Está en la página 1de 1
SCRIBE: LUCIANA OL CoM CON LA LUZ PRENDIDA La venganza de los nerds Una historia de bullying que me llevé a descubrir mi pasién por los libros {i profundo amor por la lectura no se lo atribuyo a una profesora fas- piradora en el colegio ni a aigin ‘momento revelador come vane: e:la: pelle: las, sino a un antipdtico primo, Todos os fines ‘de semana de mi infancia los pasaba en lacasa {de campo de mis abuelos en Santa Eulalia, a tuna hora de Lima, Los viernes en la tarde, mi ‘paps’ y mi mamé venian de la oficina y junto ‘ami hermano Daniel, euatroafios menor que yo, cargibamos nuestros maletines de ropa y jugueres para pasar todo el in ce semana con nuestros abuelos matemos. Pero lo que mis nos hacia iusién era encontrarnos con nues- tros primos de a casa de enfrente, que coine- ‘dentemente tenfan nuestras mismas edades, ‘Yo empacaba mis Barbies y Daniel sus muse ‘cos He Man, que yo a veces me robaba para ‘quesean los galanes de mis mufecas a falta de suficientes Kens, ¥ si bien nos fbamos al cam- ;po.en el medio de la nada, recuerdo que para ‘ese fin escogia mis mejores polos, tratando de ‘que combinen bien con el par de shorts que llevaria, Tanta preparacién y coqueterfa 0 se debiaaalgin chico guapo del veindario cam. pestre. No solo porque los que nos rodeaban, ‘eran puros érboles de pala, gallinas y un gallo ‘que tenia que inmolarse con todas, sino por- ‘que esa edad ni siquiera pensaba en chicos. Lo que verdaderamente me motivaba 0 preocupaba en realidad en ‘esa época era la aprobacién, de mis primos de enfrente, un eército de nifas ynifios {que habian tenido la suerte cde que sus padres, todos her- manos, los hayan tenido en la misma época. Mihermano ¥y yo éramos los primos se: ‘gundos. Tengo que confesar ‘que a veces me sentia como ‘esos personajes secundatios {que llegan a la casa de los protagonistas de las tipicas series gringas que alguna ‘vez hemos visto. Supongo que me sentla asl porque siguiendo con el ejemplo de la serie habia un personaje {que todo el fin de semana se la pasaba dieiéndome lo fea, gorda, rontay huachafa que ‘era comparada con sus lindas primas herwanas: ete persouaje se convirté en mi bu- liyador’oficial, Cada fin de semana siste- ‘maticamente tenia un nuevo apodo para mio, sino lo habia, se conformaba con clegirme titima en los equipos para jugar ‘cualquier cosa, Hasta ahora siento el pani coylavergilenza que me producia esperar ese momento de noser elegida y mis bien convertirme en el premio consuelo del equipo. Te pregunta- rds dénde estaba esa Luciana empoderada que habria puesto en su sitio a ese nifo, le hhabria importado un comino su opinién sobre belleza, moda o inteligencia y no estarfa esperando a que laeljan para sentitse valiosa, Esa Lucia, todavia nifa, estaba esengiensa «1 ropa mas suelta posible para que su primo no le Liga que exeeia ~pero para los costados-y tocaiido la puerta de la casa sus primos de «enfrente todas ls fines de semana para ver sila invitaban a jugar Me encantarfa decir que un buen dia me desperté lena de valentia, fui a buscar a ese nfo le dij lo parecido que era alos hhuevos que ponian mis gallina, solo que “Pensé: “ a preg leyendo, no me van tar por qué no salgo”. ‘enversion gigante, Perono:me desperté mas bien cansada y decid{ quedarme todo el dia ‘contemplando la rutina de mi abuelo Tino, ‘elhombre que podia pasar tado el dia sacu- diendo muebles al ritmo de Camilo Sesto. Uno de los rincones mis preciados de su casa de campo era un mueble lleno de ibros anti- guos, ess de tapa dura y letras doradas. Me acuerdo que pensé: “Si me ven leyendo, no ‘me van a preguntar por qué no salgo.a jugar ¥y ast tengo un dia libre ‘demi pequetio verdugo" ‘Asi que agartéel libro que més divertido me sona- ba, Escogi Manastr Bo- vay, un libro publicado por Gustave Flaubert en 1857. Por cuatro fines de ‘emanas completos medevoré a mis 12 afios lune de los libros mas controversiales de sty <época y que incluso easi no publican por os temasen ese entonces tabi que tocaba, No sé sierael libro més conveniente para mi edad. pero solo puedo decir que desde ese dia ycon todo lo que me rayé laeabeza Emma Bovary, la protagonista de la historia -seialada al- guna vez por Mario Vargas Llosa como una heroina egoista, por su insaciable busqueda de placer sin importarlas consecuencias-,me ‘enamoré dels libros. Los libros son la casa que siempre estéabierta, el viaie {que podemos comprar to- ds, el amigo que siempre etd para hacemos compa- fla y no juzga, el roommate perfecto para tus momentos de insomnio, el ropero mas {importante para destacaren cualquier lugar o circunstan- cia porque no hay accesorio mas atractivo que una pa labra bien dicha, Lo tkimo que recuerdo de ese primo al ue, por cierto, no volvia to- carlela puerta para jugar, es {que me grtaba nerd desde st casadeenfrente, palabra que hhasta hoy levo con orgullo. Gracias, queridisimo primo, por empujarme a descubrir les libros. Lo que es yo, ya volteéla pagina. // me ven ayo del 2020 | SURF | 31