Está en la página 1de 2

Variables Económicas En la parte económica de las granjas productoras de huevos

ecológicos se tiene en cuenta los factores de inversión, tales como la adquisición


de los terrenos, el cercado de los parques, la construcción de los gallineros y
edificios auxiliares y la adquisición de los equipos necesarios. A partir de los
valores de las inversiones también se tiene en cuenta los costes de amortizaciones
y los gastos financieros. Después se han calculado los costes directos, tales como
la adquisición de los animales, la alimentación o la mano de obra, entre otros.
También es importante tener en cuenta en la parte económica las funciones como
centro de embalaje y la distribución hasta los minoristas. Por tanto, debemos
señalar que todos los resultados económicos se refieren únicamente al valor de
utilidad, derivado de su utilización actual, dejando sin abordar otros parámetros
como el valor de opción al momento de consumo.

Los avances tecnológicos en la crianza de las aves a través del mejoramiento


genético producen animales con mayor capacidad productiva tanto para la línea de
carne como para las ponedores, el monitoreo continuo de enfermedades, vacunas,
y disminución del uso de antibióticos para el mantenimiento y mejoramiento de la
sanidad y la producción animal son aspectos relevantes, la calidad de oxígeno, la
forma de ventilación, el tipo de luz y hasta el color de la cortina, ayuda al
comportamiento de los animales porque se regula según los colores.

Variables ecológicas Los productores de huevo se dedican a proporcionar alimentos seguros y


nutritivos, manteniendo el cuidado de alta calidad para sus gallinas. Al mismo tiempo, los
avicultores comprenden la importancia de proteger la tierra, el agua y el aire para sus
comunidades y las generaciones futuras y están siempre en busca de identificar formas de mejora
continua. Los esfuerzos para mejorar aún más la eficiencia de alimentos, las instalaciones de
alojamiento y el manejo del estiércol facilitarán reducciones aún mayores de la huella ambiental-
ecológica en el futuro. El manejo del estiércol ha jugado un papel importante en la reducción de la
huella ambiental de la industria del huevo. La gran mayoría del estiércol de las gallinas ponedoras
se recicla en la producción de cultivos, lo que proporciona nutrientes para las plantas y así se
contribuye a mantener los suelos sanos, a ahorrar energía y a reducir el uso de fertilizantes
comerciales. Debido a la mayor eficiencia de alimentos, los avances en el alojamiento y el
aprovechamiento del estiércol, las granjas de huevo ahora usan menos agua y energía sobre una
base diaria y liberan menos emisiones contaminantes. Todos los aspectos del proceso de
producción de huevo, desde el cultivo de los insumos de alimentos hasta la crianza de las gallinas
ponedoras han llevado a un impacto ecológico reducido.

También podría gustarte