Está en la página 1de 2

ENSEÑANZA Y APRENDIZAJE DE LA LECTURA Y ESCRITURA

La enseñanza de la lectura y escritura en la actualidad implica el desarrollo de


diversas competencias relacionadas con las habilidades lingüísticas que el
educando debe desarrollar dentro del sistema educativo. Competencias que le
permiten a los estudiantes comprender cualquier tipo de discurso, así como
también desarrollar la destreza de producir textos que contengan coherencia y
cohesión.
El aprendizaje de la lectura y la escritura es un proceso dinámico donde la
creatividad es muy importante. Se realizan ejercicios que estimulan el desarrollo
del pensamiento divergente, para que los niños busquen diferentes alternativas
ante una situación dada. 
El aprendizaje de la lectoescritura se debe fundamentar en un desarrollo óptimo
del lenguaje oral, tanto a nivel comprensivo como expresivo y en potenciar el
trabajo de habilidades lingüísticas y metalingüísticas, las cuáles son uno de los
pilares fundacionales en el acceso a la lectura y a la escritura. Aprender a leer y a
escribir requiere que el niño comprenda la naturaleza sonora de las palabras, es
decir, que éstas están formadas por sonidos individuales, que debe distinguir
como unidades separadas y que se suceden en un orden temporal.
La conciencia fonológica y la lectoescritura están íntimamente
relacionadas, puesto que la primera favorece la adquisición de la lectoescritura, y
el aprendizaje de ésta desarrolla la conciencia de los distintos fonemas. Se
produce una correlación entre fonema (sonido) y grafema (letra escrita) y
viceversa.  Siendo el grafema la correspondencia del fonema, es decir, el apoyo
visual de los sonidos del habla.
Para crear conciencia se puede trabajar las rutinas diarias, en las que se
involucren carteles con la fecha, los nombres de los niños, canciones, poemas,
rimas y otros géneros literarios. Dichos carteles ayudan a los niños a visualizar las
palabras dentro de un contexto y a crear diferentes juegos con ellas, tales como
encontrar palabras largas, cortas, con sonidos iguales, que rimen, etc.
El aprendizaje por proyectos es una experiencia pedagógica para la construcción
de espacios de aprendizaje dentro y fuera del aula.
Los proyectos buscan desarrollar aprendizajes individuales o colectivos, estos
parten de la relación con experiencias que la misma cotidianidad ofrece al
estudiantado y estas puedan ser aprovechadas como escenario investigativo para
construir aprendizajes dentro de entornos más atractivos, reales y significativos. A
la vez, proporcionan una serie de habilidades, actitudes y valores como parte de la
misma socialización del trabajo.
Esta estrategia de enseñanza establece un modelo de instrucción auténtico en el
que los estudiantes planean, implementan y evalúan proyectos que tienen
aplicación en el mundo real más allá del aula de clase.