Está en la página 1de 3

https://www.universia.

es/agresores-victimas/bullying/at/1121980

- Situación social negativa, siendo incluso rechazados por una parte importante
de sus compañeros, aunque están menos aislados que las víctimas y tienen
algunos amigos que les siguen en su conducta violenta.

- Tendencia a la violencia y al abuso de fuerza. Impulsivos, con escasas


habilidades sociales, baja tolerancia a la frustración, dificultad para cumplir
normas, relaciones negativas con los adultos y bajo rendimiento.

- Carecen de capacidad de autocrítica, lo que se traduce en una autoestima


media o incluso alta.

- Ausencia de una relación afectiva cálida y segura por parte de los padres,


sobre todo de la madre. Tiene dificultad para enseñarle a respetar límites y
combina la permisividad ante conductas antisociales con el empleo de métodos
coercitivos (incluido, en ocasiones, el castigo físico).

- Podría establecerse una división entre agresores activos, que son lo que


inician y dirigen la agresión; y agresores pasivos, que son los que les siguen y
animan y que presentan problemas similares, aunque en menor grado.

nte, la persona más débil o en condición de inferioridad: nos referimos a las víctimas.

Estas son los principales efectos negativos del bullying en los niños y niñas que lo sufren:

 Baja autoestima.

 Actitudes pasivas.

 Trastornos emocionales.

 Problemas psicosomáticos.

 Depresión, ansiedad y pensamientos suicidas.

 Pérdida de interés por los estudios, lo que puede desencadenar en un menor


rendimiento y fracaso escolar.

 Aparición de trastornos fóbicos.

 Sentimientos de culpabilidad.
 Alteraciones de la conducta: intromisión, introversión, timidez. aislamiento social y
soledad.

 Problemas en las relaciones sociales y familiares.

 Baja satisfacción familiar.

 Baja responsabilidad, actividad y eficacia.

 Síndrome de estrés postraumático.

 Rechazo a la escuela.

 Manifestaciones neuróticas y de ira.

 Faltas de asistencia a la escuela e incluso abandono de los estudios.

En casos extremos, el acoso escolar ha conducido al suicido a algunas víctimas y sus


perniciosos efectos para la salud física, mental y emocional del individuo pueden llegar a
cronificarse, acompañando a la víctima durante toda su vida.

……………………….

https://www.todamateria.com/bullying/

Adriana Morales
Licenciada en Letras

El bullying se refiere al acoso escolar que experimentan algunos niños y


adolescentes por parte de otros compañeros de clase, que consiste en diferentes tipos
de ofensas o humillaciones.

La palabra bullying deriva del inglés bully, cuya traducción en español es ʽmatónʼ o


ʽagresorʼ.

El bullying, o acoso escolar, es, en este sentido, la conducta agresiva que tiene un
individuo hacia otro y que está acompañada del maltrato físico, verbal o
psicológico, que se repite de manera frecuente hasta generar daño.

Este tipo de acoso lo experimentan muchos estudiantes, generalmente, durante la etapa


de la adolescencia, y puede ser motivado por diversas razones como el aspecto físico, la
religión o el origen de la víctima.

Las agresiones derivadas del bullying buscan mantener el sometimiento sobre la otra


persona para que ésta sienta una constante sensación de miedo o peligro como resultado
de las burlas, los acosos y las agresiones recibidas. Este tipo de violencia puede
extenderse por meses e, incluso, años.
Las víctimas del bullying suelen ser jóvenes solitarios, de pocos amigos, que se
caracterizan por ser retraídos. De hecho, el bullying puede incentivar la exclusión social
y, en algunos casos, incluso puede conducir a su víctima al suicidio.

El bullying es una situación grave que se produce en la convivencia entre niños y


jóvenes en el espacio escolar, y tiene efectos negativos a nivel colectivo e individual
que se reflejan en la socialización en la escuela y en la vida cotidiana.

Sus causas y consecuencias son motivo de alerta tanto para la familia como para el
personal docente de las instituciones académicas y amigos, pues puede afectar de
manera considerable el futuro tanto de sus víctimas como de sus agresores.

La atención de los padres, las autoridades escolares y los propios jóvenes será muy
importante para advertir y evitar este tipo de situaciones, así como el reforzamiento de
valores como el respeto, la tolerancia y la amistad en la escuela. De esta manera los
adolescentes podrán vivir en un entorno más justo y respetuoso

 La víctima desarrolla un miedo continuo ante la presencia o encuentro con su


agresor.
 Las agresiones son constantes, pueden durar meses o años, y se pueden llevar a
cabo de manera individual o grupal.
 Tras las constantes amenazas y ataques, la víctima desarrolla miedo y
desconfianza en sí mismo.
 Las conductas violentas incluyen agresiones verbales, físicas y psicológicas.
 Las víctimas disminuyen su rendimiento académico.
 Los testigos de las acciones violentas no participan y observan de manera
insensible lo que sucede.
 Las víctimas no quieren asistir a clases, no les cuentan a sus representantes nada
acerca de lo que les sucede y cambian de humor drásticamente.