Está en la página 1de 1

ENDIMIÓN

Joven y bellísimo pastor, a quien se creyó hijo de Zeus; fue expulsado del Olimpo
por haberse atrevido a enamorarse de Hera, y condenado a dormir un sueño eterno
en una gruta del monte Latmos en Caria. No conoció, pues, los dolores ni las
alegrías de la vida, ni pudo tampoco morir. Muchos lo consideraron el genio de la
noche y del profundo sueño nocturno. Ártemis, con el aspecto de Selene (la Luna),
lo descubrió una noche a la luz de sus rayos, mientras realizaba su acostumbrado
recorrido.

Impresionada por la belleza del durmiente, se enamoró y tomó la costumbre de


volver allí cada noche a contemplarlo en un silencioso éxtasis, besándolo con su
pálida luz. Algunos han visto en esta leyenda el encuentro entre el sol que se pone
al atardecer y la luna que aparece; otros han creído ver representada en el mito la
familiaridad de los pastores con el astro de la noche y con su recorrido. En el arte
aparece con frecuencia el mito de Endimión. En Pompeya y Herculano se han
encontrado diversas pinturas murales que reproducen esta leyenda. En el Museo
Capitolino de Roma se conserva también un hermoso relieve antiguo.