Está en la página 1de 23

¿Qué es un sónar o ecosonda?

El funcionamiento de un sonar se basa en la transmisión y el eco de las ondas


sonoras en objetos. Como sabemos, si gritamos en un lugar grande y cerrado se
genera un eco, donde las ondas sonoras emitidas por nosotros rebotan y
regresan. El sonar tiene el mismo principio.

En ese momento se genera el eco, las ondas sonoras rebotan y regresan al


transductor que convierte estas ondas en señales eléctricas, que luego se
transforman en un gráfico de monitoreo. En función de la cantidad de ondas que
regresaron se puede tener una noción del tamaño del objeto que esta en las
profundidades.

El sonar es básicamente un emisor de ondas sonoras y un transductor. Estos


impulsos viajan a través del agua de manera rectilínea hasta que chocan con un
objeto, como ser un submarino, restos de barcos, peces, etc.

Un sónar o ecosonda es un aparato que permite al hombre “ver” o averiguar la


posición a la que se encuentran objetos situados bastante profundidad o
sumergidos a cierta distancia de un barco.

También se utilizan para encontrar restos de naufragios en el mar u océano,


bancos de peces y otros elementos sumergidos.

Su capacidad para detectar obstáculos, como arrecifes desconocidos o icebergs


incluso en días de espesa niebla, lo convierten en un instrumento de seguridad
indispensable.
Historia del sonar o ecosonda

Con el hundimiento del Titanic en el año 1912 y con la pérdida de más de 1.500
vidas al chocar este famoso transatlántico con un iceberg en su viaje inaugural, se
despertó un gran interés en poder detectar objetos bajo el agua. Sin duda, si el
“Titanic” hubiera contado con una aparato de este tipo, sin duda habría detectado
la presencia de un monumental bloque de hielo frente a él y lo hubiera esquivado.

El meteorólogo británico L.F. Richardson, sugirió el uso del eco como un posible
método para detectar objetos sumergidos en el agua, y uno de los pioneros de la
radio (Reginald A. Fessenden) realizó los primeros experimentos. Todo esto
sucedió poco antes de la primera guerra mundial.

La capacidad de poder determinar la profundidad del lecho oceánico, haciendo


funcionar el sónar o ecosonda de forma vertical desde un barco, fue una
aplicación crucial en tiempos de paz.

Antes de haberse inventado el sónar o ecosonda , los barcos utilizaban un método


para basado en el lanzamiento de un escandallo para determinar la profundidad a
la que se encontraban.

En tiempos de guerra, los sónar o ecosondas, evolucionaron con el fin de poder


detectar submarinos enemigos situados a gran profundidad.

Pero fue sólo a comienzos de los años 30´s, cuando las ecosondas comenzaron a
funcionar como un método efectivo para reemplazar el tradicional método del
"escandallo", una larga, gruesa y pesada cuerda que actuando como plomada, se
lanzaba hasta que tocara el fondo y así poder determinar la distancia al lecho
marino en ese punto.

Hacia el año 1960, la mayor parte de los barcos ya disponían de sónar de


precisión.

Hoy en día, con la utilización de las nuevas tecnologías y los grandes


ordenadores, se utiliza el análisis por computadora con el fin de obtener imágenes
instantáneas renderizadas del relieve del lecho marino bajo la quilla del barco. De
esta forma, se ha convertido en una herramienta indispensable para la
navegación, determinando la posición, tamaño y profundidad de los diferentes
obstáculos que un barco puede encontrar en su travesía.

Pero su utilización, no está restringida a los barcos. Las compañías petrolíferas,


por ejemplo, utilizan sónar o ecosondas para vigilar los oleoductos submarinos y
el movimiento de las masas de arena que puedan llegar a dañarlos y los
arqueólogos marinos, los utilizan para encontrar naves antiguas hundidas o restos
de naufragios.
A lo largo de la historia de la navegación, siempre se han utilizado sondas para
conocer la profundidad del fondo. En la antigüedad, se trataba de sondas de mano
y era una simple piedra o pesa atada a un cabo, que se dejaba caer por la borda y
al llegar al fondo, se sacaba y contaban las brazas de cabo que se habían
sumergido, para saber la profundidad existente. Siglos mas tarde, a este cabo al
que iba unida la piedra o pesa, se le hicieron unas marcas a todo su largo, para
medir la distancia al fondo instantáneamente, sin necesidad de sacarlo y contarlo
manualmente. A este cabo con marcas, se le llamó sondaleza. Unas y otras,
servían a los navegantes, para evitar encallar con bajos y para las maniobras de
fondeo.

Mas tarde y con embarcaciones de mayor envergadura, se necesitó además


conocer el tipo o naturaleza del fondo, para que no garreasen las anclas al fondear
en arena o fango. Se empezaron a utilizar desde entonces los escandallos, que
eran unas pesas de hierro, bronce o plomo, con una concavidad en su base
(parecido a una campana) o en sus lados y también atadas a un cabo. Esta
concavidad se rellenaba de sebo y al dejar caer al fondo el escandallo e impactar
este en el fondo, el sebo atrapaba o quedaba impregnado con muestras del fondo
(algas, arena, fango, grava, etc.). También se utilizó este método, para elaborar
las primeras cartas náuticas o mapas batimétricos.
A principios del siglo XX y con la invención de la radio y sus diferentes
aplicaciones, apareció la ecosonda o sonda ecoica.
La ecosonda (normalmente reconocida como sonda náutica), emplea pulsos
de frecuencias ultrasónicas, para medir la distancia desde la superficie al
fondo (o la de animales u objetos en este, o suspendidos a medio fondo).
Estos pulsos de frecuencia, recorren una distancia en un tiempo
determinado. La sonda emitirá cada pulso y al recibir su eco o rebote,
calcula por el tiempo invertido entre uno y otro y establece de esta manera la
distancia.

Hay que saber también, que la velocidad de propagación de estas frecuencias en


el medio acuático, dependerá de la densidad del agua (si es dulce o salada) y de
la temperatura. Así pues, cuando estas frecuencias se propagan por el aire a una
velocidad de 343 m/s (a 20 grados de temperatura, con 50% de humedad y a nivel
del mar), es de 1593 m/s. en agua salada y de 1435 m/s en agua dulce. Este
hecho, por el cual hay diferencias entre las distintas densidades de agua, es por lo
que una misma sonda, utilizada en agua salada, alcanzará menos profundidad
que en agua dulce o lo que es lo mismo, que necesitará mas potencia, para
trabajar en el mismo margen de profundidades.
Al principio, las sondas eran de papel y se trataba de una caja, en la que se instalaba un
rollo de papel térmico, que salía desde el carrete principal, situado a la derecha y se iba
enrollando en el secundario, situado a la izquierda del primero (al otro lado de la
pantalla). Junto al rollo principal y perpendicular a este, había un anillo de caucho o «cinta
continua», acoplada a un motor que la hacía girar transversalmente sobre la superficie del
papel y que se gobernaba en velocidad, con un botón giratorio en el frontal o cuadro de
mandos. En esta cinta, se instalaba además un estilete o aguja térmica, que al dar
pasadas sobre el papel, marcaba sobre este, una serie de líneas que configuraban
finalmente las imágenes que se recogían de los ecos producidos por el fondo y los objetos
suspendidos a medio fondo. El estilete, al inicio de cada pasada sobre la superficie del
papel térmico, accionaba un disyuntor acoplado a un piezoeléctrico, que generaba
los pulsos necesarios (y enviaba al transductor), para hacer funcionar la sonda.
Los ecos de rebote de estos pulsos (recogidos por el transductor), irán hacia el
estilete, que alcanzará cierta temperatura en cada eco y ennegrecerá la superficie
del papel, por donde pasará en esos instantes.

La propiedad piezoeléctrica, es la que poseen algunos minerales, al ser sometidos


a una presión o impacto, de producir electricidad (como algunos encendedores de
chispa eléctrica o arco voltaico). Este piezoeléctrico, a una frecuencia
determinada, era acoplado mediante un cable coaxial a un transductor, que no es
ni más ni menos, que una antena emisora-receptora directiva. Las antenas
directivas, son las que emiten y reciben en una sola dirección, generando una
espectro de haz cónico, con una apertura de propagación mas abierta o cerrada,
según la frecuencia de trabajo. El transductor, se instala en el casco de la
embarcación, en la parte mas sumergida y cercana a la quilla, mas o menos en el
«eje de crujía» de la embarcación, en una zona libre de las burbujas generadas
por los pantocazos de la proa en el avance con olas frontales y las producidas por
la hélice del motor. Estas burbujas generan en la imagen de la pantalla, un
artefacto o distorsión, por la que dejarán de verse los primeros metros junto a la
superficie o se velará toda la pantalla.

A finales de los ochenta, llegaron al mercado español, las sondas digitales (en
monocromo y en color), que aparte de eliminar el papel y los estiletes (y sus
numerosos recambios necesarios a bordo), incrementaban la sensibilidad,
potencia y funciones de estos aparatos. Al ser el funcionamiento de base, similar
al de las sondas de papel, se han mantenido los gráficos resultantes, solo que ya
no en una pantalla donde se visualiza el papel termomarcado por el estilete, sino
en una pantalla TRC (Tubo de Rayos Catódicos) en sus inicios y finalmente de
TFT (Cristal Líquido) y similares . En este caso, los pulsos son generados por un
oscilador electrónico y no por un piezoeléctrico.
El funcionamiento del sónar o ecosonda es sencillo:

1. Un transductor montado en el casco de un barco, envía ondas sonoras, que


se transmiten por el agua.
2. Estas ondas siguen una trayectoria rectilínea hasta que chocan con algún
objeto, que puede ser un submarino, restos de un naufragio o el lecho
marino. En ese momento rebotan formando un eco y pasando a
llamarse ondas de retorno.
3. El transductor recibe las ondas de retorno y las convierte en señales
electicas que forman una imagen en un monitor. En función del tiempo que
ha tardado la onda en rebotar y la velocidad de propagación de las ondas
sonoras en el agua (que es conocida), se calcula la distancia a la que la
onda ha rebotado, y por tanto, la distancia a la que se encuentra un objeto.

El principio de funcionamiento de la ecosonda,es básicamente el mismo principio


del sonar, transmitir fuertes impulsos sonoros para luego captar y clasificar los
ecos que servirán para ubicar la situación del objeto que los produce. La diferencia
consiste en que, el sonar, mantiene la cara radiante (cristal), del transductor,
siempre en posición vertical fija, dirigida hacia el fondo del mar; Y el transductor de
la ecosonda puede operar horizontal y lateralmente a voluntad.
Al igual que el sonar,la ecosonda consta de un "gabinete" o pantalla y de un
"transductor". Normalmente el gabinete se instala en el puente de mando y está
compuesto de un registrador, un transmisor y un receptor. El registrador hace
funcionar el transmisor y marca el eco después de que el receptor lo ha
amplificado cerca de un millón de veces. El transductor, que está instalado en el
fondo de la embarcación, trabaja como un parlante para el transmisor y como un
micrófono para el receptor. En la unidad registradora, los ecos son marcados por
una pluma o aguja que pasa sobre un papel especial o grabados en cinta
magnética para su utilización digital.

La velocidad del sonido en el agua varía de acuerdo a densidad, temperatura y


presión, pero se adopta un valor medio en condiciones normales y en base a él se
determina la profundidad.
La longitud de onda empleada en estos dispositivos se encuentra en la frontera
entre las sónicas y ultrasónicas, dirigiéndose en un haz de aproximadamente 20º,
de forma de garantizar un rebote en el fondo casi en la vertical del buque.
La forma de visualizar la medición varía con las características de cada equipo,
siendo los más difundidos los gráficos y los digitales.
Las mediciones de estos tipos de sonda pueden verse afectadas por:

1. Ecos múltiples, fruto de sucesivos reflejos en el fondo y en el casco. Este


fenómeno se da mucho más en aguas poco profundas. Se disminuye reduciendo
la sensibilidad del equipo.

2. Grandes cardúmenes que pueden llegar a anular el reflejo en el fondo. Este


hecho da lugar a equipos de principios similares para ayuda a las embarcaciones
pesqueras para la detección de peces.

3. Grandes concentraciones de material en suspensión o cambios bruscos de


salinidad o temperatura que desvían el haz emitido.
DIFERENCIAS ENTRE LA ECOSONDA Y EL SONAR:

Mientras que el sonar funciona automáticamente, la ecosonda requiere de un


operador que esté pendiente del aparato para enviar las señales en la dirección
adecuada en búsqueda del "blanco"
Otra diferencia entre el sonar y la ecosonda es su movilidad; Mientras que el sonar
es instalado de forma fija y permanente en el casco del barco, la ecosonda es un
equipo portátil, que se utiliza en embarcaciones relativamente pequeñas, y que por
lo general utilizan el sistema sólo para pesca, no para determinación de geología o
topografía marina. Sin embargo, para la instalación y correcto funcionamiento de
la ecosonda,debe garantizarse su verticalidad, esto requiere una calibración del
equipo, cada vez que se pone en operación.
Las ecosondas son, por lo general, de menor costo que los equipos de sonar.

Aplicaciones de un sonar

la invención del sonar tuvo como objetivo ayudar a los capitanes de la marina a
detectar objetos en las profundidades que puedan afectar y dañar los barcos. Con
el tiempo fueron aumentando las aplicaciones de este dispositivo. Hoy en día
podemos encontrar tres grandes aplicaciones.
 Aplicaciones militares: Comenzó a utilizarse el sonar en la época de la
segunda guerra mundial para que los barcos puedan detectar
submarinos enemigos y no correr el riesgo de un ataque sorpresa.

 Aplicaciones civiles: El sonar fue un gran desarrollo para una pesca mas
eficiente. La profundidad del mar dejaba de ser un espacio ciego, y el
hombre comenzaba a visualizar que había debajo de ellos. De esta forma
se podía preveer si podía ser una buena o mala pesca. También ayudo
mucho a la búsqueda de aviones, o barcos hundidos en océanos.
 Aplicación científica: En la ciencia el sonar comenzó a facilitar
cálculos, como ser el cálculo de la biomasa, y contribuyo a
muchos estudios, como la caracterización del suelo marino, medida de la
velocidad del agua, y a la arqueología subacuatica.

Mandos y funciones básicas de una sonda de pesca.

Desde las primeras sondas de papel, hasta las sondas de color de nuestros días,
todas las sondas tienen unos controles y funciones iguales, así como su
interpretación será la misma. Luego existen otras funciones que han ido
evolucionando y mejorando con el tiempo y la tecnología. Los controles principales
de una sonda, son:

Encendido: Como su nombre indica, es el botón (pulsador o giratorio), que


enciende el equipo. En algunos modelos de sondas digitales, también suele
ajustar el brillo de la pantalla.

La ganancia: La ganancia, es el equivalente a la sensibilidad del receptor de la


sonda. La correcta manipulación y ajuste de la ganancia es fundamental. Manchas
sin identificar por toda la pantalla, pueden deberse a ecos de cardúmenes de
peces pequeños y que no tienen valor o un simple exceso de ganancia. Cuando
observamos algo que nos llame la atención, practicaremos un «balanceo» en el
ajuste de la ganancia (arriba y abajo), para atenuar o incrementar la sensibilidad,
haciendo que estos ecos sean mas visibles y definidos o por el contrario hacer
desaparecer los que no nos interesen. Tenemos que acostumbrarnos, cuando
tenemos una sonda nueva y que todavía no conocemos completamente, a tener la
precaución de poner la ganancia a un nivel medio, sin abusar de estos ajustes y
solo utilizarlos cuando sea necesario, como hemos explicado anteriormente.

Velocidad de pantalla o avance de la imagen: La imagen de la pantalla, es un


sumatorio de sucesos que han ocurrido o están ocurriendo en esos momentos.
Los sucesos mas antiguos, serán los que están mas a la izquierda y los mas
actuales, los de la derecha. Según el uso que le demos a la sonda, necesitaremos
que en una misma pantalla, haya mas información o tiempo transcurrido, o no. Por
esto necesitaremos ajustar la velocidad de la pantalla, visualizando en esta, mas o
menos hechos ocurridos en el tiempo.

Zoom: Esta herramienta, nos sirve para aumentar una imagen que nos interese y
ver detalles que a imagen normal no apreciaríamos bien. En las sondas actuales,
podemos hacer zoom en el fondo exclusivamente, como a cualquier profundidad
intermedia que queramos.

Rango o escala: Dependiendo del fondo a que trabajemos, utilizaremos diferentes


«escalas de reducción» de imagen, para ver toda la imagen o imagen completa
(desde la superficie hasta el fondo) o sectores de imagen de esta. Si nuestro
interés se encuentra en el pescado del fondo, utilizaremos una escala grande y la
llevaremos al fondo para solo ver este y todo lo que le rodee.

Otras funciones.

Como hemos dicho antes, según ha ido evolucionando la tecnología, las sondas
han ido ampliándose en funciones y prestaciones. Para no tener multitud de
botones de control en el frontal del aparato, se controlan todas estas funciones
secundarias y ajustes, a través del botón de «menú».

Menú: Según la complejidad de la sonda, este menú será mas o menos amplio. La
mayoría de las sondas de hoy día, utilizan la combinación del menú y un joystick o
botones rotulados con flechas (arriba, abajo, derecha, izquierda) y enter, para casi
todas las funciones secundarias. Dentro de un menú normal, podemos ajustar el
brillo y contraste de la pantalla, la paleta de colores, el idioma, alarmas, etc., etc.

Doble frecuencia: El uso de dos frecuencias a la vez, ha sido una revolución, al


combinar las distintas características que poseen las distintas frecuencias.

Como rasgos generales, diremos que una frecuencia mas baja, genera un haz
cónico mas amplio, pero menos profundo y por contra, una frecuencia mayor,
genera un haz mas estrecho y con mas penetración en el agua. Al visualizar
ambas a la vez, podremos saber con mas exactitud la posición de los peces y la
naturaleza de estos y de los fondos.
A-Scope o «lupa»: La función «A-scope», son las imágenes o ecos en tiempo
real, que está captando la sonda en ese preciso momento, ampliados en pantalla.
Digamos, que es lo mismo que se está viendo en la primera línea o franja de la
derecha, pero aumentado para observar mejor el detalle (es un zoom de la
primera línea de la pantalla). Esta función sirve para determinar mejor la
composición del fondo o una especie de pez.

Línea blanca: Los modelos de sondas con la función de «línea blanca de fondo»,
resaltan la silueta de peces ocultos en el fondo, cuando esta está activada. Esta
función es muy interesante, si nuestro objetivo son peces de fondo.
Temperatura: Marca la temperatura actual del agua. Nos interesará la
temperatura, cuando vayamos buscando peces o cardúmenes, que se den a una
temperatura determinada. Este dato se toma a través de un sensor instalado en el
casco de la embarcación y conectado a la sonda o en el propio transductor (en el
mayor número de casos). Este dato, es muy importante que se calibre cuando se
instala la sonda por primera vez.

Velocidad: Este dato, se toma a través de una corredera o rueda dentada, que
gira por fricción, con el movimiento de la embarcación. La corredera se instala
exteriormente en el casco o en el propio transductor, en algunas ocasiones. En
aparatos mas sofisticados, se toma por geoposicionamiento GPS.

Downscan: Las sondas con esta función, utilizan además otras frecuencias que
consiguen una imagen del fondo casi tridimensional, para una mejor interpretación
del fondo.
Alarmas: Se pueden programar alarmas, para muchas de las funciones anteriores
(alarma de profundidad, de peces presentes, de temperatura, de velocidad, etc.).

Imagen 3D: Aunque todavía está en fase de experimentación la imagen en 3D del


fondo marino, ya hay sondas que tienen esta función. La imagen se realiza por
medio de multitud de haces paralelos de alta frecuencia (haces muy estrechos),
que se complementan de uno a otro, conformando una imagen parecida a una
ecografía. Esta tecnología todavía es cara para uso deportivo, aunque para uso
profesional y de investigación, ya se está usando.
Batimetría y otros métodos acústicos para mapear el fondo
marino

Mapa batimétrico mundial

La batimetría representa la morfología o relieve del fondo marino, es el equivalente


submarino de la altimetría. Consiste en determinar la profundidad midiendo el
tiempo que le toma a una onda acústica, enviada desde el barco, viajar a través
del agua hacia el fondo marino y luego volver al barco.

Obteniendo el tiempo de propagación de la onda y conociendo la velocidad del


sonido en el agua, se determina la profundidad a la cual se encuentra el fondo
marino.

Cuando consideramos una onda de ecosonda, el tiempo se divide por dos ya que
la onda debe viajar al fondo marino y volver.
Se habla de batimetría monohaz cuando se emite un solo haz acústico y se
obtiene la profundidad en un punto, de este modo, a medida que el barco avanza,
se obtiene un perfil del fondo marino.

En el caso de la batimetría multihaz se utilizan varios haces de sonido, que forman


una franja transversal a la navegación del barco (ver figura de abajo) generando
una imagen del fondo marino en el área bajo el barco, a medida que éste se
desplaza, se va completando el mapa batimétrico.

a) Batimetría multihaz. b) batimetría monohaz.


XBT como apoyo a la batimetría:

El registro batimétrico debe ser corregido regularmente utilizando sensores de


temperatura. Los XBT (eXpendable BathyThermographer) permiten obtener un
perfil de temperatura del océano (en este caso, hasta los ~1000 m). Cada XBT
consiste en una sonda en cuyo interior se encuentra un termistor conectado a un
hilo de cobre.

Los perfiles de temperatura vs profundidad registrados por los XBT, permiten


calibrar la velocidad del sonido en el agua y a su vez corregir el registro
batimétrico determinado por el ecosonda.

El XBT se lanza al mar desde la borda del barco mediante un dispositivo


disparador diseñado para ello (ver foto). A medida que la sonda se hunde, los
cambios en la temperatura del agua de mar van siendo registrados por el termistor
y simultáneamente enviados al buque a través de hilo de cobre, luego los datos
son graficados en una pantalla
Sensores de Presión:

Una herramienta muy interesante también utilizada son los “sensores de presión”
una técnica que permite medir la deformación vertical en el fondo del mar.

Este instrumento permite medir elevaciones o subsidencias del fondo, mediante


medidas instantáneas de la presión hidrostática en un punto, convirtiendo las
presiones en profundidad. Estos cambios van siendo registrados durante el
período de tiempo hasta que se recuperan desde el fondo del mar.

Estos sensores se depositan en el fondo marino y meses después se recuperan


para obtener el registro.
Multihaz y sonar de barrido lateral usados en cartografía batimétrica

Arriba se muestra una concepción artística de un buque de investigación


oceanográfica con funcionamiento de dos tipos de instrumentos de sonar: multihaz
y sonar de barrido. A la izquierda, un instrumento multihaz montado en el casco
del buque calcula las profundidades del océano, midiendo el tiempo transcurrido
entre las ráfagas de sonido que emite y el regreso de los ecos del fondo marino. A
la derecha, los instrumentos del sonar de barrido lateral van montados atados a la
nave en ambos lados de una "towfish" sumergida. A diferencia del multihaz, el
sonar de barrido lateral toma medidas de la fuerza de los ecos, no su tiempo. En
lugar de datos de profundidad, por lo tanto, la cara de barrido produce imágenes
que se asemejan a las fotografías en blanco y negro del fondo del mar.
Instrumentos acústicos que se utilizan para mapear los fondos marinos

Numerosos instrumentos acústicos se utilizan para mapear la superficie los fondos


marinos y la geología subyacente.

* GPS Diferencial proporciona una navegación para el buque y el equipo.

* Una ecosonda mide la profundidad del agua directamente debajo del barco.

* batimetría de franja, que incluye multihaz y sonares de interferometría, mejora la


eficiencia al mismo tiempo que mide la profundidad del agua y la intensidad del
sonido reflejado por el fondo marino en una franja a ambos lados de la
embarcación.

* Sistemas de Reflexión sísmica exploran las capas de sedimento bajo el fondo


marino mediante la medición de la intensidad del sonido reflejado por el fondo
marino y las capas subyacentes.

* Sidescan-sonar produce el equivalente marino de una fotografía aérea mediante


la medición de la intensidad del sonido reflejado por el fondo marino en una franja
a ambos lados de un vehículo remolcado.

* Después de la cartografía acústica de superficie del fondo marino y la geología


subyacente, las muestras de sedimento, las fotografías de fondo y/o video
deberán ser tomadas en el fondo marino con el fin validar la acústica.
Este
de arriba es un impresionante mapa batimétrico y altimétrico de la NOAA de la
costa de Los Angeles.
Fuente bibliográfica.

https://www.vistaalmar.es/ciencia-tecnologia/ingenieria-innovacion/1176-ique-es-la-
batimetria.html

http://www.rapaleando.com/foros/index.php/topic,11127.0.html