Está en la página 1de 28

Estos dos aspectos forman lo que se denomina el marco de la narración.

Nos indican cuál es el lugar, el escenario donde ocurren las acciones contadas por el
narrador. A veces, este espacio está precisado claramente a través de nombres concretos o
de descripciones detalladas en las que se dan las características del lugar. Otras veces, se
debe deducir por ciertos datos del contexto cómo es el espacio donde se presentan los
sucesos.

Los hechos, en la vida real, se suceden siguiendo un orden cronológico, es decir, uno
después de otro. Sin embargo, el narrador, en la historia, puede presentarlos de esa
manera, o bien, alterando el orden en que se produjeron, ya que, los hechos que se cuentan
son ficticios.

También el tiempo puede ser trabajado con precisiones o de manera imprecisa, en


ese caso, hay que prestar atención a las acciones, los personajes, las descripciones, para
tratar de determinar en qué momento ocurren los hechos. Por ejemplo, en la fábula “El león
y la rata”, el marco está formado por el león, la rata, un tiempo determinado y un lugar que
es el bosque. Este lugar también es denominado AMBIENTE, que es el lugar físico y las
condiciones en que se desarrolla la acción de la historia, es decir, el medio geográfico, social
cultural.

Al igual que los personajes, también el paisaje y el momento histórico en que se


producen los hechos relatados pueden ser descritos con mayor o menor detenimiento. En
ocasiones, aunque no se describan ambos aspectos, sí los percibimos a través de pinceladas
o detalles que se entrelazan con la narración. Así pues, hay relatos en los que, aunque no se
hace explícita la información sobre el escenario de la acción, el lector los imagina a partir de
muy pocos datos del texto y de sus propios conocimientos culturales.

“En un lugar de la Mancha de cuyo nombre no quiero acordarme no ha mucho tiempo que
vivía…”

En resumen, el MARCO es la presentación de los personajes, la descripción del lugar


y la ubicación temporal de las acciones.
MARCO

 Caracterización y presentación de
personajes principales/secundarios.
 Lugar.
 Tiempo.

EL ESPACIO EN LA NARRACIÓN
El espacio es el marco físico donde se ubican los personajes y los ambientes
geográficos y sociales en los que se desarrollan las acciones. Si este espacio existe
realmente (Barcelona, por ejemplo) hablaremos de espacio real. Si por el contrario el lugar
donde ocurren los hechos es inventado (la Comarca, tierra de los hobbits) lo
llamaremos espacio ficticio.
Así habrá que distinguir también entre espacios exteriores o abiertos e interiores o
cerrados.

En algunas ocasiones el espacio no es un simple decorado sino que llega a determinar


el comportamiento de los personajes y a reflejar el estado anímico de éstos, como ocurre
por ejemplo en el Romanticismo.

TIEMPO DE LA NARRACIÓN
Cuando hablamos del tiempo en la narración hay que distinguir entre:

1. El tiempo externo o histórico: Es la época o momento en que se sitúa la narración.


Puede ser explícito o deducirse del ambiente, personajes, costumbres, etc. Por ejemplo, la
Inglaterra victoriana, o la España de posguerra.

2. El tiempo interno: Es el tiempo que duran los acontecimientos narrados en la historia.


Puede ser toda una vida o solamente unas horas. El autor selecciona los momentos y omite
aquéllos que considera innecesarios. Dentro del tiempo interno hay que distinguir entre el
tiempo de la historia y el tiempo del discurso.

 El tiempo de la historia: es el tiempo de la realidad narrada. Se define atendiendo


a la sucesión cronológica de los acontecimientos y al tiempo que estos abarcan (dos
días, por ejemplo).

 El tiempo del discurso: es el orden en el que se narran esos acontecimientos y lo


que ocupan.

LINEAL O CRONOLÓGICO Se narran los hechos en un orden normal. Desde el


principio a fin.

INVERTIDO La historia comienza por el final. Por ejemplo los


cuentos policiales.

El tiempo de los hechos no tiene un orden


cronológico; los momentos de la historia se
ATEMPORAL O DE
entrecruzan como las piezas de un puzle que al final
CONTRAPUNTO
conectan.

IN MEDIA RES El relato comienza a mitad de la historia.

RETROSPECCIÓN, FLASH BACK O Es un salto en la historia hacia lo sucedido, se narran


ANALEPSIS hechos del pasado. Por ejemplo: cuentos
tradicionales o folklóricos.

PROSPECCIÓN, FLASH Es un salto en la historia hacia el futuro, se narran


FORWARD O PROLEPSIS los hechos que sucederán. Por ejemplo: cuentos de
ciencia ficción.

DATOS INFORMATIVOS: INDICIOS

Dan cuenta de las características físicas y psicológicas de los personajes o indican el


marco espacio-temporal. Son informaciones, a veces imprecisas, pero siempre necesarias
para construir el sentido de la historia.

Los indicios contienen datos que es necesario interpretar. Son del orden de lo
metafórico, es preciso descifrarlos. Remiten a un clima, a un sentimiento. Hay textos que
son marcadamente indiciales. La labor interpretativa del lector, que esos textos presuponen,
es muy grande. El lector debe descubrir esos indicios, especie de "pistas" desperdigadas a lo
largo del texto e interpretarlas, para realizar una lectura más competente del relato. El lector
funciona, lee y trabaja como si fuera un detective. Los indicios son raros en los relatos
tradicionales, en cambio, abundan en la literatura contemporánea.

ACTIVIDAD

 Después de volver a leer el texto LA FLOR, responda:

- ¿Cuáles son los lugares donde ocurren las acciones? Justifique transcribiendo ejemplos del
texto:

.......................................................................................................................................

.......................................................................................................................................

.......................................................................................................................................

.......................................................................................................................................

.......................................................................................................................................

.......................................................................................................................................

.......................................................................................................................................

.......................................................................................................................................

.......................................................................................................................................

- El tiempo en el que transcurren los hechos en el cuento: ¿siguen un orden cronológico o


ese orden está alterado?

.......................................................................................................................................

.......................................................................................................................................

- ¿En qué época del año se desenvuelve el relato y por qué indicios lo podemos determinar?:
.......................................................................................................................................

.......................................................................................................................................

.......................................................................................................................................

- ¿Cuál de esta serie de acciones respeta el orden en que se desarrollan en el cuento?:

a)

 encargo de la corona
 enojo de Margarita
 orden de Aurora
 reflexiones de Margarita
 armado de la corona
 finalización del trabajo
 ansiedad y angustia de Margarita
 encuentro de los novios
 emoción de Margarita
 entrega de la flor

b)

 encargo de la corona
 orden de Aurora
 enojo de Margarita
 armado de la corona
 reflexiones de Margarita
 ansiedad y angustia de Margarita
 finalización del trabajo
 encuentro de los novios
 entrega de la flor
 emoción de Margarita

Usted ha determinado las acciones que han ocurrido en el cuento. Como puede
observar, se expresan a través de oraciones unimembres en las que se condensa el
contenido de la narración siguiendo la secuencia de hechos que aparecen en el texto.

ACCIONES, NÚCLEOS Y CATÁLISIS NARRATIVAS


1. ACCIONES O NÚCLEOS NARRATIVOS: en toda narración ay una historia y un
narrador que relatan los hechos, pero todos estos hechos que se cuentan no tienen la
misma importancia: solo algunos resultan indispensables para que la acción avance.
Son las acciones o núcleos narrativos. Éstos se relacionan temporalmente (uno ocurre
después del otro) y según una relación de causa-efecto (un hecho es causante de
otro que es su consecuencia). Los núcleos narrativos así encadenados se agrupan en
series llamadas secuencias: éstas se pueden nombrar con un sustantivo o con una
construcción sustantiva, como si se tratara de un título. En síntesis, son las
ACCIONES PRINCIPALES DEL RELATO.
2. CATÁLISIS NARRATIVAS: tienen una funcionalidad atenuada, de relleno o de
retardamiento de las acciones principales. Se podría decir que son expansiones que
no forman la armazón principal de la trama narrativa. Las catálisis complementan,
distraen, amplían, detienen el ritmo narrativo, y por esta razón, tienen más que ver
con lo descriptivo. Son las ACCIONES SECUNDARIAS DEL RELATO. Al igual que los
núcleos narrativos, se los redacta en una oración sustantivada, unimembre.

ACTIVIDAD

-Extraer cinco catálisis del texto LA FLOR.

……………………………………………………………………………………………………………………………………

……………………………………………………………………………………………………………………………………

……………………………………………………………………………………………………………………………………

……………………………………………………………………………………………………………………………………

……………………………………………………………………………………………………………………………………

SUCESO Y EPISODIO
 SUCESO: cuando se cuenta algo, se supone que va a resultar interesante para quien
lo escuche. Por eso, en las narraciones se introduce siempre una complicación. A
ésta, se la reconoce porque suele responder a la pregunta ¿qué pasó? Toda
complicación lleva consigo una resolución que puede ser afortunada o no, y que
respondería a la pregunta ¿Y cómo terminó? Por ejemplo, en la fábula “El león y la
rata”, hay una primera complicación cuando la rata aparece delante del león y le pide
que le perdone la vida. La resolución de esta complicación se produce cuando el rey
de la selva deja ir a la ratita en paz. La complicación sumada a la resolución da por
resultado lo que se llama suceso.

 EPISODIO: la suma del marco y el suceso conforman un episodio de la narración.


Hay narraciones que tienen solo un episodio, pero hay otras que tienen más de uno.
Por ejemplo, en “El león y la rata” aparecen dos episodios: uno, cuando el león le
perdona la vida a la ratita, y otro, cuando la rata salva al rey de la selva. En este
caso, ambos episodios tienen el mismo marco, es decir, los mismos personajes, el
mismo lugar (el bosque) y un tiempo indeterminado.

ACTIVIDAD

 Retomar el texto “LA FLOR” y marcar, en el mismo, o extraer en forma de oración, el/
los sucesos y el/los episodios.
 Marque en el cuento LA FLOR desde dónde hasta dónde se extiende la introducción,
el desarrollo y el desenlace.
 Marque con una cruz el enunciado que exprese el tema del cuento: (El tema expresa
cuál es el asunto al que se refiere la narración. Responde a la pregunta: ¿de qué trata
el texto? Se expresa en una oración unimembre encabezada por un sustantivo
abstracto).
1. La maldad de una mujer.
2. El poder transformador del amor.
3. Los condicionamientos de la pobreza.
4. La explotación laboral.

Como habrá podido observar, resulta difícil elegir ya que todos son temas del cuento. Sin
embargo, uno es el que adquiere mayor relevancia y le da sentido a toda la historia, ése es
el tema principal; los demás son los temas secundarios.

TEMAS PRINCIPALES Y SECUNRARIOS


La información de las obras literarias es muy numerosa y, a veces, difícil de entender.
Es posible "perderse" en la historia contada, confundir algunos hechos o no encontrar el
sentido de los textos. Se puede utilizar un recurso que le permitirá comprender y disfrutar
los textos de ficción.

Este procedimiento se refiere a la identificación del tema principal y de los temas


secundarios.

La definición más común de tema principal dice: "es el asunto del que trata una
obra". Una vez identificado ese asunto, usted, como lector, establecerá el tema principal
teniendo en cuenta que:

 se expresa en una sola oración unimembre,


 esa oración debe ser corta y clara,
 debe nombrar la idea principal que el autor quiere transmitir mediante su
historia inventada.

Los temas secundarios son aquéllos temas que pueden sacarse, puede no hablarse
de ellos y sin embargo el cuento seguirá teniendo sentido, constituyen los temas
secundarios de un relato o una narración.

ACTIVIDAD

 Redactar los temas secundarios que aparecen en el texto “LA FLOR”:

……………………………………………………………………………………………………………………………………

……………………………………………………………………………………………………………………………………

……………………………………………………………………………………………………………………………………

……………………………………………………………………………………………………………………………………

PERSONAJES

Los personajes de una narración pueden ser humanos, animales u objetos animados.
Podemos conocer las características de ellos a través de las descripciones que haga el
narrador (rasgos físicos, vestimenta, actitudes, psicología, personalidad) o bien, por medio
de las acciones que realizan o los diálogos en los que intervienen.

Los personajes, según su grado de participación en la narración, pueden clasificarse


en personajes principales y personajes secundarios.

 Personajes principales: son los de mayos influencia en el desarrollo de la historia;


aparecen desde el principio hasta el final. La narración carecería de sentido sin ellos.
Encontramos dos tipos de personajes principales que, no en todos los textos están:
 Protagonistas: es el personaje principal. La historia que se narra se centra en
lo que le sucede a este personaje: qué quiere o qué necesita.
 Antagonistas: son personajes que se oponen al protagonista, se enfrentan a
él o actúan en su contra.
 Personajes secundarios: su actuación está limitada por el personaje principal,
suelen aparecer y desaparecer. Raramente figuran a lo largo de toda la historia. Entre
éstos, se encuentran:
 Ayudantes: pueden colaborar en el propósito del protagonista o ayudar al
antagonista.
 Comparsas: son personajes secundarios que no contribuyen a la narración en
muchas ocasiones, sino que solo la decoran.

En el cuento LA FLOR, por medio de las actitudes de Aurora, podemos describirla así:

Es una mujer de edad avanzada, tiene un carácter esquivo y, al mismo tiempo, autoritario.
Su trato es poco cordial y no manifiesta consideración alguna hacia Margarita. Sus actitudes
la muestran como una persona que no despierta afecto ni simpatía sino rechazo.

ACTIVIDAD

 Responda las siguientes preguntas referidas al citado cuento:

- ¿Cómo describiría a Margarita?:

.......................................................................................................................................

.......................................................................................................................................

.......................................................................................................................................

.......................................................................................................................................

.......................................................................................................................................

- El estado de ánimo de la joven protagonista: ¿varía o es el mismo a lo largo de todo el


relato?

.......................................................................................................................................

.......................................................................................................................................

.......................................................................................................................................

.......................................................................................................................................

- A partir de las actitudes de Fernando: ¿Puede describirlo?:

.......................................................................................................................................

.......................................................................................................................................

.......................................................................................................................................

.......................................................................................................................................

- ¿Cuáles son los personajes protagonistas y secundarios en este cuento?:


.......................................................................................................................................

.......................................................................................................................................

.......................................................................................................................................

.......................................................................................................................................

- Piense: ¿qué asociación puede establecer entre el nombre de las dos hermanas y el título
del cuento?:

.......................................................................................................................................

.......................................................................................................................................

TIPOS DE NARRADOR

El NARRADOR es la voz que elige el AUTOR para que se haga cargo de contar la
historia. Es una figura imaginaria creada por el escritor. No hay que confundir autor con
narrador. El autor es la persona, el escritor, que puede decidir quién contará la historia: un
narrador omnisciente, un narrador testigo o un narrador protagonista.

TIPO DE NARRADOR DEFINICIÓN EJEMPLO

Cuenta los hechos en “Siempre quise ser adivino.


primera persona (YO, Entonces me compré una
PROTAGONISTA NOSOTROS). Es el personaje bolsa de cristal y así
más importante del relato, comienza mi historia”.
pero solo sabe qué hace,
piensa, siente y dice él
mismo, y no el resto de los
personajes.

Puede ser un personaje de la “Un terrible tornado azotó la


historia o no. Por eso narra casa de mis vecinos; corrían
en tercera persona o primera velozmente para salvar las
persona (ÉL, ELLA, pocas cosas que les
ELLOS/AS- YO, NOSOTROS).
TESTIGO Solo sabe lo que ocurre y se quedaban”.
dice en su presencia, NO
sabe lo que sienten o
piensan los demás
personajes en su interior,
como sus pensamientos y
sentimientos.

Sabe TODO: qué hacen, qué “El anciano pensaba que


sienten, qué piensan y dicen tras la destrucción de su
los personajes (aun en su hogar todo llegaría a su fin.
ausencia).este narrador sabe Una terrible sensación de
lo que ocurre, sabe los miedo le recorría su cuerpo,
OMNISCIENTE sentimientos que siente una angustia le subía por la
interiormente el personaje garganta, se le erizaban los
ante algún acontecimiento pelos y sentía que moriría en
improvisto, sabe sus ese mismo instante”.
pensamientos. Generalmente
no es un personaje de la
narración y usa la tercera
persona (ÉL, ELLA,
ELLOS/AS).

“El tren era el de todos los días a la tardecita, pero venía moroso, como sensible al paisaje.
Yo iba a comprar algo por encargo de mi madre. Era suave el momento, como si el rodar
fuera cariño en los lúbricos rieles. Subí y me puse a atrapar el recuerdo más antiguo, el
primero de mi vida. El tren se retardaba tanto que encontré en mi memoria un olor
maternal...”

# # # # #

“... Tionisio Pulido era un indio campesino que una tarde de febrero estaba labrando sus
tierras cuando el suelo comenzó a temblar y a moverse. Los temblores no lo sorprendieron
mucho porque ya hacía alrededor de quince días que esto ocurría, pero sí se asustó mucho
cuando su arado chocó con una gran piedra...”

# # # # #

“... Durante los siguientes días los hombres recorrieron Paso del Rey, en las vecindades del
río Reconquista, buscando la calle Tronador y una casa humilde con pilares rosados. Una
tarde fueron atacados por unos lugareños levantiscos y dos noches después cayeron presos
por sospechosos...”

ACTIVIDAD

 Relea los textos trabajados e identifique el tipo de narrador:


 LA FLOR
……………………………………………………………………………………………………….

 EL LEÓN Y LA RATA

…………………………………………………………………………........................

 Leer el siguiente texto y responder las preguntas planteadas.

EL MINOTAURO

En la mitología griega, el Allí fue encerrado el Minotauro y


Minotauro era un monstruo que lo alimentaban con jóvenes doncellas.
tenía cabeza de toro y cuerpo
El héroe griego Teseo quiso
de hombre.
terminar con esos sacrificios humanos
Era hijo de Pasífae, reina de inútiles y se ofreció para entrar al
Creta, y de un toro blanco como la laberinto y matar a la bestia.
nieve, que el dios Poseidón le había
La hija de Minos, llamada
enviado al marido de Pasífae, el rey
Ariadna, se enamoró del joven y lo
Minos, para que lo sacrificara. Sin
ayudó a salir del intrincado laberinto
embargo, Minos no quiso sacrificar al
dándole un ovillo de hilo que Teseo
animal, entonces, Poseidón, en
sujetó a la puerta de ese lugar y lo fue
castigo por la desobediencia, hizo que
soltando a través de su recorrido.
Pasífae, se enamorara del toro; de la
unión de ambos nació el Minotauro. Al llegar hasta el Minotauro, el
héroe lo encontró dormido y lo golpeó
Después del nacimiento de éste,
hasta matarlo. De esta manera, salvó
Minos ordenó al arquitecto Dédalo la
de la muerte a las jóvenes doncellas
construcción de un laberinto tan
que habían sido condenadas al
intrincado, que fuera imposible salir de
sacrificio.
él sin ayuda.
 Enumere la secuencia de acciones que se narran en el texto leído. Tenga en cuenta la
primera y la última acción y recuerde que deben estar expresadas en oraciones
unimembres.

- Envío del toro blanco a Minos para el sacrificio.

-..................................................................................................................................

- ..........................................................................................................................

- ................................................................................................................................

- ..................................................................................................................................

- ..............................................................................................................................

- ...................................................................................................................................

- Muerte del Minotauro en manos de Teseo.

 Enumere tres catálisis narrativas.

-……………………………………………………………………………………………………………………………

-……………………………………………………………………………………………………………………………

-……………………………………………………………………………………………………………………………

 Marque en el texto las partes de la estructura narrativa.


 Indique suceso y episodio en el texto.
 ¿Cuál es el tema principal y cuáles son los temas secundarios en este mito?

Recuerde que debe redactarlos a partir de un sustantivo abstracto, en una oración


unimembre.

Tema principal:
.....................................................................................................................................

Temas secundarios:
.......................................................................................................................................

.......................................................................................................................................

.....................................................................................................................................

 ¿Qué narrador utiliza el autor en este texto?


……………………………………………….….
LOS CUENTOS

La tradición oral y los cuentos populares


El origen del cuento se remonta a tiempos tan lejanos que resulta difícil indicar con
precisión una fecha aproximada de cuándo alguien creó el primer cuento. Se sabe, sin
embargo, que los más antiguos e importantes creadores de cuentos que hoy se conocen han
sido los pueblos orientales. Desde allí se extendieron a todo el mundo, narrados de país en
país y de boca en boca. Este origen oriental se puede aún hoy reconocer sin dificultad en
muchos de los cuentos que nos han maravillado desde niños, y que todavía los leemos o
narramos. Así, en muchos casos son orientales sus personajes, sus nombres y su manera de
vestir, sus bosques o sus casas y también su forma de comportarse, su mentalidad y, en
muchos casos, la "moral" del cuento. Y, por último, es también típica del mundo oriental la
manera de entender y de vivir la vida reflejada en los cuentos.

Orígenes del cuento y sus características


En el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española encontramos dos
acepciones que convienen al concepto de cuento: « (Del latín computus, cuenta) m.
Relación de un suceso. 3. Breve narración de sucesos ficticios y de carácter sencillo, hecha
con fines morales y recreativos».

Es una de las formas más antiguas de literatura popular de trasmisión oral. De hecho,
el cuento apareció como una necesidad del ser humano de conocerse a sí mismo y darle a
conocer al mundo acerca de su existencia. Los primeros cuentos eran de origen folclórico, se
trasmitían oralmente y tenían infinidades de elementos mágicos. Su origen circunda entre lo
mitológico o histórico, a pesar de haber estado desnaturalizado por la fantasía popular.

Los cuentos más antiguos surgieron en Egipto alrededor del año 2000 a.C. También
cabe destacar las fábulas del griego Esopo (de carácter moralizante) y los escritos de los
romanos Lucio Apuleyo y Ovidio, cuyos temas consistían en temas griegos y orientales con
elementos fantásticos y mágicos.

Otro autor francés del siglo XVII, Jean de la Fontaine, escribió fábulas basadas en
Esopo.

A partir de ese entonces el cuento tomó una preponderancia tal que se difundió por
todo el resto de las culturas pos-medievales.
La irrupción del cuento medieval
Durante la Edad Media aparecieron en las diversas lenguas europeas abundantes
colecciones de relatos breves. Estos relatos o cuentos también aparecían, a menudo,
insertados en otras obras de mayor extensión. La mayoría de los cuentos tenía,
especialmente en su origen, una función claramente didáctica y moralizante: transmitían una
enseñanza práctica, indicaban cómo actuar en determinada situación, o cuál era el
comportamiento correcto en un momento concreto.

Los relatos breves con intención didáctica se denominan ejemplos, apólogos o


fábulas, si los protagonizan animales. Estos se acomodaban perfectamente al gusto
medieval, por lo que solían ser incluidos en los sermones de los sacerdotes.

Boccaccio
En Italia Giovanni Boccaccio (1313-1375) escribe una colección de cuentos titulada El
Decamerón, primera obra maestra de la narrativa italiana, que tendrá una influencia decisiva
en los próximos siglos. Es una colección de cien cuentos, reflejo de la Italia del siglo XIV.

Cuento moderno
Cuento: Narración breve de hechos imaginarios, que presenta un grupo reducido de
personajes y un argumento no demasiado complejo. También se lo puede definir como un
relato corto, donde se narra una acción realizada por unos personajes en un ambiente
determinado.

Edgard Allan Poe


Existen dos grandes tipos de cuentos: el tradicional, perteneciente a la literatura épica,
primero transmitidos en forma oral y luego, en libros, y el cuento moderno, que nació en el
siglo 19, a partir de la obra de Edgard Allan Poe.

Cuento popular o tradicional y cuento literario


Hay dos tipos de cuentos:

 El cuento popular: Es una narración tradicional breve de hechos imaginarios que se


presenta en múltiples versiones, que coinciden en la estructura pero difieren en los
detalles, donde los autores son desconocidos en la mayoría de los casos (aunque
puede que se conozca quien lo recopiló). Tiene tres subtipos: los cuentos de hadas,
los cuentos de animales, y los cuentos de costumbres. El mito y la leyenda son
también narraciones tradicionales, pero suelen considerarse géneros autónomos, un
factor clave para diferenciarlos del cuento popular es que no se presentan como
ficciones.
 El cuento literario: Es el cuento concebido y transmitido mediante la escritura. El
autor en este caso suele ser conocido. El texto, fijado por escrito, se presenta
generalmente en una sola versión, sin el juego de variantes características del cuento
popular de tradición fundamentalmente oral. Se conserva un corpus importante de
cuentos del Antiguo Egipto, que constituyen la primera muestra conocida del género.
Una de las primeras manifestaciones de este tipo en lengua castellana es la obra El
conde Lucanor, que reúne 51 cuentos de diferentes orígenes, escrito por el infante
don Juan Manuel en el siglo xiv.

CARACTERÍSTICAS
El cuento presenta varias características que lo diferencian de otros géneros narrativos:

 Ficción: aunque puede inspirarse en hechos reales, un cuento debe, para funcionar
como tal, recortarse de la realidad.
 Argumental: el cuento tiene una estructura de hechos entrelazados (acción-
consecuencias) en un formato de introducción-nudo-desenlace (consultar el artículo
Estructura argumental).
 Única línea argumental: a diferencia de lo que sucede en la novela, en el cuento
todos los acontecimientos se encadenan en una sola sucesión de hechos.
 Estructura centrípeta: todos los elementos que se mencionan en la narración del
cuento están relacionados y funcionan como indicios del argumento.
 Protagonista: aunque puede haber otros personajes, la historia habla de uno en
particular, a quien le ocurren los hechos principales.
 Unidad de efecto: comparte esta característica con la poesía. Está escrito para ser
leído de principio a fin, y si uno corta la lectura, es muy probable que se pierda el
efecto narrativo. La estructura de la novela permite, en cambio, leerla por partes, y
por otra parte, la extensión de la misma tampoco deja otra opción.
 Prosa: el formato de los cuentos modernos, a partir de la aparición de la escritura,
suele ser la prosa.
 Brevedad: para cumplir con las características recién señaladas, el cuento debe ser
breve.

TIPOS DE CUENTOS

1. Cuentos de hadas. - Son cuentos en los que predomina la fantasía y la magia, en


ellos hay una profusión de personajes fantásticos como Hadas, Duendes, Gnomos,
Elfos, Caballeros, Trols, Orcos, Brujas y demás que influyen dentro de la trama ya sea
para bien o para mal. Estos cuentos suelen estar dirigidos a un público infantil pero
existen cuentos más elaborados que están dirigidos a un público más amplio, como es
el caso de cuentos como El señor de los anillos, y otros que tienen tramas,
escenarios, y situaciones más elaboradas que se dirigen a públicos de diversos rangos

de edad. Dentro de los cuentos fantásticos suelen


encontrarse los mitos de varios pueblos que frecuentemente son cuentos transmitidos
oralmente de generación en generación y en algunos casos pasan a ser escritos,
como lo fueron los mitos de la Odisea, la Ilíada o los Nibelungos entre otros.

2. Cuentos de ciencia ficción.- Son cuentos y relatos que se cuentan en temas


científicos o seudocientíficos, centrándose en ámbitos futuristas, de terror, de

aventuras, de amor, y demás, con una profusión de temas


tales como viajes espaciales, desastres globales, viajes en el tiempo o inter-
dimensionales, la vida artificial, así como incluir personajes que pueden ser robots,
saibors, extraterrestres, etc.

3. Cuentos de aventuras.- En esta categoría entran varios cuentos, como los épicos,

los de policías, los de ciencia ficción, los de terror, los de


hadas, entre otros. En este tipo de cuentos los personajes se enfrentan a diversas
vicisitudes, peligros y situaciones durante la trama, que los personajes deben superar
corriendo diversas aventuras.

4. Cuentos de terror.- Son aquellos cuentos en que por la trama y diversos personajes
causan sensación de misterio y miedo, tomando temas que por lo común infunden
miedo al ser humano, dentro de los cuentos de terror suelen existir personajes como
fantasmas, monstruos, zombis, robots, o situaciones que provoquen un terror
psicológico. En la mayoría de estos cuentos, se busca que el lector (u oyente), se
introduzca dentro de la trama y sienta las sensaciones de angustia, miedo o pánico
que debería de sentir el personaje del cuento. Se destaca que muchos de los cuentos
de terror, en especial aquellos que pertenecen a los cuentos
tradicionales, utilizan situaciones que infundan miedo o a personajes como
monstruos, para influir moralmente en quienes escuchan el relato, esta noción
continúa hoy en día en algunos cuentos de terror enfocados a un público infantil o
adolecente.

5. Cuentos infantiles.- Son los cuentos que están enfocados a ser oídos o leídos por
un público infantil, por lo común cuentan historias felices como las del género de los
cuentos de hadas, así como historias en donde los personajes (por lo común
princesas, campesinos, pastores, etc. junto con seres fantásticos), se ven envueltos
en vicisitudes que al final acaban de una manera agradable, lo que se le denomina

como un “final feliz”. Se destaca que varios de los


cuentos infantiles (tanto tradicionales como actuales), suelen poseer un enfoque
pedagógico, así como poseer un lenguaje simple para ser comprendidos mejor, y
suelen introducirse valores en las mentes de los niños mediante el uso de estos
cuentos, tanto valores morales y sociales como valores religiosos.

6. Cuentos de misterio.- En ellos suelen relatarse historias relacionadas con policías,

crímenes, y sucesos mágicos que resultan de cierto interés,


atrayendo la atención por el misterio que se desarrolla en la trama.

7. Cuentos realistas.- Son cuentos en los que se busca que la trama o historia tiengan
ciertos matices que los hacen muy creíbles ya que se presentan de manera muy
similar a la realidad, es decir, carecen de la fantasía que acompaña a los cuentos de
ciencia ficción, la magia de los cuentos de hadas, y los personajes mágicos, míticos,
monstruosos, tecnológicos, y demás que suelen aparecer en otros
tipos de cuentos. Ubican las tramas en tiempos y espacios concretos, generalmente
tomados del mundo real, como ciudades, pueblos, etc. Dentro de esta categoría se
encuentran los cuentos históricos, que tienen un alto grado de apego a los hechos
históricos en que se basan. Se destaca que dentro de la estructura de estos cuentos,
suene haber una gran gama de detalles que buscan darles una similitud con la
realidad.

8. Cuentos históricos.- Son cuentos que están basados en hechos históricos, si bien

suelen estar muy apegados a la realidad, también tienen tintes que


pueden hacer variar la trama con respecto a los hechos reales en que se basen.

9. Cuentos maravillosos: estos cuentos se caracterizan por la presencia de


personajes que no existen en el mundo real y que se perciben como normales a lo
largo de toda la historia, por ejemplo: dragones, hadas, brujas, animales
parlanchines, etcétera. Por otro lado, se caracterizan por no identificar el tiempo y
lugar en el que se desarrolla la historia. Se habla de lugares lejanos, erase una vez, y
otras expresiones imprecisas. Además, en estos cuentos no se hacen descripciones

demasiado prolongadas, simplemente se destacan ciertos


rasgos característicos de cada personaje y lugar. Por último, en estos cuentos existen
ciertas acciones o fórmulas que se repiten en todos los cuentos. Por ejemplo,
expresiones como “había una vez” o que los personajes deban atravesar tres
pruebas.

10. Cuento policial: narra hechos relacionados con la delincuencia, crímenes y


justicia. Generalmente, su temática principal tiene que ver con la resolución de algún
delito, o bien, con la persecución de algún criminal. Generalmente se habla de dos
tipos de narraciones policiales, la blanca y la negra. En la
blanca, el policía cumple con su deber y es quien se encarga de atrapar al
delincuente. En la negra, el policía se infiltra en el grupo delictivo para hacerse con el
criminal.

LA NOVELA
La novela es una obra literaria en prosa en la que se narra una acción fingida en todo
o en parte, y cuyo fin es causar placer estético a los lectores con la descripción o pintura de
sucesos o lances interesantes, así como de caracteres, pasiones y costumbres.

La vigesimotercera edición del Diccionario de la lengua española de la Real Academia


Española la define de manera más general como una «obra literaria narrativa de cierta
extensión» y como un «género literario narrativo que, con precedente en la Antigüedad
grecolatina, se desarrolla a partir de la Edad Moderna».

La novela se distingue por su carácter abierto y su capacidad para contener


elementos diversos en un relato complejo. Este carácter abierto ofrece al autor una gran
libertad para integrar personajes, introducir historias cruzadas o subordinadas unas a otras,
presentar hechos en un orden distinto a aquel en el que se produjeron o incluir en el relato
textos de distinta naturaleza: cartas, documentos administrativos, leyendas, poemas, etc.
Todo ello da a la novela mayor complejidad que la que presentan los demás subgéneros
narrativos.

DIFERENCIAS ENTRE CUENTO Y NOVELA


Las narraciones se pueden disfrutar mediante un cuento o una novela, pero las
diferencias de estructura entre ambos formatos presentan suficientes diferencias como para
que ambos se utilicen con propósitos distintos.
El cuento es la narración de una historia ficticia, normalmente caracterizada por un
estilo sencillo en las descripciones, una extensión relativamente breve y una argumentación
muchas veces relacionadas con la cultura tradicional.

Un cuento tiene una narración sin demasiadas historias complejas, suele ser una
única dirección narrativa rectilínea sin subtramas y, en la mayoría de ocasiones, presenta
una moraleja final para el lector.

Una novela presenta una narración que puede basarse en ficción o en la realidad. Su
propósito es el del entretenimiento del lector mediante distintos recursos literarios basados
en géneros variados (narrativa, thriller, romance).

La novela suele estar enriquecida por muchos personajes y, en ocasiones, con varias
subtramas, que todas deben concluir previamente al final del libro, a no ser que tenga una
continuación. Una novela no tiene por qué tener una moraleja tras la narración, pero sí debe
ofrecer al lector una oferta de entretenimiento que le motive a proseguir la lectura.

En contraposición al cuento, en la novela no es sólo importante la acción, sino


también el desarrollo de los personajes, la interacción entre ellos e incluso la descripción de
los entornos.

Al contrario de lo que se piensa, los cuentos no son únicamente infantiles, pueden ser
también para público juvenil e incluso hay cuentos para adultos. Las novelas, no obstante,
presentan una complejidad en la escritura y unos temas de gran seriedad, pocas veces aptos
para menores.

Evolución histórica del género novelístico


Las primeras muestras conocidas de novela se producen en Grecia y Roma entre los
siglos II a de C y III d de C. Se han clasificado en cuatro tipos básicos: novelas de viaje
fabuloso, novelas amorosas, novelas satíricas y novelas bizantinas o de reencuentro. El
esquema en estas novelas griegas es similar en muchas de ellas: encuentro de una pareja
de jóvenes (enamoramiento, boda, fuga), separación (en un viaje arriesgado a causa de
naufragios y piratas), reencuentro de los enamorados (que han sido fieles a pesar de las
dificultades) y final feliz. En estas novelas están ya diseñados los componentes básicos del
género (espacio, tiempo, personajes, ambientes, diálogos, etc.), y en sus autores hay
conciencia clara del cometido del mismo.

La narrativa medieval ofrece junto a relatos de novela corta, nuevos modelos de


narración extensa, como la novela caballeresca y la sentimental.

En el Siglo de Oro, aparte de la novela caballeresca y sentimental que siguen


captando el interés de los lectores surge la novela pastoril, la novela picaresca y la novela
morisca, restringida a España (Historia del Abencerraje y de la hermosa Jarifa). También
surgen los anatemas de Melchor Cano, Luis de Granada y Arias Montano contra la perniciosa
influencia de las novelas caballerescas en jóvenes y mujeres.
Partiendo de esta realidad, Cervantes con su parodia de los libros caballerescos va a
crear la novela moderna, superando las deficiencias del modelo parodiado, con una
estructura episódica, según un propósito fijo premeditadamente unitario y de acuerdo con el
principio de la "consonancia" y "verosimilitud".

En el siglo XVIII nace en Francia la novela de análisis psicológico y de crítica de


valores religiosos y morales de tipo tradicional (Cándido de Voltaire), en concordancia con lo
que sucede en la gran novela inglesa de la época (Viajes de Gulliver de J. Swift), mientras
en España apenas hay muestras del género y son de escaso valor. A finales de siglo
aparecen unas novelas cargadas de un sentimentalismo melancólico que preanuncian la
sensibilidad de romántica: Goethe (Werther).

En el siglo XIX aparece una rica producción de novelas a partir del romanticismo:
novela histórica, psicológica, poética, social. Pero es con el realismo y naturalismo cuando se
logra una perfección técnica, desconocida desde Cervantes y una creación de personajes y
mundos de ficción de una gran complejidad en autores como: Flaubert, Balzac, Stendhal,
Zola, Pérez Galdós, Clarín, Dickens, Tolstoi, Dostoievski, etc.

En el siglo XX se desarrolla una profunda transformación en las técnicas narrativas


relacionadas con el tratamiento de la secuencia temporal, la ruptura del orden interno de la
fábula, los análisis de los distintos estados y estratos de la conciencia y del inconsciente, el
entrecruzamiento de diversos niveles de lenguaje, el uso de técnicas procedentes del cine
(yuxtaposiciones, acumulación, narración en paralelo, flash-back, etc.), de la estructura
musical, etc. Los grandes propulsores de esta transformación han sido: J. Joyce, W.
Faulkner, M. Proust, F. Kafka, V. Woolf, J. Cortázar.

La novela moderna asalta al lector como un conjunto de crisis de todo orden. La


jovialidad y lo agradable aparecen como algo anticuado. Todas son novelas con problema.
En muchas de ellas los hombres son representados como monstruos asquerosos, vulgares,
esclavos atormentados y víctimas indefensas, negociantes arribistas, mentirosos y libertinos.
La búsqueda del sentido de la vida es un problema para el personaje. El hombre, víctima de
la administración del mundo de los negocios, amenazado por el átomo y las crisis
económicas, las guerras, arrojado en la maquinaria de un mundo casi totalmente trastocado
y tecnificado, se vuelve cada vez en su interior más sin patria. Ese hombre común de hoy ya
no puede ser un hombre armónico o un héroe ideal. Ni siquiera tiene fuerzas para una gran
pasión. La actitud del hombre moderno respecto a la fe, a la ciencia, al sentimiento y a los
valores es cada vez más escéptica.

En la novela tradicional había "héroes": se llamaron: Crusoe, Werther, Karamazov,


Ana Karenina, etc. Los protagonistas de hoy son seres del montón, a menudo difíciles de
comprender, incapaces de todo lo elevado, aprisionados por las circunstancias y en
desacuerdo consigo mismos.

El personaje de la novela moderna es angustiado; es una criatura atormentada. Todo


esto obedece a que el mundo contemporáneo ha sufrido profundas transformaciones y
dolorosas experiencias: el maquinismo, la sociedad en masas, el extraordinario desarrollo de
la técnica, las guerras mundiales como la manifestación de crueldad colectiva, la bomba
atómica como riesgo de autodestrucción universal, el terrible poder de la propaganda y los
medios estatales para influir sobre una comunidad, los viajes a otros planetas, etc. Por todo
esto, la novela de hoy no puede ser como la novela del siglo XIX.

En la novela actual se busca una sinceridad absoluta, se parte del hecho de que cada
ser tiene en su vida su verdad individual. Una realidad oscura, contradictoria, que constituye
el tema de la novela, exige ser expresada también en una forma oscura, desconcertante. De
ahí la dificultad que muchas novelas de hoy presentan para el lector medio. Este no recibe
ya un mensaje claramente expresado por medio de la introducción, el nudo y el desenlace,
sino que es impelido a penetrar en un laberinto sugestivo. La presentación de los personajes
y del escenario es incompleta. Los personajes actúan muchas veces de manera inconexa o
contradictoria, tal como en la vida real. En cuanto a la técnica y en relación con los
personajes, ellos se definen por sus palabras y por sus obras mucho más que por la
caracterización previa que antes se hacía.

El tiempo y el espacio son imprecisos y a veces se supone (como en Kafka, por


ejemplo), la apertura a mundos de ensueño o simbólicos. Tal vez la experiencia más
importante en la novela de hoy es la que se suele llamar del "tiempo circular": el orden en la
lectura es indiferente, se puede leer la novela por cualquier página. Esta experiencia la han
puesto en práctica Joyce y algunos autores franceses del "nouveau roman", ("nueva novela",
un movimiento literario que tuvo su apogeo a fines de 1950 en Francia). En Hispanoamérica,
una novela muy característica de esta técnica es La Muerte de Artemio Cruz del mexicano
Carlos Fuentes, en la que hay gran desorden temporal.

CLASIFICACIÓN DE LA NOVELA
La novela es una obra de ficción, no copia la realidad, sino que la interpreta. Si la
novela es próxima a la realidad, hablamos de literatura realista, pero si se aleja de la
realidad hablamos de literatura fantástica, de novela ilusionista o idealista. La diferencia
(proximidad o alejamiento de la realidad) es la que nos permite hacer una clasificación:

A) Novela Ilusionista: situada en un ambiente fantástico o idílico, como los relatos de


aventuras, policiacas, de terror, la fantástica, etc. Los personajes suelen ser extraordinarios.

B) Novela Realista: las acciones y los personajes son en ocasiones semejantes a los de la
realidad cotidiana aunque el autor le da un poco de vidilla al alma del personaje y sus
acciones. Como la picaresca, la naturalista, etc. Más o menos, hasta finales del S.XVI
predominó la novela idealista, hasta que aparece el Lazarillo de Tormes (anónimo).

¿Cuál es la diferencia entre autor y narrador?


El autor es el encargado de escribir una historia o relato; por lo tanto, es el creador
de ésta. Él es el que selecciona y organiza todos los factores que intervienen en el relato.
Entre estos factores está el narrador o ente ficticio, que se hace cargo del relato.
El narrador es “una voz delegada” por parte del autor, es decir, el narrador es un ser

ficticio creado por el autor, el cual tiene que recurrir a


ciertas máscaras con el fin de mantener la credibilidad y verosimilitud del relato. Además, no
envejece, no muere y sólo existe dentro del relato.

TIPOS DE N OVELAS

1. Novelas románticas: La iniciación plena de estas novelas corresponde al


romanticismo, pero fueron los novelistas ingleses del siglo XVIII quienes imprimieron
este carácter a la novela aun cuando exageran presentando asuntos excesivamente
tiernos y lacrimosos. Los eventos que en las novelas románticas se desarrollan
contienen historias de amores y encuentros, pasiones y desencuentros, que el autor
desea contar con el objeto de presentar historias de amor y generar distintos
sentimientos e identificaciones del lector. En la novela romántica se exalta la
naturaleza, el amor, la ingenuidad, la pasión y la melancolía.
2. Novelas fantásticas: utilizan en sus historias elementos fantásticos, que pueden ser
los mundos en los que se desarrollan las historias, los personajes que las
protagonizan o las historias fantásticas que estas novelas recrean. Dentro de esta
clasificación, podremos encontrar los cuentos de hadas o infantiles, en los que
encontramos historias, personajes y mundos que no existen en la realidad, pero que
son utilizados y creados por el escritor para contar estas historias.
3. Novelas históricas: remiten a un contexto real de años o épocas pasadas o se
relacionan con algún hecho histórico que realmente existió. Por lo tanto, dentro de la
narración de la novela histórica, es preciso cuidar o reparar en algunos detalles,
aunque la misma tipificación permite ciertas licencias en las que no necesariamente
sus personajes o historias estén reflejadas exactamente cómo sucedieron o como
eran realmente esos protagonistas. Este tipo de novelas tienen un carácter similar al
documental, debido al relato del recuento de eventos previamente chequeados por el
escritor encargado de contar la historia. Se dice que la mejor historia de Roma está
en la novela Quo Vadis de Enrique Sienkiewiez.
4. Novelas thrillers: se escriben de cierta manera en que el objetivo es crear suspenso
en el lector o en el público en general. Presentan historias que mantienen al lector en
vilo, perfectamente expectante y atento, para ir desentrañando cada uno de los
sucesos que se describen. El público tiene que ir conociendo acontecimientos que
forman la historia a medida que el autor elija revelarlos, lo que abre una gama de
sentimientos que van desde la ansiedad hasta el miedo, pasando por la
desesperación y el suspenso, que obligan a la absoluta atención del lector para lograr
desenmascarar la historia completa.
5. Novelas policiales: pueden estar relacionadas a las novelas thrillers, por el
suspenso y el drama con los que son relatadas. Pero su característica principal es lo
que cuentan: generalmente un caso policial o de investigaciones criminales. Éstas son
llevadas a cabo por el protagonista o el personaje central, que brilla por la capacidad
de deducir e hilar eventos, que conlleva a la resolución de la investigación o del caso
policial. Su personaje central es siempre un detective.
6. Novela de aventuras: Al personificarse los cantares de Gesta de la Edad Media,
dieron la novela de caballerías (de aventuras). Se caracterizan por extensas
narraciones cuyo protagonista es un personaje que profesa el ideal caballeresco, es
decir, que dedica su existencia a la defensa de la justicia y al amparo de los débiles y
desvalidos.
7. Novelas psicológicas: Describe sobre todo los conflictos espirituales, es decir,
psicológicos. Las reacciones espirituales de los personajes, que son analizados
minuciosamente, bien siguiendo el hilo de sus pensamientos (monólogos), o bien
transcribiendo aquellos textos –diarios íntimos, cartas (novela epistolar), etc. – que se
suponen escritos por dichos personajes.
8. Novela costumbrista: La observación de la realidad da origen a la llamada novela
de costumbres. En estas se presentan conductas humanas de personajes y tipos
analizados en su contexto histórico y entorno social, como representantes
significativos de un grupo humano y de su esquema de valores en el marco de una
sociedad concebida como totalidad. Entre las novelas de costumbres hay algunas de
gran valor como las de Dickens, casi todas las novelas españolas de ese tipo y
muchas americanas como Don Segundo Sombra.
9. Novelas sociales: Éstas se componen por historias que abarcan grupos sociales o
colectividades, en las que se relatan hechos relacionados a grupos o vidas de grupo,
pero no con un protagonista individual. Según los acontecimientos que se narren,
generarán en el lector una identificación más cercana o lejana.
10. Novela biográfica: Es una modalidad de la nueva literatura. Esta revoluciona
la técnica de la biografía histórica. Toma los grandes hombres o héroes como seres
corrientes y los lleva desde la cuna hasta la cima de la gloria y luego hasta la tumba.
Sus más calificados representantes son: André Maurois, Stefan Zweig, Emil Ludwing.
11. Novela actual: La novela moderna asalta al lector como un conjunto de crisis
de todo orden. La jovialidad y lo agradable aparecen como algo anticuado. Todas son
novelas con problema. En muchas de ellas los hombres son representados como
monstruos asquerosos, vulgares, esclavos atormentados y víctimas indefensas,
negociantes arribistas, mentirosos y libertinos. La búsqueda del sentido de la vida, es
un problema para el personaje. El hombre, víctima de la administración del mundo,
de los negocios, amenazado por el átomo y las crisis económicas, las guerras,
arrojado en la maquinaria de un mundo casi totalmente trastocado y tecnificado, se
vuelve cada vez en su interior más sin patria, ese hombre común de hoy, ya no
puede ser un hombre armónico o un héroe ideal. Ni siquiera tiene fuerzas para una
gran pasión. Según los sociólogos, cada vez queda menos de realidad originaria y
natural. Toda la actitud del hombre moderno respecto a la fe, a la ciencia, al
sentimiento y a los valores se ha desplazado, complicado y diferenciado.

PREGUNTAS IMPORTANTES

¿Contienen todos los textos narrativos los mismos elementos?


No. Hay gran variedad en los recursos que el autor usa para decir la historia y en el modo
cómo los ordena en su discurso. En el análisis de cada uno de estos conceptos proporcionan
numerosos ejemplos que muestran esa riqueza. Así, consideramos como partes de la
historia: la exposición (la creación de los personajes, del ambiente, de relaciones, etc.), el
desarrollo (el proceso cronológico de los sucesos), el clímax (el momento de máxima
tensión) y el desenlace (consecuencias de los sucesos y, en ocasiones, restablecimiento del
orden).

¿En qué se diferencia un marco cerrado de un fin cerrado?


Ambos conceptos son diferentes. Con el término de marco hacemos referencia a la
razón que justifica el contar la historia. Es algo así como el marco en el que colocamos una
fotografía; el marco contiene la fotografía, pero no es parte de la foto. Como explicamos
bajo el concepto de marco, éste puede tomar formas muy variadas. En épocas antiguas nos
mostraba quién contaba la historia, a quién se contaba y por qué se contaba. En tiempos
modernos no es tan frecuente el uso de un marco, pero cuando se incluye, puede hacer
referencia, entre otros muchos motivos, al origen de la historia o a las razones que motivan
al autor a contarla (marco abierto es cuando se incluye sólo a comienzo y marco cerrado
cuando también se incluye al final del cuento). El término fin cerrado se refiere a la historia
misma y con él queremos decir que tiene un desenlace, es decir, que se da respuesta a las
incógnitas que surgen durante el relato.

¿Qué quiere decir analizar la historia desde la perspectiva del


narrador?
El narrador es quién nos cuenta la historia y por eso es importante reflexionar sobre
los recursos que usa el autor para crear su narrador. El narrador controla los dos
procedimientos complementarios de toda narrativa, la mimesis (showing) y diégesis (telling)
y mediante ellos la creación de los personajes. De esta importancia, surgen las preguntas de
quién es el narrador, cómo controla el proceso de la narración y desde qué perspectiva lo
hace. El proceso de la narración es diferente si contamos con un narrador fidedigno
(confiable) o si por el contrario el narrador no es confiable; también afecta nuestra
interpretación de la historia si determinamos que es un narrador objetivo o un narrador
inocente, así como la distancia desde la que nos cuenta o presenta los sucesos. Esta
distancia puede ser espacial, temporal o incluso psíquica. Todos estos elementos crean un
tono peculiar.

Entonces surge una pregunta fundamental ¿quién es el narrador?


Así es, en efecto. Muchas de las clasificaciones de las obras narrativas se basan en los
distintos tipos de narrador. Así tenemos narradores en primera persona, en tercera persona
e, incluso, en segunda persona. Cada uno de estos narradores presenta un punto de vista
único. Pero el proceso de clasificaciones puede ser muy complejo: el narrador en tercera
persona puede ser omnisciente o con conocimientos limitados de lo que sucede, puede ser
un narrador testigo con una perspectiva subjetiva o, por ejemplo, un objeto que narra lo que
ve y oye de forma objetiva.

HORACIO QUIROGA, EL GAFE DE LA LITERATURA

Cuando Fernando Pessoa escribió que el poeta es un fingidor se refería a esa disociación
entre la biografía del escritor y de su obra. En muchos autores modernos este principio se
cumple casi a rajatabla, pero en otros, en cambio, es casi imposible separar vida y obra.
Este último es el caso de Horacio Quiroga, considerado el gran maestro del cuento
hispanoamericano. Sus relatos, llenos de violencia y de muerte, reflejan en gran medida esa
tragedia que fue su vida y que rodeó a quienes lo conocieron. No en vano se le ha
comparado con Edgar Allan Poe, un autor que tampoco tuvo precisamente una vida fácil. Lo
cierto es que basta con leer libros como Cuentos de amor de locura y de muerte para
percibir un halo de desgracia que no suele dejar indiferente a nadie. Sin embargo, en
Quiroga el malditismo alcanzó ese punto en que la realidad supera a la ficción. Y es que
como recoge Jesús Callejo en su libro Enigmas literarios casi todos sus seres queridos
acabaron muertos, suicidándose o en aparatosos accidentes.
La desgracia le acompañó prácticamente desde su nacimiento. En 1879, cuando tenía solo
dos meses y medio a su padre, Prudencio Quiroga, se le enganchó la escopeta de caza y se
mató accidentalmente de un disparo en presencia de toda la familia. Pasado un tiempo su
madre vuelve a casarse y a su padrastro le da una hemorragia cerebral que le deja paralítico
y en silla de ruedas. Cuando Quiroga tenía 13 años su padrastro se suicida en su presencia
con la misma escopeta con que había muerto su padre biológico.

Después de una juventud bastante desgraciada la mala suerte volvió a presentarse más
adelante, cuando Quiroga contaba con 24 años y mata por accidente a su mejor amigo, el
poeta Federico Ferrando. El 5 de marzo de 1902 Quiroga y Ferrando se encontraron en la
casa de este último y el poeta le mostró un arma que había adquirido para un posible duelo
con Guzmán Papini y Zás. Quiroga le pidió el arma para inspeccionarla y en ese momento se
produjo un disparo. Cuando el humo se disipó el cuerpo de Ferrando yacía sin vida. Quiroga
se lanzó sobre su amigo pidiéndole perdón, pero ya no había nada que hacer. Murió
prácticamente en el acto: la bala le penetró por la boca.

Inmediatamente después abandona Montevideo y decide trasladarse a vivir a su querida


selva, concretamente a la provincia de Misiones, sobre la orilla del Alto Paraná. Allí se
establece con su primera esposa, Ana María Cires, que en diciembre de 1915 se quita la vida
ingiriendo una fuerte dosis de sublimado para revelar fotografías, y después de ocho días de
intensa agonía. Las circunstancias exactas y los motivos de esta muerte continúan hoy
siendo un misterio. Quiroga hizo verdaderos esfuerzos para hacer desaparecer cualquier
rastro de su existencia y nunca más volvió a mencionarla. De este matrimonio tuvo dos
hijos, Eglé y Darío, cuyas vidas tendrían también un trágico desenlace.

En 1927 el enamoradizo escritor se fijó en la que se convertiría en su segunda esposa,


María Elena Bravo, que por cierto tenía la misma edad que Eglé y que era compañera suya
en la escuela. Pocos años después María Elena abandona a Quiroga, que queda fracasado y
solo en la selva. Solo porque poco a poco ve morir a todos aquellos que le rodean, como su
hermano Prudencio, que muere en un trágico accidente, o su amigo Baltasar Brum, que se
suicida cuando es derrocado como presidente de Uruguay. El desenlace fatal se produce en
1936, cuando el escritor uruguayo regresa muy enfermo a Buenos Aires e ingresa en el
Hospital de Clínicas, donde se le diagnostica cáncer de próstata, intratable e inoperable.
Ante esta perspectiva Quiroga optó por suicidarse bebiendo un vaso de cianuro.

Sin embargo, su muerte no impidió que se siguieran produciendo desgracias entre


aquellos que lo conocieron y quisieron en vida. Muchos de sus amigos acabaron de la misma
manera que el propio Quiroga. Sobre su suicidio su amigo y escritor Leopoldo Lugones dijo:
«se mató como una sirvienta». Pero en 1938, un año después de la muerte de Quiroga,
Lugones se quitó la vida con una mezcla de arsénico y whisky. Ese mismo año Alfonsina
Storni, gran amiga y amante de Quiroga, se suicida ahogándose en el mar, después de que,
como a Quiroga, se le hubiera diagnosticado un cáncer.

Su familia tampoco se mantuvo ajena a esa espiral de suicidios. Su sobrino, el novelista


Jules A. Claretie, se arrojó a un tren. Su hija Eglé se divorció y se suicidó en 1938 y su
hermano Darío acabó con su vida en 1951. Ni siquiera su última hija fruto de su segundo
matrimonio, María Elena Quiroga, llamada cariñosamente Pitoca, logró escapar del destino
suicida. En 1988, cuando tenía casi 60 años, Pitoca se lanzó desde un noveno piso. Parece
que con esta última muerte se cierra la saga de suicidios en torno a la persona de Horacio
Quiroga, el escritor que puede ser considerado sin miedo a exagerar como el más gafe de la
historia de la literatura.

RUDYARD KIPLING

Nació el 30 de diciembre de 1865 en Bombay (India). Cuando tan sólo tenía 6 años,
fue enviado a estudiar a Inglaterra. Permaneció cinco años en un hogar social de Southsea,
experiencia que describe en su relato 'La oveja negra'. En el año 1882 regresó a la India,
momento en que comenzó a trabajar para la Civil and Military Gazette de Lahore hasta
1889, en calidad de editor y escritor de relatos. Algún tiempo después publicó Cancioncillas
del departamento (1886), una serie de versos satíricos sobre la vida civil y militar en los
cuarteles de la India colonial, además de una colección de sus relatos escritos para la prensa
recopilados en Cuentos de las colinas (1887).

Su fama literaria se la debe a seis historias sobre la vida de los ingleses en la India,
publicadas entre 1888 y 1889. Entre sus novelas o relatos largos más populares figuran La
luz que se apaga (1891), El Libro de la Selva (1894), El Segundo Libro de la Selva (1895),
Capitanes intrépidos (1897), Stalky & Cía. (1899), basada en sus experiencias infantiles en el
United Services College, y Kim de la India (1901), un relato picaresco de la vida en la India.
Lo más destacable de su poesía es quizá Baladas del cuartel (1892) y Las cinco naciones
(1903). Viajó por Asia y Estados Unidos, donde se casó en 1892 con Caroline Balestier y
vivió durante un breve periodo en Vermont. En 1903, se estableció en Inglaterra. En 1907 le
concedieron el Premio Nobel de Literatura, convirtiéndose en el primer autor inglés
merecedor de este galardón. Fue iniciado en masonería a los veinte años en Lahore, dedicó
su vida y sus escritos a profundizar en la condición de Hombre, y su devenir existencial.
Falleció el 18 de enero de 1936 en Londres.