Está en la página 1de 4

AILEEN CAROL WUORNOS

(Asesina serial)
Aileen Carol Wuornos nacida bajo el nombre Aileen Carol Pittman (29 de
febrero de 1956 – 9 de octubre de 2002) fue una asesina en
serie estadounidense que admitió haber matado a siete hombres en incidentes
separados; todos ellos, afirmó, la violaron (o intentaron hacerlo) mientras
ejercía la prostitución.

La primera víctima de Wuornos fue Richard Mallory (51), un violador en serie


y ex-convicto de quien Wuornos aseguró haber matado en defensa propia
en Palm Harbor, Florida, en un hecho ocurrido el 30 de noviembre de 1989.
Sus otras víctimas fueron asesinadas en 1990.

Fue condenada a muerte en 2002, tras el veredicto gritó enfurecida “Fui


violada. Espero que los violen, basura de América”. Y posteriormente ejecutada
por inyección letal por el estado de Florida 10 años después de su arresto y
juicio posterior. Sus últimas palabras fueron:” Solo quiero decir que estoy
navegando en el rock, y que voy a volver con Jesús el 6 de junio, como en la
película Independence Day, en una nave nodriza y todo eso. Volveré”.

RELACIÓN DE LAS CARACTERÍSTICAS DE AILEEN W. Y LOS FACTORES


PREDISPONENTES

Los factores predisponentes o inductores del asesinato serial señalados por


Antuña son: la violencia parental, el aislamiento social, la influencia de los
medios de comunicación, ciertas variables psicológicas, y la crueldad hacia los
animales en la infancia.

La VIOLENCIA PARENTAL, es una situación constante sostenida a lo largo de


la infancia y adolescencia del menor, caracterizada por maltratos físicos y
psicológicos, ejercidos sobre su persona o sobre los otros miembros de la
familia. Estos maltratos pueden verse reflejados también en una crianza
estricta o distante, lo cual es contraproducente por la ausencia de lazos
afectivos entre padres e hijos; o por la simple ausencia de figuras paternas
durante la crianza del menor; es decir un actuar negligente por parte de los
padres.

Borrás (2002) hace referencia a un estudio con 97 personas encarceladas, en


el que se concluyó que había mayor predisposición a la conducta violenta
cuantos más factores negativos y perjudiciales existieran en la familia, así
como el alcoholismo y drogadicción en general, malos tratos, peleas entre los
progenitores, etc. Del mismo modo, todos los asesinos en serie entrevistados
por Ressler habían sufrido maltrato psicológico durante su niñez, en muchos
casos teniendo problemas con la figura materna, la cual era distante y
negligente. Las figuras paternas tampoco prestaban la atención que un hijo
merece y, además, no ayudaban a que estos distinguieran entre las conductas
no aceptables y las que sí lo son.

En el presente caso, se sabe que Aileen W. fue adoptada por sus abuelos
maternos, a causa de que su padre les abandonó antes de su nacimiento y su
madre no pudo hacerse cargo de la menor. El ambiente en el que la pequeña
creció estuvo marcado por abusos, maltratos y malos ejemplos; la abuela
impartía una educación estricta, violenta y sufría de alcoholismo, mientras que
el abuelo había abusado sexualmente de ella en reiteradas veces. Razón por la
cual, no es extraño la existencia de registros de que la menor haya
abandonado el hogar a temprana edad y haya ejercido la prostitución, al
servicio de los camioneros del estado de Florida; quedando embarazada a la
edad de 15 años.

Respecto al AISLAMIENTO SOCIAL, los asesinos en serie generalmente son


personas solitarias, frías, distantes y crueles en sus crímenes (Ressler et al.,
1992; Ressler & Shachtman, 2005; Palermo, 2008). El aislamiento o la soledad
aparecen como un sentimiento y estado de separación de las demás personas.
Este aislamiento puede provocar sufrimiento tanto físico como psicológico, y se
presenta como un factor implicado en la aparición de enfermedades
psicopatológicas, psicosomáticas o somáticas (Palermo, 2008). Según
Palermo, hay muchos tipos de aislamiento, pero el más duro es el social, ya
que este tipo de aislamiento puede llevar al ser humano a creer en su
incapacidad para pertenecer a la sociedad y puede producir una distorsión de
la realidad. En opinión de Palermo, esto ocurre -en parte- debido a que una
persona que se siente y está sola se centra en sus conflictos internos y se
aparta de los demás, provocando este distanciamiento la disminución de la
capacidad de sentir amor y confianza. En ocasiones, los asesinos en serie con
una personalidad psicopática muestran en su discurso sentimientos de
aislamiento y baja autoestima, además de vergüenza por no ser capaces de
cumplir las expectativas que marca la sociedad (Palermo, 2008).

Aileen W. tuvo una infancia marcada por abusos y malos ejemplos, quedando
alterado el adecuado desarrollo que tendría que haberse producido y, como
consecuencia, la falta de integración y adecuada interacción con los demás;
evidenciado en su relaciones sentimentales, signos de su interacción social;
quedó embarazada a la edad de 15 años, de lo cual no se tiene mayor registro;
a la edad de 21 años, estuvo casada con un hombre muchos años mayor que
ella, pero dicho matrimonio duró apenas unos meses; tiempo después conoció
Tyria Moore, de quién se enamoró iniciando una vida de pareja, las carencias
económicas hicieron que los problemas no tardaran en llegar y que Aileen no
dudara en ejercer pequeños actos delictivos con tal de subsistir.

Otro de los factores que se presentan en el caso de Wuornos se trata de las


VARIABLES PSICOLÓGICAS.

Los asesinos seriales son motivados por una serie de motivaciones de origen
psicológico orientadas a satisfacer su deseo de poder y sus impulsos sexuales.
Entre las que se presentan con mayor frecuencia están la impulsividad, la
búsqueda de sensaciones o ausencia de miedo, ausencia de empatía y de
remordimiento, distorsiones cognitivas como deshumanización de las víctimas,
una infancia traumática (abusos psicológicos y físicos), placer por la
piromanía en la infancia, etc.

Una de las motivaciones psicológicas que influyeron en la conducta de Aileen


Wuornos para que cometiera los asesinatos fue haber experimentado,
precisamente, una infancia cargada de abusos psicológicos y físicos. En primer
lugar, porque fue abandonada por su padre cuando aún no nacía, luego su
madre hizo lo mismo, dejándola junto con su hermano al cuidado de sus
abuelos. Además, fue víctima de abuso sexual por su abuelo. A los 12 años
descubrió que, a quienes creía como sus padres, no lo eran. Afirmó, también,
haber tenido relaciones sexuales con múltiples parejas, incluso con su
hermano, quedando embarazada a los 14 años. Fue desterrada de su casa y
comenzó a ejercer la prostitución.

Algunos autores señalan que existen 3 puntos que suelen dominar las
motivaciones del asesino serial: la justificación, el control y poder, y la
vitalidad.

La justificación, referida a la evitación de la responsabilidad justificando sus


actos porque las víctimas se lo merecían. En ese sentido, Aileen, ya detenida
confesó que cometió esos asesinatos en defensa propia porque la estaban
atacando sexualmente mientras ejercía la prostitución, que fueron ellos los que
la eligieron para aprovecharse de ella y no al revés.

Por otro lado, el poder sobre la víctima les proporciona una sensación de
bienestar e incluso de clímax. Aileen cuando disparaba una bala tras otra sobre
aquellos hombres, estaba matando a su padre una y otra vez.

En cuanto a la vitalidad, está referida al extasis emocional o de ira violenta, tras


la cual habiéndola sucedido, surge la calma. Es una motivación referida a la
venganza.