Está en la página 1de 2

1.

Qué es la competencia textual


Cuando Hymes (1972) acuñó el concepto de “competencia comunicativa” para explicar la
capacidad de los hablantes de participar en interacciones y no únicamente su capacidad
de formar oraciones gramaticalmente correctas, dio el primer paso en la descripción de
cada una de las habilidades que constituyen el hablar una lengua. Canale (1983), a su vez,
dividió esta competencia comunicativa en cuatro subcompetencias: la competencia
gramatical, la competencia sociolingüística, la competencia discursiva y la competencia
estratégica. Para Canale, la competencia discursiva –o textual– es la que permite construir
un texto, sea oral o escrito, bien trabado, combinando formas gramaticales y significados,
y respetando las características del género al que pertenezca el texto. Si se tiene en cuenta
que la comunicación consiste precisamente en la producción de textos, puesto que por
texto se entiende la combinación de unos enunciados que guardan entre sí unas
relaciones basadas en la unidad de significado y de finalidad, resulta imprescindible que en
la clase de ELE se ayude a los estudiantes a desarrollar esta habilidad al mismo tiempo que
aprenden la gramática, el vocabulario, los comportamientos socioculturales y las reglas
pragmáticas que necesitan para desenvolverse de forma eficaz en la lengua que aprenden.
Todo texto pertenece a un género y, en consecuencia, cumple determinadas
características. Los hablantes aprenden a producir esos textos al observar textos similares.
La web permite que el estudiante de ELE se familiarice con las características que
determinados géneros tienen en español y al mismo tiempo sirve como contexto para que
los produzca significativamente, de forma que su aprendizaje se asemeje lo más posible al
que se lleva a cabo en una situación de comunicación real.

Así, la competencia textual consiste en la capacidad de los hablantes de una lengua de


reconocer las clases de texto empleadas en su entorno, el modo cómo se deben
interpretar y la función social que poseen. Debido al conocimiento de tales clases
textuales o géneros discursivos, nos comunicamos e interactuamos con los demás.

Los géneros, a su vez, son formas estereotipadas que reconocemos por sus
características formales y propósitos comunicativos. Es por eso que cada situación
comunicativa dispone de géneros de discurso distintos, sea en el ámbito privado,
personal o público, profesional o académico. De ahí la importancia de conocer y de
emplear dichos géneros de acuerdo con las distintas necesidades comunicativas y
ámbitos discursivos.

De ese modo, los géneros del discurso son “unidades de comunicación situadas que se
configuran en la situación de uso que les da sentido” y, por lo tanto, los géneros del
discurso son categorías “abiertas e históricas, culturales, en el sentido de que pueden
aparecer o desaparecer según las necesidades de los miembros de una comunidad de
habla en cada momento histórico” (López Ferrero; Martín Peris, p.100). Una prueba de
ello, por ejemplo, son los géneros de la cultura digital que ganaron relieve en las
últimas décadas.
Tratándose especialmente de la enseñanza y del aprendizaje de lenguas, podemos
considerar la competencia textual en términos de dos subcompetencias
complementarias: la de comprensión y la de producción de textos. La primera abarca
la capacidad de reconocer los distintos tipos textuales en cuanto a su estructura global;
identificar tema e ideas centrales que integran la estructura semántica del texto;
identificar los elementos cohesivos, categorías léxicas y gramaticales que fundamentan
la construcción de significados. La producción presupone establecer un plan textual
adecuado a las características estructurales del tipo de texto; la jerarquización y el
encadenamiento coherente de las ideas; el empleo adecuado de las diferentes y
variadas categorías gramaticales y léxicas. De igual modo, la competencia supone
poder emplear los distintos géneros en las diversas instancias comunicativas,
considerando los participa

LÓPEZ FERRERO, Carmen; MARTÍN PERIS, Ernesto. Textos y aprendizaje de


lenguas. Elementos de Lingüística Textual para profesores de ELE. Madrid: SGEL,
2013ntes, finalidades y propósitos que los requieren.

La escritura es una herramienta fundamental para la comunicación. Como educadores


debe preocuparnos el desarrollar en los alumnos los conocimientos, habilidades y
actitudes que requieren para ser usuarios competentes de la comunicación escrita.
Escribir es un proceso que requiere la participación activa del escritor quien debe aplicar
operaciones mentales muy complejas: planificar, redactar y revisar. Cada una de estas
operaciones requiere que el que escribe tenga en cuenta diversos niveles textuales que
involucran varios aspectos: propósito del escrito, posible lector, plan de acción de la tarea
de escritura, contenido, características del tipo de texto, léxico adecuado, morfosintaxis
normativa, cohesión, ortografía, etc. Éste aspecto se divide en dos ramas:
Semántico: Conocimientos sobre el código lingüístico que debe poseer un escritor y que le
permiten usar la lengua de manera efectiva (conocimientos básicos sobre ortografía,
gramática, coherencia, tipos de texto). Cuando le asignamos el significado adecuado a
cualquier signo o establecemos su relación con un referente determinado, estamos
haciendo una demostración de nuestra competencia semántica. De igual manera, cuando
comprendemos el sentido de una frase o de una oración, o cuando realizamos la
interpretación global de un texto.

Cognitivo: Generar y ordenar ideas - Revisar o reformular un texto La enciclopedia cultural


de cada hablante-oyente real le permite reconocer e interpretar los contenidos científicos,
socioculturales o ideológicos de un texto. La capacidad para llevar a cabo esa labor
descodificadora es precisamente la competencia cognitiva. Ella hace posible que podamos
comprender e interpretar textos de carácter científico, técnico, literario, político,
periodístico, comercial, etc., pues para adelantar ese proceso debemos tener un
conocimiento de las maneras específicas como dichos textos se estructuran y se formulan.
http://dplcrena.blogspot.com.co/2012/06/competencia-textual.html

También podría gustarte