Está en la página 1de 2

RESUMEN DEL EXP.

Nº 0048-2004-PI/TC

LAS REGALIAS MINERAS

El 24 de agosto del 2004 se crea la Ley N° 28258-Ley de Regalías Mineras.

El 15 de noviembre del 2004: se crea el D.S. N° 157-2004-EF, de cumplimiento obligatorio al día


siguiente de su publicación.

Por un lado se decía que era un tributo a los titulares de concesiones mineras, por otro se le
llamaba una contraprestación al Estado por la explotación de los recursos minerales.
La sentencia del Tribunal Constitucional expediente N°0048-2004-PI/TC, fue que no era un
tributo, declarando infundado el proceso de inconstitucionalidad, dispuso exhortar al
Congreso de la República para que establezca los mecanismos legales a fin de garantizar que la
recaudación de la regalía minera cumpla con los objetivos señalados en la Ley , y también,
diseñe y establezca mecanismos de control, información y transparencia de modo que la
sociedad civil pueda efectuar el seguimiento del manejo y buen destino de los recursos.

Ley de Regalías Mineras

Según el artículo 2° de la Ley es una “contraprestación económica” al Estado por la explotación


de los recursos minerales, el cual grava a los titulares de las concesiones mineras.
El valor del concentrado se establece conforme a la cotización de precios en el mercado
internacional. Las empresas integradas que transformen sus productos deberán restar al valor
bruto de la renta final los costos de tratamiento.
Se determina mensualmente por el titular de la actividad en base a rangos.

Discusión ante el Tribunal Constitucional

Acción de Inconstitucionalidad que ponía en tela de juicio la validez de la mencionada


“contraprestación”.
El Tribunal Constitucional se pronunció estableciendo lo siguiente:
-Derecho de vigencia: pago por mantenimiento de la concesión. 
-Regalías mineras: pago por la explotación de minerales. 
-Naturaleza de la regalía minera.
La regalía es la contraprestación del titular de la concesión minera a los gobiernos regionales y
locales por la explotación de recursos naturales no renovables, justificada en la necesidad de la
Nación de recibir beneficios de sus propios recursos antes de que se agoten. En tanto que, el
canon, es la participación de la renta económica ya recaudada dispuesta por el Estado a favor
de los gobiernos regionales y locales de las zonas de explotación de recursos. 
Por otro lado, también, se diferencia del derecho de vigencia que es una retribución
económica por el mantenimiento de la concesión, y cuyo incumplimiento priva de efecto a la
concesión misma, constituyéndose en causal de caducidad de la concesión. Esta diferencia,
además, puede constatarse en la forma de cálculo de cada una; así, el derecho de vigencia, de
periodicidad anual, tomará en cuenta el número de hectáreas otorgadas o solicitadas en
concesión, y no la producción obtenida, como en el caso de la regalía.

El derecho a gozar de un ambiente equilibrado y adecuado al desarrollo de la vida 


La Constitución en su artículo 2º, inciso 22 reputa como fundamental el derecho de la persona
a gozar de un ambiente equilibrado y adecuado al desarrollo de su vida. El carácter de este
derecho impone delimitar, principalmente, su contenido. Ello, exige analizar previamente el
significado de “medio ambiente”, pues es un concepto que es consustancial al contenido
mismo del derecho en cuestión. Desde la perspectiva constitucional, y a efectos de su
protección, se hace referencia, de modo general, al medio ambiente como el lugar donde el
hombre y los seres vivos se desenvuelven. 
De allí que, el contenido del derecho fundamental a un medio ambiente equilibrado y
adecuado para el desarrollo de la persona está determinado por los siguientes elementos, a
saber: 1) el derecho a gozar de ese medio ambiente y 2) el derecho a que ese medio ambiente
se preserve.

SENTENCIA DEL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL

La sentencia señala que la concesión minera no es un contrato sino un acto administrativo que
determina una relación jurídica pública a través de la cual el Estado otorga, por un tiempo, la
explotación de los recursos naturales, condicionada al respeto de los términos de la concesión
y conservando la capacidad de intervención si la justifica el interés público. Conforme a ello, se
concluye que la concesión minera no determina en principio la estabilidad o inmutabilidad de
lo pactado, pues para ello existen los contratos ley.
La Regalía Minera se exige por el uso o aprovechamiento de un bien que, siendo propiedad de
la Nación, es concedido al titular de la actividad minera para que pueda obtener el dominio
sobre los productos de este bien.
En ese contexto, el Tribunal Constitucional señala que la Ley de Regalías Mineras no es
discriminatoria y, por tanto, no vulnera el Principio de Igualdad. Tampoco vulnera el derecho
de propiedad por dos razones: La primera porque las limitaciones que se establecen al derecho
de propiedad en función al interés general y el bien común, son admitidas; y la segunda
porque el dominio sobre los recursos naturales no renovables que ostentan los titulares de la
actividad minera es sobre el bien extraído y no sobre el situado en tierra, el cual, en tal estado,
es patrimonio de la Nación.
No cumpliría con respetar el principio de legalidad.

CONCLUSIÓN

Consideramos nuestra conformidad con el fallo del Tribunal Constitucional, ya que la regalía
no es un tema tributario, sino una contraprestación del titular de la concesión minera a los
gobiernos regionales y locales por la explotación de recursos naturales no renovables,
justificada en la necesidad de la Nación de recibir beneficios de sus propios recursos antes de
que se agoten y que, por lo tanto, las empresas que no cuentan con un convenio de estabilidad
administrativa deberán cumplir con hacerla efectiva.