Está en la página 1de 2

El mousse de limón es un delicioso postre que combina la acidez del limón con el dulzor del resto de

ingredientes, lo que hacen que tenga un sabor muy agradable e interesante. Se puede preparar con
alcohol o sin el mismo, en ambos casos merece la pena tomarlo como postre, ya que es un buen
digestivo.

En esta web os vamos a proponer diversas formas de hacerlo, algunas más comunes en cuanto a sus
ingredientes y preparación, y otras menos conocidas o más complejas, para que podais probarlo de
diferentes formas y elegir la que más os gusta.

Como verás a continuación es una receta sencilla de hacer en casa en general, y que no necesita
demasiados ingredientes en su preparación, así que podrás probarlas y disfrutar con ellas. Os
animamos a probarlas todas, algunas os van a sorprender muy gratamente.
Mousse de Limón
Actualización: 05/09/2019

Esta es una sencilla receta para hacer una rica mousse de limón de forma rápida y sin necesitar
demasiados ingredientes. Es ideal para preparar un refrescante y digestivo postre que gusta a todo
el mundo. Si lo quieres más ácido añade algo menos azúcar y resultará más saludable. Lo mismo
ocurre con la ralladura de los dos limones, debe ser al gusto de cada uno, prueba con algo más o algo
menos para ver los resultados y decántate por la receta que mejor sirva a tu paladar.
Ingredientes de Mousse de Limón:

- 400 ml de nata para montar


- 200 gramos de azúcar
- Zumo de tres limones
- Ralladura de dos limones
Preparación de Mousse de Limón:

Existen muchas formas de preparar mousse de limón, recetas que emplean más o menos
ingredientes y recetas en las que la preparación varía de una a otra, por lo que hay recetas de este
postre para todo el mundo, para todos los gustos. En este caso vamos a mostraros una de las recetas
más sencillas que puedes encontrar, una receta que resulta fácil de hacer y que en pocos minutos te
permite hacer un postre sabroso, refrescante y además digestivo, que se puede comer todo el año, y
que gusta normalmente a todo el mundo.

Una vez tengamos lista la mousse de limón, lo normal es echarla en recipientes individuales, unas
copas o unos cuencos de un tamaño adecuado para ello, aunque también se puede verter en un
recipiente más grande y servir después de forma individual. Nosotros preferimos hacerlo de la
primera forma, usando unas copas individuales, dónde el postre queda perfecto, pero podéis hacerlo
como más os guste. Y pasamos ya a detallar la receta.

Lo primero que hay que hacer es montar la nata, para lo que debemos tener la nata bien fría, así que
sácala del frigorífico justo antes de montarla, ya que así será más fácil conseguir que se monte y
quede con mucho cuerpo. Puedes montarla tanto con una batidora tradicional con su accesorio de
varillas, o bien con una batidora de varillas más moderna, en ambos casos el resultado es bueno si la
montamos el tiempo suficiente. Cuando la nata esté bien montada, con una buena densidad, vamos a
añadir el azúcar sobre la nata, sin dejar de montarla, para que se integre bien y no se baje la nata.

Al acabar vamos a rallar la piel de dos limones, que lavaremos previamente, para quitarles la
suciedad, y echamos las ralladuras encima de la nata. Después exprimimos los tres limones, colamos
el zumo para quitarle las pipas y la pulpa, y lo vertemos poco a poco mientras seguimos montando la
nata, hasta que queden todos los ingredientes bien integrados y la mousse ya hecha con una textura
adecuada. Vertemos nuestra mousse de limón sobre los recipientes elegidos y los dejamos en el
frigorífico unas horas para que enfríe bien. Y a disfrutar de este rico postre casero.