Está en la página 1de 7

UNIVERSIDAD NACIONAL DE LOJA

FACULTAD DE LA EDUCACIÓN EL ARTE Y LA COMUNICACIÓN

CARRERA DE PISCORREHABILITACIÓN Y EDUCACIÓN ESPECIAL

NOMBRE: Fernando Vinicio Iñahuazo

FECHA: 16/05/2020

DOCENTE: Dra. Esther Gonzáles

- ENSAYO SOBRE LA PARÁLISIS CEREBRAL.


- INTRODUCCIÓN

La Parálisis Cerebral Infantil es quizá uno de los problemas que más angustia causa en
las familias. La parálisis cerebral (PC) es un problema de salud pública a nivel mundial,
siendo la principal causa de la discapacidad infantil.

Existen muchos estudios por los que se han buscado para determinar las causas, y además
encontrar los tratamientos para curar este problema.

- HISTORIA

Hacia 1860, un cirujano inglés llamado William Little ofreció por primera vez una
descripción médica de un trastorno que afectaba a los niños/as en los primeros años de vida
y que se caracterizaba por la rigidez muscular.

Se trataba de niños y niñas que mostraban dificultades para agarrar y sujetar los objetos,
gatear y caminar. Conocida durante mucho tiempo como “Enfermedad de Little”, hoy en día
se sabe que esta afección es la diplejía espástica, uno de los trastornos que se engloban bajo
el término de Parálisis Cerebral.

- CONCEPTO

La PC es un síndrome que puede ser debido a diferentes etiologías. “El conocimiento de


los distintos factores que están relacionados con la PC es importante porque algunos de ellos
se pueden prevenir, facilita la detección precoz y el seguimiento de los niños con riesgo de
presentar PC” (Argüelles, 2008)
La Parálisis Cerebral Infantil –PCI– es una lesión del cerebro inmaduro, permanente y no
progresivo, que afecta a la postura y al movimiento. Abarca un conjunto de trastornos
crónicos debidos a una lesión o defecto en el desarrollo del cerebro inmaduro (trastorno
neuromotor).

“Para poder hablar de PC, la lesión tiene que ocurrir en el período comprendido entre los
primeros días de gestación y los 3 ó 5 años de vida”. El término Parálisis hace referencia a
una debilidad o problema en la utilización de los músculos, que se manifiesta con alteraciones
en el control del movimiento, el tono muscular y la postura. Mientras que el término Cerebral
quiere resaltar que la causa de la parálisis cerebral radica en una lesión (herida y posterior
cicatriz) en las áreas motoras del cerebro que controlan el movimiento y la postura. La PC
puede sobrevenir antes del nacimiento por factores perinatales, durante el parto (anoxia o
falta de oxígeno en el cerebro, bajo peso al nacer, comprensión de la cabeza, etc.) o con
posterioridad por factores postnatales (anoxia, traumatismos, infecciones, etc.). Además de
las limitaciones para el movimiento, pueden presentarse otros síntomas asociados: de la
cognición (déficit intelectual), de la comunicación (dificultades en la articulación de las
palabras), sensoriales y crisis convulsivas (epilepsia).

- TIPOS

La clasificación va en función según (Argüelles, 2008) del trastorno motor:

Predominante y de la extensión de la afectación, es de utilidad para la orientación del tipo


de tratamiento así como para el pronóstico evolutivo. Otra forma de clasificación, según la
gravedad de la afectación: leve, moderada, grave o profunda, o según el nivel funcional de la
movilidad.

- Parálisis cerebral espástica Es la forma más frecuente. Los niños con PC espástica
forman un grupo heterogéneo:
- Tetraplejía espástica Es la forma más grave. Los pacientes presentan afectación de
las cuatro extremidades. En la mayoría de estos niños el aspecto de grave daño
cerebral es evidente desde los primeros meses de vida. En esta forma se encuentra
una alta incidencia de malformaciones cerebrales, lesiones resultantes de infecciones
intrauterinas o lesiones clásticas como la encefalomalacia multiquística.
- Diplejía espástica Es la forma más frecuente. Los pacientes presentan afectación de
predominio en las extremidades inferiores. Se relaciona especialmente con la
prematuridad. La causa más frecuente es la leucomalacia periventricular.
- Hemiplejía espástica Existe paresia de un hemicuerpo, casi siempre con mayor
compromiso de la extremidad superior. La etiología se supone prenatal en la mayoría
de los casos. Las causas más frecuen-
- Parálisis cerebral discinética Es la forma de PC que más se relaciona con factores
perinatales, hasta un 60-70% de los casos 6 . Se caracteriza por una fluctuación y
cambio brusco del tono muscular, presencia de movimientos involuntarios y
persistencia de los reflejos arcaicos
- Parálisis cerebral atáxica Desde el punto de vista clínico, inicialmente el síntoma
predominante es la hipotonía
- Parálisis cerebral hipotónica Es poco frecuente. Se caracteriza por una hipotonía
muscular con hiperreflexia osteotendinosa, que persiste más allá de los 2-3 años y
que no se debe a una patología neuromuscular.
- Parálisis cerebral mixta Es relativamente frecuente que el trastorno motor no sea
“puro”. Asociaciones de ataxia y distonía o distonía con espasticidad son las formas
más comunes.

- CAUSAS

No se puede decir que haya una causa de la parálisis cerebral, sino que puede sobrevenir
por distintos factores que tienen lugar antes, durante o después del nacimiento, dentro de los
tres primeros años de vida. Entre un diez y un quince por ciento de los niños/as con PC
adquieren este trastorno en los meses siguientes al parto y suele ser consecuencia de
infecciones cerebrales, como la meningitis bacteriana o la encefalitis vírica, o bien, por
lesiones en la cabeza. En muchos casos, ni siquiera se conoce la causa que la desencadenó;
únicamente se observa una alteración del desarrollo cerebral o una lesión en la región del
cerebro encargada del control de la función motora. Lo que sí es cierto, es que es muy rara la
Parálisis Cerebral Familiar, de origen genético. Tradicionalmente, se atribuía la mayoría de
los casos de PC a asfixia y a otras complicaciones ocurridas durante el parto. Sin embargo,
investigaciones recientes han demostrado que sólo un 10% de los nacimientos con asfixia
causan PC. La mayoría de las parálisis cerebrales se deben a otros factores.

- Causas Prenatales. Los factores prenatales actúan antes del parto, durante el
embarazo. Los que más frecuentemente causan parálisis cerebral son:

 Hipoxia: Insuficiencia de oxígeno en el cerebro.


 Exposición de la madre a un virus o a infecciones (por ejemplo, rubéola).
 Predisposición de la madre al aborto.
 Exposición a Rayos X. o Intoxicaciones de la madre. o Trastornos del
metabolismo. o Diabetes.

- Causas Perinatales. La PC se puede producir a causa de algún acontecimiento que


tiene lugar durante el parto o en los momentos inmediatamente posteriores al
nacimiento.
 Desprendimiento de la placenta.
 Anoxia o Asfixia Perinatal: La falta o insuficiencia de oxígeno en la sangre
pueden causar una deficiencia de oxígeno en el cerebro del recién nacido. En
los casos de asfixia grave, existe riesgo de daño cerebral a largo plazo,
pudiendo dar origen a una encefalopatía hipóxica-isquémica. La asfixia
grave es poco frecuente y va acompañada de problemas en otras partes del
cuerpo y de convulsiones. La anoxia puede sobrevenir después de un parto
prolongado, por desprendimiento de la placenta o por el uso inadecuado de
analgésicos, entre otras causas.
 Apoplejía o hemorragia intracraneal. Puede desencadenarse por una
insuficiencia respiratoria en el recién nacido.
 Traumatismo. Caídas, golpes en la cabeza, etc.

- Causas Postnatales. Son aquellas que actúan después del parto, hasta los tres años
de vida.
 Enfermedades infecciosas. o Accidentes cardiovasculares.
 Meningitis.
 Traumatismos o golpes en la cabeza. o Intoxicaciones por el uso inadecuado
de los medicamentos.
 Deshidratación.
 Anoxias.
 Trastornos metabólicos.

- AFECTACIÓN NEUROLÓGICA

“Los signos y síntomas tempranos de PCI, usualmente aparecen antes de los 18 meses de
edad; los padres o familiares son los primeros que notan que los niños no presentan destrezas
motoras acorde a su edad”

El examen neurológico refleja retardo en el desarrollo neuromotor y habilidades


motoras. Los reflejos del recién nacido pueden continuar presentes después de la edad en que
usualmente desaparecen. La mayoría de los niños presentan tono muscular anormal,
inicialmente el tono muscular puede estar disminuido para cambiar a hipertonía en un periodo
de 3 a 6 meses.

Al estar el tono muscular aumentado, el niño tiene disminuido los movimientos


espontáneos de sus extremidades o presentan movimientos anormales. Es importante
reconocer los efectos adversos a largo plazo que el trastorno motor (Hipotonía o Hipertonía)
con desbalance muscular y deformidad dinámica de las articulaciones ejerce sobre el
desarrollo de los músculos (acortamiento y atrofia), tendones y huesos (acortamiento) y
articulaciones (contracturas fijas o estáticas), si no se corrigen a tiempo.

Los signos que deben aumentar las sospechas sobre un trastorno motor, por ejemplo en
un niño de 4 meses de edad son:

1. Anormalidades en las funciones orolinguales (succión – deglución);


2. Aumento del tono extensor a nivel del cuello;
3. Retrasos en la desaparición de los reflejos primitivos neonatales;
4. Dificultad o fracaso para mantener su peso sobre los antebrazos en posición prona;
5. Imposibilidad de mantenerse sentado con ayuda y con la cabeza erecta;
6. Efectuar una maniobra de volteo fácilmente;
7. Demostrar poco interés social o indiferencia a los estímulos visuales con conducta
visual anormal

- TRATAMIENTOS

“Es necesario un equipo multidisciplinario (neuropediatra, fisioterapeuta, ortopeda,


psicólogo, logopeda, pediatra de atención primaria y la colaboración de otros especialistas)”
(Argüelles, 2008), para la valoración y atención integral del niño con PC. Una atención
especializada, temprana e intensiva durante los primeros años y un tratamiento de
mantenimiento posterior.

El tratamiento debe de ser individualizado, en función de la situación en que se encuentra el


niño (edad, afectación motriz, capacidades cognitivas, patología asociada), teniendo en
cuenta el entorno familiar, social, escolar.

 Fisioterapia: Son varios los métodos empleados y prácticamente todos han


demostrado su utilidad. Independientemente del método utilizado es fundamental la
colaboración con el cirujano ortopédico y con el ortopedista
 Farmacoterapia: PC espástica: fármacos por vía oral: el Baclofeno y el Diazepam son
los más utilizados pero de utilidad reducida por sus efectos secundarios. Fármacos
por inyección local: Toxina botulínica (TB). La utilización de la TB, como de otros
fármacos, ha de formar parte de un plan de tratamiento global.
 Tratamiento quirúrgico: Cirugía ortopédica: las técnicas quirúrgicas incluyen
tenotomía, neurectomía, trasplante de tendones, alargamiento de unidades
miotendinosas retraídasdas, osteotomías, artrodesis, reducción de luxaciones,
fusiones vertebrales.
 Neurocirugía: Los procedimientos neuroquirúrgicos en el tratamiento de la PC
incluyen dos técnicas principalmente: la bomba de baclofeno intratecal y la rizotomía
dorsal selectiva. En un futuro la estimulación cerebral profunda para algunos casos
de PC discinética.

-CONCLUSIONES
- Es importante tener en mente que a pesar de que se han desarrollado y descrito múltiples
clasificaciones, no debemos de perder de vista que la patología de la parálisis cerebral infantil

- Debe ser entendida como una entidad heterogénea, con comportamiento variado y que debe
ser comprendida de la mejor manera posible, ya que de ello depende el brindar el mejor
tratamiento interdisciplinario posible tanto quirúrgico como en el área de la rehabilitación
otorgando con ello una mejor calidad de vida, tratando de incluir al paciente a la sociedad.

- La comprensión de la enfermedad por parte de sus familiares es muy determinante, en la


colaboración para brindar un tratamiento adecuado

Bibliografía

Argüelles, P. P. (2008). Parálisis cerebral infantil. Hospital Sant Joan de Dèu, 271-277. Obtenido de
Parálisis cerebral infantil.

Gómez-López, S., Jaimes, V. H., Gutiérrez, C. M. P., Hernández, M., & Guerrero, A.
(2013). Parálisis cerebral infantil. Archivos venezolanos de puericultura y pediatría, 76(1),
30-39.

También podría gustarte