Está en la página 1de 6

Señor

JUEZ ADMINISTRATIVO DEL CIRCUITO DE SINCELEJO (REPARTO)


E. S. D.

REF: ACCION DE TUTELA CONTRA LA UNIVERSIDAD DE SUCRE.

Los abajo firmantes en nuestra condición de estudiantes activos de la Universidad de


Sucre, promovemos la presente acción de tutela contra este ente Universitario,
representado legalmente por el Rector JAIME DE LA OSSA VELASQUEZ, por violación
de nuestros derechos fundamentales a la dignidad humana, la educación y el debido
proceso, fundamentados en el artículo 86 de la C.P, el Decreto 2591 de 1991 y el Decreto
1983 de 2017, conforme a los siguientes:

I. HECHOS.

1. El día 15 de marzo de 2020, el gobierno nacional decretó la suspensión de


actividades académicas en todos los Colegios y Universidades del país, como
medida para evitar la propagación del Covid – 19.
2. Mediante comunicado del Consejo Académico de la Unisucre, de fecha 16 de
marzo de 2020, se suspendieron las clases del 16 al 22 de marzo de 2020,
semana en la cual, supuestamente se organizaría por parte de la Universidad con
los estudiantes y docentes, la forma en que se daría continuidad a las actividades
académicas.
3. Durante esa semana del 16 al 22 de marzo, no se adelantó por parte de la
Universidad, ningún tipo de organización, por el contrario, el caos y la
desinformación reinó tanto entre estudiantes como docentes, cada grupo de clase
quedó a su libre albedrío en una total anarquía y falta de directrices.
4. Ante la situación, muchos de nosotros debimos retornar a nuestros corregimientos,
veredas y otros municipios, ya que, al no estar recibiendo clases, nuestros padres
no podían seguir pagando pensión y también buscando proteger nuestra salud y
nuestra vida.
5. El día 24 de marzo de 2020, el Consejo Académico expide una segunda circular
informando que decidió “ …. darle continuidad a lo planificado en la semana
anterior respecto del inicio y desarrollo de las actividades académica virtuales con
el objeto de mantener el desarrollo del periodo académico 01 de 2020, en atención
a las instrucciones impartidas por el Ministerio de Educación Nacional”.
6. Claramente, este segundo comunicado señala una falsedad, al hacer parecer que
la semana anterior (la del 16 al 22 de marzo), supuestamente se estaban
desarrollando actividades virtuales a las que se limitaban a dar continuación.
Siendo que en el primer comunicado claramente decidieron que durante esa
semana (del 16 al 22), todo quedaba suspendido.
7. Este segundo comunicado, contradictorio y sin que la Universidad indicara a través
de qué medios recibiríamos las clases (¿qué plataforma?, ¿por dónde acceder?,
¿canales de atención a los estudiantes?), generó un caos mayor porque cada
profesor trató de arreglárselas como pudo, algunos incluso se limitaron a mandar
talleres, sin ninguna explicación adicional, con el agravante que la gran mayoría de
nosotros, no tenemos acceso a internet por habitar en sitios sin cobertura, o no
tenemos disponible un computador en casa o la posibilidad de salir a un café
internet, por las medidas de aislamiento obligatorio. Además jamás han capacitado
a los estudiantes acerca del manejo de las plataformas virtuales que
supuestamente se usarán, y tampoco a los docentes.
8. El 4 de abril de 2020, muy a pesar de las peticiones elevadas por los estudiantes y
las quejas tramitadas a través del Representante Estudiantil ante Consejo
Académico, el Consejo Académico genera un tercer comunicado, ratificando que
las clases continuarían virtuales e indican que las actividades evaluativas se
encuentran suspendidas y continuaran de esta forma, hasta una semana después
de finalizado el periodo de cuarentena.
9. El 17 de abril de 2020, el Consejo Académico emite un cuarto comunicado, en el
que contrariando los comunicados 1, 2 y 3, impone iniciar proceso evaluativo a
partir del 20 de abril de 2020:
“Iniciar el lunes 20 de abril el proceso de evaluación del aprendizaje de las
temáticas desarrolladas hasta la fecha teniendo en cuenta la libertad de cátedra y
la flexibilidad, en un proceso holístico considerando todos los elementos que
inciden en ella: los objetivos, los procesos, los métodos, los recursos y los
instrumentos entre otros; atendiendo a aspectos conceptuales, procedimentales y
actitudinales de los estudiantes”.

Claramente todos los comunicados anteriores, indicaba que las actividades


evaluativas se realizarían una semana después de levantada la cuarentena, ahora
violando el debido proceso nos cambian las reglas de juego, exponiéndonos a
iniciar exámenes parciales cuando ni clases hemos tenido por todo el desorden
administrativo de la Universidad y por no contar con los medios.

10. Adicionalmente, este último comunicado informa que quienes lo deseen pueden
cancelar académicamente las asignaturas que tiene matriculadas en el primer
periodo académico de 2020, palabras más palabras menos, invitan a quien no
tenga los medios para recibir las clases virtuales, a perder el valor pagado por la
matrícula (aunque sea pública, muchos de nosotros dependiendo de la carrera nos
tocó pagar dinero para matricularnos) y las notas que nos han tomado durante los
dos primeros meses de clases presenciales. Es decir, que cada quien se las
arregle como pueda porque lo último que interesa es garantizar el derecho a la
educación.
11. La Unisucre, en todo este tiempo jamás se ha ocupado de censar su población
estudiantil, para conocer si realmente cuentan con los medios y las herramientas
para poder estudiar en forma virtual y a partir de allí brindarnos alternativas como
préstamos de equipos portátiles o donaciones para adquirir una sim card con
datos, como lo están haciendo otras Universidades Públicas como la del
Magdalena, que verdaderamente si pensó en garantizarle el derecho a la
educación a sus estudiantes.
12. Otras Universidades, incluso privadas como la Libre, decidieron suspender sus
clases, hasta superada la situación, precisamente para no exponer a sus
estudiantes a pérdidas de semestre.
13. Toda esta situación afecta nuestra dignidad humana, siendo sometidos a procesos
de estrés permanente por posible pérdida del semestre, ante la imposibilidad de
conectarnos o no tener un computador en el que hacer los trabajos. Esto afecta la
salud mental tanto nuestra como de nuestras familias, ante la incertidumbre de
qué va a ocurrir si no nos están tomando notas, por la imposibilidad que tenemos
en estos momentos de conectarnos a clases o hacer exámenes y peor aún la
alternativa que nos dan de cancelar semestre, nos afecta aún más y desconoce
totalmente el derecho fundamental a la educación, que debe primar en estas
circunstancias.
14. Las condiciones económicas nuestras son precarias, la mayoría de nuestros
padres, se sostienen del trabajo informal, las ventas ambulantes o mototaxismo,
incluso muchos de nosotros hasta nos hemos visto en dificultades para
alimentarnos durante esta crisis y aun así la Universidad desconoce esa realidad y
nos impone cargas imposibles de asumir, violando el debido proceso, sin escuchar
nuestras quejas ni disponer de canales permanentes para atendernos y ser
escuchados en medio de esta situación.
15. Si por estas circunstancias llegaramos a reprobar el semestre, muchos de
nosotros perderíamos ayudas del estado, auxilios y los créditos como el Icetex,
que nos exigen conservar un promedio, exponiéndonos a unas graves
consecuencias, gracias a la terquedad del Rector de la Universidad y la falta de un
análisis profundo de las condiciones en las que nos encontramos, por pura pereza
administrativa de no dedicarse a diseñar un verdadero plan de atención a los
problemas de los estudiantes.
16. Carreras como medicina, enfermería, biología, ingeniería civil, requieren de
softwares especializados y equipos para las clases, pero la Universidad no brinda
soluciones ni toma medidas para adquirirlos, poniendo en riesgo la calidad
académica de nuestra educación y persistiendo el consejo académico en sostener
clases virtuales que son un absoluto fracaso en carreras como estas porque la
Universidad nunca adquirió plataformas o licencias para enseñar virtualmente
como debe ser según lo complejo de estos programas académicos y peor aún
pretenden evaluarnos sin estar aprendiendo nada o desarrollando las clases con
las herramientas necesarias. La Circular 4 del Ministerio de educación de 2020,
permite que programas presenciales tengan clases virtuales, pero con CALIDAD, y
justamente esto no lo está brindando la Unisucre, porque no tiene con qué ni se
ocupa de invertir rápidamente en lo necesario para las clases virtuales.

II. PETICIONES.
Ante las medidas lesivas y violatorias adoptadas por la Universidad de Sucre,
desconociendo la realidad de la comunidad estudiantil y las precarias condiciones de vida
de muchos de los aquí tutelantes, solicitamos:
1. Se ordene a la Unisucre realizar en el término de 48 horas y por el medio más
expedito, una caracterización de las condiciones de la totalidad de su población
estudiantil de todos los programas de Pregrado, en términos de conocer si cuentan
con conectividad y equipos de cómputo, Tablet o similares.
2. Se ordene a la Unisucre, suspender las actividades académicas virtuales hasta
tanto haya realizado la caracterización solicitada y con base en ella disponga de las
medidas necesarias y efectivas, para garantizarnos la continuidad del proceso
educativo a todos los estudiantes, en prevalencia del derecho a la educación y la
dignidad humana y organice bien todos sus procesos académicos, basándose en
datos concretos sobre las condiciones de su población estudiantil.
3. Se ordene a la Unisucre suspender las actividades evaluativas que inician el 20 de
abril de 2020, porque viola la confianza legítima de la comunidad estudiantil y el
debido proceso, ya que previamente habían anunciado que no habría evaluaciones
sino una semana después de levantada la cuarentena, y de acuerdo al
Mineducación esta seguirá hasta el 30 de mayo para las universidades.
4. Se ordene a la Unisucre, capacitar a los estudiantes y docentes en el manejo
metodologías virtuales, plataforma virtual y demás herramientas para las clases
virtuales, porque en el evento de ser superadas las dificultades de conectividad y el
acceso a un equipo de cómputo, debemos estar capacitados para poder desarrollar
las clases.
5. Se ordene a la Unisucre elaborar un plan de atención y garantías para los
estudiantes que no cuentan con equipos de cómputo ni acceso a internet, con
estrategias como prestamos de equipos, en similar forma como otras
Universidades públicas como la del Magdalena, lo vienen realizando. Así como
planes de solidaridad desde Bienestar Universitario, que incluyan que los auxilios
de alimentos lleguen a nuestras casas ya que muchos no tenemos ni para comer.
III. MEDIDA PROVISIONAL INMEDIATA

6. Suspender hasta tanto sea fallada la presente acción, las disposiciones contenidas
en el comunicado de Consejo Académico del 17 de abril de 2020 (cuarto
comunicado), por lesionar derechos fundamentales y legítimos intereses,
imponiéndonos el inicio de un periodo evaluativo a partir del 20 de abril de 2020,
siendo que previamente en los tres comunicados anteriores, se había dejado
sentado que el proceso evaluativo iniciaría una semana después de levantada la
cuarentena, así mismo porque el comunicado desconoce la realidad de la
población estudiantil Unisucreña y nos afecta gravemente, más aun cuando no
tenemos forma de concurrir a dichas evaluaciones ni hemos recibido las clases.
Así mismo, porque las decisiones que adopte la Unisucre deben responder a
criterios de razonabilidad, especialmente cuando no es un porcentaje pequeño de
estudiantes con dificultades sino un grueso número, lo que impone que las
medidas sean pensadas en términos de favorecer con la prestación del servicio
educativo, a todos los estudiantes, no a un grupo privilegiado que tal vez si cuente
con acceso a internet y equipos tecnológicos.

IV. FUNDAMENTOS DE DERECHO.

Sentencia T-198 DE 2019

Con relación al Derecho a la Educación, en particular, el componente de accesibilidad, de


acuerdo con la Observación General Nº 13, se compone de tres mandatos para su
garantía: a) no discriminación [90]; b) accesibilidad material[91]; y c) accesibilidad
económica[92].
 
- El mandato de no discriminación consiste, de acuerdo con la Observación
General Nº13, en que la educación debe ser accesible a todos, especialmente a
los grupos más vulnerables de hecho y de derecho[93].
 
- La accesibilidad material consiste en que ésta debe ser asequible materialmente,
ya sea por su localización geográfica de acceso razonable o por medio de una
tecnología moderna[94].
 
- La accesibilidad económica establece que la educación debe estar al alcance de
todos. Este mandato se interpreta a partir del artículo 13 párrafo 2 del PIDESC, por
tanto, la enseñanza primaria debe ser gratuita para todos, mientras que la
educación secundaria y superior debe ser gratuita, y si no lo es se debe alcanzar
de manera gradual[95].
 
Por su parte, el componente de adaptabilidad se refiere a la necesidad de que la
educación se adapte a las necesidades y demandas de los educandos y que
garantice la continuidad en la prestación del servicio[96]. La jurisprudencia
constitucional, ha determinado que esta faceta consiste en que la educación debe
tener la flexibilidad necesaria para adaptarse a las necesidades de las sociedades y
comunidades en transformación y reconocer las circunstancias de los alumnos en
contextos culturales y sociales variados[97].

Sentencia T- 106 DE 2019


El derecho fundamental a la educación y los deberes de los estudiantes. Reiteración de
jurisprudencia.
 
84. El artículo 67 de la Constitución Política de Colombia, señala que la educación es un
“derecho de la persona y un servicio público que tiene una función social”. Al tener una
relación directa con la dignidad humana, esta Corte ha sostenido que se trata de un derecho
fundamental pues es un presupuesto esencial para poder desarrollar los proyectos de vida de
cada persona. Asimismo, es el punto de partida para la protección de los derechos
consagrados en los artículos 26 y 27 constitucionales: la libertad para escoger la profesión u
oficio, y las libertades de enseñanza, aprendizaje, investigación y cátedra.
 
85. La educación es también necesaria para garantizar el mínimo vital, la igualdad de
oportunidades en el trabajo y la participación política, entre otros. De ahí que la jurisprudencia
constitucional haya señalado que debe estar encaminada al acceso a la cultura, a la
formación en derechos humanos, la paz y la democracia:
 
“[L]a Corte ha indicado en distintos pronunciamientos que [la educación] (i) es una
herramienta necesaria para hacer efectivo el mandato de igualdad del artículo 13
superior, en tanto potencia la igualdad de oportunidades [18]; (ii) es un instrumento
que permite la proyección social del ser humano y la realización de otros de sus
demás derechos fundamentales[19]; (iii) es un elemento dignificador de las
personas[20]; (iv) es un factor esencial para el desarrollo humano, social y
económico[21]; (v) es un instrumento para la construcción de equidad social [22], y
(vi) es una herramienta para el desarrollo de la comunidad, entre otras
características”.[23]

Sentencias T-845 de 2010 y T- 152 de 2015. M.P. Luis Ernesto Vargas Silva.
En este sentido, debe recordarse que el objetivo principal del debido proceso en el
contexto educativo, es evitar que la autonomía se convierta en arbitrariedad. Por ese
motivo, la eficacia de este derecho tiene relación también con el principio de buena fe, “al
perseguir que las actuaciones del Estado y los particulares se ciñan a un considerable
nivel de certeza y previsibilidad, en lugar de dirigirse por impulsos caprichosos, arbitrarios
e intempestivos.”[70]

V. PRUEBAS:
- Comunicados expedidos por el Consejo Académico. (Cuatro comunicados)
https://unisucre.edu.co/index.php/es/comunicado-consejo-academico-13-04-2020
https://unisucre.edu.co/index.php/es/comunicado-consejo-academico-03-04-2020
https://unisucre.edu.co/index.php/es/comunicado-consejo-acadademico-24-03-2020
https://unisucre.edu.co/index.php/es/comunicado-consejo-academico-16-03-2020

VI. NOTIFICACIONES:

Las recibimos en nuestros respectivos correos electrónicos.

La Universidad de Sucre, recibe notificaciones al correo:


secretaria.general@unisucre.edu.co.

Atentamente,

_______________________________
Nombres y apellidos del estudiante: AQUI
Número del documento de identidad: AQUI
Correo electrónico: AQUI

_______________________________
Nombres y apellidos del estudiante: AQUI
Número del documento de identidad: AQUI
Correo electrónico: AQUI

_______________________________
Nombres y apellidos del estudiante: AQUI
Número del documento de identidad: AQUI
Correo electrónico: AQUI

_______________________________
Nombres y apellidos del estudiante: AQUI
Número del documento de identidad: AQUI
Correo electrónico: AQUI

También podría gustarte