales críticos.
El aprendizaje intercultural permite sensibilizarse con otras realidades,
entregándole a los participantes de un programa de intercambio estudiantil más
conciencia del impacto de sus acciones. Esto quiere decir que estarán mejor
preparados para pensar en un nivel global antes de actuar y tener el conocimiento
acerca de cómo sus acciones pueden impactar en el mundo.

Entender qué es el aprendizaje intercultural permite encontrar puntos en común


entre las culturas. Por eso, es importante que los jóvenes participen activamente
de programas de intercambio donde se fortalezca el respeto y la tolerancia entre
las naciones.

https://www.uniminutoradio.com.co/los-retos-y-los-problemas-de-la-educacion-en-colombia/
http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1607-40412012000200014
https://scielo.conicyt.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0719-09482015000200004

También podría gustarte