Está en la página 1de 18

¿CUÁNDO SE DEBE RECIBIR EL REPARTO DE UTILIDADES?

A más tardar el 30 de mayo en el caso de los trabajadores que laboran para una persona moral
(empresa), mientras que las personas que trabajan para una persona física (patrón), deberán
recibir el pago a más tardar el 29 de junio

¿CÓMO SE DETERMINAN INDIVIDUALMENTE LAS UTILIDADES PARA LOS TRABAJADORES?

A) Los trabajadores participarán en las utilidades del patrón de conformidad con el porcentaje que
determine la Comisión Nacional para la Participación de los Trabajadores en las Utilidades de las
Empresas (el cual a la fecha asciende al 10% de las utilidades netas).

B) La utilidad repartible se dividirá en dos partes iguales. La primera parte se repartirá por igual
entre todos los trabajadores, tomando en consideración el número de días trabajados por cada
uno en el año, independientemente del monto de los salarios. La segunda se repartirá en
proporción al monto de los salarios devengados por el trabajo prestado durante el año.

C) Se considera como salario la cantidad que perciba el trabajador en efectivo por cuota diaria.
Cuando la retribución sea variable, se tomará como salario el promedio de las percepciones
obtenidas en el año.

¿QUÉ SALARIO DEBE CONSIDERARSE COMO BASE DEL REPARTO?

Exclusivamente el salario por cuota diaria, sin incluir otros ingresos como tiempo extra,
gratificaciones, primas o cualquier otro derivado de su trabajo. Cuando el salario sea variable, se
tomará como cuota diaria el promedio correspondiente al total percibido durante el año.

En el caso de los trabajadores de confianza se tomará como salario tope, base del reparto de
utilidades, el resultante de sumar 20% al salario del trabajador sindicalizado o de base de más alto
salario, elevado al año.

¿PARA QUÉ TRABAJADORES ES APLICABLE ESTA PRESTACIÓN?

Es aplicable a los trabajadores que hayan laborado por lo menos 60 días en empresas cuyas
utilidades netas fueron de $300 mil pesos o más, según su declaración fiscal 2016, y que tengan
más de un año en funcionamiento. Bajo estas condiciones, los trabajadores tendrán derecho al
Reparto de Utilidades, independientemente de que ya no laboren en la empresa en cuestión o
tenían contrato por obra determinada.

¿PARA QUIENES NO APLICA EL REPARTO DE UTILIDADES?

No aplica para trabajadores domésticos; directores, administradores y gerentes generales;


profesionistas, artesanos, técnicos y otros que, mediante el pago de honorarios, presten sus
servicios sin existir una relación de trabajo subordinado con el patrón.

Asimismo, se exenta de dicho reparto a empresas de nueva creación durante su primer año de
funcionamiento; al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) e instituciones públicas
descentralizadas con fines culturales, asistenciales o de beneficencia; a empresas cuyo capital sea
menor al que fija la Secretaría del Trabajo y Previsión Social por ramas de la industria, y a
instituciones de asistencia privada que realicen acciones con fines humanitarios de asistencia, sin
propósitos de lucro y sin designar individualmente a los beneficiarios

¿CUÁNTO TIEMPO TENGO PARA RECLAMAR MI DERECHO AL PAGO DE LAS UTILIDADES?

De acuerdo a la Ley Federal del Trabajo (LFT), si el trabajador no recibe esta prestación o se le
paga de forma incompleta, tiene un plazo de un año, contado a partir del día siguiente a la fecha
límite establecido, para reclamar el pago de las utilidades.

¿QUÉ DÍAS SE CONSIDERAN COMO LABORADOS PARA EL REPARTO DE UTILIDADES?

Los días laborados, y todos aquellos en que por disposición de la ley, contrato individual o
colectivo de trabajo y del reglamento interior de trabajo, el trabajador perciba su salario aun
cuando no labore, tales como:

Incapacidades temporales por riesgo de trabajo.

Periodos prenatales y postnatales.

Descanso semanal, vacaciones y días festivos.

Permisos.

Permiso con goce de sueldo.

¿CONOCE CUÁLES SON LAS NORMAS PROTECTORAS DE LAS CANTIDADES RECIBIDAS POR
CONCEPTO DE UTILIDADES?

El artículo 130 de la Ley Federal del Trabajo establece: “Las cantidades que correspondan a los
trabajadores por concepto de utilidades, quedan protegidas por las normas contenidas en los
artículos 98 y siguientes”, las cuales se refieren a los siguientes supuestos normativos:

Las utilidades se pagaran directamente al trabajador. Solo en los casos en que este imposibilitado
para efectuar personalmente el cobro, el pago se hará a la persona que designe como apoderado
mediante carta poder suscrita por dos testigos. El pago hecho en contravención a lo dispuesto, no
libera de responsabilidad al patrón (artículo 100);

Las utilidades deberán pagarse precisamente en moneda de curso legal, no siendo permitido
hacerlo en mercancías, vales, fichas o cualquier otro signo representativo con que se pretenda
sustituir la moneda (artículo 101);
Es nula la cesión de las utilidades en favor del patrón o de terceras personas, cualquiera que sea la
denominación o forma que se le dé (artículo 104);

Las utilidades de los trabajadores no serán objeto de compensación alguna (artículo 105);

La obligación del patrón de pagar las utilidades no se suspende, salvo en los casos y con los
requisitos establecidos en la ley (artículo 106);

El pago de las utilidades se efectuará en el lugar donde los trabajadores presten sus servicios
(artículo 108).

¿CAUSA IMPUESTO EL PAGO DE REPARTO DE UTILIDADES A LOS TRABAJADORES?

El reparto de utilidades causa impuesto exclusivamente sobre la cantidad que exceda del
equivalente a 15 días de salario mínimo.

¿ME PUEDEN MULTAR SI NO CUMPLO CON EL PAGO DE UTILIDADES?

La Procuraduría Federal de la Defensa del Trabajo invita a las empresas y patrones a cumplir con el
Reparto de Utilidades en tiempo y forma, pues de no hacerlo conlleva a multas que van de los 50 a
los 5000 salarios mínimos vigentes, según lo señala la LFT.

¿EN QUÉ MOMENTO SE DEBEN REPARTIR LAS UTILIDADES?

La Ley Federal del Trabajo (LFT) en su artículo 122 indica que el reparto de utilidades entre los
trabajadores deberá efectuarse dentro de los sesenta días siguientes a la fecha en que se deba
pagarse el impuesto anual.

Esto es, si la fecha límite para pagar los impuestos para personas morales es el 31 de marzo,
entonces, el periodo para pagar la PTU será del 1 de abril al 30 de mayo del mismo año (60 días
después). Para personas físicas que tengan personal subordinado, el periodo de pago para pagar la
PTU será del 1 de mayo al 29 de junio.

EMPLEADOS QUE PUEDEN RECIBIR PTU

Los trabajadores que tienen derecho a la PTU son todos los trabajadores al servicio de un patrón
(persona moral o física), incluyendo los siguientes:

 Las madres trabajadoras y los trabajadores durante el período de incapacidad temporal.


 Los trabajadores eventuales siempre y cuando hayan trabajado por lo menos 60 días
durante el año.
 Ex-empleados que hayan trabajado en año fiscal anterior por lo menos 60 días.

Los empleados que no tienen derecho a la PTU, según el art 127 de la LFT son los siguientes:

 Directores, administradores y gerentes generales.


 Socios y accionistas.
 Los trabajadores eventuales que hayan laborado menos de 60 días durante el año.
 Profesionistas contratados por honorarios, sin una relación de trabajo subordinado.
 Trabajadores domésticos.

PROCEDIMIENTO PARA EL REPARTO DE UTILIDADES.

Para la elaboración del proyecto del reparto, se tomará en cuenta el monto de las
utilidades a repartir, aumentando en su caso con las utilidades no cobradas del ejercicio
anterior, así como el número de trabajadores con derecho a recibir esta prestación.
Ejemplo:

Renta gravable $ 500,000.00

10% relativo a la participación de


 $ 50,000.00
utilidades

Más las utilidades no cobradas del


$ 4,000.00
ejercicio anterior
Total de reparto entre los
$ 54,000.00
trabajadores
Proyecto de reparto de utilidades de los trabajadores de la empresa
“X” por el ejercicio fiscal comprendido del 1 de enero
al 31 de diciembre del año que corresponda

Participación Participación
Total de
Nombre del Días Salario anual por días por salarios
utilidades
trabajador trabajados ($) trabajados devengados
($)
$8.8524590 $0.0894010

Liliana García
350 25,185.00 3,098.36 2,251.56 5,342.92
Estrada

Gerardo García
325 23,977.50 2,887.05 2,143.61 5,020.66
Antúnez

Alicia Castillo
340 34,500.00 3,009.84 3,084.34 6,094.18
Pinzón

Humberto
357 31,895.25 3,160.33 2,851.47 6,011.80
Guzmán Silva

Ma.  Eugenia
365 44,091.00 3,231.15 3,941.78 7,172.93
Almeida Navarro4

Alonso Téllez
365 36,742.50 3,231.15 3,284.82 6,515.97
Cruz2

Sara Ruiz
300 31,912.50 2,655.74 2,853.01 5,508.75
González

Germán
Hernández 286 34,431.00 2,531.80 3,078.17 5,609.97
Gutiérrez
Olga Pérez
60 11,885.25 531.14 1,062.55 1,593.69
Castillo1

Manuel Magaña
296 26,910.00 2,620.33 2,405.78 5,026.11
Vizcaíno
Jesús Mota
6 480.00 53.11 42.91 96.02
Nava3
TOTAL 3,050 302,010.00 27,000.00 27,000.00 54,000.00

1 Trabajador eventual con derecho a reparto de utilidades por haber laborado el tiempo
mínimo legal (60 días)
2 Trabajador sindicalizado o de base con el salario más alto dentro de la empresa.
3 Trabajador de planta con derecho a reparto (no es eventual)
4 Empleado de confianza que percibió un salario real de 77,000 pesos anuales, pero para
efecto de reparto éste debe ajustarse a lo siguiente:
 
Trabajador sindicalizado con mayor salario $36,724.50
Más un incremento de 20% sobre este
$7,348.50
salario
Salario base máximo para efecto del reparto
$44,091.00
de utilidades al empleado de confianza

Procedimiento de reparto individual de utilidades

Monto de la participación a los


$54,000.00
trabajadores

Número de trabajadores con derecho a


11
participar

La utilidad repartible se divide en dos partes iguales: 50% se reparte entre los
trabajadores, de acuerdo con el número de días trabajados durante el año; otro 50%
se reparte en proporción al monto de los salario devengados por los trabajadores
durante el año.

 1.- Reparto de utilidades por días trabajados

a) 50% de la utilidad total por repartir se divide entre el total de días laborados
por los trabajadores con derecho a participar ($27,000.00 entre 3,050 días),
y
b) El resultado de esta división, utilidad por día trabajado ($8.8524590), se
multiplica por los días laborados individualmente, resultando así la
participación por días trabajados:

Liliana García Estrada, 350días x $8.8524590 = $3,098.36

2.- Reparto de utilidades por salario percibido

a) El restante 50% de la cantidad por repartir se divide entre la suma total de


los salarios por cuota diaria percibida por los trabajadores con derecho a
participar ($27,000.00 entre $302,010.00), y

b) El resultado de esta división, utilidad por peso ganado ($0.0894010), se


multiplica por el total del salario percibido individualmente por cada
trabajador, resultando así la participación por salario devengado:

Liliana García Estrada, $25,185.00 x $0.0894010 = $2,251.56

 3.- Suma de utilidades

Participación por días trabajados $3,098.36

Participación por salario devengado $2,251.56

Utilidad total  $5,349.92


MODALIDAD PARA LOS TRABAJADORES DE CONFIANZA.

La Ley les permite participar a los trabajadores de confianza, pero bajo cierto límite que
está definido en el artículo 127 de la Ley Federal del trabajo fracc. II que dice lo siguiente:

“II. Los demás trabajadores de confianza participarán en las utilidades de las empresas,
pero si el salario que perciben es mayor del que corresponda al trabajador sindicalizado
de más alto salario dentro de la empresa, o a falta de esté al trabajador de planta con la
misma característica, se considerará este salario aumentado en un veinte por ciento,
como salario máximo.”

¿Qué pasa si el salario del empleado de confianza es menor o igual al salario del
trabajador sindicalizado?

Si el salario del empleado de confianza es menor o igual al del empleado sindicalizado de


mayor salario, entonces se tomará el salario anual devengado del empleado de confianza
como tal.

El artículo 127 de la Ley Federal del Trabajo (LFT) establece ciertas reglas a las que deberá sujetarse el
reparto de utilidades para algunos casos en particular. Estas son las siguientes:

II. Los trabajadores de confianza participarán en las utilidades de las empresas, pero si el salario que
perciben es mayor del que corresponda al trabajador sindicalizado de más alto salario dentro de la
empresa, o a falta de esté al trabajador de planta con la misma característica, se considerará este salario
aumentado en un 20%, como salario máximo.

De esta forma, y considerando que uno de los factores en base al cual se hace el reparto, lo constituye el
salario devengado en el año, pues entonces se limita el monto máximo de salario a considerar para el
caso de trabajadores de confianza.

Por lo tanto, es necesario identificar dentro de la empresa a los trabajadores de confianza y a los que no
lo son, situación que cuando en la empresa existen trabajadores sindicalizados se vuelve tarea fácil ya
que entonces los de confianza serán aquellos que no son sindicalizados, según esta disposición de la ley
laboral.

En este caso, se debe identificar al trabajador sindicalizado que tiene el salario más alto y luego
considerar este salario aumentado en un 20% y el monto resultante será el tope o salario máximo sobre
el que se hará el cálculo de reparto de utilidades para los trabajadores de confianza.

Veamos el siguiente ejemplo:


Como es posible observar, aunque un trabajador no sindicalizado tiene un salario de $ 500.00, para
efectos del cálculo del reparto de utilidades no se considerará tal salario en virtud de que su monto
excede al tope fijado en la legislación laboral, en la cual se establece que el salario base para los
trabajadores no confianza no podrá ser superior al que perciba el trabajador sindicalizado de más alto
salario en la empresa y aumentado en un 20%.

De esta forma, el trabajador sindicalizado de más alto salario en la empresa percibe un salario de $
300.00, el cual incrementado en un 20% arroja como tope para los salarios de los trabajadores no
sindicalizados el de $ 360.00.

Por otra parte, en el caso de que no existan trabajadores sindicalizados en la empresa entonces la
determinación del tope o salario máximo para los trabajadores de confianza estará en función al salario
más alto que tenga algún trabajador de planta.

En este caso, identificar dentro de la empresa a los trabajadores de confianza y a los que no lo son se
vuelve una tarea en ocasiones un poco mas complicada, ya que según el artículo 9 de la LFT la categoría
de trabajador de confianza depende de la naturaleza de las funciones desempeñadas y no de la
designación que se dé al puesto, por lo tanto igual un trabajador de planta podría ser considerado como
de confianza.

A este respecto, el citado precepto legal nos trata de guiar cuando señala que son funciones de confianza
las de dirección, inspección, vigilancia y fiscalización, cuando tengan carácter general, y las que se
relacionen con trabajos personales del patrón dentro de la empresa o establecimiento.

Por lo que de acuerdo a lo anterior, todos aquellos trabajadores que desempeñen las funciones ya citadas
dentro de la empresa se considerarán como de confianza, y por lo tanto, todos aquellos que no tengan
estas funciones serán de planta para estos fines.

Otro tipo de tope que se establece en relación al reparto de utilidades a trabajadores, es el que está en
función al patrón al que se presta servicios. Esto es así ya que la fracción III del artículo 127 de la LFT
establece lo siguiente:

III. El monto de la participación de los trabajadores al servicio de personas cuyos ingresos deriven
exclusivamente de su trabajo, y el de los que se dediquen al cuidado de bienes que produzcan rentas o al
cobro de créditos y sus intereses, no podrá exceder de un mes de salario.
Por lo tanto, aunque el monto de la utilidad base a repartir exceda tal cantidad, legalmente este tipo de
personas sólo están obligados a otorgar como reparto de utilidades a sus trabajadores hasta una cantidad
equivalente a un mes de salario de los mismos.

Aquí es conveniente precisar que ésta disposición no establece el que se deba otorgar el equivalente a un
mes de salario como reparto de utilidades, sino que lo que establece es que el monto a repartir no podrá
ser superior al equivalente a un mes de salario de los trabajadores.

Asimismo es conveniente anotar que tal posibilidad sólo aplica a aquellos patrones que única y
exclusivamente perciben ingresos derivados de su trabajo personal, del cuidado de bienes que produzcan
rentas del cobro de créditos y sus intereses, por lo que si tuvieran otras fuentes de ingresos entonces ya
no aplicaría esta disposición y tendrían que pagar a sus trabajadores el monto de utilidades que
correspondiera sin considerar este tope.

Lo anterior según la interpretación efectuada por la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la
Nación a través de la jurisprudencia siguiente:

PARTICIPACIÓN DE LOS TRABAJADORES EN LAS UTILIDADES DE LAS EMPRESAS. EL


MONTO PREVISTO EN EL ARTÍCULO 127, FRACCIÓN III, DE LA LEY FEDERAL DEL
TRABAJO, SÓLO ES APLICABLE A LOS PATRONES QUE SE DEDICAN EXCLUSIVAMENTE
A LAS ACTIVIDADES SEÑALADAS EN DICHA NORMA, Del proceso legislativo que dio origen al
indicado precepto, el cual prevé el tope de 1 mes de salario como monto máximo de participación de los
trabajadores en el reparto de utilidades, cuando los patrones obtienen sus ingresos del cuidado de bienes
que producen rentas o del cobro de créditos y sus intereses, se advierte que la intención del legislador fue
que ese tope se aplique sólo a los patrones que obtengan sus ingresos por dichas actividades y que éstas
constituyan su única fuente de ingresos; de lo contrario, si además de dedicarse a esas actividades,
realizan otra u otras que constituyan una distinta fuente de ingresos, resulta inconcuso que no se ubican
en el supuesto de la norma examinada.

Fuente: Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta. Décima Época, Libro XXIII, p. 973, 2a./J.
112/2013, Jurisprudencia, Registro 2004271, agosto 2013.

De acuerdo a esto, esa porción normativa solo es aplicable si se reúnen los requisitos siguientes: 1) El
patrón no es una empresa, 2) los ingresos del patrón derivan exclusivamente del cobro de créditos y sus
intereses, y 3) el patrón solo tiene algún trabajador para efectuar esos cobros.

Tal y como también se concluye en la siguiente tesis del Tribunal Federal de Justicia Fiscal y
Administrativa, visible en su revista del mes de Marzo de 2016:

PARTICIPACIÓN DE LOS TRABAJADORES EN LAS UTILIDADES DE LAS EMPRESAS.- EL


MONTO PREVISTO EN EL ARTÍCULO 127, FRACCIÓN III, DE LA LEY FEDERAL DEL
TRABAJO NO ES APLICABLE A LAS INSTITUCIONES DE CRÉDITO.- Conforme a la
interpretación gramatical de esa porción normativa, el monto de la participación no deberá exceder de un
mes de salario. Así, en el proceso legislativo que dio origen a esa porción normativa se indicó lo
siguiente: “[…] La adición se justifica por estudios hechos en los que se hace notar que alguna persona,
propietaria de edificios o titular de créditos que produzcan réditos, entre otras situaciones, utilice los
servicios de algún trabajador al cuidado de un inmueble o efectúe los cobros de los créditos y de sus
intereses, se vería en la situación de no poder cubrir las prestaciones correspondientes. […] Por otra
parte, debe considerarse que un edificio que produce rentas o uno o más créditos hipotecarios
productores de intereses, no son ‘empresas', de conformidad con la definición contenida en la Iniciativa
Presidencial, por lo que no puede hablarse de utilidades derivadas de la combinación del capital y del
trabajo. […]” De modo que, con base en lo anterior, y en aplicación de la jurisprudencia 2a./J. 112/2013
(10a.) emitida por la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, esa porción normativa
solo es aplicable si se reúnen los requisitos siguientes: 1) El patrón no es una empresa, 2) los ingresos
del patrón derivan exclusivamente del cobro de créditos y sus intereses, y 3) el patrón solo tiene algún
trabajador para efectuar esos cobros. De ahí que no sea aplicable a las instituciones de crédito, pues son
empresas, dado que, en términos de los artículos 16, fracción I, del Código Fiscal de la Federación y 75,
fracción IV, del Código de Comercio, sus actividades son catalogadas como comerciales. Además, si
bien es cierto que su objeto principal es la intermediación financiera, cierto también lo es que tienen
otras actividades de conformidad con el artículo 46 de la Ley de Instituciones de Crédito, y por ende, no
obtienen sus ingresos exclusivamente del cobro de crédito y sus intereses. Por añadidura, la porción
normativa “exclusivamente” no puede interpretarse en el sentido de que alude a “actividad
preponderante”, porque el citado artículo 127, fracción III, prevé una excepción a la regla general
establecida del artículo 117 al 125 de la Ley Federal del Trabajo, y en consecuencia, debe interpretarse y
aplicarse estrictamente. Finalmente, es un hecho notorio que los bancos emplean un número sustancioso
de trabajadores para poder llevar a cabo sus actividades, es decir, no se auxilian solo de algún trabajador.

Juicio Contencioso Administrativo Núm. 4273/14-17-08-4/2130/14-S2-07-04.- Resuelto por la Segunda


Sección de la Sala Superior del Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa, en sesión de 29 de
septiembre de 2015, por mayoría de 4 votos a favor y 1 voto en contra.- Magistrada Ponente Magda
Zulema Mosri Gutiérrez.- Secretario Lic. Juan Carlos Perea Rodríguez.

(Tesis aprobada en sesión de 20 de octubre de 2015)

Fuente: Revista del Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa, Séptima Época, Año VI, Núm.
56, pp. 629 y 630. VII-P-2aS-910, marzo de 2016.

ASPECTOS A CONSIDERAR

1.- El salario base para el cálculo de la PTU, en el caso de los trabajadores de confianza, se encuentra
topado hasta un máximo del equivalente al salario más alto de entre los trabajadores sindicalizados
incrementado en un 20%.

2.- Si no existen trabajadores sindicalizados, entonces se tomará como referencia el salario más alto de
entre los trabajadores de planta.

3.- Los patrones que por ley sólo están obligados a otorgar como reparto de utilidades un máximo de
hasta el equivalente a un mes de salario de su trabajador, lo son aquellos que de manera exclusiva
perciben ingresos derivados de su trabajo personal, del cuidado de bienes que produzcan rentas del cobro
de créditos y sus intereses.

4.- Cualquier patrón que además de los anteriores ingresos también tuvieran otras fuentes de ingresos
entonces ya no aplicaría esta disposición y tendrían que pagar a sus trabajadores el monto de utilidades
que correspondiera sin considerar este tope.
ARTICULADO DE LA LEY FEDERAL DEL TRABAJO EN MATERIA HABITACIONAL

ARTÍCULO 97. Los salarios mínimos no podrán ser objeto de compensación, descuento o reducción,
salvo en los casos siguientes:

I. ..............................................................................................................

II. Pago de rentas a que se refiere el artículo 151. Este descuento no podrá exceder del diez por ciento
del salario.

III. Pago de abonos para cubrir préstamos provenientes del Fondo Nacional de la Vivienda para los
Trabajadores destinados a la adquisición, construcción, reparación, ampliación o mejoras de casas
habitación o al pago de pasivos adquiridos por estos conceptos. Asimismo, a aquellos trabajadores que
se les haya otorgado un crédito para la adquisición de viviendas ubicadas en conjuntos habitacionales
financiados por el Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores se les descontará el
1% del salario a que se refiere el artículo 143 de esta Ley, que se destinará a cubrir los gastos que se
eroguen por concepto de administración, operación y mantenimiento del conjunto habitacional de que se
trate. Estos descuentos deberán haber sido aceptados libremente por el trabajador y no podrán exceder el
20% del salario.

ARTÍCULO 110. Los descuentos en los salarios de los trabajadores están prohibidos, salvo en los casos
y con los requisitos siguientes:

I. ..............................................................................................................

II. Pago de la renta a que se refiere el artículo 151 que no podrá exceder del quince por ciento del salario.

III. Pago de abonos para cubrir préstamos provenientes del Fondo Nacional de la Vivienda para los
Trabajadores destinados a la adquisición, construcción, reparación, ampliación o mejoras de casas
habitación o al pago de pasivos adquiridos por estos conceptos. Asimismo, a aquellos trabajadores que
se les haya otorgado un crédito para la adquisición de viviendas ubicadas en conjuntos habitacionales
financiados por el Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores se les descontará el
1% del salario a que se refiere el artículo 143 de esta Ley, que se destinará a cubrir los gastos que se
eroguen por concepto de administración, operación y mantenimiento del conjunto habitacional de que se
trate. Estos descuentos deberán haber sido aceptados libremente por el trabajador.

ARTÍCULO 136. Toda empresa agrícola, industrial, minera o de cualquier otra clase de trabajo, está
obligada a proporcionar a los trabajadores habitaciones cómodas e higiénicas. Para dar cumplimiento a
esta obligación, las empresas deberán aportar al Fondo Nacional de la Vivienda el cinco por ciento sobre
los salarios de los trabajadores a su servicio.

ARTÍCULO 137. El Fondo Nacional de la Vivienda tendrá por objeto crear sistemas de financiamiento
que permitan a los trabajadores obtener crédito barato y suficiente para adquirir en propiedad
habitaciones cómodas e higiénicas, para la construcción, reparación, o mejoras de sus casas habitación y
para el pago de pasivos adquiridos por estos conceptos.

ARTÍCULO 138. Los recursos del Fondo Nacional de la Vivienda serán administrados por un
organismo integrado en forma tripartita por representantes del Gobierno Federal, de los trabajadores y de
los patrones.

ARTÍCULO 139. La Ley que cree dicho organismo regulará los procedimientos y formas conforme a los
cuales los trabajadores podrán adquirir en propiedad habitaciones y obtener los créditos a que se refiere
el artículo 137.

ARTÍCULO 140. El organismo a que se refieren los artículos 138 y 139, tendrá a su cargo la
coordinación y el financiamiento de los programas de construcción de casas habitación destinadas a ser
adquiridas en propiedad por los trabajadores.

ARTÍCULO 141. Las aportaciones al Fondo Nacional de la Vivienda son gastos de previsión social de
las empresas y se aplicarán en su totalidad a constituir depósitos en favor de los trabajadores que se
sujetarán a las bases siguientes:

I. En los casos de incapacidad total permanente, de incapacidad parcial permanente, cuando ésta sea del
50% o más; de invalidez definitiva, en los términos de la Ley del Seguro Social, de jubilación; o de
muerte del trabajador, se entregará el total de los depósitos constituidos, a él o sus beneficiarios, con una
cantidad adicional igual a dichos depósitos, en los términos dé la Ley, a que se refiere el artículo 139.

II. Cuando el trabajador deje de estar sujeto a una relación de trabajo y cuente con 50 o más años de
edad, tendrá derecho a que se le haga entrega del total de los depósitos que se hubieren hecho en su
favor, en los términos de la Ley del Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores.

III. En caso de que el trabajador hubiere recibido crédito del Instituto, las cantidades a que tuviere
derecho en los términos de las fracciones anteriores, se aplicarán a la amortización del crédito, salvo en
los casos de incapacidad total permanente o de muerte, en los términos del artículo 145, si después de
hacer la aplicación de dichas cantidades a la amortización del crédito quedare saldo a favor del
trabajador se le entregará a éste el monto correspondiente.

Para la devolución de los depósitos y cantidades adicionales bastará que la solicitud por escrito se
acompañe de las pruebas pertinentes.

ARTÍCULO 142. Cuando una empresa se componga de varios establecimientos, la obligación a que se
refiere el artículo 136 de esta Ley se extiende a cada uno de ellos y a la empresa en su conjunto.
ARTÍCULO 143. Para los efectos de este capítulo el salario a que se refiere el artículo 136 se integra
con los pagos hechos en efectivo por cuota diaria, y las gratificaciones, percepciones, alimentación,
habitación, primas, comisiones, prestaciones en especie y cualquier otra cantidad o prestación que se
entregue al trabajador por sus servicios; no se tomarán en cuenta dada su naturaleza, los siguientes
conceptos:

a) Los instrumentos de trabajo, tales como herramientas, ropa y otros similares;

b) El ahorro, cuando se integre por un depósito de cantidad semanaria o mensual igual del trabajador y
de la empresa; y las cantidades otorgadas por el patrón para fines sociales o sindicales;

c) Las aportaciones al Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores y las
participaciones en las utilidades de las empresas;

d) La alimentación y la habitación cuando no se proporcionen gratuitamente al trabajador, así como las


despensas;

e) Los premios por asistencia;

f) Los pagos por tiempo extraordinario, salvo cuando este tipo de servicios esté pactado en forma de
tiempo fijo;

g) Las cuotas al Instituto Mexicano del Seguro Social a cargo del trabajador que cubran las empresas.

ARTÍCULO 144. Se tendrá como salario máximo para el pago de las aportaciones el equivalente a diez
veces el salario mínimo general del área geográfica de aplicación que corresponda.

ARTÍCULO 145. Los créditos que se otorguen por el organismo que administre el Fondo Nacional de la
Vivienda, estarán cubiertos por un seguro para los casos de incapacidad total permanente o de muerte,
que libere al trabajador o a sus beneficiarios de las obligaciones, gravámenes o limitaciones de dominio
a favor del citado organismo, derivadas de esos créditos.

Para tales efectos, se entenderá por incapacidad total permanente la pérdida de facultades o aptitudes de
una persona, que la imposibiliten para desempeñar cualquier trabajo por el resto de su vida, cualquiera
que sea la naturaleza del riesgo que la haya producido.

Tratándose de los casos de incapacidad parcial permanente cuando ésta sea del 50% o más, o invalidez
definitiva, se liberará al trabajador acreditado del adeudo, los gravámenes o limitaciones de dominio a
favor del Instituto, siempre y cuando no sea sujeto de una nueva relación de trabajo por un periodo
mínimo de dos años, lapso durante el cual gozará de una prórroga sin causa de intereses, para el pago de
su crédito. La existencia de cualquiera de estos supuestos deberá comprobarse ante el Instituto del Fondo
Nacional de la Vivienda para los Trabajadores, dentro del mes siguiente a la fecha en que se determinen.

ARTÍCULO 146. Los patrones no estarán obligados a pagar las aportaciones a que se refiere el artículo
136 de esta Ley por lo que toca a los trabajadores domésticos.

ARTÍCULO 147. El Ejecutivo Federal, previo estudio y dictamen del organismo que se constituya para
administrar los recursos del Fondo Nacional de la Vivienda, determinará las modalidades y fechas en
que se incorporarán el régimen establecido por este capítulo:

I. Los deportistas profesionales, y


II. Los trabajadores a domicilio.

ARTÍCULO 148. El Ejecutivo Federal podrá establecer modalidades para facilitar la aportación de las
empresas que tengan un capital o un ingreso inferior a los mínimos que el propio Ejecutivo determine.

Estas resoluciones podrán revisarse total o parcialmente cuando a su juicio existan circunstancias que lo
justifiquen.

ARTÍCULO 149. El organismo que se cree para administrar los recursos del Fondo Nacional de la
Vivienda, determinará las sumas que se asignarán al financiamiento de programas de casas habitación
destinadas a ser adquiridas en propiedad por los trabajadores y los que se aplicarán para la adquisición,
construcción, reparación o mejoras de dichas casas, así como para el pago de pasivos adquiridos por
estos conceptos.

Al efectuar la aplicación de recursos, se distribuirán equitativamente entre las distintas regiones y


localidades del país, así como entre las diversas empresas o grupos de trabajadores.

Para el otorgamiento individual de los créditos se procederá en caso necesario conforme a un sistema de
sorteos, en los términos que establezca la Ley a que se refiere el artículo 139.

ARTÍCULO 150. Cuando las empresas proporcionen a sus trabajadores casa en comodato o
arrendamiento no están exentas de contribuir al Fondo Nacional de la Vivienda, en los términos del
artículo 136.

Tampoco quedarán exentas de esta aportación respecto de aquellos trabajadores que hayan sido
favorecidos por créditos del Fondo.

ARTÍCULO 151. Cuando las habitaciones se den en arrendamiento a los trabajadores, la renta no podrá
exceder del medio por ciento mensual del valor catastral de la finca y se observarán las normas
siguientes:

I. Las empresas están obligadas a mantenerlas en condiciones de habitabilidad y a hacer oportunamente


las reparaciones necesarias y convenientes;

II. Los trabajadores tienen las obligaciones siguientes:

a) Pagar las rentas.

b) Cuidar de la habitación como si fuera propia.

c) Poner en conocimiento de la empresa los defectos o deterioros que observen.

d) Desocupar las habitaciones a la terminación de las relaciones de trabajo dentro de un término de


cuarenta y cinco días, y

III. Está prohibido a los trabajadores:

a) Usar la habitación para fines distintos de los señalados en este capítulo.


b) Subarrendar las habitaciones.

ARTÍCULO 152. Los trabajadores tendrán derecho a ejercitar ante las Juntas de Conciliación y Arbitraje
las acciones individuales y colectivas que deriven del incumplimiento de las obligaciones impuestas en
este capítulo.

ARTÍCULO 153. Las empresas tendrán derecho a ejercitar ante las Juntas de Conciliación y Arbitraje,
las acciones que les correspondan en contra de los trabajadores por incumplimiento de las obligaciones
que les impone este capítulo.

ARTICULO 892. Las disposiciones de este capítulo rigen la tramitación de los conflictos que se susciten
con motivo de la aplicación de los artículos 5o. fracción III; 28, fracción III; 151; 153-X; 158; 162; 204,
fracción IX; 209, fracción V; 210; 236, fracciones II y III; 389; 418; 424, fracción IV; 427, fracciones l,
II y VI; 434, fracciones I, III y V; 439; 503 y 505 de esta Ley y los conflictos que tengan por objeto el
cobro de prestaciones que no excedan del importe de tres meses de salarios.

ARTÍCULO 924. A partir de la notificación del pliego de peticiones con emplazamiento a huelga,
deberá suspenderse toda ejecución de sentencia alguna, así como tampoco podrá practicarse embargo,
aseguramiento, diligencia o desahucio, en contra de la empresa o establecimiento, ni secuestrar bienes
del local en que se encuentren instalados, salvo cuando antes de estallar la huelga se trate de:

I. Asegurar los derechos del trabajador, especialmente indemnizaciones, salarios, pensiones y demás
prestaciones devengadas, hasta por el importe de dos años de salarios del trabajador;

II. Créditos derivados de la falta de pago de las cuotas al Instituto Mexicano del Seguro Social;

III. Asegurar el cobro de las aportaciones que el patrón tiene la obligación de efectuar al Instituto del
Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores; y

IV. Los demás créditos fiscales.

Siempre serán preferentes los derechos de los trabajadores, sobre los créditos a que se refieren las
fracciones II, III y IV de este precepto, y en todo caso las actuaciones relativas a los casos de excepción
señaladas en las fracciones anteriores, se practicarán sin afectar el procedimiento de huelga.

Al ser trabajador al servicio del Estado y estar incorporado a los beneficios de la Ley del ISSSTE, tu
dependencia o entidad realiza una retención del 5 por ciento de tu salario base destinado a la subcuenta
de vivienda del Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR), entonces cotizas al Fondo de la Vivienda del
ISSSTE, por lo que tienes derecho a solicitar un crédito hipotecario para adquirir una vivienda.

FOVISSSTE.
Por medio de sus distintos esquemas, el FOVISSSTE te ayuda para que puedas adquirir una casa nueva
o usada como parte de tu patrimonio.

Es importante que:
· Seas trabajador en activo y tener mínimo 9 bimestres de aportaciones en la subcuenta de vivienda
del SAR

· No tengas un crédito vigente (activo o en trámite)

· El crédito solicitado sea menor del monto máximo al que tengas derecho

FOVISSSTE te da la opción de ocupar tu crédito hipotecario para adquirir una casa nueva, usada o
utilizar el monto para construir en un terreno propio, también puedes usarlo para ampliar, reparar o
simplemente mejorar tu vivienda.

Los esquemas de crédito del Fondo de la Vivienda del ISSSTE, son:

Tradicional, Con subsidio, Pensionados, Conyugal, ALIA2 Plus, Respalda2, FOVISSSTE en pesos

Segundo crédito hipotecario, FOVISSSTE en pesos, pagos crecientes, Con tu crédito hipotecario
FOVISSSTE puedes elegir vivienda en el estado que desees y tienes hasta 30 años para liquidar tu
crédito.

El monto máximo de otorgamiento está en función a tu salario básico mensual reportado por la
dependencia en la que laboras, más la cantidad total registrada en la Subcuenta de Vivienda del SAR.

Recuerda que durante la vigencia del crédito, el monto que deberás pagar es el establecido en el contrato
de mutuo firmado ante el notario público.

Si decides obtener tu crédito FOVISSSTE cuentas con un seguro de vida, daños y prórroga de hasta un
año en caso de desempleo. Además, seguro de calidad en vivienda nueva:

10 años en estructura

5 años en impermeabilización

Año y medio en instalaciones eléctricas, hidrosanitarias y de gas.


Artículo 125.- Para determinar la participación de cada trabajador se observarán
las normas siguientes:

I. Una comisión integrada por igual número de representantes de los trabajadores


y del patrón formulará un proyecto, que determine la participación de cada
trabajador y lo fijará en lugar visible del establecimiento. A este fin, el patrón
pondrá a disposición de la Comisión la lista de asistencia y de raya de los
trabajadores y los demás elementos de que disponga;

II. Si los representantes de los trabajadores y del patrón no se ponen de acuerdo,


decidirá el Inspector del Trabajo;

III. Los trabajadores podrán hacer las observaciones que juzguen conveniente,
dentro de un término de quince días; y

IV. Si se formulan objeciones, serán resueltas por la misma comisión a que se


refiere la fracción I, dentro de un término de quince días.