Está en la página 1de 9

REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

MINISTERIO DEL PODER POPULAR PARA LA EDUCACIÓN.

U.E.P “INSTITUTO EDUCACIONAL ARAGUA”

CÁTEDRA DE HISTORIA

MARACAY ESTADO ARAGUA

TRANSFORMACIONES DERIVADAS DE LA
EXPLOTACIÓN PETROLERA.
(Ensayo)

PROFA: ALUMNO:

Orlando Torres Michell David Ramírez Guerra.

ototorres13@hotmail.com CURSO: 4to año B

MARACAY, 5 MAYO 2020


REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

MINISTERIO DEL PODER POPULAR PARA LA EDUCACIÓN.

U.E.P “INSTITUTO EDUCACIONAL ARAGUA”

CÁTEDRA DE HISTORIA CONTEMPORÁNEA

MARACAY ESTADO ARAGUA

NUESTRA HISTORIA; ECONÓMICA Y SOCIAL COMO RESULTADO DE LA


EXPLOTACIÓN MINERA Y PETROLERA.

Hablar de la historia evolutiva de nuestro país va ligada al cambio de la


Venezuela agraria a la estructura rentista minera y petrolera. Cambios que han
trascendido en la estructura económica y social que han sido determinantes en el
desarrollo industrial; etapas históricas de concesiones y recuperación del control
de soberanía. El petróleo y el hierro dieron apertura al crecimiento e intercambio
económico con grandes potencias mundiales.

Así mismo la estructura social del viejo latifundio rural sustituido por una
organización distinta urbana; desarrollos a nivel de planificación, comunicación y
servicios, nuevas ciudades y poblados en torno a ellos, desde el florecimiento
hasta la decadencia y pobreza de la población actual. Nunca se le dio una
alternativa a la renta minera con una visión progresista, cuyas consecuencias
intensificaron hasta hoy una miseria y desigualdad producto del flagelo de la
corrupción y la afectación global por la caída estrepitosa de los precios en el
mercado exterior.

Cabe agregar que la industria petrolera ha pasado a ser el sector


fundamental de la economía venezolana, este sustituyo a la Agricultura quien
era la actividad que jugaba un papel determinante en la estructura de ingresos y
abastecimiento interno del país. Una vez se inicia la extracción petrolera, se
inducen cambios profundos y acelerados del modelo económico, a pesar de que
en sus inicios era realizado y controlado por empresas extranjeras
(Mayoritariamente de EEUU); quienes obtuvieron concesiones de los gobiernos y
tenían la facultad de decidir en todas las áreas estructurales incluyendo las
políticas.

Al mismo tiempo; los ingresos provenientes de la Agricultura; beneficiaban


a casi la totalidad de la población, en contraste con los ingresos producto de la
explotación petrolera solo un aproximado de 3% beneficiaba a la población
conformada por trabajadores y empleados de las industrias concesionarias
extranjeras; quienes adquirían los materiales y equipos necesarios para esta
actividad en el mercado extranjero, junto a los bienes de consumo para cubrir las
necesidades de sus empleados.

En efecto la explotación del petróleo para 1.940 cuando comienza su


producción era de 502.000 barriles diarios y de forma exponencial crece hasta
1978 cuando alcanza 3.708.000 barriles, con precio inicial de 2$ el barril; hasta
alcanzar 13 $ en 1.974. Con la creación de la OPEP desde 1960 hasta 2018; el
precio del petróleo crudo se define por la canasta de precios de referencia. Esta
canasta es un promedio de los precios de las diversas mezclas de petróleo que
producen los miembros de la organización. Al aumentar y disminuir la producción
de petróleo, la OPEP trata de mantener el equilibro entre los precios máximos y
mínimos establecidos. Para 2018 nuestro crudo alcanzó un tope de 100 $ por
barril.

Con referencia a lo anteriormente expuesto nuestra economía sufrió


históricamente un repunte y una reestructuración económica, social y política
fuerte, competitiva en el mercado internacional; intensificado desde que fue
nacionalizada el 1 de Enero de 1976, durante la primera presidencia de Carlos
Andrés Pérez. Venezuela se convierte en un país netamente dependiente del
ingreso petrolero que abarca casi un 95% del valor de exportación y aporta un
total de 80% de los ingresos ordinarios del país. Todo el flujo de divisas
extranjeras se obtiene de esta actividad.
Actualmente, para Mayo, 2020 el precio del petróleo Venezolano se
desplomó esta semana hasta los 92,03 yuanes (13,03 dólares) por barril. Situacion
que agrava la crisis económica y social del país por no poseer ingresos
suficientes; producto de otras actividades de producción capaces de cubrir los
déficits que presenta la empresa estatal PDVSA.

Ahora hablaremos de la Explotación del mineral de Hierro; en abril de


1947 se confirma el descubrimiento de mineral de hierro en el cerro La Parida, 80
km al sur de Ciudad Bolívar, uno de los más grandes depósitos de mineral de
hierro del mundo, conocido a partir de 1948 con el nombre de Cerro Bolívar y cuya
explotación sistemática e intensiva de este recurso mineral comenzó en
Venezuela a partir de 1.950 en el cerro el Pao por empresas Estadounidenses
Iron Mines y Orinoco Mining las cuales explotaron el mineral hasta diciembre de
1974.

En primer término la producción de hierro Venezolano a gran escala


comenzó en 1950 y alcanzó los 20 millones de toneladas anuales a finales de
esa década. El 9 de febrero de 1952 se fundó Ciudad Piar, destinada a convertirse
en sede de la minería. En julio de 1962, la Corporación Venezolana de Guayana
(CVG), inició operaciones a través de su empresa filial Siderúrgica del Orinoco
(SIDOR), ubicada en la planta de Matanzas. El hierro es una de las principales
riquezas mineras de Venezuela.

Resulta oportuno mencionar que uno de los eventos más importantes


para la Soberanía nacional se produjo el 1 de enero de 1975, teniendo como
escenario a Ciudad Piar, estado Bolívar, cuando el gobierno venezolano durante la
primera gestión del presidente Pérez se reservó la industria de la explotación de
este mineral en la llamada Nacionalización del Hierro. A partir de entonces la
empresa estatal Ferrominera del Orinoco fue la encargada de coordinar y ejecutar
los trabajos de extracción y manejo del mineral de hierro.
De igual manera; estudios recientes realizados por expertos internacionales
de la industrias del hierro y del acero, también conocida como industria ferro
siderúrgica, es considerada clave en la industrialización de los países y el
consumo de acero está directamente relacionado con el desarrollo económico
general de cualquier país, y Venezuela no es la excepción. En el estado Bolívar
existen 45 depósitos de mineral de hierro, que contienen reservas que ascienden
a más de 400.000 millones de toneladas métricas.

Sobre la base de las consideraciones anteriores; ambas industrias han


presentado resultados precarios desde 2006 hasta nuestros días, en cuanto a
producción, productividad, tasa de uso de la capacidad instalada y margen de
utilidad, producto de un cambio radical en la visión estratégica y que requieren un
reimpulso a nivel del estado.

Resulta oportuno hablar sobre el Comportamiento de la agricultura en


nuestro país; después de la segunda guerra mundial, hasta nuestros días,
Históricamente la actual Venezuela se erigió sobre bases agrarias regionalmente
diferenciadas. Las primeras agriculturas de los grupos indígenas sustentaron
densidades demográficas relativamente altas en valles montanos y piedemontes
centro occidentales. La disolución del nexo con la Metrópolis y las guerras
internas redujeron el comercio externo durante la mayor parte del siglo XIX. Hacia
el último cuarto del siglo el país experimentó una nueva recuperación agro-
exportadora inscrita en la expansión imperialista europea.

A mediados de la segunda década del siglo XX, la irrupción petrolera


cambió las bases históricas del modelo de acumulación y, en consecuencia, los
diversos sistemas agrarios en las distintas regiones, comenzaron a perder
significación en la evolución económica del país.

De hecho; después de la II Guerra Mundial el factor petrolero propició la


articulación orgánica de la República al sistema capitalista mundial,
acelerando los cambios estructurales del país. La nueva renta impulsó una
precipitada modificación de las viejas coordenadas territoriales, económicas,
demográficas y culturales y en un tiempo relativamente corto la sociedad
Venezolana inició el tránsito de su condición agraria a una urbano-petrolera.

Esto trajo como consecuencia que el mundo agrario sobrellevó, desde


entonces, un doble proceso de transformación. Primero, la difuminación o
modificación de los sistemas productivos históricos. Segundo, la emergencia de
nuevas agriculturas, amparadas por el recién instaurado modelo de substitución
de importaciones, en el que modernización tecnológica, organización agro-
empresarial y reforma agraria jugaron un papel estelar.

En este mismo orden de ideas la agricultura refleja en los últimos diez y


nueve años las consecuencias directas sobre la población; en efecto, son
alrededor de diez y siete estados donde la agricultura es la principal actividad
económica y más de diez donde es prácticamente la única. Esta realidad objetiva
explica el gran impacto del comportamiento de la agricultura en nuestra sociedad,
y en función ello se identifica el problema central, fundamental y básico que se
resume como una “Caída sostenida de la producción”.

Seguidamente hablare de la industrialización de Venezuela, la cual se


inicia por la introducción y rápida expansión de la industria petrolera en los
años 20 del presente siglo, aunque ya en años anteriores se habían instalado
ciertos equipos industriales, en esta época lo que se refleja es que la fuente
industrial eran empresas de la industria textil, de cerveza, de cigarrillos, de energía
eléctrica, vidrios, fósforos, calzado, licores, de azúcar, de aceite, de semillas de
algodón, etc. Antes de la llegada de los efectos de la explotación del petróleo, ya
que es en ese momento donde comienza una etapa de industrialización tan
grande que nos coloca al tope de Latinoamérica.

Como consecuencia se hacía más costosa la producción y abarataba


la importación de bienes de consumo y pasamos a ser de un país exportador
de productos agrícolas a uno exportador exclusivamente de petróleo. En
consecuencia las firmas comerciales concentraron sus actividades únicamente en
la importación. La industria y la agricultura entran en crisis. En 1939 se produce la
Segunda Guerra Mundial; por lo que ocurren restricciones obvias a la importación.

Asimismo para el año 1939 se había firmado un Tratado de Reciprocidad


Comercial con Estados Unidos. En este tratado, a cambio de la venta de
petróleo se otorgaba a los Estados Unidos un tratamiento preferencial con los
aranceles de una serie de bienes de consumo. La existencia de ese Tratado, le
da un signo muy especial al proceso de industrialización Venezolana.

Después en 1955 entran las empresas automovilistas a formar parte de la


economía venezolana entran los grandes como GM y FORD. En marzo de 1959
los Estados Unidos disminuyeron las compras de petróleo a Venezuela, lo que
indujo a comenzar en forma acelerada y sostenida, su proceso de
industrialización. De ahí en adelante hasta nuestros tiempos el petróleo ha sido la
columna vertebral de la economía venezolana y raíz de ella emergieron muchas
grandes industrias que trabajan con los derivados del petróleo y dan comienzo a lo
que hoy conocemos como la industrialización petrolera.

Cabe agregar que las características de la estructura económica de


Venezuela, se basaban en el sistema Monoproductor y no daba oportunidades
para la diversificación económica del país. Pues las políticas que hasta 1936 se
habían implementado tenían como propósito específico, robustecer el sistema
económico con las entradas provenientes de los hidrocarburos. La Segunda
Guerra Mundial (1939-1945), limita drásticamente el comercio internacional, esto
favoreció los inicios de una industria nacional moderna.

Precisando aún más existe una Dependencia de las empresas


extranjeras; las cuales controlaban en su totalidad precios, mercados y
volúmenes de producción; aunado a la dependencia tecnológica que
responde a un control total en cuanto a adquisición de: Sistemas de Armas,
Equipos e insumos masivos, así como la influencia a través de los medios de
comunicación. Por ultimo permanece hasta hoy una Heterogeneidad Estructural
enmarcada en una explotación de la mano de obra rural por latifundistas, por otro
lado la migración interna ha traído una marginalidad o pobreza crítica en el medio
urbano por falta de fuentes de trabajo suficientes.

Como consecuencia de todo el desarrollo del tema se establecen los cambios en


la estructura social del país, desde 1854 con la Abolición de la esclavitud en
1.854. as clases sociales estaban formados: Por los grandes propietarios
territoriales, conocidos como “terratenientes”, los grandes comerciantes
-representado por la burguesía comercial, el alto clero (la iglesia católica), el
sector medio o canastilleros formado por los artesanos, las clases
explotadas de los centros urbanos, las clases explotadas de los centros rurales.

Por otra parte el descubrimiento de la riqueza del subsuelo venezolano, la


base de la economía cambia, pasando de ser una nación agrícola a un país
productor y exportador de petróleo. Nació entonces la burguesía extranjera
la burguesía comercial importadora fuertemente ligada al capital extranjero,
una burocracia política compuesta por altos funcionarios públicos, una
clase trabajadora, ubicada en los campos petroleros, haciendas y hatos
modernos, en las fábricas y talleres, comercios, bancos, la clase obrera, otros
trabajadores como domésticas y por ultimo las masas marginales que
desarrollan comercio informal y empleos de bajo nivel.

En conclusión y basado en todos los argumentos desarrollados en cada aspecto


puedo inferir que Venezuela desde su raíz agropecuaria hasta nuestros días ha
evolucionado en los aspectos: sociales, económicos y políticos ; afectados por
fuerzas externas como el capitalismo extranjero, la burguesía nacional que al
aparecer el Petróleo olvidaron la capacidad agraria y la sustituyeron por divisas
fáciles nutridas por las concesiones ;el proceso de recuperación del control ha sido
lento pero lejos de sembrar para los momentos difíciles aparece una Burocracia
corrupta que destroza las arcas nacionales.
Aunado a esto la mala distribución de los bienes nacionales por la que
se ha desarrollado estructuras sociales y laborales de discriminación. No por
la falta de recursos sino su mala utilización e inversión. Deberíamos romper estos
esquemas con una reingeniería de administración para beneficiar al pueblo en
general, basado en las potencialidades de riqueza material y humana con que
contamos.

También podría gustarte