Está en la página 1de 3

ADMINISTRACION EN LA ACTUALIDAD

La estructura de una organización, su modelo y la forma de operar con el pasar de


los años permite ver cómo se deja permear por los cambios genuinos de la sociedad
que trae consigo varios factores demandantes para su continuación, esta nueva
sociedad del conocimiento, saca a relucir la tecnología y el saber como fuente del
éxito empresarial. La facilidad para comunicarse con el mundo es ahora muy
sencilla, para las empresas representa ser su mayor aliado y es un reto para ser un
referente en el mercado, de ello dependerá su trascendencia y permanencia.

La influencia de la revolución tecnológica si bien es un elemento clave para el


progreso, debe entenderse que este avance va en paralelo al desarrollo de los
territorios donde opere, de allí que los gobiernos tienen un papel imprescindible para
la generación de un ambiente competitivo que brinde la posibilidad de crecimiento
mutuo; encaminado a ese objetivo, debe propender por canalizar su misión a la
calidad en la educación, tener incentivos y políticas definidas para la creación de
empresas que se convierta en un motivante de intercambio cultural, abierto a las
posibilidades de negociación y retroalimentación mundial. La promesa bajo este
esquema es que dentro de las organizaciones se logre la sostenibilidad y eficiencia
administrativa en todos los niveles.

Las virtudes intelectuales y la capacitación son el pilar para la definición de una


organización innovadora donde justamente el papel del liderazgo toma
protagonismo, según Peter Drucker en su libro: Los desafíos de la Gerencia para el
siglo XXI, dice: " Un empresario que no aprende a administrar no durará mucho
tiempo. Una gerencia que no aprende a innovar, no durará mucho tiempo; los
negocios hoy tienen que diseñarse para el cambio como norma y generar cambios,
en vez de reaccionar a ellos".

A esta mentalidad se le puede sumar una herramienta que apoya el termino de


innovación y es de la tradición japonesa que se enfoca en los procesos, buscando
hacer que estos sean más efectivos, eficientes y adaptables. La fundamentación de
esta forma de llevar la administración, conocida como Mejora Continua - Kaizen es:
“¡Hoy mejor que ayer, mañana mejor que hoy!”. Las empresas que aplican en sus
procesos los principios y bases conceptuales del Kaizen, están firmemente
convencidas de que es posible mejorar las tareas cada día.

Cuando una empresa se consolida es gracias a la sinergia de un equipo de trabajo;


no solamente está expuesta a las condiciones de un ambiente externo, sino que en
su interior se va formando un rompecabezas donde interactúan diferentes áreas y
cuyo fundamento corresponde a la labor, habilidades y capacidades que
desempeñan sus colaboradores para contribuir a la meta del “gana - gana”, como se
dice popularmente.

Lo primordial en una organización es la formación del capital humano, lo cual implica


que desde los niveles más altos se cree un espacio de participación para nuevas y
mejores tácticas gerenciales logrando trasmitir ese actuar a los demás niveles de la
compañía sin importar el cargo que ocupe o el área de desempeño, debe existir un
equilibrio donde cabe recordar que la autoridad se delega y la responsabilidad se
comparte.

Empoderar, es la palabra ideal para implantar el chip a los subordinados, según la


Real Academia Española, tiene dos definiciones: 1. “Hacer poderoso o fuerte a un
individuo o grupo social desfavorecido”, 2.” Dar a alguien autoridad, influencia para
hacer algo”, generalmente el personal está dispuesto a hacer, a obedecer órdenes,
su creatividad se vuelve limitada, pero esa estrategia es ortodoxa para el orden
moderno, lo que aplica para este siglo viene acompañado del sentimiento para aunar
y dar aportes valiosos al objetivo de generar sentido de pertenencia y capacidad
emocional para el logro de metas.

La toma de decisiones no recae directamente al líder, el rol debe ser visto y atrevido
por parte de los colaboradores, un ambiente laboral excepcional de que de puertas
para afuera sea transparente y contagioso con el buen desempeño interno, la buena
estructura y la sapiencia para afrontar los riesgos.

Una excelente preparación y planeación cuando de estrategias se trata no se debe


escatimar, hay que saber manejar las adversidades que el mundo externo le pone
sobre el camino.

La empresa moderna será aquella empresa que cuente con el personal, la


tecnología y las técnicas necesarias para el desarrollo, con una visión futura. Para
que esto pueda llevarse a cabo es necesario contar con la persona capaz de
adaptarse a las necesidades requeridas por la empresa. El administrador moderno,
es aquel líder que deberá resolver y crear modelos desafiantes que permitan dar
avante a las empresas que a raíz de los cambios debe mostrarse como a la
vanguardia en las dinámicas tanto internas como externas, demostrar ante de los
clientes, proveedores, la nación y el mundo que puede atender las necesidades y
expectativas las exigencias de la sociedad.

La evolución en los procedimientos y en los métodos administrativos ha sido el


resultado de la búsqueda de formas de organización más eficientes para la
realización de las actividades humanas, las que a su vez han evolucionado a la par
de los cambios sociales, económicos, productivos y del mercado.

Hoy en día, la práctica se ha tornado a generar y despertar en las personas la una


motivación diferente de trabajar no solo para su propio beneficio sino aportar al
beneficio de la misma compañía, que se preocupa por el bienestar de su gente,
anteriormente la misión era únicamente encaminada a la obtención de máximos
beneficios, independientemente de las condiciones para lograrlo.

LISTA DE REFERENCIAS

Real Academia Española. (2001). Diccionario de la lengua española (22.a ed.).


Consultado en http://www.rae.es/rae.html