Está en la página 1de 5

NULIDAD DEL ACTO PLURILATERAL

Artículo 223º.- En los casos en que intervengan varios agentes y en los que las prestaciones de
cada uno de ellos vayan dirigidas a la consecución de un fin común, la nulidad que afecte al
vínculo de una sola de las partes no importará la nulidad del acto, salvo que la participación de
ella deba considerarse como esencial, de acuerdo con las circunstancias.

El acto unilateral procede de una sola parte como el (testamento), bilateral (compraventa,
matrimonio, etc.) y plurilateral (contrato de sociedad con más de dos socios).

 En el acto unilateral hay un solo centro de interés, hay una sola parte tanto si resulta
de una sola declaración, como se resulta de varias declaraciones pero que revelan un
solo centro de interés.
 El bilateral consta de manifestaciones provenientes de dos partes, hay os centros de
intereses que se contraponen.
 En el acto plurilateral hay más de dos partes y por consiguiente más de dos centros de
intereses que pueden ser contrapuestos por el hecho de que cada parte persigue una
finalidad propia y no una finalidad común o estos centros de intereses pueden ser n ¡o
contrapuestos debido a que todas las declaraciones son del mismo contenido, todas
están dirigidas a la consecución de un fin común.

NULIDAD PARCIAL
Artículo 224º.- La nulidad de una o más de las disposiciones de un acto jurídico no perjudica a
las otras, siempre que sean separables. La nulidad de disposiciones singulares no importa la
nulidad del acto cuando éstas sean sustituidas por normas imperativas.
La nulidad de la obligación principal conlleva la de las obligaciones accesorias, pero la nulidad
de éstas no origina la de la obligación principal.
Cuando el acto jurídico consta de varias disposiciones, las misma son parte de un negocio
unitario, cuando las partes lo quieren como una totalidad. Sin embargo, no es común que las
partes declaren que quieren la regulación como un acto jurídico unitario.
Dos requisitos para que la nulidad de unas disposiciones no afecten a las otras:
- OBJETIVO: Consistente en que las disposiciones o cláusulas de un acto jurídico sean
separables o que tengan vida propia.
- SUBJETIVO: La parte o las partes habrían celebrado el acto jurídico de todas maneras
sin la parte afectada de nulidad o anulabilidad y esto sucede cuando el acto es todavía
útil para el agente, le proporciona los efectos prácticos que con su realización
persigue.
La nulidad parcial puede depender de las más diversas causas, un elemento del negocio puede
ser simulado o carente de seriedad, carecer de forma necesaria o ser contrario a ley o a las
buenas costumbres, el negocio puede ser parcialmente nulo por ser imposible una parte de la
prestación o porque parte del negocio exige la aprobación de otra persona y ella falta.
Cuando las partes del acto jurídico están de acuerdo en que se mantenga parcialmente o en
que quede sin efecto en su totalidad, habrá que estar a lo que las partes están de acuerdo. No
se puede poner reparos a la validez de la parte no afectada por la causal de nulidad, cuando
los interesados están de acuerdo. La mencionada norma solo entra en juego después de
descubrirse la nulidad de una parte del A.J y quienes son parte en él son de opinión distinta.
SUSTITUCIÓN LEGAL DE DISPOSICIONES NULAS
La nulidad de disposiciones singulares no importa la nulidad del acto cuando estos sean
sustituidos por normas imperativas. Por tanto, el acto no está afectado de nulidad como
consecuencia de la disposición singular nula que es sustituida por norma imperativa.
OBLIGACIONES PRICIPALES Y ACCESORIAS
La nulidad de la obligación principal conlleva la de las obligaciones accesorias pero la nulidad
de estas no origina la de la obligación principal. Y eta disposición es la aplicación del principio
que establece que lo accesorio sigue la suerte de lo principal pero no al contrario.
La nulidad de la cláusula penal no origina la de la obligación principal, si el cargo es ilícito o
imposible, el acto jurídico subsiste sin cargo alguno.
DOCUMENTACION DEL ACTO Y NULIDAD
Artículo 225º.- No debe confundirse el acto con el documento que sirve para probarlo. Puede
subsistir el acto aunque el documento se declare nulo.
Entre documento y contenido, hay una relación de continente y contenido. Una cosa es el
continente (documento) y otra el contenido (A.J). Son distintas las consecuencias de la nulidad
de alguno de estos elementos. Si se anula el documento, el acto jurídico subsiste válido y
eficaz. El documento puede ser público. Hay que distinguir el cumplimiento de la forma del
acto mismo, la formalidad queda satisfecha si se cumplió al celebrarse el acto, si
posteriormente el documento desaparece.
ALEGACIÓN DE INCAPACIDAD
Artículo 226º.- La incapacidad de una de las partes no puede ser invocada por la otra en su
propio beneficio, salvo cuando es indivisible el objeto del derecho de la obligación común.
La anulabilidad solamente, se pronunciara a petición de parte y no puede ser alegada por otras
personas que aquellas en cuyo beneficio la establece la ley o por sus representantes. Las
personas en cuyo beneficio la ley establece la acción de anulabilidad son el incapaz o su
representante; en el caso de error, la parte que lo padeció; en los casos de dolo, violencia o
intimidación, la parte que lo sufrió y en la simulación relativa, el tercero perjudicado. Ellas son
las únicas que pueden pedir la nulidad de un acto anulable.
Con la referencia al objeto de la obligación queda suficientemente protegido el interés del
beneficio con la acción de anulabilidad, por lo que la referencia al objeto del derecho esta
demás.
La incapacidad de una de las partes n puede ser invocada por la otra para instar la anulación
del acto. Cuando la parte obligada está integrada por dos o más personas, de las cuales unas
son capaces y otras incapaces, la persona capaz no puede invocar la incapacidad de la otra
para instar la anulación del acto, salvo cuando es indivisible la prestación que es objeto de la
obligación común.
NULIDAD DE LOS ACTOS CELEBRADOS POR MAYORES DE 16 Y MENORES DE 18 AÑOS
Artículo 227º.- Las obligaciones contraídas por los mayores de dieciséis años y menores de
dieciocho son anulables, cuando resultan de actos practicados sin la autorización necesaria.
Los menores de 16 son incapaces relativos y pueden contraer obligaciones o renunciar
derechos siempre que sus padres que ejerzan la patria potestad autoricen expresa o
tácitamente el acto o lo ratifiquen. Si los padres autoricen previamente el acto o lo ratifican
después de realizarlo, el acto es válido, no puede ser impugnado de anulabilidad. Pero si el
menor renuncia a un derecho o contrae una obligación sin autorización ni ratificación de sus
padres que ejercen la patria potestad, el acto es anulable. En cuyo caso, el menor queda sujeto
a la restitución de la suma que se hubiese convertido en su provecho, porque de lo contrario
importaría un enriquecimiento indebido a expensas de otro.
Además si el menor hubiese actuado con dolo responde además de los daños que cause.
La incapacidad de los menores de 16 y menores de 18 años de edad cesa por matrimonio o por
un obtener un título oficial que le autorice para ejercer una profesión u oficio.

- Los incapaces no privados de discernimiento, dentro de los cuales figuran los mayores
de 16 años que cuentan con capacidad natural de entender y querer, pueden celebrar
contratos relacionados con las necesidades ordinarias de su vida diaria, no
requiriéndose para ello aJ utorización sus padres ni que estos ratifiquen el acto.
- Los incapaces de discernimiento, dentro de los cuales están comprendidos los mayores
de 16 años que tienen capacidad natural, pueden ser autorizados por sus padres para
dedicarse a un trabajo, ocupación, industria u oficio; en tal caso pueden realizar todos
los actos que requiera el ejercicio regular de tal actividad administrar los bienes que se
les hubiesen dejado con tal objeto o que adquieran como producto de aquella,
usufructuarlos o disponer de ellos.
Son anulables, los actos jurídicos celebrados por mayores de 16 años y menores de 18 sin
contar con la autorización dispuesta por ley.
REPETICIÓN DEL PAGO HECHO A UN INCAPAZ
Artículo 228º.- Nadie puede repetir lo que pagó a un incapaz en virtud de una obligación
anulada, sino en la parte que se hubiere convertido en su provecho.
Tanto el acto nulo como del anulable declarado nulo, por lo que las partes tienen el derecho
de restituirse al estado en que se hubieran encontrado si el acto no se hubiera celebrado,
devolviéndose recíprocamente aquello que se han pagado.
Cuando el acto anulado es bilateral con prestaciones reciprocas que se han ejecutado, si una
de las partes es capaz y la otra incapaz, esta solamente está obligada a devolver la parte de lo
recibido que se ha convertido en su provecho, si nada aprovecho al incapaz porque todo lo
malgastó, no devuelve nada. En cambio, la parte capaz, así no pueda repetir nada del incapaz,
debe devolver a este todo lo que de él recibió, pues si no se dio cuenta que estaba
contratando con un incapaz, asume las consecuencias de su negligencia y si contrató sabiendo
que la otra parte es un incapaz actuó de mala fe o corrió un riesgo cuyas consecuencias le
incumben. Además si ambos contratantes son incapaces, la ley protege por igual a ambos,
cada uno devuelve solamente la parte que se hubiera convertido en su provecho.

MALA FE DEL INCAPAZ


Artículo 229º.- Si el incapaz ha procedido de mala fe ocultando su incapacidad para inducir a la
celebración del acto, ni él, ni sus herederos o cesionarios, pueden alegar la nulidad.
El que se oponga a la acción de nulidad o anulabilidad promovida por el incapaz deberá probar
la mala fe del incapaz, por haber procedido ocultando su incapacidad para inducir a la otra
parte a la celebración del acto. Para que la oposición a la acción de nulidad promovida por el
incapaz sea exitosa es necesario que la mal fe del incapaz haya sido determinante para que la
parte capaz tome la decisión de realizar el acto, pues de no haber sido por las maniobras que
han ocasionado la ocultación de la incapacidad no lo hubiera realizado.

INOPONIBILIDAD DEL ACTO JURÍDICO


- OPONIBILIDAD: Significa que la realidad creada se impone a las partes y a tercero,
quienes no lo podrán eludir jurídicamente.
- INOPONIBILIDAD: El acto jurídico válido no puede hacerse valer frente a determinados
terceros, no les es oponible, excepto en los casos previstos por la ley. La inoponibilidad
tutela al tercero contra el peligro de que se haga valer el A.J contra él.
La inoponibilidad, está reservada únicamente para sancionar con la ineficacia relativa a los
actos jurídicos concertados violando disposiciones destinadas a proteger a ciertos terceros.
Si la eficacia del A.J entre las partes tiene que ser reconocida y acatada por los terceros, se dice
que el acto les es oponible. En cambio, si los terceros están legitimados para rechazar o
impugnar tal eficacia, se dice que el ato les es inoponible.

INOPONIBILIDAD POSITIVA E INOPONIBILIDAD NEGATIVA


- INOPONIBILIDAD POSITIVA: Cuando el acto, n estando en juego su validez y eficacia
estructural, incide disfuncionalmente respecto de intereses de sujetos ajenos a los que
lo celebraron o sea la ley establece que el acto se tendrá como no celebrado frente a
determinados terceros.
- INOPONIBILIDAD NEGATIVA: Cuando los que celebraron el acto jurídico no pueden
oponer la invalidez o ineficacia del acto a ciertos terceros, generalmente en protección
de la seguridad jurídica y la tutela de la buena fe, que adquirieron de quien resultó
titular del derecho transmitido en virtud de un acto que después se anula, rescinde o
resuelve.

CARACTERÍSTICAS DE LA INOPONIBILIDAD
- La inoponibilidad es una facultad establecida, expresa o implícitamente, en protección
del interés de determinados terceros.
- Solo el tercero beneficiado puede esgrimir la inoponibilidad.
- No puede ser declarada de oficio por el juez, por no existir un interés público que
proteger.
- La oponibilidad es la regla y la excepción es la inoponibilidad.
- La persona facultada por la ley puede actuar como hubiera podido hacerlo en la etapa
anterior al perfeccionamiento del A.J.
- No se afecta la valides del A.J el cual produce todos sus efectos entre las partes y los
terceros, pero no puede ser esgrimido frente al tercero que por ley está facultado para
actuar como si el acto no existiera.
- La inoponibilidad protege la indemnidad de los derechos humanos adquiridos por el
tercero con anterioridad a la celebración del A.J.

INEFICACIA RELATIVA DE LOS ACTOS JURÍDICOS INOPONIBLES


La ineficacia originaria relativa, dependiente de la inoponibilidad del acto a determinados
sujetos.
El AJ nulo y el inoponible adolecen de ineficacia desde el inicio, pero el nulo es ineficaz entre
las partes y frente a tercero, pero es eficaz entre las partes.
El AJ nulo y el anulable declarado nulo son inidóneos para constituir, modificar, regular o
extinguir relaciones jurídicas, en razón de defectos o vicios en su estructura.
En cambio, el acto jurídico inoponible es válido y eficaz entre las partes que lo celebraron pero
por faltarle ciertos requisitos previstos por la ley y en protección del interés de terceros no
puede ser invocado contra ellos.

CONCLUSIONES SOBRE LA INEFICACIA


- Son categorías de la ineficacia estructural del A.J: La nulidad, la anulabilidad y la
inoponibilidad respecto de determinaciones personas.
- La nulidad y anulabilidad son las dos manifestaciones de la invalidez del AJ. La
inexistencia del AJ esta asimilada a la nulidad.
- Las causales de invalidez del acto jurídico se rigen por el principio de legalidad.
- Todo AJ válido es eficaz, excepto los casos previstos por la ley.
- Todo AJ inválido es ineficaz, excepto los casos previstos por la ley.
- El AJ inoponible no tiene efecto respecto de terceros sino en los casos prexistos por la
ley.
- La ineficacia funcional se deber a la falta de un requisito de eficacia o a causas
sobrevenidas que hacen ineficaz un acto jurídico válido y eficaz.

También podría gustarte