Está en la página 1de 3

ANÁLISIS DE LA SENTENCIA AP979-2018 - LA LEGÍTIMA DEFENSA

Se puede llegar a evitar la responsabilidad penal amparándose en la figura de la


legítima defensa.

Es una institución antigua en el derecho penal y en la actualidad se encuentra


ubicada en el artículo 32, numeral 6 del Código Penal colombiano

La legítima defensa es un eximente de responsabilidad penal habiendo cometido


un delito. Sin embargo, demostrar estos requisitos frente a un juez no es fácil, y
muchos otros aspectos pueden entrar en el análisis para determinar si un
ciudadano actuó o no en legítima defensa.

Según Pedro Alfonso Pabón Parra, Legítima defensa es la “facultad jurídica


fundada en la necesidad de defensa, mediante reacción, de un bien jurídico –
propio o ajeno – puesto en peligro actual e inminente por injusta agresión, si la
reacción es proporcionada a la agresión”1

La Legítima Defensa puede ser objetiva y subjetiva. La Corte Suprema de Justicia


aseguró que la legítima defensa puede ser objetiva o subjetiva y depende el lugar
donde se ubique, esto es, en el inciso primero o en el segundo del numeral 6º, así:
I. Cuando se obre por la necesidad de defender un derecho propio o ajeno contra
injusta agresión actual o inminente, siempre que la defensa sea proporcionada a la
agresión

II. Se presume la legítima defensa en quien rechaza al extraño que,


indebidamente, intente penetrar o haya penetrado a su habitación o dependencias
inmediatas2.

ANÁLISIS DE LA SENTENCIA AP979-2018

1. Fundamento legal: Artículo 32 numeral 6 del Código Penal. Corte Suprema de


Justicia, Sala de Casación Penal, Sentencia AP979-2018 radicado (N°50095,
Marzo 15 de 2018 M.P. LUIS GUILLERMO SALAZAR OTERO.

2. Legítima Defensa Subjetiva. En la presente sentencia se menciona como un


típico caso de error. Su aplicación se enmarca en lo establecido en el Artículo 32
numeral 11 del Código Penal, como lo aduce el apoderado de la víctima.

3. Legítima Defensa Objetiva. En la presente sentencia es una legítima defensa


que se presume legalmente, que por lo general se buscan los motivos de porqué
1
Pabón, Pedro Alfonso. Código Penal Esquemático. Quinta Edición. Ediciones Doctrina y Ley.
Bogotá, 2017.
2
Sentencia SP291-2018 de Febrero 12 de 2018. M.P Dr. FERNANDO ALBERTO CASTRO
CABALLERO
sucedieron los hechos y que según la Corte Suprema, no basta con probar que el
delito se cometió en respuesta a una situación de peligro. Según esta Corte se
deben probar cinco requisitos para demostrar la legítima defensa: 1) sea una
agresión ilegítima o antijurídica; 2) el ataque al bien jurídico debe ser actual o
inminente; 3) que la defensa era necesaria para impedir el ataque; 4) que la
defensa debe ser proporcional cualitativa y cuantitativamente y 5) la agresión no
ha de ser intencional o provocada.

Si la defensa no es proporcional a la agresión, se hace acreedor a “una pena no


menor de la sexta parte del mínimo ni mayor de la mitad del máximo de la
señalada para la respectiva conducta punible” (numeral 7 inciso 2 art. 32 Código
Penal)

Por eso según lo ha sostenido la Corte, el funcionario judicial, al abordar el estudio


de la legítima defensa, está obligado a realizar una «verificación ex ante de lo
ocurrido, para efectos de examinar el contexto especial que gobernó el caso
concreto, pues, son precisamente esas circunstancias las que permiten apreciar si
la reacción operó o no adecuada y proporcional al hecho.

En esta sentencia de análisis, la Corte Suprema de Justicia establece que el


sindicado actuó en legítima defensa, pues los hechos muestran la puesta en
peligro de su vida e integridad personal al verse intimidado por un sujeto que le
apuntó con un arma, que si bien se trató una de fogueo, era obvio que ante un
escenario como el acaecido resultaba improbable considerar que se trataba de un
elemento inidóneo.

Es clara la legítima defensa pues como lo estableció la fiscalía General de la


Nación después de sopesados los argumentos expuestos por los intervinientes y
confrontados con los acontecimientos reflejados en el video, así como las
entrevistas rendidas por los testigos, se pudo determinar que se acreditaban los
elementos que estructuran la causal de legítima defensa.

La Procuraduría General de la Nación establece que la situación descrita en la


solicitud de preclusión encaja procedimental y sustancialmente en el supuesto de
la legítima defensa.
Lo anterior siguiendo lo establecido en el artículo 331 de la Ley 906 de 2004
(Código de Procedimiento Penal), que dice “en cualquier momento el Fiscal
solicitará al juez de conocimiento la preclusión, si no existiere mérito para acusar”
y el artículo 332 del Código de Procedimiento Penal, en donde es una causal de
preclusión numeral 2 la “existencia de una causal que excluya la responsabilidad,
de acuerdo con el código penal”, en este caso la legitima defensa.

La Corte Suprema de Justicia accedió a la solicitud de preclusión presentada por


la Fiscalía. En este caso la Corte no casó ya que no modificó en nada a lo
solicitado por la Fiscalía.
La Corte no casó y si tuvo en cuenta lo preclusión presentada por la Fiscalía
Quinta Delegada ante la Corte Suprema de Justicia

En este caso, el Fiscal 48 Delegado ante la Sala de Justicia y Paz del Distrito
Judicial de Medellín, ANDRÉS ROBERTO ECHEVERRÍA MARULANDA fue
absuelto del delito de homicidio tentado, ya que la Corte se enfocó en:

1. Es innegable que se repelió un ataque injusto suscitado por la víctima. El solo


hecho de esgrimir el arma ya se estaba ante la agresión. Así el arma fuera
inidónea.

2. Existió una inmediatez temporal que permitió deducir la inminencia de la


irrupción de Franquin Morales (víctima).

3. La defensa resultó absolutamente necesaria para impedir que el ataque se


hiciera efectivo.

4. En cuanto a la proporcionalidad de la defensa también se cumplió, ya que el


arma del defendido era una muy similar a la utilizada por su agresor. El atacado se
limitó a disparar una sola vez su arma de fuego para neutralizar a quien lo ponía
en riesgo, luego es dable que cuantitativa y cualitativamente existió la
proporcionalidad que exige la causal en estudio.

5. Es clara la falta de provocación e intencionalidad del acto agresor por parte de


ECHEVERRÍA MARULANDA.

BIBLIOGRAFÍA

Pabón, Pedro Alfonso. Código Penal Esquemático. Quinta Edición. Ediciones


Doctrina y Ley. Bogotá, 2017. (s.f.).

Sentencia SP291-2018 de Febrero 12 de 2018. M.P Dr. FERNANDO ALBERTO


CASTRO CABALLERO. (s.f.).

También podría gustarte