Está en la página 1de 3

EL SILENCIO DEL TESTIMONIO: AMBROSE ADELWARTH

 Peris Blanes en su ensayo “Literatura y testimonio: un debate” establece las


guerras mundiales como principal foco de la iniciación de la literatura
testimonial en Europa y en América Latina luego de los procesos dictatoriales.
Estas escrituras surgen como una forma legitimada de la expresión cultural de
los sobrevivientes y de las victimas de violencia política como piezas claves del
relato.
 Ha estado ligada a la necesidad de visibilizar, denunciar y dar cuenta de
realidades políticas, sociales y económicas negadas por los estados y las
instituciones.
 Con el tiempo, la función de los testimonios fue cambiando progresivamente y
de ser una herramienta de lucha política, pasó a integrarse dentro de la dinámica
de la reivindicación de la memoria.
 Es un género que el autor considera como un arma de doble filo ya que por una
parte otorga dignidad literaria a los sucesos, pero por otro, los enfrenta a los
espacios difusos de la literatura.
 El pacto de verdad se establece con el lector. Lo que se representa es el “yo”
autoral en su vivencia personal y es por eso que está vinculado con las
autobiografías.
 Los testimonios de los supervivientes son un intento de representar un proceso
de derrumbe y reconstrucción. Un intento de representación de los individuos
que han sufrido.
 El dolor extremo destruye el yo de la persona y su mundo entero. Pero el dolor
extremo también destruye al lenguaje: si el contenido del mundo de una persona
se desintegra, el contenido de su lenguaje se desintegra también. Cuando el yo se
derrumba aquello que podría expresarlo desaparece también.
 Por esto, para poder testimoniar, el superviviente debe, de entrada, rearmar su
propia relación con el lenguaje. Esto es construir una posición para hablar desde
un lugar en donde no se derrumbe la subjetividad y del mundo del detenido
puedan ser representados desde el interior.
 La mayoría de los supervivientes hacen referencia a la gran dificultad que
implica testimoniar, ya que ello implica, en buena medida, dar cuenta de su
propio derrumbe. Uno de los efectos de la tortura es, de hecho, expropiar al
torturado la capacidad de comunicar esa experiencia, pues es en buena medida
una experiencia irrepresentable.
 La presencia de lo traumático deriva en una representación fragmentaria.
 Los testimonios dan cuenta solamente de la propia imposibilidad de testimoniar
(Agamben)

ANALISIS DEL RELATO DE AMBROS ADELWARTH

 Si bien los personajes de los cuatro relatos de los emigrados son de


existencia incierta, Sebald mediante técnicas de verosimilitud quiere que el
lector los tome como parte de la realidad. No importa si estos personajes
tuvieron o no existencia, lo que sí importa es la voluntad de hacer creer que
sí son reales.
 La tercera parte de Los Emigrados es el relato de Ambros Adelwarth. Esta se
construye mediante la reconstrucción biográfica de su sobrino el narrador a
quien solamente vio un par de veces. En el texto se incluyen elementos
paratextuales como por ejemplo fotografías y fragmentos del diario personal
de Adelwarth.
 Su tía Fini es quien tiene la relación más cercana con él y la encargada de
brindar la mayor parte de datos biográficos sobre la vida de Adelwarth. Pasa
la mayor parte de su vida trabajando para la familia Solomon en NYC y allí
contrae un vínculo muy cercano con Cosmo Solomon. En 1913 comienzan a
hacer extensos viajes que parecen contados a modo de una aventura y de
hecho son relatados y transcriptos del diario de viaje de Ambrose. Viajan
sobre el mediterráneo hasta Jerusalén.
 El diario de viaje de Ambrose aparece descripto como indescifrable. La letra
es muy pequeña e incluso intercambia varios idiomas. Aquí se puede
encontrar la primera falla para testimoniar. Se podría pensar que el diario fue
escrito así para que aquel que lo lea encuentre dificultosa su tarea.
 COSMO: la capacidad de habla y memoria de Cosmo se ve invalidada con el
estallido de la guerra. Se encontraba en un estado de desvarío y excitación.
Hilvanaba palabras confusas que de alguna manera sí guardaban relación con
los acontecimientos bélicos. Acto seguido, se golpeaba varias veces la
cabeza como intentando reactivar su memoria. Con el final de la guerra llegó
para el él una mejoría. Luego tuvo una segunda crisis nerviosa relacionada
con una película alemana. Cosmo dijo que era un laberinto en el que querían
atraparlo y volverlo loco a base de invertir las imágenes como un espejo.
 ADELWARTH: Luego de la muerte de Cosmo se volvió muy devoto a su
trabajo. Hablar del pasado no le interesaba. Fini cuenta que tiempo después,
Ambrose comenzó a relatar algunas aventuras de la vida pasada. Ella dice
que, si bien Adelwarth tenía una memoria infalible, prácticamente había
perdido toda capacidad de recordar. Para él, ponerse a contar suponía tanto
una tortura como una liberación (proceso de derrumbe y reconstrucción) una
especie de salvación y al mismo tiempo una autodestrucción. La tía Fini
continúa su reflexión y pese a que no recuerda con precisión muchas de las
historias relatadas por Ambrose, cree que en muchos casos como por
ejemplo en la historia de las decapitaciones que había presenciado en Japón,
encontraba cierta inverosimilitud. Lo “diagnostica” con el Síndrome de
Korsakoff: la pérdida de memoria se compensa con fantásticas fabulaciones.
Finalmente cae en una profunda depresión que, a pesar de haber desarrollado
la capacidad de seguir contando, no conseguía pronunciar ni siquiera un
sonido. Estaba deteriorado en cuerpo y alma. La posición del relato no le
permitió seguir relatando desde un lugar en el cual su lenguaje haya quedado
rearmado. Fue sometido a terapia de electrochoques y esto no se debió a otra
cosa más que un método radical de eliminar por completo su capacidad de
pensar y recordar.