Está en la página 1de 13

AUDICIÓN Y LENGUAJE.

TEMA 9
CARACTERÍSTICAS DEL LENGUAJE DE LOS ALUMNOS Y DE
LAS ALUMNAS DE EDUCACIÓN INFANTIL Y PRIMARIA.
ALTERACIONES DEL LENGUAJE MÁS FRECUENTES EN ESTAS
ETAPAS EDUCATIVAS. ACTUACIONES PREVENTIVAS.

ÍNDICE

Introducción
1.- Características del lenguaje de los alumnos/as de Educación Infantil (EI)
y Primaria (EP).
2.- El papel de la escuela en el desarrollo comunicativo-lingüístico de estos
alumnos/as.
3.- Alteraciones del lenguaje más frecuentes en estas etapas educativas.
4.- Actuaciones preventivas.
5.- Intervención preventiva, intervención temprana.
6.- Incorporación al Proyecto Educativo de Centro (PEC).
7.- Trabajo conjunto de los profesores en el desarrollo comunicativo
lingüístico.
8.- Trabajo conjunto con los padres, como prevención.
9.- Conclusiones

Bibliografía:
CASTEJÓN, J.L., NAVAS, L. (eds.) (2011). Dificultades y trastornos del aprendizaje
y del desarrollo en infantil y primaria. Alicante: Editorial Club Universitario.
CORDOBA, A.I.; DESCALS, A. y GIL, Mª D. (2006). Psicología del desarrollo en la
edad escolar. Barcelona: Pirámide.
GALLEGO ORTEGA, J.L. (2006). Enciclopedia temática de logopedia. Archidona
(Málaga): Aljibe.
MARCHESI, A., COLL, C. y PALACIOS, J. (2004). Desarrollo psicológico y
educación. Madrid: Alianza Editorial.
MIRAS, F.; SALVADOR, M. y ÁLVAREZ, J. (2006). Psicología de la educación y el
desarrollo en la edad escolar. Granada: Grupo Editorial Universitario.
MORENO, S. (2005). Psicología del desarrollo cognitivo y adquisición del lenguaje.
Madrid: Biblioteca Nueva.

1
MONFORT, M. y JUÁREZ, A. (2006). El niño que habla, Madrid: editorial CEPE.
MUÑOZ, A. (2010). Psicología del desarrollo en la etapa de EP. Madrid: Pirámide.
NIETO, M. (1988). El desarrollo del lenguaje, México: editorial Porrúa.
PAPALIA, D.E. (2004): Psicología del desarrollo (9ª ed.). México: McGraw-Hill
PEÑA, J. (1990). Manual de Logopedia, Madrid: editorial Masson.
PERINAT, A. (2003). Psicología del desarrollo: un enfoque sistémico. Barcelona:
UOC.
POYUELO, M.; RONDAL, J.A. (2003). Manual de desarrollo y alteraciones de
lenguaje. Barcelona: Masson Editorial.
TRIANES, Mª.V. y GALLARDO, J.A. (2004). Psicología de la educación y del
desarrollo en contextos escolares. Madrid: Pirámide.
VILA, I. (1990). Adquisición y desarrollo del lenguaje, Barcelona: editorial Graó.
Página web:
http://www.cnice.es

Introducción
La comunicación humana necesita una base estructural adecuada, tanto a nivel
expresivo como comprensivo. Esta estructura anatómica necesita, además, tener un
funcionamiento adecuado de las necesidades de la comunicación, haciendo evidente su
contribución directa al desarrollo de todos los aspectos que conforman la competencia
en comunicación lingüística.

También hay que tener en cuenta la interacción de las estructuras orgánicas con
el medio ambiente, pues será éste el que determine el sentido y forma de esta
comunicación.

En el tema que vamos a desarrollar a continuación abordaremos distintos


apartados: las características del lenguaje de los alumnos/as de educación infantil y
primaria, donde veremos el papel de la escuela en este desarrollo comunicativo; las
alteraciones del lenguaje más frecuentes en estas etapas educativas y qué actitud ha de
tener el tutor ante estas alteraciones; y actuaciones preventivas para que los niños/as
desarrollen su lenguaje y comunicación correctamente.

2
Antes de comenzar con el desarrollo del lenguaje en el niño/a, es importante que
primero aclaremos conceptos básicos sobre las etapas educativas en las que nos vamos
a centrar.

1.- Características del lenguaje de los alumnos/as de Educación Infantil y


Primaria.

Los alumnos/as desarrollan el lenguaje atendiendo a unas etapas evolutivas.


Atendiendo a la Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo de Educación (LOE), modificada
por la Ley Orgánica 8/2013, de 9 de diciembre para la Mejora de la Calidad Educativa
(LOMCE), la educación infantil abarca desde los 0 a 6 años y se estructura en dos
ciclos, de 0 a 3 y 3 a 6 años; y la educación primaria, que termina a los 12 años, está
dividida en dos tramos de tres cursos cada uno (1º, 2º 3º y 4º, 5º, 6º).

Según Nieto (1988) y Vila (1990), el lenguaje tiene las siguientes etapas:
etapa prelingüística o primitiva (0-12 meses).
El niño aprende del adulto los mecanismos básicos de la comunicación y de la
conversación a un nivel no verbal. A partir del nacimiento y durante un breve período
de tiempo, el niño/a irá madurando progresivamente sus diferentes vías sensoriales. A
raíz de establecer los primeros vínculos afectivos, basados en la satisfacción de sus
necesidades primarias, irá encontrando una serie de rutinas comunicativas, que
intencionadas o no por su parte, el adulto le asignará una intencionalidad, es lo que se
denomina baby-talk (Peña, 1990), que se da sobre los 4 primeros meses de vida.
A partir de los 9 meses, se suele producir una mayor comprensión causal, usando
la comunicación para traspasarle al adulto sus deseos y así verlos cumplidos. Ya
comienza a adaptarse al medio. Pasa de una forma global de comunicación entre el niño
y su entorno a una forma altamente diferenciada de comunicación que se basa
principalmente en el uso de palabras.

3
El desarrollo de la comprensión verbal va por delante de sus capacidades
expresivas. El niño comprende un cierto número de palabras mucho antes de que pueda
producirlas.
El balbuceo del niño que apareció espontáneamente en los primeros meses, a
continuación de los gritos, llanto, se va transformando gradualmente en una actividad
articulatoria controlada. Esto va a permitir al niño al principio del segundo año, el
intentar reproducir palabras oídas.
Durante esta etapa prelingüística se va a establecer toda la base del desarrollo
lingüístico posterior.

Etapa inicial (12-24 meses)


Edad de la locomoción (12-18 meses)
Evoluciona su comprensión, identifica otras partes de su cuerpo, objetos
comunes, animales y algunos verbos.
En la expresión, es la etapa de la jerga infantil, acompaña su habla con
gestos para hacerse entender. Usa interjecciones.

Edad del titubeo (18-24 meses)


La comprensión evoluciona más que la expresión. Señala más objetos,
partes más finas de su cuerpo, animales, etc. Ejecuta órdenes con verbos como
toma, dame, mira, oye, come… Inicia la comprensión de adjetivos como bonito-
feo, bueno-malo. Comprende el concepto de mío. Identifica canciones infantiles.
En la expresión, extiende el significado de las palabras, dice agua para
denominar agua, zumo, leche… Empieza a usar el artículo para acompañar a los
sustantivos que emplea. Empieza a hacer las primeras combinaciones de palabras
sujeto+verbo, sujeto+adjetivo.

Etapa de estructuración del lenguaje (2-7 años)


Edad de la imitación (2-3 años)

4
Entre los 2 y 3 años, el logro más destacable es la evolución del juego
simbólico, ya que va a potenciar las adquisiciones necesarias para el desarrollo
del lenguaje.
La articulación mejora, aunque comete errores debido a que la motricidad
y la discriminación auditiva no son lo finas que requiere la articulación exacta,
todavía estos aspectos no están bien desarrollados.
Respecto al vocabulario, al principio utiliza una palabra para designar
muchos objetos, en la medida que el adulto interviene y va dando nombre a esos
objetos, irá usando la palabra con su significado correcto y adquirirá nuevos
términos, poniendo en marcha mecanismos como la evocación, imitación, todo
ello realizado a través del juego simbólico.
En cuanto a la estructura morfosintáctica, usa artículos un, uno, el, la;
pronombres mi, mío, tú, tuyo. El género y número aparecen pronto pero comete
muchos errores. Utiliza el presente, infinitivo e imperativo. Habla de sí en tercera
persona. Utiliza combinaciones de 3 ó 4 palabras con estructura simple. (Monfort
y Juárez, 2006)
En la comprensión, el niño de esta edad comprende mucho más de lo que
es capaz de expresar. Sabe su nombre, contesta a preguntas sencillas y
comprende un buen número de palabras del vocabulario usual.

Edad preescolar (3-5 años)


Es más consciente de sí mismo en relación a su yo, a los demás y al mundo
que le rodea. Al ser el lenguaje representación de la realidad, a través de él, va
adquiriendo la representación mental del mundo.
La articulación se desarrolla a lo largo de este período de forma
espectacular, gracias a que ha alcanzado una discriminación fonética más fina y
un desarrollo motriz de todos los órganos de la articulación. No obstante, sigue
cometiendo algunos errores de discriminación y los más comunes son los debidos
a la falta de consolidación de la memoria auditivo-secuencial. Tiene adquiridos la
mayoría de los fonemas y aún se consideran evolutivos los errores de sustitución

5
que pueda cometer con los fonemas /s/, /z/, /ch/, /j/ y /r/, así como la falta de
sinfones.
Su vocabulario avanza, caracterizándose por su nivel concreto.
En cuanto a la estructura morfosintáctica, comete muchos errores en el uso
de las conjugaciones verbales, regulariza verbos, convierte sustantivos en verbos
y viceversa. Es, además, la edad del ¿por qué?, impulsado por la necesidad de
conocer las causas de los acontecimientos que ocurren a su alrededor.
El egocentrismo que caracteriza a esta etapa, repercute en la forma de
utilizar el lenguaje, es el momento del monólogo individual, donde habla consigo
mismo mientras realiza cualquier actividad y, del monólogo colectivo, en el que
los niños hablan juntos de sus propios intereses, sin tener en cuenta al
interlocutor, ni tratar de dialogar.
A nivel comprensivo, avanza a niveles más abstractos: puede clasificar
objetos con una percepción más fina, observar semejanzas y diferencias,
completar figuras incompletas…
Todos los logros de esta edad son los que potencian el aprendizaje escolar
y se considera capacitado para iniciar el aprendizaje de la lectoescritura.

Integración de la articulación (5-7 años)


Es en este período en el que el niño consigue perfeccionar su articulación.
Esta evolución se realiza gracias a que durante esta etapa se va precisando las
asociaciones entre el sistema auditivo y fónico y al desarrollo de la memoria
auditiva y secuencial.
El vocabulario se amplía de forma espectacular y refleja todas las
adquisiciones en relación a nociones corporales, espaciales, temporales, ritmo…
Desde el punto de vista social, pasa del monólogo colectivo al lenguaje
socializado. Esta evolución se va alejando del egocentrismo de la etapa anterior,
con lo que la presencia del otro y que el vocabulario y su construcción gramatical
son suficientes para elaborar mensajes claros y correctos, le permite comunicarse
mejor con los demás.

6
Todos los logros del desarrollo neuromotriz, intelectual y del lenguaje
hacen que ésta sea la edad en la que el niño/a está preparado para acceder al
aprendizaje de la lectoescritura con éxito.

Etapa escolar (7-12 años)


Comprende el lenguaje escrito, al igual que términos abstractos, moralejas,
refranes…
A nivel expresivo, mejora el uso de preposiciones, conjunciones,
adverbios, amplía su vocabulario, construye estructuras sintácticas más
complejas y articula palabras con y sin significado.
No obstante, y aunque el lenguaje, al finalizar esta edad, está
prácticamente estructurado, puede mejorar en calidad y cantidad. El desarrollo
del pensamiento operatorio y del pensamiento abstracto, el dominio del lenguaje
escrito, la evolución de los valores y el desarrollo cultural de la persona, son las
claves que van a impulsar el desarrollo del lenguaje adulto.

¿Qué papel tiene la escuela en el desarrollo del lenguaje en estas etapas educativas?

2.- El papel de la escuela en el desarrollo comunicativo-lingüístico de estos


alumnos/as.

La escuela ha de esforzarse en enseñar el lenguaje desde una perspectiva


instrumental. Esta tarea no es exclusiva de las clases de lengua, por el contrario ha de
impregnar todas aquellas que supongan interacción profesor-alumno y alumno-alumno.
La escuela ha de incidir en este proceso no limitándose a observarlo como un
desarrollo natural. Para ello, el énfasis en la enseñanza de la lengua ha de situarse en
sus aspectos funcionales más que en sus aspectos estructurales.
¿Pero es esa realmente la verdadera función de la escuela? La escuela no puede
sustituir ni imitar el papel del entorno familiar. Si éste falla se necesitará entonces otro
enfoque nuevo mucho más individualizado e intensivo. En este abordaje

7
individualizado de educación preventiva, compensatoria o de reeducación, el modelo
interaccionista familiar constituye el modelo de referencia.

Una vez visto las características del lenguaje en los niños/as de educación infantil
y primaria, vamos a ver qué alteraciones del lenguaje podemos observar en estas
edades.

3.- Alteraciones del lenguaje más frecuentes en estas etapas educativas.


Descripción de las alteraciones del lenguaje.

Un trastorno del lenguaje y del habla modifica sustancialmente la interacción


entre el niño/a y su entorno y puede provocar alteraciones en la actitud o en la forma de
expresarse.
Podemos hacer la división siguiente:
Trastornos del lenguaje:
Retraso simple del lenguaje:
Vamos a considerar un continuo que va desde un simple desfase cronológico en
la adquisición y desarrollo del lenguaje que sería el retraso simple del lenguaje, hasta la
falta total o casi total de desarrollo que supondría el retraso severo del lenguaje,
también llamado por otros autores afasia infantil congénita, todo ello, sin que haya
discapacidad psíquica, sensorial ni neurológica.
La evolución tras la intervención del maestro de audición y lenguaje (AL), que
en el caso del retraso del lenguaje debe ser positiva, nos va a ayudar a descartar un
posible trastorno del lenguaje.

Trastorno específico del lenguaje:


Alteración que afectan a uno o varios componentes del lenguaje, sin que haya
déficit sensorial, cognitivo o motor, que afecte sólo al lenguaje (se descartan así los
trastornos del lenguaje propio de la discapacidad auditiva, motora o psíquica) y que

8
suponga un trastorno duradero y persistente al tratamiento (para diferenciarlo de los
retrasos del lenguaje).

Afasia infantil adquirida:


Es una pérdida total o parcial del lenguaje cuando éste ya está adquirido, en los
niños menores de 10 años debido a una lesión en el sistema nervioso central,
generalmente traumatismo craneal o enfermedades como meningitis, que afecta a áreas
relacionadas con algún aspecto del lenguaje.

Trastornos del habla:


Dislalia:
Es la presencia de errores en la articulación de los sonidos del habla en personas
que no muestran patología a nivel del sistema nervioso central, ni a nivel orgánico en el
aparato fonoarticulador, aunque sí en la funcionalidad del mismo. Se trata, pues, de la
incapacidad para articular de forma correcta un fonema.

Inmadurez articulatoria:
La inmadurez articulatoria supone sólo una alteración fonológica. Es el caso que
pudiendo articular correctamente todos los fonemas de forma aislada, que se consideran
propios de la edad, presenta errores de articulación en palabras y frases.

Disglosia:
Es una alteración de la articulación debido a lesiones físicas o malformaciones
de los órganos periféricos de articulación.

Disartria:
Es propia de lesiones en el sistema nervioso central, así como a enfermedades de
los nervios que afectan a los músculos de los órganos del aparato fonoarticulador.

Alteraciones de la fluidez y del ritmo:

9
Disfemia o tartamudez:
Es un trastorno de la fluidez verbal, caracterizado por una descoordinación de los
movimientos fonoarticulatorios y la presencia de espasmos musculares en los distintos
puntos de la cadena productora del habla (diafragma, glotis, lengua, labios…).

Taquilalia o taquifemia:
Es una forma precipitada y excesivamente rápida de hablar.

Bradilalia:
Es una forma lentificada de hablar, de origen neurológico y que aparecen
frecuentemente en déficit motores.

Trastornos de la comunicación y el lenguaje no específicos:


Los trastornos afectivos en el niño/a pueden perturbar la comunicación y/o el
lenguaje, siendo un trastorno de la relación.
El mutismo es una pérdida del lenguaje cuando ya está adquirido pero no se debe
a problemas neurológicos, sino a causas psicológicas o psicosociales.

¿Cómo podemos actuar con los niños/as para evitar o paliar, en la medida de lo posible
estas alteraciones, y fundamentalmente en los alumnos que presentan necesidades
educativas especiales (NEE)?

4.- Actuaciones preventivas.

Para la integración de alumnos/as con NEE en la escuela ordinaria deben


adoptarse una serie de medidas imprescindibles para tal fin. El paso previo es la
atención temprana o estimulación precoz. Los niños/as reciben una estimulación natural
aunque, no siempre, son las necesarias para su máximo desarrollo. Aparecen así las
actuaciones preventivas.

10
5.- Intervención preventiva, intervención temprana.

La atención temprana es una técnica terapéutica de carácter preventivo o


asistencial durante las primeras etapas, que tiene por objeto proporcionar las
experiencias necesarias para procurar el máximo desarrollo potencial de los sujetos.
La atención temprana tiene una doble vertiente: carácter asistencial cuya
finalidad es aminorar, en la medida de lo posible, los déficits físicos e intelectuales que
una determinada anomalía haya podido originar; y carácter preventivo cuya finalidad es
proporcionar a los sujetos los estímulos necesarios para procurarles una evolución
normalizada.

En síntesis, el procedimiento más adecuado para la actuación en el área del


lenguaje es la aplicación de un programa de prevención a través de un diagnóstico y
atención temprana o estimulación precoz.

6.- Incorporación al Proyecto Educativo de Centro (PEC).

El PEC es un instrumento para la gestión, que define los rasgos de identidad del
centro, formula objetivos y expresa la estructura organizativa y funcional de la
institución.
Muchos de los problemas relativos al tratamiento de los alumnos/as con
problemas de comunicación y lenguaje fracasan ya que no han sido suficientemente
tratados en el claustro ni posteriormente recogidos en el PEC.
El PEC debe definir el proceso de valoración de las NEE en el área del lenguaje
y de las restantes y poder así, determinar las ayudas necesarias, contemplar las
adaptaciones curriculares y tratamiento del maestro de AL, horarios, tipos de
agrupamientos…

11
Ante la variedad de trastornos del lenguaje y del habla, vamos a ver qué actitudes
ha de tener el tutor ante dichos trastornos.

7.- Trabajo conjunto de los profesores en el desarrollo comunicativo


lingüístico.

Hay que buscar situaciones tanto familiares como escolares que potencien el uso
de los aprendizajes. Realizar de otra forma esta interacción especializada puede resultar
ineficaz para un aprendizaje significativo del lenguaje. Se trata de aprovechar los
contextos que por ser más naturales, les puedan ser favorecedores o estimulantes de la
terapia que realiza a nivel individual. Se debe procurar una intervención global y
ajustada a las necesidades de los alumnos/as.
El papel del profesor ante los alumnos/as con problemas de lenguaje es
comunicar más y mejor, potenciar la interacción entre ellos y que éstas sean frecuentes
y variadas. Para ello se pueden realizar programas de estimulación del lenguaje oral en
el aula y la creación de talleres de lenguaje y de animación a la lectura, que son
excelentes medidas de prevención y desarrollo.

8.- Trabajo conjunto con los padres, como prevención.

La intervención del maestro de AL debe ser integral, actuando a nivel específico,


familiar y escolar.
Respecto a la familia se facilitará considerablemente la recuperación y la tarea
del niño/a, trabajando conjuntamente con los padres y aplicando las recomendaciones
que se dan a continuación:
Evitar repetir al niño/a palabras tal como él las pronuncia con las
supresiones y errores que él comete.
Desarrollar juegos que favorezcan la articulación.
Hablar al niño/a lento, clara y pausadamente.
Utilizar un vocabulario adecuado al desarrollo del niño.

12
La creación en los centros de escuela de padres, en los que se les informa y
orienta sobre temas variados relacionados con el desarrollo y aprendizaje de sus
hijos/as, son de gran ayuda para la estimulación y el desarrollo del lenguaje desde casa.
Una vez visto, las características de la comunicación y del lenguaje de los
niños/as de la etapa de infantil y primaria, las posibles alteraciones del lenguaje y habla
y las actuaciones preventivas, terminaremos el desarrollo del tema con la conclusión.

9.- Conclusiones

Debemos señalar la importancia de conocer las diferentes etapas del desarrollo y


adquisición del lenguaje, para un mejor conocimiento del mismo y de las posibles
alteraciones y/o retrasos significativos que se puedan producir y que, por tanto puedan
suponer la necesidad de intervención del especialista en audición y lenguaje.
Es necesario hacer un diagnóstico completo de cada niño con alteraciones del lenguaje
para realizar una adecuada intervención. Es importante una detección temprana y una
intervención preventiva para evitar mayores dificultades.
Por último, destacar la importancia del entorno familiar y educativo en la adquisición
del lenguaje, ya que el desarrollo del niño no es posible sin el contacto con los demás,
sin el estímulo y la orientación del adulto, que actúa como modelo.

13

También podría gustarte