Está en la página 1de 8

“Relaciones tóxicas”

Autora: Silvina Carrasco

2 Personajes:

1. Roxana: Joven que mantiene una relación tóxica con Pedro.


2. Pedro: Joven que mantiene una relación tóxica con Roxana.

Durante la obra, Pedro y Roxana estarán unidos por cadenas o sogas que simulen ser cadenas. Estas cadenas o
sogas deben ser livianas y lo suficientemente largas como para permitir que los protagonistas se muevan en
escena desarrollando sus actos. Las mismas son tres: una conecta las manos derechas de Pedro y Roxana, la otra
está atada a sus manos izquierdas y la tercera, une el corazón de los protagonistas. Cuando uno de los jóvenes
quiere manipular o herir, tira de alguna de las sogas, provocando un efecto en el otro.

ACTO I

Personajes que intervienen en este acto: Roxana y Pedro.

Escenario: Comedor de la casa de Pedro y Roxana. Al fondo del escenario, una puerta que simula ser interna de
la casa. A la izquierda, una puerta y una ventana que simulan dar a la calle (la ventana cubierta por cortinas).
Entre el centro y la derecha del escenario, una mesa con cuatro sillas a su alrededor.

Pedro está sentado en una de las sillas leyendo el periódico. Roxana se dirige a la puerta de salida.

–Roxana: Ya me voy. Vuelvo tarde.

–Pedro: ¿A dónde vas? Pensé que íbamos a ver una película juntos.

–Roxana: (Parándose junto a la puerta de salida) A la cena que organizó mi madre.

(Pedro finge  cara de tristeza mientras tira de las cadenas de las manos.)

–Roxana: (Siendo tirada dos pasos hacia donde se encuentra Pedro) Pero Pedro, no pongas esa cara, te dije que
iría. Yo sé que mi familia no te cae bien y no voy a obligarte a ir, pero para mi mamá es importante que yo esté.

–Pedro: (Mientras habla, tira de las cadenas alejándola más de la puerta de salida) Está bien, ve si quieres. Solo
que después de las cosas horribles que te dijo el otro día pensé que no querrías volver a hablar con ella.

–Roxana: (Visiblemente triste) Ya lo sé, pero es mi madre. Sea como sea, me duele estar distanciada de ella.

–Pedro: Ve entonces. (Alejándola definitivamente de la puerta de salida) Sabes que yo estaré aquí cuando
regreses. Yo estaré aquí para cuidarte como estoy cada vez que tu familia te lastima.

(Habiendo conseguido su objetivo, Pedro sigue leyendo el periódico. Roxana se queda parada un momento con
el rostro compungido, luego se acerca a la ventana, corre la cortina y simula contemplar el panorama de
afuera.)

–Roxana: Quizás es mejor que hoy no salga, parece que el tiempo se está por descomponer. Me voy a cambiar
de ropa y vemos la película (Sale por la puerta interna.)

ACTO II

Personajes que intervienen en este acto: Roxana y Pedro.

Escenario: El mismo escenario del acto anterior


1
Roxana está desayunando en la mesa. Pedro entra a escena por la puerta interna, vestido como tenista. Cuando
lo ve, Roxana empieza a reírse de forma burlona y con una intensidad un poco fingida.

–Pedro: (Molesto) ¿Cuál es el chiste?

–Roxana: ¿Por qué estás vestido así?

–Pedro: (Orgulloso) Me decidí, voy a participar de un torneo de tenis.

–Roxana: (Riéndose sarcástica) Un poco tarde te decidiste (mientras tira de la cuerda del corazón, en un intento
de herirlo) Pedro, ya estás grande para eso, tu tren ya se pasó.

–Pedro: (Se pone serio y cruza sus los brazos sobre su pecho en un intento de protegerse) Aun soy joven y es a lo
que me quiero dedicar.

–Roxana: (Tirando más fuerte de la cadena del corazón) Ya se que es tu sueño, pero eres joven para otras cosas,
no para dedicarte al tenis. Los buenos tenistas empiezan sus carreras de niños y a tu edad ya son exitosos. (Se
ríe irónica) ¡Que ocurrencias tienes! ¡Dedicarte al tenis a esta edad!

–Pedro: (Lastimado) Eres mala cuando quieres (Tirando él ahora a Roxana de la cadena del corazón) Ahora
entiendo por qué tu familia es tan dura contigo.

(Roxana presiona su pecho en señal de haber sido lastimada)

ACTO III

Personajes que intervienen en este acto: Roxana y Pedro.

Escenario: El mismo escenario del acto anterior.

Roxana está sentada en una de las sillas. Tiene un espejo en su mano y se contempla con mirada triste. Entra
Pedro desde la calle.

–Pedro: Hola

(Roxana no responde)

–Pedro: ¿Sigues enojada por la charla de ayer?

–Roxana: No estoy enojada, estoy dolida.

–Pedro: Tú también me lastimaste.

–Roxana: Ya lo sé.

–Pedro: Pero te perdono. (Abre los brazos) ven aquí, dame un abrazo.

(Roxana no se levanta de su silla)

–Pedro: (Confundido por la actitud de Roxana) Amor, nuestra relación es así, pero nos queremos. Ven, dame un
abrazo.

(Roxana permanece sentada)

2
–Pedro: (Viendo que Roxana no cede, empieza a manipularla. Mientras habla, tira de las cadenas de las manos
atrayendo a Roxana hacia sí)  Hoy no tuve un buen dia, necesito un abrazo. Yo siempre estoy para ti cuando
tienes malos días… y te cuido. Nunca te dejaría sola.

(Roxana es atraída hacia Pedro. Llega a su lado y lo abraza)

–Roxana: (Se separa abruptamente de Pedro) ¡No, ya no quiero esto para mí! (Desata la cadena de su mano
derecha y la deja caer) Ya no quiero hacer todo lo que tú quieres (Desata la cadena de su mano izquierda y la
deja caer) Aunque eso signifique que ya no vas a hacer todo lo que yo quiera. (Se dirige a la puerta de calle) Voy
a ver a mi madre.

–Pedro: (Tirando de la cadena del corazón) Te va a lastimar y quizás yo no esté aquí cuando regreses.

–Roxana: (Con un poco de dificultad corta la cadena de su corazón y la deja caer) Quizás no regrese.

–Pedro: (Tira con todas sus fuerzas de las cadenas) te vas a arrepentir y va a ser tarde.

(Pero las cadenas ya no tienen poder sobre Roxana que sale por la puerta de calle.)

FIN

3
“Cánones de belleza, un objetivo imposible”
Autora: Silvina Carrasco

3 Personajes:

1. Melina: Adolescente de unos 16 años. Tiene la apariencia de la mayoría de las chicas de su edad, pero la
exigencia extrema de la televisión respecto a la apariencia femenina, la hace sentir que no es lo
suficientemente bella.
2. Laura: Hermana mayor de Melina, joven de unos 18 años. La observa intrigada sin entender qué es lo
que la preocupa tanto.
3. Voz en off: Voz de publicidades que simulan venir del televisor.

ACTO I

Personajes que intervienen en este acto: Melina, Laura y Voz en off.

Escenario: En la parte izquierda: un televisor, un sofá, una pequeña mesa y objetos para ejercitar (una
colchoneta/alfombra, mancuernas/pequeñas pesas, etc.). En la parte derecha: una mesa con sillas.

Melina mira televisión concentradísima mientras hace ejercicios y habla con ella misma. Laura estudia en la
mesa.

–Melina: (Mientras hace ejercicios localizados en las piernas) ¡¿48 kilos?! Es imposible. (Hace cálculos con los
dedos) Si pierdo 300 gramos por día, en una semana son…siete por tres veintiuno, más o menos dos kilos…
(Preocupada) Igual no llego.

–Laura: Mel, ¿me hablas a mí?

–Melina: (Parece no escucharla, sigue hablando sola) Quizás si tomo dos vasos de refresco dietético para llenar
el estómago, puedo comer menos comida y bajar más gramos por semana…

(Melina sigue ejercitándose y Laura se queda observándola)

–Voz en Off: ¨ ¿Quieres conquistarlo?, tu sonrisa es tu mejor arma de seducción. Smile te garantiza dientes más
blancos desde el primer uso…¨.

–Melina: Refresco no, el refresco mancha los dientes.

–Voz en off: ¨Silhouette es un tratamiento europeo de vanguardia que utiliza tecnología de electrodos para
reducir la grasa corporal y garantiza una reducción de 3 a 4 centímetros en abdomen en un mes…¨

–Melina: ¡Eso es!, tengo que concentrarme en los centímetros no en los kilos (Mira para todas partes) Algo para
medir mi cintura, algo para medir mi cintura (Mientras busca algo para medirse, sale de escena hablando) Tres
centímetros por mes serían… uno y medio en dos semanas… entonces en una semana…

ACTO II

Personajes que intervienen en este acto: Melina y Laura.

Escenario: La misma escenografía del acto anterior.

Melina está en el sofá con un cuenco/bowl en la mesita.

–Melina: (Toma el bowl entre sus manos) Manzanilla para aclarar, palta (cacahuate) para hidratar, clara de
huevo para el crecimiento y mezclar (Mezcla con una cuchara.)
4
(Entra a escena Laura)

–Laura: ¡Puaj! ¿Qué vas a hacer con eso?

–Melina: Es un tratamiento para el cabello.

–Laura: ¿Qué tiene de malo tu cabello?

–Melina: Nada, pero no se ve como el de las chicas de la tele.

–Laura: Ningún cabello en la vida real se ve como el de las chicas de la tele.

–Melina: (Mira el recipiente con desagrado) Todo sea por la belleza (Con expresión de asco mete su mano en el
bowl).

–Laura: (Mientras Melina lleva su mano llena de la mezcla a su cabeza) No lo hagas, todavía estás a tiempo de
arrepentirte… Puaj ¡asco!

(Melina empieza a ponerse la mezcla en el cabello  y Laura se queda observándola)

ACTO III

Personajes que intervienen en este acto: Melina y Laura.

Escenario: La misma escenografía del acto anterior.

Melina mira televisión con una máscara de arcilla marrón desparramada por su rostro.

– Melina: (Respondiéndole al televisor) ¿Y cómo se supone que voy a estar bronceada en esta época del año?,
recién empieza la primavera, no hay sol… (Molesta) No, no tengo ese color, estoy blanca, ¿qué tiene de malo mi
color?

(Aparece Laura)

–Laura: Te escucho discutir desde allí, ¿estás peleando con el televisor?

–Melina: Mira el bronceado de esa chica, por lo visto ese color es sexy y mi color pálido sería como de alguien
que está enferma.

–Laura: ¿Y qué te pusiste en la cara? ¡Estás tan rara! ¿Qué te tiene así enojada y preocupada y echándote
pegotes en la cara y el pelo? Pareces una loquita haciendo todo eso y peleándote con el televisor.

–Melina: Te digo la verdad, me rindo. En estas horas que estuve viendo tele solo vi mujeres perfectas y
productos para ser perfecta que no puedo pagar.

–Laura: Pero si tú eres muy linda. Además, tienes dieciséis años, ¿por qué ibas a necesitar máscaras para el
rostro?

–Melina: No sé, según el televisor me sobra de aquí (toca su abdomen), me falta de aquí (toca su pecho), tengo
que endurecer aquí (toca sus piernas), blanquear aquí (toca sus dientes), oscurecer aquí (toca su piel)…Es
imposible! según el televisor tendría que nacer otra vez para ser bella… ¿A ti no te preocupan estas cosas?

–Laura: Me preocupa más que cierren la heladería. ¿Vamos a tomar un helado?

FIN
5
“¿Y si el de color te enseña una lección?”
Autora: María Gabriela Méndez

Tema: Obra de teatro pequeña, especialmente dirigida a estudiantes de Secundaria. Está enfocada en el tema
de Bullying por discriminación racial, tiene como propósito transmitir un mensaje de “NO” al Bullying, además
de mostrar cómo podríamos enseñar a través del ejemplo.

7 Personajes:

1. Narrador: el narrador por momentos es solo un narrador observador, y en otras ocasiones participa a
través de sus comentarios, que pudieran ser un poco jocosos, satíricos, o chistosos.
2. Juan (Joven de piel morena)
3. Pedro (Amigo de Juan)
4. Julio (Joven agresor)
5. Carlos (Amigo de Julio)
6. Srta. Martina (Profesora)
7. Personajes extras (sin participación directa) (Dos chicas con edad contemporánea a los jóvenes)

Nota: Entre paréntesis () se encuentran sugerencias de expresiones no verbales, (Acotaciones)

Ambiente

Una mañana cualquiera en el colegio, entre el patio y el aula de clases de estudiantes de secundaria.

Narrador:

Juan estaba desayunando tranquilo en el patio de su colegio, disfrutando el tiempo de descanso mientras
compartía con su amigo Pedro acerca de dos niñas que, según ellos eran las más lindas del colegio y que
desayunaban también frente a ellos, pero a cierta distancia, por lo que sabían que no podrían escucharlos.

De pronto Pedro quiso comer un helado y se levantó para ir por él.

ACTO 1

Ambiente. El patio del colegio.

Espacio – Escenario. Se necesita un pequeño espacio donde haya un banco de grada o una simulación del
mismo, o una mesa y silla de plástico con dos sillas, con una mesa enfrente con dos sillas también.

Pedro: – Juan, iré por un helado, quieres uno?

Juan: (comienza a organizar su vianda mientras responde) – No, no quiero por ahora, ve tranquilo mientras
termino el desayuno. (Y continúa haciendo lo suyo, por lo que saca un envase que contiene jugo)

(Pedro se retira del lugar y sale de escena en búsqueda del helado)

Narrador: – Pero cuando todo está tranquilo siempre deben aparecer personas indeseables.

(Entran en escena Julio y Carlos conversando entre ellos, sin que esto se escuche por la audiencia. Julio y Carlos
son jovencitos un poco arrogantes y tienen complicidad entre ellos, siempre se están riendo de forma burlona
por algo)

(Cuando pasan por el frente de Juan, Carlos le hace señas a Julio indicando el lugar donde se encuentra Juan,
luego Carlos le indica a Julio que se acerquen. Ambos tienen un plan entre manos)

6
Julio: (Dirigiéndose a Juan) – Ey, niño negro.

Juan: (Trata de ignorarlos pero no puede evitar mirarlos de reojo aunque no dice nada)

Julio: (Se acerca a Juan y rápidamente le tumba al suelo el envase con el jugo)

(Carlos no dice nada pero muestra agrado de lo que está haciendo su amigo y se ríe de forma burlesca)

Juan: (Se para de su asiento y dice) – ¿Qué te pasa?. ¿Por qué hiciste eso?

Julio: (Lo mira con altivez y responde) – Porque quise niño negro. Ejerce tu profesión de negro y limpia el piso.

(Al decir esto ambos (Julio y Carlos) deciden retirarse de escena, hablando entre ellos y riéndose de su
travesura)

Juan: (Se da cuenta de la necedad y tontería de sus compañeros de clase por lo que decide ignorar la ofensa y
recoger su envase del suelo, sin embargo se siente un poco ofendido y muestra una expresión de molestia y
tristeza al mismo tiempo)

Narrador: -Con el tiempo, las personas discriminadas se acostumbran a recibir insultos, ofensas y agresiones, y
deciden callar para, según ellos, continuar su vida en paz mientras siguen permitiendo que sus agresores
disfruten sus prácticas de violencia verbal y física.

(Entra en escena Pedro comiendo su helado y se da cuenta de que algo ha sucedido, puede intuirlo y muestra
señales leves de molestia e impotencia)

Pedro: (Dirigiéndose a Juan) – Otra vez los “cabeza hueca” de Julio y Carlos molestando no?.

Juan: (terminando de recoger sus pertenencias y acercándose a Pedro para retirarse del lugar, Responde) – Si,
bueno, ya no les prestó atención, creo que ahora sí voy por un helado.

Pedro: (se ríe ligeramente) (y ambos caminan y salen de escena).

(Se debe realizar un cambio de escenario)

Narrador: (Mientras realizan el cambio de escenario dice) – El tiempo de recreo terminó y todos se fueron a sus
aulas de clase respectivas. Estaban ansiosos porque la Srta. Martina, la profesora de Matemáticas entregaría los
resultados de las evaluaciones realizadas la semana pasada.

ACTO 2

Ambiente. Aula de Clases.

Espacio – Escenario. Se necesita un pequeño espacio donde haya seis pupitres organizados en forma de aula, en
filas perpendiculares al público. Una mesa en el lugar de la maestra que servirá de escritorio.

(La escena comienza con todos entrando al aula de clases y tomando sus asientos respectivos)

Srta. Martina: (entra en el aula con los exámenes en su mano, con cara seria y preocupada y dice) : -Buenos días

(Todos se levantan en señal de reverencia y contestan a una voz) – Buenos días Srta. Martina (Todos se sientan y
quedan atentos a la Profesora)

Srta. Martina: (Dirigiéndose a los alumnos) -He corregido sus evaluaciones y estoy muy preocupada por sus
resultados. La mayoría reprobó la evaluación con algunas excepciones puntuales. (Una Pausa y continúa) – Debo
7
hacer un reconocimiento especial a uno de ustedes que obtuvo la calificación perfecta. (Una pausa y los observa
a todos para generar el suspenso) – Juan, ponte de pie.

(Juan sorprendido se levanta de su asiento y todos siguen atentos a lo que sucede)

Srta. Martina: (Lo observa con una expresión de orgullo y reconocimiento en su rostro) – Juan, obtuviste la
máxima calificación en tu examen de Matemáticas, quiero reconocer públicamente tu dedicación y
responsabilidad durante todo el año de clases. Eres un estudiante estupendo, estoy muy orgullosa de ti. (Le
entrega su examen) (Hace una nueva pausa y se regresa a tomar el resto de las evaluaciones de su escritorio
(mesa))

Srta. Martina. (Se dirige de nuevo a todos) – Aquí están sus evaluaciones.

(Pasa por cada uno de los asientos y cada estudiante toma su examen sin hacer mayor expresión, solo
resignación, luego regresa al frente y se dirige a ellos nuevamente)

Srta. Martina: – Tengo una propuesta que hacerles . (Hace una nueva pausa) He pensado que por los próximos
días, los estudiantes con mejores calificaciones pueden ayudar a sus compañeros que no lograron alcanzar su
nota aprobatoria, estudiando con ellos y preparándose juntos para las próximas evaluaciones. Les permitiré que
puedan elegir ustedes mismos al compañero que deseen ayudar acercándose a su pupitre ahora mismo. (Hace
una nueva pausa y se regresa a su escritorio dando un espacio para que puedan conversar entre ellos)

(Los estudiantes intercambian sus exámenes, conversan entre ellos, y luego todos regresan a sus asientos)

Srta. Martina: (Dirigiéndose a Juan le dice) – Juan, por ejemplo tú que has sido la mayor calificación, a quién
elegiste para ayudar. (Hace una nueva pausa)

Juan: (Se levanta de su asiento y voltea a ver a Julio y dice) – Profesora, yo elijo a Julio, se mueve hacia el pupitre
de Julio y le da la mano.

(Julio sorprendido se muestra un poco apenado y le da la mano a Juan chocando los puños en señal de amistad
mientras todos los demás aplauden el gesto de Juan)

Narrador: -Ese día, Julio y todos sus compañeros aprendieron que el color de piel no representa menos valor en
una persona.

Ese día, Juan demostró que la nobleza, la amabilidad, la excelencia y el don de perdonar no dependen de la
apreciación social ni de los prototipos físicos, sino de la esencia del ser humano y de la decisión que cada
persona tome todos los días en cuanto a cómo actuar frente a lo que su alrededor le ofrece.

Ese día Juan se ganó el afecto y respeto de todos en su colegio, porque pronto se corrió la noticia de que el
“Niño Negro”, ayudó a estudiar para sus exámenes de Matemáticas a quién lo agredió por mucho tiempo en los
pasillos.

Esta es una forma de eliminar el Bullying, no devolviendo mal por mal, sino demostrando que el cambio
comienza por nosotros mismos y nuestro ejemplo de conducta, respeto y cooperación con los que
consideramos más débiles.

FIN.