Está en la página 1de 4

Teología:

Cuadro descriptivo de las características de los métodos Filosófico e Histórico

Características Filosóficas:

En donde se usan métodos filosóficos para llegar a una comprensión más clara de las verdades
divinas.

Características Históricas:

Estudia el desarrollo de la doctrina, su importancia y sus cambios a través de la historia.

Es un estudio sobre el desarrollo y la formación de la doctrina cristiana fundamental a través de la


historia del periodo de la iglesia del nuevo testamento.

Pregunta ¿Qué ocurrió? y el ¿por qué ocurrió?

La teología histórica abarca temas tales como el desarrollo de credos y confesiones, los concilios
de la iglesia y herejías que han surgido y que han sido tratadas a lo largo de la historia de la iglesia.

Estudia el desarrollo de las doctrinas fundamentales que separan el cristianismo de las herejías y
las sectas.

--------------------------------------------------------------

Características Filosóficas:

Características Históricas:

Los métodos histórico-críticos han sido asumidos en conjunción con otros métodos, a la vez que
descantados en algunos de sus presupuestos teóricos.

Recorriendo un poco la experiencia de la historia de la teología, podemos ver el intento teológico


de comprender sistemáticamente y expresar orgánicamente la fe puede seguir tres caminos, que
dan lugar a tres aspectos de la teología dogmática o sistemática:

El ontológico (especulativo), El dramático (economía), El simbólico (teología de los misterios;


Mystagogia).

El ontológico intenta pensar y expresar las realidades de las que habla la fe, asumiéndolas como
reales y poniéndolas en el contexto del resto de la realidad (de la escala de los seres): Dios, el
hombre, el universo y sus relaciones mutuas, también el ser de Cristo; los intenta describir con las
categorías universales de la filosofía que captan las formas de la realidad;

El dramático trata de relatar el argumento de la historia de la salvación, señalando el papel que


juega cada actor y cada acontecimiento; y teniendo presente el actor principal es Dios que obra
libremente, por eso hay que pensar los motivos y los fines del obrar divino: y los medios que
libremente usa; esta es la economía de la salvación. La racionalidad que se busca es la de Dios
cuando actúa; para eso hay que pensar a Dios en términos personales;

El simbólico como Dios se manifiesta y realiza su salvación actuando en la historia, es necesaria no


sólo una descripción, sino también una interpretación de los hechos mismos en cuánto símbolos
(eficaces) de una revelación de Dios. Además del por qué (aspecto dramático), hace falta
comprender el significado de la acción divina en la historia.

Pág 186 Juan Luis Lorda

Conclusión:

Hay un uso científico, un uso filosófico, un uso histórico y un uso religioso de la razón, nunca
separables pero nunca reductibles a los demás. Olegario González Teología y Filosofía pág. 7.

Teología histórica pág. 24 “ES-TEOLOGIA-CRISTIANA-TOMO1”

A veces se expande para incluir todo el campo de la historia eclesiástica, pero en el sentido más
estricto se refiere sólo al desarrollo histórico de la doctrina cristiana y a su influencia en la vida de
la iglesia. Incluye dos secciones: (1) bíblica, que se limita a las porciones históricas de las Sagradas
Escrituras; y (2) eclesiástica, que estudia el desarrollo de la doctrina de la iglesia desde el tiempo
de los apóstoles hasta el presente.

Historia Bíblica: Esta división incluye el estudio de las secciones históricas del Antiguo y del
Nuevo Testamento, y la historia contemporánea que ayuda a comprender los relatos bíblicos. La
historia bíblica trata principalmente de los hechos y eventos relatados en la Biblia y que tienen
que ver con el plan divino de la redención humana. La dogmática bíblica, por otro lado,
comprende el estudio del contenido doctrinal de las Escrituras presentado en el orden de su
desarrollo histórico, puesto que siempre debemos ver la Biblia como revelación en marcha y, por
lo mismo, incompleta hasta el cierre del canon.

Para comprender el contenido de la historia bíblica, el estudiante debe contar con una orientación
apropiada a fin de ver el punto de vista de las personas a las cuales se dirigió la Biblia, más que su
significado para las de épocas recientes.

Segundo, comprendido lo anterior, se da respuesta a muchas objeciones hechas contra


costumbres y prácticas de la gente de períodos de revelación antiguos y menos perfectos.

Historia eclesiástica: El objeto de estudio es la historia de la iglesia cuando estudia los eventos
externos en la lucha de la iglesia con el mundo, el desarrollo de sus instituciones y sus logros
espirituales. Se le llama historia de las doctrinas cuando considera la formulación de la fe cristiana
en declaraciones doctrinales. En esta división también se incluye el escrito de los Padres,
conocidos como patrística; y el estudio de los credos o símbolos de la iglesia generalmente
tratados bajo el encabezamiento de simbolismo.

La teología histórica proporciona perspectiva y equilibrio;


Teología sistemática autor desconocido.

Esto nos advierte que, en el mensaje cristiano, la historia es teológica y la teología es histórica.
Con todo, por razones de oportunidad resulta inevitable la división en disciplinas históricas y
disciplinas deductivas, ya que cada una de ellas posee un elemento no teológico distinto. La
teología histórica incluye la investigación histórica;

El historiador y el filósofo, miembros los dos de una facultad de teología, deben unirse en la
labor teológica de interpretar el mensaje cristiano, utilizando cada uno de ellos los instrumentos
cognoscitivos de su especialidad.

El teólogo histórico presupone un punto de vista sistemático; de lo contrario, sería un historiador


de la religión, no un teólogo histórico. Esta mutua inmanencia de los elementos histórico y
deductivo constituye una característica decisiva de la teología cristiana.

Iniciación a la práctica de la Teología autor desconocido.

Aristóteles había dicho que una realidad se comprende mejor cuando se conoce su Génesis.

Es teología la actividad por la que el teólogo estudia el material documental, bíblico e histórico, del
que se nutre su elaboración de los misterios de la fe o de la vida sobrenatural de la Iglesia.

La teología histórica pertenece al mundo de los teólogos.

Esta se propone alimentar, al menos indirectamente, el trabajo teológico. Pero es teológica sólo
en un sentido material; no es formalmente teológica en el sentido de la <<teología positiva>>.

Es una rama de la historia de la Iglesia en forma de monografías cuyo objeto afecta a las ideas y
representaciones.

Para una investigación histórica al servicio de la teología tendremos que tener en cuenta una
decena de campos. Se trata de una opción práctica en función de esta Iniciación: al querer
articular historia y teología desde el punto de vista de la práctica de la teología, pero sin negar la
autonomía de la historia.

Las ventajas del conocimiento de la historia:

Se tiene modestia, equidad en los juicios, prudencia opuesta a toda prisa intempestiva, duda
razonada y razonable, sensatez y moderación.

Quién conoce y practica la historia rechaza las falsificaciones o camuflajes apologéticos y busca un
culto incondicionado a la verdad.

El conocimiento de la historia aporta la solución de muchas dificultades y permite encontrar la


<<segunda ingenuidad>>, la de un adulto informado.

Tener sentido de historia quiere decir “tener conciencia de que cambia todo lo que proviene de los
hombres, de que los textos y hechos están fechados, tienen un contexto, se colocan entre los que
les ha precedido y condicionado y lo que les sigue y ellos condicionan.
El ideal es que uno mismo inicie una experiencia y, por tanto, una investigación diacrónica sobre
un tema. Los seminarios se prestan a ello.

Una vez informados podemos adoptar una postura personal. Esa historia de la historia se ha hecho
con frutos de algunos temas importantes. Esta investigación se revela especialmente fecunda en el
terreno ecuménico.

La historiografía nos permite evaluar los límites de la concepción positivista de la historia y nos
hace más atentos a la función de lo imaginario, a la interpretación y a la situación del historiador
en la reconstrucción del pasado y en la elaboración de la historia.

También podría gustarte