Está en la página 1de 2

LA FUERZA ARMADA NACIONAL BOLIVARIANA

Y LA SEGURIDAD DE ESTADO.
Ensayo – por Carlos E. Rengifo Q. cerqq@yahoo.es
Prohibida su reproducción total o parcial del contenido.

La acción militar para la defensa del estado. Preparación para la defensa.

1.- Antecedentes, Unión Cívico-Militar, Nueva doctrina y pensamiento


militar.

La defensa es la necesidad de preservar, de cuidar lo que nos pertenece ya que


ello nos da la garantía de sentirnos bien con lo que hacemos; nuestro actuar debe estar
marcado en el proteger, mantener y mejorar lo que nos rodea (ambiente, comunidad,
urbanización, barrio, etc). Esto se logra cuando se quiere y acepta lo que se conoce, aún
más cuando se ama lo que se tiene.
Como personas, ciudadanos venezolanos, el sentimiento que nos acompaña debe
responder en la defensa nacional de todo aquello que nos puede afectar, y ello también
está en la disposición que se asume al amar y respetar a la patria, así como todo aquello
que nos representa como pueblo, nación o país.
Se debe recordar que la Defensa Nacional es un deber irrenunciable de todos
como venezolanos.
El Estado, al igual que con la Seguridad, también es responsable de la Defensa
Nacional del pueblo, la patria, la nación y el país; es su deber supremo. Como Estado
venezolano debe preservar la soberanía, la integridad territorial y el orden interno del
país.El concepto de seguridad de la nación incluye nuevas amenazas generadas por la
pobreza, desigualdad social y desequilibrio económico. Este nuevo régimen de
seguridad no puede ser ambiguo, ni desbalanceado, ni diferenciado; tiene que ser único,
con características particulares que llene el vacío derivado de la carencia de un régimen
y que brinde a sus componentes una verdadera sensación de seguridad. La constitución
de un régimen de seguridad de la nación, deberá ser Estructura del Poder Municipal
integral; su conceptualización estará íntimamente ligada a las dimensiones políticas,
sociales, económicas, ambientales y militares.
En el caso de la dimensión militar, la meta parece estar orientada en la
corresponsabilidad para atender la problemática social y hacia las operaciones en el
marco de una defensa no ofensiva, derivada de la interdependencia y de la búsqueda de
la seguridad común; reduciendo la percepción de lograr la seguridad únicamente
utilizando la capacidad militar ofensiva.
En el país para consagrar la seguridad de la nación, existe una estructura
legislativa a nivel nacional que comprende instrumentos jurídicos. En la cúspide de esa
estructura se encuentra la Constitución; le siguen las Leyes Orgánicas y posteriormente
las Leyes Ordinarias, Reglamentos y otros instrumentos jurídicos esparcidos en los
niveles sectoriales y regionales. En las categorías generales encontramos la jerarquía
política, económica, social y militar que conforman la globalidad del Sistema Nacional
de Seguridad y Defensa.

Nuestro país necesita desde el plano de su Seguridad y Defensa Nacional: la


consolidación del resguardo y cuidado de nuestros intereses materiales y mantener en
todo momento vigente nuestra Identidad Nacional.

La defensa hacia los sistemas de valores es una tarea que le corresponde a la educación,
ya que hoy se puede hablar de un entorno familiar desintegrado en la mayoría de los
casos. De ahí que, sea la escuela la que puede rescatar, a través de los planes y
programas educativos ese proceso formativo que contribuya con el desarrollo en la
conciencia de lo nuestro, de lo autóctono, de lo propio, de lo venezolano, de lo que
llamamos patriotismo o mejor aún: servicio a la patria.

Bibliografía Consultada
• ALBERTO MÜLLER ROJAS. 2003. La nueva cara de la fuerza armada.
Revista Venezolana de Economía y Ciencias Sociales. Septiembre-Diciembre
2003. Nº 3. Universidad Central de Venezuela.

• DICCIONARIO MILITAR. Ministerio de la Defensa – Ejército.