Está en la página 1de 45

UNIVERSIDAD DEL GOLFO DE MEXICO

CAMPUS VERACRUZ

Diagnosticar y analizar la tensión y desempeño en niños de 6 a 8 años al


realizar pruebas de razonamiento mediante factores de estrés.

Razonamiento Matemático

Proyecto Interno de primer trimestre del segundo grado de

La carrera de psicología

Presenta:

Verónica Hernández Espinoza

Rebeca Nieves Díaz

Teresa De Jesús Marín Victorio

Michelle Victoria Luna Muñoz

Itzel Jiménez Loza

Ana karen Menes Pérez

1
Veracruz, ver.

Índice

Introducción 4

Planteamiento del problema 5

Justificación 6

Objetivo General 7

Objetivos Específicos 7

1.- Atención en niños de primaria 8

2.- Estrés infantil 10

2.1.- Los síntomas habituales del estrés infantil 10

2.2.- Síntomas de estrés no resueltos en niños 13

3.- Estrés escolar 15

3.3.- Consecuencias clínicas del estrés escolar 18

4.- El sueño en los niños 19

2
5.- Alimentación en los niños 22

5.1.- El Desayuno 22

6.- Tiempo de reacción, tiempos de respuesta 28

6.1.- Resolución de problemas 31

6.2.- ¿Qué es el razonamiento lógico matemático? 33

7.- Metodología 35

8.- Resultados 37

9.- Anexos 38

10.- Bibliografía 44

3
Introducción

En la actualidad existen factores que generan ansiedad, estrés y otras dificultades


en niños de nivel primaria, esto no quiere decir que antes no existieran,
simplemente que ahora los maestros y pedagogos han mostrado más interés al
respecto, y han manifestado el impacto que estos factores tienen en los niños y
su desempeño al realizar las actividades en clase, principalmente en las
actividades y pruebas de razonamiento matemático.

El razonamiento matemático es uno de los más difíciles en cualquier nivel


académico y genera dificultades al resolverse, pero existen factores externos que
también influyen y afectan en mayor medida que el mismo nivel de dificultad de la
prueba.

En este proyecto se analizaran los factores más comunes como; el sueño, la


alimentación, el estrés y la ansiedad, siendo estos factores correlacionados entre
la escuela y el ambiente familiar.

Las situaciones de dificultad de la vida diaria también se ven manifestadas en los


niños aunque muchas veces no las comprendan, niños de 6 a 8 años manifiestan
de manera involuntaria los problemas que tienen en sus familias y esto es un
factor que genera estrés, ansiedad, distracción y en casos más graves, problemas
de salud.

A continuación dignificaremos y analizaremos cuál de estos factores es el que


afecta con mayor fuerza el desempeño en los niños de una muestra escolar.

4
PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA

En el ámbito escolar se manifiestan factores de estrés que dificultan la resolución


de problemas de razonamiento matemático, como el tiempo, presión social, falta
de concentración, entre otras. Estos factores se amplían conforme avanza el nivel
educativo, sino se detectan a tiempo los puntos de necesidad el problema se
vuelve progresivo generando necesidades a largo plazo.

En manera grupal las necesidades de un alumno se tornan problemáticas para los


profesores ya que como encargados de impartir conocimiento de manera general
para un grupo el retraso o las pausas que generan ciertos alumnos causan una
ralentización de todo el grupo, por lo tanto lo óptimo es diagnosticar los factores
que generan problemas y corregirlos proporcionando así el mejor amiente para la
resolución de problemas de razonamiento matemático.

5
JUSTIFICACION

El aprendizaje de las matemáticas supone, junto a la lectura y la escritura, uno de


los aprendizajes fundamentales de la educación elemental, dado el carácter
instrumental de estos contenidos. De ahí que entender las dificultades en el
aprendizaje de las matemáticas se haya convertido en una preocupación
manifiesta de buena parte de los profesionales dedicados al mundo de la
educación, especialmente si consideramos el alto porcentaje de fracaso que
presentan en estos contenidos los alumnos y alumnas que terminan la escolaridad
obligatoria. A esto hay que añadir que la sociedad actual, cada vez más
desarrollada tecnológicamente, demanda con insistencia niveles altos de
competencia en el área de matemáticas.

El razonamiento matemático es una herramienta que no solo se utiliza en el plano


escolar de la vida, también tiene interés e influencia en todos los aspectos de ella.
Como por ejemplo la toma de decisiones en el ámbito laboral, personal, toma de
decisión antes situación de riesgo o problemas, el manejo de la economía, etc.

Por lo tanto entender los factores que generan problema para entender y
resolverlos, es esencial para corregir e impulsar el correcto aprendizaje de estos
con propósito a largo plazo de las posibles circunstancias en las que enfrentaran
en la vida.

6
OBJETIVO GENERAL

Diagnosticar y analizar la tensión y desempeño en la resolución de problemas de


razonamiento matemático

OBJETIVOS ESPECIFICOS

1.- Diagnosticar cuales son los factores que general diferencias en los resultados
de pruebas e razonamiento

2.- Aplicar pruebas de razonamiento, usando las variables y factores de estrés.

3.- Analizar los resultados

7
1. La Atención En Niños de Primaria

Para un niño su entorno está repleto de nueva información, experiencias y


estímulos lo que hace muy complejo que tenga una atención adecuada en el
ámbito académico y tenga muchas dificultades en el aprendizaje. Es importante
mencionar que la atención es un estímulo importante entre lo que hay en nuestro
entorno e ignorar a todo lo demás para que así la concentración, uno de las
habilidades más importantes y fundamentales en el proceso de la adquisición del
conocimiento ya que la concentración es indispensable para aprendizaje.

En la siguiente lista se encuentran algunas actividades para fomentar la


concentración en niños:

 Rutinas de estudio
Crear una rutina de estudio diaria con una hora fija ayuda obtener un buen
rendimiento en el individuo.
 Tiempos
Manejar tiempos para cada actividad exigiendo que se cumpla determinado
tiempo.
 Centrar la mente
Hacer calentamiento previo de la mente para obtener un mejor rendimento de esta
misma, este puede ser dedicar 5 min (no mas) a colorear figuras específicas.
 Metas y objetivos
Es importante hablar con el individuo sobre las metas de estudio a alcanzar y el
esfuerzo que se hace para alcanzar un objetivo, así este pondrá más empeño para
perseguir ese objetivo.
 Resumen
Una buena técnica es resumir las explicaciones y resaltar los temas de interés en
estas para así obtener una mejor atención del individuo.

8
En algunos casos suele haber algunos niños que les cueste un poco más de
trabajo concentrarse y con esto se le dificulte obtener conocimientos claros y esto
no quiere decir que el individuo tenga algún tipo de problema de retraso o que sea
un niño nervioso incluso en varias de estas ocasiones suelen ser niños tranquilos
que simplemente van a un ritmo más lento de aprendizaje como ¿podemos
ayudar a estos niño?

A continuación se verán una serie de ejercicios para niños de acuerdo al grado en


curso:

INFANTIL: contar hacia adelante y hacia atrás, comparación y clasificación de


números.

1. ° PRIMARIA: Sumas y restas, medición, numeración, centena decena y unidad.

2. ° PRIMARIA: Sumas en varios dígitos, operaciones mixtas, cálculo de


perímetros y volumen.

3. ° PRIMARIA: modelos del área, multiplicación y división, perímetros, ángulos y


líneas.

4. ° PRIMARIA: Clasificación de polígonos, área de superficie, volumen,


probabilidad.

5. ° PRIMARIA: Operaciones con decimales, fracciones, máximo común divisor,


estimaciones, conversión de unidades.

6. ° PRIMARIA: Orden de operaciones, números enteros, razones y porcentajes,


teoría de los números.

9
2.- Estrés infantil

El exceso de ansiedad en un niño puede parecer insignificante para un adulto, que


lo puede interpretar como una racha de mal comportamiento, ofuscación o
enfermedad física. Por ello, a menudo, ocurre que la situación se encara mal o se
deja estar. En general, solo se acude a la ayuda de un profesional cuando el
estrés es ya un cuadro clínico que provoca síntomas. ¿Pero cuáles son esos
síntomas? ¿Cómo reconocer los indicios del estrés infantil?

Solemos creer que la ansiedad es solo cosa de adultos, pero hay muchas razones
por las que un niño puede sentir ansiedad. Separarse de sus padres, una situación
de acoso, el divorcio de los padres, un cambio de casa.... o cualquier situación
estresante puede desencadenar en los niños un trastorno de ansiedad.
Pero, ¿cuáles son las señales de ansiedad en los niños?

Los problemas para dormir o las alteraciones en el apetito son algunas de las


consecuencias más habituales, aunque existen otros de muy diversa índole ante
los que hemos de estar atentos.

2.1.-Los síntomas habituales de estrés infantil

En general, los niños no son conscientes de que soportan una situación estresante
y, por ello, no saben expresar el malestar que sienten. Es entonces cuando
desarrollan síntomas que pueden alertar a padres y profesores. Muchos pequeños
se quejan de dolores de cabeza, dolor abdominal, depresión, lloros por cualquier
circunstancia, e incluso, irritabilidad. Su conducta en clase también cambiará, así
como su rendimiento, que será más lento. Los principales síntomas de estrés
infantil pueden resumirse en los siguientes:

10
Síntomas físicos. Los más importantes son dolor de cabeza, molestia estomacal,
problemas para dormir, pesadillas, una mayor tendencia a mojar la cama o una
clara disminución de apetito. Síntomas emocionales. Ansiedad, preocupaciones,
incapacidad de relajarse, miedo a la oscuridad, a estar solo o a la muerte;
aferrarse al adulto, rabia, llanto o gimoteo, incapacidad para controlar sus
emociones, comportamiento agresivo, regresión a comportamientos típicos de
etapas anteriores del desarrollo, o ser reacio a participar en actividades familiares
o escolares.

También pueden derivar en estrés los trastornos de ansiedad iniciados en la


infancia o la adolescencia. Los más importantes, como señalan los psicólogos,
son:

Trastorno de ansiedad de separación. El niño lo siente al separarse de una


persona a quien está vinculado. Se desarrolla cuando debe desplazarse (ir a una
excursión, a jugar a casa de un amigo o al colegio) o cuando son los padres
quienes se desplazan. El trastorno incluye ideas angustiosas, como la sensación
de que ocurrirá algo que impedirá volver a ver a los seres queridos.

Trastorno de evitación. El niño evita de manera excesiva el contacto con


personas desconocidas, lo que interfiere en sus relaciones sociales. Se registra a
la vez una intensificación del contacto con personas conocidas (familia y amigos
íntimos). Son niños inseguros, tímidos y poco asertivos (no dicen lo que realmente
piensan o sienten).

Trastorno por ansiedad excesiva. Es una preocupación injustificada, provocada


por un temor anticipatorio. Ocurre cuando el niño se preocupa de manera
angustiosa por exámenes futuros, visitas al médico, cumplir con sus obligaciones,
tener accidentes... Pueden registrarse trastornos del sueño y sensación de

11
inquietud o tensión. En general, este trastorno se asocia a fobias específicas (fobia
escolar, fobia social...).

Trastorno por estrés postraumático. Es un trastorno debilitante habitual tras


haber vivido un suceso aterrador, que hace que la persona tenga pensamientos y
recuerdos persistentes y con miedo de la experiencia. En los niños, a menudo, se
transforma en un trastorno crónico.

Trastorno adaptativo. Es la dificultad de adaptarse a nuevas situaciones e


implica cambios de comportamiento. El niño cambia su pauta de actuación debido
a un cambio externo, como la separación de los padres, un cambio de colegio, el
traslado a un barrio diferente o, incluso, el cambio de actividad laboral de uno de
los progenitores.

El estrés puede ser una respuesta a un cambio negativo en la vida del niño. En
pequeñas cantidades, el estrés puede ser bueno. Pero, el exceso de estrés puede
afectar la forma como el niño piensa, actúa y siente. 

Los niños aprenden a responder al estrés a medida que crecen y se desarrollan.


Muchas situaciones estresantes que para un adulto son manejables causan estrés
en un niño. Como resultado, incluso los cambios pequeños pueden tener un
impacto en los sentimientos de seguridad y confianza del niño. 

El dolor, las lesiones, las enfermedades y otros cambios son fuentes de estrés
para los niños. Las causas de estrés pueden incluir:

 Preocupación por las tareas escolares o por las notas


 Manejo de las responsabilidades como la escuela y el trabajo o los deportes
 Problemas con los amigos, el acoso escolar o las presiones de los
compañeros

12
 Cambio de escuela, mudanza, lidiar con problemas de vivienda o no tener
dónde vivir
 Tener pensamientos negativos de ellos mismos
 Cambios corporales, tanto en los varones como en las niñas
 Divorcio o separación de los padres
 Crisis financiera en el hogar
 Vivir en un vecindario o en un hogar inseguro

2.2.- SIGNOS DE ESTRÉS NO RESUELTO EN LOS NIÑOS

Es posible que los niños no se den cuenta de que están estresados. Si los
síntomas empeoran o se presentan nuevos síntomas, los padres pueden
sospechar de un aumento en el nivel de estrés del niño. 

Los síntomas físicos incluyen:

 Disminución del apetito y otros cambios en los hábitos alimentarios


 Dolor de cabeza 
 Empezar a mojar la cama o hacerlo frecuentemente
 Pesadillas 
 Alteraciones en el sueño
 Molestia estomacal o dolor de estómago

Otros síntomas físicos sin ninguna enfermedad física. Los síntomas emocionales o
de comportamiento pueden incluir:

 Ansiedad o preocupaciones
 Incapacidad de relajarse
 Miedos nuevos o recurrentes (miedo a la oscuridad, a estar solo o a los
extraños)

13
 Aferrarse al adulto, no querer perderlo de vista
 Rabia, llanto o gimoteo
 Incapacidad para controlar sus emociones
 Comportamiento agresivo o terco
 Regresión a comportamientos típicos de etapas anteriores
 Renuencia a participar en actividades familiares o escolares

¿CÓMO PUEDEN AYUDAR LOS PADRES?

Los padres pueden ayudar a sus hijos a responder ante el estrés de forma
saludable. A continuación se presentan algunos consejos:

 Bríndele al niño un hogar sano, seguro y confiable.


 La rutina en el hogar puede ser reconfortante. Tener una cena o una noche
de cine en familia puede ayudar a prevenir o aliviar el estrés.
 Dé siempre un buen ejemplo. El niño lo observará como un modelo de
comportamiento saludable. Haga lo posible por mantener su propio estrés
bajo control y manéjelo siempre de forma saludable.
 Sea selectivo con los programas de televisión, libros y juegos que los niños
observan, leen y juegan. Los noticieros y los programas o juegos violentos
pueden producir miedos y ansiedad.
 Mantenga al niño informado de cambios anticipados como los cambios en
el trabajo o mudanzas.
 Dedíquele tiempo de esparcimiento tranquilo a sus niños.
 Aprenda a escuchar. Escuche al niño sin criticarlo ni tratar de resolver el
problema de inmediato. En cambio, trabaje con su niño tratando de
comprender y resolver lo que lo está molestando. 
 Fortalezca los sentimientos de autoestima del niño. Utilice la estimulación y
el afecto. Utilice recompensas en lugar de castigo. Trate de involucrarlo en
situaciones en las que pueda tener éxito.

14
 Dele oportunidades de hacer elecciones y de tener algún control sobre su
vida. Cuanto más siente el niño que tiene control sobre una situación, mejor
será su respuesta al estrés.
 Estimule la actividad física.
 Reconozca los signos de estrés no resuelto en el niño.
 Busque ayuda o asesoría profesional del proveedor de atención médica,
asesor o terapista, cuando los signos de estrés no disminuyan ni
desaparezcan normalmente.

Los padres hemos de estar alerta ante alguno de estos síntomas, ya que
combinados con las situaciones de cambio pueden ser signos de estrés, y hemos
de procurar que la salud del niño no se resienta, minimizando en la medida de lo
posible las consecuencias.

Por suerte, las situaciones de estrés son casi siempre temporales, asociadas a


una elevada carga escolar (o extraescolar), a tener que someterse a una revisión
médica, vacunas, un viaje... Pero si son situaciones que se alargan en el tiempo
sus consecuencias pueden ser más graves.

No hemos de minimizar las consecuencias de la ansiedad, ya que, entre otras


cuestiones, ha sido relacionado con desórdenes mentales en la edad adulta o con
un aumento de las crisis de asma.

3.- Estrés escolar

El término estrés escolar no ha sido definido por la literatura clínica. Sin embargo,
los niños(as) y adolescentes en etapa escolar, se ven enfrentados a situaciones
de alta demanda y requieren del despliegue de todas sus capacidades de
afrontamiento para adaptarse a los estresores tanto internos como externos, de
acuerdo a la etapa evolutiva alcanzada. Los síntomas asociados a estrés
acompañan a cuadros adaptativos, ansiosos, conductuales y emocionales que

15
afectan el equilibrio del estado psíquico, afectivo, cognitivo y social de los
estudiantes.

La mayor parte de los estresores o situaciones que causan estrés ocurren en el


espacio cotidiano en el que se desenvuelven los niños y adolescentes, por lo que
sin lugar a dudas el colegio constituye un lugar de desarrollo diario que puede
afectar la estabilidad general del escolar. Para evaluar el significado individual de
los estresores es importante considerar el contenido de las situaciones
generadoras de estrés y la intensidad o significado subjetivo que cada individuo
adjudica a lo vivenciado. Según Lazaras y Folkman9 para definir el estrés
psicosocial es importante considerar la “relación particular entre el individuo y el
entorno, que es evaluado por este como amenazante o desbordante de sus
recursos y pone en peligro su bienestar”. Desde este punto de vista, los recursos
psicológicos de cada individuo juegan un rol preponderante a la hora de evaluar
cierta situación ambiental como generadora o no de estrés.

El estrés escolar puede ser entendido como la respuesta del organismo a los
estresores que se dan dentro del espacio educativo y que afectan directamente el
rendimiento de los alumnos10. Si un estudiante evalúa que los requerimientos o
exigencias que se le plantean en una situación escolar determinada exceden sus
competencias, se siente estresado. Algunos factores que se deben considerar
como precursores de estrés escolar son el exceso de responsabilidades, la alta
carga de trabajo o tareas dentro y fuera del establecimiento educacional, las
evaluaciones de los profesores, la competitividad, el temor al fracaso o no
alcanzar las metas autoimpuestas o estipuladas desde fuera, la presión de los
padres, aceptación del grupo de pares, la rivalidad entre compañeros, cambios en
los hábitos alimentarios y horarios de sueño y el cansancio cognitivo.

Las emociones relacionadas con el estrés y que pueden ser observadas


fácilmente por profesores o quienes rodean a los estudiantes, son las reacciones
displácetelas que están estrechamente relacionadas con las quejas somáticas que
los alumnos son capaces de verbalizar. Entre estas se puede mencionar la rabia,
la ansiedad, la frustración, el insomnio, el cansancio y diversos dolores. A nivel

16
cognitivo y conductual aparecen dificultades en memoria a corto y largo plazo,
disminución de la capacidad de planificar y organizar tiempos y materiales, falta de
atención y concentración, dificultades para mantenerse en su puesto, comerse las
uñas y morderse los labios continuamente.

La secuencia con que se presentan los eventos de estrés escolar puede ser
enumerada de la siguiente manera:

 Presencia de evento escolar estresante


 Significado interno que el alumno asigna al evento estresante
 Aparición interna o biológicas y externa o de la conducta en respuesta al
evento estresante

Existen tres etapas claramente diferenciadas del estado de estrés y se pueden


definir como:

 Reacción de Alarma: Corresponde a la sensación de estar “agobiado por


mil cosas”. Acá aparecen las modificaciones bioquímicas que tratan de
compensar el estado de excesiva actividad y proteger al escolar.
 Fase de Resistencia: Se produce cuando el escolar ya se ha adaptado a la
sobrecarga prolongada en el tiempo y se mantienen las modificaciones que
compensan la homeostasis.
 Fase de Agotamiento: El derrumbe del escolar se genera por la falla de
las estrategias adaptativas, se desmoronan y las reacciones emocionales,
conductuales y cognitivas comienzan a ser visibles.

Al momento de evaluar es importante considerar que un estudiante bajo


condiciones de estrés ve afectado su funcionamiento general y pueden aparecer
síntomas asociados tales como:

 Diminution de rendimiento académico

17
 Disminución de habilidades cognitivas
 Disminución en sus habilidades de resolución de problemas
 Baja motivación o fatiga crónica
 Baja concentración-atención
 Baja tolerancia a la frustración
 Dificultad en la interacción con pares y compañeros
 Dificultad en la interacción y comunicación con profesores
 Mayor ausentismo escolar o deseos de no asistir al colegio
 Aumento de quejas somáticas (dolor de cabeza, dolor abdominal)
 Conductas ansiosas (rascarse, morderse las uñas)
 Síntomas de ansiedad o angustia
 Síntomas depresivos, labilidad o tristeza
 Problemas conductuales, irritabilidad o agresividad
 Alteración en el patrón del sueño (insomnio, hipersomnia, somnolencia,
pesadillas)
 Alteración en la alimentación con aumento o reducción de consumo de
alimentos

3.1.-CONSECUENCIAS CLÍNICAS DEL ESTRÉS ESCOLAR

Como ya se ha señalado, el estrés es la respuesta automática y natural del cuerpo


ante las situaciones que resultan amenazadoras o desafiantes. Por lo tanto, es un
evento normal en la vida, durante el cual el entorno está en constante cambio y
hay que adaptarse de manera continua.

De esta manera, el estrés escolar “normativo” es un evento que se da muchas


veces en el contexto escolar. Es frecuente, que existan eventos que generan
estrés individual, en el grupo de pares y en la institución educativa. Este resultado

18
gatilla en los individuos y grupos, consecuencias que se expresan generalmente a
través de conductas que favorecen y perpetúan el estrés, generándose
consecuencias insospechadas en otras conductas, emociones y relaciones del
sujeto adolescente con su grupo, su familia y con la institución educativa. Como
resultado, se puede presentar en el sujeto y su entorno violencia escolar, consumo
de alcohol y drogas y psicopatología en la línea depresiva y ansiosa. En la medida
que estos cuadros se presentan aumenta el estrés escolar, generando la
deserción escolar del alumno.

4.- El sueño en los niños.

Volver a la rutina del colegio y la adaptación a las exigencias propias del periodo,
como levantarse temprano, pueden incidir negativamente en los niños para
conciliar el sueño.  La disminución en sus horas de sueño, frecuentemente es
asociada a la exposición en exceso de tecnología, siendo un distractor
fundamental en el buen dormir.
 
“Los trastornos del sueño son frecuentes a esta edad dado que muchos niños
sobre extienden o no manejan sus tiempos de vigilia lo que se traduce en un
déficit de sueño. A eso se suma el efecto biológico de retraso de la fase de sueño
que se da en este periodo”, indica la doctora Eliana Rodillo, neuróloga de Niños y
Adolescentes de Clínica Las Condes.

 Los niños deberían dormir entre 8 a 10 horas cada noche, pero “debido a las
extensas jornadas de clases y la gran carga académica, no es fácil de
compatibilizar esto con sus necesidades e intereses personales”, explica.

19
 
El problema es que la falta de sueño disminuye los periodos de atención y
aumenta la irritabilidad, lo que afecta su rendimiento académico y la relación con
los padres, agrega la doctora.

 Los dispositivos tecnológicos representan una distracción importante y también


afectan la cantidad y calidad del sueño.

Ante el exceso y diversidad de implementos tecnológicos como la TV, focalizar su


conducta hacia el estudio les impone un verdadero reto”, indica la neuróloga.
 
El sueño juega un papel fundamental en el desarrollo infantil, pues  la falta de
éste provoca –desde muy pequeños– cambios de humor, actitud pesimista,
estrés y ansiedad, lo que disminuye la capacidad de aprendizaje.

Es un problema de chicos y grandes, y a los pequeños les repercute


directamente en el desempeño escolar. Por eso, es importante procurar que
los niños obtengan un buen descanso durante las noches, ya que este hábito
puede mejorar su atención, su comportamiento e incluso la maduración del
sistema nervioso central. 

El sistema nervioso central (SNC) es muy importante para el desarrollo de


los niños, pues es la parte del cerebro encargada de procesar la información
que nuestros sentidos reciben cada segundo del día. Así que es fundamental
para que los niños puedan comprender y adquirir nuevos conocimientos.

Entonces... ¿Cuánto debe dormir un niño?

 Hasta el año: entre 14 y 17 horas durante la noche y el resto del día.

 De 1 a 3 años: entre 10 y 13 horas, de la cuales la mayoría son por la


noche. Entre el segundo y tercer año van abandonando las siestas.

20
 Entre los 4 y 5 años. duermen de 10 a 12 horas por la noche. Ya no
necesitan la siesta, pero es bueno que descanse un ratito después de la
comida.

 A partir de los 6 años. Las necesidades de sueño van disminuyendo.


Entre los 6 y los 8 años, el niño necesita de 11 a 12 horas de sueño, y con
10-12 años, unas 10 horas.

Dormir es, como bien dijimos, una de las necesidades básicas, que tu hijo
duerma bien o mal ya no es sólo cuestión de suerte, es un hábito que debe
construirse desde que se nace y para ello, podemos valernos de rutinas que
den pie a un mejor descanso.

¿Cómo puedes ayudar a crear este hábito?

 Empezar a tiempo, desde los tres meses de edad se puede empezar a


marcar un horario.

 Establecer rituales facilitadores como: tomar un baño, leer un cuento,


preparar útiles o uniforme del día siguiente, etc.

 Comer ligero, procurando que los alimentos previos al sueño sean


ligeros, que el pijama o ropa de cama sean cómodas y que el pañal (si aún lo
utilizan) esté seco.

 Cuidar el ambiente, promoviendo un espacio agradable, poca luz,


música suave, cosas que indiquen que ha llegado el momento de dormir.

 Motivar la independencia, desde muy pequeños pueden dormir solos


en su cuna o cama.

Recuerda: construir buenos hábitos de sueño y descanso impactan la salud


física de los pequeños, ayuda a que estén listos para socializar, aprender y
crecer en todos los sentidos.

21
Chicos o grandes, es por igual, y en los niños es esencial este tipo de
prácticas, pues de esa manera se acostumbrarán a una mejor calidad de
sueño y aquello será una gran influencia para sus vidas.

5.- Alimentación en los niños

Deberes, actividades extraescolares, tardes de juegos, clases de


refuerzo… Los niños no paran. Para hacer frente a toda esta rutina necesitan
estar bien alimentados. Sin embargo, el ritmo de vida frenético y acelerado
provoca que, en muchas ocasiones, descuidemos nuestra dieta y la de los más
pequeños. Debemos recordar que los niños se fijan en todo lo que hacen sus
padres, que se convierten en su principal ejemplo a seguir. La comida no es una
excepción y son los progenitores los encargados de transmitir a los pequeños
las bases y hábitos de un estilo de vida saludable.

5.1 El desayuno

Un buen desayuno influye positivamente en el rendimiento físico e intelectual,


incluso en el estado de ánimo de los niños, ya que cuando los niños no desayunan
bien presentan debilidad, falta de energía y menor capacidad de atención y
concentración. En algunos casos, un mal desayuno provoca también peor
comportamiento y menor capacidad de relación con los compañeros.

En este sentido, expertos en nutrición señalan que el aporte del valor calórico del
desayuno no debe ser inferior al 25 por ciento del valor calórico total de la
dieta. Está demostrado que cuando no hay desayuno o éste es insuficiente, esta
falta puede ocasionar una hipoglucemia secundaria, que repercute en el
comportamiento y rendimiento escolares.

22
Sin embargo, todavía un 10 por ciento de los niños españoles de entre 6 y 12 años
no desayuna a diario. Entre los que sí desayunan diariamente, un 8 por ciento no
lo hace en casa y un 15 por ciento desayuna solo, sin la supervisión de un adulto.
Así, más de la mitad de los niños desayunan a diario en casa con sus padres o
con toda la familia, que es el escenario más idóneo para desayunar, en opinión de
los profesores.

¿Por qué los niños no desayunan bien?

El 70 por ciento de los niños que no desayunan no lo hace por falta de apetito. La
falta de apetito por las mañanas se relaciona directamente, según los expertos,
con los hábitos de cena y sueño de la noche anterior. En este sentido, se consta
que en torno al 40 por ciento de los niños de 6 a 12 años cena entre las 21:00 y
las 22:00 durante el curso escolar, se acuesta entre las 22:00 y las 23:00 y se
levanta entre las 7:00 y las 8:00. Como consecuencia de estos hábitos, algo más
del 50 por ciento de los niños de 6 a 12 años se levanta con sueño por las
mañanas. 

Los objetivos de la alimentación del niño en edad escolar son asegurar un


crecimiento y desarrollo adecuados, teniendo en cuenta su actividad física y
promover hábitos alimentarios saludables para prevenir enfermedades
nutricionales a corto y largo plazo.
Es importante mantener una dieta equilibrada, insistir en que todos los alimentos
son necesarios y evitar las chucherías y la bollería industrial. Una malnutrición, ya
sea por escaso aporte o por aumento de necesidades, puede suponer un pobre
crecimiento del niño.
Según Aitor Sánchez, dietista, nutricionista y autor del libro Mi dieta cojea, es
fundamental prestar atención a la alimentación de los niños para favorecer su
rendimiento en las aulas. "Estar bien hidratado influye en la manera de pensar.
Se debe realizar la dieta mediterránea bien entendida, con materia prima de
calidad y productos frescos", explica el experto, que insiste en que se tiene que

23
intentar encontrar el equilibrio e incluir las legumbres, una de las grandes
olvidadas de la pirámide, en los platos. "No pasa nada por tomar otros productos
no tan recomendables de forma esporádica", señala.
Hay ciertos alimentos que no son recomendables ni apropiados o apreciados por
el niño. En consecuencia, se le alimenta igual que a los mayores, excepto que se
disminuye la ración. Se trata de un concepto erróneo que puede tener
consecuencias negativas en el mantenimiento de un estado de salud adecuado y
en la prevención de futuras enfermedades nutricionales como obesidad,
hipertensión, hipercolesterolemia, osteoporosis, etc.
Pero, ¿cómo debe ser una dieta saludable  en los pequeños? La respuesta es
sencilla. Hay que suprimir los refrescos, la bollería, la comida rápida, los
precocinados y los productos ricos en azúcar añadido, que 'enloquecen' tanto a
adultos como a niños, y reservar su consumo para una ocasión esporádica. Así,
los menús deben estar protagonizados por verduras, hortalizas, frutas,
legumbres, frutos secos, aceite de oliva, carnes y pescados no procesados,
cereales integrales y productos lácteos enteros sin azúcar.
El desayuno juega un papel fundamental en el rendimiento escolar. Sin embargo,
empezar el día con energía no significa llenarlo de azúcar ni de productos
procesados. "Se ha hecho una trampa que es la de entender que desayunar es
sinónimo de tomar azúcar y que por eso tienes un rendimiento mental mayor.
Eso no es así. Lo que realmente pasa es que los niños que desayunan suelen
ser niños que pertenecen a familias que están en un nivel socioeconómico más
alto, más preocupadas por la salud y, en general, también reciben mejores notas.
Pero no es por el azúcar. Es porque desayunan y tienen más atención de los
padres, que es lo importante", explica el autor de Mi dieta cojea, un libro en el
que desmonta muchos de los mitos relacionados con la alimentación.  
Para que un desayuno sea completo, que aporte la energía necesaria a los niños
para afrontar el día, debe estar repleto de materia prima de calidad. Esta primera
comida del día debe incluir un lácteo -como leche, yogur, queso fresco o
requesón-, hidratos de carbono -que pueden ser cereales, pan y hasta bollería
casera-, y fruta, en forma de pieza, zumo natural, macedonia o compota. Con la

24
larga lista de alimentos que encontramos en estos tres grupos, podemos
preparar infinidad de exquisitas combinaciones para tu hijo no eche de menos los
productos procesados.

 Hábitos familiares

Los hábitos familiares son costumbres propias que en los hogares practican en
diversos ámbitos, entre ellos la alimentación. De la misma forma que los hijos
imitan a los padres, gestos, opiniones y comportamientos, asimilan las pautas de
alimentación. Es importante que se tome conciencia al interior de cada parentesco
acerca de cuáles son los hábitos alimentarios e intentar mejorarlos. Las
ocupaciones laborales actuales crean limitaciones para coincidir en casa a las
horas de comer a todos los que integran la prole. Conviene que las familias
superen esta dificultad y al menos puedan intentar comer juntos una vez al día.
Las comidas propician la convivencia y el aprendizaje. Para favorecer esta
costumbre, es necesario que los hogares tomen en cuenta:

 El tiempo designado que sea suficiente para comer y platicar.


 El tiempo de conversación, la cual debe ser agradable.
 Los aparatos electrónicos deben dejarse de lado.
 Los mensajes educativos deben formularse de forma constructiva.

En opinión de Tolsá (2009) “Es preciso algo de paciencia y mucho de constancia


para que los menores de la familia adquieran buenos hábitos como:

 Estimular a elaborar menús, a decorar platos, a ensayar recetas


 Ayudar a preparar las comidas
 Masticar despacio

Los pequeños deben acostumbrarse a adquirir hábitos acordes a su edad, para


ayudarlos los adultos pueden permitirles que les acompañen a realizar las

25
compras y así aprovechar este espacio para enseñar qué se debe comprar porque
es necesario consumir cada alimento. Es necesario que al llegar a la adolescencia
los jóvenes hayan asimilado hábitos saludables de alimentación que les servirá
para cuidar su propia nutrición. Con la incorporación de la mujer al trabajo, se
busca cada vez con más frecuencia, las comidas rápidas y precocidas, debido a
que no disponen de tiempo para cocinar. El problema es que los componentes de
este tipo de alimentos son en su mayoría grasas, sal o azúcar en cantidades
desproporcionadas.

El ser humano necesita energía constante para cada actividad, es por eso que
realiza de cuatro a cinco comidas a lo largo del día, de esa forma tiene la
oportunidad de consumir variedad de alimentos y equilibrar la dieta.

El desayuno
“La mayoría de los niños y niñas toman algún alimento antes de ir al colegio; sin
embargo, son pocos los que hacen un desayuno completo con suficiente aporte
calórico. Esto significa que empiezan la jornada escolar con poca energía y
posiblemente tengan dificultades para concentrase en las clases”.

Iniciar con una reserva de energía favorece el equilibrio de la dieta de cada


jornada y en la época escolar, ayuda que las niñas y niños perfeccionen su
capacidad de aprender y concentrarse en clase. El desayuno debe abarcar,
mínimo el 25% de las necesidades nutritivas de la jornada. Esta es la razón por la
que conviene que el desayuno contenga:

 Algún lácteo
 Alimentos del grupo de los cereales
 Frutos o zumo natural
 Alimentos proteicos

26
A media mañana
Si el desayuno ha sido completo, es suficiente una pieza de fruta o un pequeño
bocadillo.

La comida de mediodía
El almuerzo es la principal ración durante el día, aporta de 35% al 40% de
nutrientes que los niños necesitan para la energía diaria. Que puede incluir carnes,
ensalada, arroz, fideos y fruta.

La refacción de la tarde
Proporciona el aporte energético del día no es necesario que sea abundante,
puede ser una pieza de fruta, leche o yogurt. Es importante que se tome en cuenta
que el consumo constante de galletas, dulces, helados y golosinas pueden
conducir al sobrepeso.

La cena
Debe contener alimentos fáciles de asimilar: sopa, ensalada, verduras, huevos o
pescados. De postre fruta, lo adecuado sería una comida liviana.
Está comprobado que los niños y niñas que se nutren bien tienen mejor
rendimiento escolar y más fuerza para realizar actividad física.

En los últimos años va en crecimiento la inquietud acerca del rol que tiene la
refacción en la alimentación infantil. En ese contexto por lo general los niños se
sesgan hacia las golosinas, dulces o comidas rápidas. Estudios clínicos expresan
que los alimentos que contienen azúcar y grasa agradan al paladar humano, son
sabores innatos o adquiridos muy tempranamente. Si los niños se familiarizan con
estos sabores en los primeros años de su vida, esto determina la preferencia en
edades posteriores. Los hábitos y las costumbres alimentarias juegan un papel
esencial en el contexto escolar, debido a que es valioso en el estado nutricional
que se ve influido por el ambiente en el que se desarrollan los niños.

27
6.- Tiempo de reacción o tiempo de respuesta.

¿Qué es el tiempo de reacción o tiempo de respuesta?

El tiempo de respuesta o tiempo de reacción hace referencia a la cantidad


de tiempo que transcurre desde que percibimos algo hasta que damos una
respuesta en consecuencia. Por tanto, es la capacidad de detectar, procesar y dar
respuesta a un estímulo.

El tiempo de respuesta depende de varios factores:

Percepción: Ver, oír o sentir el estímulo con seguridad es esencial para tener un
buen tiempo de reacción. En una carrera de atletismo, cuando el juez da el
pistoletazo de salida, el sonido llega a los oídos de los atletas (perciben el
estímulo).

Procesamiento: Es necesario centrarse y entender bien la información para un


adecuado tiempo de reacción. Siguiendo el ejemplo anterior, los corredores, al
percibir la señal de salida, la distinguen del ruido ambiente y entienden que
pueden empezar a correr (procesan el estímulo).

Respuesta: La agilidad motora es necesaria para actuar ante el estímulo y tener


un buen tiempo de respuesta. Cuando los atletas han percibido y procesado
correctamente la señal, empiezan a mover las piernas (dan respuesta al estímulo).

Si alguno de estos procesos se ve alterado, el tiempo de respuesta se verá


afectado en consecuencia. Es decir, si un atleta tuviese un mal tiempo de
respuesta, estaría en desventaja con el resto de los competidores. Además, el
tiempo de respuesta incluye necesariamente un componente motor, a diferencia

28
de la velocidad de procesamiento. Es por esto que tener un buen tiempo de
reacción se identifica con tener buenos reflejos.

En el ejemplo, la cadena de procesos (percibir, procesar y responder) se lleva a


cabo en cuestión de milisegundos, pero el tiempo de respuesta puede variar
dependiendo de diferentes factores:

Complejidad del estímulo: Cuanto más complejo sea, más cantidad de información
habrá que procesar, por lo que habrá que emplear más tiempo en ello.

Familiaridad, preparación y expectativas: Si hay que responder a estímulos


conocidos y a los que ya has dado respuesta anteriormente, el tiempo dedicado a
procesar la información es menor. Cuanta menos información nueva haya que
procesar, más rápida será nuestra respuesta. Si, como en el ejemplo de atletismo,
esperas la aparición del estímulo (los atletas saben que van a dar la señal), el
tiempo de reacción será aún menor.

Estado del organismo: Algunos factores que pueden afectar negativamente al


tiempo de respuesta son la fatiga, la atención (estar adormilado), una alta
temperatura, la edad avanzada o, incluso, el consumo de comidas copiosas o de
sustancias como el alcohol u otras drogas. Pueden afectar negativamente tanto a
la detección del estímulo, como a su procesamiento, como a la respuesta.

Modalidad sensorial estimulada: El tiempo de respuesta es menor cuando el


estímulo que desencadena la respuesta es auditivo que cuando es visual, ya que
los estímulos auditivos requieren un procesamiento menor. Cada modalidad
sensorial conlleva un tiempo de respuesta distinto.

Además de los factores explicados, el tipo de estímulo que procesemos también


afectará a nuestro tiempo de respuesta:

Simple: hay una única respuesta a un único estímulo. Por ejemplo, pulsar la barra
espaciadora cuando aparezca en la pantalla del ordenador cualquier palabra.

29
De elección: hay distintas respuestas a distintos estímulos. Por ejemplo, pulsar la
flecha izquierda del teclado si aparece una palabra en inglés y pulsar la flecha
derecha del teclado si aparece una palabra en castellano.

De selección: hay distintos estímulos, pero sólo tenemos que responder a uno de
ellos. Por ejemplo, pulsar la barra espaciadora sólo cuando aparezca una palabra
en castellano. Si apiece en inglés, no tocaremos Ninguna Tecla.

¿Por qué es tan importante el tiempo de reacción y cómo afecta a nuestra vida?
Un buen tiempo de respuesta nos permite ser ágiles y eficientes a la hora de
responder ante estímulos y situaciones. En una conversación, durante la
conducción, en un deporte… Un tiempo de respuesta adecuado nos reporta
beneficios, pero es necesario que procesemos correctamente la información: Si
nos hacen una pregunta en una entrevista, lo que se espera es que respondamos
rápido y bien. Con otros ejemplos, como imprevistos en el coche o un buen
desempeño en un deporte, ocurre del mismo modo: ni vale solo con hacerlo
rápido, ni vale con hacerlo bien; tiene que hacerse de ambas formas al mismo
tiempo. Afortunadamente, el tiempo de respuesta es algo que se puede entrenar y
mejorar.

¿Cómo rehabilitar o mejorar el tiempo de respuesta?

El tiempo de respuesta puede ser entrenado y mejorado, al igual que las demás
habilidades cognitivas. La rehabilitación del tiempo de respuesta se basa en
la plasticidad cerebral. El cerebro y sus conexiones neuronales se fortalecen al
usar las funciones que dependen de éstos. Por tanto, si entrenamos
frecuentemente el tiempo de respuesta, las conexiones cerebrales de las
estructuras implicadas se fortalecerán. Así, cuando necesitemos hacer uso de
nuestro tiempo de reacción, las conexiones serán más rápidas y eficientes,
mejorando nuestra capacidad.

30
6.1.- Resolución de Problemas

Se considera un problema matemático a toda situación que entrañe una meta a


lograr y en donde casi siempre existirá un obstáculo para alcanzar dicha meta. La
situación a que se hace referencia es normalmente cuantitativa y casi siempre se
requieren técnicas matemáticas para su resolución pero es posible, a veces,
resolver un problema por una deliberación caso de no conocer el algoritmo
necesario para tal ocasión. Tradicionalmente, en los curriculares escolares de los
niveles básicos, los problemas se introducen después del estudio de las
operaciones y los algoritmos asociados a dichas operaciones. Detrás de este
hecho está la creencia de que para resolver un problema hay que conocer la
técnica del cálculo requerido. Se convierten así los problemas en ejercicios sobre
los que se aplican técnicas de cálculo que se estudian en dicha lección durante un
tiempo. Actualmente, se aconseja introducir los problemas como introducción o a
la vez que las operaciones apropiadas para resolverlos, y esto por dos razones
según las consideraciones de Kamii: a) los niños construyen su conocimiento
aritmético a partir de la realidad. b) la investigación ha demostrado que los niños
pequeños son capaces de resolver problemas, a veces, mejor que los que ya han
sido sometidos a un aprendizaje para tal efecto. Los problemas verbales son
fácilmente solucionados por los niños sin que haga falta una enseñanza formal.

Para estas ocasiones los problemas habrá que tomarlos de la vida real de los
niños y de su entorno propio.

31
Empezar el cálculo sin sentido para pasar después de estas técnicas al mundo
real, es contrario a lo que sabemos de la manera de pensar de los niños. Si uno
de los fines de la enseñanza de la aritmética es capacitar a los niños para la
resolución de problemas de la vida real hemos de animarles a tratar con
problemas desde el primer día de entrar en clase.

Es conveniente, ayudarles a sacar provecho de sus tareas diarias y sus


conocimientos así como a construir una red de relaciones que sirvan de base a
una buena actitud hacia la resolución de problemas.

Wheatley (1984) indica que una buena disposición para resolver problemas se
puede alcanzar dentro del marco de la escuela, para lo que señalan las siguientes
recomendaciones.

 -Crear una atmósfera propicia para la exploración, ya que los niños


responden de manera positiva.
 -Fomentar posturas de interés y desafío hacia la exploración de problemas
orales.
Trabajando en grupo, presentando los problemas a través de material,
problemas relacionados con el juego.
 -Presentar situaciones problemáticas variadas.
 Situaciones que den al niño posibilidad de observar, describir, clasificar,
ordenar, comparar, conjeturar, preguntar o realizar una representación
deberán de formar las bases de un buen desarrollo mental.
 -Animar a los niños a desarrollar estrategias de resolución de problemas, ya
que la invención de estrategias refleja la contribución del niño en el trabajo
del aprendizaje.
 -Introducir estrategias específicas de resolución de problemas. Modelos,
suposiciones y pruebas, hacer listas de los datos o una representación de
los mismos
 -Dar importancia a las actividades de contar y a la formación de patrones

32
 -Ayudar a los niños con material manipulativo. El material proporciona
modelos que ayudan a los niños a resolver el problema de forma concreta,
poco a poco se hará el paso desde la manipulación y asociación de
actividades mentales hasta la abstracción.

6.2.- Qué es el razonamiento lógico matemático

El razonamiento lógico matemático es una habilidad y capacidad relacionada con


la forma abstracta de ver los números o cantidades y poder realizar operaciones
con ellas.

La mayoría de los niños van desarrollando razonamiento lógico acorde a su edad


aunque no todos desarrollan completamente la habilidad y requieren de su propio
ritmo sin que sea ningún tipo de problema

El razonamiento matemático no requiere un tiempo establecido, es recomendable


su desarrollo y aprendizaje durante la etapa de educación primaria 6-12 años,
especialmente en el área de aritmética.

Capacidades del razonamiento lógico matemático

 Identificar
 Relacionar
 Operar

Hay un grupo de competencias en el aspecto lógico matemático que permite la


resolución de problemas o situaciones nuevas de las que se conoce un método
matemático o mecánico para resolverlo.

Cómo lograr competencias del razonamiento lógico matemático

Conocer técnicas para resolver problemas que les sean útiles en la vida diaria

Desarrollo de la creatividad y curiosidad, iniciativa e investigación utilizando el


tanteo y la reflexión

33
Relacionar los conocimientos que ha adquirido en matemática con operaciones o
problemas de lógica y razonamiento

Adquisición de la competencia usando el desarrollo cognitivo del razonamiento


lógico matemático

Uso de los juegos para motivar a los niños a las matemáticas

Dominar y practicar métodos para la resolución de problemas

Aplicar modelos gráficos para la comprensión del problema matemático y su


resolución

Uso de los bloques lógicos para estimular y desarrollar el pensamiento lógico


matemático.

34
7.- Metodología

En base a la información recopilada en el Marco Teórico, se analizó y selecciono


un instrumento para analizar cómo afectan la tensión y el desempeño los factores
anteriormente analizados.

Se realizó un test (Anexos, A) con las características necesarias para evaluar a


un grupo de 30 niños con una edad de 6, 7 y 8 años, en cantidades igualitarias. La
muestra se tomara aleatoriamente en una escuela primaria tomando en cuenta
solamente el parámetro de la edad. Se considera que en este grupo existe la
afectación de estos factores tomando en cuanto que son factores que afectan a la
mayoría de las personas, podemos esperar que estos también manifiesten
afectaciones en este grupo.

Las condiciones para la aplicación de este test, será en horario escolar,


exactamente a las 10am, tomando en cuenta que es en este momento en el que
los factores como el sueño y hambre tienen más impacto en el niño, estos
problemas desencadenan estrés que también es considerado para este estudio.

Se dará un tiempo limitado basado en las capacidades intelectuales de resolución


de 20min, tomando en cuenta que en los tres niveles ya cuentan los
conocimientos básicos para la resolución de estos ejercicios.

35
El tiempo también se considera como un factor de estrés y tensión ya que no
todas las personas pueden desarrollar su potencial máximo cuando se trabaja bajo
ciertas condiciones.

Previamente a la aplicación del test (Anexo A), se aplicara una encuesta sencilla
(Anexo, B) para analizar las condiciones en las que el alumno presenta la prueba,
para así al concluir y analizar los resultados y podamos relacionar los factores con
el desempeño al realizar la prueba.

En el momento de la aplicación del test de razonamiento también se observara y


analizara haciendo anotaciones sobre el comportamiento de los estudiantes
mientras lo resuelven, esto también nos podría ayudar a dar un mejor análisis, ya
que el factor estrés-ansiedad tiene manifestaciones externas, como la
incomodidad, molestias, inquietud, distracción, etc.

36
8.- Resultados

Lamentablemente por las situaciones actuales de aislamiento y la cancelación de


las clases, no se pudo realizar la aplicación de los instrumentos realizados. Por lo
tanto no hay una manera para diagnosticar y analizar la muestra de niños que ya
se había delimitado.

En contexto la investigación por sí sola, genera muchos conocimientos y


entendimiento de los principales problemas que se generan y afectan a los niños
al realizar actividades de razonamiento matemático, siendo este de las materias
más complejas en el inicio escolar ya que se dificultad aumenta rápidamente

Todos los factores analizados son tratables, corregibles y principalmente se


pueden evitar, todos en el contexto familiar, ya que de no hacerlo las
consecuencias se manifiestan a largo plazo, ocasionando problemas de
personalidad, inseguridad, falta de rendimiento escolar, también esto
ocasionalmente provoca el desinterés a continuar con los estudios.

Por otro lado los problemas de salud que se pueden ocasionar como la depresión,
ansiedad y trastornos emocionales.

37
Anexo A

TEST DE RAZONAMIENTO PARA NIÑOS DE 6 A 8 AÑOS.

38
Resuelve las siguientes actividades:

1.- Colorea de verde todos los círculos que encuentres


y escribe el número de los círculos que coloreaste.

2.- Marca con una X la respuesta que sea correcta.

39
A) 2+2+2= 6 B) 2+2+2= 8 C) 2+2+2= 2

2
3.- Pon dentro del círculo el número que haga falta y
coloréalo de morado.

3 4

44

40
4.- Une con una línea azul las figuras que sean iguales.

41
5.- Colorea solo las frutas que estén repetidas y
escribe el número de frutas que coloreaste.

6.- Anota cuantas frutas observas y colorea solo el


plátano de amarillo.

42
Anexo B

A continuación te pedimos contestes estas 5 preguntas que nos


ayudaron a conocerte un poco más. Contesta con total sinceridad.
Marca con una “X” la respuesta.

1.- ¿Hoy desayunaste antes de venir a la Si No


escuela?

2.- ¿Cuántas horas dormiste anoche ¿ 8 horas o Menos de 8


mas horas

43
3.- ¿Cómo te sientes hoy? Feliz Triste

4.- ¿Te gusta asistir a la escuela? SI No

5.- ¿Te gustan las matemáticas? Si No

BIBLIOGRAFIA

https://www.cognifit.com/es/habilidad-cognitiva/tiempo-de-respuesta

https://www.guao.org/sites/default/files/biblioteca/Desarrollo%20del%20%20pensamiento%20matem
%C3%A1tico%20infantil.pdf

https://www.educapeques.com/estimulapeques/razonamiento-logico-matematico.html

https://www.redalyc.org/jatsRepo/4396/439655913010/html/index.html

https://rieoei.org/historico/deloslectores/5305Mnez-Otero.pdf

http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0185-26982016000100055

44
http://repositorio.unsa.edu.pe/bitstream/handle/UNSA/7935/EDCpemalm.pdf?
sequence=1&isAllowed=y

https://digibug.ugr.es/bitstream/handle/10481/40405/Pacheco_Almiron_Veronica_Maria.pdf;jsessioni
d=3F339B99E4B156AC2E8DC27115E3909A?sequence=1

http://tauja.ujaen.es/bitstream/10953.1/2145/1/UREA_G~1.PDF

https://www.understood.org/es-mx/friends-feelings/managing-feelings/stress-anxiety/stress-and-kids-
who-learn-and-think-differently

45

También podría gustarte