Está en la página 1de 3

Cero contra por cero

Cero contra por cero o cero contra pulcero es un juego popular muy conocido en
diversos países latinoamericanos y europeos. Su origen data del siglo XVI,
comprendido desde 1501 hasta 1600 D.C Cuando el pintor neerlandés Pieter
Brueghel pintó El paisaje de los juegos. En esta obra se pueden apreciar a niños
jugando lo que hoy se denominaría Cero contra por cero.

La finalidad de Cero contra por cero es, como en la gran mayoría de juegos
tradicionales, divertirnos y pasar ratos agradables con nuestros amigos y/o
compañeros de la escuela, aunque este juego también tiene un pequeño
porcentaje de riesgo, pues al momento de saltar sobre una persona en esa
posición podían generarse molestias en la espalda o la persona que salta puede
caerse y recibir un mal golpe.

Para este juego se requieren mas de 5 personas de diversas edades y de


cualquier sexo. En este juego hay dos roles, El que se pone y Los que saltan.

El que se pone: Es la persona que se pone en posición para que los demás
salten por encima de él. La posición correcta de el que se pone es inclinado hacia
adelante dejando la espalda en su máximo esplendor, apoyará sus manos en las
rodillas y agachará la cabeza, preferiblemente llevando la barbilla inclinada hacia
el pecho. (existe otra versión de este juego, en la que el que se pone no debe ir
agachado, si no de pie)

Los que saltan: Son los que saltan por encima de él que se pone. Al momento de
saltar cada jugador deberá ir contando hasta 10 y acompañará cada numero con
una frase. Las frases pueden variar según el país donde se juegue. Si el jugador
se equivoca al decir la frase, no cumple con la acción que requiere cada frase o se
resbala y se cae, este deberá tomar la posición de el que se pone.

Las frases con sus respectivas acciones son las siguientes:

- Uno uno mi carrito bruno: Aquí se dará un salto normal, sin acción
requerida.
- Dos dos pataclos: Al momento de saltar se debe dar una leve patada en
el trasero de el que se pone (sin violencia).
- Tres tres con las manos al revés: Aquí debemos invertir las manos
(formando una X) para mayor dificultad.
- Cuatro cuatro las uñas del gato: Como su nombre lo indica, aquí
debemos simular con nuestras manos las uñas de un gato, para así tratar
de causar dolor a el que se pone.
- Cinco cinco desde aquí te brinco: Este numero es uno de los que genera
más dificultad en los que saltan, pues aquí debes delimitar una distancia de
el que se pone de 1m o más, estando esa distancia marcada procederemos
a saltar.
- Seis seis la silla del rey: Aquí el que salta tratará de caer sentado sobre la
espalda de el que se pone.
- Siete siete te pongo mi juanete: Este número es más complejo, pues aquí
debes dar dos saltos. En el primer salto (siete siete te pongo mi juanete)
debes dejar una piedra o cualquier objeto pequeño en la espalda de el que
se pone, y en el segundo salto (siete siete te quito mi juanete) debes
regresarte y en el salto debes retirar el objeto que dejaste en la espalda de
el que se pone.
- Ocho ocho el viejo mocho: Aquí al momento de saltar debes caer con una
sola pierna y previamente dar ocho saltos (también con una sola pierna).

- Nueve nueve aquí nadie se mueve: En este número, todos los que saltan
deben mantener la misma posición en la que cayeron (sin moverse) hasta
que salte la ultima persona; cuando el ultimo salte automáticamente todos
podrán moverse de nuevo.
- Diez diez soldaditos a correr: Este es el último número del juego (a veces
suelen agregarle más). Aquí sucede algo parecido al salto anterior, todos
los que vayan saltando deben ir preparándose, pues cuando salte la última
persona, todos deberán correr y evitar que el que se pone los atrape, pues
esta pasará a ser su función llegado el salto numero 10.