Está en la página 1de 5

EMA-07

Versión: Junio 2016


Revisor: Alfredo Ramos

 Principios  de  un  consumo  responsable    

Por: Irma Hurtado de Mendoza Torres

Los siguientes son algunos de los principios que deben considerarse para que la sociedad desarrolle
actitudes y acciones hacia un consumo responsable.

Saber sobre estos principios e implementar acciones para llevarlos a cabo nos asegura ser consumidores
sustentables o responsables. Desde luego, estos principios no sólo incluyen al consumidor sino también a
los productores de los insumos que se necesitan para la vida diaria, desde alimentos hasta cosas
manufacturadas.

Si logramos entenderlos plenamente y seguirlos como elementos considerados en la toma de nuestras


decisiones, cerraremos un círculo virtuoso hacia la sustentabilidad.

Proximidad  y  mínimo  circuito  comercial


Consiste en privilegiar la compra de productos elaborados de manera local. Si los productos son
elaborados cerca de donde tú vives, éstos no tan sólo llegarán más rápido al sitio de venta, sino que
estarán más frescos. Casi nunca necesitan refrigeración y almacenaje, por lo que sus condiciones son
mucho mejores, se magullan menos y no se inicia la descomposición natural por microorganismos.

Por otra parte, el ahorro de energía resulta considerable porque se requiere menos mano de obra para
carga y descarga, menos energía eléctrica para congelarlos y/o refrigerarlos y menos gasolina y gastos de
transporte para llevarlos a su punto de venta.

Un precepto que trata de cumplir este principio es el mínimo circuito comercial, lo que significa que además
de que es menos el tiempo en el que te llega a tus manos después de ser cosechado, no requiere de
intermediarios (o son muy pocos), de manera que el dinero que utilizas para la compra de ese producto en
su mayoría va directamente al productor, lo que garantiza que estés influyendo a su calidad de vida.

Esto es importante porque el dinero que ganas y utilizas en esas compras se queda en el país, apoyando
así a las personas de la misma localidad. Esta postura debería ser considerada, puesto que sería una
política social de erradicación de la pobreza.

Si se acostumbra a comprar en grandes supermercados, es importante tener en mente que ahí se paga
también (junto con el precio del producto) la luz, a los empleados que ordenan anaqueles, el sistema de
refrigeración, etc.

©UVEG. Derechos reservados. Esta obra no puede ser reproducida, modificada, distribuida, ni transmitida, parcial o totalmente, mediante cualquier medio, método o
sistema impreso, electrónico, magnético, incluyendo el fotocopiado, la fotografía, la grabación o un sistema de recuperación de la información, sin la autorización por
escrito de la Universidad Virtual del Estado de Guanajuato.
EMA-07
Versión: Junio 2016
Revisor: Alfredo Ramos

Algunos de esos supermercados tienen entre sus productos alimenticios varios que son orgánicos. Valdría
la pena investigar si son de productores locales para cumplir con este principio.

Reflexión

¿Conoces cuáles son las empresas productoras de tu


localidad y sus alrededores?

Utilización  de  energías  renovables


Este es un principio aplicable tanto al productor como al consumidor. En la actualidad hay muchas
empresas que están sustituyendo algunas de sus instalaciones eléctricas convencionales por otras que les
permitan el uso de energías renovables.

Dentro de estas energías están principalmente la solar y la eólica (por la fuerza del viento). Existen otras
pero las mencionadas son las más comunes a la fecha.

En la actualidad algunas personas no entienden que el cambio climático está siendo generado por un gasto
excesivo de energía eléctrica tanto de las empresas que elaboran los productos que se utilizan diariamente,
como por el consumo domiciliario de la misma.

Todas las formas de generación de energía eléctrica producen contaminación al aire y/o devastación de los
ecosistemas en los que se encuentran enclavadas las plantas generadoras. Debido a que la energía
eléctrica no se puede almacenar, entre mayor sea la demanda, mayor contaminación del aire habrá y
tendrá un impacto en el cambio del clima.

Producción  cero  de  compuestos  tóxicos  


Desafortunadamente todavía no se ha logrado que todas las industrias que proveen de artículos de
consumo cotidiano laboren con cero emisiones de compuestos contaminantes, ya sean sólidos, líquidos o
gaseosos. Hoy día, las personas informadas y conscientes de estos criterios buscan que las compañías a
las que les compran tengan certificaciones de empresas social y ambientalmente responsables, lo que
garantiza que están preocupadas por los procesos de producción que emplean.

Las diversas normatividades de los diferentes países hablan sobre la preocupación que cada uno de ellos
van teniendo. Existen normas como la familia de las ISO 14 000 que garantizan que se han tomado
medidas de producción más limpias.

©UVEG. Derechos reservados. Esta obra no puede ser reproducida, modificada, distribuida, ni transmitida, parcial o totalmente, mediante cualquier medio, método o
sistema impreso, electrónico, magnético, incluyendo el fotocopiado, la fotografía, la grabación o un sistema de recuperación de la información, sin la autorización por
escrito de la Universidad Virtual del Estado de Guanajuato.
EMA-07
Versión: Junio 2016
Revisor: Alfredo Ramos

Integración  en  los  procesos  naturales


Si las formas de producción y consumo fueran naturales, siempre se habría producido y consumido de
manera eficiente y sin residuos. La naturaleza ha equilibrado de tal manera sus procesos que lo que se
desecha de uno es la materia prima de otro o se depura al paso de los componentes abióticos.

Reciclabilidad,  reúso    y  reducción  de  residuos


Mucho se ha dicho y trabajado sobre la regla de las 3R:

• Recicla. Es la obtención de materias primas a partir de desechos.

• Reúsa. Significa tratar de darle un uso permanente o temporal a los residuos que se generan
diariamente. Existen muchas formas de reusar lo que aparentemente ya no servía. Cada vez que se
reúsan materiales, éstos no se van a los basureros y con ello se puede evitar la compra de otros al
sustituirlos por los que se reusaron.

• Reduce. Es la más difícil de comprender porque muchas personas piensan que es aplastar,
apachurrar, quitar volumen, lo que pudiera ser, pero el término se refiere a no hacer basura, es
decir, a ser un consumidor inteligente que no sólo elige por el precio, sino por la cantidad de
residuos que generará con el producto que adquiere. Así una caja de galletas convencional genera
una gran cantidad de residuos: cartón, papel celofán, charolas y papel aluminizado. ¿Qué otras
opciones se tienen? Comprar las que vienen mucho menos empaquetadas o hacerlas en casa.

Reflexión

Algunas ideas para aplicar las 3R:

• Compra lo que necesites y no lo que quieres.


• Lleva tu lista cuando vayas de compras y sólo adquiere lo que está escrito en
ella.
• Elige productos que equilibren su calidad, precio, beneficio y protección al
ambiente.
• Evita productos muy empaquetados y/o que su empaque no sea biodegradable.
• Lleva tus bolsas ecológicas y no aceptes plásticos.
• Elige productos no contaminantes y que sean biodegradables. Ha habido
intentos de compañías que lanzan al mercado este tipo de productos, pero al no
venderse ya no los realizan.
• No compres desechables de unicel; prefiere siempre los de cartón.
• Utiliza las cantidades adecuadas, las cuales son siempre aconsejadas por el
productor en las etiquetas y evita contaminar de esa manera.

©UVEG. Derechos reservados. Esta obra no puede ser reproducida, modificada, distribuida, ni transmitida, parcial o totalmente, mediante cualquier medio, método o
sistema impreso, electrónico, magnético, incluyendo el fotocopiado, la fotografía, la grabación o un sistema de recuperación de la información, sin la autorización por
escrito de la Universidad Virtual del Estado de Guanajuato.
EMA-07
Versión: Junio 2016
Revisor: Alfredo Ramos

Ética  empresarial
Seguramente en Internet las empresas que fabrican los productos que se ocupan cotidianamente tienen
información no sólo sobre si utilizan o no energías alternativas sino también acerca de si sus productos
están libres de tóxicos que dañen a la salud humana y ecosistémica, si prueban o no sus productos en
animales, si invierten en convertir sus prácticas sustentables y si definitivamente están en contra de la
contratación de menores de edad para trabajos considerados esclavizantes.

El etiquetado honesto de los productos es otro de los criterios que se deben buscar. Muchos productos no
declaran todo lo que contienen ni en las cantidades que lo hacen, no dicen si son probados en animales o
en dónde se producen, lo que no deja en claro si se aprovechan de la pobreza de muchos pueblos para
pagar mano de obra barata, sin otorgar beneficios en salud, vivienda, etc.

La ética del productor debe ser recompensada por el consumidor a través de la compra de su producto.

La recomendación es que siempre se busque y obtenga información fidedigna sobre los fabricantes de los
productos que se utilizan a diario y con ello poder tomar una postura responsable además de ética y decidir
si es conveniente seguirlos utilizando o si convendría probar con otros que apoyen la sustentabilidad.

©UVEG. Derechos reservados. Esta obra no puede ser reproducida, modificada, distribuida, ni transmitida, parcial o totalmente, mediante cualquier medio, método o
sistema impreso, electrónico, magnético, incluyendo el fotocopiado, la fotografía, la grabación o un sistema de recuperación de la información, sin la autorización por
escrito de la Universidad Virtual del Estado de Guanajuato.
EMA-07
Versión: Junio 2016
Revisor: Alfredo Ramos

 Bibliografía  

Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura


[UNESCO] y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio
Ambiente [PNUMA]. (s.f.). Youth X change. Jóvenes por el cambio. La
guía. Manual de educación para un consumo sostenible. España:
Autores. [Versión en línea]. Disponible en
http://www.oei.es/decada/portadas/YXC_red.pdf

©UVEG. Derechos reservados. Esta obra no puede ser reproducida, modificada, distribuida, ni transmitida, parcial o totalmente, mediante cualquier medio, método o
sistema impreso, electrónico, magnético, incluyendo el fotocopiado, la fotografía, la grabación o un sistema de recuperación de la información, sin la autorización por
escrito de la Universidad Virtual del Estado de Guanajuato.