Está en la página 1de 15

DONALD JOSÉ DIX PONNEFZ

Magistrado ponente

SL1671-2019
Radicación n.°63416
Acta 15

Bogotá, D. C., ocho (8) de mayo de dos mil diecinueve


(2019).

La Sala decide el recurso de casación interpuesto por


la CASA EDITORIAL EL TIEMPO S.A., contra la sentencia
proferida por la Sala Laboral del Tribunal Superior del
Distrito Judicial de Bogotá D.C., el 14 de diciembre de
2012, dentro del proceso ordinario laboral promovido por
JUAN FRANCISCO REMARCHUK RODRÍGUEZ contra la
sociedad recurrente.

I. ANTECEDENTES

Juan Francisco Remarchuk Rodríguez demandó a la


Casa Editorial El Tiempo S.A., con el fin de que se declarara
la existencia de un contrato de trabajo. en consecuencia de
ello, solicitó el reconocimiento y pago de las cesantías y sus
intereses, las primas de servicios desde el 1 de enero de

SCLAJPT-10 V.00
Radicación n.° 63416

2011 hasta el 29 de abril del mismo año; las vacaciones


correspondientes del 8 de febrero de 2010 al 29 de abril de
2011; 29 días de salario por la suma de $1.310.511,
comisiones por valor de $3.013.840; «los demás derechos
probados de acuerdo con las facultades otorgadas por el
artículo 50 del C.P.L»; la indemnización por despido sin justa
causa; la sanción moratoria del artículo 65 del CST; la
indexación y, las costas del proceso.

Cimentó los pedimentos, en que prestó sus servicios


para la Casa Editorial El Tiempo S.A., mediante un contrato
escrito a término indefinido, desde el 8 de febrero de 2010
hasta el 29 de abril de 2011, en el cargo de ejecutivo de
ventas; que devengó un salario básico de $1.355.701, más
las comisiones, para un promedio total de $4.574.724,
mensuales; que laboró en jornada de lunes a viernes, bajo
su continua subordinación y dependencia; y, que fue
afiliado a una sociedad administradora de salud, pensiones
y riesgos profesionales.

Señaló que el 29 de abril de 2011, suscribió un


acuerdo, a través del cual la sociedad demandada le
reconocería la suma de $5.021.000, «por terminación del
contrato, siempre y cuando firmara una conciliación laboral»;
pero que, no obstante, fue despedido sin justa causa a
pesar de que fue su empleador, el que incumplió con lo
pactado.

Afirmó que era dable la sanción moratoria al obrar el


accionado de mala fe, pues aunque el 2 de junio de 2010,

SCLAJPT-10 V.00
2
Radicación n.° 63416

consignó un título judicial por valor de $8.233.297, este


solo fue puesto a disposición del «Juzgado Once Laboral del
Circuito» el 22 de junio de 2011, data en que el operador
judicial lo requirió, mediante oficio del 13 de ese mes y año
(f.°2 al 7).

Al contestar, la Casa Editorial El Tiempo S.A., se opuso


a las pretensiones y, aceptó la mayoría de los hechos.
señaló que el 29 de abril de 2011, celebró con el actor un
convenio, el cual contenía dos «efectos distintos e
independiente[s]», pues el primero consistió en que: las
partes manifestaron que finiquitaban la relación de trabajo
por mutuo acuerdo, sin someterse a condición alguna y, el
segundo: que el pago de los derechos se liquidarían dentro
de los 20 días siguientes a la terminación del vínculo, y que
le reconocería la suma adicional de $5.021.000, «siempre y
cuando suscribieran un acuerdo conciliatorio, dentro de ese
tiempo», situación que no ocurrió. Que consignó la
liquidación del contrato, mediante un título de depósito
judicial, ante el Juzgado Once laboral del Circuito de
Bogotá D.C., que fue reclamado por el promotor del proceso.

En su defensa propuso las excepciones de mérito de


prescripción, falta de causa, inexistencia de la obligación y
buena fe (fs.° 48 a 54).

II. SENTENCIA DE PRIMERA INSTANCIA

El Juzgado Dieciocho Laboral del Circuito de Bogotá


D.C., en decisión del 7 de junio de 2012 (f.° cd 81 a 82)

SCLAJPT-10 V.00
3
Radicación n.° 63416

resolvió:

PRIMERO: CONDENAR a la empresa demandada CASA


EDITORIAL EL TIEMPO [S.A.], a reconocer y pagar a favor del
demandante JUAN FRANCISCO REMARCHUK RODRÍGUEZ de
condiciones civiles conocidas dentro del presente juicio, las
siguientes sumas de dinero:

a) $1.220.131, por concepto de salario[s] debidos, y


b) $152.490.8 diarios, a partir del 29 de abril de 2011 hasta el
momento que se realice el pago, si ocurre éste antes de que
transcurran 24 meses, o hasta el 28 de abril de 2013, evento
de que no ocurra, corriendo a partir de dicha fecha, esto es 29
d[e] abril de 2013, solamente intereses moratorios por el valor
impago relacionado con salarios adeudados, acorde a las
motivaciones que anteceden.

SEGUNDO: CONDENAR en costas a la parte demandada,


se[ñ]álense como agencias en derecho la suma de $5.000.000,
acorde a lo visto.

TERCERO: ABSOLVER a la demandada de las demás


pretensiones formuladas en su contra, de conformidad a lo
precedentemente expuesto.

CUARTO: DECLARADA no probada la excepción de prescripción,


relevándose el Despacho del estudio de los demás medios
exceptivos propuestos, dado el resultado de la litis.

QUINTO: contra la presente providencia, solo procede el recurso


de apelación.

(Negrilla del texto original)

III. SENTENCIA DE SEGUNDA INSTANCIA

La Sala Laboral del Tribunal Superior del Distrito


Judicial de Bogotá D.C., en sentencia del 14 de diciembre
de 2012, al resolver el recurso de apelación formulado por
la Casa Editorial El Tiempo S.A., confirmó la de primer
grado e impuso costas al vencido en juicio (fs.° cd. 92 y 93).

Señaló que la inconformidad de la sociedad

SCLAJPT-10 V.00
4
Radicación n.° 63416

demandada, radicó en que a su juicio, el a quo se había


equivocado en su decisión, en tanto la condenó a pagarle al
actor «27 días de salario», los cuales canceló de manera
oportuna el 25 de abril de 2011, además que era al
accionante, a quien le correspondía probar que «ese pago no
se había realizado».

Expuso que el juez de primera instancia, dispuso el


pago de 27 días de salarios que la accionada le adeudaba al
actor por el mes de abril de 2011, y la indemnización
moratoria del artículo 65 del CST, en tanto consideró que,
en el debate probatorio, no se había logrado demostrar que
se hubieran cancelado todos los salarios causados durante
ese periodo, pues no era suficiente para acreditarlo, el
comprobante de pago allegado en el interrogatorio que
rindió el representante legal de la empresa.

A reglón seguido, concluyó que:

[…] si bien la parte que alega los hechos, tiene el deber de


probarlos, cuando el trabajador alega la falta de pago de un
salario, la carga probatoria se invierte, y queda en cabeza del
empleador, quien corre con el deber de acreditar dicho pago,
carga probatoria que en el sub lite no fue satisfecha por la
empresa demandada, o no por lo menos a plenitud, pues como
bien lo concluyó el a quo, si bien la documental obrante a folio 77
registra que el pago de los salarios del mes de abril de 2011, se
efectuó el día 25 del mismo mes y el año, extraña esta sala que a
pesar de tener en su poder los medios para demostrar la
efectividad de dicho pago, la empresa demanda[da] no allegó un
comprobante de consignación que permitiera corroborar la
información contenida en ese documento, la cual era necesaria
para verificar la realidad del pago, toda vez que el extracto de
folio 77 es tan solo un documento informativo, proveniente de la
accionada que no da fe de la consignación y por lo tanto
satisfacción del pago.

SCLAJPT-10 V.00
5
Radicación n.° 63416

Por lo anterior, la demandada no logró demostrar con base en el


documento de folio 77, el pago de 25 días de salario, y si bien el
pago por consignación da cuenta de la cancelación de dos días
de abril, la que está destinada a cubrir las cifras consignadas en
la liquidación del contrato de trabajo a folio 17, entre las cuales
se encontraba incluido el pago de dos días de abril de 2011,
como el contrato terminó el día 29 de ese mismo, resultaron dos
días insolutos, circunstancia que dio para confirmar la sentencia
apelada.

IV. RECURSO DE CASACIÓN

Interpuesto por la Casa Editorial El Tiempo S.A.,


concedido por el Tribunal y admitido por la Corte, se
procede a resolver.

V. ALCANCE DE LA IMPUGNACIÓN

Pretende la sociedad recurrente que esta Corte case la


sentencia impugnada, para que una vez, en sede de
instancia, revoque la decisión del a quo proferida el 7 de
junio de 2012 y, en su lugar, la absuelva de las «condenas
impuestas como así mismo de todas las pretensiones de la
demanda».

Con tal propósito, formula un cargo por la causal


primera de casación, el cual no fe replicado.

VI. CARGO ÚNICO

Acusa la sentencia de ser violatoria de la ley sustancial


por la vía indirecta, por aplicación indebida del numeral 1
del artículo 134 y del 139 del Código Sustantivo del
Trabajo.

SCLAJPT-10 V.00
6
Radicación n.° 63416

Señala que la trasgresión en la que incurrió el


Tribunal, es consecuencia de la falta de apreciación de los
interrogatorios rendidos por el representante legal de la
empresa y el accionante (f.°78) y el contrato de trabajo (fs.°
19 a 22). Como pruebas erróneamente estimadas acusa: el
comprobante de pago (f.°77) y la liquidación del contrato
(f.°17).

Enlista los siguientes errores de hecho:

Dar por demostrado, sin estarlo: que al demandante no se le


pagó el sueldo de[l] por el (sic) mes de abril de 2011.

No dar por demostrado, estándolo, que la demandada pagó el


sueldo correspondiente al demandante por el mes de abril de
2011.

Dar por demostrado, sin estarlo, que la demandada no acreditó


el pago de dos días insolutos del mes de abril de 2011.

Manifiesta que la controversia radica en «dilucidar si al


demandante se le hizo o no el pago de su sueldo
correspondiente al mes de abril de 2011»; por lo que luego de
trascribir un aparte de la decisión recurrida, señaló que:

Resultan abiertamente contrarias a la realidad, vagas,


imprecisas, confusas y contradictorias las consideraciones y
conclusiones que adopta el Tribunal para edificar la confirmación
de la sentencia del Juez de primera instancia, pues por un lado,
sostiene que no le ofrece validez el documento de folio 77 para
efectos de acreditar a plenitud el pago del sueldo del mes de abril
de 2011, pero en su último párrafo deduce que como quiera que
con el documento del folio 77 no se acredita el pago de 25 días
de salario (suponiendo que adopta que por realizarse el pago el
25 de abril corresponde a 25 días) y que en liquidación final del
contrato se reconoce dos días de sueldo del mes de abril (lo que
sumaría 27 días pago por sueldo), al terminar el contrato el 29 de
ese mismo mes quedaron insolutos dos días de sueldo razón
suficiente para confirmar la sentencia.

SCLAJPT-10 V.00
7
Radicación n.° 63416

Es decir, conforme con la transcripción de la lectura del fallo que


se extrajo, es evidente que el Tribunal sin ofrecerle validez en
principio al documento del folio 77 del expediente para efectos de
acreditar el pago del mes de abril de 2011 al demandante, al
final de cuentas advierte que solo quedaron insolutos por el mes
de abril dos (2) días de salario al terminar el contrato de trabajo
el 29 de abril, por lo que debe entenderse sin lugar a dudas,
luego de esa conclusión, que el documento del folio 77 sí le
permitió acreditar al menos el pago de 25 días de salario
resultando un medio probatorio idóneo. Ahora bien, es
contradictorio y confuso, por no decir menos, que el Tribunal
confirme la sentencia del juez de primer grado que sostuvo que
fueron 27 días de sueldos insolutos, frente a los dos días que
encontró acreditado el A quem en su parte motiva.

No obstante lo anterior, el punto del debate principal del ataque a


la sentencia, se centra en la aplicación indebida sobre las
normas sustantivas del numeral 1° del artículo 134 y el artículo
139 del Código Sustantivo del Trabajo por los errores de hecho
ya descritos, normas que si bien el Tribunal no cita en su
sentencia son las que recogen las prescripciones sobre el pago de
salarios. Pues mientras el Tribunal advirtió que no se logró
acreditar el pago al actor de unos días de sueldo por el mes de
abril de 2011 razón por la cual condenó a la demandada al pago
ellos junto con la indemnización moratoria, no es menos cierto
que la demandada cumplió a cabalidad con la cancelación de los
sueldos dentro de los periodos de pago al demandante en
particular los del mes de abril de 2011.

Referencia el numeral 1 del artículo 134 del CST, e


indica que el salario del actor estaba compuesto por un
sueldo básico mensual más comisiones, éstas últimas
pagaderas conforme el numeral sexto de la cláusula cuarta
del contrato (fs.°19 a 22); que el Tribunal no tuvo en cuenta
que el pago de la remuneración se haría «por todos los días
del mes, es decir 30 día[s] o 31 días, pagadero mes vencido»
estipulación que se encuentra ajustada a la ley; que las
comisiones se pagan al mes siguiente de su liquidación «en
la misma fecha de pago del sueldo», tal como se puede
verificar en la declaración del demandante, pues indicó que
«se le pagaba su salario el 25 de cada mes y aclara que lo

SCLAJPT-10 V.00
8
Radicación n.° 63416

era mes vencido»; que el representante legal de la


demandada en el interrogatorio «minuto 26:01», adujo que
siempre los paga y los reconocía el 25 de cada mes, como se
demuestra en el comprobante de pago de la consignación
que se hizo a Remarchuk Rodríguez en abril de 2011, y que
se soporta con el título que aparece consignado, el cual «no
fue tachado de falso».

Acto seguido, expuso que:

[…] continuando con el interrogatorio al representante legal, la


apoderada del actor interroga sobre el hecho que al actor se le
informó en respuesta a un derecho de petición que el 25 de mayo
de 2011 se le había hecho un pago de $3'507.724, pero que él
revisó y no apareció consignado en el banco solicitado aclarara
dicha circunstancia, a lo que le representante legal respondió de
manera clara al minuto 28:35 del CD de audio diciendo: "En
primer lugar, el derecho de petición lo presenta el 24 de mayo y
la empresa lo responde el 30 de mayo, recibido por él con su
firma. En ella no se está hablando del pago de mayo, se está
hablando del mes de abril, dice en concreto que el pago del
salario correspondiente al mes de abril ese pago (sic) realizó el 25
correspondiente al sueldo y a las comisiones y se adjunta el
soporte de trasferencia de ese pago, no es pago posterior ni
anterior de ese pago, que es distinto al pago de prestaciones que
se hace por consignación que corresponde al tiempo posterior a
ese, esa es la razón, de esta pregunta debe advertirse que el
citado derecho de petición por el que se interroga y al que el
representante da respuesta no obra documento alguno al
expediente sea bien porque la parte demandante no lo aportó
(obrando de manera premeditada) y el Juzgado tampoco lo
incorporó, razón por lo cual previo a que se respondiera el
interrogante se hizo la correspondiente objeción por la parte que
represento, sin embargo el Juzgado en aras de buscar la verdad
ordenó su respuesta y el representante de manera clara,
explicativa y precisa detalló el contenido del mencionado escrito y
la respuesta que ofreció la empresa respectivamente, aclarando
con suficiencia que el pago al actor del sueldo del mes de abril el
cual se había realizado el 25 de abril adjuntándole el respectivo
soporte - que no correspondía a mayo como erradamente lo
propone la parte demandante -, también deja claro que ese pago
no correspondía al pago de la liquidación final de prestaciones
que fue un hecho posterior al pago del sueldo mes de abril,
dejando plenamente aclarado la pregunta que se le hiciera.

SCLAJPT-10 V.00
9
Radicación n.° 63416

Aduce que los aludidos interrogatorios no fueron


objeto de análisis en la sentencia acusada; que estos con el
comprobante de pago y el contrato de trabajo, daban cuenta
que sí le pagó al demandante el sueldo correspondiente al
mes de abril de 2011; que el Tribunal se equivocó al estimar
que el documento del folio 77, el cual tildó de «meramente
informativo» no acreditaba «a plenitud la realización del
pago», cuando ello no es así, pues es una documental
«contable, que proviene de parte, que no fue objetado ni
tachado de falso por la contraparte», más aun cuando lo
allegó de manera válida, legal y bajo la prestación de
juramento, además que si tal prueba no era de recibo por
parte del actor «debió en su carga probatoria objetar o tachar
el documento y demostrar lo contrario».

Afirma que el actor durante el debate insistió que en


su cuenta bancaria «nunca se registró ese pago del sueldo
de abril de 2011, así lo sostuvo durante la práctica de
pruebas y en sus alegatos de conclusión», pero que nunca
presentó una prueba que lo soportara (f.°88). (Subrayado
del texto original)

Por último, asegura que:

El Tribunal solo se centró en sostener que el documento de folio


77 era meramente informativo, prueba indebidamente apreciada
por las razones que anteceden, y por otro lado, a rematar sus
motivaciones concluyó que de una u otra forma la demandada
quedó debiendo un saldo insoluto de dos días de sueldo de
acuerdo a la liquidación obrante al folio 17, prueba igualmente
indebidamente apreciada, pues debió estudiarlas en conjunto con
las demás piezas probatorias y procesales arrimadas a los autos
que infirman su decisión, pues el sueldo del mes de abril se pagó
de manera íntegra por todos los días del mes de abril de 2011

SCLAJPT-10 V.00
10
Radicación n.° 63416

como se detalla en el comprobante de pago que se hiciera a la


cuenta bancaria del actor, medio de pago válido y aceptado en
los convenios internacionales del trabajo.

Por todo lo anterior, es claro que el Tribunal vulneró los preceptos


legales acusados, en la modalidad propuesta y por los errores de
hecho ya esbozados, al no dar por acreditado que la demandada
cumplió con los periodos de pago de sueldo al actor en la forma
estipulada contractualmente y ajustado a la derecho (art. 134
num. 1° del CS.T.) y que fueron pagos que se hicieron al actor
directamente (art. 139 del C.S.T), hechos demostrados con las
pruebas que fueron practicadas a los autos pero que el juzgador
no aprecio unas de manera debida y dejando de analizar otras.

VII. CONSIDERACIONES

Le corresponde verificar a esta Corporación, si el ad


quem se equivocó en su decisión al no dar por demostrado,
que la sociedad demandada a la finalización del contrato de
trabajo, le canceló al actor el sueldo correspondiente al mes
de abril de 2011.

A pesar de que el cargo se dirige por la vía indirecta, se


encuentra por fuera de controversia, que Juan Francisco
Remarchuk Rodríguez, prestó sus servicios personales para
la Casa Editorial El Tiempo S.A., mediante un contrato de
trabajo, desde el 8 de febrero de 2010 hasta el 29 de abril
del 2011 (f.°70); y, que el empleador depositó un título
judicial por valor de $8.233.297, a través del «Juzgado Once
Laboral del Circuito» (f.°cd 78).

A fin de resolver si el ad quem, incurrió en los errores


de hecho que le endilga la censura, se procede a analizar
las pruebas preteridas:

SCLAJPT-10 V.00
11
Radicación n.° 63416

Del interrogatorio de parte rendido por Juan Francisco


Remarchuk (f.°cd.78), se extrae que aunque aceptó que la
editorial cancelaba su remuneración los días 25 de cada
mes vencido, de ello no se puede deducir que, se le haya
efectuado el pago del mes de abril de 2011, máxime cuando
niega haber recibido el dinero correspondiente al
comprobante de pago que milita a folio 77, documento que
a juicio de la censura, acredita dicho desembolso; luego no
se desprende confesión alguna.

En lo concerniente al interrogatorio rendido por el


representante legal de la sociedad demandada (f.°cd 78),
encuentra esta Sala que el juez de apelaciones sí la analizó,
pues indicó que no era suficiente para acreditar que en
efecto se hubieran cancelado los emolumentos reclamados.

De manera pacífica y reiterada ha sostenido esta


Corporación, que los interrogatorios de parte no son una
prueba calificada en casación sino en la medida en que
contenga confesión, situación que no se presenta en este
caso, pues nadie puede preconstituir su propia prueba,
sobre aspectos que le favorezcan a sí mismo, por lo que no
es de recibo la afirmación del representante legal de la
editorial, relativo a que sí canceló al accionante el salario
correspondiente al mes de abril, en el cual incluyó el «sueldo
y las comisiones, y se ajusta el soporte de transferencia»;
máxime cuando no aportó el documento que a su juicio
reposa dicha transacción a fin de verificar el pago, que cabe
decir, alega el demandante en el trascurso de la litis, de no
haberse realizado.

SCLAJPT-10 V.00
12
Radicación n.° 63416

En la cláusula cuarta del contrato de trabajo (fs.°19 a


22), se estableció lo siguiente:

Remuneración: EL EMPLEADOR reconocerá los pagos


establecidos en las características de contratación. El sueldo
mensual remunera los servicios de EL TRABAJADOR, comprende
todos los días del mes y se cancelará por periodos mensuales
vencidos. Y un variable representado en una comisión mensual
por cumplimiento en presupuesto de ventas y se definen así: […]

A pesar de que el colegiado no valoró el anterior


documento, del mismo no se desprende una conclusión
distinta a la que se llegó en la decisión objeto del recurso
extraordinario, pues lo que se extrae es que El Tiempo S.A.,
le reconocía al actor un salario, junto con las comisiones
mensuales por concepto de ventas, más no que se le
hubiera cancelado los emolumentos del mes de abril de
2011.

En punto, a las pruebas atacadas por apreciación


errónea, se encuentra lo siguiente:

En folio 77, obra el comprobante de pago del mes de


abril de 2011, expedido por la Casa Editorial El Tiempo
S.A., a favor de Juan Francisco Remarchuk Rodríguez, por
concepto de sueldo, comisiones, medios de transporte, y se
efectúan unos descuentos «DE LEY O AUTORIZADOS», en
donde indica un total neto a pagar por valor de $3.507.724.

Del documento de fecha 16 de mayo de 2011 (f.°17),


que contiene la liquidación del contrato de trabajo, que la
sociedad demandada realizó al actor, se observa: que se
hizo por un total de tiempo laborado de 442 días, un sueldo

SCLAJPT-10 V.00
13
Radicación n.° 63416

básico mensual de $1.355.701 y un salario promedio para


la liquidación de las prestaciones por $4.574.724.04; para
un total a pagar por la suma de $12.995.297, al igual que
se tuvo en cuenta entre otros factores salariales, el sueldo
de 2 días de trabajo de abril de 2011, por valor de $90.380.

De lo anterior, estima la Sala que esos documentos no


demuestran que efectivamente se hubiera cancelado al
promotor del proceso el mes de abril de 2011; además, si en
gracia de discusión se tuviera en cuenta la liquidación de
las prestaciones (f.°70), solo se extrae que se incluyeron 2
días de sueldo de abril de 2011 y, no los 27 restantes que
se reclama en la litis, tal como lo estimó el juez de
apelaciones.

Cumple señalar que de la sentencia impugnada, no


emerge error alguno con alcance protuberante, manifiesto u
ostensible, para razonar que lo colegido por el ad quem
desconoce los parámetros establecidos por el ordenamiento
jurídico y, de allí que, el artículo 61 del CPTSS, les haya
otorgado a los jueces la facultad de apreciar libremente los
medios de convicción, lo que implica que resulte
inmodificable su valoración probatoria, mientras ello no los
lleve a decidir contra la evidencia de los hechos y de la
manera como estos fueron probados.

En ese orden, se concluye que la censura no logró


derruir la decisión recurrida y, por lo tanto, continúa con la
doble presunción de acierto y legalidad de la que se
encuentra revestida. En consecuencia, el cargo formulado
no prospera.

SCLAJPT-10 V.00
14
Radicación n.° 63416

Sin costas en el recurso extraordinario, por cuanto no


se presentó réplica.

VIII. DECISIÓN

En mérito de lo expuesto, la Corte Suprema de


Justicia, Sala de Casación Laboral, administrando justicia
en nombre de la República y por autoridad de la ley, NO
CASA la sentencia proferida el 14 de diciembre de 2012, por
la Sala Laboral del Tribunal Superior del Distrito Judicial
de Bogotá D.C., dentro del proceso ordinario laboral seguido
por JUAN FRANCISCO REMARCHUK RODRÍGUEZ contra
la CASA EDITORIAL EL TIEMPO S.A.

Costas, como quedó señalado en la parte motiva.

Cópiese, notifíquese, publíquese, cúmplase y


devuélvase el expediente al Tribunal de origen.

DONALD JOSÉ DIX PONNEFZ

JIMENA ISABEL GODOY FAJARDO

JORGE PRADA SÁNCHEZ

SCLAJPT-10 V.00
15