Está en la página 1de 169

Pascal es un zorro de Santorini que siempre ha sido fuerte y

cuidador de su familia, pero siempre ha tenido el sueño de que


alguien lo cuide a él para variar. Le encanta su empleo trabajando
para el Regente duende Dain, pero secretamente siempre ha
querido trabajar con plantas y espera, algún día, hacer su sueño
realidad.
Zen es un shifter elefante africano que lo perdió todo cuando su
padre falleció. Debido a la vida que vivió, quiere a su verdadero
2
compañero, pero no reclamará su pareja hasta que el amor sea lo
primero. Pero Zen también tiene una pasión secreta por las cosas
que crecen.
Cuando un día conoce a su compañero, sabe que realmente ha
conocido a la otra mitad de su alma, pero alguien de su pasado lo
está buscando y quiere causarle daño.
Hay sorpresas en cada esquina para estos dos, incluyendo a 02/2018
alguien que intenta secuestrar a su pareja, un doble de un amigo
cercano, un hermano que nunca supo que existía, y un plan para
evitar que un burdel de sangre llegue a Maddox.
Con todas estas fuerzas trabajando en contra de ellos, ¿Pascal y
Zen encontrarán alguna vez su “felices para siempre”?

* Al principio la serie iba a llamarse Eternal Fulfillment. Pero como hubo confusión,
Cree y Maggie decidieron llamarla: Llama Eterna MADDOX.
Orden de Lectura
Las series Llama Eterna (LE: C), y Llama Eterna: MADDOX
(LE: M) van entrelazadas
Este es el orden para leer

01 Deseo Ardiente - (LE: C) 3


02 Renaciendo de las Cenizas - (LE: C)
03 Cortejando al Fénix - (LE: C)
04 Cómo Reclamar a tu Dragón - ((LE: C)
05 Una Llamada Superior - (LE: C)
06 Miedo al Descubrimiento - (LE: C)
01 Añadiendo combustible a las Llamas - (LE: M)
02 Un Mordisco para Recordar - (LE: M) 02/2018
07 El Resurgir del Fénix - (LE: C)
03 Atado al Enemigo - (LE: M)
08 El Poder del Amor - (LE: C)
04 Pequeño Tesoro - (LE: M)
09 Cómplices en el Crimen - (LE: C)
05 Sembrando las Semillas del Amor - (LE: M)
10 Under Siege - (LE: C)
06 Edge Of Tomorrow - (LE – M)
07 Divine Intervention - (LE – M)
Christmas Present
Llama Eterna
MADDOX
05
Sembrando las Semillas 4
del Amor

02/2018
DEDICATORIA

Cada autor aprecia a sus lectores, y queremos tomarnos un


momento y agradecer a alguien que ha estado con nosotros
durante mucho tiempo y no tiene miedo de decirlo... Realmente
necesitas arreglar esto... Deanne Taylor, eres increíble y te
5
agradecemos por todo lo que has contribuido a lo largo de nuestra
redacción de esta serie y esperamos tu puntapié en el trasero en
el futuro.

02/2018
CAPÍTULO 1

La puerta del club se abrió y Zen se levantó del taburete en el


que estaba sentado en el bar. Al ver a Tanner, el repartidor, en el
vestíbulo firmó el paquete, sonriendo, y luego cogió la gran caja.
—Gracias, Tanner. ¿A la misma hora dentro de tres días?
6
—No estoy seguro, en realidad. ¿No lo oíste? —Preguntó Tanner.
Zen negó con la cabeza, y Tanner rápidamente respondió:
—La señora Pearl ha decidido cerrar la tienda e irse de Maddox.
Con la llegada de toda la gente nueva y las cosas raras, ha
decidido dirigirse al norte, a Washington, para estar con su hija y
su familia. Dijo que ya era demasiado mayor para manejar el
lugar sola, por lo que ahora era el momento perfecto para irse. 02/2018
—¡Vaya! Entonces ¿a quién acudirá Jagger para buscar las
flores para el club? —Preguntó Zen mientras colocaba el paquete
sobre la mesa auxiliar.
—Ni idea. ¿Quizás tengan una floristería en Crystal? De todos
modos, me voy a terminar mis entregas. Oye, Zen, conoces a casi
todos en esta ciudad. Si te enteras de alguna vacante, házmelo
saber.
—Claro, hombre. Con Rhys trabajando para ayudar a las
personas a abrir nuevos negocios, tal vez habrá algo pronto. Le
preguntaré cuando salga de su reunión con Jagger.
—Gracias, amigo, eso sería genial. Nos vemos, —dijo Tanner
mientras se despedía con la mano y salía por la puerta.
Zen se volvió hacia el gran jarrón que estaba colocado en la
mesa auxiliar, a la derecha de la entrada, y sacó las hortensias
blancas y moradas de hace tres días y el delphinium blanco y los
colocó sobre la mesa. Luego agarró el jarrón y lo llevó al baño,
donde lo lavó a fondo, y le puso agua fresca y tibia, luego lo llevó
de vuelta al vestíbulo y lo dejó sobre la mesa.
Abriendo la caja que Tanner acababa de entregar, Zen sonrió
mientras levantaba el gran manojo de dalias blancas, de la
variedad mesa de comedor, y las colocó sobre la mesa. Luego,
sacó algunas peonías árbol magenta, unas pocas campanas de
Irlanda, un par de grandes hojas de helecho y algunas hermosas
ramitas de brezo pálido. Llevándose una de las peonías a la nariz,
inhaló profundamente y cerró los ojos, encantándole la dulce
fragancia.
Abrió el cajón de debajo de la mesa y sacó sus tijeras de podar,
7
y comenzó a cortar el tallo de las flores y colocarlas en el jarrón.
Zen silbó suavemente para sí mismo mientras trabajaba,
divirtiéndose. Esta era su parte favorita de la semana. Cada tres
días, Jagger entregaba flores nuevas para colocarlas en el
vestíbulo del club, para dar color al lugar cuando los invitados
llegaban para ingresar al club.
Jagger pensó que la señora Pearl también hacía los arreglos y 02/2018
que Tanner solo los entregaba y los dejaba en su sitio, pero Zen le
había pedido a la señora Pearl que los enviara en una caja y que
él se encargaría cuando los entregaran. Sabía que la mayoría de la
gente se burlaría de él por su tamaño, o no creería que él era
quien los arreglaba, porque ¿cómo alguien tan grande y de
aspecto de malo podría hacer algo tan bonito y delicado?
Pero a él le encantaba. Siempre le habían gustado las flores y
aprendió desde muy joven cuáles eran sus nombres y cómo
cuidarlas. Probablemente vino de trabajar con su padre en el
negocio de jardinería de toda su vida. Bueno, hasta que su padre
falleció hace unos años de un accidente automovilístico en Vale,
mientras se encontraba en un viaje de esquí.
Zen quiso mantener el negocio en marcha, pero con tanta gente
dejando Maddox, y con aquellos que se quedaron sin mucho
dinero para contratar a un paisajista, además de la llegada de
Charles Fowler, tuvo que cerrar el negocio y buscar trabajo en
otro lado. Como shifter elefante africano, era bastante grande, por
lo que ser un gorila simplemente tenía sentido. Y el club era el
único lugar que contrataba en ese momento, así que aquí estaba.
No es que no le gustara su trabajo, porque lo hacía, en su
mayor parte. Odiaba las veces que tenía que ponerse un poco
físico con algunos clientes bulliciosos y escoltarlos fuera del lugar,
pero la mayoría de la gente miraba a sus dos metros con trece
centímetros, ciento cuarenta y cinco kilos, con el largo cabello
negro ondulado y barba de chivo y se calmaba de inmediato y se
marchaba.
El trabajo pagaba las facturas y le gustaba conocer a toda la
8
gente, pero si se salía con la suya, Zen abriría nuevamente el
negocio de jardinería de su padre o abriría su propia floristería
como solía decirle a su padre que quería hacer. Su padre había
sido el mejor y nunca se rio de él cuando lo decía. Simplemente le
decía a Zen que si eso era lo que quería hacer, entonces debería
hacerlo y ser el mejor maldito florista de los alrededores.
Pero ahora solo era un sueño imposible. No tenía dinero para 02/2018
comenzar un negocio y nunca tuvo la paciencia para lidiar con
toda la porquería involucrada en el funcionamiento de una tienda.
A él, en realidad, le encantaban las flores y quería trabajar con
ellas. Lo encontraba muy relajante y las flores no juzgaban.
Mientras Zen continuaba con su tarea, Rhys salió al vestíbulo.
—¿Cómo no sabía que eras tú quien hacía esos arreglos tan
hermosos?
Zen se sonrojó cuando detuvo lo que estaba haciendo, miró
tímidamente a Rhys y se encogió de hombros.
—No lo sé. Es solo algo que me gusta hacer, —masculló.
—Bueno, son preciosos. Eres un artista, Zen. Estos arreglos que
has estado haciendo son obras de arte. Muchas gracias por hacer
esto para el club. Ahora que sé que eres tú quien lo ha estado
haciendo, lo hace aún más especial. Lo hace más personal, —dijo
Rhys radiante mientras se acercaba y olía una de las peonías.
—Gracias. No quise sobrepasarme, —dijo Zen en voz baja.
—Tonterías, no te sobrepasaste. Son increíbles. Gracias de
nuevo. Pero he salido a preguntar si tenías algo de tiempo para
llevar algo a la oficina de mi padre. Lo haría yo mismo, pero mi
reunión con Jagger ha sido más larga de lo que esperaba y tengo
que cruzar la ciudad cerca del distrito comercial para una reunión
allí con el rey Destrain, Nick y Wyndingo. Estamos tratando de
averiguar qué hacer con todos esos escaparates vacíos y los
grandes almacenes al este de allí.
—No, no me importa. ¿Qué necesitas que lleve? —Preguntó Zen.
Rhys extendió la mano que sostenía un gran sobre manila.
—Solo estos formularios. Los necesita para comenzar a
9
investigar a algunas de las personas a las que les gustaría abrir
ciertas empresas.
—Sería genial si todo se abriera de nuevo. Hacer que esta
ciudad sea hermosa de nuevo, como antes, —dijo Zen mientras
tomaba la carpeta de Rhys.
—Lo siento, sigo olvidando que has estado en Maddox toda tu
vida, ¿verdad? —Preguntó Rhys. 02/2018
—La mayor parte, sí. Mi padre nos mudó aquí cuando yo era
muy pequeño, entonces...
—¿Podrías estar dispuesto a sentarte conmigo, o conmigo y
algunos de los demás, y contarnos la historia de Maddox y lo que
alguna vez fue? Conozco a mi tío Destrain y me encantaría
guardar la mayor cantidad de historia posible, y parece que ahora
eres uno de sus residentes más antiguos.
—No estoy seguro de lo que podría decirte, pero... claro.
Cualquier cosa para ayudar a Maddox a recuperar su antigua
gloria. Realmente fue una ciudad hermosa, una vez, —respondió
Zen.
—Eso sería genial. Gracias, Zen. Hablaré con los demás hoy y
estableceremos una fecha en la que todos podamos sentarnos y
repasar esto. Mientras tanto, tengo que irme. Gracias de nuevo
por llevárselos a mi padre, —dijo Rhys con un gesto mientras se
dirigía hacia la puerta principal, la bonita falda de pañuelo1 negro
que llevaba ondeando detrás de él y sus zapatos de tacón rojos
haciendo clic en las baldosas.
—Ey, Rhys, —dijo Zen girándose hacia él, deteniendo a Rhys.
Rhys se volvió, con una mano todavía en el pomo de la puerta.
—¿Sí?
—Me preguntaba, ¿qué piensas hacer con todas esas tiendas y
almacenes?
—Nos gustaría guardarlos y atraer negocios que puedan
usarlos, pero si algo es demasiado viejo e inseguro tendremos que
derribarlos. Eso es lo que Nick, Wyn y sus muchachos han estado
haciendo. Ellos ven si los lugares son lo suficientemente estables
10
como para mantenerlos, y hoy nos llevarán al tío Destrain y a mí a
algunos de ellos para enseñarnos lo que encontraron. No te
preocupes, Zen, como he dicho, tío Destrain y yo estamos
comprometidos a salvar la mayor cantidad posible de la historia
de Maddox.
Zen sonrió.
—Eso es genial. Gracias. Ah, y si sabes de alguna nueva oferta 02/2018
de trabajo, avísame. Mi amigo Tanner, que entrega las flores a la
señora Pearl, necesitará un nuevo trabajo pronto.
La cara de Rhys se puso triste.
—Sí, hablé con la señora Pearl el otro día. Triste que ella se
vaya, pero lo entiendo. Espero que pronto encontremos a alguien
nuevo para ocupar su lugar. —Rhys suspiró y negó con la cabeza.
—De todos modos, tengo una lista de algunos de los trabajos
disponibles en mi oficina. Los traeré mañana para que puedas
echar un vistazo.
—Gracias, Rhys.

1
—Te veo luego, —respondió y saludó mientras abría la puerta y
salía.
Zen colocó el sobre en la mesa y se puso de nuevo a terminar el
arreglo. Después de otros cinco minutos, se apartó para admirar
su trabajo, sonriendo cuando estuvo satisfecho con lo que había
hecho. Dejó las tijeras en el cajón, agarró todos los recortes y los
tiró al cubo de la basura, luego colocó las flores viejas en la caja y
la cerró, luego la colocó al lado de la mesa. Se las llevaría a casa
más tarde, como siempre hacía. Todavía les quedaban algunos
días de vida y todavía no podía verlas tiradas.
Zen agarró el sobre manila y le gritó a Axel, el barman, que iba
a hacer un recado para Rhys, pero que estaría de regreso para
11
abrir, luego salió.

****

Pas caminó alrededor de la gran alcoba al lado de su oficina,


regando todas las plantas que tenía allí. Estaba agradecido con
Dain por dejarle tener el espacio para que pudiera cultivar sus 02/2018
plantas. Dain incluso le preguntó si no le molestaría cultivar
algunas de las hierbas y cosas que él, Rune y Kerrick usaban
para algunos de sus hechizos.
Por supuesto, Pas dijo que sí. Estaba emocionado de recibir una
tarea tan importante. Le encantaba trabajar con plantas. Todavía
no había compartido con Dain su don con las plantas, pero no
creía que importara. Mientras Dain y sus compañeros
consiguieran sus ingredientes y Pas llegara a cuidar las plantas,
era beneficioso para todos.
Una vez acabado con todas las plantas inferiores en las mesas,
Pas volvió a llenar la regadera y agarró la escalera. Aún tenía que
regar las plantas colgantes antes de volver a la pila de papeles en
su escritorio. Dain estaba esperando que Rhys dejara algunas
cosas y una vez que lo hiciera, Pas estaría ocupado con Dain en
su oficina ayudando, así que realmente necesitaba darse prisa
con esto.
Pascal colocó la escalera debajo de un grupo de macetas que
tenía colgadas y agarró la regadera, luego subió por la escalera y
comenzó a atenderlas. Comenzó a tararear una de sus canciones
favoritas mientras avanzaba, disfrutando de su tiempo tranquilo.
Cuando llegó la parte del coro, Pas cantó las palabras en voz alta,
sintiéndose libre.
—And I take a deep breath and I get real high and I scream from
the top of my lungs, what’s going on! —De repente, otra voz cantó
con él. La sexy y profunda voz lo tomó por sorpresa y Pas saltó.
No es un buen movimiento mientras estás de pie en una
12
escalera. Pas perdió el equilibrio y cayó hacia atrás, la regadera se
deslizó de su agarre y voló por el aire y los brazos de Pascal se
agitaron tratando de encontrar algo para agarrarse. Soltando un
chillido agudo muy poco masculino, Pas se encontró atrapado en
los brazos de alguien. Una ola de agua cayó sobre su cabeza,
pegándole el pelo a la cabeza y a la cara y empapando su camisa.
Con su corazón acelerado y escupiendo para limpiar el agua de 02/2018
sus labios, Pas miró para ver quién era su salvador y su mirada
se encontró con hermosos ojos verdes hierba rodeados por
pestañas largas y gruesas que estaban tan húmedas como las
suyas. Pas dejó de respirar mientras miraba esos ojos magníficos
que estaban a solo centímetros de los suyos. Él podría perderse
en esos orbes.
Al darse cuenta de que ahora estaba en los brazos del hombre
más guapo que había visto en su vida, se congeló. Temeroso de
hacer el movimiento incorrecto o decir algo equivocado. Pas se
sintió estúpido e inmóvil al mirar esos ojos. Este hombre que solo
había visto de lejos algunas veces, el hombre que era la pieza
clave al frente y en el centro de sus sueños por la noche desde
que llegó a Maddox, era Zen, el muy grande y muy sexy shifter
elefante del que Pas se había enamorado desde el primer
momento que lo vio.
Pero Pas nunca se había acercado tanto al hombre grande. Por
lo general, tenían una habitación entera separándolos, o Zen se
iba cuando él llegaba. Ahora que por fin estaba cerca del hombre,
un olor rico y salvaje lo envolvió y Pas respiró profundamente por
la nariz. Le encantaba el olor natural terroso de Zen, tanto como
le encantaba mirar al shifter. Hierba, tierra, flores y hombre lo
rodearon y la polla de Pas cobró vida, queriendo salir y conocer a
este hombre a un nivel totalmente diferente.
Los ojos de Pas, que no se había dado cuenta que se habían
cerrado, se abrieron con sorpresa y se encontraron con los de
Zen, quien también tenía la misma expresión de asombro que Pas
estaba seguro que tenía él mismo. Simultáneamente, ambos
13
susurraron:
—Compañero.

02/2018
CAPÍTULO 2

Pas no podría estar más sorprendido al descubrir que no solo


había encontrado a su compañero, sino que era el hombre de sus
sueños, por el que había estado salivando durante meses. Pas
siempre se había sentido atraído por los hombres grandes. Le
14
ponían caliente y lo hacían sentir seguro. Tenía algo por todos los
deliciosos músculos que solían tener, y Zen era solo un patio de
juegos lleno de ellos.
Pas anhelaba sentir grandes brazos sólidos abrazarlo mientras
presionaba su rostro contra un fuerte y duro pecho. Él quería un
hombre que lo cuidara y lo amara solo a él. Pas pasó tanto tiempo
cuidando a sus hermanos, que soñaba con alguien que lo cuidaría 02/2018
algún día.
Sí, Nelson era el mayor y un cuidador de corazón, y Toby era el
siguiente en la fila e hizo lo mejor que pudo para vigilar a todos y
cuidarlos, especialmente cuando creyeron que Nelson había
muerto, pero Pas siempre los estaba cuidando también. Él
cocinaba y limpiaba, así como vigilaba a Ollie y evitaba que se
metiera en problemas, lo cual era un trabajo a tiempo completo la
mayor parte del tiempo. Y a pesar de que Nelson y Toby se
ocuparon de ellos, fue él quien cuidaba a todos si estaban heridos
o no se sentían bien. No es que los shifters se enfermaran, pero si
sus hermanos estaban estresados o tristes, Pas siempre estaba
allí para darles todo lo que necesitaban, y la mayor parte del
tiempo no pensaba en sí mismo ni en sus propias necesidades.
Pas siempre quiso que alguien hiciera todas esas cosas por él.
Alguien a quien recurrir para obtener consuelo y apoyo cuando
las cosas eran difíciles. No es que quisiera que alguien hiciera
todo por él y que él fuera solo un trasero vago, cuidaría y
apreciaría a su pareja también, pero anhelaba a alguien al que
llamar suyo que lo pusiera a él primero. Alguien que lo atrapara si
se caía.
Ese pensamiento lo trajo de vuelta al presente. Zen lo había
atrapado. Zen era su caballero de brillante armadura, su lugar
fuerte para aterrizar, su compañero. Dioses, el destino fue tan
bueno con él. La emoción lo llenó, así como el miedo a perder a su
pareja. ¿Quizás Zen no lo quería? Era mucho más pequeño que el
hombre hermoso, y su raza sería un gran problema con el que la
mayoría no querría lidiar. No podía perder a su compañero ahora
15
que acababa de encontrarlo.
El pánico llenó a Pas y, de repente, sin darse cuenta de lo que
estaba haciendo, golpeó. Pas sintió que sus garras se extendían
desde sus dedos y sus afilados dientes caían de sus encías. Pas se
inclinó rápidamente y arañó el costado de Zen con sus garras, al
mismo tiempo que hundía los dientes en el magnífico cuello del
hombre. Exultante por el sabor de la sangre de Zen mientras se 02/2018
deslizaba por su lengua y llenaba su boca.
En el fondo de su mente había un destello de algo que intentaba
hablar con él, pero Pas estaba perdido en la dicha. Zen, su
compañero, olía tan bien y Pascal solo quería bañarse en ese olor,
pero no era nada comparado con el gusto de Zen. Su sangre era
tan rica y cálida, un poco salada pero dulce. Era la mejor
ambrosía que podía haber imaginado.
Sintió fuertes brazos flexionarse a su alrededor mientras lo
acercaban más, presionándolo contra un pecho ancho y duro.
Una mano grande se deslizó debajo de sus muslos y agarró su
culo, impactando a Pas cómo prácticamente todo su trasero
encajaba en la palma de una mano. Su cuerpo se encendió en
llamas por el placer, el deseo y la alegría que lo llenaban, y Pas
nunca quiso que el momento terminara. Tal vez debería llamar a
Timmy y pedirle que viniera a congelarlos a él y a Zen en este
momento para siempre.
Un gemido profundo y gutural llegó a sus oídos, y pudo sentir la
vibración en su pecho. Al mismo tiempo, una vocecita dentro de
su cabeza dijo que no. Pas estaba enojado con la voz. ¿Cómo se
atrevía a decirle que no cuando reclamaba a su compañero? Pero
luego se dio cuenta y Pas se llenó de vergüenza, horror y
remordimiento. ¿Qué había hecho?

****

Cuando Zen entró en la oficina y no vio a nadie, pensó en dejar


16
el sobre en el escritorio lleno de papeles, pero luego pensó que tal
vez debería esperar a alguien y entregarlo, sabiendo lo importante
que era para Rhys. Mientras esperaba, oyó una dulce voz
tarareando una de sus canciones favoritas, "What's Going On", de
4 Non Blondes.
Zen se movió hacia la abertura de una alcoba a un lado y se
quedó sin aliento cuando vio al sexy hombre, de pie en una 02/2018
escalera, regando las plantas. Sonrió mientras miraba al pequeño
bombón sacudiendo su pequeño y apretado culo mientras
cantaba a coro como si nadie lo estuviera mirando. Su hermoso
cabello castaño y blanco se agitaba contra sus hombros mientras
se movía. Zen se quedó mirando ese cabello pensando en lo único
que era tener un lado de la cabeza marrón y el otro blanco, pero
esos mechones ciertamente se veían sedosos. La vista lo llenó de
felicidad, pero también llenó su pene. Sus jeans se tensaron
mientras miraba a la hermosa criatura, y Zen temió que tendría
marcas de cremallera en su eje. Su polla latió cuando su mirada
se centró en el culo oscilante frente a él.
Zen simplemente no pudo evitarlo y se encontró empezando a
tararear suavemente junto con la canción mientras se acercaba.
Luego, sin pensar, abrió la boca y cantó.
—Scream from the top of my lungs, what’s going on?
El hombrecillo subido a la escalera a pocos pasos de él ahora,
saltó sorprendido y cayó hacia atrás, agitando los brazos mientras
dejaba caer la regadera, y Zen rápidamente cerró los últimos
sesenta centímetros que los separaban y atrapó al hombre. El
agua llovió sobre los dos, empapando sus camisas, y aplastando
su cabello, pero a Zen no podía importarle menos.
Sus ojos se encontraron, y Zen se halló sumergiéndose en los
más asombrosos ojos color chocolate que había visto en su vida,
enmarcados por magníficas pestañas largas que ahora estaban
pegadas, y cabello mojado pegado a una bonita cara. La toma de
conciencia de quién era detuvo su corazón, pero le entusiasmó al
mismo tiempo. Este hermoso hombre en sus brazos era a quien
17
llamaban Pascal. Nunca lo había conocido formalmente, ni
siquiera había estado cerca de él, pero Zen lo había visto una o
dos veces en el club desde la distancia, y Zen se había sentido
hipnotizado por su belleza.
El pequeño zorro de Santorini era exactamente lo que Zen
siempre encontró sexy en un hombre. Era pequeño, realmente
pequeño, pero aun así era todo un hombre. Pascal estaba 02/2018
perfectamente tonificado, pero no abultado con músculos como él,
y su cuerpo estaba apretado.
Zen también había notado en esos breves encuentros que
Pascal parecía tímido y dulce, lo que también lo llamaba. Era un
cuidador nato y le encantaba ayudar a los demás y cuidarlos. Zen
siempre deseó que, si llegaba el día en que el destino lo bendijera
encontrando a su pareja, su compañero estaría constituido como
el zorro de Santorini, y el hombre sería dulce y amable, y no se
sentiría insultado cuando Zen quisiera ocuparse de él. No quería
ser un pesado para su compañero o un guardián, solo quería
cuidarlo, hacerlo feliz y dejar que su pareja supiera que era
amado.
Y Zen sabía que amaría a su compañero cuando lo encontrara.
Sabía que nunca faltaría el respeto a lo que el destino le deparara,
y que atesoraría a su pareja hasta su último aliento. Incluso más
allá de eso.
Sus padres no eran verdaderos compañeros. Era raro que los
paranormales encontraran a sus verdaderos compañeros, aunque
últimamente parecía que muchos se encontraban. Probablemente
tenía que ver con todos los paranormales que por fin se estaban
uniendo, gracias a que los dragones y los fénix terminaron su
enemistad y unieron sus dos especies nuevamente por el bien
mayor.
Al ver que no podían encontrar a sus compañeros, la mayoría
de los paranormales simplemente hicieron lo mismo que los
humanos, y encontraron a alguien a quien amar e hicieron una
18
vida juntos. Su padre le dijo que él y su madre no habían sido
compañeros, que ni siquiera estaban casados o vinculados, pero
tenían una relación. Su padre era un shifter elefante africano,
como él, ya que la mayoría de los shifters se parecían a la raza de
su padre, pero su madre, Lucinda, era un dragón.
Su padre le había contado historias de cómo se conocieron una
noche construyendo un granero y tuvieron una aventura. Su 02/2018
padre se había enamorado de Lucinda, pero ella siempre
mantenía una parte de sí misma lejos de él. Habían estado
saliendo, o como lo llamaran hace doscientos años, durante unos
meses, pero su padre quería más. De repente, un día, Lucinda se
le acercó y le dijo que estaba embarazada, lo que emocionó a su
padre. Dijo que siempre quiso ser padre. Pero cuando le pidió a
Lucinda que se casaran y se uniera con él, ella se negó. Dijo que
no quería atar a ninguno de ellos en caso de que apareciera uno
de sus verdaderos compañeros, pero su padre tuvo la sensación
de que había algo más que eso.
Después de su nacimiento, su padre lo cuidaba la mayor parte
del tiempo, y su madre iba y venía. Y cuando ella estaba cerca, no
era muy maternal. Nunca le mostró ningún amor y la amabilidad,
que rara vez le mostró, fue más en beneficio de su padre.
Entonces, un día, recordó que ella había entrado en el establo
donde estaba, gritando sobre cómo debía evitar que alguien lo
descubriera a él.
Ese fue el peor día de su vida. El día que cambió todo. Tenía
cinco años y había estado sentado en el establo esperando a su
padre, que estaba en el campo soltando al caballo del arado.
Estaba sentado en silencio cortando un palo con un cuchillito que
su padre le había dado, cuando Lucinda, su madre, entró
corriendo y gritando. Él había estado muy asustado y comenzó a
llorar, lo que la enfureció aún más. Ella gritó que él estaba
viniendo y ella tenía que evitar que él los encontrara. Luego lo
recogió y lo llevó a la parte posterior del establo, arrojándolo sobre
una pila de heno.
19
Arrancando la lámpara de aceite del poste donde su padre la
había dejado encendida para que pudiera ver cuando trajera el
caballo, Lucinda se detuvo sobre él y arrojó la lámpara al suelo,
donde se rompió y todo el aceite se derramó y la llama prendió
fuego al heno.
Zen había tratado de alejarse, pero no llegó muy lejos y golpeó
la pared del granero. Se cubrió la cabeza con los brazos y metió la 02/2018
barbilla en el pecho mientras daba la espalda a las llamas y se
presionaba contra la superficie de madera. Su corazón latía con
fuerza mientras el terror se apoderaba de él. ¿Qué había hecho
que estuviera tan mal para que su propia madre quisiera hacerle
esto? Ella no había sido una madre para empezar, pero lo que
estaba haciendo era lo peor que podía imaginar que una madre le
podía hacer a su propio hijo.
El fuego corrió sobre su espalda, ardiendo, mientras escuchaba
que la piel comenzaba a chisporrotear. Entonces el hedor rancio
de carne quemada lo envolvió y todo el miedo estalló y comenzó a
gritar. De repente, algo lo golpeó con fuerza desde atrás una y otra
vez, luego unos fuertes brazos lo levantaron.
Las llamas se habían ido. Su padre había escuchado sus gritos
y salió corriendo. Cogió una manta del puesto más cercano y la
usó para apagar el fuego en la espalda de Zen. Una vez que tuvo a
Zen a salvo en sus brazos, su padre se volvió hacia su madre
mientras ella le gritaba por apagar el fuego.
Todo sucedió tan rápido después de eso, y su cuerpecito estaba
demasiado dolorido para saber qué estaba pasando, pero todavía
tenía destellos de recuerdos de ese día y de su padre gritándole
que estaba enferma y cómo tenía que permanecer muy lejos de
ellos. Lucinda siguió insistiendo que, si él los descubría, los haría
pedazos a ambos. Zen no sabía de quién estaba hablando.
Su padre se apresuró a su alrededor y agarró las riendas del
caballo. De alguna manera, consiguió subirlos a los dos a lomos
del animal y puso a Zen en su regazo, luego se alejó del granero a
toda velocidad. Esa fue la última vez que vio a Lucinda.
20
Después de que salieron del granero, su padre lo llevó al médico
en el pueblo vecino, temeroso de que si hubiera ido con su médico
local, Lucinda lo hubiera seguido. A su padre le había costado un
día y medio llevarlo allí y el viaje fue una tortura, pero una vez
que lo lograron, el doctor se ocupó de él.
Después de meses de curación, no hubo mucho más que el
médico pudiera hacer por él, y Zen quedó con la espalda llena de 02/2018
carne retorcida y derretida que no era bonita, pero estaba vivo.
Mientras se recuperaba, su padre había regresado a su aldea y le
vendió la granja a su hermano. La familia de su padre era
propietaria de la mayor parte de la ciudad de la que provenían,
por lo que no le fue difícil obtener un buen precio por ella. Luego,
una vez que Zen volvió a estar de pie, su padre los alejó de allí
para que Lucinda nunca los encontrara. Así es como terminaron
en Maddox.
Cuando fue mayor, su padre le había dicho que no fue hasta
que Zen tenía unos tres años que descubrió que Lucinda estaba
emparejada con otro hombre. No era su compañero verdadero,
pero se habían unido, así que era como si estuvieran casados, y
que durante todos los años que estuvo con Lucinda nunca supo
que él era el otro hombre y que su relación era una aventura. Una
vez que lo descubrió fue cuando le dijo a Lucinda que ya no
quería verla.
Ella vino una o dos veces suplicando ver a Zen, diciendo que él
era su hijo, pero una vez que su padre la dejaba entrar, ella
nunca le prestaba atención, solo trataba de llevarse a su padre a
la cama. Ir a Maddox era no solo para mantenerlo a salvo a él,
sino también a su padre. Por lo que descubrió, el marido de
Lucinda era un cabrón malvado que no tenía problemas para
matar a nadie que tocara a su esposa, y si el hombre descubría
que tuvo una aventura que duró años, y que había un niño
nacido de esa indiscreción, su padre no tenía dudas de que el
marido de Lucinda los mataría a los dos.
21

02/2018
CAPÍTULO 3

El aroma de jazmín y salvia lo inundó, alejando a Zen de sus


pensamientos, y ahora lo llenó de una sensación de paz. Se sentía
como si estuviera flotando y sus rodillas estuvieran en peligro de
ceder, estrellándole contra el suelo duro, pero no le importó. Lo
22
único que le importaba era la hermosa criatura en sus brazos, su
compañero. Recordó que ambos dijeron la palabra al mismo
tiempo, y de repente su pasado llegó, estrellándose contra él,
cuando pensó que su compañero nunca lo querría.
Su espalda nunca había sanado por completo, incluso cuando
se transformó por primera vez cuando era un adolescente, como
su padre siempre había esperado que ocurriera. No, el daño se 02/2018
había hecho a una edad muy temprana. Demasiado antes de su
primer cambio para que marcara la diferencia. Así que ahora
estaba atrapado con las cicatrices de ese horrible día. En la rara
ocasión en que había tenido un amante en sus doscientos años de
vida, Zen solo se había quitado la camisa una vez, y eso había
sido un error. El hombre echó un vistazo y se sintió tan repelido
que rápidamente se excusó y se fue tan rápido que Zen se
sorprendió de que no dejara marcas de patinazo atrás. Él nunca
se quitó la camisa otra vez alrededor de los demás.
Pero este era su compañero en sus brazos. El que el destino
había hecho solo para él. Seguramente, estaría a salvo con Pascal
¿no? A Zen siempre le habían dicho que un compañero era
diferente y que lo amaría por lo que era.
La sensación eufórica le hizo querer quedarse en este momento
para siempre, con su compañero en sus brazos mientras tomaba
sustento de Zen. Pero su compañero no era un vampiro, por lo
que no necesitaba la sangre de Zen para vivir, lo que significaba...
Mierda, su compañero lo había reclamado con un mordisco y
ahora estaría atrapado con él para siempre. ¿Qué pasaría si
Pascal echaba un vistazo a su espalda y decidía que no podía
estar con Zen porque era demasiado asqueroso y repugnante?
¡Maldición! Es por eso que se estaba sintiendo tan aturdido y
tranquilo. Era por la mordida de su compañero. Pero a pesar de
que se sentía maravilloso, no podía unirlos, ¿verdad? Zen siempre
había escuchado que se suponía que el mordisco tenía que ser
durante las relaciones sexuales para unirlos y reclamarlos.
De repente, su pequeño compañero se puso rígido, luego se
23
echó hacia atrás, liberándolo suavemente. Pascal bajó la mirada
como si tuviera miedo, pero Zen captó la mirada en sus ojos antes
de que los escondiera, y la vergüenza que vio en esos bonitos ojos
le rompió el corazón.
—¿Qué pasa, pequeño? ¿Por qué te ves tan triste? —Preguntó
Zen.
—Lo siento mucho. Nunca debería haberte mordido y arañado 02/2018
así, y quitarte tu elección de si querías emparejarte conmigo. No
quería hacerlo y lo siento mucho, —exclamó Pascal, su voz
sonaba derrotada.
—No estoy enfadado contigo, dulce guisante. Ni siquiera estoy
seguro de si el vínculo de pareja se forma sin sexo, por lo que no
me has quitado mi elección.
—Pero te he arañado también. Y así es como un zorro de
Santorini se aparea. No necesitan sexo, pero el rasguño y la
mordedura lo consiguen. Lo siento mucho, —Pas se disculpó de
nuevo y se movió para salir de los brazos de Zen.
Zen vacilantemente soltó a Pas, asegurándose de que mantenía
el equilibrio antes de soltarlo y dar un paso atrás.
—Si te hace sentir mejor, no creo que haya funcionado
totalmente porque no te he reclamado, —dijo Zen tratando de
consolar a su hombrecillo.
Pascal levantó la cabeza y sus ojos se encontraron de nuevo,
pero esta vez los de Pascal estaban llenos de tristeza y lágrimas.
Su labio inferior comenzó a temblar y Zen solo quiso que su
compañero volviera a sus brazos.
—No me quieres, —susurró Pas como una declaración, no una
pregunta.
—¿Qué? —Exclamó Zen y avanzó el paso que los separaba. —
Por supuesto que te quiero. Eres hermoso y sexy y dulce y Dioses,
hueles tan bien. ¿Quién no querría a alguien tan maravilloso
como tú? No estoy seguro de que quieras estar atrapado con
alguien como yo.
Pascal lo miró con confusión en los ojos.
24
—¿Qué quieres decir? ¿Por qué no te querría? Eres jodidamente
hermoso. Eres tan grande y fuerte y tienes unos ojos y cabello tan
bonitos, y también hueles como lo mejor que he olido. Y sé lo
amable que eres por lo que la gente ha dicho sobre ti. Todos
siempre hablan de lo maravilloso que eres. Y... y Destino te hizo
justo para mí. Así es como debería ser. Fuimos hechos el uno
para el otro. Sé que no soy tan grande como tú, ni siquiera fuerte, 02/2018
pero tal vez deberíamos confiar en Destino, en que ella hizo esto
bien, ¿verdad?
Zen se acercó y puso una mano sobre la cadera de Pascal
mientras lo miraba profundamente a los ojos.
—He oído solo cosas buenas de ti, compañero, y no quiero
perderte. No dudo de las bendiciones de Destino ni de su
sabiduría. Solo espero que yo no sea una decepción para ti.
Los ojos de Pascal se agrandaron mientras sacudía la cabeza
frenéticamente. Avanzó hacia Zen y le puso las manos sobre el
pecho. Zen casi podía sentir el chisporroteo de deseo de las manos
de su compañero mientras su cuerpo se iluminaba. Quería tirar
fuerte del zorrito contra él y besarlo en los labios. La mirada de
Zen se posó en esos labios regordetes y rosados y quiso suplicar
para probarlos. Las palabras frenéticas de Pascal, lo trajeron de
vuelta otra vez y levantó la vista, encontrándose con la mirada de
su pareja.
—No, Zen. ¿Cómo podrías ser una decepción para mí? Eres mi
compañero, y eres todo lo que siempre soñé que sería mi pareja.
—Oh, señor, esto es demasiado, —suspiró Ollie desde la puerta.
—Los dos sois tan malditamente amables y dulces que me está
dando un puto dolor de muelas. ¿Ninguno de vosotros se
escucha? Zen, a Pas le gustas. No solo le caes bien, sino que
también te desea y quiere que hagas bow chicka wow wow2 con
él. Y Pas, Zen te quiere mucho, si esa vara en sus pantalones es
una indicación. Pero si yo fuera tú, invertiría en una compañía de
lubricantes, porque hermano, eso es jodidamente enorme y es
25
probable que duela muy bien, tú, puto afortunado.
Zen se volvió de un tono rosa brillante por las palabras de Ollie,
mientras Pas se ponía rojo, no de vergüenza, sino de rabia. Se
apartó de Zen y miró a Ollie.
—No te atrevas a mirar la entrepierna de mi compañero, Oliver
Everly, —dijo Pas con un gruñido mortal. —Sé que eres mi
hermano y te amo, pero si vuelves a hablar así sobre el pene de mi 02/2018
compañero, te lo juro, te arrancaré los ojos para empezar.
Entonces, cada semana, cuando menos te lo esperes, haré algo
que te recuerde cerrar la boca. ¿Polvos pica-pica en la ropa
interior tal vez? ¿O un lagarto vivo en tus pantalones?
Ollie se acercó, con una sonrisa malvada en su rostro.
—Primero, no uso ropa interior, así que buena suerte con eso.
En segundo lugar, ¿cómo vas a conseguir un lagarto vivo en mis
pantalones cuando esas pequeñas cosas te asustan como las
arañas molestan a otras personas? Y tres, ¿tu compañero?
Mierda, hermano, ¿por qué no nos lo dijiste? Ahora estoy herido.
En serio. ¿Por qué mantener este trozo de carne de hombre muy
grande y muy hermoso para ti? Deberías habérnoslo dicho, Pas.
—No te lo dije porque me acabo de enterar hace diez segundos,
mamón. Y puede que no sea capaz de hacer lo del lagarto o el
2
Parte de la letra de la canción “Gitchee Gitchee Goo” de Phineas And Ferb.
polvo pica-pica, pero puedo acudir a Jett y conseguir algunas
ideas bastante buenas sobre lo que puedo hacer, —Pascal
amenazó, luego le sacó la lengua a Ollie mientras cruzaba los
brazos sobre su pecho.
—Bueno, mierda. ¿Acabas de enterarte ahora? Como ¿ahora,
ahora? Y he entrado y... joder. Lo siento mucho, Pas. Lo siento,
Zen. Este es un momento solo para vosotros dos. Quiero decir que
este es el momento, ¿verdad? Mierda. De acuerdo, para
compensaros, os ayudaré. Zen, dile a mi hermano, a tu
compañero, por qué crees que él no te querría, y quiero decir, sé
honesto. Toda la mierda de las mentiras nunca encaja en ningún
lado y solo lleva a sentimientos heridos sin sentido y a una mierda
26
de lágrimas. Y, Pas, dile a Zen por qué no crees que él te quiera.
Pas cree que es demasiado pequeño y débil para que alguien como
tú lo quiera.
Pas le lanzó puñales a Ollie con la mirada.
—Ups, lo siento, creo que he hablado por ti. Bueno, Pas, Zen no
cree que lo quieras porque cree que es horrible, —anunció Ollie y
la cara de Zen se puso blanca como un fantasma. 02/2018
—Cómo…
—Porque soy un cabrón entrometido y te vi la noche del ataque
en la fiesta del bebé. Cuando todo estuvo acabado, te quitaste la
camisa rasgada antes de salir corriendo de la habitación. Además,
me gusta espiar a la gente, como sabes, Pas. Me ayuda a poner
munición sobre ellos cuando quiero joderles. Pero incluso yo
nunca te daría ninguna mierda por lo que ocultas, Zen.
Zen miró hacia abajo cuando sintió la pequeña mano de Pascal
sobre su brazo, miró hacia donde se encontraba, luego levantó la
vista y volvió a encontrarse con la mirada de su pareja.
—Eres hermoso, Zen, y si crees que solo me gustas por eso,
entonces estás equivocado. No soy superficial. Sé que eres una
persona hermosa por dentro y eso es lo que cuenta. Además, eres
mi compañero. Se supone que eres mío. Sé que aún no estamos
enamorados y no estamos listos para decir esas palabras, pero sé
que ya me gustas y quiero conocerte mejor. No hay nada, y quiero
decir nada, salvo que digas que trabajas con Fallon o alguien
como él, que me haría rechazarte. Te quiero, compañero.
Zen tenía miedo de lo que sabía que tenía que hacer, pero sabía
que tenía que hacerlo. Necesitaba literalmente arrancar la tirita y
exponerse a su compañero y dejarlo ver por sí mismo. Entonces,
si Pascal lo rechazaba, al menos no se habían enamorado todavía
y el dolor no sería tan profundo.
Zen tragó saliva, luego dio un paso atrás e inmediatamente
agarró el dobladillo de su camiseta y sin dudarlo, para no cambiar
de parecer, se subió la prenda sobre la cabeza en un movimiento
fluido, contuvo el aliento, luego dio la espalda a su compañero.
27
El silencio llenó la habitación como un ser vivo, y todo lo que
Zen podía oír era el latido de su propio corazón. Tanto Pascal
como Ollie permanecieron callados, y de repente la vergüenza y el
dolor lo llenaron, penetrando en su alma. Zen bajó la cabeza
mientras su corazón se encogía. Sabía que no debería haber...
Los dedos lo tocaron. Un toque ligero y gentil que Zen no había
sentido en casi doscientos años, deteniendo sus pensamientos. 02/2018
Una pequeña mano susurró tiernamente sobre su espalda, luego
otra, antes de que Zen sintiera la suavidad de los labios contra su
espalda y la oleada de aliento cálido.
—Alguien te hirió, pero sigues siendo muy hermoso.
Zen no podía creer lo que escuchaba, y otro suave beso le tocó
la espalda. No había disgusto en la voz de Pascal. Ni piedad. Solo
preocupación y cuidado. Su compañero no se sentía repelido por
él y lo llamó hermoso. Pas no retrocedió, sino que se acercó y lo
tocó, lo besó. Su corazón abierto de par en par y lleno de alegría, y
el anhelo de tomar a su pareja en sus brazos y no dejarlo ir
nunca. Y en ese momento, Zen se enamoró de su compañero.

****
La elegante mujer, vestida con un vestido largo hasta el suelo y
ajustado, estaba de pie en la ventana de su lujosa oficina,
mirando hacia abajo a las centelleantes luces de la ciudad,
mientras se retorcía un mechón de su pelo rojo fuego alrededor de
un dedo. Estaba pensando en el futuro de su negocio y esperaba
que el riesgo de mudarse fuera rentable.
—Señora, creemos que lo hemos encontrado, —dijo la voz de su
sirviente, Pickard, mientras entraba a la habitación.
Ella se apartó de la ventana y se encontró con su mirada,
levantando una ceja de forma perfecta en interrogación.
—Es como dijo que podría ser el caso. Con todos los shifters
mudándose a Maddox, Colorado, sus hombres lo comprobaron, y
28
él está allí, — dijo Pickard alegremente.
—Perfecto. Con todos los shifters abandonando esta área y
algunos de los vampiros, mi lista de clientes ha disminuido
exponencialmente. Creo que es hora de reunirme con los demás y
dar el paso a Maddox. Creo que haremos una fortuna allí.
—Estoy completamente de acuerdo, señora. ¿Debo hacer los
arreglos para su reunión y llamar al hombre a cargo de Maddox? 02/2018
Escuchamos que cualquiera que quiera iniciar un negocio allí
tiene que pasar por un hombre llamado Rhys Shadowfox-Abruzzo-
Sutherlan.
—Ahora, eso es un trabalenguas. Sí, haz las llamadas.
—Como desee, —dijo Pickard haciendo una reverencia, luego
salió de la habitación.
Ella se volvió hacia la ventana, una sonrisa malvada levantando
las comisuras de sus labios rojos y brillantes.
—Te veré pronto, hombrecito. Muy pronto.
CAPÍTULO 4

Pas tenía que ser el zorro de Santorini más afortunado de todo


el universo. De acuerdo, solo había otros tres competidores en esa
área, pero él sabía a qué se refería. Su compañero tenía cicatrices
que, claramente, provenían de una quemadura y si permanecían,
29
eso tenía que significar que la causa fue cuando él era un niño
pequeño. Sin embargo, Pas no vio nada horrible sobre ellas. Esas
cicatrices le decían a Pas lo fuerte y resistente que era su
compañero. El dolor tuvo que haber sido inimaginable, y Zen tuvo
que haber luchado para mantenerse con vida. Ser prepubescente
lo habría dificultado, especialmente en el momento en que tuvo
que haber sucedido. 02/2018
—¿Cuántos años tienes, Zen?
—220, ¿por qué? —Preguntó Zen confundido.
Pascal le sonrió.
—Solo pensaba en lo joven que debías haber sido para tener
que soportar tanto dolor. ¿Cómo pasó?
Zen abrió la boca y las palabras parecieron clavarse en su
garganta. Pascal podía decir que su compañero estaba luchando
por responder, sonriendo suavemente, Pascal respondió:
—No importa. No debería haber preguntado. Quizás cuando nos
conozcamos mejor te sentirás más cómodo contándomelo.
—Te lo advierto, los secretos tienden a hacer que la gente se
sienta herida, luego se enfadan, luego se van, y lo siguiente que
sabes es que el peligro está golpeando a su puerta y que alguien
está a punto de morir. No, los secretos tienen una forma de
morder a una persona en el culo, y no me refiero a lo que Jett le
hace a Zev cuando cree que nadie está mirando, —insistió Ollie.
Pascal respiró profundamente.
—¿Por qué no vas y muerdes a alguien en el culo y nos dejas
solos a mí y a mi compañero?
Negando con la cabeza, Ollie respondió:
—No puedo hacer eso, hermano. He venido aquí porque Dain
pidió que uno de nosotros llevara este archivo a Wyndingo. Así
que te lo he traído aquí para que lo hagas.
Pascal cogió lentamente la carpeta que Ollie le tendía.
—¿Por qué no lo has llevado simplemente si Dain te lo dio a ti?
Ollie miró a su alrededor, retorciéndose la camisa,
30
murmurando:
—Tengo otras cosas que hacer.
Pascal siempre podía decir cuándo estaba mintiendo Ollie, o
guardando secretos. Ollie nunca podría mirar a alguien a los ojos
cuando estaba mintiendo y siempre tenía algún tipo de pelusa
imaginaria en su ropa cuando intentaba guardar un secreto.
—¿Qué no me estás contando, Ollie? 02/2018
Ollie respiró hondo y miró a Pascal con los ojos muy abiertos,
luego se volvió hacia Zen.
—¿Puedes decirle a tu compañero que no estoy ocultando nada?
—Ollie, nunca fuiste un buen mentiroso y nunca pudiste
mantener un secreto, así que desembucha. ¿Qué está pasando?
—Preguntó Pascal con un bufido.
Pascal pudo ver dolor y algo más en los ojos de su hermano que
no estaba acostumbrado a ver. Tardó un segundo y luego Pascal
se dio cuenta de lo que estaba mirando: miedo. Ollie tenía miedo.
—¿Alguien te hizo daño, Ollie? ¿Estás bien?
Ollie levantó las manos en el aire, y aunque parecía enojado,
Pascal aún podía ver el miedo.
—Mira, necesito que lleves esto a Wyndingo. Tengo otras cosas
que hacer.
Pascal se acercó a Ollie, incapaz de soportar verlo tan
incómodo.
—Bien, bien. Se lo llevaré a Wyndingo, pero si hay algo de lo
que necesites hablar, estoy aquí.
Ollie sonrió.
—Siempre el salvador de los demás. Pascal, es hora de que te
concentres en ti y dejes que tus hermanos se cuiden a sí mismos
para variar. Te amo, hermano, pero tengo que ocuparme de esto
por mi cuenta.
Pascal quedó desconcertado cuando Ollie se inclinó y en
realidad lo abrazó. Él no lo había hecho en tanto tiempo que
Pascal había olvidado cómo se sentía.
31
—Felicidades, Pas. Estoy muy feliz por ti.
Ollie se volvió y luego se detuvo, giró para mirar a Zen.
—Los secretos nunca son buenos, Zen. Lo que sea que no le
estés contando a mi hermano, te sugiero que lo hagas. Porque si
le pasa algo, odiaría tener que encontrar tu trasero y matarte. De
hecho, me gustas. —Soltando risitas, Ollie replicó. —Y también
me gusta tu trasero. 02/2018
—¡Ollie! —Gruñó Pascal.
Ollie se rio hasta que sonó su teléfono. Al sacarlo de su bolsillo,
Ollie respondió:
—¿Qué pasa, Dain? Sí, está siendo entregado. Dije que estaría y
lo está, ¿por qué no vas a ver si puedes jugar a encontrar las
salchichas con tus compañeros y me dejas hacer mi trabajo?
Mierda, por lo que he oído, Rune ya ha encontrado tu salchicha.
Ah, y Pascal necesita el resto del día libre. Él está mirando para
comprar su propia salchicha.
—¡Ollie!
Colgando el teléfono, Ollie se volvió.
—Le diré a Jagger que necesitas el resto del día también, Zen.
Divertíos, chicos.
Ollie salió de la oficina, dejando a Pascal a solas con Zen.
Con una risa nerviosa, Pascal se volvió para mirar a su
compañero, sosteniendo el archivo, tartamudeó:
—Él... se toma un poco de... eh... acostumbrarse. Yo... creo
que... eh... debería llevar est... eh... esto a Wyndingo.
Zen sonrió.
—Es casi la hora del almuerzo.
Pascal parpadeó. No tenía idea de qué estaba hablando Zen,
eran las diez y media de la mañana.
—Lo que quiero decir es que podría ir contigo y podríamos ir a
buscar un lugar para almorzar, —preguntó Zen con su propia
sonrisa nerviosa.
Pascal parpadeó y luego parpadeó de nuevo, tratando de unir
32
sus pensamientos. Zen era más que hermoso, pero con esa
maldita sonrisa era jodidamente comestible. Pascal estaba
pensando en cada parte del cuerpo de su compañero que le
gustaría lamer y probar, y no sobre lo que Zen estaba
preguntando. Entonces el hombre se mordió el labio inferior y
Pascal sintió que su pecho retumbaba con un gruñido predatorio
que ni siquiera sabía que poseía. 02/2018
Zen miró a Pascal a los ojos.
—Solo creía que tal vez podríamos hablar y... ya sabes... llegar a
conocernos un poco.
Pascal no podía apartar los ojos del maldito y sexy labio
regordete de Zen. Cada bocado nervioso tenía a Pascal queriendo
probar y mordisquearlo él mismo.
Zen dio un fuerte suspiro y comenzó a caminar hacia la puerta
mientras se ponía la camisa, sacando a Pascal de sus
pensamientos.
—¿A dónde vas?
—De vuelta al club, —respondió Zen sin darse la vuelta.
Pascal dio un paso hacia Zen y luego se detuvo.
—Yo... ¿creía que querías ir a almorzar?
Zen se volvió confundido.
—Me he imaginado que no querías salir conmigo ya que no me
has respondido.
—Bueno, has pensado mal, —Pascal respondió horrorizado. —
No te he respondido porque estaba pensando en cuántas partes
de tu cuerpo podía lamer antes de llegar al centro de ese tootsie
pop.
Zen sonrió y movió las cejas.
—Bueno, eso suena interesante. Sin embargo, se me ocurre
algo.
Mientras caminaba hacia Pascal, Zen bajó la mirada y de pronto
hizo que Pascal soltara un aullido cuando el gigante lo levantó y lo
puso sobre la silla. Pascal se puso de pie, todavía no al nivel de
33
los ojos de Zen, pero lo suficientemente cerca.
—Pascal, realmente estoy feliz de tenerte como mi compañero y
en realidad no quiero nada más que reclamarte como mío. Sin
embargo, también me hice una promesa hace mucho tiempo. No
me emparejaré con nadie hasta el día en que puedan decirme que
me quieren y que lo digan en serio. Mi padre no hizo eso y confía
en mí, las cosas salieron realmente mal. No cometeré el mismo 02/2018
error.
Pascal miró a Zen sintiendo tristeza en su corazón ante el tono
de dolor en la voz de su compañero. Pascal colocó la mano en la
mejilla de Zen diciendo:
—Puedo esperar, Zen. Mientras sepa que me quieres. Puedo
esperar. No puedo decir esas palabras ahora, pero te prometo
esto, quiero hacerlo y con el hombre que veo que eres, sé que no
me costará mucho tiempo llegar allí.
Zen sonrió y se inclinó, susurrando:
—Hasta que llegue ese momento, esto tendrá que valer por
ahora.
Pascal pensó que estaba preparado para tocar los labios de su
compañero con los suyos, pero nunca estuvo más equivocado
sobre cualquier cosa en su vida. La suave dulzura de los labios de
Zen sobre los suyos fue como una descarga eléctrica hasta su
pene. Pascal no tenía idea de que una polla podía ponerse tan
dura o que sus bolas podían palpitar hasta el punto del dolor.
Demonios, no tenía idea de que alguien pudiera correrse solo con
un beso, pero Pascal sabía que si su compañero toc... echó la
cabeza hacia atrás y con los ojos cerrados con fuerza gritó:
—¡Joder!
El olor de su semilla inundó la habitación mientras llenaba sus
calzoncillos. Humillado más allá de toda creencia, Pascal saltó de
la silla y corrió al baño más cercano, dando un portazo y cerrando
la puerta con llave.
Respirando pesadamente mientras se agarraba con fuerza al
lavabo del baño, se miró al espejo, lágrimas de humillación
34
corrían por sus mejillas.
—Eres un idiota, Pascal. No puedo creer que hayas hecho eso.
Nadie se corre por un puto beso. Ahora Zen va a pensar que eres
el mayor perdedor y un patético desastre.
Enojado consigo mismo, Pascal se bajó los pantalones y se quitó
los calzoncillos. Resoplando mientras las lágrimas seguían
cayendo, hizo un rápido trabajo para limpiar la semilla de sus 02/2018
piernas y escroto. Justo cuando estaba tratando de decidir qué
hacer con sus calzoncillos, un fuerte golpe lo hizo saltar y emitir
un sonido muy poco masculino.
—Pascal, por favor, abre la puerta, —las suaves palabras de Zen
sonaron desde el otro lado.
Al mirar la ropa interior en su mano, Pascal gritó:
—No quiero.
Pascal podía oír cómo se movía la puerta, ya que Zen debía
haberse apoyado contra ella, diciendo:
—Precioso, por favor. Está bien.
Pascal se secó las lágrimas y, a través del nudo en su garganta,
respondió:
—Estoy tan humillado. No puedo creer que haya hecho eso.
—Pascal, me encanta lo que acaba de pasar. ¿Cuántos hombres
pueden decir que le dieron un orgasmo a su hombre solo con un
beso? Demonios, si tuviera la oportunidad, trataría de hacerlo
una y otra vez. No tienes idea de lo hermoso que eres cuando te
corres, —respondió Zen.
Pas desbloqueó la puerta, Zen cayó hacia adelante cuando
Pascal la abrió. Sin pensar, Pascal agarró a su gran compañero y
una vez que su pareja recuperó el equilibrio, se incorporó, miró a
los ojos marrones de Pascal, le secó las lágrimas y susurró:
—Vamos a almorzar.
Con una sonrisa tambaleante, Pascal respondió:
—¿De verdad crees que soy hermoso?
Zen resopló:
—Precioso, eres deslumbrante y cuando alcanzas el orgasmo
35
eres aún más hermoso. Soy el shifter elefante africano más
afortunado de todo el mundo.
Sonriendo de par en par, Pascal respondió:
—Bueno, saquemos nuestros dos sexys culos de aquí. Podemos
darle esto a Wyndingo y luego ir a almorzar. Quién sabe qué más
podríamos hacer, tenemos todo el día.
02/2018
CAPÍTULO 5

Zen se estaba riendo tan fuerte que casi se cae de la silla.


—¡No lo hizo!
Asintiendo mientras se reía, Pascal respondió:
—Oh, sí, lo hizo. Ollie no es tímido en lo más mínimo. Pensé que
36
Toby iba a matarlo.
—Bueno, si reemplazara mi bálsamo para los labios con súper
pegamento, yo tampoco podría estar muy feliz, —dijo Zen con una
sonrisa.
Pascal bajó la mirada hacia su té y dijo:
—Lo pasamos muy mal después de la muerte de nuestra
familia. Ollie siempre nos estaba gastando bromas pesadas. Él era 02/2018
tan despreocupado y divertido. Sin embargo, escondernos como lo
hicimos, estar en nuestro propio estilo de prisión, le quitó algo
que todavía no he visto de nuevo en realidad. —Mirando hacia
arriba, Pascal replicó: —Oh, por fin se está riendo y bromeando,
pero la sonrisa no llega a sus ojos, ¿sabes a qué me refiero?
Asintiendo con la cabeza, Zen respondió:
—Sí, lo hago. Cuando mi madre intentó matarme, mi papá y yo
también cambiamos mucho. Sé que los dos seguimos mirando por
encima del hombro, para asegurarnos de que no nos había
encontrado. No sé por qué nunca vino a Maddox, no estaba tan
lejos de donde vivíamos, pero afortunadamente, ella no lo hizo.
Illan entró con Justice y Avery. Los tres hombres sonriendo y
riendo. Twix gritó:
—Estaré con vosotros en un minuto.
—No hay prisa, mis compañeros y yo estamos aquí para cenar,
— respondió Illan.
Pascal jadeó:
—Dios mío, hemos estado aquí durante horas.
Zen sonrió.
—La suerte me está durando. Esto quiere decir que podemos
cenar y eso significa dos citas en una. Entonces tal vez pueda
conseguir otro beso cuando te lleve a casa.
Pascal soltó una risita y se sonrojó al pensar en cómo resultó el
último beso.
—Hola, Pascal. ¿Cómo van las cosas? —Preguntó Avery,
acercándose a él con Illan y Justice a su lado.
37
Sonriendo al trío, Pascal respondió:
—Estoy muy bien. Veo que Timmy cumple su palabra. Illan
llega a casa a tiempo para cenar.
Justice se rio.
—Oh, sí, lo hace. Nuestro compañero está en casa todos los días
a las cinco y media.
Avery sonrió. 02/2018
—Él se queja sobre gárgolas molestas, pero solo le recordamos
lo afortunado que puede ser si llega a casa a una hora normal.
—¡Avery! —Illan jadeó, luego se rio y tomó a su pareja en sus
brazos, besándolo por todo lo que valía.
Twix salió por la parte de atrás, acercándose a ellos mientras
golpeaba a Illan y Avery en los brazos.
—¡Oye! ¡Oye! Nada de eso aquí, vosotros dos. La gente viene a
cenar, no a cenar y un espectáculo.
Illan resopló.
—Entonces tal vez tú, Finn, y Marco queráis bajar la voz allí
detrás de vez en cuando.
Twix se sonrojó y miró a Pascal con una sonrisa cómplice.
—Sí, les gusta rellenar los bollos de duende.
Pascal se rio y sintió que sus mejillas se calentaban. Twix miró
a Zen.
—Te recuerdo. Estabas en el club cuando mi primo y yo nos
pusimos de parto.
Zen extendió la mano.
—Soy Zen. Soy el gorila del club. ¿Cómo está tu niña?
Illan y los otros gruñeron cuando Twix sacó su teléfono móvil e
inmediatamente se sentó junto a Zen.
—Está creciendo tan rápido. No puedo creer lo inteligente que
es.
Zen se movió para hacer más espacio cuando Twix pasó de una
imagen a la siguiente. Illan se aclaró la garganta y dijo:
—Twix, creo que estás estropeando la cita de Pascal.
Pascal negó con la cabeza.
38
—Está bien.
Twix jadeó y apartó el teléfono.
—¿Estáis en una cita? ¿No es maravilloso? Ahora Zen, serás
bueno con nuestro Pascal. Odiaría tener que patearte el culo.
Pareces un buen chico.
Zen se rio.
—Esa es la segunda advertencia que tengo hoy. Confía en mí, 02/2018
no tengo intención de lastimar a Pascal de ninguna de las
maneras. Es mi compañero.
—¡Santo cielo! ¡Toby! ¡Sal aquí! —Gritó Twix.
Los ojos de Pascal se abrieron de par en par.
—Toby no necesita salir aquí.
—Tonterías, debería tener la oportunidad de conocer a su nuevo
cuñado. Bueno, a menos que... —Twix dejó de hablar mientras
apartaba el cuello de la camisa de Zen.
—¡Así se hace, Pas! Felicidades, hombre, —Avery respondió con
un choca esos cinco que hicieron que Pascal sacudiera la mano y
siseara.
—Gracias, Avery, —replicó Pascal poniéndose aún más rojo de
lo que había estado hace unos momentos.
—Espera, ¿no es eso una mordida, y…? Oh, mierda, ¡Os
reclamasteis el uno al otro! Esto es increíble, Pascal. Estoy tan
feliz por ti. Te encantará estar emparejado y…
—Twix, no estamos oficialmente emparejados, —Pascal dijo
rápidamente.
Toby salió de la cocina.
—Ollie acaba de llamar y ha dicho que has encontrado a tu
compañero y que estabas aquí. Quería felicitaros a ambos.
—Gracias, Toby, —respondió Pascal. —Zen, este es mi hermano,
Toby.
—Hola. Te he visto por Maddox una o dos veces. ¡Santo cielo!
¡Vosotros dos ya os habéis apareado! Maldita sea, estoy realmente
39
sorprendido. Pas es normalmente alguien que piensa las cosas
hasta la muerte. Debes ser un hombre convincente, —dijo Toby
con una sonrisa.
Pascal se revolvió incómodo en su asiento, murmurando:
—Nuestro apareamiento no está completo, Toby.
—Veo sus marcas yo mismo, Pas, —insistió Toby, inclinándose
sobre Zen para obtener una vista mejor. 02/2018
Illan se acercó a Pascal, diciendo:
—Tal vez sea así, pero el olor de Pascal no ha cambiado.
—¿Qué? ¿Mi hermano no es lo suficientemente bueno para ti?
—Toby prácticamente gruñó.
—¡Toby! No le hables así a Zen, —siseó Pascal.
Toby se volvió hacia Pascal.
—Quiero saber cómo es que te has apareado con Zen y él no se
ha apareado contigo. Eres un desastre, Pascal. Eres guapo...
Bueno, hasta donde un hermano ve a su hermano al menos.
Avery resopló.
—Pascal es muy sexy. Diablos, si no estuviera emparejado, iría
a por él.
Illan y Justice gruñeron, y Avery puso los ojos en blanco
diciendo:
—Lo que digo es que es pequeño y delicado, pero sigue siendo
todo un hombre. Con sus hermosos ojos marrones, y la forma en
que su cabello es marrón en un lado y blanco en otro. La gente
paga por un cabello como el suyo. Sin embargo, es su fuerza
interior y belleza lo que realmente enciende. Pascal es uno de los
hombres más dulces y amables que conozco.
—¡Oye, soy dulce! —Argumentó Illan.
Justice tosió, pero Twix soltó una carcajada. Illan parecía
herido, hasta que Avery se encontró cara a cara con su gran
compañero, diciendo:
—Illan, tu fuerza y tu amor son más sexys que incluso el cabello
de Pascal. Es tu lealtad y tu voluntad de hacer todo lo posible por
40
nuestra gente lo que me hace amarte más cada día.
—Dios, ambos sois calientes juntos en este momento, —
murmuró Justice.
—Los tres, retroceded o juro que voy a sacar el extintor y tirar
de la anilla. Estamos tratando de hablar con Pascal, ¿recordáis?
—Dijo Twix con un movimiento de sus manos.
Zen suspiró. 02/2018
—Mira, Pascal y yo acordamos que no completaríamos nuestro
apareamiento hasta que ambos podamos decir que nos amamos.
Me encantaría completar nuestro apareamiento, pero con mi
historia, no puedo.
—¿Tu historia? ¿Qué pasa con tu historia? —Preguntó Toby.
Pascal frunció los labios.
—Toby, detente. Hubo algunas cosas que sucedieron y Zen me
lo ha explicado todo. Entiendo su razonamiento detrás de ello. —
Encogiéndose de hombros, dijo: —Creo que es dulce.
Toby asintió con la cabeza hacia Pascal y luego se volvió hacia
Zen.
—Entonces, ¿cuál es esta historia, y va a volver y morder a mi
hermano en el culo? Porque tengo que decírtelo, si algo le sucede
a mi hermano…
—Me vas a querer patear el culo. Sí, hoy he recibido mucho de
eso, — respondió Zen con un suspiro.
Sacudiendo la cabeza, Toby respondió:
—No, voy a hacer que mi compañero Nash te patee el trasero.
Yo no soy mucho de pelear.
Illan acercó una silla a la mesa y se sentó.
—Zen, si hay un problema, estamos dispuestos a ayudar.
Negando con la cabeza, Zen respondió:
—No, no es un problema actual. Como he dicho, es mi pasado.
Mi papá se enrolló con una mujer y se enamoró. Él pensó que ella
lo amaba. Después de que nací, mi padre supo que ella le había
estado mintiendo durante años. Se enteró de que ella no solo
41
nunca lo amó, sino que ya estaba casada, y su esposo se enteró
de mi padre y de mí. El hombre se estaba dirigiendo a la casa de
mi padre y ella intentó quemarme vivo en el granero.
Twix jadeó.
—¡Oh, por Dios! ¿Qué tipo de padre trataría de matar a su
propio hijo?
—Lucinda Brady era muchas cosas, pero nunca fue una madre. 02/2018
Ella era abusiva y desagradable, —respondió Zen con disgusto.
Luego dijo rápidamente: —El día en que mi padre me sacó de ese
establo y me llevó a Maddox fue el mejor día de mi vida. Éramos
los dos mosqueteros. Lo ayudé con su empresa de paisajismo
hasta que Charles Fowler llegó y me obligó a dejar el negocio.
—Oh, qué terrible, —dijo Toby con voz áspera, secándose los
ojos.
Encogiéndose de hombros, Zen respondió:
—Nos las arreglamos. Hice trabajos alrededor de Maddox, y
cuando Rhys abrió el club conseguí el trabajo como gorila, así
esto es lo que hay.
Pascal se inclinó.
—¿Estabas en el paisajismo?
Asintiendo con la cabeza, Zen respondió:
—Sí, me encantaba. Bueno, las flores eran realmente mi
verdadera pasión, pero me encantan todas las plantas. Esperaba
ganar suficiente dinero para reabrir el antiguo lugar de mi padre,
pero es difícil ahorrar y vivir con el salario de un gorila.
—Maldita sea, el destino sí sabe lo que hace, porque Pascal es
la polla con las plantas de todo tipo. Él es el único tipo que
conozco que se sentará y hablará con un árbol, —Toby resopló.
—Era un arbusto de madreselva, no un árbol, —murmuró
Pascal.
Zen le dio una sonrisa cursi a Pascal.
—Hablo con mis Delphiniums todo el tiempo.
—Oh, esas son tan bonitas y son como mis flores de
42
madreselva. Atraen mariposas y colibríes. Puedo sentarme afuera
durante horas y solo verlos venir y alimentarse de mis flores, —
dijo Pascal con un brillo en sus ojos.
Illan se aclaró la garganta.
—Odio interrumpir esta interesante conversación, pero…
—Illan, —dijo Justice en advertencia.
Illan se volvió hacia su compañero. 02/2018
—¿Qué? He dicho que era interesante, y tengo algunas
preguntas importantes que hacerle a Zen.
Justice puso los ojos en blanco mientras dejaba escapar un
profundo suspiro.
—Bien.
—Si mi nariz no me engaña, eres shifter elefante, ¿correcto? —
Preguntó Illan.
Asintiendo con la cabeza, Zen respondió:
—Elefante africano, como mi padre.
—Entonces, tu madre, Lucinda Brady, has dicho, ¿no? —
Preguntó Illan tratando de parecer casual, pero Zen pudo
escuchar algo más en la voz del hombre que no pudo entender.
—Sí, —respondió Zen.
—¿Qué era ella? —Preguntó Illan.
Zen suspiró.
—Era un dragón.
Illan se echó hacia atrás, se pasó la lengua por los labios y miró
a sus compañeros antes de mirar a Zen con una intensidad que él
no entendía.
—¿Y sabes quién era su marido?
—No estoy seguro, —respondió Zen.
Illan se inclinó una vez más hacia adelante, luciendo más
ansioso.
—Por favor, necesito que pienses sobre esto con cuidado. ¿Estás
seguro de que tu padre nunca mencionó un nombre que tú no
conocieras?
Zen se encogió de hombros.
43
—Mi papá nunca lo dijo, pero lo escuché hablar con mi tío una
vez. Estaba realmente molesto porque un tipo llamado Salem
Brady había ido a su casa a buscar a mi padre. Creo que podría
haber sido él.
Twix jadeó.
—Salem Brady…
Illan levantó la mano, evitando que Twix dijera algo más. Luego 02/2018
dijo:
—Zen, ¿puedo pedirte que te quedes aquí un poco más?
—Bueno, si a Pascal no le importa. Íbamos a cenar de todos
modos, — respondió Zen un poco confundido.
Dirigiéndose a Twix, Illan fue a decir algo y Twix respondió:
—Voy a llamar a Jett ahora. Él puede traer a Zev aquí.
Mirando a Justice y Avery.
—Que cada uno de nosotros coja a uno de mi nidada y los
traiga aquí inmediatamente. Creo que Zev los va a necesitar.
—¿Quién es Zev y por qué estás contactando con tu nidada? —
Preguntó Zen con completa confusión.
Pascal se sentó hacia adelante.
—Illan, ¿está todo bien?
Illan miró dulcemente a Pascal y dijo:
—Sí, Pascal, todo está bien. Si tienes un poco más de paciencia
conmigo, preferiría que Zev estuviera aquí antes de decir una
palabra.
Pascal se puso de pie y se sentó al lado de su compañero,
tomando su mano, respondió en voz baja:
—Confío en ti, Illan. Esperaremos.

44

02/2018
CAPÍTULO 6

Zev no podía entender por qué Illan los quería en Twixie’s tan
urgentemente, pero se moría de hambre después de un día en la
estación de bomberos y esperaba llevar a su compañero a cenar
de todos modos. En el camino, Jett estuvo inusualmente
45
silencioso, lo que inquietó a Zev. Debía ser algo grande para que
Illan los quisiera allí y que Jett estuviera con los labios tan
cerrados. Tal vez su compañero había vuelto a hablar de más y se
había metido en más problemas. Fue solo hace dos días que Jett
había terminado de trabajar en el edificio del Consejo haciendo el
paisajismo de los terrenos exteriores. ¿Qué podría haber hecho
posiblemente su pareja ahora? 02/2018
Zev sonrió al pensar que era una pregunta tonta. A su
compañero le encantaba meterse en la mierda y amaba al hombre
más por eso. La mayoría de la gente no entendía cómo podía amar
tanto a Jett y no regañarlo por toda la mierda que tiraba, pero a
Zev no le importaba. A pesar de que Jett metía la pata más veces
en un día que la mayoría en toda su vida, Zev no cambiaría a su
amado por nada en el mundo. Jett le traía más risa y alegría que
nadie nunca antes en su vida. Y tanto amor, que Zev sentía que
se estaba desbordando fuera de él para que el mundo lo viera.
Zev miró al hombre que amaba más que a la vida misma y soltó
el volante de una mano, se inclinó y agarró la mano de Jett en la
suya. Jett dejó de mirar por la ventanilla del pasajero y lo miró en
interrogación. Cuando sus miradas se encontraron, Jett le sonrió.
Cada vez que Jett hacía eso, con esa sonrisa suave que ahora le
daba, Zev se enamoraba aún más profundamente. Jett realmente
era su todo, y el conocimiento de que su pareja sentía lo mismo, le
brindaba más placer de lo que él podía explicar. Justo como esta
mirada que Jett estaba mostrando en sus ojos ahora, dejaba que
Zev supiera que él realmente era el hombre más afortunado del
Universo.
—¿Estás bien, compañero? Estás muy callado.
—Estoy bien, cariño. Estaba pensando en lo críptico que estaba
Twix hablando por teléfono cuando nos dijo que Illan nos
necesitaba en Twixie’s de inmediato. No he hecho nada nuevo en
lo que pueda pensar que hubiera molestado a Big Daddy3, pero
¿quién sabe? Tal vez descubrió que reemplacé el tóner de todas
las fotocopiadoras del edificio del Consejo con tinta fucsia. ¿O que
46
vacié todas las botellas de agua que usan para hacer café y las
llené de vinagre?
Zev desvió la mirada de la carretera y enarcó una ceja hacia
Jett, divertido. Luego estalló en carcajadas.
—Cómo diablos se te ocurren estas cosas está más allá de mi
entendimiento. Por la forma en que funciona tu mente, mi amor,
me hace feliz que estés de nuestro lado o todos estaríamos en un 02/2018
gran problema.
—Nunca estarías en problemas por mi mente tortuosa,
compañero, —dijo Jett mientras levantaba sus manos unidas y
besaba el dorso de la mano de Zev. —Bueno, no de esa manera de
todos modos. Sin embargo, cuando se trata de cosas que puedo
hacerte en el dormitorio, todas las apuestas están cerradas.
Zev se rio entre dientes y guiñó un ojo.
—Sí, lo sé, y he sido un esclavo sexual más que voluntario para
tus juegos placenteros.
—Cuando lleguemos a casa después de esto, ¿qué tal si
tomamos un vuelo juntos y vemos lo rápido podemos follar en el
aire mientras caemos en picado hacia la tierra, y vemos quién es

3
Big Daddy significa Papá Grande, pero como aquí actúa como si fuera un nombre propio
lo dejo sin traducir.
el primero en correrse antes de que tengamos que separarnos?
Podemos fingir que somos águilas.
Zev se rio mientras sonreía a Jett antes de volver a mirar el
camino.
—Trato. Me encanta cuando lo hacemos.
Zev se detuvo en Twixie's y encontró un espacio de
aparcamiento, luego apagó el motor. Él y Jett salieron y se
encontraron en la parte trasera de su camioneta y se acercaron el
uno al otro, cerrándose en un íntimo abrazo mientras sus labios
se rozaban amorosamente. Le encantaba lo fuerte y feroz que
podía ser su hombre, pero a Zev también le encantaba lo suave,
gentil y amoroso que podía ser Jett.
47
—Los dos necesitáis una habitación. Sabéis que hay niños
pequeños que podrían pasar corriendo y pensar que dos toros
están luchando hasta la muerte con los dos tirándoos el uno
contra el otro, —la voz sarcástica de Finn vino hacia él.
Sí, amaba a su mejor amigo, y hermano gemelo de su
compañero, como a su propio hermano, pero el hombre tenía que
irse. ¿No podía ver que estaban ocupados amándose el uno al 02/2018
otro?
—¿Celoso? —Preguntó Zev mientras se apartaba del beso de
Jett pero sin soltarlo.
Finn puso los ojos en blanco.
—Sí, porque estoy caliente por mi gemelo. Eeww. Y lo olvidas,
tengo dos compañeros calientes que mecen mi mundo.
—Sí, pero dudo que ninguno de ellos sea tan apasionado como
mi compañero. Cuando tu hermano me folla, es como si el mundo
temblara.
—Oh, vamos, hombre. Te dije que nunca me digas cosas así
sobre vosotros dos. Ahora tengo esa imagen atrapada en mi jodida
cabeza, —Finn se quejó mientras caminaba agarrando la mano de
Marco.
—Yo también, sigue hablando, —dijo Marco.
—Marco, —dijo Finn en advertencia.
—¿Qué? ¿Porno en vivo aquí? Puede que no puedas verlo
porque tienes razón, eew, pero yo puedo sentarme y disfrutarlo.
—Finn no podría manejarlo incluso si él y Jett no fueran
gemelos. Jett es demasiado caliente para que él lo maneje. Mi
amante es como tener cinco compañeros todos amándome a la
vez, —Zev contraatacó cuando él y Jett se unieron a ellos yendo a
Twixie's.
—Realmente soy una mala influencia para ti, ¿no? —dijo Jett
con orgullo, riendo.
—Sí, lo eres, Jett, —respondió Illan mientras entraban en
Twixie’s.
—Las influencias negativas a veces pueden ser muy buenas,
48
¿verdad, Big Daddy? Mi mala influencia al dejar ese enlace de
menage porno en tu ordenador parece haber ayudado, si los
gruñidos y gemidos que vienen de tu oficina mientras tus
compañeros están de visita es una indicación, —dijo Jett
tranquilamente con una dulce e inocente sonrisa en su rostro. Su
compañero era un dolor en el culo de todos y podía hacerlo con
una cara tan seria, que todo lo que hacía esto era hacer reír a Zev 02/2018
y amar a Jett más.
—¿Illan? ¿Aprendiste ese movimiento viendo porno? —Preguntó
Avery mientras se pegaba contra el pecho de Illan y le miraba con
calor en sus ojos.
—Lo discutiremos más tarde, cariño, —gruñó Illan mientras
tomaba la mejilla de Avery y le devolvía la mirada acalorada.
—¿O tal vez intentarlo de nuevo? —Dijo Avery con expresión de
pesadumbre y besó a Illan rápidamente.
—Bien, antes de que todos empecéis a follar en las mesas y
ahuyentar a la gente, ¿por qué nos has llamado a todos aquí,
papá? —Preguntó Day mientras cruzaba la puerta con sus
compañeros.
—Alguien de nuestro pasado se ha levantado de la tumba, por
así decirlo, —Illan respondió mientras daba un paso atrás para
que todos pudieran ver a Pascal y Zen sentados en la mesa.
—¿Nos has llamado aquí para enseñarnos a dos hombres
calientes? Bueno, gracias por eso, Big Daddy, pero ya tengo un
hombre, —se burló Jett.
Tan pronto como los ojos de Zev se posaron en hombre
corpulento que estaba sentado a la mesa con Pascal, una
sensación ominosa se apoderó de él, algo dentro de él gritó en
señal de advertencia, pero también le dio una sensación de
familiaridad. Algo sobre el tamaño del hombre, que era unos
centímetros más alto que sus dos metros, si Zev tenía que
adivinar, y este tipo también pesaba más que sus ciento
veinticinco kilos. Este individuo era un monstruo musculoso de al
menos ciento cuarenta y cinco kilos. Pero era el cabello largo y
49
ondulado, que le llegaba hasta los hombros, y la perilla por lo que
tenía curiosidad Zev. Cuando Zev se encontró con la mirada del
hombre grande, no pudo evitar el jadeo que se escapó, mientras
su cuerpo se cerraba. Todos los músculos le gritaban por su
liberación mientras se tensaba mirando a los ojos verde hierba,
idénticos a los suyos.
Jett se acercó, rodeándole con sus brazos y Zev dio la 02/2018
bienvenida a la comodidad. Tenía la sensación de que su vida
estaba a punto de cambiar.
—Conozco esos ojos, —susurró Jett. —Conocí a Zen antes en el
club y pensé que me parecían familiares, pero nunca até cabos
hasta ahora. Él tiene tus ojos, compañero.
Jett acabó de expresar lo que él no podía. Este hombre, aunque
no era idéntico a él, tenía muchos parecidos. ¿Zen? Entonces, este
era el gorila del club en Maddox del que había oído hablar. ¿Zen?
¿Zen, Zev? ¿Qué coño?
—Zev, hijo, me gustaría presentarte a Zen Antiff. Zen es el gorila
de “Male Den” en Maddox y, como acabamos de descubrir hoy,
compañero de Pascal, —dijo Illan.
Zev oyó lo que dijo Illan, pero todavía no se podía mover. Solo
podía mirar fijamente al hombre grande. El cual, notó, estaba
atrapado haciendo lo mismo mientras estaba sentado allí,
silenciosamente, sin romper su conexión.
—¿Has encontrado a tu compañero, Zen? Eso es maravilloso, —
exclamó Rhys, luego se deslizó en la cabina al lado de Pascal y lo
abrazó. —Felicidades, Pas. Has encontrado un buen hombre aquí.
—Gracias, Rhys, y lo sé, —Pas respondió suavemente mientras
un rubor subía por su rostro.
—¿Por qué no nos movemos todos a la habitación de atrás para
tener un poco más de privacidad? —Justice ofreció y todos se
movieron para seguirle.
La montaña de hombre se puso de pie y lo enfrentó, a solo dos
pasos de distancia. Siguieron mirándose el uno al otro y Zev pudo
50
ver el miedo y la inquietud entrar en los ojos de Zen. Zev no sintió
ninguna agresividad saliendo del hombre, solo una sensación de
que estaba nervioso, tal vez un poco asustado. Zev también pudo
ver que Zen era tímido.
Zen finalmente rompió su conexión y miró a Pascal. Extendió su
mano hacia Pas, y el pequeño zorro de Santorini inmediatamente
deslizó su mano más pequeña en la suya y se sujetaron el uno al 02/2018
otro. Pas se levantó de la cabina y él y Zen se dieron la vuelta,
siguiendo a todos los demás a la habitación privada.
Una vez que todos estuvieron fuera de su vista, Jett se detuvo
frente a él, los ojos mostrando su preocupación. Jett levantó una
mano y agarró su nuca mientras juntaba sus frentes.
—Siento tu miedo, cariño y tu confusión. Solo sé que lo que sea
que esté sucediendo aquí, te vigilo la espalda, y lo que sea que
decidas una vez que averigüemos qué es, estoy a tu lado, sin
dudarlo.
Zev sintió que las lágrimas se juntaban en el fondo de sus ojos.
Sí, a Jett le encantaba jugar y provocar, pero este era su hombre
también. Esto aquí mismo. El hombre con el corazón más grande
que cualquiera que Zev hubiera conocido nunca. El hombre que
era leal, amoroso y generoso hacia quienes amaba. El hombre que
Zev siempre estaría agradecido de llamar su hombre, su
compañero.
Inclinándose, le dio un suave beso en los labios a Jett, luego se
retiró y apoyó la frente contra la de Jett otra vez.
—Gracias por estar siempre aquí para mí, amado mío, y por ser
tan leal y comprensivo. Aunque no tengamos ni idea de lo que
está pasando.
—Siempre, amor. Siempre para ti, —susurró Jett, luego lo besó.
—Pero ahora que os veo a ti y a Zen juntos, creo que tengo una
muy buena idea de lo que estamos a punto de descubrir, y todo va
a estar bien, Zev. Te lo prometo. No importa lo que tengamos que
hacer, o lo que decidas, estoy aquí junto a ti, de pie contigo. Y te
51
prometo que, pase lo que pase, todo estará bien.
Zev sonrió a su compañero.
—Bueno, si dices que lo estará, entonces lo estará. No tengo
duda sobre ello.

02/2018
CAPÍTULO 7

Una vez que todos estuvieron sentados y Angelo y Morgan se


unieron a ellos, Toby y Twix repartieron bebidas y comida.
Cuando todos se calmaron y Twix se sentó en el regazo de Finn, a
petición de Illan, finalmente comenzó a hablar.
52
—Zen, sé que todo esto ha sido muy confuso para ti, pero todo
se revelará en un momento. Me has hablado sobre tu madre…
—Malvado coño, —Zen siseó por lo bajo. Una pequeña mano se
posó de inmediato sobre su muslo y Zen instantáneamente se
sintió más tranquilo. Volvió la cabeza y miró a su bonito
compañero que estaba sentado a su lado. Pascal le dio una suave
sonrisa de aliento y Zen se fundió en esos ojos. Por mucha 02/2018
curiosidad que tuviera por escuchar lo que el líder del dragón
tenía que decir, solo quería estar a solas con su dulce guisante.
Se suponía que estarían cenando juntos, solo ellos dos, como una
segunda cita, sin compartirla con una mesa llena de gente que él
no conocía. Sí, había conocido a algunos de ellos en el club y
conocía a otros un poco más, como a Rhys y sus compañeros,
pero no conocía realmente a estos hombres. ¿Qué podrían
necesitar decirle que pensaran que era importante para él?
—Parece que conoce a mi madre, —le susurró Zev a su
compañero, Jett.
—Eso es porque lo hace, Zev, —dijo Illan, luego volvió a mirarlo.
—Zen, sé que este es un asunto muy personal y que en realidad
aún no nos conoces lo suficiente como para sentirte cómodo
compartiendo tu historia, pero creo que estos hombres, que veo
como mis hijos, necesitan escuchar lo que te sucedió.
Zen miró alrededor de la mesa, se encontró con cada una de sus
miradas y vio tanta confusión como la que él sentía. Luego miró a
Pascal sentado a su lado, su compañero lo miraba como si él
hubiera colgado la luna. No, realmente no quería hablar de sus
asuntos privados con todos estos hombres, pero algo dentro de él
le dijo que debería hacerlo.
Pascal colocó una suave mano sobre su pecho y se acercó más.
—No tienes que decir nada si no quieres. Puedes decirle que no
a Illan a pesar de que a veces es tan grande y gruñón. Sé que él
no preguntaría a menos que pensara que era importante, pero sea
lo que sea que decidas hacer, está bien, y estaré de acuerdo con
tu decisión.
53
Dioses, su compañero ya era tan bueno con él. Quería sacar a
Pascal de aquí y salir a caminar con él, y hablar toda la noche.
Por mucho que le gustaría tener al hombre desnudo en sus brazos
y amarlo, Zen se prometió a sí mismo que esperaría. Y saber que
eso estaba bien para su compañero, y que Pascal no lo estaba
presionando para nada, incluso con esto, sino que permanecía de
pie junto a él, le dio a Zen el coraje de hablar y contar su historia. 02/2018
Se inclinó y rozó sus labios suavemente contra los de Pascal,
luego se echó hacia atrás y se volvió hacia la mesa, mirando a
todos de nuevo. Se tragó los nervios que se estaban formando
dentro de él y comenzó a hablar antes de que se acobardara. Les
habló de la relación amorosa de sus padres y de cómo su madre le
había mentido a su padre, luego de ese día y de cómo su padre lo
sacó de allí y de la seguridad en Maddox, donde hicieron una vida
juntos. Cuando terminó su historia notó muchas lágrimas
alrededor de la mesa, incluyendo algunos de los dragones grandes
y fuertes.
—Pobrecito, —Angelo, el investigador de incendios provocados
de Crystal y detective, comentó mientras se limpiaba las lágrimas
de los ojos.
—Cómo alguien puede dañar a su propio hijo, o a cualquier
niño para el caso, está más allá de mi entendimiento, —susurró
Ethan, secándose la cara.
—No tenía idea, Zen. Lamento mucho que ella te hiciera eso, —
agregó Rhys.
—Sé que esto es difícil, Zen, pero ¿podrías decirles a todos cuál
es el nombre de tu madre?
—No entiendo nada de esto, y además odio decir el nombre de
esa zorra, —dijo con desprecio. —Mi psicópata madre fue Lucinda
Brady.
Zen observó cómo los ojos de Zev se abrieron de par en par y su
piel aceitunada se volvió del color de la leche.
54
—¡Hija de puta! —Chilló Jett al lado de Zev e inmediatamente
rodeó con un brazo los hombros de su pareja, acercándolo y
besando la sien de Zev.
—Entonces, ¿todavía está viva? —Susurró Zev entre dientes,
mientras sus ojos se llenaban de odio.
—No lo sé. ¿Por qué es esto algo que tenía que contarles, Illan?
¿Y por qué parece que Zev está a punto de comenzar una guerra 02/2018
que podría rivalizar con el levantamiento de los esclavos contra
los romanos? —Preguntó Zen.
Zev se puso de pie y comenzó a pasearse, con la cara retorcida
de rabia.
—Ella no podría ser más original, el puto coño. Zev, Zen. ¡Esa
zorra! ¿Qué, eran otros nombres tan difíciles de recordar para
ella? —Siseó Zev.
—No entiendo, —dijo Zen.
Zev se giró y se encontró con su mirada y los ojos de Zev se
suavizaron.
—¿No ves el parecido entre nosotros? ¿El cabello, los ojos? Igual
que los suyos, —se burló de la última frase como si fuera la peor
maldición en el mundo. —Mi nombre es Zev Brady. Y aunque
estoy avergonzado de tener un parentesco con ellos, soy hijo de
Salem y Lucinda Brady.
Ahora fue el turno de Zen para sorprenderse, ya que sintió toda
la sangre salir de su cabeza. La habitación comenzó a dar vueltas
y estuvo agradecido de estar ya sentado porque se habría ido de
bruces al suelo. Un vaso de agua se colocó frente a sus labios e
inmediatamente tomó un sorbo, luego otro, tratando de empujar
hacia abajo el terrón de miedo en su garganta y pecho. Sabía que
ahora era un hombre adulto, pero los recuerdos de ese día, el
miedo que sintió cuando su madre trató de matarlo y el mal en
sus ojos cuando lo hizo, todos volvieron a estrellarse contra él, y
se consumió con el terror.
—Cuando intentó matarme, ella seguía diciendo que él estaba
viniendo. En ese momento, no supe de quién hablaba, pero años
55
más tarde escuché a mi padre hablar con su hermano. Cuando le
pregunté quién era Salem, papá me dijo que Salem era su
compañero, y que era un psicópata más grande que ella, —Zen
dijo en voz baja.
—Era mucho peor. Mi padre era la verdadera definición del mal.
El diablo mismo protegería el infierno de Salem porque haría que
Lucifer se pareciera a la Madre Teresa. Mis padres no eran 02/2018
verdaderos compañeros, pero estaban unidos, y juntos causaron
más dolor y sufrimiento que el propio Fallon. Ambos somos
afortunados de estar vivos, —respondió Zev y se sentó junto a
Jett.
—¿Qué te hizo ella? —Preguntó Zen.
Zev respiró hondo y luego compartió con él lo que pudo ver que
los demás ya sabían. Una vida dedicada al dolor y al miedo a sus
padres hasta que Illan la detuvo. Su corazón se rompió por el niño
pequeño que fue Zev y el hombre que creció para ser. Solo había
tenido cinco años de la ira de su madre, pero Zev tuvo toda una
vida de eso. Mientras Zev contaba su historia, en todo lo que Zen
podía pensar era en por qué fue tan malvada y por qué tuvo hijos
para empezar, si así era como los trataba. Esperaba que estuviera
muerta, para que no pudiera regresar y causarle a él o Zev, su
medio hermano, incluso más dolor. Mierda, él tenía un hermano.
Un hermano real de sangre. Y por lo que podía decir de Zev hasta
el momento, ambos tuvieron la suerte de estar lejos de ella y Zev,
de su padre. E incluso con todo el mal que les habían mostrado,
él y Zev habían llegado a ser buenos hombres.
—Has dicho que era. Entonces, ¿está muerto? Salem, quiero
decir.
Zev cerró los ojos y respiró hondo. Jett lo abrazó más fuerte y lo
besó de nuevo.
—Estás a salvo ahora, cariño, recuérdalo. Ya no puede hacerte
daño, —dijo Jett amorosamente a su compañero.
—Salem era un maldito enfermo que merecía morir y lo hizo.
Los dragones y los fénix se ocuparon de él, —dijo Rhys, con voz
56
temblorosa. Zen lo miró y también vio miedo en sus ojos y le mató
por dentro pensar que cualquiera podía lastimar a su dulce
amigo.
—¿Te hirió? —Preguntó Zen.
—Lo intentó.
Illan y los demás comenzaron a contarle sobre cuando Salem
había puesto sus ojos en Rhys y cómo lo habían matado. Se 02/2018
sentía más seguro al saber que el hombre, la bestia, ya no
causaría dolor y sufrimiento.
—Salem ya no es una amenaza para ninguno de nosotros, pero
si esa zorra todavía vive, entonces todavía tenemos algo que
temer, tú y yo, —dijo Zev, atrayendo la atención de Zen hacia él.
—La última vez que la vi fue ese día, —explicó Zen.
Zev miró a Illan.
—Necesito saber si ella todavía vive. No solo por mi propia
protección ahora y la de mi compañero, sino por un hermano que
nunca conocí. Ahora que lo hago, te prometo que nunca dejaré
que te vuelva a lastimar, Zen, — Zev se comprometió.
Lágrimas aparecieron en sus ojos mientras miraba a unos que
se parecían exactamente a los suyos. Un hermano. Zen podía ver
la verdad en los ojos de Zev y lo llenó de esperanza cuando
también vio que Zev no estaba disgustado con él, o que lo
rechazaba. Inmediatamente reclamó su parentesco frente a toda
su familia. Sabía que era más grande que Zev, pero no era un
luchador. Claro, manejar a un grupo de idiotas en el club requería
músculos a veces, pero nunca había estado en la batalla como
sabía que estos hombres, incluido su hermano, habían estado, y
la idea de que su hermano, al que acababa de encontrar, le estaba
prometiendo mantenerlo a salvo, se sintió bien.

****

La cabeza de Zen estaba girando por todo lo que había


descubierto esta noche, incluso encontrar un hermano que nunca
57
conoció. ¿Cuán asombroso era el destino que en todo este vasto
mundo suyo tuviera un hermano que justo vivía en la ciudad
vecina? ¿Un hermano que su compañero conoció antes que él y
que era amigo suyo?
Sostuvo la mano de Pascal mientras caminaban por las calles
de Maddox hacia la casa de Dain, donde vivía Pascal junto con su
hermano, los compañeros de Dain, y los Griffions, los guardias de 02/2018
los duendes.
Habían pasado horas en Twixie’s con los demás mientras
trataban de convencer a Zev de no ir a cazar a su madre y dejarla
en paz. A partir de ahora, si la mujer estaba viva, ¿por qué
mostrarle dónde estaban? Comprendía la necesidad de Zev de ir
hacia ella y destruirla antes de que ella acudiera a ellos e hiciera
más daño, pero también estaba de acuerdo con los demás. No
golpees a la bestia y, con suerte, ésta nunca descubra dónde
están.
Caminar por la calle de la ciudad que Zen había llamado hogar
durante todos los años de su vida, excepto cinco, con su
compañero a su lado, le dio una sensación de paz que él nunca
conoció. Incluso sin saber si Lucinda estaba viva o no, o dónde
estaba, estar con Pascal lo hacía feliz.
Zen quería llevar a su pequeño compañero a casa y reclamarlo.
Quería hacerle el amor y mostrarle a Pascal cuánto lo amaba, y
cuánto significaba para él tenerlo a su lado, consolándolo y
apoyándolo, pero no lo haría. Quería que se conocieran y que
primero se amaran. Quería las palabras pronunciadas por ambos
antes de reclamar a su pareja para siempre. Zen no tenía dudas
de que sucedería, pero por su compañero, y por él mismo,
esperaría.
Se detuvieron frente a las puertas que rodeaban la casa de Dain
y Pascal presionó el código del panel de seguridad, permitiendo
que se abriera la puerta. Una vez dentro, la cerró y continuaron
caminando hacia la puerta principal. La luna brillaba y las
58
estrellas centelleaban arriba. Era una noche clara y Zen pensó en
lo grandioso que sería llevar a Pascal a la cima de la montaña, en
las afueras de la ciudad, y tumbarse en la hierba mirando el cielo.
¿Quizás era allí donde debería llevar a su pareja en la próxima
cita?
—¿Estás bien, Zen? Has estado muy callado, pero no siento
demasiado estrés o ansiedad viniendo de ti. 02/2018
—Estoy bien, dulce guisante. Mi cabeza está llena de todo lo
que me ha pasado hoy. Primero, encuentro a mi compañero, y él
es tan hermoso y perfecto para mí. Luego descubro que tengo un
medio hermano. Cada vez que pienso en mi madre y recuerdo lo
que ella me hizo, ahora que tengo el conocimiento de lo que le
hizo a mi hermano, simplemente me devora por dentro. Pero
llevarte a casa y sostener tu mano ha alejado todo eso y me he
centrado en todo lo bueno, y en lo afortunado que soy de tenerte.
—Yo soy el afortunado. Los destinos realmente me sonrieron al
darme una pareja tan buena y honorable, —dijo Pascal
tímidamente cuando se detuvieron en la puerta principal.
Zen acercó a Pas y le acarició la mejilla mientras Pascal lo
miraba con ojos sonrientes.
—¿Estás seguro de que todavía me quieres como tu compañero?
—Por supuesto, lo hago, tonto. ¿Por qué me preguntas eso?
—Por todo el equipaje que llevo, —respondió Zen con suavidad.
—Todo el mundo tiene equipaje, Zen. Es lo que haces con eso.
Cómo dejas que te afecte y moldee a la persona en la que te
conviertes, y cómo aprendes a superarlo para hacer una vida
mejor, eso es lo que cuenta. Y no tienes tanto equipaje. Tienes
una madre enferma retorcida que puede o no estar viva. Tu
maravilloso padre que te amaba con todo lo que él era, y se
aseguró de alejarte de ella y esconderte donde pudiera darte la
mejor vida que él sabía cómo darte. Creo que eres un hombre muy
afortunado, y nada de eso importa para que te quiera como
compañero. Todo eso importa, pero no tiene nada que ver con lo
que siento por ti, o con lo mucho que te deseo, excepto porque
59
todo tuvo algo que ver con formar al hombre increíble que está
delante de mí.
Lágrimas de alegría brotaron de sus ojos por la sinceridad que
escuchó salir de los labios de su pareja y Zen agradeció a los
destinos, otra vez, por bendecirlo con el mejor compañero de
todos. Se inclinó y rodeó con sus brazos la cintura de Pascal,
luego lo levantó para que sus caras estuvieran al mismo nivel. 02/2018
Pascal soltó una risita por el movimiento y se agarró a sus
hombros, con fuerza, mientras sus piernas rodeaban la cintura de
Zen. Maldita sea, amaba el sonido de la risa de su compañero.
—Gracias compañero. Por ser tan sorprendente, y por ser tú, —
susurró Zen, luego presionó sus labios contra los de Pascal,
encantándole su suavidad contra los suyos.
CAPÍTULO 8

—I got chills, they're multiplying4, —cantó Pascal mientras


regaba sus plantas.
Mierda, él tenía escalofríos. Cada vez que Zen entraba a una
habitación, decía una palabra, o simplemente se sentaba a
60
respirar junto a él. Hoy era el primer mes de aniversario suyo y de
Zen. La única vez que estaban separados era cuando él y Zen
estaban en el trabajo o cuando tenían que dormir.
Pascal estaba más que listo para hacer oficial su apareamiento.
Odiaba estar lejos de Zen incluso por un corto tiempo, pero no
había mucho que pudiera hacer al respecto. Zen aún insistía en
que esperaran hasta que ambos pudieran decir que se amaban y 02/2018
Pascal estaba luchando con eso. ¿Cómo sabes que amas a alguien
si nunca has estado realmente enamorado? El amor fraternal no
contaba y el amor de amistad tampoco. Este era el amor de toda
la vida, profundo del alma, que lo abarcaba todo. ¿Cómo lo sabe
alguien?
Pascal movió las caderas mientras cantaba y pensaba en qué
hacer con Zen.
—You're the one that I want.
—Oo Oo Oo.
—¡Ahhh! —Gritó Pascal lanzando la regadera al aire y apenas
agarrando la escalera antes de que se cayera de nuevo.
Girándose, Ollie se quedó allí riéndose de su trasero.
—No ha sido gracioso, Ollie. Podrías haberme matado, —gritó
Pascal.
4
Parte de la letra de “You're The One That I Want” de la película Grease.
Ollie se dobló sobre sus rodillas, apenas respirando.
—Deberías haber visto tu cara. Oh Dioses, no tenía precio.
Ignorando la estupidez de su hermano, Pascal se dirigió al baño
contiguo y agarró una toalla de debajo del lavabo. Frotándose la
cabeza, Pascal gritó:
—¿Qué es lo que quieres, Ollie? Estoy un poco ocupado en este
momento.
—No, tienes planes para almorzar con Zen. Pensé que podrías
entregar este informe en la estación de Wyndingo por mí. Tengo
que ir a Crystal para reunirme con Jett, —Ollie gritó.
Pascal bajó la toalla con irritación.
—Esta es como la sexta vez que me pides que deje algo en la
61
estación de Wyndingo. —Saliendo del baño, Pascal fue al charco
de agua en el suelo y comenzó a limpiar el desorden. —¿Qué está
pasando, Ollie? Lo juro, si no lo supiera, diría que estás evitando
ese lugar.
Ollie le dio una palmada en la cintura.
—No estoy evitando nada. Solo quiero saber si puedes dejar esto
por mí. Sabes que Jett y yo hemos sido los enlaces de los 02/2018
paranormales con los humanos. Nos reuniremos con Wade y otros
humanos para el almuerzo y voy a llegar tarde si no me voy para
Twixie’s ahora.
De pie, Pascal miró a su hermano. Podía decir que su hermano
le estaba contando una verdad parcial. Realmente le molestaba
que Ollie se estuviera conteniendo. Eso no se parecía en nada a
su hermano mayor. Sin embargo, Pascal también sabía que hasta
que Ollie estuviera listo para hablar, no había nada que él ni
nadie sería capaz de hacer para conseguirle sacar lo que fuera al
hombre. Dolía un poco. Pascal y Ollie eran muy cercanos y su
hermano debería saber que no había nada de lo que no pudieran
hablar.
Apretando los labios y dejando escapar un suspiro lento, Pascal
respondió:
—Bueno, pero Ollie, tú y yo vamos a hablar. Algo está mal y no
me gusta que no confíes en mí lo suficiente como para hablar
conmigo sobre eso.
Ollie se despidió con la mano de su hermano y se dio vuelta
para irse.
—Te preocupas demasiado. Estoy bien, Pas, lo juro. Estoy
realmente ocupado desde todo el lío con los asesinatos en Crystal.
Illan y el resto del Consejo quieren que ayudemos a los humanos
a entender el mundo paranormal y lo que está sucediendo. Es
una gran labor. Si lo arruinamos, podríamos estropear
gravemente nuestra relación con ellos, y no podemos permitirnos
que eso suceda.
62
Pascal entró al baño cuando Ollie abría la puerta.
—Ey Zen, ¿cómo lo llevas? Oh, ya veo, alto y a la derecha. ¿Eso
significa que estás emocionado de ver a mi hermano? ¿Cuándo
vas a hacer un hombre honesto de mi hermano?
Pascal sintió su propio rostro enrojecido por la actitud
descarada de su hermano. Entonces el color se profundizó aún
más cuando un calor bajo le subió por el cuello, las orejas y las 02/2018
mejillas, cuando Zen respondió:
—Hola, Ollie. Pascal y yo haremos el amor cuando estemos
listos, y no me siento avergonzado por mi reacción al ver a mi
compañero después de tanto tiempo.
—Colega, ni siquiera han pasado tres horas, —Ollie se rio.
Pascal salió, mientras Zen miraba hacia arriba, dándole a
Pascal esa sonrisa devastadora.
—Tres segundos es demasiado largo cuando se trata de estar
con tu pareja. Solo espera hasta que encuentres el tuyo.
Comprenderás cómo es.
Ollie tenía una expresión extraña en su rostro antes de salir por
la puerta, gritando:
—Voy a tener que creer en tu palabra con esto.
Pascal se quedó plantado en su sitio mientras Zen caminaba
hacia él. La mirada de Zen le dijo a Pascal exactamente cuál era
su intención, y maldito si no estaba pensando lo mismo. Pascal le
dio a Zen su mejor mirada sensual y lo miró mientras su pareja lo
tomaba en sus brazos para darle un profundo beso sensual.
La necesidad de respirar hizo que ambos hombres
retrocedieran, jadeando. Pascal le sonrió a Zen, diciendo con voz
rasposa:
—Bueno, hola a ti también, guapo.
—Te he echado de menos, —dijo Zen suavemente.
—Yo también te he echado de menos, —dijo Pascal con la
misma suavidad.
Pascal permaneció allí mirando los ojos verdes hierba de su
compañero. Él podría perderse tanto en esos orbes. La gentileza y
63
algo más que Pascal no podía descifrar, siempre lo hacían sentir
como el zorro de Santorini más especial del mundo.
—¿Dónde quieres ir a comer? —Preguntó Zen.
Queriendo estar a solas con su compañero, Pascal había hecho
planes por adelantado.
—En realidad, he hecho... bueno, se lo pedí a Toby y él nos
preparó pollo frito, ensalada de patatas y algunas verduras 02/2018
cortadas. No sé si estaba tratando de ser gracioso o no, pero hizo
trufas de mantequilla de cacahuete para el postre.
Zen sonrió ampliamente.
—Me encanta la mantequilla de cacahuete.
Pascal sintió que le ardían las mejillas.
—Pensé que podríamos hacer un picnic en el parque y tal vez
hablar en un lugar más privado.
—Eso me gustaría, —susurró Zen.
Pascal se dirigió a su escritorio, agarró la canasta de debajo y
rápidamente regresó hasta Zen, cogiendo su mano. Pascal se
abrió paso rápidamente por la puerta.
Zen se rio.
—¿Cuál es la prisa?
—Quiero estar a solas contigo, —dijo Pascal, acelerando el paso.
Zen se detuvo, causando que Pascal se sacudiera y tropezara.
Zen tiró, y Pascal tropezó con los brazos de Zen.
—No apresuraremos nuestro tiempo juntos.
—Pero…
Zen levantó una ceja y luego miró hacia adelante. Una gran
sonrisa se apoderó del hombre grande.
—Tenemos una parada que hacer primero, dulce guisante.
—De acuerdo, —respondió Pascal.
Pascal caminó con Zen hasta que llegaron a la floristería de la
ciudad. Pascal se había sentido muy molesto cuando la señora
Pearl le dijo que iba a cerrar sus puertas para mudarse con su
hija. Ella había dicho que, aunque lo había encontrado a él y a
64
otros de su clase, dulces y amables, había pasado demasiado con
lo que Charles Fowler le había hecho a Maddox y ahora con todas
las cosas extrañas que estaban sucediendo. El ataque en el club
había sido el colmo para ella. Era demasiado mayor y preferiría
vivir su vida rodeada de familia y amor que preocuparse por
cuándo pasaría algo más. Pascal lo entendía, solo que odiaba
verla partir. 02/2018
Pascal echaría de menos el té y los bollos en la parte de atrás y
que le permitiera ayudar de vez en cuando a cuidar sus plantas.
Ella pensó que se iría hace unas semanas, pero la mudanza a
Washington tuvo que posponerse para ocuparse de algunos
detalles de última hora de la tienda. Sin embargo, hoy era el día.
El Flowerama de la señora Pearl ya no existiría.
—Quédate aquí, dulce guisante, solo quiero preguntarle a la
señora Pearl si necesita algo antes de irse, —replicó Zen.
Zen comenzó a alejarse cuando Rhys gritó, causando que él y
Pascal giraran.
—¡Day! Daytona Rampart Sutherlan, ¡no huyas de mí!
—¿Rampart? —Pascal y Zen se rieron al mismo tiempo.
Rhys se acercó a Pascal y Zen, sin embargo, Pascal tuvo la
sensación de que en realidad no estaba hablando con ellos.
—¿Cree que puede ignorarme así y salirse con la suya? ¡Veamos
qué piensa al respecto cuando su trasero reciba el servicio de
pañales todo el mes que viene!
—Rhys, ¿estás bien? —Preguntó Pascal preocupado por su
amigo.
Rhys frunció los labios.
—Simplemente no lo entiendo. Se supone que Day está en una
reunión con Illan y algunos de los otros miembros del Consejo. —
Los ojos de Rhys se abrieron de par en par, y su labio inferior
comenzó a temblar. —No piensas… me refiero a que no lo haría…
pero y si...
Zen se acercó a Rhys, lo abrazó y susurró:
65
—Day os ama a ti y a Ethan, Rhys. Él nunca consideraría
engañaros a ninguno de los dos. Tú lo sabes. Luego están
vuestros hijos. Sabes, al igual que todos nosotros, que esos dos
niños tienen a Day comiendo de sus manitas.
Resoplando, Rhys respondió:
—Cierto. Debería avergonzarme por pensar que Day miraría a
otro, pero maldita sea, ¿por qué huiría de mí así? 02/2018
Pascal se acercó a Rhys, le puso una mano tranquilizadora en la
espalda y le dijo:
—¿Quizá te estaba trayendo algo especial y no quería que lo
vieras?
Rhys jadeó y retrocedió.
—¡Eso es! Mi cumpleaños número 1728 está por llegar, tal vez
está planeando una fiesta y no quería que lo supiera.
—Eso tiene que ser, Rhys. Además, te oí hablar con él esta
mañana cuando entraste y le dijiste que estarías en reuniones
toda la mañana y la tarde. Podría haber pensado que la costa
estaba despejada para lo que tenía que hacer para preparar las
cosas para una fiesta, —dijo Zen.
Rhys se rio.
—Él simplemente no sabía que una de esas reuniones era en el
Flowerama. Bueno, el secreto está afuera. Oh, pero será mejor
que me sorprenda cuando ocurra. Quiero decir, odiaría que él se
haya metido en tantos problemas y luego yo lo arruine. Tengo las
mejores parejas en todo el mundo.
Pascal se rio.
—Bueno, puede que tenga que estar en desacuerdo contigo,
pero ¿qué tal si dijéramos en que Destino sabía lo que estaba
haciendo?
Sonriendo ampliamente, Rhys dijo:
—Eso es lo que hace. Entonces, ¿qué estáis haciendo vosotros
dos aquí?
—Estamos de camino para almorzar, pero Zen quería pasar y
ver a la señora Pearl, —respondió Pascal.
66
—Bueno, la vida está llena de coincidencias, estoy aquí para
reunirme con mi padre para finalizar la compra de esta misma
tienda, —dijo Rhys con una sonrisa.
Pascal entró con Rhys y Zen. Miró a los estantes vacíos y la
tristeza se apoderó de él.
—Francamente, odio que estemos perdiendo nuestra única
tienda de flores y plantas en Maddox. Realmente me encantaba 02/2018
venir aquí.
Zen asintió.
—A mí también. A veces, de camino a casa, me detenía solo
para oler todas las flores y mirar qué nuevas plantas había
comprado la señora Pearl.
—Tu padre era dueño de una compañía de jardinería, ¿no? —
Preguntó Rhys.
—Sí, me encantaba ese negocio. Mi padre perdió todo cuando se
negó a hacer negocios con Fowler, —dijo Zen con disgusto.
Mirando a su alrededor, Zen dijo:
—La señora Pearl debe estar en la parte posterior. Espero que
haya obtenido lo que pedí.
Rhys puso una mano sobre el brazo de Zen.
—¿Qué tal si voy por la parte de atrás y la traigo, y vosotros dos
os quedáis aquí?
—De acuerdo, pero tenemos que darnos prisa, porque todavía
tengo que llevar este archivo a Wyndingo de parte de Ollie y no
quiero que Dain se enfade conmigo por llegar tarde a la oficina, —
respondió Pascal.
—A Dain no le va a importar si no estás de vuelta durante otras
dos horas. Entiende lo que es querer estar con tu compañero, —
dijo Rhys caminando hacia la parte trasera de la tienda.
—¿Te importa si hago una llamada mientras esperamos? —
Preguntó Zen.
Pascal negó con la cabeza.
—En absoluto.
—Voy a hacerlo afuera. Hagas lo que hagas, no dejes que Rhys
67
salga por esa puerta.

02/2018
CAPÍTULO 9

Zen esperó hasta que alguien contestara el teléfono.


—¡Venga! ¡Venga!
—O'Bryan instituto para homosexuales y orgullosos. Tú los
quemas, nosotros los convertimos, —respondió Jett, descolocando
68
a Zen por un momento. —Empieza a hablar o me voy.
—¿Nunca has estado en un terapeuta antes? —Preguntó Zen.
Jett resopló.
—Sí, pero el doctor dijo que yo era una causa perdida y firmó
los papeles. ¿Qué pasa, gran, y realmente quiero decir gran,
cuñado mío?
Negando con la cabeza con incredulidad, Zen preguntó: 02/2018
—¿Está Day allí o todavía está en Maddox?
—¿Maddox? Day no ha estado en Maddox hoy. Yo debería
saberlo, me ha gritado hoy como doce veces y ahora estoy
limpiando los camiones por tercera vez. Pronto el hombre me
tendrá repintando, —dijo Jett.
—¿Puedo simplemente hablar con Day? —Preguntó Zen una vez
más.
Jett no debió haberse apartado del teléfono mientras gritaba tan
alto que los perros deberían haber estado ladrando.
—¡Day! ¡Te necesitan por teléfono!
Day contestó rápidamente:
—Aquí Day Sutherlan.
—Ey, Day, soy Zen. Creo que podrías tener un problema, —dijo
Zen.
—Espera un segundo, Zen. Jett, cuelga, —Day siseó.
Zen prácticamente pudo oír el puchero en la voz de Jett.
—Pero quiero escuchar.
—Cuelga el maldito teléfono, Jett, —Day prácticamente gruñó.
La voz de Zev vino del otro lado.
—Cariño, juro que te encanta trabajar. Ahora cuelga el teléfono
antes de que él te ponga en otro proyecto y no pueda verte esta
noche.
Jett resopló, pero se escuchó el sonido distintivo de un clic.
—Está bien, Zen, ¿qué pasa? —Preguntó Day.
—Jett ha dicho que no has estado en Maddox hoy, pero Rhys
jura que te ha visto y se ha enfadado mucho cuando saliste
disparado y lo ignoraste.
69
—No he estado en Maddox hoy. Debe haber cometido un error,
— respondió Day.
Zen rio suavemente.
—¿Vas a decirle que no vio a quien cree que lo hizo?
Day se burló.
—Me encantan mis bolas justo donde están, muchas gracias.
Amo a mis compañeros, Zen, pero hay una cosa que debes 02/2018
recordar sobre todo lo demás.
—¿Cuál es? —Preguntó Zen.
—Tu pareja siempre tiene la razón, —dijo Day.
Zen se rio, pero Day dijo rápidamente:
—Lo digo completamente serio, Zen. Nuestro trabajo es
mantener felices a nuestros compañeros. Eso significa que
siempre tienen razón. Incluso cuando sabemos que están
equivocados, depende de ellos darse cuenta de eso y de nosotros
apoyarlos en todo lo que podamos. Podría discutir con Rhys, pero
¿con qué fin? Me encanta mi vida sexual, y no la pondré en
peligro por una identificación errónea.
—Bueno, espero que estés planeando una fiesta de cumpleaños
genial para Rhys, —dijo Zen con una risita.
—¿Fiesta de cumpleaños? No que yo sepa, —respondió Day
sonando completamente confundido.
Zen se rio.
—Bueno, ahora sí, porque Rhys cree que es por eso que huiste
de él hoy. Piensa que tú y Ethan estáis planeando una gran fiesta
sorpresa.
—¡Pero si ni siquiera estaba en Maddox! —Gritó Day.
Zen se rio de nuevo.
—Recuerda lo que has dicho, Day, un compañero siempre tiene
razón. Buena suerte con la fiesta y avísame cuándo y dónde.
Pascal y yo estaremos allí.
Zen colgó y regresó al Flowerama. Pascal estaba caminando
pasando los dedos a lo largo de los estantes vacíos.
—¿Estás bien, dulce guisante?
70
Pascal le dio una sonrisa triste.
—Siempre quise mi propia tienda de plantas. Me llamaba desde
que era un niño pequeño. Sabía que sería excelente en eso.
Zen observó a Pascal caminar hacia otro expositor donde había
una planta muerta en su maceta. Pascal apenas tocó la cosa
marchita y Zen se quedó sin aliento cuando un hermoso y blanco
lirio de la paz se convirtió en una saludable flor blanca. 02/2018
—Eres fabuloso.
Pascal dio esa misma sonrisa triste.
—Gracias. Todavía prefiero cultivar cosas de las semillas. Hay
algo en la sensación que tengo cuando la tierra toca mis manos.
—Sé lo que quieres decir. Cuando mi papá tenía su empresa de
jardinería, él diseñaba el paisaje y luego nos pasábamos horas
plantando. Era un trabajo duro, pero cuando terminábamos y el
cliente podía ver lo que habíamos hecho, la expresión de pura
alegría valía cada gota de sudor. Cada vez que pasábamos por un
lugar que habíamos hecho, sentía orgullo y una sensación de
logro. Por ahora, estoy trabajando en el club y ahorrando dinero
para poder reiniciar el negocio que mi papá y yo teníamos.
Simplemente ha sido un proceso largo y lento. —Declaró Zen.
Pascal suspiró.
—Me gusta trabajar para Dain, es un gran jefe, pero…
—Sientes que falta algo, —completó Zen.
Pascal asintió. Zen tomó a Pascal en sus brazos y dijo:
—Sé lo que quieres decir, Pascal. ¿Qué tal si tú y yo ahorramos
nuestro dinero y abrimos nuestro propio lugar? Puedes cultivar
las plantas y yo haré el paisajismo. Podemos hacer hermosos
arreglos florales para la gente y vivir la vida que siempre hemos
soñado… juntos.
—Eso me encantaría, —susurró Pascal con felicidad brillando
en sus hermosos ojos color chocolate.
Zen se inclinó para besarle, cuando la voz robusta de Dain hizo
que ambos hombres se apartaran.
—Pascal Everly, estoy más que enfadado contigo.
71
—¿Qué? ¿Por qué? —Preguntó Pascal con temor.
Zen se detuvo frente a Pascal y dijo:
—Sé que nos hemos tomado un poco más de tiempo para
almorzar y eso, pero es culpa mía, no de él. Si quieres estar
enfadado con alguien, entonces enfádate conmigo.
Dain sonrió.
—Tienes un guardián ahí, Pascal. Un hombre dispuesto a 02/2018
enfrentarse al Regente de los duendes es un buen hombre para
tener como compañero, y es una pareja muy digna. Sin embargo,
Zen, estoy hablando de su infelicidad con sus deberes como mi
ajutor.
Pascal dio un paso alrededor de Zen, sacudiendo la cabeza
frenéticamente.
—Oh, pero yo no soy…
Dain levantó la mano.
—He escuchado lo que has dicho y acabo de presenciar lo que
puedes hacer. Ahora bien, sé que Ollie me dijo cómo amas tus
plantas y es por eso que te pedí que cultivases mis hierbas y
cosas que Kerrick, Rune y yo necesitamos para nuestras
pociones. Sin embargo, no me dijiste lo profundo que es este
anhelo en realidad.
—Dain, te juro que no estoy descontento trabajando para ti, —
insistió Pascal.
Sonriendo, Dain se volvió hacia Pascal.
—Pascal, lo sé, pero también sé que pasaste demasiado tiempo
ocupándote de todos los demás y ya es hora de que alguien te
cuide.
—Ese es mi trabajo, —afirmó Zen firmemente.
—Cierto, Zen, pero también es mío. Asumí esa responsabilidad
cuando hice un juramento de sangre con tu compañero, —dijo
Dain, tomando suavemente la mejilla de Pascal. —Has llegado a
ser muy querido para mí, Pascal, así que es hora de decirte
algunas duras verdades. Primero, nada en la vida está
72
garantizado. Tienes que dejar de retener tu felicidad para que
otros puedan ser felices. Está bien que vivas y ames tu propia
vida, Pascal. No hay nada por lo que sentirse culpable. Zen es un
buen hombre y merece tener a su pareja tanto como tú mereces
tener la tuya.
Pascal miró hacia abajo, como avergonzado. Zen suspiró.
—Dain, Pascal se apareó conmigo. Soy yo quien no completó el 02/2018
apareamiento.
Dain se volvió enfadado en su dirección, pero Rhys se precipitó
hacia adelante.
—Papá, Zen y yo hablamos mucho sobre esto y su razonamiento
es sensato. Después de tener una madre como la que tuvo,
mintiéndole a su padre todos esos años, fingiendo que lo amaba,
pero sin decirlo nunca y luego descubrir que es porque
honestamente nunca tuvo sentimientos hacia él ni hacia su
padre, y añade a eso que tratara de matarlo, él necesita las
palabras. Cuando Pascal diga que lo ama, Zen completará el
apareamiento.
Dain miró a Pascal.
—¿Lo amas, Pascal?
Pascal miró a Dain y luego a Zen.
—Creo que sí, pero no estoy seguro.
—¿Por qué no estás seguro? —Preguntó Dain.
Pascal se alejó.
—Nunca he estado enamorado antes. No tengo ni idea de lo que
realmente significa.
Dain tuvo una mirada soñadora en los ojos, diciendo
suavemente:
—¿Te despiertas todas las mañanas pensando en Zen?
Preguntándote, ¿habrá dormido bien? ¿Está pensando en ti tanto
como tú en él? ¿Tu corazón canta y te quedas sin aliento
simplemente al verlo cuando entra en tu línea de visión? ¿Lloras
cuando está triste, ríes cuando él está feliz, tomas elecciones y
decisiones con él como tu razón número uno para hacer algo?
73
Rhys asintió.
—¿La idea de que Zen no esté en tu vida te hace sentir como si
alguien te cortara el interior? Si él muriera hoy, ¿podrías
continuar? ¿Te gustaría seguir?
—Pascal, todos cuestionan el amor y la gente puede tratar de
definirlo, diablos, búscalo, dice que es una intensa sensación de
profundo afecto, pero eso es una mierda. El amor no puede ser 02/2018
definido por nadie más que por las personas involucradas, —dijo
Dain.
—El amor no es algo para dejar pasar debido a la
incertidumbre. Todos se preguntan a sí mismos. Honestamente,
no sé cómo lo hacen los humanos. Al menos nosotros sabemos
que Destino nos ha bendecido con la otra parte de nuestra alma.
Simplemente no te detengas por miedo, —dijo Rhys.
Dain dio un paso atrás.
—Piensa en lo que hemos dicho, Pascal. Hasta entonces, quiero
darte un regalo de apareamiento.
—Oh no, eso no es necesario, —insistió Pascal.
Dain se volvió.
—Oh, insisto. ¿Qué pasa si te digo que podéis tener vuestra
propia tienda, ahora?
—¿Qué? —Dijeron Pascal y Zen al unísono.
Dain sonrió y miró a la señora Pearl.
—Margo aquí me dice que va a extrañar tener su té de la tarde
contigo.
—Lo hago, —respondió la señora Pearl con un asentimiento.
Entonces jadeó, —Oh, Zen, tengo la orden que querías.
La señora Pearl fue a la habitación de atrás y Dain dijo:
—Acabo de comprar la tienda de Margo. Mi idea aquí es que
quieres una floristería y tenemos una. Así que, me gustaría darte
la tienda.
—Y Zen, también me gustaría hacer algo por ti. Las tiendas de
la izquierda y la derecha también son nuestras. Mi padre, el tío
Destrain, Twix y yo podemos hacer de este un lugar realmente
74
grande para que tengas una sección para flores y plantas, —dijo
Rhys.
Dain asintió, y Zen pudo ver la emoción en su rostro.
—Oh, y ¿qué hay de ese almacén en la parte de atrás? Rhys,
podríamos convertirlo en uno de los mayores invernaderos de
todos los tiempos.
Rhys soltó una risita y comenzó a aplaudir. 02/2018
–Y…
Zen prácticamente gritó:
—¡Esperad! Ambos, deteneos. No entiendo…
Dain levantó la ceja.
—No hay nada que entender, excepto que ambos sois los
orgullosos propietarios de esta tienda de plantas. Sin embargo,
tienes razón, nos estamos adelantando un poco. Creo que tú y
Pascal debéis sentaros y planear cómo deseáis que se vea todo.
Rhys tiene razón, podemos agregar las tiendas de los lados, y si
creéis que necesitáis más espacio, podemos agregar las que están
al lado de esas o mejor aún, usar dos o tres de los almacenes.
Solo averiguad los metros cuadrados y cómo queréis que se vean
las cosas. Rhys tiene razón, entre mi hermano y yo, junto con
Rhys y Twix, podemos hacer que pase cualquier cosa.
—No sé qué decir. Quiero decir, esto es demasiado, —susurró
Zen.
Pascal sollozó, diciendo con voz rasposa:
—Dain, no podemos aceptar esto.
Dain se volvió hacia Pascal.
—No es diferente al regalo que le dimos a York y a Timmy.
—O a Twix y sus compañeros, —dijo Rhys asintiendo.
Suspirando, Dain dijo:
—Pascal, por favor, realmente quiero que lo hagas.
Pascal se volvió hacia Zen y ambos se miraron fijamente. Zen
susurró:
—¿Qué dices? ¿Quieres darle una oportunidad a esto?
75
Pascal miró a su alrededor y el anhelo que Zen pudo ver lo
decidió todo para él, pero no aceptaría la oferta si Pascal se
negaba.
Una lágrima solitaria cayó del ojo derecho de Pascal y luego otra
del izquierdo. Zen sintió que su corazón se desplomaba y luego
Pascal miró a su alrededor, se enjugó los ojos y luego dijo:
—Nada me gustaría nada más que poseer y dirigir este lugar 02/2018
contigo, Zen.
Sonriendo ampliamente, Zen tomó a Pascal en sus brazos.
—Gracias, Dain. Gracias, Rhys. Es un regalo hermoso y muy
apreciado.
—Aquí tienes, Zen, —dijo la señora Pearl saliendo de la
habitación de atrás.
Zen sonrió cuando vio la flor morada. Cogiéndosela a la señora
Pearl, Zen se la dio directamente a Pascal.
—Esta es una flor de guisante dulce5. Supe que tenías que tener
una en el momento en que te conocí. No es realmente la
temporada, pero cuando hablé con la señora P, ella hizo su magia
para mí.
—Es hermosa, —susurró Pascal en voz baja.
La señora Pearl sonrió.
—Esta flor es muy especial, Pascal.
Asintiendo con la cabeza, Pascal dijo en voz baja:
—Sí, lo es.
—¿Qué tiene de especial? —Preguntó Dain con un tono
claramente confundido.
Pascal tocó ligeramente los pétalos, diciendo:
76
—Representa nuevas amistades y da coraje. Se sabe que te
ayuda a ir a la persona que te atrae y, con suerte, construir una
relación con esa persona.
Mirando a Dain, Pascal respondió:
—Y se dice que cuando tocas la flor, no puedes mentir. —
Volviéndose hacia Zen, Pascal fue a hablar, pero su voz se detuvo
en su garganta. Zen apenas pudo escuchar las siguientes 02/2018
palabras de Pascal. —Yo no quiero mentir más, especialmente a
mí mismo. Estoy tan asustado, Zen, pero Dain tiene razón, eres el
mejor compañero de todo el mundo. No me gusta cuando tenemos
que decir adiós. No me gusta cuando no estás allí por la mañana
para acurrucarnos. Me niego a imaginar mi mundo sin ti en él. Te
amo, Zen. Yo realmente, realmente, te amo.
Zen sintió lágrimas rodando por sus mejillas. Por fin estaba
escuchando las palabras que había esperado tanto tiempo oír.

5
Tomando a Pascal en sus brazos, Zen fue por el beso de su vida.
En el momento en que sus labios tocaron, nadie más existió. Él
era amado. Había esperado, durante lo que pareció toda una vida,
para escuchar esas palabras, y finalmente se las dijeron.
Retrocediendo lentamente, Zen dijo con voz ronca:
—Dios, te amo.
Dain estaba prácticamente en sus caras, diciendo:
—Vamos a dejar las llaves en la caja.
—¿Qué? ¿A dónde vas? —Preguntó Pascal.
Riendo, Rhys dijo:
—Cariño, créeme, con lo que Zen ha planeado para ti, no
quieres una audiencia. Solo no olvides cerrar cuando salgas.
77
Rhys se giró y luego se volvió, corriendo hacia ellos, hurgando
en su bolso. Rhys sacó una botella pequeña y dijo:
—Vosotros, chicos, vais a necesitar esto más que yo. Bien,
creedme, Ethan o Day tendrán una de todos modos, así que
cogedla y felicidades por vuestro apareamiento.
—No le voy a hacer el amor a mi compañero en un duro suelo
de madera, —Zen jadeó. 02/2018
La señora Pearl se rio.
—Cielo, tengo una buena cama en la trastienda. La tuve que
poner para las veces en que tenía que trabajar hasta tan tarde
que estaba demasiado cansada para irme a casa. Divertíos ahora.
Adiós.
—Pero tengo que llevar esto a Wyndingo y luego volver a la
oficina, — contestó Pascal ansiosamente.
Dain cogió el sobre que Pascal estaba agitando.
—¿Estos son los documentos que le di a Ollie para llevar a
Wyndingo?
Asintiendo con la cabeza, Pascal respondió:
—Sí, pero tenía que ir a una reunión en casa de Twixie. Él me
pidió que los dejara.
—Estoy seguro de que lo hizo, —murmuró Dain, luego puso una
sonrisa en su rostro. Vosotros dos divertíos ahora. Le llevaré esto
a Wyndingo. En cuanto a la oficina, estás en ella. De aquí en
adelante, sois los orgullosos propietarios de una planta y una
floristería.
—Así que, ves, eres el jefe y puedes establecer tus propios
horarios. Cerraré la puerta de camino a la salida. Divertíos, —dijo
Dain atravesando la puerta.

78

02/2018
CAPÍTULO 10

Una vez que todos se fueron, Pascal de repente se sintió


nervioso, pero no de mala manera. Más de una manera incómoda,
ansiosa y excitada. Finalmente, le confesó al hombre de sus
sueños que estaba enamorado de él, y Zen le había devuelto las
79
preciosas palabras.
Pascal estaba lleno de una calidez que nunca antes había
experimentado. Una felicidad mucho más brillante, profunda y
satisfactoria, que nunca había sentido antes o incluso sabido que
existía. Sentía que su corazón era demasiado grande para su
pecho, pero no era doloroso. Le hacía sentir que, en realidad,
estaba caminando en una nube con el sol brillando sobre él, 02/2018
calentándolo por dentro y por fuera.
Las mariposas en su estómago revoloteaban como si estuvieran
dando volteretas y Pascal no supiera cómo calmarlas. Levantó la
vista y notó que Zen lo estaba mirando atentamente. Se encontró
con la hermosa mirada de su compañero y vio todo lo que estaba
sintiendo brillar hacia él. ¿Estaba Zen tan ansioso como él?
Zen se movió, cerrando la pequeña distancia entre ellos. No se
había dado cuenta de que se había alejado de Zen, o de que éste
se había alejado de él. En algún lugar del tsunami de emociones
que giraban dentro de él, probablemente lo hizo. Pero ahora que
Zen estaba de nuevo en su espacio personal, solo quedaban las
buenas emociones positivas. Amor, emoción, felicidad.
Le dio a Zen una sonrisa radiante mientras levantaba la vista
hacia esas increíbles piscinas verdes, y esperaba que todo el amor
que sentía por este hombre, su hombre, se reflejara en sus ojos.
Pascal chilló cuando Zen dobló las piernas y le rodeó con los
brazos la cintura, levantando a Pascal. Inmediatamente, rodeó
con sus piernas la cintura de Zen y con los brazos su cuello,
sosteniéndose, pero teniendo cuidado de no aplastar el bonito
guisante dulce que aún sostenía.
—Veo que estás tan nervioso como yo con la idea de... lo que
está por venir, pero quiero que sepas que nunca te haría hacer
algo que no quisieras hacer, —susurró Zen, su cálido aliento
acariciando la cara de Pascal.
—Admito que estoy nervioso, pero no lo suficiente como para
hacer que no quiera hacer esto. Es solo lo desconocido, —Pascal
dijo tímidamente con un encogimiento de hombros. —Sé que
80
dijiste que ya habías hecho esto antes, pero sabes que yo no lo he
hecho y no sé si seré bueno en eso. Si te complaceré.
Zen besó sus labios tiernamente y luego se retiró, mirándolo
profundamente a los ojos.
—Ya me complaces, compañero, en todo lo que haces. Eres un
hombre increíble. Eres hermoso, amable, comprensivo, paciente y
tienes un corazón muy grande. Todo lo que siempre he deseado en 02/2018
una pareja y más, y todo lo que me hizo enamorarme de ti. Sé que
la primera vez puede ser muy aterradora y no te voy a mentir, la
primera vez puede haber dolor, pero te prometo que haré todo lo
que pueda para asegurarme de que no sea demasiado.
Pas le dio a su gran compañero fuerte otra sonrisa radiante. Era
como si Zen supiera lo que estaba pasando dentro de él y tratara
de aliviar sus temores y preocupaciones.
—Confío en ti, Zen, y te amo. Sé que no me lastimarás. ¿Me
harás el amor?
—Nada quiero más que hacerte el amor y reclamarte, hacerte
mío para la eternidad. Siempre soñé que cuando reclamara a mi
compañero sería en una cama grande y cómoda con cortinas
blancas que la rodearan mientras se hinchaban con la suave
brisa. La cama colocada en el centro de un campo de flores
silvestres y el sol brillando y besando nuestra piel. Aves gorjeando
y cantando suavemente de fondo y el susurro de las hojas en los
árboles. Y la mejor parte sería que nadie más estaría en
kilómetros a la redonda, solo mi compañero y yo.
Pas gimió por la imagen que Zen pintó y deseó mucho dárselo a
su compañero. Parecía muy romántico y correcto. De repente, un
pensamiento lo golpeó y Pascal sonrió maliciosamente.
—¿Confías en mí, Zen?
La sonrisa en el rostro de Zen se hizo más grande.
—Por supuesto que sí. Confío en ti con mi vida, corazón mío.
—Entonces confía en mí ahora. Quiero darte un regalo de
apareamiento. ¿Puedes ponerme en el suelo, por favor?
La confusión estaba claramente escrita por todo el atractivo
81
rostro de Zen, pero Pascal estaba decidido a dar a su pareja y a él
exactamente lo que Zen deseaba. Después de todo, era su trabajo
asegurarse de que su compañero fuera feliz, al igual que él había
dicho que era su trabajo hacer feliz a Pascal.
Una vez que sus pies tocaron el suelo, se alejó de Zen,
asegurándose de que estaba a una distancia segura. No quería
dañar a su hombre. 02/2018
—Voy a cambiar, y cuando lo haga, quiero que arranques unos
cuantos pelos, al menos seis, de mi zorro. No te preocupes, no me
hará daño. Después sostén esos pelos, ¿de acuerdo?
Pascal pudo ver que la confusión se hacía más profunda en los
ojos de Zen, pero su compañero asintió y aceptó:
—Vale.
Pascal se sacó la camisa por la cabeza mientras se quitaba los
zapatos, luego abrió rápidamente sus jeans y los bajó hasta el
suelo. Estaba un poco nervioso por el hecho de que Zen viera su
cuerpo por primera vez. A pesar de que estaba perfectamente
proporcionado para su tamaño, y creía que se veía bien y bien
tonificado, de ninguna manera estaba cerca de la imagen divina
de fuerza y masculinidad que tenía su pareja.
Tentativamente, Pascal se enderezó, sintiéndose completamente
expuesto. La mirada de Zen vagó por su cuerpo de la cabeza a los
pies, y Pascal pudo jurar que sentía que Zen lo tocaba
dondequiera que miraba. Un escalofrío de placer recorrió su
cuerpo y Pascal, de repente, se sintió sin aliento. La mirada de
Zen era intensa y cálida, llena de pasión y necesidad. Y cuando
esa mirada se detuvo en su eje, Zen se humedeció los labios.
—Tan impresionante, —susurró Zen.
A Pas le encantó saber que tenía ese efecto en su hombre. Que
él era quien estaba provocando esa mirada en los ojos del gran
shifter.
Antes de que las cosas fueran demasiado lejos aquí en el suelo,
donde cualquier persona que pasara por la calle podría mirar y
verlos, Pascal dejó que su animal se hiciera cargo. Su zorro estaba
82
tan afectado por la atención y la necesidad de Zen como él y su
pequeño zorro estaba rogando salir y tocar a su compañero.
La habitación se llenó con el tintineo que siempre acompañaba
al cambio de zorro de Santorini, y Pas vio que los ojos de Zen se
abrían con asombro, pero también vio que Zen retrocedía un poco
por el sonido. Si Zen hubiera estado demasiado cerca, era posible
que hubiera destrozado a su pareja en un millón de pedazos con 02/2018
el alto tono y la intensidad del sonido.
Solo costó unos segundos y Pas se detuvo frente a su
compañero, mirando hacia Zen. En la forma humana, Zen era
enorme, pero ahora que Pas lo miraba en su forma animal, Zen
era un puto gigante. Pero Pascal no tenía miedo. Sabía que estaba
seguro con Zen en cualquier forma y que su compañero preferiría
roerse sus propios brazos antes que lastimarlo.
Pascal dejó ir a su zorro y el animal fue inmediatamente hacia
Zen y le rozó las piernas, frotando su mejilla sobre la pantorrilla
de Zen. Este se rio ligeramente y se sentó en el suelo junto a él
mientras extendía la mano y acariciaba suavemente la parte
superior de la cabeza de Pascal.
—Eres tan adorable, compañero, —susurró Zen.
Nunca antes había sido tocado o acariciado en su forma de
animal y lo encontró estimulante. A Pas le encantó y solo quería
ronronear su felicidad, pero los zorros de Santorini no
ronroneaban. Así que, en cambio, dejó escapar un pequeño y feliz
“yip” y luego gimió cuando saltó al regazo de Zen y frotó la cara
contra el pecho y los abdominales de su pareja, disfrutando de
esta nueva cercanía. Su animal también estaba enamorado de su
pareja, y estaba más que emocionado y agradecido de que Pas le
estuviera dando este regalo.
Permanecieron así durante más de quince minutos. Su zorro
frotándose contra Zen mientras éste lo acariciaba de la cabeza a
los pies y arrullaba suavemente sobre lo suave que era y lo
hermoso que era. Ahora era el turno de Pascal para pavonearse
dentro de su animal por el orgullo de que su compañero pensara
83
que era bonito.
Un ruido en la calle rompió su burbuja feliz y Pascal recordó
que tenían un lugar especial donde estar. Echó hacia atrás la
cabeza y se levantó de un salto, colocando sus patas sobre el
pecho de Zen mientras miraba a los ojos de su compañero. Una
vez que la mirada de Zen se encontró con la suya, Pascal soltó un
suave ladrido y agitó su larga cola. 02/2018
—¿Ya es hora, bonito guisantito dulce mío? —Preguntó Zen.
Pascal volvió a ladrar y asintió con la cabeza. Bajó y saltó del
regazo de Zen, luego se sentó frente a él en el suelo. Zen se acercó
y agarró un poco de piel entre el pulgar y el índice y rápidamente
tiró. Siempre había un pequeño tinte de dolor, pero nada malo.
Era como si alguien le hubiera tirado el pelo a alguien. Solo un
pequeño pinchazo y listo.
Pascal miró los dedos de Zen mientras los sostenía en alto para
que Pascal los viera y estuvo feliz de que su pareja hubiera cogido
los suficientes. Pascal dio media vuelta y corrió a través de la
habitación, luego inmediatamente cambió a su forma humana.
Una vez hecho esto, recuperó su ropa y rápidamente se puso los
vaqueros, pero los dejó desabrochados y se metió la camisa en el
bolsillo trasero. Pensó a dónde irían y qué estaban a punto de
hacer, la ropa no sería bienvenida de todos modos.
Al acercarse a Zen, Pascal le sonrió y le tendió la mano. Zen
colocó los pequeños pelos en su palma y le devolvió la sonrisa.
—Eres realmente muy hermoso en ambas formas, compañero
mío. Gracias por permitirme conocer a tu animal también. Algún
día, cuando tengamos más espacio, también te dejaré conocer a
mi animal.
Los ojos de Pascal se llenaron de felicidad y emoción y supo que
estaban abiertos de par en par.
—Me encantaría conocer a tu elefante. Nunca antes he visto un
elefante en la vida real.
—Bueno, entonces, tendremos que dejarte montar en su
espalda también. A él y a mí nos encantaría eso, —dijo Zen
84
tímidamente.
—Me gustaría mucho, —dijo Pascal y puso su otra mano sobre
el brazo de Zen.
—Entonces, ¿qué estamos haciendo con esos? —Zen hizo un
gesto hacia los pelos.
—Con estos puedo hacer algunos trucos bastante buenos. Ven
conmigo, —dijo Pascal y agarró la mano de Zen, luego se inclinó y 02/2018
agarró el lubricante que Rhys les había dejado, mientras pasaba y
dirigía a Zen a la sala de almacenamiento. Había estado allí unas
cuantas veces ayudando a la señora Pearl a levantar algunas
cajas cuando estaba allí para tomar el té, y había visto algunos
portales todavía brillando. Eran todos portales duende, que es lo
que le hizo pensar a dónde ir. Uno de esos portales duende que
había notado entraba directamente en el reino de los duendes.
—¿Qué estamos haciendo aquí, compañero? —Preguntó Zen
mientras miraba a su alrededor.
—Solo espera aquí, —respondió Pascal, luego soltó la mano de
Zen y se volvió hacia el portal frente a él. Tomó tres pelos y los
sostuvo mientras cantaba el hechizo, luego sopló los pelos y los
envió al portal. De repente, el portal brilló y se hizo visible.
—Wow, cómo es que... Sé que me dijiste que podías hacer eso,
pero verlo... eres tan... increíble, compañero mío, —dijo Zen
mientras estudiaba el portal. —Entonces, ¿a dónde vamos
exactamente?
Pascal sonrió y le guiñó el ojo a Zen mientras decía:
—Es una sorpresa. Vamos.
Pascal extendió la mano y Zen la tomó, juntando sus dedos.
Pascal los condujo a través del portal y, cuando salieron al otro
lado, Pascal escuchó la inhalación rápida de Zen.
Sacó a Zen del portal, luego se volvió y usó los pelos restantes
para cerrar el portal antes de volver a mirar lo que tenían delante.
—Esto es tan hermoso, justo como si hubiera sido arrancado de
mi mente. ¿Dónde estamos? ¿Cómo es esto posible? —Preguntó
Zen asombrado.
85
—Este es el reino de los duendes. Cuando Ollie y yo vinimos a
buscar a Manny salimos por el palacio. Cuando hablabas de tu
visión del campo de las flores silvestres, esta es la imagen que se
me ocurrió. Estos son los jardines del palacio de Destrain, y no
hay nadie aquí. El reino de los duendes está vacío en este
momento.
Zen se giró para mirarlo con asombro. 02/2018
—Entonces, ¿no hay otra alma aquí, salvo tú y yo? —Pascal
sonrió mientras asentía. —No entiendo por qué el duendecillo
incluso dejaría este hermoso lugar, —dijo Zen mientras
lentamente daba vueltas en círculos asimilando todo.
—Se necesita mucha magia de Destrain y Dain para mantener
el reino como es. Todavía se encuentra así y se puede visitar
cuando lo deseen. Cualquier duendecillo puede venir de visita
aquí una vez que obtenga el permiso de Dain o Rhys. Que todos
los duendes vivieran aquí, ayudó a mantener este reino fuerte,
pero ahora con tantos que se quieren ir a la tierra y unirse al
dragón y al fénix para luchar contra Fallon, se ha debilitado.
—Pero has dicho que aún podían venir de visita. Entonces,
¿cómo sabes que nadie está aquí ahora?
Pascal sonrió de nuevo, sus labios estirándose ampliamente en
su rostro.
—Yo soy el ajutor del Regente. ¿Quién crees que maneja todas
las solicitudes de visita y se las da a Dain para su aprobación? Y
sé, de hecho, que nadie está aquí en el reino de los duendes en
este momento. Dain, Twix, Rhys y Destrain pueden venir en
cualquier momento que quieran, pero sé que hoy están todos
ocupados ya que yo ayudo a manejar todos sus horarios, —
respondió Pascal con una risita.
Zen lo agarró por la cintura, recogiendo a Pascal y haciéndolos
girar. Pascal echó los brazos alrededor del cuello de Zen y se
aferró a él mientras su cabeza caía hacia atrás y se reía
libremente, disfrutando del momento ligero entre ellos.
—Eres el mejor compañero, —declaró Zen mientras dejaba de
86
dar vueltas y reclamaba los labios de Pascal en un apasionado
beso.

02/2018
CAPÍTULO 11

Caminaron cogidos de la mano hacia el centro del gran campo


de flores silvestres, mientras soplaba una ligera brisa cálida
haciendo que el pelo de Pascal danzara alrededor de su cabeza.
Zen solo podía mirar la belleza de su pareja, luciendo como un
87
ángel con su cabello sedoso bailando alrededor de su hermoso
rostro, el sol haciendo que esa cara resplandeciera y que sus ojos
brillaran. Esos asombrosos ojos marrones llenos de alegría y
felicidad. La imagen completa de su compañero, en este momento,
quitándole el aliento a Zen y llamando a su alma.
Pascal le sonrió y Zen pudo jurar que estaba en presencia de un
ángel real, regalado por el destino mismo, una verdadera 02/2018
bendición de la que no se sentía digno pero de la que no se
apartaría. Su corazón se llenó cuando su alma se elevó por una
sola vista de su compañero, y todo el amor que veía en esos pozos
chocolate brillando solo para él.
—Creo que necesitamos una cosa más, —dijo Pascal
maliciosamente, luego se volvió para mirar el campo. Levantó la
mano y comenzó a girar la muñeca en círculos mientras señalaba
un punto, y susurraba. Zen no pudo distinguir las palabras.
De repente, brilló un resplandor en el lugar que señalaba
Pascal. Algo oscuro, luego ligero, desenfocado, cada vez más
grande. Los ojos de Zen se agrandaron cuando el objeto
finalmente apareció completo y sólido. Una cama de madera de
cuatro postes, de color blanco puro, extragrande, tamaño king,
con postes imponentes adornados con detalles tallados y cubierta
con un transparente y elegante dosel de visillos blancos, que
ondeaban suavemente con la brisa, se encontraba en el medio del
campo.
Su mirada vagó por las líneas esculpidas y los detalles
ornamentales del cabecero y el pie de cama. Sábanas suaves y
almohadas mullidas adornaban la gran cama. Era puro romance
y dulce sofisticación, y exactamente cómo Zen lo había imaginado.
—La vi en una revista una vez y he pensado en ella cuando
hablaste antes. El colchón es lo que ellos llaman un tamaño
Empereur. Es como el doble de un King California normal. He
pensado que con tu tamaño... quería que te sintieras cómodo, —
Pascal explicó tímidamente con un pequeño encogimiento de
hombros.
88
Sin apartar la vista de la bella escena que Pascal había creado,
Zen replicó:
—Gracias, compañero. Es exactamente lo que había soñado.
Zen se volvió hacia Pascal y ahuecó la mano en su mejilla, él y
su animal se emocionaron cuando Pascal se inclinó en el gesto.
—Aún sin todo esto, tú, Pascal Everly, has hecho mis sueños
realidad. Desde que te conocí, he descubierto al hombre de mis 02/2018
sueños, al amor de mi vida, he sido llenado de tanto amor y
felicidad, tengo un futuro contigo a mi lado, haciendo lo que a
ambos nos gusta hacer, y ahora el lugar más hermoso para
reclamar a mi compañero. Gracias por llegar a mi vida, dulce
guisante. Te lo prometo, nunca te arrepentirás de estar conmigo o
confiarme tu corazón.
—Sé que no lo haré, tonto. Tú eres el hombre de mis sueños y el
amor de mi vida también. Ahora, hazme el amor, reclámame y
hazme tuyo, —dijo Pascal suavemente, y colocó el tubo de
lubricante en las manos de Zen mientras movía las cejas. Zen se
rio mientras se inclinaba, capturando los labios de Pascal
mientras su mano se cerraba alrededor del tubo.
Mientras sus labios se movían sobre los de su dulce guisante,
saboreando la salvia y el jazmín, la lujuria de Zen aumentó y su
polla se endureció. Necesitaba estar dentro de su compañero.
Sentir que su hombre lo tomaba por completo y lo envolvía en su
calor. Morder y reclamar a Pascal por dentro y por fuera. Para
volver a ser uno con su alma.
Zen rompió el beso, moviendo lentamente sus labios por la
barbilla y la garganta de Pascal, provocando que un pequeño
gemido sin aliento se escapara de los labios de su compañero. El
sonido erótico en sus oídos, amplificando su necesidad, pero no se
apresuraría. A pesar de que su animal estaba golpeando y
barritando dentro de él por la necesidad de reclamar lo que era
suyo, Zen no causaría un momento de dolor a su dulce pareja. Se
negó a ser intimidado por las necesidades de su animal. Dejaría
que su lado humano tomara la iniciativa y empujaría al
89
paquidermo a un lado. La comodidad y el placer de Pascal
siempre vendrían primero.
Presionó esos pensamientos con su espíritu animal y se sintió
complacido cuando la bestia accedió y dejó de luchar contra él,
confiando en que él se aseguraría de que su pareja estuviera bien
cuidada. Volvió a besar a su compañero, deslizando la lengua
dentro del calor de Pascal, encantándole la intimidad. Había 02/2018
besado antes, pero nadie llenó sus sentidos como su pequeño
compañero. Compartir saliva y aliento con sus labios unidos era
mucho más de lo que había experimentado antes.
Pascal se sometió debajo de él, su cuerpo pequeño y apretado se
fundió con su cuerpo más grande, e incluso con su diferencia de
altura y constitución, Pascal se moldeó a la perfección. Zen se
retiró lentamente del beso, necesitando más, necesitando piel
contra piel. Pasó las manos por la delgada espalda de Pascal,
encantándole la suavidad de su carne y la forma en que los
músculos de su pareja temblaban y ondulaban bajo su atención.
Zen besó y mordisqueó su camino por la mandíbula y garganta
de Pascal, a través de su clavícula, luego se dejó caer de rodillas
ante su amor. Acercando a Pascal, Zen frotó la mejilla contra el
duro estómago de Pascal como el animal de Pascal le había hecho
antes a él.
Pequeñas manos descansaron sobre sus hombros y un gemido
bajo cantó desde arriba. Zen volvió su rostro hacia su compañero,
lamiendo, besando y chupando a través de cada una de las
crestas de los pequeños abdominales de Pascal, y luego pasando
la lengua por cada hendidura.
Deslizando la lengua por el costado derecho de su dulce
guisante, desde la cadera a la axila, Zen inhaló el delicioso aroma
de Pascal, dejando que lo llenara y calmara a su bestia. Pasó la
lengua por el pecho de Pascal, amando el gemido salvaje que salió
de los labios de su hombrecito mientras tomaba uno de los duros
pezones de Pascal y lo chupaba ligeramente.
Mientras Zen enloquecía a Pascal con lujuria, usando la boca y
90
los dientes, deslizó las manos sobre sus delgadas caderas y le bajó
los pantalones. Una vez que tocaron el suelo, unas manos
pequeñas se aferraron a sus hombros con más fuerza cuando
Pascal cambió su peso, quitándose la prenda y empujándolos a
un lado.
La dura polla de Pascal golpeó su pecho, dejando una gota de
humedad detrás. Había obtenido algunos destellos del delicioso 02/2018
cuerpo de su compañero antes, cuando Pascal se transformó,
pero no fue suficiente, Zen necesitaba ver más. Necesitaba probar
a su compañero.
Se retiró y miró la cara de su pareja, encontrándolo todo
enrojecido. La piel de Pascal brillaba bajo los rayos del sol, pero el
tono rosado claro provenía del interior. Sus miradas se
encontraron y Zen se llenó nuevamente de asombro por los ojos
vidriosos de su pareja y la mirada de calor primordial en esos
estanques oscuros. Saber que su pequeño compañero estaba tan
afectado por él, como él por Pascal, lo emocionó y lo llenó de
orgullo.
Vacilante, Zen rompió su conexión y miró hacia abajo, ver la
hombría de Pascal tan cerca, roja, goteando y necesitando
atención, sacó al depredador en él. Colocó las manos sobre las
caderas de Pascal y lo empujó suavemente unos pocos pasos para
que pudiera dejar que su mirada recorriera el cuerpo de su pareja
de la cabeza a los pies, apreciando cada delicioso centímetro.
Pascal se quedó allí silenciosamente, permitiéndole mirar hasta
saciarse.
La necesidad de Zen creció. Necesitaba estar dentro de su
compañero, el hombre que amaba, y que lo amaba a su vez. De
repente, Zen se puso de pie y levantó a Pascal por la cintura y lo
llevó a la lujosa cama que su compañero les proporcionó. Tirando
de las sábanas hacia atrás, cuidadosamente colocó a Pascal en el
centro, luego retrocedió un paso, rápidamente quitándose su
propia ropa.
Un grito ahogado atrajo su atención hacia su compañero y vio
91
que la mirada de Pascal estaba fija en su ingle. Pascal se pasó la
lengua por los labios y luego susurró:
—Demasiado grande, entonces... guau.
Zen no escuchó ni sintió ningún miedo proveniente de su
compañero, lo que ayudó a aliviar algunos de sus nervios. Pascal
era mucho más pequeño que él y sabía que él era más grande que
la mayoría, por todas partes, y se había preocupado al pensar en 02/2018
que Pascal lo viera por primera vez. Pero el hecho de que su
pareja no mostrara miedo o angustia, solo necesidad y amor,
calmó sus nervios. Luego, las siguientes palabras de su dulce
Pascal, siempre pensando y cuidando de los demás, hicieron
añicos cualquier temor que aún tuviera.
—Eres tan hermoso, compañero. Y no te preocupes, encajarás.
Fuimos hechos el uno para el otro, ¿recuerdas?
Zen se inclinó y recogió el lubricante que había dejado caer
antes y se enderezó, pero cuando su mirada se posó en su
compañero otra vez, se congeló. Su aliento se quedó atrapado en
la garganta por la visión que tenía delante. Una sensación de déjà
vu atrapándolo. Ahí estaba el sueño que tuvo toda su vida cada
vez que pensó en reclamar a su pareja. Él no sabía quién sería ese
compañero, por supuesto, pero esto era lo que había imaginado.
La gran cama blanca con cortinas transparentes que ondulaban
suavemente en la cálida brisa, estaba rodeada por un millón de
colores de diferentes flores silvestres. Sus muchos aromas
diferentes se mezclaban armoniosamente. El olor a jazmín y salvia
el más fuerte. El sonido de un arroyo cercano y el entrechocar de
las hojas en la distancia, la sensación del cálido sol en su espalda,
todo dándole una sensación de paz y tranquilidad. Y en el centro
de todo ello... su Pascal.
Acostado en la cama en toda su gloria desnuda, rodeado por
todo aquello, con el aspecto de un banquete preparado para su
disfrute. Su cabello de dos tonos sobre las almohadas alrededor
de su cabeza, brillando a la luz del sol junto con su impecable piel
92
dorada, ojos brillantes y llenos de amor, labios carnosos por su
beso, y su polla bonita y dura, sorprendentemente grande para su
tamaño, goteando y rogando por su atención.
El cuerpo de Zen se movió por sí mismo, yendo a la cama,
necesitando ser parte de la visión. Se subió al suave colchón y no
se detuvo hasta que se acostó entre los muslos extendidos de su
pareja, flotando sobre él, mirando la hermosa cara de su 02/2018
compañero, sintiendo el aliento jadeante de Pascal sobre su rostro
como una caricia.
Besó a su pequeño compañero, alejando su peso del hombre
más pequeño, temeroso de aplastar a Pas. Dejó que sus labios
bajaran por el cuerpo de Pascal, explorando cada centímetro,
adorando a su pareja como si mereciera ser adorado.
Cuando sintió que una gota de miel de Pascal le tocaba la
barbilla, Zen gruñó con su necesidad. Su bestia estaba tan
sobrepasada por todos sus sentidos siendo ahogados por Pascal,
que expresó su propia necesidad con el gruñido que soltó. Zen
empujó a su animal hacia atrás, negándose a ir rápido y
posiblemente dañar a su compañero. Necesitaba apaciguarlos a
todos de alguna manera, por lo que Zen se deslizó hacia abajo por
el cuerpo de Pascal y engulló la punta de la polla que goteaba,
chupando y pasando la lengua por la punta.
Sus ojos se cerraron por la explosión de salvia y jazmín,
mezclada con un poco de sal, que fluyó sobre su lengua. Maldita
sea, su compañero sabía mejor que la ambrosía. Pascal era
verdaderamente el fruto de los dioses.
—Sabes tan bien, compañero. Necesito más de ti, —zumbó Zen,
alejándose momentáneamente, luego tomando a Pascal en su
boca otra vez, envolviéndolo por completo hasta que la punta
presionó la parte posterior de su garganta, luego tragó alrededor
de la cabeza y pequeños dedos agarraron su cabeza, tirando de su
pelo. Las caderas de Pascal se alzaron y gritó su placer.
A Zen le encantó todo sobre ese momento y quiso hacer que
durara para siempre, pero su necesidad de estar dentro de su
93
pareja era cada vez más profunda. Abrió la parte superior del
lubricante y vertió un poco en sus dedos, luego colocó el tubo a su
lado. Siguió lamiendo, chupando y tragando a su pareja,
disfrutando de su sabor y aroma, así como del toque de Pascal.
Zen colocó un dedo resbaladizo contra el pequeño agujero de
Pascal y presionó suavemente en su compañero. Pascal volvió a
empujar y gritó. Fuertes gemidos y jadeos llenaron sus oídos, y a 02/2018
Zen le encantó que su hombre estuviera perdiendo el control.
Suavemente tomó las bolas de Pascal con la otra mano mientras
continuaba lubricando y estirando la caverna de seda de su
compañero. El saco liso y sin vello en su mano se sentía caliente y
se apretaba contra el cuerpo de Pascal. Sabía que su compañero
estaba cerca y quería que Pascal se corriera mientras él estuviera
dentro, pero necesitaba sentir a su compañero descender por su
garganta y saborearlo por completo.
Zen deslizó un segundo dedo junto al primero y giró la muñeca.
Pascal gritó de nuevo, pero fue un sonido lleno de placer.
Entonces su compañero comenzó a retorcerse y se movió contra la
cama, girando su cuerpo y empujando sus caderas mientras
gritaba el nombre de Zen y se arqueaba fuera de la cama.
Su pecho se expandió con orgullo mientras su boca se llenaba
con la deliciosa crema de su compañero. Aprovechó la distracción
de Pascal por su orgasmo, y deslizó un tercer dedo dentro de su
compañero mientras tragaba una y otra vez, sacando cada gota
que pudo obtener. El cuerpo de Pascal cayó de nuevo sobre las
sábanas y Zen lamió la polla de Pascal, limpiándola mientras
deslizaba un cuarto dedo dentro de su compañero.
Pascal siseó y Zen congeló sus dedos mientras se apartaba de
su pareja y miraba su cara. La imagen frente a él tuvo a su propia
polla palpitando dolorosamente y goteando copiosas cantidades de
líquido preseminal. Pascal parecía un ángel libertino. Tenía el pelo
revuelto y húmedo, pegado a la cara, un fino brillo de sudor
cubría su cuerpo, respiraba pesadamente, miraba desenfocado y
vidrioso, y estaba completamente relajado.
94
Zen se puso de rodillas y agarró el lubricante otra vez, arrojando
más en su mano y luego lanzando el tubo a un lado mientras
rodeaba con su mano su gran eje. Nunca había estado tan duro o
necesitado de alivio en su vida, y ahora entendía la frase "Lo
bastante duro como para clavar clavos". Estaba tan hinchado que
estaba casi en el punto del dolor.
Pascal se apoderó de la parte posterior de sus rodillas y tiró de 02/2018
sus piernas hacia su pecho, abriéndose sin vacilar para que Zen
se uniera y los convirtiera en uno. Apartó su mirada de la cara de
Pascal y miró hacia abajo. Un profundo gemido retumbó en su
pecho al ver el pequeño y reluciente agujero de su compañero,
estremeciéndose como si lo llamara.
Zen se agarró a la base de su eje ahora resbaladizo y avanzó,
alineándose con la bonita estrella de Pascal.
—Por favor, compañero. No puedo esperar más, —Pascal suplicó
sin aliento.
Su guisante dulce nunca tendría que suplicar por nada. Daría
libremente a su compañero todo lo que estuviera en su poder. A
pesar de que todavía estaba un poco nervioso de que su tamaño
lastimara a su pareja, Zen presionó hacia delante, sorprendido al
ver el anillo de músculo externo de Pascal estirarse a su
alrededor, agarrándolo como si lo empujara hacia adentro.
Pas dejó escapar un pequeño silbido y Zen se congeló de nuevo.
Temblando con su control para mantenerse quieto y no causar
dolor a su pareja. Cuando se fue a apartar, Pascal agarró su
mano, que yacía sobre la cadera de Pascal, y le suplicó:
—No, no me dejes. Estoy bien. Eres tan grande y estoy tan
lleno. Nunca antes había tenido algo tan grande, pero estoy bien.
Por favor, no te detengas.
—No voy a hacerte daño, mi amor. Empuja hacia fuera mientras
yo presiono hacia adentro, —dijo Zen con los dientes apretados.

95

02/2018
CAPÍTULO 12

Pascal podía ver el estrés y la preocupación en los ojos de Zen.


Sabía que su hombre estaba luchando con su propia necesidad de
empujar, pero también con alejarse por el temor de hacerle daño,
y la idea llenó a Pas con una nueva oleada de amor por este
96
hombre. Zen se arrodilló entre sus piernas, la punta de su polla
dentro de él, pero se esforzó por no hacer ni siquiera el más
mínimo de los movimientos. Zen tenía la mandíbula apretada, los
músculos del cuello abultados y tensos, la espalda rígida,
mientras temblaba y el sudor le bañaba la piel dorada.
Pascal no tenía miedo de su unión. Aunque Zen era mucho más
grande que él, sabía, sin lugar a dudas, que este hombre grande, 02/2018
dulce y hermoso estaba hecho solo para él por los dioses, y que
encajarían perfectamente. Eran los propios temores de Zen de
herirlo lo que lo tensaba, los dioses bendijeran su gran corazón,
pero Pascal no quería que su pareja temiera reclamarlo. No
permitiría que su hombre perdiera su confianza.
Pascal agarró la sábana debajo de él con fuerza, sostuvo la
mirada de Zen, la suya llena de todo el amor que tenía por el
hombre grande. Relajó sus músculos internos y empujó hacia
afuera como Zen había dicho, luego se presionó hacia abajo,
tomando a Zen completamente en su cuerpo. Vio el destello de la
realización de lo que estaba a punto de hacer aparecer en los ojos
de Zen, en el momento antes de hacerlo, y vio que Zen estaba a
punto de alejarse, pero si su gran compañero pensaba que iba a
permitir que lo hiciera, le esperaba una sorpresa.
Pascal se arqueó en la cama, presionando la cabeza contra las
almohadas mientras los músculos del cuello se hinchaban, y gritó
por el puro placer que le atravesó el cuerpo. Zen lo estaba
llenando, y aunque había algo de dolor y quemazón, le encantó.
—Muévete, Zen. Por favor, compañero, —jadeó Pascal.
—No quiero hacerte daño, —dijo Zen con los dientes apretados.
—No me duele. Tan malditamente bueno, compañero. Tan lleno,
tan delicioso.
Y eso fue todo. Incluso con la leve quemazón, Pascal estaba en
el cielo. Nunca antes había sentido tanto placer y ahora entendía
por qué todos los otros compañeros tenían dificultades para
mantener sus manos lejos unos de otros. Había entrado, más de
97
unas pocas veces, cuando algunas parejas estaban uniendo sus
cuerpos en algunos de los lugares más creativos de Crystal y
Maddox. Ahora él sabía por qué. Cuando Zen comenzó a moverse,
fue superado por la lujuria y gritó su placer. Supo cuál era su
nueva cosa favorita. Él y Zen estarían haciendo esto de nuevo, y
tan a menudo como fuera posible.
Zen retrocedió, solo dejando la gran cabeza de su polla dentro 02/2018
de él, y luego volvió a deslizarse lentamente. Mantuvo un ritmo
constante, dentro y fuera, lentamente arrastrando esa polla larga,
gruesa y pesada, contra su interior, causando que su cuerpo se
estremeciera y temblara.
Pas extendió la mano y agarró los antebrazos de Zen que
sostenían sus caderas mientras continuaba su lento y metódico
ataque. Por mucho que lo amara, Pas necesitaba más. Quería...
quería... Mierda, no tenía idea de lo que quería. A él le encantaba
esto, pero no era... lo era, pero no lo era. Mierda, su mente estaba
jodida, pero en el buen sentido. Si esto es lo que el sexo le hacía a
tu cerebro, entonces él estaba a favor de ser un idiota torpe a
partir de ahora. No es de extrañar que Jett estuviera tan loco. Si
Zev jodía algo así como Zen, explicaba mucho. Él estaba loco por
la necesidad y no sabía para qué.
—Por favor, compañero, por favor, yo... mierda, Zen, —rogó
Pascal mientras empujaba hacia abajo, encontrándose con Zen, y
se retorciéndose contra la cama. Trató de derribar a Zen sobre él,
queriendo un beso, pero el hombretón no se le acercó.
—No quiero aplastarte, dulce guisante, —dijo Zen como si
escuchara sus pensamientos.
—Más, Zen. Necesito... yo... por favor.
Zen deslizó las manos bajo su espalda y lo levantó mientras se
sentaba sobre sus talones, sacando a Pascal del colchón y
colocándolo sobre sus muslos. En esta nueva postura, Zen se
deslizó más y golpeó un punto dentro de Pascal que lo hizo echar
la cabeza hacia atrás y gritar al cielo. El placer simplemente
98
demasiado.
Agarró los hombros de Zen y se acercó más cuando este le rodeó
con sus brazos, abrazándolo con fuerza. Sus cuerpos sudados se
presionaron juntos. El pecho de Zen era tan grande, duro y cálido,
y Pascal solo quería quedarse allí para siempre. Labios fuertes
cubrieron los suyos y Pascal se abrió a su compañero. Cuando la
lengua de Zen entró, Pascal se sintió entero. Completo. Esto es lo 02/2018
que él quería, lo que necesitaba. Zen lo estaba llenando, sus
embestidas se aceleraron, mientras sostenía a Pascal contra él y
le saqueaba la boca con la lengua, hasta que Pascal se sintió
como si fueran uno solo.
Sostuvo los hombros de Zen más fuerte, mientras le besaba con
la misma intensa necesidad y pasión con la que Zen le estaba
besando. Un fuego ardía en su vientre y sintió que sus bolas se
tensaban como lo hicieron cuando Zen lo había chupado. Sabía lo
que venía, pero no quería que terminara todavía.
Zen se abalanzó sobre él más fuerte y Pascal rebotó, volviendo a
bajar con fuerza y ese punto lo llenó de un placer inimaginable de
nuevo. Apartó los labios del beso mientras echaba la cabeza hacia
atrás y gritaba el nombre de Zen. Un rayo lo atravesó, explotando
a través de cada vena y nervio, y Pascal vio las estrellas. Sus
afilados dientes rasgaron sus encías y Pascal finalmente supo
exactamente lo que necesitaba. Necesitaba reclamar lo que era
suyo.
Besó el punto sensible en el hombro de Zen y mordió,
extrayendo la sangre de Zen y llenando su boca con la esencia de
su compañero. Al mismo tiempo, sus garras se extendieron y le
arañó el costado. No necesitaba tomar mucho de su compañero
porque ya lo había reclamado, pero necesitaba fortalecer el
vínculo. Se retiró y lamió los dos pequeños agujeros, sellándolos.
Un fuerte aguijonazo de dolor se apoderó de su hombro, donde
se encontraba con el cuello, pero pronto fue reemplazado por la
sensación más eufórica. Su polla latió entre ellos. La fricción de
los abdominales de Zen contra la parte inferior de su polla
99
sensible se sintió casi tan bien como la mordida en su hombro,
luego todo su ser explotó.
Sintió que su cuerpo y su mente se hacían añicos, pero se llenó
de paz y amor. De repente, sintió otra presencia dentro de él. Algo
grande y fuerte, pero suave y gentil, y supo que era Zen. Su
compañero lo había reclamado, y ahora se pertenecían el uno al
otro. Nadie podría separarlos. Podía sentir los pensamientos y las 02/2018
emociones de su pareja y Pascal estuvo abrumado por la
profundidad del amor que sentía venir de su compañero a través
de su vínculo. Sabía que su amor por Zen era muy profundo, muy
fuerte, pero saber ahora que Zen sentía lo mismo le cambió la
vida. Él amaría a este hombre por toda la eternidad, no solo hasta
la muerte, sino para siempre después.
Zen liberó su carne y lamió su hombro, provocando una nueva
oleada de temblores que le recorrieron. El agarre de Zen se apretó
y Pascal de repente se llenó de una humedad caliente, y supo que
su hombre se había corrido, llenándolo con su semilla y
reclamándolo en el interior. Pascal movió las manos más abajo,
aferrándose a Zen y amándolo mientras Zen terminaba su
orgasmo. Pascal besó y mordisqueó el cuello y la mejilla de Zen,
mientras acariciaba suavemente su espalda.
Se quedaron así, ambos jadeando pesadamente, abrazados
como a un salvavidas, del que si se soltaban se alejarían flotando.
Cuando ambos lograron controlar su respiración y sus
corazones se calmaron, ambos se quedaron simplemente
abrazados. Después de unos momentos, Zen movió a Pascal hacia
atrás y lo acostó suavemente sobre la cama mientras, con
lentitud, salía de su cuerpo. Pascal sintió un leve tirón de dolor,
pero se lo guardó para sí mismo. No quería que su compañero
pensara que lo había lastimado porque no lo había hecho. El dolor
era por Zen al dejar su cuerpo. Quería que su compañero
estuviera allí siempre, y ahora sentía la pérdida y estaba un poco
vacío.
100
Zen se dejó caer sobre su estómago junto a él y a Pascal no le
gustó. Quería acurrucarse en los brazos de su compañero. Se
sintió muy vulnerable de repente y no sabía por qué. ¿Esto era
porque por fin habían tenido sexo y él se sentía tímido al
respecto? Pero no se sentía tímido en absoluto. ¿Era el
arrepentimiento de después del que había oído hablar de algunas
personas? Pero no sentía arrepentimiento. 02/2018
De repente, se dio cuenta de que los sentimientos no eran
propios, sino de Zen. Su compañero ahora se sentía expuesto y
vulnerable. Él llenaba su corazón y tiraba de él al mismo tiempo.
Se centró y conectó con las emociones de Zen y sintió su miedo.
Tenía que asegurarse de que su pareja supiera que estaba bien y
que le había encantado todo lo que hizo. Necesitaba que Zen
supiera que lo amaba sin lugar a dudas.
Pascal rodó sobre su costado, frente a Zen, y envió todo el amor
que sentía hacia su compañero a través de su vínculo. Puso una
mano sobre la espalda de Zen y lo acarició suavemente.
Zen se estremeció y se fue a mover mientras decía:
—Sé que mis cicatrices son feas…
—No, —Pascal interrumpió y Zen se congeló. Pascal continuó su
tierna exploración de la carne retorcida de Zen. Luego le besó la
espalda suavemente una vez, luego otra.
****

Zen se había sentido en la cima del mundo y lleno de tanto


amor y placer que pensó que su corazón explotaría. Hacer el amor
con Pascal fue lo mejor que había experimentado, y quería hacerlo
una y otra vez, pero aún tenía miedo de haber lastimado a su
pequeño compañero. Se apartó de Pascal y se acostó junto a él
boca abajo mientras enterraba la cara en las almohadas, temeroso
de ver dolor en los ojos de su pareja. Mientras bajaba a Pascal a la
cama y tiraba de su cuerpo, sin querer, pero sabiendo que tenía
que hacerlo, sintió que Pascal se estremecía y estuvo muy
101
avergonzado por haber hecho daño a su compañero.
Luego sintió que Pascal se movía a su lado y su corazón se hizo
añicos al pensar que su compañero lo iba a dejar allí, pero de
repente sintió una manita tocar su espalda y fue consumido por el
amor que Pascal tenía por él. Pascal estaba usando su vínculo
para hacerle sentir lo mucho que lo amaba, y saber que su pareja
no lo odiaba ahora lo llenó de tanta alegría que quiso llorar. 02/2018
Entonces se dio cuenta de que Pascal estaba tocando su
espalda. Su piel asquerosa y desfigurada. Su recordatorio de que
él no era lo suficientemente bueno ni siquiera para el amor de su
madre. Pero, sin embargo, su pequeño compañero lo amaba con
todo lo que él era. Zen podía sentirlo en su interior.
Pero hacer que su pareja mirara su vergüenza, tocar la grosería
de su carne era demasiado. Él fue a rodar para apartarse.
—Sé que mis cicatrices son feas…
—No, —Pascal lo había interrumpido y se congeló. Podía sentir
la mirada de su pareja sobre él y esos pequeños dedos no se
detuvieron en su exploración. Suaves labios besaron su espalda,
un toque tan ligero, como si solo fuera rozado por alas de
mariposa, pero para Zen fue tan fuerte que atravesó su corazón.
Los ojos se le cerraron contra las lágrimas crecientes mientras su
corazón se acercaba a quien lo poseía. El único hombre que lo
reclamó. El único hombre lo suficientemente fuerte como para
romper sus muros. Entonces las palabras suavemente
pronunciadas contra su carne destrozada hicieron añicos su
resolución, su lucha para contener sus emociones, y las lágrimas
cayeron.
—No feas, no. Una insignia de fortaleza, de un sobreviviente.
Se volvió hacia su pareja y Pascal lo rodeó con sus brazos,
sosteniéndolo cerca mientras él lloraba. Liberando todo el dolor de
su pasado y aceptando el amor incondicional de su compañero.

102

02/2018
CAPÍTULO 13

—¿Es adecuado para satisfacer tus necesidades? —Preguntó


Rhys a su compañía mientras caminaban por el almacén
abandonado.
—Sí, hay espacio más que suficiente, —respondió ella, mirando
103
a su alrededor.
—¿Qué tipo de negocio dijiste que ibas a abrir? —Preguntó Dain
mientras entraba al gran espacio.
—Padre, ella es Nadine Spencer, señora Spencer, mi padre, el
Regente Dain Shadowfox, —Rhys los presentó.
—¿Regente? Como el segundo después del rey de los duendes
¿no? — Preguntó Nadine. 02/2018
—Sí. Bienvenida a Maddow, señora Spencer…
—Por favor, llámame Nadine. Espero llegar a ser residente de
vuestra hermosa ciudad pronto.
—Está bien, pero solo si te olvidas de lo de Regente y me llamas
Dain, —Dain ofreció con una sonrisa amistosa.
Rhys estaba un poco confundido por el humor jovial de su
padre, pero había estado menos molesto desde que se había
apareado con Rune y Kerrick. Supongo que lo que dicen es cierto,
un montón de polla ayuda mucho, pensó Rhys para sí mismo,
luego se volvió para ocultar la sonrisa que llenaba su rostro y
cubrir la risa que amenazaba con escapar.
—Dirigía una agencia de modelos en Chicago, pero una vez
escuché los rumores sobre la reunión del fénix y el dragón, y
sobre que a los paranormales de todas las especies se les ofrecía
un lugar aquí en Maddox, cerca de la seguridad de mis
compañeros dragones y los fénix, pensé que era la oportunidad
perfecta para comenzar mi propia agencia, —contestó Nadine.
—Eso es maravilloso. Maddox da la bienvenida a muchos
negocios diferentes mientras tratamos de devolver a esta ciudad
su antigua gloria.
—Me doy cuenta de que es un lugar muy acogedor, pero para
mi agradable sorpresa, no tan pequeño como originalmente me
imaginé. Y con Denver tan cerca, abre muchas oportunidades
para mis modelos, —dijo Nadine mientras se acercaba más a
Dain.
Rhys observó fascinado cómo los dos seguían hablando de
Maddox y de lo que se había planeado, y su padre le mostró a
104
Nadine los alrededores del almacén. Los dos riendo y soltando
risitas como niños de escuela. Se divirtió mucho cuando notó que
Nadine le tocaba el brazo a su padre unas cuantas veces mientras
se reía de algo que él le decía, e incluso se echó el pelo hacia
atrás, flirteando. Se preguntó qué pensarían sus padrastros, Rune
y Kerrick, de esta visión.
Sabía que su padre nunca se apartaría de sus compañeros, 02/2018
pero fue divertido verlo tratar de mantener el control mientras
parecía culpable y como si estuviera listo para saltar fuera de su
piel. Su padre siguió siendo cortés y trató de alejarse
tranquilamente una o dos veces, pero Nadine siguió volviendo al
lado de Dain, justo en su espacio personal.
—Creo que este sería el lugar perfecto para lo que estoy
buscando. Tendría que hacer renovaciones, por supuesto, para
ponerlo al día con la normativa y hacerlo cómodo.
—Por supuesto. Una vez que todos los líderes de la ciudad
hayan revisado tu plan de negocios y hagamos una verificación de
antecedentes, haremos que Nick Holt, el jefe del Departamento de
Bomberos de Maddox vuelva a visitar el edificio. Él y sus
hombres, junto con Wyndingo y sus hombres, han pasado por
todos estos edificios y han hecho una lista de todo lo que hay que
hacer, —dijo Rhys, uniéndose a ellos.
—Maravilloso. Espero conocerlo a él y al resto de los
funcionarios de la ciudad para presentar mi propuesta comercial.
Creo que es muy sabio por vuestra parte manejar las cosas de
esta manera. Asegurarse de que cualquier persona que entre a
Maddox no represente una amenaza. Es una de las otras razones
por las que sentí que necesitaba hacer el cambio aquí. En este
mundo en el que vivimos ahora, la seguridad es de suma
importancia.
Rhys vio algo pasar por los ojos de Nadine, pero no estaba
seguro de qué era. ¿Tal vez estaba huyendo de algo en Chicago?
Esa era la segunda vez que hacía referencia a la seguridad que se
podía encontrar en Maddox.
105
—¡Dain! ¿Estás aquí? —Llamó Ollie, su voz haciendo eco a
través del gran espacio vacío.
El alivio en el rostro de su padre cuando todos se volvieron para
mirar hacia donde venía Ollie, dándole una excusa para alejarse
de Nadine, no tuvo precio y Rhys simplemente quiso reírse como
loco.
—¡Estamos aquí atrás, Oliver! —Respondió Dain. 02/2018
Ollie saltó a la habitación y Rhys quiso volver a reír. Llevaba un
par de jeans negros que parecían haber sido pintados, y una
camisa de malla azul marino que solo cubría la mitad de su torso.
Luego, de calzado, llevaba un par de chanclas blancas y un par de
gafas de sol blancas a juego.
—Oh, ahí estás. ¿Has llamado, oh poderoso?
—Sí, Oliver. Parece que le has estado pidiendo a tu hermano
que hiciera por ti algunas entregas que te pedí específicamente
que hicieras tú, y creo que es hora de que tú y yo tengamos una
conversación, —Dain respondió formalmente.
Rhys quería comentar, pero sabía que no tenía que hacerlo con
Ollie alrededor. Ollie miró a Dain como si estuviera enfermo e
inclinó la cabeza como lo haría un perro, mientras fruncía el ceño.
—¿Estás fumando hierba rara? Quiero decir, sé que tienes a Pas
cultivando mierda para ti, pero no pensé que te gustara la vieja
maría, el canuto, la hierba, la grifa6. ¿Es ahí donde vas en tu
tiempo de almuerzo? ¿Vas a fumar maría en tu lujoso auto
mientras tus compañeros piensan que estás trabajando?
—Oliver, —dijo Dain en advertencia y dio un paso más cerca de
él.
—Mira, es justo eso. Eso es lo que quiero decir. Me sigues
llamando Oliver. ¿Por qué tan formal, Gran Kahuna?
Rhys rompió a reír. Él no podía aguantarse más.
—¡¿Gran Kahuna?!
—Bueno, si se está tomando una buena medida de la hierba de
la risa, parece apropiado.
—¿Medida? ¿Hierba de la risa? ¿De dónde sacas esta mierda,
106
Ollie? —Preguntó Dain mientras reía.
—Hay que mantenerse al día con la última jerga y las modas,
¿verdad? Entonces, ¿cuál es el problema con Pas? ¿Ha decidido
que no quiere escalar a ese Kilimanjaro de compañero suyo?
Hablaré con él, no te preocupes. Sería un tonto si no montara ese
caballo, incluso si Zen es demasiado callado y tímido para mi
gusto. 02/2018
—Ollie, suficiente. Ahora no es el momento ni el lugar para
hablar de esas cosas, —reprendió Dain, luego se volvió hacia
Rhys. —Necesito tener una reunión con Ollie, ¿estarás bien aquí?
Rhys le lanzó una mirada divertida y enarcó una ceja.
—Creo que puedo manejarlo.
—Bien, —Dain respondió y luego se volvió hacia Nadine. —Me
disculpo por mi partida anticipada, pero las cosas se mueven
rápido aquí en Maddox a veces. Espero escuchar tu propuesta.
—No te preocupes por eso, ve a hacer lo que tienes que hacer y
nos veremos de nuevo, estoy segura. Ha sido muy agradable
conocerte. Tal vez, una vez que me mude aquí permanentemente,
pueda conocer a tu encantadora compañera y ella pueda
mostrarme Maddox.
—Oh, sí, bueno, —Dain tropezó nerviosamente.
6 En el original usa términos en slang sinónimos de marihuana.
—¿Por qué tú y Ollie no vais por delante, papá? Y yo terminaré
de mostrarle a Nadine los alrededores, —ofreció Rhys.
—¿Todavía vamos a ir a cenar a tu casa esta noche? —Preguntó
Dain mientras comenzaba a caminar hacia Ollie.
—Sí. También invité al tío Destrain, a Twix y a su familia.
—Eso es genial. No puedo esperar. Hasta entonces, —respondió
Dain y saludó con la mano sobre su hombro mientras él y Ollie se
iban.
Rhys se volvió hacia Nadine.
—Lo siento por Ollie. Es un poco... bueno... cuesta un tiempo
acostumbrarse. Una vez que lo conoces, es una de las personas
más dulces que puedas conocer. Loco, pero un amor.
107
—Oh, no te preocupes por eso. Es adorable. ¿Crees que le
puede interesar hacer de modelo? —Preguntó Nadine mientras
giraban y se dirigían a través de otra puerta.
—No estoy seguro. ¿De verdad crees que podría ser un modelo?
¿Creía que los modelos eran todos altos y tenían músculos
grandes?
—Oh no. No en el mundo de hoy. Se necesitan de todos los tipos 02/2018
en mi negocio y Oliver sería una adición bienvenida, —contestó
Nadine con una sonrisa, pero hubo algo en el tono de su voz que
envió un escalofrío de advertencia a Rhys por la espalda.
CAPÍTULO 14

Pascal soltó una risita mientras se deslizaba por la gran trompa


de Zen y volaba por los aires, agarrándose rápidamente al gran
colmillo de su compañero y dando vueltas y vueltas, hasta que
Zen tomó a Pascal suavemente con su trompa una vez más.
108
Pascal no recordaba haberse divertido tanto antes.
Zen había sufrido una liberación tan emocional que Pascal
sintió la necesidad de hacer sonreír a su amable gigante una vez
más. Cuando el llanto de Zen disminuyó, Pascal le preguntó si le
gustaría cambiar y permitir que conociera a su animal. Zen había
aceptado rápidamente.
Ver al elefante africano por primera vez fue un poco inquietante. 02/2018
El animal de Zen era enorme. Tenía que medir más de tres metros
de altura. Pascal había comenzado a caminar hacia Zen,
susurrando:
—Zen, ¿estás ahí?
Zen asintió y luego dejó escapar un fuerte sonido como de
trompeta. Pascal soltó una risita y acarició la gran trompa de Zen.
Su compañero lo había sorprendido muchísimo cuando utilizó su
trompa para recogerlo y colocar a Pascal sobre su gran cabeza.
Pascal se deslizó un poco más atrás mientras Zen caminaba
alrededor de la tierra de los duendes.
Recordando un lugar especial al final de la colina, Pascal le
había pedido a Zen que siguiera el camino grande. Terminaba en
un gran lago y Zen inmediatamente los llevó al agua. Toda la
experiencia fue surrealista. Es decir, hasta que Zen tomó su
trompa y empapó a Pascal con una gran cantidad de agua.
Pascal había tosido y balbuceado y, maldita sea, si no supiera
que era imposible, Zen en realidad se estaba riendo. Al menos
pensó que los empujones, y los sonidos cortos de trompeteo que
provenían de la maldita bestia, eran risas. Entonces comenzaron
a jugar. Sintiendo una libertad que no había sentido desde que
era un niño, Pascal se había transformado en su pequeño mono
como criatura. La misma que cuando Jett lo veía gritaba: "No lo
alimentes después de la medianoche". Lo que sea que significara
eso.
Habían jugado en el agua, luego Zen los había traído de vuelta a
la cima de la colina donde jugaron un poco más. Deslizándose
hacia el suelo, Pascal se transformó, todavía riéndose. Zen
109
rápidamente hizo lo mismo, tomando a Pascal en sus brazos, y
besando hasta quitarle el aliento directamente de los pulmones.
Retrocediendo lentamente, Zen susurró:
—Te amo, guisante dulce.
—Yo también te amo, —susurró Pascal.
Zen besó a Pascal una vez más y dijo:
—Deberíamos volver pronto. Estoy de guardia esta noche. 02/2018
Apretando su labio inferior en un puchero, Pascal respondió:
—No puedo soportar la idea de estar sin ti, incluso solo por
unas horas.
—¿Qué tal si te quedas conmigo en el club esta noche? Yo
puedo hacer mi trabajo, tú puedes hacerme bailes de regazo toda
la noche, luego podemos ir a mi casa y hacer el amor hasta que
caigamos en un sueño agotado y luego despertar y comenzar de
nuevo, —dijo Zen moviendo las cejas.
Pascal sonrió ampliamente.
—Me gusta ese plan. ¿Pero Dain no te había dado libre esta
noche para que podamos trabajar en esos planes para la tienda?
Él querrá arreglar las cosas lo más rápido posible.
—Me había olvidado de eso. De acuerdo, vayamos a algún lugar
donde podamos hacer esos planes, —respondió Zen, mientras se
ponía los pantalones.
Pascal se vistió, diciendo:
—Está bien, pero vamos a ir a Twixie’s, porque tú y yo tenemos
que estar en un lugar público para hacer esto, de lo contrario no
haremos nada.
Zen movió las cejas riéndose.
—Oh, ya hemos logrado hacer algo muy bien, pero no con
respecto a la nueva tienda. Sin embargo, realmente me gustaría
contactar con Jagger. No me gusta dejarlo falto de personal. ¿Qué
tal si vamos al club? Jagger puede encontrarnos un lugar para
trabajar y tal vez podamos conseguir que Blake nos prepare algo
para comer. Estoy hambriento.
Pascal se frotó el vientre.
110
—Yo también. De acuerdo, vamos al club.
Pascal sacó los pelos extra que Zen le había quitado antes.
Caminando un poco más cerca del castillo, encontró el portal que
estaba buscando. Agitando la mano, el portal se abrió.
—Eso todavía es genial, —dijo Zen suavemente, cogiendo de la
mano a Pascal y atravesando la puerta dorada.
02/2018
****

—Maldición, Oliver, ¿no crees que te lo diría si estuvieran aquí?


También estoy preocupado. Todo el mundo está haciendo todo lo
posible para encontrarlos. Ezra tiene a la mayoría de los hombres
de los que ha podido prescindir, Nick y sus hombres están
haciendo lo que pueden, Wyndingo y Destrain están trabajando
juntos para tratar de encontrarlos también. Demonios, todos en
Crystal y Maddox están buscándolos. Es como si simplemente
hubieran desaparecido de la faz de la tierra, —Jagger gritó al
teléfono.
Al escuchar la urgencia en el tono de su mejor amigo, Zen se
puso inmediatamente en alerta.
—Te llamaré si escucho algo y tú me llamas si oyes algo. Tengo
que irme, —siseó Jagger, colgó el teléfono de golpe, luego se dejó
caer en su silla con los ojos cerrados y dejó escapar un profundo
suspiro.
—¿Quién falta, Jagger? ¿Qué está pasando? —Preguntó Zen con
preocupación.
Los ojos de Jagger se abrieron tan rápido como su asiento se
enderezó.
—¡Zen! ¡Pascal!
Saltando de su silla, Jagger corrió hacia Zen y lo agarró en un
abrazo de oso.
—¡Estáis vivos!
Zen jadeó e intentó alejar al vampiro de él, pero Jagger no tenía
intención de soltarlo. Bueno, no hasta que Pascal dejó escapar el
111
gruñido más lindo, y luego espetó:
—Aléjate de mi hombre.
Jagger saltó hacia atrás ante la reacción de carácter de Pascal,
luego soltó rápidamente a Zen solo para agarrar a Pascal en un
gran abrazo.
—Me alegro de que estéis bien.
—¡No puedo… respirar! —Dijo Pascal con voz áspera. 02/2018
Jagger lo soltó con rapidez.
—Lo siento mucho, Pascal. Estoy tan feliz de verte.
Jagger se giró para volver a su escritorio, murmurando:
—Tengo que llamar a Dain. No, Ollie primero, se ha vuelto loco,
aunque, claro, Destrain es el rey y debe ser informado primero.
—¡Jagger! ¿Qué demonios está pasando? —Gritó Zen,
deteniendo a Jagger en seco.
El vampiro se dio vuelta y de repente pareció realmente
enfadado.
—¿Vosotros dos desaparecéis durante diez días y actuáis
confundidos? Sin dejar una nota, ni una llamada hecha.
Zen miró a Pascal, sin entender una palabra de lo que estaba
diciendo su mejor amigo. Girándose hacia Jagger, Zen preguntó:
—¿De qué estás hablando? Nos hemos ido hace unas horas.
Dain y Rhys sabían que íbamos a hacer oficial nuestro
apareamiento.
Jagger se volvió completamente hacia Zen.
—Zen, habéis estado fuera durante diez días. Todos os han
estado buscando. Dain, Kerrick y Rune han estado tratando de
reunir información sobre la ubicación de Fallon, para ver si os
tenía a los dos en su prisión. Ollie y Orion han estado buscando
en las afueras de Maddox y Crystal para ver si podían encontrar
vuestros cuerpos.
—¿Nuestros cuerpos? —Jadeó Pascal.
Jagger frunció los labios.
112
—¿Qué deberíamos haber pensado, Pascal? Nadie tenía ni idea
de lo que os pasó.
—¡Soy tan estúpido! Me he olvidado completamente del cambio
del tiempo en el otro reino. Tengo que ir a buscar a Ollie, —dijo
Pascal saliendo frenéticamente de la oficina de Jagger.
Zen salió disparado detrás de su compañero.
—¡Pascal! ¡Espera! ¡Dulce guisante! 02/2018
Pascal se estaba limpiando los ojos, y Zen pudo ver que su
compañero estaba llorando mientras corría hacia la puerta
principal. Finalmente alcanzó a Pascal en el aparcamiento.
Levantando en brazos a su zorrito, Zen giró al hombre en su
cálido abrazo, sostuvo a Pascal de cerca mientras su compañero
lloraba.
—Lo olvidé por completo. No quise hacerlo. Solo quería hacer de
nuestro apareamiento algo especial. Algo de lo que ambos
podríamos hablarles a nuestros hijos un día. Yo… yo…
—¿Es ahí donde fuisteis vosotros dos? ¿Entrasteis en otro
reino? —Preguntó Jagger suavemente.
Todavía sosteniendo a su compañero, Zen se giró lo suficiente
como para ver a Jagger y Blake de pie allí. Ambos hombres
parecían preocupados por su pequeño guisante dulce.
—Pascal me ha llevado al reino de los duendes. Era hermoso y
justo como me había imaginado que sería mi apareamiento. Pude
haberme emparejado con él en cualquier lugar, pero ese toque
especial, que mi dulce guisante me ha proporcionado, ha hecho
que fuera el mejor día que cualquiera pudiera esperar.
—Suena muy romántico, —replicó Jagger con una sonrisa
suave.
—Fue más que solo romántico. Fue mágico, y aunque lamento
que todos vosotros estuvierais preocupados, nunca lamentaré las
horas que hemos pasado en la dicha del apareamiento, —replicó
Zen enérgicamente.
Zen se volvió hacia su compañero, colocando un par de dedos
113
debajo del mentón de Pascal, levantó lentamente la cara de su
pequeño hombre hasta que sus ojos rojos y húmedos se
encontraron con los de Zen.
—Dulce guisante, no hemos hecho nada mal. Sé que todos
estaban preocupados, y por eso todo lo que podemos hacer es
disculparnos. Sin embargo, no quiero que te arrepientas de esas
horas que hemos compartido. Han sido mágicas y siempre serán 02/2018
el mejor momento de mi vida. Yo quiero eso para ti también,
cariño.
Sorbiéndose, Pascal murmuró:
—Lo son, pero…
—No digas otra palabra, compañero. Mira, para mí, en el
momento en que dices las palabras “pero”, o “sin embargo”,
niegas todo lo que has dicho antes. Ahora bien, todo lo que
podemos hacer es explicar dónde estábamos y pedir disculpas por
los problemas que tuvieron que atravesar. Sin embargo, no
lamentamos el tiempo que hemos tenido, —dijo Zen en voz baja.
Pascal asintió.
—Tienes razón. El caso es que necesito acudir a Ollie. Él y yo,
nuestro vínculo es muy estrecho. Pasamos mucho tiempo juntos,
solo él y yo, y puede que todos hayan estado preocupados, Zen,
pero Ollie habrá estado enloquecido. Recuerda, te dije lo que le
pasó a Nelson y cómo lo recuperamos. No me arrepiento ni de un
momento que hemos compartido. Solo desearía que no hubiera
causado a nadie a quien amo, y por el que me preocupo, dolor.
—Entonces iremos y hablaremos con él juntos, —Zen respondió
en voz baja.
Sacudiendo la cabeza, Pascal dijo:
—No, tengo que ir y hablar con él solo, Zen. Ollie es un hombre
orgulloso y mostrará sentimientos que no quiere que nadie más
vea. Déjame hablar con él y puedes trabajar con Jagger para
contactar con los demás. Nos encontraremos aquí dentro de una
hora más o menos.
—Ollie fue arrastrado a casa hace un par de horas. Dain le
114
ordenó que consiguiera algo de comida y durmiera bien. Cuando
llamemos a Dain, haré que llame a uno de los guardias de Ollie
para que te deje entrar.
—¿Guardias? Mide como un metro y medio y pesa cuarenta y
cinco kilos mojado. ¿Por qué necesitaría guardias? —Preguntó
Zen confundido.
Pascal suspiró. 02/2018
—Confía en mí, no importa cuántos guardias tenga Dain con él,
si Ollie quiere salir, saldrá. Realmente tengo que ir.
No le gustaba la idea de que su pareja estuviera allí sin él, Zen
se resistía a dejarlo ir solo.
—Dulce guisante, me sentiría mejor si no estuvieras solo.
Pascal se contorsionó hasta que Zen lo puso abajo, a
regañadientes.
—Zen, me he estado cuidando mucho tiempo. Estaré bien. Ve
con Jagger y arregla todo con los demás. No tardaré.
—Vale, dulce guisante, pero llámame cuando llegues allí o si me
necesitas para algo, —replicó Zen, todavía sonando incómodo.
Pascal se volvió y señaló hacia el otro lado de la calle.
—Mira, Day está en la calle. Lo haré caminar conmigo a la casa.
Zen miró hacia donde señalaba Pascal y se sintió un poco
mejor. Inclinándose, Zen besó a Pascal, susurrando:
—De acuerdo, no olvides llamarme cuando llegues a la casa.
Jagger se aclaró la garganta.
—Zen, tenemos que ir a hacer esas llamadas.
Girándose, Zen regresó al club, sintiendo que la pérdida de su
compañero le apretaba el corazón con cada paso que daba.

115

02/2018
CAPÍTULO 15

Pascal despegó hacia la dirección en la que había visto Day, con


la esperanza de alcanzar al gran shifter dragón. Puede que le
hubiera dicho a Zen que estaría bien solo, pero, con todo lo que
había pasado últimamente en Maddox y Crystal, Pascal estaba, en
116
realidad, nervioso.
Mirando a la izquierda y luego a la derecha, Pascal suspiró
cuando no vio ninguna señal de Day en ninguna parte.
—Mecachis Day, realmente me podría haber venido bien tu
ayuda.
Suspirando pesadamente, Pascal comenzó a caminar hacia su
casa. Maldita sea, con tanto caminar como había hecho en su 02/2018
vida, no debería sentir como si este par de manzanas fueran
kilómetros.
La ciudad, normalmente bulliciosa, parecía casi desierta.
—¿Dónde demonios está todo el mundo?
Justo cuando Pascal estaba cruzando el callejón que lo llevaría
a su calle, alguien lo agarró por detrás, tapándole la boca y
levantando a Pascal del suelo. Pascal intentó patear a la persona
con los talones cuando sus gritos apagados no lograron llamar la
atención de nadie.
—Deja de gritar o te rompo las jodidas costillas. No te matará,
pero te dolerá como una perra, —dijo una voz baja y grave cerca
de su oreja.
Pascal dejó de gritar, pero siguió tratando de zafarse de su
agarre. La mano del hombre sobre su boca se deslizó lo suficiente
como para que Pascal pudiera abrir la boca y morder, tan fuerte
como pudo, el dedo del hombre. El crujido de los huesos, el sabor
de la sangre y los sonidos de los gritos del secuestrador fueron
todos recordados por Pascal cuando cayó al suelo del callejón.
Corriendo lo más rápido que pudo, gritando pidiendo ayuda,
Pascal se ocultó e hizo lo posible por cambiar lentamente, antes
de que el secuestrador pudiera encontrarlo.
Ahora estaba escondido debajo del contenedor sucio, los olores
de la orina y la comida podrida le asaltaron la nariz, haciendo que
quisiera vomitar.
—Vamos, zorrito. No puedes esconderte de mí y no hay nadie a
tu alrededor que pueda ayudarte, —el malvado cretino se burló.
Pascal miró a la izquierda y luego a la derecha cuando las
117
palabras del hombre se acercaron a su escondite.
—Imagina mi sorpresa, enviado a buscar a un hijo, solo para
descubrir que la olla de oro no estaba en un niño estúpido, sino
en un hombre que resulta ser un zorro de Santorini que huele al
chico que estaba buscando. La gente pagará un pastón solo por
una gota de tu sangre. Ahora, no hagas esto más difícil. Solo sal y
no tienes que resultar herido. 02/2018
Pascal pudo ver el cuero negro de la chaqueta de Louis Vuitton
del hombre casi en su nariz.
De repente, el gran contenedor de basura de metal fue recogido
y arrojado como si estuviera hecho de plumas en lugar de duro y
pesado acero. Pascal emitió un chillido y salió disparado tan
rápido como sus patitas lo llevaron. El secuestrador lo atrapó en
poco tiempo, levantando a Pascal una vez más. Sin embargo, una
voz familiar, gruñona y peligrosa hizo que Pascal se sintiera tan
aliviado como podía todavía siendo retenido por un malvado
hombre desagradable.
—Deja que el zorro se vaya, o te mataré ahí mismo, —dijo Day
en tono amenazante, no ese tono de mierda que oyes en las
películas.
El hombre se volvió hacia Day y Pascal pudo ver a su amigo de
pie allí, sosteniendo una espada de samurái.
—¡Deja que el zorro se vaya, o muere!
—Mantente al margen de esto. Él es mío, lo he encontrado
primero, — gruñó el vil hombre.
—En realidad, eso no es verdad. Lo encontré mucho antes que
tú. ¡Ahora, déjalo ir! —Gruñó Day.
Algo sobre Day estaba mal. Pascal no supo qué pasaba hasta
que Day caminó más hacia la luz y la gran cicatriz dentada que
corría por su mejilla derecha captó la atención de Pascal. Jadeó,
¿por qué Day no había sanado? Habían pasado semanas. Espera,
Pascal había visto a Day hace solo unos días y ya no tenía la
cicatriz. Nada de esto tenía sentido. Sin embargo, Pascal tuvo que
118
enfocarse en otras cosas. Como salir corriendo de este callejón tan
rápido como pudiera.
Pascal se dio cuenta de que el secuestrador lo había bajado un
poco, y las patas de Pascal estaban colgando en el aire. Girando y
moviéndose, el hombre hizo lo que Pascal pensó que haría y lo
acercó un poco más a él. Lo suficientemente cerca para que
Pascal llevara el talón de su pata hacia atrás y aterrizara sobre las
pequeñas pepitas suaves debajo de la polla aún más pequeña del 02/2018
hombre.
—¡Oomph! —Gruñó el hombre, dejando caer a Pascal una vez
más.
Pascal se revolvió y mordió la pantorrilla del hombre tan fuerte
como pudo, mientras Day gritaba:
—¡Corre, Pascal!
Pascal no miró hacia atrás mientras despegaba tan rápido como
sus pequeñas patas de zorro de Santorini permitían. Saltando
sobre una farola de la calle y subiendo a la parte alta, Pascal saltó
de una farola a otra hasta que vio el club. Todo lo que Pascal
quería hacer era llegar a su compañero.
Temblando y llorando, Pascal se pasó la siguiente farola por
unos pocos centímetros. Clavando sus grandes garras en el metal,
Pascal se deslizó y luego cayó al suelo desde media altura, oyendo
y sintiendo cómo el hueso de su pata izquierda se rompía y su
cabeza golpeaba el suelo con un ruido sordo. El miedo, el dolor, y
la necesidad de llegar a Zen hicieron que el bombeo de adrenalina
de Pascal lo hiciera difícil pero aun así pudo deslizarse hacia las
puertas del club.
Al ser tan pequeño y tener una pata fracturada, Pascal no podía
abrir las puertas para pasar, así que hizo lo único que pudo y dejó
escapar su llamada de socorro de zorro de Santorini. Las luces y
ventanas de la calle se hicieron añicos casi en dos manzanas. La
puerta se abrió y los hombres corrieron al aparcamiento.
El olor de su compañero lo hizo gemir y estirarse para alcanzar
su salvación. Zen jadeó y lo último que oyó Pascal fue que su
compañero lo llamaba antes de que todo se volviera negro.
119
****

Zen y Jagger acababan de llamar a todos para hacerles saber


que él y Pascal estaban vivos y a salvo. Dain y sus compañeros se
dirigían al club para reunirse con Zen, y se esperaba que Destrain
se les uniera. No sabía a qué tipo de problemas se enfrentaban él 02/2018
y su compañero, pero no permitiría que ningún daño le llegara a
Pascal, sin importar lo que estos hombres pensaran que podrían
intentar hacerle. Pascal solo había tratado de hacer que su
apareamiento fuera especial y no debería ser castigado por eso.
Cuando el vidrio se rompió en la oficina, Zen pensó que el club
estaba siendo atacado de nuevo. Corriendo hacia el club, los
hombres corrían fuera de las puertas, con las armas y las espadas
desenvainadas, listos para la acción. Zen vio a una pequeña
multitud en un círculo. Utilizando sus dos metros con trece y
ciento treinta y seis kilos a su favor, Zen los empujó y sintió terror
y dolor golpearle como una tonelada de ladrillos. Su pequeño
compañero yacía sobre el asfalto, sangrando, roto, y gimiendo a
sus pies.
La patita de Pascal se estiró y luego cayó sin fuerzas al suelo.
Gritando el nombre de su compañero, Zen se inclinó y recogió con
cautela a su hombrecillo, agradecido cuando soltó un suave
gemido.
—¡Blake, llama a Logan y tráelo aquí ahora! ¡Caza, coge a tres
hombres y vigila este club! Nadie, —Jagger se volvió hacia Caza
con una mirada mortalmente seria, siseando: —Y quiero decir
nadie, debe ingresar a este club sin mi permiso explícito. Zen lleva
a Pascal a mi oficina.
Zen entró corriendo al club y no se detuvo hasta que estuvo
dentro de la oficina de Jagger. Suavemente, colocando a Pascal en
el gran sofá, Zen se arrodilló sosteniendo la pata delantera de su
compañero. Todavía no había cambiado a su forma humana, y
Zen pudo ver cómo la pata trasera de su zorrito estaba torcida en
120
un ángulo extraño.
—¿Qué te ha pasado, mi dulce guisante? ¿Quién te ha hecho
esto?
La puerta se abrió de golpe y Zen dejó escapar un fuerte sonido
de trompeteo de advertencia, estaba listo para cambiar y defender
a su compañero pasase lo que pasase.
Logan retrocedió un paso. 02/2018
—Whoa ahí, tipo grande. Solo estoy aquí para ayudar a Pascal.
Zen retrocedió y volvió sus ojos llenos de lágrimas de nuevo a su
compañero, diciendo con voz rasposa:
—Por favor, sálvalo.
Logan se apresuró a entrar, diciendo:
—Sut, saca una IV de mi bolsa y prepárala.
Pasando suavemente la mano por el cuerpo de Pascal, Logan se
detuvo cuando le tocó el costado de la cabeza. Apartándola
suavemente, la mano de Logan estaba cubierta de sangre,
haciendo que el estómago de Zen se revolviera y su aliento se
contuviera. Su pequeño compañero se tenía que estar muriendo
por toda la pérdida de sangre.
Sacando una linterna del bolsillo de su camisa, Logan levantó
los párpados de Pascal y agitó la luz de izquierda a derecha, luego
suspiró pesadamente.
—Por favor, dime que puedes salvarlo. No puedo sobrevivir sin
mi zorrito. Por favor, Logan, dime que va a vivir, —suplicó Zen, sin
importarle quién lo escuchara.
Logan tomó la aguja que Sut le tendió, y rápidamente la insertó
en la pequeña pata delantera de su compañero zorro.
—Tiene una conmoción cerebral y una pata gravemente rota,
Zen.
Pascal gimió y Zen rápidamente se dejó caer al suelo junto a
Logan, tomando la pequeña pata de Pascal en su mano.
—Está bien, dulce guisante, estoy aquí. Te tengo. No te muevas,
pequeño.
Los ojos de Pascal se abrieron lentamente y Zen pudo sentir su
121
vibración, preparándose para comenzar el cambio. Logan gritó:
—¡No! No cambies aún, Pascal. Tu pata está muy rota y necesito
recolocarla. Es mejor si lo hago mientras todavía estás en tu
forma de animal. Podrías cambiar y cortar una arteria de lo
contrario.
Pascal gimió y una pequeña lágrima goteó de su ojo. Zen usó su
mano grande para secarla, luego se inclinó y besó la frente peluda 02/2018
de su pareja, susurrando:
—Te tengo, dulce guisante. Solo, por favor, haz lo que dice
Logan.
—Sut, necesito que sostengas su otra pata. Zen mantén su
mitad superior agarrada tan fuerte como puedas. Esto va a doler
como un hijo de puta, —advirtió Logan, tirando antes incluso de
que terminara de hablar.
Pascal dejó escapar un fuerte grito y luego Logan tiró de nuevo.
Ollie entró volando a la oficina gritando:
—¿Qué coño estás haciendo? ¡Aléjate de mi hermano!
Jagger agarró a Ollie y lo levantó del suelo.
—Ollie, cálmate, Logan está arreglando a tu hermano, no
atacándolo.
—¡Cambia Pascal! —Gritó Logan todavía sosteniendo la pata del
zorro de Santorini.
Pascal no cambió, demonios ni siquiera se estaba moviendo.
—¿Qué está mal con él? ¿Por qué no está cambiando?
—¡Mierda! Con la pérdida de sangre y el dolor al reajustar su
pata, el pobre está aniquilado. Tiene que cambiar, Zen. Es la
única forma de que su pierna aguante y no se separe, —respondió
Logan preocupado.
Ollie gritó:
—Déjame ir hacia mi hermano. Puedo darle un impulso para
ayudarlo a que pueda cambiar. Jagger, maldita sea, ¡suéltame!
Jagger liberó a Ollie. Este corrió hacia Pascal, susurrando:
—Te tengo hermano, solo espera un segundo.
Ollie miró a todos a su alrededor.
122
—Todos tenéis que dar un paso atrás en el pasillo. Si cambia
demasiado rápido con vosotros cerca, os tendremos que estar
sacando de las paredes durante meses y yo no voy a limpiar eso.
Ollie volvió su atención a Pas y todos hicieron lo que él dijo.
Suavemente agarró las orejas peludas de Pascal, susurrando:
—Siempre estás encontrando problemas, ¿lo sabías? Desde que
éramos niños. Recuerda esa vez que prácticamente nos moríamos 02/2018
de hambre y viste el arbusto de arándanos moribundo. Fuiste
hasta allí sin mirar, e hiciste tu magia de pulgar verde. Oh, esos
arándanos eran grandes y jugosos, pero también lo era la mofeta
que había establecido su residencia detrás de él. —Ollie soltó una
risa acuosa, diciendo con voz rasposa: —Nos costó semanas
quitarnos el hedor.
Ollie siguió acariciando las orejas de Pascal, luego deslizó la
mano suavemente por la cara de su hermano y en el pecho de
Pascal.
—O esa época en que estuvimos viviendo en esa maldita cueva
con vistas a Crystal. Recuerda cuando esos chicos se presentaron
y comenzaron a besarse. Olvidaron poner el freno de mano y
comenzaron a rodar hacia adelante. Saltaste delante del coche,
dándoles un susto de muerte a los chicos. Luego empujaste el
coche hacia atrás, asustando tanto a esos malditos niños que el
chico sacó su pistola de aire comprimido y comenzó a disparar. Te
dije que fueras a la cueva, pero corriste hacia los árboles,
recibiendo diez balines en el culo. Nos costó casi toda la noche
sacarlos debido a todos tus gritos y alaridos.
Pascal se transformó lentamente diciendo con voz rasposa:
—Ese fuiste tú, imbécil.
Ollie sonrió ampliamente, mientras miraba a su hermano,
susurrándole:
—Así fue. Hola, hermano, ¿cómo te sientes?
Pascal se lamió los labios resecos y dijo:
—Sediento.
Zen regresó repentinamente y se dejó caer junto a ellos
123
mientras se secaba las lágrimas de los ojos.
—Muchas gracias a todos. Gracias por devolverme mi corazón y
mi alma.
Pascal levantó la mano ahuecándola en la mejilla de Zen:
—Te amo, Zen.
Logan introdujo algo en la IV y dijo:
—Pascal, voy a darte algo para el dolor. Es una mezcla que 02/2018
inventé hace años para los shifters. Te hará dormir un poco, pero
no te hará daño.
Pascal soltó una breve carcajada, luego gimió, diciendo con voz
ronca:
—No sabría si lo hace, me duele un montón ahora.
Los ojos de Pascal comenzaron a cerrarse cuando el sonido de
los pasos hizo que Zen girara. Rhys y Day entraron corriendo con
Dain y sus compañeros detrás de ellos.
Dain se dirigió hacia Pascal.
—¿Quién ha hecho esto, Pascal? Dime quién te ha hecho daño y
yo mismo los mataré.
Zen pudo ver a su compañero luchando por abrir los ojos una
vez más y girándose para responder a Dain. Una expresión
divertida, que Zen no pudo descifrar del todo, apareció en su
rostro.
—Pascal, ¿quién te hizo esto? —Preguntó Dain una vez más.
—Day. —Susurró Pascal antes de cerrar los ojos y caer en un
profundo sueño inducido por las drogas.

124

02/2018
CAPÍTULO 16

—¡Te estoy diciendo que no sé de qué demonios está hablando!


¡Nunca le haría daño a Pascal! —Gritó Day mientras Dain, Kerrick
y Jagger retenían a Zen.
—¡Dijo tu puto nombre! ¿Qué le hiciste a mi compañero? —
125
Gritó Zen tratando de liberarse de los hombres que lo retenían.
Rhys se detuvo frente a Day, espetando:
—Me importa una mierda lo que él diga, Day ha estado conmigo
todo el día. No hay forma de que se hubiera acercado a Pascal
aunque hubiera querido y no lo hace, así que deja de una puta
vez en paz a mi compañero.
Day acercó a su pareja para que la espalda de Rhys se 02/2018
encontrara con su pecho, le besó la parte superior de la cabeza y
le susurró:
—Gracias, cariño.
Rhys se dio la vuelta, rodeando con sus brazos el cuello de Day,
diciendo suavemente:
—Tú sabes que siempre te vigilaré la espalda, cariño. —
Volviéndose, Rhys miró a Zen a los ojos, espetando: —Y quiero
decir a propósito ese juego de palabras7.
—Está bien, cálmate. Zen, siéntate cerca de Pascal y deja de
hacer tanto alboroto, —dijo Destrain caminando hacia la oficina
de Jagger.

7N. de T.: En el original “vigilar la espalda” de dice “have your back”, que literalmente se traduce
como “tener tu espalda”, por lo que Rhys se refiere tanto al sentido literal como figurado de la
expresión.
Destrain miró a todos los rostros enojados y preocupados, luego
se volvió hacia Jagger.
—¿Qué está pasando aquí, y qué le pasó a Pascal? Pensé que
me habías dicho que él y Zen estaban en casa y a salvo. ¿Te
parece a salvo, Jagger?
—Señor, lo estaban cuando llamé. Pascal se fue a hablar con su
hermano cuando debió haber sido atacado. Estaba en su forma
cambiada cuando regresó al club, maltratado y ensangrentado.
Logan lo sanó y Ollie ayudó a su hermano a cambiar de nuevo.
Cuando estaba despierto y Dain preguntó quién le había hecho
esto, el único nombre que dijo fue el de Day.
—¡Tío Destrain, mi compañero no tocó a Pascal! —Gritó Rhys
126
acurrucándose más cerca de Day.
Destrain levantó la mano y preguntó:
—¿Y no dijo nada más?
Sacudiendo la cabeza, Jagger respondió:
—No, señor, le dieron un medicamento para el dolor y se
durmió antes de que nadie pudiera hacer más preguntas.
Asintiendo con la cabeza, Destrain se volvió hacia Zen. 02/2018
—¿Y cómo está tu pareja ahora, Zen?
—Estaba con mucho dolor hasta que Logan le dio algo para eso,
— respondió Zen, peinando con sus dedos el cabello de Pascal con
suavidad.
—Logan, ¿cuál es el pronóstico de Pascal? —Preguntó Destrain.
—Su pata estaba rota en dos lugares. Restablecí la rotura y le
hice cambiar. Eso debería haber reparado el hueso. Va a estar
dolorido durante unos días, pero estará bien. También tenía una
conmoción cerebral, sin embargo, eso también debería haber
sanado con su cambio. En este momento, solo necesita un
montón de descanso y un buen mimo de la vieja escuela y cariño
para terminar la curación, —respondió Logan.
—¿Crees que estás preparado para eso, Zen? —Preguntó
Destrain.
—Por supuesto, señor, —respondió Zen rápidamente.
Asintiendo con la cabeza, Destrain fue al escritorio de Jagger.
—Contacta con tu compañero y dile que venga a tu oficina. Por
favor, hazle saber que esto es un asunto del Consejo.
—Sí, señor, —respondió Jagger, sacando su teléfono.
—Y, Jagger, por favor deja de llamarme señor. Destrain es mi
nombre, y me gusta escucharlo.
—Sí, se… Destrain.
Destrain presionó un botón en el escritorio de Jagger. Un gran
televisor de pantalla plana bajó. Destrain tocó algunos otros
botones y aparecieron varios recuadros pequeños con Justice,
Avery e Illan en uno, Frankie y Manny en otro, Ezra y Orion en
otro, y Suneth en otro.
127
—Destrain, esto debe ser muy importante para que te pongas en
contacto con todos nosotros a la vez, —dijo Illan con una ceja
levantada.
Asintiendo con la cabeza, Destrain se recostó diciendo:
—Lo es. Nick debería estar aquí en…
—Estoy aquí. ¿Qué era tan importante que he tenido que venir
corriendo aquí sin secarme primero? —Preguntó Nick de pie, con 02/2018
el cabello goteando y solo con un par de jeans.
—¡Por los dioses, te ves caliente! —Jagger prácticamente gruñó
y se dirigió a su compañero.
Nick movió las cejas, diciendo:
—Cuando hayamos terminado aquí, ¿qué tal si tomas un
descanso y así puedo recordarte lo caliente puedo ser?
—Jagger, Nick, podéis guardar ese pensamiento para más tarde.
Tenemos un gran problema en nuestras manos. Pascal fue
atacado hace aproximadamente una hora, —dijo Destrain con
preocupación.
Justice se adelantó.
—Por los dioses, ¿está bien?
Asintiendo con la cabeza, Destrain respondió:
—Fue herido bastante, pero va a superarlo.
—¿Sabes quién lo atacó? —Preguntó Ezra.
—De eso se trata, Logan tuvo que darle algo a Pascal para el
dolor y cuando se le preguntó, dio el nombre de Day antes de
quedarse dormido, —explicó Destrain.
—Mi hijo no atacaría a nadie, ¡menos a Pascal! —espetó Illan
incrédulo.
Pascal murmuró algo y Zen jadeó, preguntándole rápidamente:
—¿Qué has dicho, dulce guisante? No te hemos oído, ¿puedes
decirlo una vez más?
—Day no me atacó. Él me salvó, —Pascal respondió
suavemente, abriendo lentamente los ojos una vez más.
Day se acercó a Pascal, arrodillándose junto a él.
—Pas, eso no es posible, he estado con Rhys todo el día.
128
Sacudiendo la cabeza, Zen respondió:
—Eso es imposible, porque Jagger y yo también te vimos.
Day miró alrededor de la habitación.
—No tengo ni idea de lo que estáis diciendo. Estuve en Point
Road enseñando a Rhys a conducir. No hay manera de que me
hayáis visto.
Sacudiendo la cabeza, Pascal murmuró: 02/2018
—No era Day. Tenía una gran cicatriz.
Rhys se acercó con un pequeño vaso de agua, entregándoselo a
Zen. Este tomó el vaso y luego preguntó:
—¿Es seguro abrazarte?
Pascal asintió.
—Eso me gustaría.
Zen tomó suavemente a Pascal y lo acurrucó contra él. Pascal
se acurrucó más cerca y luego tomó el agua, después contó
lentamente su historia.
—Cuando me fui, corrí para alcanzar al hombre que creía que
era Day. Cuando no pude encontrarlo, seguí adelante. Estaba
cruzando el callejón, en Hawke Street, cuando un hombre me
agarró por detrás. Yo…yo estaba forcejeando y luchando y su
mano se deslizó lo suficiente como para morderlo. Caí al suelo y
corrí, pero corrí por el camino equivocado. Me escondí debajo de
un contenedor de basura. Dijo cosas y luego arrojó el contenedor
de basura como si no pesara nada. Intenté correr nuevamente,
pero me atrapó. Apareció el Day con la cicatriz, y di una de esas
patadas traseras a las joyas del tipo malo, como Drafus me
enseñó.
—¿Quién es Drafus? —Preguntó Zen.
—Es uno de mis guardias duende, —respondió Destrain.
Pascal bebió un sorbo de agua y luego continuó.
—Cuando le di una patada al tipo, me dejó caer y lo mordí en la
pantorrilla. Day me gritó que corriera, así lo hice. Subí a las luces
de la calle. Todo lo que quería era mi compañero. Sabía que si
podía llegar hasta Zen, estaría bien. Pero me pasé la última farola
129
y me deslicé parcialmente, luego caí, fue entonces cuando me
rompí la pata y me golpeé la cabeza.
—Pascal, has dicho que el hombre que intentó llevarte dijo
algunas cosas. ¿Recuerdas lo que dijo? —Preguntó Ezra.
Pascal asintió, diciendo:
—Sí, pero no tenía sentido.
Dain miró a Pascal, diciendo gentilmente: 02/2018
—Tal vez podamos entender lo que tú no.
Pascal suspiró.
—Dijo que “lo enviaron a buscar a un hijo, solo para descubrir
que la olla de oro no estaba en un niño estúpido, sino en un
hombre que resulta ser un zorro de Santorini que huele al chico
que estaba buscando. La gente pagará un pastón solo por una
gota de tu sangre”.
—¡Mierda! —Siseó Ezra.
—¿Sabes de qué estaba hablando? —Preguntó Pascal.
La voz de Ezra se apretó,
—Sí, pequeño, sé de lo que estaba hablando. Significa que tú,
Ollie, Toby y Nelson debéis estar protegidos. Quienquiera que sea
este hombre, volverá.
Ollie gruñó.
—Sabemos exactamente por qué nos quiere. Lo que me gustaría
saber es cómo sabía que mi hermano era un zorro de Santorini en
primer lugar. Solo cambiamos dentro de nuestra casa a menos
que las circunstancias lo requieran. No debería haber ninguna
razón para que él supiera qué era Pascal.
—Ollie tiene razón, él no debería saberlo, pero estoy más
interesado en la otra parte, —dijo Avery en voz baja, luego miró a
sus compañeros diciendo: —El tipo dijo que estaba allí para
obtener a un hijo y luego pasó a decir que Pascal olía a él. ¿De
quién estaba hablando?
—Tuvo que ser alguien con el que estuvieras por ahí desde tu
regreso, —dijo Destrain a Pascal.
130
Zen miró a Destrain.
—El único que tocó a mi compañero, además de mí, es Jagger.
Jagger resopló.
—A menos que esta persona haga sesiones de espiritismo, no
soy yo. ¿Hay alguien más, Pascal? ¿Podrías haber rozado a
alguien?
Sacudiendo la cabeza, Pascal dijo: 02/2018
—Nadie estaba en la calle. Pensé que era extraño que Maddox
pareciera tan abandonado.
—Entonces eso solo te deja a ti, Zen, —dijo Nick.
Zen no podía creer lo que escuchaba.
—¿Yo? No hay manera en el infierno de que Lucinda, la zorra,
venga a buscarme después de todo este tiempo. ¿Por qué? ¿Qué
demonios querría ella? Debería saber que no quiero saber nada de
ella.
—¿Sabrías cómo es si la vieras? —Preguntó Dain.
Zen se burló.
—¿En serio? La persona que intentó matarte y me dejó
cicatrices de por vida no es fácil de olvidar, especialmente si es tu
propia madre.
—Rhys, tú haces los arreglos de negocios. ¿Hay alguien nuevo
en Maddox? —Preguntó Justice.
—Tendría que ser alguien que haya llegado en los últimos diez
días, ya que Zen se habría encontrado con ella a estas alturas, —
agregó rápidamente.
Rhys suspiró.
—Illan, hemos tenido más y más humanos y shifters llegando a
Maddox desde que Destrain se hizo cargo de la ciudad.
Ezra intervino, diciendo:
—Ella habría querido algo grande, quizás un almacén. Por lo
que ha dicho el hombre sobre la sangre, creo que dirige un banco
de sangre ilegal o un burdel de sangre. Es algo en lo que he
estado trabajando para destruir en todos los estados. Cierro uno y
es como que tres más aparecen.
131
—¿Un burdel de sangre? ¿Qué diablos es eso? —Preguntó Avery
en completo desconcierto.
—Es sangre de la fuente. Muchos piensan que un vampiro es el
único paranormal que bebe sangre, pero eso no siempre es cierto
y ese no es el caso. Además, cuando un vampiro se alimenta es
muy…
—Orgásmico, —murmuró Nick, moliendo su polla en el culo de 02/2018
su compañero.
—El problema con un burdel de sangre es que no todos los
donantes son fuentes dispuestas. Son atraídos por alguien que
dice ser un agente de actores o modelos, y cuando llega esa
persona, son esclavizados como donantes de sangre. Luego está el
escenario al que se enfrentan Nick y Jagger. Que un vampiro beba
de un shifter puede hacer que crezcan sus habilidades o se
vuelvan completamente locos, —explicó Ezra.
—¡Nadine Sanders! —Jadeó Rhys.
—¿Esa golfa que dijiste que estaba sobre ti en el almacén? —
Preguntó Rune.
Dain asintió.
—Tendría sentido. Ella dijo que iba a comenzar una agencia de
modelos, e incluso nos pidió que enviáramos modelos potenciales
en su dirección.
—Creo que tenemos que hacer una visita a la Sra. Sanders. Si
lo que Ezra dice es verdad, mataré a la perra yo mismo, —gruñó
Destrain.
—Destrain, sabes que primero debes traerla al Consejo. Son
nuestras leyes y todos debemos seguirlas sin importar lo difícil
que pueda ser, —Illan le recordó al rey.
—Entonces sugiero que alguien la agarre antes que yo, —gruñó
Destrain.
—En realidad, creo que debería ser yo quien vaya. Si se trata de
Lucinda, parece que me ha estado buscando. Digo que
sorprendamos a mamá con una visita. Todos vosotros puede que
queráis a la señora de la sangre, yo solo quiero encontrar al
132
maldito que tocó a mi compañero, —espetó Zen.
—Y voy a hacer que mis hombres busquen a este impostor que
finge ser yo, —espetó Day.
—Zen, quiero que Zev vaya contigo. Lucinda podría estar
sorprendida de que aparezcas. Imagínate lo desconcertante que
será cuando se presente no solo uno, sino dos de sus hijos, —dijo
Illan con una sonrisa que le causó escalofríos, no de los cálidos y 02/2018
tiernos.
—Estoy de acuerdo. ¿Cuándo lo hacemos? —Zen preguntó
sintiéndose más decidido a cada momento a enfrentarse a su
madre y al gilipollas que pensó que ni siquiera podía mirar en
dirección a su pareja, y mucho menos tocar a su compañero. Ese
hijo de puta iba a descubrir cuán cruel podría ser un elefante
africano cuando amenazaban a su pareja.
CAPÍTULO 17

—¿Estás seguro de que este es el lugar? —Preguntó Zev.


Zen y Zev estaban sentados en la camioneta de Zev, aparcada al
otro lado de la calle del almacén del que Rhys les había hablado.
—Sí, este es el que dijo Rhys.
133
—¿Creía que todavía estaba vacío y que Nadine seguía
esperando la autorización de la ciudad? Este lugar parece que ya
está listo para el negocio, —respondió Zev.
—Sé que realmente no conocí a Lucinda, pero ¿cuándo te dio la
impresión de que ella siguiera las reglas? —Preguntó Zen y miró a
Zev con una ceja levantada.
—Tienes razón. De acuerdo, entonces, ¿cómo quieres hacer 02/2018
esto?
—No lo sé. Esperaba que tuvieras un plan. Quiero decir, solo
soy un paisajista barra gorila, nunca he sido un tipo de capa y
espada como he oído, chicos, que sois vosotros, —respondió Zen.
—Bueno, creo que será un momento de “mierda santa” para ella
cuando vea no solo a uno de nosotros, sino a nosotros dos
entrando, creo que puede que se cague encima. Por otra parte,
Lucinda nunca fue alguien de mostrar miedo tampoco, excepto
por una o dos veces con Salem.
—Entonces, ¿y ahora qué? —Preguntó Zen.
—Si se trata de Lucinda y ella envió a ese hombre para que te
agarrara, pero consiguió a Pascal porque tu olor estaba en él,
entonces ella sabe que estás aquí y te quiere por alguna razón.
Puede que no tenga ni idea de que estoy aquí. El elemento de
sorpresa funciona la mayor parte del tiempo. Yo digo que solo
camines por la puerta de entrada y empieces la función, luego
entraré yo pronto.
—¿Empezar la función? ¿Qué función? Normalmente no suelo
empezar una mierda. Si no te has dado cuenta, no soy una
mariposa social. No soy un tipo de grupos, —suspiró Zen.
—Solo entra como si todo fuera normal, pero con más actitud.
Recuerda por qué estamos aquí y lo que ese idiota le hizo a
Pascal. Usa esa sensación a tu favor. Si alguien trata de hacerte
pasar un mal rato o te impide llegar a Nadine, usa ese enfado
junto con tu tamaño y pasa de largo. Eres un maldito elefante
africano, hermano, úsalo.
—Y tú eres un maldito dragón. ¿Por qué no te paseas y
134
comienzas tú esa mierda?
—¿Qué tal si entro yo y comienzo la función? Soy muy bueno en
eso, —dijo Jett, acercándose al lado de la ventana abierta del lado
del conductor de Zev. Su repentina aparición causó que Zev y Zen
se sobresaltaran y luego miraran en su dirección.
—Amor, ¿qué estás haciendo aquí? Te dije que no te quiero
cerca de Lucinda. Es una cobarde psicópata enferma, retorcida, — 02/2018
argumentó Zev.
—Suena como mi tipo de gente, —respondió Jett con una gran
sonrisa, se giró y se dirigió al otro lado de la calle.
—¡Jett! ¡Trae tu trasero aquí! —Siseó Zev con un susurro de
enojo.
Jett se giró para mirarlo, con una gran sonrisa en su rostro
mientras continuaba caminando hacia atrás y levantando los
brazos a sus costados.
—Soy la mitad de un dragón elemental, pastelito. Si alguien
intenta algo conmigo, cambiaré y usaré los poderes de mi
elemento sobre ellos. Veamos cuánto pueden hacer cuando estén
volando por el aire por una avalancha de agua.
—Jett, vuelve aquí y se nos ocurrirá un plan. Entonces puedes
irte a casa, —ordenó Zev.
Jett se detuvo y levantó una ceja hacia él.
—¿De verdad crees que voy a dejarte pasar por esto solo? Sin
ofender, Zen, pero tu nombre lo dice todo. Eres demasiado Zen y
esto requiere algo más... bueno. Simplemente más. Y si tú crees
que puedes ordenarme que haga cualquier cosa, mi gran y
maravilloso compañero, te vas a llevar una sorpresa. Así que, voy
a revisar las cosas y comenzar la mierda. Dame cinco minutos y
entra para unirte a la fiesta, —dijo Jett, luego se giró y se dirigió
al almacén.
Zen vio como Jett caminaba hasta la puerta principal y la abría,
luego entró y desapareció de la vista.
—Tu compañero está mal de la cabeza, ¿lo sabías?
Zev sonrió y miró hacia Zen.
135
—Sip. Una de las muchas cosas que me gustan tanto de él.
Estoy enfadado porque él está allí y puede estar en problemas,
pero orgulloso de tener a mi Jett como compañero. Es muy
valiente cuando se trata de cosas como esta, y tan malditamente
protector con quienes ama. Especialmente yo. ¿Cómo puedo no
amarlo?
Zen se rio entre dientes mientras negaba con la cabeza. 02/2018
—Estás tan loco como él.
Los ojos de Zev se agrandaron y su sonrisa se hizo radiante.
—¿Sí? Lo tomaré como un cumplido. No hace mucho tiempo yo
era un palo en el barro con un palo metido por el culo, pero mi
bebé me ha enseñado mucho.
—Realmente lo amas, —dijo Zen, sonriendo.
—Más que nada. Sé que todos miran a Jett como si estuviera
loco o infantil, pero no muchos conocen al verdadero Jett. Su
hermano, por supuesto, y Day, Morgan, Twix, Illan y yo. Sí, él es
esas cosas, pero Jett es feroz, leal, compasivo, fuerte, inteligente
como el infierno y amoroso con todos. Literalmente se quitaba la
camisa de la espalda para ayudar a alguien, y saltaba para salvar
a cualquiera, no solo a las personas que ama, en un abrir y cerrar
de ojos y sin pensar. Cuando llegues a conocer al verdadero Jett,
descubrirás que es una de las personas más increíbles del
planeta, —respondió Zev con orgullo.
—No puedo esperar para conoceros mejor. ¿Deberíamos entrar
ahora? —Preguntó Zen.
—No he escuchado ninguna explosión o alarma, así que ahora
puede ser un buen momento. —Zev se rio.
Ambos salieron de la camioneta y cerraron las puertas, luego
cruzaron corriendo la calle hasta la puerta principal. Zev se
agachó y Zen lo siguió. Zev miró a Zen y susurró:
—Ve tú primero como hemos dicho. Yo voy a ir por un lado y ver
si puedo echar un vistazo desde una ventana o algo así. Debería
haber un muelle de carga detrás.
136
Zen asintió con la cabeza, luego se levantó y vio a Zev
desaparecer a la vuelta de la esquina.
—Está bien, bueno... allá vamos. —Zen agarró la manilla de la
puerta, tiró de la puerta y entró. Sus ojos se abrieron de par en
par ante la vista frente a él y se quedó parado, congelado por un
momento.
Parecía que estaba de pie en un vestíbulo pequeño y lujoso con 02/2018
gruesas alfombras, cómodos sofás, una pequeña cafetería a la
izquierda y un mostrador de recepción. Había algunas plantas en
macetas esparcidas alrededor y fotos de preciosos hombres y
mujeres en las paredes, pero estaba vacío. No había ni una
persona a la vista. ¿Cómo diablos hicieron esto tan rápido?
¿Especialmente con un negocio que ni siquiera sabían si podrían
tener todavía? Pensó.
Zen caminó hacia la única puerta que vio en la esquina y probó
la manilla. Al encontrarla desbloqueada, lentamente abrió la
puerta, solo un poco, y miró dentro. El almacén era enorme, pero
ya no se parecía mucho a un viejo almacén. Definitivamente
todavía era un proyecto en desarrollo, pero esta Nadine, o
Lucinda, ya había trabajado mucho. Los suelos de madera habían
sido colocados a lo largo y ancho de la pared derecha que tenía
cuatro estudios alineados como si estuvieran listos para que los
modelos entraran y un fotógrafo comenzara a hacer clic.
Pero el resto de la habitación estaba abierta y parecía como si se
estuviera construyendo una pared para bloquear el estudio. Lo
que vio más allá del marco de la pared a medio construir fue
impactante. Camas y sofás estaban colocados alrededor de la
habitación, todo cubierto de plástico, manteniéndolos limpios y
seguros mientras se llevaban a cabo las obras, pensó Zen. ¿Pero
por qué traerlos en primer lugar si la construcción no estaba
terminada?
En la esquina más alejada parecía que se estaba construyendo
una barra y detrás había una fila de grandes refrigeradores
137
industriales.
—¿Para qué demonios necesita un bar? —Preguntó Zen en voz
baja.
Cortinas rojas de terciopelo estaban medio colgadas en la pared,
como si se estuvieran usando como tapices, y había una pila de
cajas cerca que tenían los nombres de diferentes suministros
médicos escritos en ellas. Mientras que otras estaban etiquetadas 02/2018
como jaulas, con diferentes dimensiones en ellas.
—¿Para qué diablos necesita una agencia de modelos el equipo
médico? ¿Y para qué demonios están las jaulas?
Zen estaba tan intrigado por lo que estaba mirando que no se
había dado cuenta de que había entrado en la habitación y había
dejado que la puerta se cerrara detrás de él. Mientras se
adentraba más en el espacio, observando lo que lo rodeaba, de
repente se dio cuenta de que estaba realmente solo. No es que no
estuviera contento con eso, pero esto parecía mal, casi
espeluznante y siniestro.
—¿Y dónde diablos está Jett?
Zen notó otra puerta al otro lado de la habitación y se dirigió en
esa dirección. Agarró la manilla y la giró suavemente,
comprobando si estaba cerrada e intentando no hacer ningún
ruido. Una vez más, el pomo giró sin resistencia y abrió
violentamente la puerta. Inmediatamente fue asaltado por el
sonido de las cadenas entrechocando y algunas voces silenciosas.
Estaban hablando con enfado, pero tratando de no ser demasiado
ruidosos. Zen abrió la puerta lo suficiente como para deslizarse,
luego se congeló ante lo que tenía delante, mientras su estómago
se retorcía en estado de shock.

****

Zev se dirigió al almacén. Rhys le había advertido que era uno


de los más grandes de Maddox, y Zev estaba descubriendo que
Rhys no estaba bromeando. Pareció caminar el largo de un campo
138
de fútbol antes de encontrar que se acercaba a la esquina, luego
se volvió para caminar a lo largo de la parte trasera del edificio.
—¿Para qué demonios necesitaba una agencia de modelos un
espacio tan grande? —Se quejó Zev mientras seguía caminando.
No había ventanas en el costado del edificio, pero aquí, en la
parte trasera, encontró los muelles de carga y, por lo que pudo
ver, había algunas ventanas aquí. Cuanto más se acercaba a las 02/2018
grandes puertas enrollables del muelle de carga, comenzó a oír
una conmoción en el interior y su instinto le dijo que fuera lo que
fuese, no era bueno.
Zev llegó a la primera ventana y miró con cautela dentro, pero
no pudo ver nada. Era como si una gruesa cortina hubiera sido
colgada dentro. Zev siguió avanzando, agachándose bajo la
ventana por si acaso, y luego se enderezó cuando llegó al otro
lado. La otra ventana que encontró estaba igual que la primera,
así que Zev siguió moviéndose.
Encontró un generador que permanecía en silencio y fue a
moverse, pero tan pronto como lo hizo, se abrió la puerta al lado
de las grandes puertas del garaje en el muelle y salió un hombre
grande. Zev, rápidamente, se agachó detrás del generador
mirando a su alrededor.
El hombre tenía un aspecto extraño y Zev levantó la cabeza,
olfateando el aire, tratando de descubrir si el hombre era humano
o shifter, y si era así, entonces de qué tipo. Captó un extraño
aroma terroso, como hierba y tierra, pero aún no estaba seguro de
lo que era el hombre.
Salió otro hombre, este no era tan grande como el primero, pero
parecía más siniestro que el primero. Era un poco más alto, pero
mucho más delgado, y se movía con confianza, autoridad. Tenía el
pelo corto, rubio rojizo, y vestía un traje caro. El hombre gritó al
principio, algo sobre cadenas más fuertes, luego se giró y volvió a
entrar.
Las entrañas de Zev se retorcieron al pensar en esas cadenas y
139
el conocimiento de que su bebé estaba en ese maldito edificio,
junto con su nuevo hermano. Zev vio cómo el hombre agarraba
cadenas de una caja al lado de la puerta, luego desapareció
dentro.
Una vez que la puerta se cerró, Zev se movió rápidamente,
corriendo alrededor del generador y dirigiéndose directamente
hacia esa puerta. Subió las escaleras, se detuvo en la ventana 02/2018
junto a la puerta y se congeló, mientras sus ojos se abrían con
horror.
CAPÍTULO 18

De pie en el centro del muelle de carga había un enorme dragón


azul de veintisiete metros de largo y quince metros de alto, con
alas puntiagudas que abarcaban unos siete metros y medio, un
cuello largo con cabello rubio, como una crin de caballo, pinchos
140
en el bajo vientre, múltiples cuernos que provenían de la parte
superior y lateral de su cabeza, y la cara y cuerpo cubiertos de
pelo.
La bestia miró a unos pocos hombres que estaban de pie con
cadenas y algunas armas apuntando hacia él. El dragón abrió la
boca y dejó escapar un aliento caliente. Zen no podía verlo, pero
pudo sentir el calor de la explosión mientras llenaba la 02/2018
habitación. El estallido de aire golpeó a los hombres y todos
tropezaron hacia atrás, cayendo sobre sus traseros y
desplomándose, estrellándose contra las cosas. Una vez que se
detuvieron, notó que ninguno de ellos se movía.
El dragón giró la cabeza hacia un hombre con un costoso traje
que se acercó con una especie de pistola en la mano, pero no se
parecía a ninguna pistola normal que Zen hubiera visto nunca. El
dragón, que en este momento Zen pensó que era Jett, se volvió
hacia el hombre y sacó su gran cola, derribando al hombre.
Cuando el tipo del traje aterrizó, el dragón abrió la boca y una
lluvia de agua cayó sobre el tío del traje. Por la forma en que se
agitaba y balbuceaba, el idiota parecía que se estaba ahogando.
Un destello rojo en la esquina le llamó la atención y Zen se
volvió para ver qué era y entrecerró los ojos. Él reconocería a esa
mujer en cualquier lugar... Lucinda. Justo cuando daba un paso
en su dirección, Lucinda brilló, luego se transformó en un dragón
verde brillante con franjas naranja en el costado y ojos negros. No
era tan grande como el dragón de Jett, pero aun así formidable.
Sus alas se extendían por lo menos unos dieciocho o veinte
metros de ancho y tenían púas afiladas en las puntas, así como
algunas que bajaban por su espalda que eran tan negras como
sus ojos. Levantó las garras delanteras, patas, o como se llamen,
y mostró cinco largas garras negras que se extendían unos siete
centímetros y medio en cada dedo. Brillantes colmillos blancos
aparecieron mientras miraba al dragón de Jett y le siseaba.
Jett se giró, frente a ella y pareció que el dragón, en realidad,
estaba sonriendo. Zen se rio entre dientes y negó con la cabeza.
141
Jett probablemente estaba sonriendo, el loco bastardo. Pensó para
sí mismo.
Lucinda cargó hacia Jett con las púas en las puntas de sus alas
extendidas en su dirección, luego levantó las patas, esas garras
apuntando directamente al pecho de Jett. Éste abrió las alas y se
giró, golpeando a Lucinda y lanzándola, tambaleándose, al otro
lado de la habitación. 02/2018
La ventana al lado de la puerta explotó, el cristal y el ladrillo se
hicieron añicos y se formó una fina nube de polvo. Todo llovió
sobre una figura agazapada que ahora estaba en el suelo. El
hombre grande se enderezó en toda su altura y Zen finalmente
pudo ver que era Zev. Se giró y se enfrentó al dragón de Lucinda,
los ojos de Zev estaban llenos de furia mientras respiraba
pesadamente.
Zen sabía que su hermano dragón y los demás eran rudos, pero
no entendió lo cierta que era esa afirmación hasta ahora. Claro,
eran dragones y bomberos, pero Zen, Jett y los demás, como Day,
Morgan, Finn e Illan, eran feroces y no parecían tener miedo a
nada. Eso valía para Nick y Wyndingo, así como para sus
muchachos. De repente, Zen estuvo muy feliz de estar de su lado.
—¡Madre! —Gruñó Zev y salió tan frío y mortal, como una voz
sacada del infierno, que incluso Zen dio un paso atrás.
La cabeza del dragón verde giró en dirección a Zev, esos ojos
negros se centraron en él. El dragón comenzó a brillar de nuevo y
se encogió. Después de unos segundos, Lucinda estaba de pie allí,
su mirada fija en Zev y Zen pudo ver la sorpresa en sus, ahora,
verdes orbes.
—¿Zev? —Su voz salió en un susurro y el temblor interior delató
su sorpresa.
—Lanza un golpe más sobre ese dragón y yo pondré fin a tu
puta vida, Lucinda, —siseó Zev con una voz extrañamente
calmada y fría mientras daba un paso en dirección a Lucinda.
—¿Qué estás haciendo aquí? Debo decir que cuando vine a
buscar a mi inútil descendencia, no eras tú quien tenía en mente.
142
Pero supongo que debería haber pensado en que mostrarías tu
rostro en Maddox ya que ahora estás en Crystal con esos otros
homosexuales repugnantes, —contestó Lucinda, su voz llena de
desdén.
—¿Qué estás haciendo aquí, Lucinda? No tienes derecho a estar
en Maddox y no te quieren aquí. Fuiste desterrada de la nidada
hace muchos años y no puedes ser parte de ninguna otra. 02/2018
Lucinda echó la cabeza hacia atrás y se echó a reír, su largo
cabello rojo le caía por la espalda. Después de un momento, se
calmó y levantó la cabeza, luego su mirada fría y dura se encontró
con la de Zev.
—No hay ninguna nidada aquí en Maddox, tonto estúpido.
Deberías saber eso. Maddox está abierto a todos los paranormales
que deseen comenzar en algún lugar nuevo, y es por eso que estoy
aquí.
—¡Gilipolleces! Y Maddox tiene una nidada, Lucinda. ¿Te
acuerdas de un dragón llamado Wyndingo? —Preguntó Zev con
una sonrisa.
Los ojos de Lucinda se agrandaron de miedo, pero rápidamente
se sobrepuso.
—Cuando esa pequeña zorra me mostró este lugar y mencionó a
un tal Wyndingo, me pregunté si era el mismo gilipollas. Pero Wyn
no me asusta. Aquí no estoy haciendo nada malo al abrir mi
negocio, así que no puede hacerme nada, especialmente si las
autoridades del pueblo me dan la bienvenida. Y mi nuevo amigo,
el duendecillo Regente, Dain, responderá por mí, estoy segura. Me
volveré muy cercana a su compañera para asegurarme de que no
tenga problemas aquí en Maddox. Ella y yo nos volveremos muy
buenas amigas, —replicó Lucinda con su voz de santurrona, como
si fuera de la realeza y estuviera por encima de todos los demás.
Zev le sonrió burlonamente mientras sus ojos se llenaban de
risa.
—¿La compañera de Dain? ¿De verdad? ¿Es a eso a lo que
apuestas tu seguridad? Buena suerte con eso. Y tienes que
143
preocuparte por Wyn, así como por Illan. Sigue siendo el líder de
los dragones y trabaja muy de cerca con el rey Destrain, Dain,
Wyn y Nick, además de ser el líder del Consejo paranormal ahora,
e Illan nunca te permitirá estar cerca de Maddox o Crystal. O
cerca de tus hijos.
Sus ojos se abrieron de nuevo mientras jadeaba.
—Cómo… 02/2018
—¿Qué? ¿Sé de mi hermano? Digamos que Zen y yo nos hemos
encontrado y los dos nos mantenemos firmes en desear que estés
lejos de aquí.
—O muerta, —Zen finalmente habló, dando un paso adelante.
La cabeza de Lucinda se movió en su dirección tan rápido que
se sorprendió de no haber escuchado el chasquido. Tenía los ojos
muy abiertos y la mandíbula relajada mientras lo miraba con
incredulidad.
—¿Qué pasa, Lucinda, el gato te ha comido la lengua? ¿Por qué
estás tan sorprendida de verme? Viniste a Maddox buscándome
después de todo, ¿verdad? Es por eso que enviaste a ese gilipollas
para que me agarrara, pero en vez de eso, puso sus repugnantes
manos sobre mi compañero, —Zen gruñó la última parte mientras
sus ojos se volvían fríos como la piedra.
Su rostro cambió de shock a disgusto mientras su mirada se
volvía fría.
—¿Compañero? Los hombres no pueden aparearse con otros
hombres.
—Bueno, alguien no ha estado leyendo su Cosmo, —dijo Jett,
haciendo que todos lo miraran. Se encogió de hombros mientras
sonreía. —¿Qué? Ella dice que abrirá una agencia de modelos,
pero no tiene idea de cómo ha crecido el movimiento gay en este
país. Además, ¿habéis visto las fotos que tiene en algunas de esas
paredes? Si ella está tan disgustada con los homosexuales,
entonces ¿cómo va a abrir una agencia de modelos para
comenzar, y mucho menos colgar todas esas fotos de modelos
144
homosexuales en todas sus paredes? Simplemente me parece mal,
como si estuviera tratando de compensar lo que realmente está
pasando.
Jett se acercó.
—Ah y señora, y uso esa palabra muy libremente, si sabes a lo
que me refiero. Por lo que he oído, no hay nada más suelto en este
mundo que tus piernas, ya que se abren para permitir el acceso a 02/2018
cualquier persona, pero déjame contarte una pequeña historia
sobre el duendecillo regente que encontró a sus dos compañeros.
Ambos hombres, y ninguno de los dos estuvo muy contento al
escuchar que la reina de las perras se estuvo arrojando sobre él,
mujerzuela desvergonzada.
Zev comenzó a reírse y Zen lo miró como si hubiera perdido la
cabeza. Zev se encontró con su mirada y dijo:
—¿Qué? Tiene razón, y él está jodidamente bueno mientras lo
dice. Solo míralo. —Zen puso los ojos en blanco y miró a Lucinda.
—¿Ambos sois gays? —Preguntó con disgusto.
—Sip, —Zen y Zev respondieron con orgullo, juntos.
—Parece que mami querida puede ser el vínculo para eso, ya
que ella os dio a luz a los dos, —dijo Jett.
—Eso es lo único bueno de ella. Hace niños fantásticos, —dijo
Illan desde la puerta. Su voz repentina hizo que todos se volvieran
en su dirección.
Zen se sorprendió al ver al grupo de pie en la puerta, pero el
pánico lo inundó cuando vio que su dulce guisante estaba junto a
los demás. Illan, Justice, Avery, Morgan, Finn, Day, Ollie y Pascal
estaban hombro con hombro frente a ellos.
—Dulce guisante, ¿qué estás haciendo aquí? —Preguntó Zen
con pánico mientras daba un paso hacia el grupo.
—¿De verdad crees que voy a dejar que mi pareja se enfrente a
esta malvada perra sin mí? Puedo ser pequeño, Zen, pero no te
dejaré hacer frente a estas cosas solo. Eres mi compañero, lo que
145
significa que estamos unidos en todas las cosas, —respondió
Pascal con convicción.
—¡Oye! Manos fuera, esa joya es mía. ¿Que eres? ¿Un duende
buscando el oro al final del arcoíris de un hombre gay? Tengo que
decirte, cabrón, lo que sale de ese extremo no es un cubo de oro,
—se burló Jett, luego cambió solo su cola de dragón y le dio un
golpe al hombre del traje, lo derribó y lo envió alto por el aire, solo 02/2018
para caer con fuerza, estrellándose contra el suelo de cemento en
un montón. Una gema brillante salió de sus garras, deteniéndose
al lado de Jett. Se inclinó y la recogió, luego sopló sobre ella y la
frotó en el pecho antes de guardarla en el bolsillo. —Buitre, —
espetó, luego escupió al hombre del traje.
—Amante, —Zev amonestó a Jett ligeramente con una sonrisa.
—Se lo estaba mereciendo solo por llevar ese ostentoso traje, —
Jett resopló y cruzó los brazos sobre su pecho.
—Me parece chocante, —dijo Ollie.
—¿El qué, que una madre pueda ser tan perra con sus propios
hijos? —Preguntó Zen.
—No, que Jett conociera la palabra ostentoso en primer lugar,
luego que la usara correctamente, —respondió Ollie.
Finn soltó una carcajada mientras se inclinaba hacia adelante,
sosteniéndose el estómago. Pascal miró a Ollie con una sonrisa y
negó con la cabeza.
—Ahora no, Ollie. ¿No puedes ver a mi...? ¡Cuidado Zen! —Gritó
Pascal mientras sus ojos se abrían de par en par, su mirada
enfocada en algo detrás de Zen.
Zen se giró para encontrar que Lucinda se estaba acercando a
él, sus manos transformadas en las de su dragón y esas garras
negras apuntaban directamente hacia él. Zen dio unos pasos
hacia atrás, al mismo tiempo que cambiaba a su elefante. Cargó
contra Lucinda, bajando la cabeza en el último momento y
golpeando su estómago con la parte superior de su cabeza, luego
146
la levantó sobre sus pies mientras rodeaba con la trompa su
cintura.
Lucinda arañó y desgarró la cabeza y la trompa de Zen tratando
de liberarse mientras chillaba y gritaba. Zen la levantó más y
desplegó su trompa, arrojándola al aire. Cuando Lucinda se elevó,
brilló, luego cambió a su dragón verde y se estrelló contra la pared
detrás de ella, abriéndose paso hacia el exterior. 02/2018
Zen corrió hacia la apertura. Mirando afuera, vio a Lucinda
volando. Ella voló en círculos sobre él y se dirigió hacia él. Zen
saltó al suelo y huyó del edificio. Necesitaba alejarla de donde
estaba su compañero. Levantó su trompa y barritó, llamando a
Lucinda para que lo siguiera.
Una vez que Zen estuvo a una buena distancia del edificio, se
giró para mirarla. Lucinda bajó en su dirección y abrió la boca.
Zen pensó que estaba a punto de ser atacado con fuego y
comenzó a caminar hacia atrás para escapar. Pero en lugar de
fuego, una corriente de poder salió disparada de su boca, como
una onda sónica, y se estrelló contra él, enviando a Zen al suelo,
rodando unos cuatro metros y medio.
Su cerebro se sentía como papilla y le costó trabajo mantenerse
en pie, pero Zen luchó contra eso. Sacudió la cabeza para intentar
despejarla y se puso en pie. Escuchó un fuerte y mortal rugido y
levantó la vista a tiempo para ver un dragón verde oscuro con ojos
verde hierba, espolones escamosos en la punta de sus alas, púas
en la cola y en parte de su mentón hasta el hocico. Tenía que
medir al menos veintinueve metros de largo y diecinueve metros y
medio de alto, y sus alas tenían que abarcar unos nueve metros o
más, y tenía largos cuernos curvos en la cabeza. Él supo al
instante que era Zev.
El dragón verde oscuro más grande voló hacia el dragón verde
más pequeño a máxima velocidad y cuando los dos golpearon sus
alas unas contra otras y giraron en el aire, cayendo hacia el suelo
mientras lo hacían. De repente, una ráfaga de viento pasó a través
de Zen y se volvió para ver el dragón de Jett otra vez, de pie junto
147
al edificio con Ollie y Pascal sosteniendo cada una de sus alas,
mientras soplaba fuertes vientos hacia Zev y Lucinda. Zen miró
hacia atrás para ver al dúo levantarse del suelo antes de que
hicieran contacto.
El dragón de Lucinda abrió la boca y mordió con fuerza el
hombro de Zev, haciéndolo gruñir y abrir sus alas, antes de darse
la vuelta y salir corriendo. El movimiento debió haber sido 02/2018
inesperado para Lucinda, porque cuando Zev se liberó, ella cayó
en picado de nuevo hacia el suelo. Antes de que pudiera abrir las
alas, Lucinda golpeó la tierra con fuerza, y Zen podía jurar que
sintió una pequeña ondulación en el suelo bajo sus pies mientras
Zev cambiaba a su forma humana, jadeando con fuerza.
CAPÍTULO 19

Pascal no podía creer lo que estaba viendo. Lucinda golpeó el


suelo con fuerza y él se estremeció. Cuando ella se quedó quieta,
liberó el ala de Jett y comenzó a caminar hacia su compañero.
Necesitaba llegar hasta Zen. Cerró la mitad de la distancia
148
cuando, de repente, alguien lo agarró por la cintura, con fuerza.
Fue tan doloroso que gritó a todo pulmón.
Zen se giró para mirarlo y Pas pudo ver el miedo y la furia en los
ojos de su compañero. Zen comenzó a caminar hacia ellos, pero se
detuvo cuando el hombre que lo sostenía habló.
—Da un paso más y le cortaré la garganta, luego beberé su
sangre. ¿Sabes lo poderoso que seré si bebo solo una gota de este 02/2018
zorro? Si me lleno, todos vosotros combinados no podríais
detenerme.
—¡Suéltalo! —Ordenó Illan.
El gilipollas que lo sostenía lo hizo girar para hacer frente a Illan
y Pascal pudo ver que el líder de los dragones estaba ahora a unos
tres metros de ellos y no parecía feliz. La furia que vio Pascal en
los ojos de Illan lo hizo temblar y tirarse más contra el pecho del
hombre. Sabía que la mirada que Illan les estaba dando no era
para él, pero aun así lo aterrorizaba.
—No intentes ser un héroe, dragón. Lo tendré destripado antes
de que puedas llegar a mí.
—Buen trabajo, Picard. Lentamente avanza hacia mi voz y
sacaremos al zorrito de aquí, —dijo Lucinda detrás de ellos y el
hombre, inmediatamente, comenzó a caminar hacia atrás.
—¡Déjalo en paz, Lucinda! ¡Soy yo lo que quieres! Viniste por mí,
¡así que cógeme a mí! —Gritó Zen.
—Voy a tomar un pequeño bocado de tu pareja y seré capaz de
cogeros a los dos. No te preocupes, Zen, lo pondré en una jaula
junto a la tuya para que puedas verlo. Tengo clientes a quienes
les encantaría tener en sus manos la sangre de un zorro de
Santorini.
—¡Lucinda Barker! —La voz de Ezra hizo eco a su alrededor,
atrayendo la atención de todos.
Lucinda siseó en dirección a Ezra mientras desnudaba sus
garras nuevamente.
—Ezra.
149
—Por fin nos volvemos a encontrar, perra enferma y retorcida,
pero esta vez no te escaparás de mí, —anunció Ezra mientras se
acercaba.
—No veo por qué no. Siempre me las he arreglado para salir
fuera de tu alcance, Ezra. Esta vez será la más fácil hasta el
momento, con la sangre de este pequeño zorro de Santorini, —dijo
con alegría. 02/2018
—¿La conoces, Ezra? —Preguntó Justice.
—Por desgracia sí. Lucinda es una de las líderes de los burdeles
de sangre más grandes del país. Mis hombres y yo los hemos
estado buscando durante muchos años. Hemos logrado acabar
con todos excepto con Lucinda y otros dos.
—¿Burdeles de sangre? ¿Qué es eso? —Preguntó Day.
La mandíbula de Ezra se contrajo mientras apretaba los dientes
y explicaba con voz tensa:
—Esclavizan a diferentes tipos de shifters y venden su sangre a
sus clientes. La sangre de diferentes shifters funciona de manera
diferente en otros shifters y vampiros. Sus clientes van a pasar la
noche y eligen a los shifters que quieren, como un burdel de
prostitutas, y luego se alimentan de ellos. Algunos de estos
repugnantes cerdos también violan a la pobre criatura mientras
beben de ellos. Dicen que hace que se hagan aún más fuertes.
Lucinda también les ofrece la venta de sangre para que se la
lleven con ellos para más adelante. Pueden comprar viales de
sangre de los diferentes shifters que ella tiene para ofrecer antes
de que se vayan.
El estómago de Pascal se retorció al pensar en esos pobres seres
esclavizados por Lucinda y por lo que debían estar pasando.
Luego pensó en su propia situación. ¿Este hombre que estaba
tratando de llevárselo ahora tenía planeado hacerle eso? Si su
sangre llegara a la población general, todos estarían en un gran
problema. Él no podía permitirlo.
Pascal captó la atención de Ollie y la mirada que éste le dio le
dijo a Pas que su hermano entendía lo que estaba pensando.
150
Necesitaban hacer algo, ahora. Él y Ollie siempre habían podido
hablar sin palabras o sin pensar en ello durante toda su vida y
Pascal nunca estuvo más agradecido por eso de lo que estaba
ahora.
Ollie se acercó a Jett y le susurró algo al oído y este sonrió.
Pascal vio cómo el agarre de Ollie sobre el ala de Jett se tensaba.
Jett miró hacia Finn y este, de repente, se puso al lado de su 02/2018
hermano. Después de todo, eran gemelos, ¿entonces quizás tenían
una conexión vibrante como la que él y Ollie tenían?
Entonces todo sucedió muy rápido. Tan pronto como Finn tocó
a Jett, los dos se transformaron en un dragón de dos cabezas y se
lanzaron al cielo con Ollie en la espalda. Illan, Morgan, Day y
Justice cambiaron y volaron al cielo con ellos. Un segundo
después, Zev gritó:
—Siempre supe que eras una perra enferma, Lucinda, pero
esto... esto es... ¡Mierda! ¡Mereces morir! —Entonces él y Zen
cambiaron.
Jett y Finn se abalanzaron hacia Pascal y Picard mientras Illan
y Day volaban hacia Lucinda. Ella cambió y tomó vuelo. Jett y
Finn abrieron sus bocas grandes y una corriente de agua provino
de una, mientras una corriente de fuego provenía de la otra.
Pascal fue golpeado duramente por el agua que le caía sobre la
cabeza, pero también sintió un calor en la espalda. El agarre de
Picard se aflojó mientras el hombre lanzaba un grito escalofriante.
Ollie se deslizó de la espalda de Jett, aterrizando justo enfrente de
él y agarró a Pascal por la cintura mientras se apartaba al mismo
tiempo. Los dos cayeron al suelo, rodando fuera del camino. Una
vez que estuvieron lo suficientemente lejos, ambos se
transformaron. Pascal se volvió y vio a Picard correr mientras
agitaba los brazos erráticamente tratando de apagar el fuego que
lo consumía.
Pascal y Ollie corrieron hacia adelante, permaneciendo cerca el
uno del otro, y enfocaron todo su poder hacia las llamas. De
repente, las llamas crecieron más y se volvieron casi azules y
151
Picard cayó al suelo en un montón. Un ruidoso ruido de
trompeteo de elefante sonó detrás de ellos y Pascal se dio vuelta
para encontrar al Zen en forma de elefante, tendido de costado,
lanzando la trompa, tratando de alejar al dragón verde claro que
tenía sus garras incrustadas en su espalda.
El dragón verde oscuro de Zev se dejó caer sobre Lucinda,
golpeando su cabeza con espinas en su costado, empalándola. 02/2018
Lucinda gritó y soltó a Zen, rodando hacia el suelo. Pascal
rápidamente corrió hacia su compañero y lo tocó con una pata.
De repente, Zen rodó sobre su estómago y se levantó. Su enorme
cabeza se volvió para mirar a Pascal y vio el amor que su pareja
sentía por él en los bonitos ojos verdes de Zen. La larga trompa de
Zen serpenteó, lo levantó en el aire y depositó a Pascal sobre su
espalda. Pascal envolvió su larga cola en una de las orejas de Zen
y se agarró con fuerza mientras su compañero se dirigía en
dirección a Lucinda.
Cerró los ojos y enfocó todo su poder hacia Zen. Pascal sintió
que lo levantaban más alto y abrió los ojos, luego se quedó sin
aliento. Ahora estaba dos veces más lejos del suelo que antes. El
elefante de Zen había crecido al doble de su tamaño y su
compañero ahora era del tamaño de los dragones. Zen levantó su
trompa en el aire y dejó salir otro barrito ruidoso, luego bajó la
cabeza mientras corría en dirección a Lucinda.
Ella acababa de ponerse de pie y alzó la vista al oír la llamada
de Zen, con los ojos desorbitados por el miedo. Zen bajó aún más
la cabeza y chocó contra el dragón de Lucinda, atravesándola con
uno de sus colmillos. Ella gritó, golpeándose contra él, tratando
de liberarse. Lucinda abrió la boca y un resplandor naranja
comenzó, pero un gran fénix de tres cabezas dorado como el sol se
lanzó, aterrizando en su hocico y agarrándolo con fuerza,
manteniéndolo cerrado mientras agitaba sus alas para
mantenerse equilibrado.
El enorme dragón de siete cabezas de Illan aterrizó junto a ellos
152
y envolvió sus alas alrededor de Lucinda, encerrándola. Zen
retrocedió, liberando a Lucinda, al igual que Justice, pero Illan la
mantuvo apretada. Finalmente, Lucinda se dejó caer, como si
estuviera exhausta, y toda la resistencia la dejó. La sangre corría
desde la herida en su costado y volvió a su forma humana. Al
igual que ella, también lo hizo Illan, quien ahora la tenía rodeada
con sus brazos. 02/2018
Zen balanceó su trompa hacia atrás y Pascal envolvió su cola
alrededor de ella, luego Zen movió su trompa hacia adelante y
Pascal se deslizó hacia abajo, luego se puso de pie una vez que
tocó el suelo. Corrió hacia donde se encontraba Ollie y los dos
volvieron rápidamente a sus formas humanas.
Todos los demás aterrizaron y cambiaron también y todos se
acercaron a Illan y Lucinda. Pascal vio cómo Zen cambiaba, luego
se arrojó a sus brazos. Zen inmediatamente rodeó con sus brazos
a Pascal y lo levantó del suelo. Pascal rodeó con las piernas la
cintura de Zen mientras lanzaba los brazos alrededor de su cuello
y reclamó los labios de Zen en un beso hambriento. Había estado
muy asustado y ahora necesitaba sentir la seguridad de estar en
los brazos de su hombre.
Después de unos minutos de él y Zen devorándose uno al otro y
de que se pusiera todo caliente e incómodo y que frotara su polla
dura contra los firmes músculos de Zen, alguien carraspeó
ruidosamente.
—Cielos, todos vosotros sois bomberos, ¿podéis conseguir una
maldita manguera para que podamos separarlos? Jett, vuelve a
convertirte en tu dragón y enjuágalos, ¿lo harías? —Dijo Ollie.
Jett se rio cuando dijo:
—¿Por qué? Es porno gratis.
—Te daré porno gratis tan pronto como te lleve a casa, amante.
Tú serás la estrella. —Pascal oyó decir a Zev, y luego escuchó
algunos gruñidos.
Él y Zen rompieron el beso y miraron a los demás para
encontrar a Zev y Jett yendo a por ello y besándose como
153
adolescentes.
—¿Ves lo que has empezado? Ahora nunca los separaremos, —
Finn se quejó y cruzó los brazos sobre su pecho mientras miraba
a su hermano.
—¿Por qué no os desenrolláis para que podamos movernos de
aquí? Maldita sea, Pas, no solo tienes tu propio gimnasio para
trepar cuando cambiáis a vuestros animales, ¿también tienes que 02/2018
balancearte desde la gran enredadera de Zen en forma humana? Y
todos piensan que eres el más tranquilo, —Ollie resopló.
—No me gusta caminar con mis pedazos y piezas colgando,
aleteando con la brisa. Los dragones tienen la suerte de cambiar
con la ropa, pero nosotros no, —argumentó Pascal.
—Y no me gusta que todos vean el hermoso cuerpo de mi dulce
guisante, —respondió Zen firmemente.
—Ah, ¿sí? —Ollie puso los ojos en blanco. —Puede que no
podamos ver sus pedacitos, pero todos podemos ver su blanco
culo.
—Basta, vosotros dos. Nunca llegaremos a ningún lado con todo
esto pasando, —Dijo Day mientras avanzaba, quitándose la
camisa, y entregándosela. Pas tomó la camisa ofrecida, dándole a
Day una sonrisa tímida, luego se puso la camisa.
—Eso es mucho mejor, gracias, Day.
—Gracias, Day. Ahora que nadie puede ver a mi pequeño, ¿qué
vamos a hacer con esa perra? —Dijo Zen e hizo un gesto con la
barbilla hacia Lucinda, que todavía estaba al alcance de Illan.
—Ya he discutido esto con los otros miembros del Consejo que,
si podíamos ponerle las manos encima a Lucinda, me gustaría
ponerla bajo custodia y devolverla a mi gente para que la juzgue,
para que pueda pagar por todos los crímenes contra mi gente.
Durante muchos años ella ha torturado y atormentado a mis
vampiros con sus burdeles. No solo ha forzado a algunos de mi
gente a ser sus bolsas de sangre, sino que también ha hecho
adictos a los demás, —dijo Ezra.
—El Consejo acordó entregar a Lucinda a Ezra para que la
154
castigue, — respondió Justice.
—Pero es una perra confabuladora, ¿podrá escapar? —Preguntó
Zen.
Ezra le dio una sonrisa malvada.
—Oh no. No con lo que he planeado para ella.
—¿Qué vas a hacer? —Preguntó Pascal.
—¿De verdad quieres saberlo, dulce guisante? Porque yo, en 02/2018
realidad, no lo hago. Mientras pague por las cosas que le ha
hecho a todos y nunca pueda venir detrás de mí, ni de ti, ni de
Zev, entonces estoy feliz de no saberlo.
—¡Ey, Ezra! Mira lo que hemos encontrado escondido en su
oficina, —una voz extraña salió del edificio.
Todos se volvieron para ver a dos hermosos vampiros
caminando hacia ellos, cada uno con una pequeña jaula.
—Theron, Draven, ¿qué es eso? —Preguntó Ezra.
—¡No! —Gritó Lucinda, y luchó contra el agarre de Illan
tratando de liberarse. —¡Dámelos!
Los dos vampiros se acercaron y pareció que había mariposas
bonitas y pequeñas en las jaulas, una en cada una.
—¿Creerías que hemos encontrado dragones mariposa? —Dijo
el llamado Theron.
—¿Qué? —Exclamó Ezra en pánico mientras sus ojos se abrían
más y se llenaban de rabia.
—¿Dragones mariposa? ¿Qué son? —Preguntó Avery.
—Son tan raros y especiales como un Zorro de Santorini. La
sangre de un dragón mariposa puede ocultar a un shifter.
Protegerlos, haciéndolos invisibles. Pero su sangre drogará a un
vampiro y lo hará actuar como si estuviera tomando LSD y ellos
tendrán alucinaciones. Los vampiros nunca nos alimentamos de
ellos, pero los vampiros rebeldes adoran la sangre del dragón
mariposa. La anhelan porque les da un subidón, como una
descarga de adrenalina, pero cuando bajan, entran en un deseo
155
de sangre y tienen que alimentarse... mucho, —explicó Ezra, luego
se giró para hacer frente a Lucinda. —¿Cómo les pusiste las
manos encima y durante cuánto tiempo has tenido prisioneras a
estas pobres criaturas? —Exigió Ezra, pero Lucinda no dijo nada,
solo lo miró.
Ezra se volvió y se dirigió a las jaulas que sostenían sus
hombres.
—Está bien, pequeños. Prometo que nadie os lastimará más. Sé 02/2018
que debéis estar asustados, pero ¿os gustaría salir de esas jaulas
ahora?
—Oh, sí, por favor, —respondió el pequeño de alas azules, con
una voz suave y diminuta.
—Mierda, ¿pueden hablar? —Preguntó Jett sorprendido.
—Son shifters como tú, Jett, —respondió Ezra.
—Vale, pero yo no puedo hablar en mi forma de animal, ¿cómo
pueden hablar en su forma de insecto? ¿Y desde cuándo hay
shifters insectos?
—No son insectos, Jett. Son dragones como tú, pero en una
escala menor. El destino les dio alas de mariposa para ayudar a
mantenerlos ocultos. Cualquiera, humano o shiter, al verlos
pensaría que eran mariposas y no les prestaría ninguna atención.
Mientras los dragones y los fénix se comprometieron a mantener
al duendecillo a salvo, los vampiros se han comprometido a
proteger siempre al dragón mariposa. Pero al igual que con los
duendes, cuando todos pensaban que estaban muertos, los
números de los dragones mariposa también han disminuido y no
hemos visto a ninguno en muchos años. Teníamos miedo de que
todos hubieran sido asesinados también.
Ezra extendió la mano y desbloqueó las jaulas, luego abrió las
puertas. El pequeño dragón negro con grandes alas de color azul
cobalto ribeteado de negro, vacilante, se movió hacia la abertura,
luego levantó el vuelo y revoloteó alrededor de la cabeza de Ezra
un par de veces antes de volar a unos pocos pasos de él. Una luz
dorada brillante lo envolvió, y hubo un sonido de campanillas. De
repente, la luz creció, luego se desvaneció, y en el lugar del
156
pequeño dragón había un pequeño hombre adorable de un metro
cincuenta y siete de alto y cincuenta kilos. Su cuerpo desnudo era
delgado y elegante, lo que la gente llamaría un twink, pero tenía
una polla bastante impresionante entre sus delgadas piernas. Era
completamente lampiño, excepto por el largo cabello lavanda de
su cabeza. Zen se sorprendió por la riqueza de sus profundos ojos
azul cobalto y la felicidad que vio dentro de ellos. 02/2018
—Gracias, Rey Ezra. Ha pasado mucho tiempo desde que pude
cambiar y estirar las piernas, —la voz angelical del pequeño
hombre hizo que Zen se sintiera feliz por alguna razón.
—De nada, pequeño. Siento que no os encontráramos antes. ¿Y
tú, amigo? ¿Te gustaría cambiar, pequeño? —Preguntó Ezra y
miró al otro dragón mariposa.
El pequeño dragón negro con las alas de color rosa oscuro,
delineadas en negro, se acercó vacilante a la puerta y miró al otro
hombrecillo.
—Está bien, Helio. Estamos con el Rey ahora y él nos
mantendrá a salvo.
El pequeño dragón mariposa salió volando de la jaula y trazó
círculos sobre ellos, luego aterrizó detrás del primero. La pequeña
luz dorada apareció y el sonido de campanillas sonó antes de que
la luz creciera. Cuando desapareció, otro hombre pequeño, como
unos cinco centímetros más bajo que el primero, y algunos kilos
más ligero se quedó allí, escondiéndose detrás del primero. Donde
el otro hombrecito tenía la piel aceitunada, este tenía una piel
blanca y cremosa, impecable, y cabello magenta largo hasta las
rodillas junto con los ojos más profundos, oscuros y rosados que
Zen había visto. Bueno, él nunca había visto a nadie con ojos
rosados antes, pero este tono de rosa era increíble.
El primer hombrecillo se echó hacia atrás y agarró la mano del
segundo, luego le sonrió y miró hacia atrás.
—Soy Briar y este es Helio, —anunció Briar.
—Es maravilloso conoceros a los dos y me siento honrado por
vuestra presencia. Os doy mi solemne promesa de que mis
157
vampiros y yo os mantendremos a salvo y protegidos, —dijo Ezra
mientras formaba un puño con su mano derecha, la colocaba
sobre su corazón, e inclinaba su cabeza hacia los dos.
—Gracias, Rey Ezra, —respondió Briar.
—Gra… gracias, —susurró Helio tan suavemente que apenas
pudo oírse.
—Necesito encargarme de algún asunto con esta criatura vil que 02/2018
os encarceló, pero una vez que lo haga, os acompañaré de regreso
a mi casa, donde vendréis a vivir conmigo, ¿si eso os parece bien?
—Nos sentiríamos honrados y agradecidos, Rey Ezra. Estuvimos
buscándote durante un tiempo antes de que esta... mujer nos
agarrara y nos encerrara. Ella es una muy, muy mala dragona, —
dijo Briar con tristeza.
—Y pagará caro por lo que os ha hecho. Os doy mi palabra.
Theron, Draven, por favor, buscad algo para que nuestros
invitados de honor se vistan y llevároslos de regreso a mi
automóvil, estaré allí en breve, — instruyó Ezra.
—Sí, Ezra. Si ambos nos seguís, nos aseguraremos de que
estéis a salvo, —dijo Draven y tendió una mano a los hombrecitos.
—Gracias, —ambos respondieron y siguieron a Draven y Theron
hacia el edificio.
Todos miraron hasta que se perdieron de vista, luego se
volvieron para mirar a Ezra. Él miró a cada uno de ellos y sonrió.
—¿Qué?
—¿Soy solo yo, o son las cosas más adorables que has visto
alguna vez? —Dijo Ollie.
—Era como mirar al sol y al cielo todo al mismo tiempo, —
respondió Jett.
—Tengo que estar de acuerdo con mi compañero, eran como la
definición de sexy y sensual. Eran tan monos que he creído que
eran mujeres al principio hasta que he visto sus caras y la
manzana de Adán en sus gargantas y sus fuertes mandíbulas, —
agregó Zev.
158
—Eso, y el tamaño de su... ¿sabéis a qué me refiero? Guau. Por
los tipos pequeños... simplemente wow, —dijo Avery.
—Papá, ¿sabías de estos dragones mariposa? —Preguntó Day.
—Sí, pero al igual que Ezra, no tenía ni idea de que quedara
alguno. Han pasado más de mil años desde que vi uno, —
respondió Illan.
—¡Eran míos! No tenías derecho a cogerlos. Los compré jugando 02/2018
limpio, —Lucinda hirvió.
—No puedes comprar a otras criaturas, coño malvado, —le
gruñó Zev.
—Os prometo, Zev, Zen, que la castigaré por todo lo que ha
hecho. Y ahora que puedo agregar crímenes contra dragones
mariposa a su larga lista, su castigo será más severo, —dijo Ezra
con voz fría y mortal mientras miraba a Lucinda.
—Lo que quiero saber es ¿por qué está ella aquí? ¿Por qué vino
detrás de Zen de todos modos? Creía que dijiste que no la habías
visto desde que tenías cinco años y que tu papá te trajo aquí para
esconderte de ella ¿no? — Preguntó Ollie.
Zen volvió la cabeza y entrecerró los ojos hacia Lucinda.
—Buena pregunta. ¿Por qué viniste aquí buscándome?
Lucinda no respondió. Apretó los labios y lo miró. Justice se
acercó y agarró su rostro entre ambas manos hasta que ella lo
miró. Justice la miró a los ojos, ninguno de los dos dijo una
palabra. Finalmente, Justice preguntó:
—¿Quién es Fagan Mann?
Zen se quedó sin aliento mientras abría los ojos de par en par y
su rostro se ponía pálido.
—¿De qué conoces ese nombre?
—Está en su cabeza, —respondió Justice.
—¿Quién es ese, amor? —Preguntó Pascal.
—Mann era nuestro verdadero nombre. Me refiero a mi papá y a
mí. Es nuestro apellido verdadero. Papá lo cambió cuando
vinimos aquí. Fagan Mann es mi tío. El hermano de mi padre.
159

02/2018
CAPÍTULO 20

—¿Por qué estás pensando en mi tío y qué tiene él que ver con
que me encuentres? —Preguntó Zen mientras ponía a Pascal
sobre sus pies y daba un paso más cerca de Lucinda, pero ella no
le respondió, solo miraba a Justice.
160
Zen caminó hacia su lado y la agarró por la garganta, pero no
demasiado fuerte.
—¿Qué quieres de mí? —Insistió.
—Está tratando de llegar al dinero de tu familia, —respondió
Justice.
—¿Qué? —Pascal jadeó.
—¿Cómo sabes todo esto, Justice? Pensé que podías entrar y 02/2018
borrar los recuerdos de la gente, pero no sabía que podías leer sus
mentes, — preguntó Morgan.
Justice se volvió para mirarlo y sonrió.
—Es algo que Illan, Avery y yo decidimos guardar para nosotros
mismos hasta que tenga más control sobre ello. Desde que me uní
a mis dos maravillosos compañeros, mis poderes han cambiado y
he ganado algunos otros.
—Su edad también lo ayudó a ganar un poco más, —agregó
Illan con orgullo.
—Entonces, ¿puedes ver que ella estaba buscando el dinero de
Zen? —Preguntó Day.
—Sí, —respondió Justice y miró a Lucinda.
—¿Que dinero? Papá perdió todo hace unos años cuando la
gente comenzó a dejar Maddox y Charley trajo su mierda.
Tuvimos que cerrar el negocio por eso. Hizo un viaje de regreso a
casa para hablar con el tío Fagan al respecto, pero fue entonces
cuando tuvo el accidente y murió, —explicó Zen, con el corazón
dolorido al pensar en su padre.
Pascal estuvo inmediatamente a su lado, rodeando con sus
manos su brazo y abrazándolo fuertemente. Una sensación de
calma lo invadió, y Zen suspiró.
—Douglas Mann. No, Donald Rivers, —anunció Justice.
—Ese es mi padre. ¿Qué pasa con él? —Preguntó Zen.
Justice volvió sus ojos tristes hacia él. No sabía lo que el líder
del fénix iba a decirle, pero Zen supo que no iba a ser bueno.
—Lo que le pasó a tu padre no fue un accidente, Zen. Lucinda
tenía gente vigilando el rancho de tu tío, y cuando vieron a tu
161
padre, ella lo mató y lo hizo parecer un accidente.
Zen sintió que todo el aire salía de él mientras su cuerpo se
enfriaba. Pascal se movió para quedarse de pie frente a él y le
rodeó con los brazos la cintura, abrazándolo con fuerza. Mil
preguntas y una montaña de dolor se precipitaron a través de él,
antes de que un pensamiento finalmente se afianzara. ¿Por qué?
Zen miró a Lucinda y le preguntó exactamente eso. 02/2018
—¿Por qué? No me querías. Intentaste matarme para que tu
compañero Salem no supiera de mí o de la aventura que tuviste
con mi padre, entonces ¿por qué no nos dejas en paz? Y matarlo
todos esos años después, y ahora venir a por mí... ¿Por qué? No
tiene sentido.
Lucinda se encontró con su mirada, con los ojos fríos y duros, y
llenos de algo malvado.
—Por la misma razón que comencé la aventura con tu padre en
primer lugar. ¿De verdad crees que una mujer como yo se
enamoraría de un hombre común como tu padre? Claro, él era
guapo, pero era un elefante africano. Nadie debería aparearse
fuera de sus razas, o con el mismo sexo, —escupió con disgusto.
—Entonces, ¿por qué diablos iniciaste una relación con él? —
Gritó Zen.
—Por su dinero, ¡estúpido! Douglas venía de la familia más rica
del estado. Los Mann poseían más tierra que Dios. Diablos, ellos
tenían más caballos y vacas que todos los de Texas juntos. Tu
familia valía millones incluso entonces, pero ahora valen mucho
más y los únicos dos que quedan sois tú y Fagan. Sabía que
Douglas tendría que regresar arrastrándose con su hermano
algún día para reclamar el resto de su herencia y esperé
pacientemente a que llegara ese día, y cuando apareció, maté a
ese inútil bastardo. Lo que te deja a ti. Traté de deshacerme de ti
para poder poner las manos en la parte de la herencia Douglas,
¡pero él te salvó y te escondió! Entonces, cuando fue visto yendo a
visitar a Fagan, supe que era mi oportunidad. Lo maté, lo que te
162
dejó a ti. Fue entonces cuando comencé a buscarte, —Lucinda se
burló mientras luchaba contra el agarre de Illan. —Cuando
escuché sobre Maddox esperaba que hubieras venido aquí,
sabiendo que ahora estabas solo en el mundo sin la protección de
Douglas. Mis hombres te encontraron y es por eso que vine aquí.
Bueno, una de las razones. ¿Sabes cuántos paranormales
diferentes viven ahora en esta ciudad, y cuántos únicos hay? 02/2018
¿Sabes lo que podría conseguir por la sangre de duendecillo? ¿O
por la sangre de zorro de Santorini? Mierda, ¿sabes lo que podría
obtener por tu sangre? La sangre del elefante africano haría a un
shifter caballo extremadamente fuerte, sin mencionar que si se le
administrara a un vampiro, los haría crecer durante unas pocas
horas. ¿Puedes imaginar lo que un vampiro de tres metros de
altura podría hacer? Tu sangre sola podría convertirme en una
mujer muy rica. Pero ahora que papá querido se fue, obtienes su
parte de la fortuna Mann. Todo lo que tenía que hacer era
capturarte, drenar la suficiente sangre para volverte complaciente,
y luego ponerte en contacto con Fagan. Una vez que enviara tu
herencia, finalmente podría poner mis manos en ella y mantenerte
como una de mis bolsas de sangre.
Zen permaneció inmóvil, solo mirando a Lucinda con
incredulidad, sorprendido de lo que estaba diciendo. Ella lo
odiaba y trató de matarlo cuando todavía era un niño y ahora ella
quería robarle todo y convertirlo en una bolsa de sangre sin
cerebro. ¿Qué clase de monstruo les hace esto a otros, sin
mencionar que era su propio hijo?
Zen ni siquiera podía mirarla más. Necesitaba alejarse de ella y
no volver a verla nunca, ni escuchar su nombre. De repente, Zen
se dio cuenta de que todavía estaba desnudo y se sintió
completamente vulnerable. Miró hacia la cara preocupada de su
bello compañero y supo para qué era su vida. No eran los millones
que Lucinda decía que poseía de la familia de su padre, o ser su
esclavo sin sentido, era Pascal. Lo pusieron aquí para encontrar a
Pascal y amar a su maravilloso y pequeño compañero, y ser
163
amado por él. Por mucho que le dolieran y apestaran las cosas
con su madre, su padre le había dado una buena vida y ahora
Pascal lo ayudaría a vivir una vida maravillosa. Todo lo que
necesitaba era a su compañero, el hombre que amaba con todo lo
que él era, y quien lo amaba a su vez.
Zen dobló las rodillas y rodeó con sus brazos a Pascal, luego lo
levantó y dio media vuelta. 02/2018
—Puedes tenerla, Ezra. No me importa lo que le hagas. Ella no
significa nada para mí, —Zen gritó por encima de su hombro
mientras llevaba a Pascal de regreso a través del edificio, en
dirección a la camioneta de Zev.

****

—¡Oh Dios mío, Zen! ¡Sí! ¡Justo ahí! —Gritó Pascal mientras
Zen golpeaba contra él desde atrás.
Había pasado un mes desde ese día con Lucinda y desde
entonces no habían escuchado ni una palabra, solo que el Rey
Ezra se había ocupado de ella, lo cual estaba bien con él.
Cualquiera que pudiera hacer las cosas que ella les hizo a los
demás, o lo que planeó hacerle a su propio hijo, no merecía
piedad o vivir.
En el mes transcurrido desde ese día, él y Zen habían pasado
cada momento despiertos en su nuevo negocio. Con la ayuda de
Rhys y Twix, y de Dain y sus compañeros, él y Zen ahora tenían
uno de los negocios más grandes de Maddox. Su doble almacén
albergaba una floristería completa, un vivero, un negocio de
jardinería y una tienda de boticario donde vendían artículos
especiales para algunas de las magias que se mudaban al área. Y
en la parte posterior de eso, tenían una habitación privada solo
para Dain y sus compañeros, que estaba llena de todos los
ingredientes que necesitarían para sus creaciones y pociones.
Él se había hecho cargo del invernadero y Zen se encargaba de
la floristería. Tanner, el repartidor de la señora Pearl, ahora
164
trabajaba para ellos, y Zen llamó a dos de los hombres, que
todavía vivían en Maddox, quienes solían trabajar para su padre,
y les dio trabajo en la parte de paisajismo. Pascal también dirigía
la tienda de boticario, pero él y Zen estaban empezando a buscar
otros empleados para ayudar en todas las áreas.
A pesar de que ya habían comenzado algunos negocios, como
con el paisajismo en torno a Maddox, mañana sería su gran 02/2018
apertura y Pascal estaba nervioso, es por eso que su maravillosa
pareja ahora le estaba haciendo ver las estrellas y enviándolo al
cielo. Zen entró y lo encontró bailando alrededor del invernadero
cantando con toda la fuerza de sus pulmones cantando “She
Works Hard for the Money” de Donna Summer. Desde su
apareamiento, Zen había descubierto que mientras más fuerte
cantaba Pascal y más saltaba bailando, más nervioso estaba.
Entonces, Zen se abalanzó sobre él, lo levantó, lo colocó sobre la
mesa de servicio contra la pared, y luego comenzó a devorar sus
labios.
Una vez que las cosas se pusieron demasiado calientes, Zen lo
puso de pie y lo giró, inclinó a Pascal sobre la mesa antes de
arrancarse la ropa. Maldita sea, le encantaba trabajar con su
compañero. Los beneficios privados especiales que venían con él
eran fantásticos, y él y Zen habían bautizado casi todas las
superficies de su negocio “Mystique Gardens”.
—Me voy a correr, dulce guisante. Córrete conmigo. Déjame
sentir que agarras mi polla estrechamente, —dijo Zen con los
dientes apretados.
Pascal sintió el cosquilleo familiar en su espina dorsal y supo
que estaba cerca. Zen volvió a entrar, golpeando su glándula de
placer, y eso fue todo, Pascal fue arrojado al borde y su orgasmo
salió disparado de él. Gritó el nombre de Zen mientras se
agarraba fuertemente al borde de la mesa y arqueaba la espalda.
Zen dejó escapar un profundo gemido, luego dijo su nombre
mientras envolvía sus grandes y fuertes brazos alrededor del
165
pecho de Pascal y lo abrazaba con fuerza. El calor lo llenó cuando
Zen liberó su semilla en lo profundo de Pascal y eso lo hizo sentir
especial. Zen lo amaba y se lo demostraba todos los días.
Un suave beso en el costado de su cuello hizo sonreír a Pascal,
y dijo:
—Te amo, compañero.
—Yo también te amo, mi pequeño dulce guisante. Estoy tan feliz 02/2018
de que hayas entrado en mi vida y la hayas hecho tan brillante.
No puedo esperar para comenzar y terminar todos los días contigo
en mis brazos.
EPÍLOGO

La luz oscura intermitente brilló varias veces, luego se detuvo, y


una gran figura oscura se detuvo en la abertura del portal. La
figura se movió, avanzando hacia fuera del portal y hacia la sala
cerrada del edificio del Consejo. La luz le golpeó la cara y el
166
hombre apartó la cabeza de ella. La gran cicatriz en su mejilla
resaltó bajo las luces brillantes. El hombre suspiró pesadamente
mientras apretaba los dientes, luego giró y dio un paso atrás a
través del portal. Antes de desaparecer, miró por encima del
hombro y susurró:
—Volveré.
02/2018

FIN
CREE STORM & MAGGIE WALSH
SEGUIR EL ORDEN DE LECTURA

El próximo de esta serie:

Llama Eterna 167

MADDOX 06
Edge Of Tomorrow 02/2018
SOBRE EL AUTOR

Cree Storm vive y trabaja en el sur de Nuevo México. Lo único


que le gusta más que leer sobre los hombres y el amor es escribir
sobre ellos. Pasar tiempo con sus amigos y familiares es muy
importante para ella. Cuando no está escribiendo, o pasando
tiempo con el amor de su vida, puedes encontrarla mirando las
montañas de Oregon con una buena taza de café caliente y su
ordenador portátil, o en facebook con sus muchos amigos 168
Maggie Walsh vive con su esposo y sus cuatro hijos en las
hermosas montañas Pocono del noreste de Pensilvania. Ella y su
marido han estado juntos durante más de veinte años.
Maggie estaba interesada en escribir desde muy joven, pero
carecía de confianza en sí misma. Pasaba horas sola, simplemente
escribiendo y componiendo historias y personajes que sólo ella 02/2018
leía. Dejó estas historias en un cofre y se olvidó de ellas. La vida
continuó y Maggie comenzó a trabajar, se enamoró, se casó y tuvo
hijos. Pero, en secreto, escribía. Una vez más, estas historias
siempre acabaron en el cofre con las demás. Un día su hijo mayor
empezó a mostrar interés por escribir, quiere ser autor cuando
crezca. Las conversaciones con él hicieron que sus jugos creativos
empezaran a fluir nuevamente. Él la inspiró a sentarse por fin y
tomarlo en serio. Entonces Maggie empezó a escribir de nuevo.
PREVIA: TESS
Traducción y Corrección
SONISAN
Edición y Diseño
IPHI
EPUB
MARA 169

NO 02/2018
FACEBOOK
ni ninguna
red social

Es de fans para fans y no recibimos ninguna compensación


económica por las traducciones que realizamos.
Espero que les guste.
Y no olviden comprar a los autores, sin ellos no podríamos
disfrutar de estas maravillosas historias

También podría gustarte