Está en la página 1de 16

Elena White y la escatología adventista

Gerhard Pfandl

Introducción
La enseñanza adventista acerca de los eventos del tiempo del fin
está basada en las Escrituras y en los escritos de Elena White. La
Escritura, particularmente el libro de Apocalipsis, describe mu-
chos eventos importantes del futuro. Elena White completa al-
gunos detalles que no son inmediatamente evidentes en el texto
bíblico. Juntos nos proporcionan una visión bastante detallada
de lo que nos espera.

Los eventos finales en las Escrituras1


Los eventos descritos en Ap 12-14 se encuentran en el centro de
la escatología adventista. En el capítulo 12 se describe brevemente
la historia de la Iglesia cristiana desde el siglo I d. C., hasta el tiem-
po del fin. El capítulo termina con la declaración de que Satanás
está haciendo la guerra contra el remanente del pueblo de Dios,
“los que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimo-
nio de Jesucristo” (12:17). En el capítulo 13 se describe, en términos
simbólicos, el clímax de esta guerra. La primera bestia del mar y la
segunda bestia que sale de la tierra trabajan juntas para imponer
su marca de adoración en todo el mundo. La segunda bestia, bajo
pena de muerte, forzará al mundo entero a adorar a la primera bes-
tia y su imagen, y a aceptar su marca. La liberación para aquellos
que rehúsan alinearse con la segunda bestia llega en el capítulo 14
donde la segunda venida de Cristo pone fin a la historia humana.

* Traducido por Joel Iparraguirre.


1. Para más detalles sobre este punto y sus desafíos contemporáneos, véase
mi estudio “The relevance of Seventh-day Adventist eschatology for the
21st century”, en The Cosmic Battle for Planet Earth: Essays in Honor of Nor-
man R. Gulley, ed. Ronald A. G. du Preez y Jiří Moskala (Berrien Springs,
MI : Old Testament Department, Seventh-day Adventist Theological Se-
minary, Andrews University, 2003).
232 “Porque cerca está el día de Yhwh”

Los adventistas entienden que la primera y segunda bes-


tias de Ap 13 son símbolos del papado y de los Estados Unidos
protestante, respectivamente. Según Ap 13, en algún momento
en el futuro, los Estados Unidos protestante llamará al mundo a
adorar a la primera bestia, es decir, a ser obediente al papado.2
Las leyes dominicales culminarán en un decreto de muerte y la
aceptación de la marca de la bestia por aquellos que cumplan.
El pueblo de Dios enfrentará la muerte; pero antes de que el
decreto de muerte sea llevado a cabo, Cristo aparecerá para li-
berar a sus santos.

Un bosquejo de la escatología de Elena White


La escatología de Elena White se basó en el método histo-
ricista de interpretación profética. Ella entendió que los cuatro
imperios mundiales en Dn 2 y 7 eran Babilonia, Medo-Persia,
Grecia y Roma.3 Los 1260 “años” de Dn 7:25 señalaban el pe-
ríodo de la supremacía papal del 538 al 1798.4 Ella creía que
la herida mortal mencionada en Ap 13:3 se refería al año 1798
cuando Napoleón I hizo prisionero al Papa Pío VI.5 Los 2300
años de Dn 8:14 comenzaron con la profecía de las 70 semanas
en el 457 a. C., y terminaron en 1844.6 Ella también enseñó que
desde 1844 vivimos en el tiempo del juicio investigador men-
cionado en Ap 14:7.7
Elena White delineó tres períodos de tiempo distintos en
su paradigma escatológico, cada uno con eventos específicos:
1) El tiempo del juicio investigador o pre-advenimiento que
concluye con el cierre de la gracia, 2). el gran tiempo de an-
gustia que sigue al cierre de la gracia y que concluye con la
segunda venida, y 3) el milenio que sigue a la segunda venida
y concluye con la resurrección de los impíos y su destrucción
final en el lago de fuego.

2. La forma más alta de adoración es la obediencia, véase 1 S 15:22.


3. Ed, 177.
4. CS, 309.
5. Ibíd.
6. Ibíd., 462.
7. Ibíd., 477-478.
Pfandl: Elena White y la escatología adventista 233

Eventos durante el periodo de tiempo


del juicio investigador
A Elena White se le mostró en visiones que durante este
período de tiempo, antes del cierre de la gracia, ocurrirían los
siguientes eventos:
a) En el cielo: El juicio investigador comenzará con aquellos
cuyos nombres se encuentran en el libro de la vida.
b) En la tierra: Poco antes del cierre del tiempo de gracia, se
formará una imagen de la bestia, se promulgarán leyes domi-
nicales universales que culminarán en un decreto de muerte y
la recepción de la marca de la bestia. Este período de tiempo se
conoce como el tiempo de angustia temprano o pequeño.8
Durante este tiempo de angustia, la iglesia de Dios proclama-
rá el fuerte clamor y experimentará la lluvia tardía, el zarandeo,
el sellamiento y un reavivamiento y reforma dentro de la iglesia
tal como no se ha visto desde el período de la iglesia primitiva.
Elena White no proveyó una secuencia cronológica para es-
tos eventos en la iglesia; muchos pueden ocurrir paralelamente.
Cuando el decreto de Ap 22:11 sea emitido, todos estos eventos
habrán terminado y el gran tiempo de angustia comenzará. Nun-
ca se menciona un marco de tiempo para estos eventos, pero dice
que “los movimientos finales serán rápidos”.9

Reavivamiento y reforma en la iglesia:


El reavivamiento y la reforma en la iglesia preparan a la iglesia
para los eventos finales y para dar el fuerte clamor. Será un reaviva-
miento de la piedad primitiva “cual no se ha visto nunca desde los
tiempos apostólicos”.10 Las características de este reavivamiento y re-
forma incluirán milagros de sanación y conversiones genuinas.11 Ella
también dice que Satanás se esforzará para evitar este reavivamiento
introduciendo una falsificación en el mundo cristiano.

8. EUD, 147. Véase Donald E. Mansell, The Shape of the Coming Crisis (Nampa,
ID: Pacific Press, 1998), 31.
9. 9T, 11.
10. CS, 517.
11. 9T, 102-103.
234 “Porque cerca está el día de Yhwh”

El enemigo de las almas desea impedir esta obra; y antes que lle-
gue el tiempo para que se produzca tal movimiento, tratará de evi-
tarlo introduciendo una falsa imitación. Hará aparecer como que
la bendición especial de Dios es derramada sobre las iglesias que
pueda colocar bajo su poder seductor; allí se manifestará lo que se
considerará como un gran interés por lo religioso. Multitudes se
alegrarán de que Dios esté obrando maravillosamente en su favor,
cuando, en realidad, la obra provendrá de otro espíritu. Bajo un
disfraz religioso, Satanás tratará de extender su influencia sobre el
mundo cristiano.12

Esto nos ayuda a entender mejor las palabras de Pablo en 2


Ts 2:9: “La venida del inicuo cuyo advenimiento es por obra de
Satanás, con gran poder y señales y prodigios mentirosos”.

El sellamiento
Para preparar a sus hijos para el tiempo de angustia, Dios
quiere sellarlos en sus frentes. “No se trata de un sello o mar-
ca que se pueda ver, sino un afianzamiento en la verdad, tanto
intelectual como espiritualmente, de modo que los sellados son
inconmovibles”13 cuando llega el momento de la angustia.

La lluvia tardía
La lluvia tardía es prometida en Jl 2:23, 28, 29. Así como la igle-
sia apostólica recibió la lluvia temprana en el Pentecostés, la iglesia
remanente recibirá la lluvia tardía que le permitirá terminar la obra.14
“Como la ‘lluvia temprana’ fue dada en tiempo de la efusión
del Espíritu Santo al principio del ministerio evangélico, para hacer
crecer la preciosa semilla, así, la ‘lluvia tardía’ será dada al final de
dicho ministerio para hacer madurar la cosecha”.15 Esta promesa es
para nosotros hoy, no solo para el futuro. Tenemos que estar prepa-
rados para recibirla. Esto significa que necesitamos dejar todo peca-
do y buscar al Señor en humildad.16

12. CS, 517.


13. EUD, 223.
14. CS, 669.
15. Ibíd.
16. Véase 6T, 57-58.
Pfandl: Elena White y la escatología adventista 235

El fuerte clamor
El mensaje de la caída de Babilonia, dado por el segundo
ángel (Ap 14:8), se repite en el mensaje del ángel en Ap 18:1-4. La
obra de este ángel se une a la última gran obra del mensaje del
tercer ángel a medida que se convierte en un fuerte clamor.17

Y en la proclamación en alta voz del mensaje del tercer ángel, se


oye una voz que dice desde el cielo: “Salid de ella, pueblo mío,
para que no seáis partícipes de sus pecados, ni recibáis parte de sus
plagas; porque sus pecados han llegado hasta el cielo, y Dios se ha
acordado de sus maldades” (Ap 18: 4, 5).18

El zarandeo
El zarandeo se refiere al zarandeo del pueblo de Dios. Será
causado por: 1) el testimonio directo del Testigo fiel a Laodicea,19
y 2) la introducción de teorías falsas.20 Muchos adventistas dejarán
la iglesia porque no se han convertido completamente.21

El pequeño tiempo de angustia


Antes del fin del tiempo de gracia vendrá un tiempo de an-
gustia para el mundo y para la iglesia. Los problemas políticos,
financieros y sociales aumentarán (Lc 21:25). Elena White se re-
fiere a este tiempo cuando dice: “Y al empezar el tiempo de an-
gustia, fuimos henchidos del Espíritu Santo, cuando salimos a
proclamar más plenamente el sábado”.22 Más adelante explica:

El comienzo “del tiempo de angustia” mencionado entonces no se


refiere al tiempo cuando comenzarán a ser derramadas las plagas;
sino a un corto período precisamente antes que caigan, mientras
Cristo está en el santuario. En ese tiempo, cuando se esté termi-
nando la obra de la salvación, vendrá aflicción sobre la tierra, y las

17. PE, 277.


18. 2MS, 137.
19. PE, 270.
20. TM, 109.
21. 4T, 92-93.
22. PE, 85.
236 “Porque cerca está el día de Yhwh”

naciones se airarán, aunque serán mantenidas en jaque para que


no impidan la realización de la obra del tercer ángel.23

La imagen de la bestia
La imagen de la bestia se formará cuando las iglesias protes-
tantes en América se unan con el estado para usar su poder a fin
de hacer cumplir sus decretos y sostener las instituciones de la
iglesia. “Cuando el Estado haga uso de su poder para poner en
vigor los decretos y sostener las instituciones de la iglesia, enton-
ces la Norteamérica protestante habrá formado una imagen del
papado y habrá una apostasía nacional que solo concluirá en la
ruina nacional”.24

La imitación de Satanás de la venida de Cristo


Elena White sostiene que “el acto capital que coronará el
gran drama del engaño será que el mismo Satanás se dará por el
Cristo”.25 Esto arroja luz sobre las palabras de Jesús en Mt 24:24:
“Porque se levantarán falsos Cristos y falsos profetas, y harán
grandes señales y prodigios, de tal manera que engañarán, si
fuere posible, aun a los escogidos”.

Leyes dominicales
Desde que Constantino, en el año 321 d. C., emitiera la pri-
mera ley dominical, ha habido leyes dominicales en existencia en
muchos países; también en Estados Unidos. Pero en el pasado,
las leyes dominicales en Estados Unidos se limitaban a las leyes
estatales o del condado; y se referían a las actividades comercia-
les. Apocalipsis 13 predice que, en el futuro, las leyes dominica-
les serán leyes nacionales; incluso internacionales, y tales decre-
tos incluirán observancias religiosas.
Apocalipsis 13:3 también profetiza: “Toda la tierra seguía
admirada a la bestia” (NC). De acuerdo a Elena White, esto sig-
nifica que “cuando los Estados Unidos, el país de la libertad reli-
giosa, se una con el papado para forzar la conciencia y obligar a

23. Ibíd., 85.


24. EUD, 138.
25. CS, 682.
Pfandl: Elena White y la escatología adventista 237

los hombres a honrar el falso día de reposo, los habitantes de todo


país del globo serán inducidos a seguir su ejemplo”.26
El decreto de muerte
Los intérpretes adventistas no están de acuerdo con el momen-
to del decreto de muerte. Apocalipsis 13:15 indica que en algún
momento durante el conflicto final se aprobará una ley religiosa
que incluirá la pena de muerte. Esto es apoyado por Ap 20:4, que
dice que habrá mártires en la crisis final que no han adorado a la
bestia ni a su imagen. Por lo tanto, “si ha de haber mártires a causa
de la marca de la bestia, obviamente la imposición de la marca de la
bestia debe hacerse antes de que se lleven a cabo estos martirios”.27
Puesto que no habrá mártires después del cierre del tiempo
de gracia,28 los mártires mencionados en Ap 20:4 deben ser conde-
nados a muerte antes del cierre de la gracia. El decreto de muerte,
por lo tanto, debe ser emitido antes del cierre de la gracia. Esto es
apoyado por un número de declaraciones de Elena White:

Cuando llegue ese tiempo de angustia, cada caso se habrá decidi-


do, ya no habrá tiempo de gracia ni misericordia para el impeni-
tente. El sello del Dios vivo estará sobre su pueblo. Este pequeño
remanente, incapaz de defenderse en el mortífero conflicto con las
potestades de la tierra mandadas por la hueste del dragón, hace
de Dios su defensa. El decreto de que adoren a la bestia y reciban

26. 6T, 27. Énfasis añadido.


27. L. P. Tolhurst, “The Death Decree in the Setting of the Final Crisis”, man-
uscrito inédito, 2.
28. “Si la sangre de los fieles siervos de Cristo fuese entonces derramada,
no sería ya, como la sangre de los mártires, semilla destinada a dar una
cosecha para Dios. Su fidelidad no sería ya un testimonio para convencer
a otros de la verdad, pues los corazones endurecidos han rechazado los
llamamientos de la misericordia hasta que estos ya no se dejan oír. Si los
justos cayesen entonces presa de sus enemigos, sería un triunfo para el
príncipe de las tinieblas. El salmista dice: ‘Me esconderá en su pabellón
en el día de calamidad; me encubrirá en lo recóndito de su tabernáculo’.
Salmos 27:5, (V.M.). Cristo ha dicho: ‘¡Ven, pueblo mío, entra en tus apo-
sentos, cierra tus puertas sobre ti; escóndete por un corto momento, hasta
que pase la indignación! Porque he aquí que Jehová sale de su lugar para
castigar a los habitantes de la tierra por su iniquidad’. Isaías 26:20, 21,
(V.M.). Gloriosa será la liberación de los que lo han esperado pacientemen-
te y cuyos nombres están escritos en el libro de la vida”. CS, 692.
238 “Porque cerca está el día de Yhwh”

su marca bajo pena de persecución y muerte ha sido promulgado


por la más alta autoridad terrestre.29

Esto indica claramente que cuando el tiempo de angustia


llega, la gracia se cierra y el decreto de muerte “se aprueba”. En
ese momento escribe: “Más de una estrella que hemos admirado
por su brillo se apagará entonces en las tinieblas.30
Una razón para la apostasía que Elena White predice será
“las amenazas de encarcelamiento y la muerte”.31 En el libro
Testimonios para los ministros, Elena White describe a Satanás di-
ciendo: “Cuando la muerte sea la pena por la violación de nues-
tro descanso [falso sábado], entonces muchos que ahora están
alistados con los observadores de los mandamientos vendrán a
nuestro lado”.32
Ya que no habrá cambio de lado después del fin del tiem-
po de gracia, la prueba que involucra una amenaza de muer-
te debe, por lo tanto, venir antes de ese momento.33 Esto está
en armonía con el contexto general en el libro de Apocalipsis.
Apocalipsis 13:15 dice que la gente será amenazada de muerte,
y Ap 20:4 confirma que algunos serán de hecho asesinados.
También es importante preguntarse cuál es el propósito del de-
creto de muerte. El propósito, obviamente, es separar la paja
del trigo. Es la prueba final durante el tiempo de zarandeo,
cuando el oro verdadero refinado en el fuego será revelado. Un
decreto de muerte después del cierre de la gracia, cuando cada
caso se ha decidido, no tiene ningún propósito práctico. Y Dios
no hace nada sin propósito.

29. 5T, 197-198.


30. PR, 140.
31. Ibíd.
32. TM, 481-482.
33. Esta es también la posición de Elena White en la siguiente declaración:
“El Señor me ha mostrado definidamente que la imagen de la bestia se
formará antes de la terminación del tiempo de gracia; y esto debido a que
constituirá una gran prueba para el pueblo de Dios, mediante la cual se
decidirá su destino eterno”. EUD, 232-233. Apocalipsis 13:11-17 incluye el
decreto de muerte. Por lo tanto, Elena White, en esta declaración, coloca
la amenaza de muerte de nuevo antes del cierre del tiempo de gracia.
Pfandl: Elena White y la escatología adventista 239

La marca de la bestia
Desde el principio, los adventistas del séptimo día han rela-
cionado la “marca de la bestia” con una observancia del domingo
impuesta por el estado en el futuro como muestra de sumisión a
Roma. Elena White escribió:

Cuando la observancia del domingo sea impuesta por la ley, y el


mundo sea ilustrado respecto a la obligación del verdadero día de
descanso, entonces el que transgrediere el mandamiento de Dios
para obedecer un precepto que no tiene mayor autoridad que la
de Roma, honrará con ello al papado por encima de Dios… Los
hombres… aceptarán, de hecho, el signo de la sumisión a Roma, “la
marca de la bestia”.34 Sin embargo, “nadie hasta ahora ha recibido
la marca de la bestia. El tiempo de prueba no ha llegado aún”.35

El fin del tiempo de gracia


El fin del tiempo de gracia indicará el fin del ministerio de
Cristo en el cielo. La obra de investigación y juicio será termina-
da, y la puerta de la misericordia se cerrará.36 Cuando Ap 22:11
sea proclamado, “el sello del Dios vivo estará sobre su pueblo”.37

Eventos durante el tiempo de angustia


Después del fin del tiempo de gracia, Elena White vio el gran
tiempo de angustia, el derramamiento de las siete últimas plagas
y el tiempo de angustia de Jacob. Este gran tiempo de angustia
culmina con la batalla del Armagedón durante la sexta plaga y
una resurrección parcial en el segundo advenimiento de Cristo,
momento en el que ocurre la primera resurrección y el traslado de
los justos. Estos acontecimientos serán seguidos por el milenio.

El tiempo de angustia de Jacob


El tiempo de angustia de Jacob (expresión mencionada en
Jer 30:7), realmente comienza con el decreto de muerte38 antes

34. CS, 502-503.


35. Ev, 174.
36. CS, 481.
37. 5T, 198.
38. CS, 673-674.
240 “Porque cerca está el día de Yhwh”

del cierre de la gracia; pero ocupa la mayor parte del tiempo del
gran tiempo de angustia. Como Jacob, aunque había confesado
sus pecados, todavía luchaba con Dios (Gn 32); así el pueblo de
Dios experimentará un tiempo de angustia y sentirá un profun-
do sentido de su indignidad.

En el tiempo de angustia, si el pueblo de Dios conservase pecados


aún inconfesos cuando lo atormenten el temor y la angustia, sería
aniquilado; la desesperación acabaría con su fe y no podría tener
confianza para rogar a Dios que le librase. Pero por muy profundo
que sea el sentimiento que tiene de su indignidad, no tiene culpas
escondidas que revelar. Sus pecados han sido examinados y borra-
dos en el juicio; y no puede recordarlos.39

Las siete últimas plagas derramadas


El gran tiempo de angustia comienza con el cierre del tiempo
de gracia (Dn 12:1). Es el tiempo cuando las siete plagas caerán
sobre la tierra. La paciencia de Dios ha terminado. Los malvados
han pasado el límite de su gracia y el Espíritu de Dios, por fin,
se ha retirado. “Desamparados ya de la gracia divina, están a
merced de Satanás, el cual sumirá entonces a los habitantes de la
tierra en una gran tribulación final”.40

Armagedón
Los tres espíritus inmundos (espíritus de demonios) salen
de la boca del Dragón –espiritualismo–, la bestia –papado– y el
falso profeta –protestantismo apóstata– (Ap 16:12-16). Arman a
los poderes de este mundo para una batalla final contra Dios y su
pueblo. Dondequiera que el enemigo ponga en peligro al pueblo
de Dios, allí está el Armagedón. Sin embargo, en el momento de
su mayor peligro, Jesús aparece en las nubes del cielo para res-
catar a su pueblo.41

39. Ibíd., 678.


40. Ibíd., 672.
41. PE, 283-284.
Pfandl: Elena White y la escatología adventista 241

Resurrección parcial
Justo antes de la aparición de Cristo hay una resurrección
parcial (Dn 12:2; Ap 1:7). Todos los que han muerto en la fe del
mensaje del tercer ángel salen del sepulcro glorificados, para es-
cuchar el pacto de paz de Dios con aquellos que han guardado
su ley. “Los que le traspasaron” (Ap 1:7), los que se burlaron y
menospreciaron las agonías moribundas de Cristo, y los más vio-
lentos opositores de su verdad y de su pueblo, son resucitados
para contemplarlo en su gloria y para ver el honor puesto sobre
los leales y obedientes.42

La segunda venida
Cuando Cristo venga, tendrá lugar la primera resurrección
(Ap 20:4, 5).43 Los vivos que han aceptado a Jesús como su salva-
dor serán trasladados (1 Ts 4:17)44 y los incrédulos serán destrui-
dos (2 Ts 2:8).45 En ese momento comenzará el milenio.

Eventos durante el tiempo del milenio


Elena White describe el tiempo del milenio como el período
de tiempo durante el cual los malvados serán juzgados. Durante
este tiempo, Satanás y sus ángeles están atados aquí en la tierra,
y la tierra está devastada y en ruinas. Al final de este período, los
malvados son resucitados. Satanás los guía en un intento final
de derrocar el gobierno de Dios en la santa ciudad; pero él y sus
seguidores son destruidos por fuego. Estos eventos son seguidos
por la recreación de la tierra como el hogar de los redimidos.

El juicio de los malvados


Durante el milenio, entre la primera y la segunda resurrec-
ción, tiene lugar el juicio de los impíos. Es en este tiempo cuando
“los santos juzgarán al mundo” (1 Co 6:2, 3). “Junto con Cristo
juzgan a los impíos, comparando sus actos con el libro de la ley,

42. CS, 695.


43. Ibíd., 702.
44. Ibíd., 703.
45. Ibíd., 714-715.
242 “Porque cerca está el día de Yhwh”

la Biblia y fallando cada caso en conformidad con los actos que


cometieron por medio de su cuerpo”.46

La tierra en ruinas y Satanás atado


Durante el milenio la tierra está devastada y desolada.
Juan lo llama “el abismo” (Ap 20:3). Elena White identifica
esta descripción como “la tierra en estado de confusión y
tinieblas”47 durante el milenio. Este planeta desolado será el
hogar por mil años de Satanás con sus ángeles malvados. Li-
mitado a la tierra, no tendrá acceso a otros mundos para ten-
tar a sus habitantes. “En este sentido es como está atado: no
queda nadie en quien pueda ejercer su poder. Le es del todo
imposible seguir en la obra de engaño y ruina que por tantos
siglos fué [sic] su único deleite”.48

Resurrección de los malvados


Al final del milenio Jesús regresa de nuevo a esta tierra.
Elena White describe su llegada al Monte de los Olivos.

Cuando sus pies tocan la montaña, se parte en dos y se convierte


en una gran llanura, y se prepara para la recepción de la ciu-
dad santa en la cual se encuentra el paraíso de Dios, el jardín del
Edén, que fue quitado después de la transgresión del hombre.49

La ciudad de Dios desciende y se asienta sobre la llanura


preparada para ella. Entonces, Jesús abandona la ciudad y lla-
ma a los malvados muertos. “Todos se levantan tan igual como
cuando bajaron a sus tumbas”.50

La batalla final de Satanás contra Dios


Cuando los malvados salen de sus tumbas, Elena White dice
que reanudan “el curso de sus pensamientos donde lo había in-

46. Ibíd., 719.


47. Ibíd., 716-717.
48. Ibíd., 717.
49. 3SG, 83.
50. Ibíd., 84.
Pfandl: Elena White y la escatología adventista 243

terrumpido la muerte”,51 y “los impíos llevan las huellas de la en-


fermedad y de la muerte”.52 Satanás los engaña para que ataquen
la santa ciudad; pero el fuego de Dios cae desde el cielo sobre
ellos y todos son consumidos juntos (Ap 20:7-10).

La nueva tierra
El fuego que consume a los malvados purificará la tierra.
Cada rastro de la maldición será barrido y la tierra será hecha
nueva.53 La gran controversia ha terminado. El pecado y los pe-
cadores ya no existen. El universo entero está limpio. Entonces
todas las cosas, animadas e inanimadas, declararán para siempre
que Dios es amor.54

Conclusión
La escatología adventista se basa en el método historicista
de interpretación profética. No es una mezcla de historicismo y
futurismo. Ni las Escrituras, ni Elena White apoyan la interpre-
tación futurista de algunos intérpretes adventistas particulares.
Elena White en 1888 escribió: “Nuestra posición ha sido de
espera y vigilia, sin ninguna proclamación de tiempo para inter-
venir entre el cierre de los períodos proféticos en 1844 y el tiem-
po de la venida de nuestro Señor. No sabemos el día ni la hora, ni
cuándo es el tiempo definido, y sin embargo, el cálculo profético
nos muestra que Cristo está a la puerta”.55

51. PE, 293.


52. CS, 720.
53. Ibíd.,
732.
54. Ibíd., 737.
55. 10MR, 270.
244 “Porque cerca está el día de Yhwh”

Apéndice
El decreto de muerte
Elena White tiene una declaración sobre la cual algunos
autores adventistas en escatología han colocado el decreto de
muerte después del cierre de la gracia.56 La cita es la siguiente:

Vi que los cuatro ángeles iban a retener los vientos mientras no


estuviese hecha la obra de Jesús en el santuario, y que entonces
caerían las siete postreras plagas. Estas enfurecieron a los malva-
dos contra los justos, pues los primeros pensaron que habíamos
atraído los juicios de Dios sobre ellos, y que si podían raernos de la
tierra las plagas se detendrían. Se promulgó un decreto para matar
a los santos, lo cual los hizo clamar día y noche por su libramiento.57

Se han propuesto dos posibles soluciones para resolver esta


aparente contradicción. La primera propone “que Elena G. de
White habla de dos decretos de muerte: uno antes y otro después
del cierre de la gracia”.58 Se argumenta que el primer decreto de
muerte es condicional. Len Tolhurst dice:

Con esto se quiere decir que si los justos insisten en guardar el


sábado pueden esperar que la muerte sea su suerte; pero si re-
nuncian a su fe, como hemos visto que Elena G. de White dice
que algunos harán, entonces no continuarán siendo amenazados.
Entonces se cruzarán y se unirán a las fuerzas de Satanás. Bajo
este decreto hemos visto que algunos serán martirizados antes del
fin del tiempo de gracia (véase Ap 20:4). Pero a medida que los
santos de Dios demuestren lealtad a Él, más odio se acumulará
contra ellos, y eventualmente parece que se aprobará un decreto
de muerte universal sobre todos los justos, quienes como grupo
serán culpados por las siete últimas plagas. Los malvados razona-
rán que si pueden eliminar a todos los que guardan el sábado, “las
plagas se detendrán”.59

56. Fernando Chaij, Preparation for the Final Crisis (Mountain View, CA: Pacific
Press, 1966), 16; Mansell, The Shape of the Coming Crisis, 160.
57. PE, 36-37.
58. Tolhurst, “The Death Decree”, 10.
59. Ibíd.
Pfandl: Elena White y la escatología adventista 245

La segunda solución argumenta que la declaración en cues-


tión es una imagen condensada de los eventos finales que necesita
ser elaborada y explicada por otros pasajes y declaraciones poste-
riores de Elena White. Por ejemplo, en las páginas 33 y 34 de Pri-
meros escritos, ella habla del tiempo de angustia que,60 sin embargo,
no se refiere al gran tiempo de angustia; sino a un corto tiempo an-
tes del fin del tiempo de gracia, como ella explica en la página 85.61
En el libro Conflicto de los siglos, en las páginas 646-649, Elena
White habla de calamidades y trastornos antes del fin del tiempo
de gracia; esta vez causados por Satanás, sobre los cuales se cul-
pa al pueblo de Dios:

Mientras Satanás trata de destruir a los que honran la ley de Dios,


los hará acusar como transgresores de la ley, como hombres que es-
tán deshonrando a Dios y atrayendo sus castigos sobre el mundo…
Los que honran el sábado de la Biblia serán denunciados como ene-
migos de la ley y del orden, como quebrantadores de las restriccio-
nes morales de la sociedad, y por lo tanto, causantes de anarquía y
corrupción que atraen sobre la tierra los altos juicios de Dios.62

Por lo tanto, se puede argumentar que en Primeros escritos,


en las páginas 36 y 37, “Elena G. de White está viendo todas las
plagas en cierto sentido como una sola y condensa la imagen, por

60. “Vi que Dios tenía hijos que no reconocen ni guardan el sábado. No han
rechazado la luz referente a él. Y al empezar el tiempo de angustia, fui-
mos henchidos del Espíritu Santo, cuando salimos a proclamar más ple-
namente el sábado. Esto enfureció las otras iglesias y a los adventistas
nominales, pues no podían refutar la verdad sabática, y entonces todos
los escogidos de Dios, comprendiendo claramente que poseíamos la ver-
dad salieron y sufrieron la persecución con nosotros. Vi guerra, hambre,
pestilencia y grandísima confusión en la tierra. Los impíos pensaron
que nosotros habíamos acarreado el castigo sobre ellos, y se reunieron
en consejo para raernos de la tierra, creyendo que así cesarían los ma-
les”. PE, 33-34.
61. “El comienzo ‘del tiempo de angustia’ mencionado entonces no se refiere
al tiempo cuando comenzarán a ser derramadas las plagas, sino a un
corto período precisamente antes que caigan, mientras Cristo está en el
santuario”. Ibíd., 85. A ese período lo llamamos “el pequeño tiempo de
angustia”.
62. CS, 649.
246 “Porque cerca está el día de Yhwh”

lo que la caída de tales visitaciones agita a los malvados”.63 Cual-


quiera sea la solución que se acepte, es claro que el decreto de
muerte viene antes del fin del tiempo de gracia como una prueba
válida para el pueblo de Dios cuando se enfrenta a la crisis final.64

63. Desmond Ford, “A Review of R. D. Brinsmead’s `The Timing of Revela-


tion 18 and the Perfecting of the Saints’”, manuscrito inédito, 36.
64. Esto ha sido reconocido por otros adventistas del séptimo día. Calvin C.
Harkey, por ejemplo, dice que “el decreto se convertirá en ley antes del
fin del tiempo de gracia”. Calvin C. Harkey, The Loud Cry (Portland, TN:
Coming Events, 1990), 77.

También podría gustarte