Está en la página 1de 14

Derecho Procesal Romano

Indice

Indice

Introducción

En este trabajo se trata de dar una visión clara y objetiva acerca de los
procesos usados en la antigua Roma, en los tiempos que lidiaba para
mantenerse como una de las mejores naciones de todos los tiempos, ya
que es parte de su legado literario y jurídico lo que ahora puede llegar
hasta nosotros por hombres en la historia como Justiniano que recopilo
lo que más tarde sería llamado Corpus iuris civiles. Hay que idealizar el
tiempo, espacio, lugar determinado de la civilización romana para poder
entender sus leyes, este trabajo lo que busca es que el lector se
aproxime al conocimiento e investigación de las fórmulas más usadas y
como la historia las iba modificando según su necesidad.

Es un trabajo que bien pudiera ser de más de treinta páginas, pues su


contenido es vasto y desarrollándolo a gran escala podría hacerse
monótono y aburrido, por ello m he abocado a plasmar en el papel lo más
importante para lo que requiere el trabajo de investigación de la materia
de Derecho Romano I.

Por último solo quiero hacer ver la necesidad de análisis ante las etapas
de cambio que sufrió el proceso en Roma, pues nos ayuda a entender con
más claridad porque fue el mejor en este campo: El Derecho y así doy
comienzo a este trabajo que habla acerca de lo que son las acciones,
sanciones de la ley, los diferentes procedimientos, etc...

Desarrollo

Se le denomina derecho procesal civil romano al conjunto de reglas que


en la antigua Roma debían de observar los litigantes para asegurar el
triunfo de sus pretensiones ante los tribunales.

Sanciones de la ley

Para la aplicación de la ley en Roma había diferentes tipos varias fases


que son tres:

 Legis actiones

 Proceso formulario

 Proceso extra ordinem


Legis actiones

Los rasgos característicos del procedimiento fueron caracterizados por:

1° El procedimiento se desarrollaba en dos fases; ante el magistrado y


otra ante el juez. Ante el magistrado, las partes exponían sus
pretensiones y preparaban el negocio. Enseguida era el juez el que
zanjaba las diferencias, pronunciando la sentencia.

2° El procedimiento ante el magistrado era de lo más formalista. Las


partes debían pronunciar palabras, hacer gestos, tal y como la ley lo
había establecido (de ahí viene la expresión lege agere; obrar conforme
a la ley, y de legis actio, sin poder variar nada).

3° El papel del magistrado era nulo. Presidía la realización de la legis


actio.

Había cinco legis actiones.-

 El Sacramentum.

 La juidicis postulatio.

 La condictio.

 La manus infectio.

 La pignoris capio.

Estas se pueden agrupar en dos categorías; según su objeto.

Las tres primeras tendían a la organización de una instancia, con la mira


de que se conociera un derecho judicialmente. Los dos últimos eran
medios de ejecución o bien, declarativas y ejecutivas, respectivamente.

El Sacramentum.

Fue en un principio, la única forma de intentar una acción y se aplicaba a


toda clase de derechos; reales y de crédito; así también
la mancipatio fue el único modo de enajenación y el nexum  el único de
contratar.

El sacramentum in rem.- Es el procedimiento ante el pretor donde el


demandante quiere hacer que se le reconozca una cosa determinada.

Se desarrolla de la siguiente forma:

 El actor, con una fustaca (vara), asía el objeto reivindicado y decía:


Declaro que esta cosa me pertenece y que por eso es por lo que aplico la
vagueta.
El demandado hacía otro tanto por su parte. Asía el objeto como para
apoderarse de él y pronunciaba las mismas palabras. Esto era lo que se
llamaba la rei vindicatio, seguida de la contra vindindicatio del
demandado y de un combate simulado, consertio manuum.

 El pretor ponía fin a ese simulacro de combate diciendo: mittite ambo


hanc rem;  dejadme ese objeto.

 El actor provocaba al demandado al sacramentum;  es decir, a la


apuesta: "Te provoco una apuesta de 500 piezas de bronce a que no
reivindicar a fuerza el objeto de litigio". El demandado respondía: "Otro
tanto hago contigo".

 El magistrado atribuía a uno de los litigantes la posesión de objeto


reivindicado durante la instancia. Al que se le atribuía la posesión debía
dar una responsiva durante la instancia. Al que se le atribuía debía dar
una responsiva para garantizar la restitución de la cosa y de los frutos
que hubiera podido producir durante el juicio: praedes litis et
vindiciarum.

 Por último el magistrado designaba al juez. Este nombramiento se


hacía inmediatamente en el Derecho primitivo. Pero la ley Pinaria obligó
a las partes a suspender el procedimiento y a volver a comparecer ante
el magistrado de treinta días, para hacer esa designación.

 Nombrado el juez, se citaban recíprocamente las partes para


comparecer ante él centro de los tres días siguientes; comperendinatio.

Su origen histórico se piensa viene de que cada parte tenía que afirmar el
fundamento justo de su derecho. El rey, jefe religioso, intervenía para la
decisión sobre el perjurio. Pero después al separarse la religión del
Derecho, desapareció el juramento y el procedimiento tomó forma de
apuesta, y la pena del perjurio subsistió como una simple multa procesal
para el jurista que no tuviera éxito.

Judicis postulatio

Era el procedimiento por el cuál las partes se limitaban a pedir al


magistrado un juez o un arbitro y era el más sencillo.

Su campo de aplicación se atiene a las conjeturas, pues hay pocos datos


de esta forma.

Antigua conjetura rechazable

Se dijo por largo periodo de tiempo que esta legis actio se aplicaba a


las acciones de buena fe. Esta opinión hoy en día ya no es creíble. Las
acciones de buena fe no existían antes de la ley Ebucia.

Conjetura moderna
Es más verosímil, pues asigna a la judicis postulatio de dos grupos de
acciones:

 Las que tendían a un arreglo que no podía terminarse por una


afirmación o por una negación como el sacramentum. Tales eran
la actio finium regundorum,  de deslinde y la arbitrium litis
aestimandae.

 Las que llevaban a una condena pecuniaria, que tenía por objeto la
apreciación de un perjuicio causado. Tales eran la actio injuriarum  y
la actio furti nec menifesti.

En la solemnidad eran necesarias las palabras sacramentales.

Condictio

Emplazamiento que en términos solemnes hacía el demandante al


demandado, para que compareciera dentro de treinta días ante el pretor,
a efecto de que se designara un juez. Este emplazamiento debía hacerse
ante el magistrado.

Su origen narra que fue establecido por la ley Silia, para el caso de la
obligación de pagar una suma determinada de dinero, y por la ley
Calpurnia cuando se trataba de cierta cosa.

Su campo de aplicación se da con Gayo y se pregunta por qué se creó


esta legis actio, puesto que se aplicaba a juicios para los cuales se
podía emplear precedentemente la judicis postulatio o el sacramentum
in perosonam.

Se aplica esta creación diciendo que ofrecía evidentes ventajas sobre las
otras dos formas del procedimiento.

 Su simplicidad

 El juramento que podía definir el actor al demandado y que éste debía


deferir o prestar, lo que permitía terminar el juicio muy rápidamente.

 La sponcsio y la restipulatio tertiae partis que podían intervenir en


caso de condictio certae pecuniae,  gracias a las cuales el que perdía
pagaba al otro, a título de pena, el tercio de la cantidad reclamada
además de esa misma cantidad.

Manus injectio

Aseguramiento corporal que efectuaba el acreedor sobre la persona


física del deudor, ante el magistrado, por ciertas causas determinadas
por la ley.
Su procedimiento era que tomando a su deudor por cualquier parte del
cuerpo decía: “Como tú no has sido condenado a pagarme X cantidad, y
no habiéndolo hecho, pongo la mano sobre ti.”; manus infactio.

Entonces el acreedor se llevaba al deudor y podía encadenarlo, nervo


aut compedibus. Por tres veces, dentro de sesenta días. Lo lleva al
mercado, haciendo proclamar su deuda, para provocar la intervención de
un amigo o de un pariente. Transcurrido este tiempo, podía verlo como
esclavo trans Tiberim,  o darle muerte.

La ley Petelia Papiria, del año 428 de Roma, introdujo dos atenuaciones
a los rigores del Derecho anterior: 1° Suprimió los nervi  y
los compedes,  salvo en caso de delito. 2° Suprimió el derecho de vender
o de matar al deudor, y lo reemplazó por el derecho de tenerlo
indefinidamente en prisión, hasta que, por su trabajo, saldará su deuda.

En ocaciones el deudor no se podía oponerse a la manus injectio, solo


el vindex podía intervenir en su favor y alegar por sus cuestiones. Era la
manus injectio judicati  o pro judicat.

Pero a veces si se podía defender el deudor y a este acto se le


llamaba manus infectio pura. La cual se generalizó con la ley Valia.

Pignoris capio

Donde el deudor aseguraba un bien, pero lo efectuaba el acreedor y el


magistrado no intervenía al igual que el deudor y se pronunciaban
palabras sacramentales.

Entre sus causas y efectos la pignoris capio son referidas en cuanto al


Derecho Público o a las materias relacionadas con el culto. El acreedor
podía conservar la res  asegurada hasta que el deudor finiquitara al
acreedor, lógicamente, la suma equitativa a la cosa asegurada.

Inconvenientes en este sistema

 Su formalismo.- se podía perder el juicio por un intercambio de palabras.

 El papel del pretor.- pues no le permitía adaptar el Derecho a las


necesidades de la práctica.

La extinción de este sistema fue en dos etapas y por consecuencia de


dos leyes

 La ley Ebucia.- introdujo las primeras fórmulas, dando elección entre el


proceso antiguo y el nuevo

 La ley Julia judiciaria, dada bajo Augusto en 737, donde desaparecen


las acciones de la ley, pero tenía sus excepciones
Procedimiento Formulario (150 a. de C.)

Por las deficiencias del procedimiento de las acciones de la ley (la


dificultad de memorizar tantas declaraciones solemnes, la sujeción a los
testigos y a lana memoria de estos) es necesario crear un procedimiento
bien elaborado conforme a las bases documentales ya fuera elaboradas
por un magistrado o también aquellas que estaban bajo su control. Por lo
anterior la ley sólo podía aplicarse a los ciudadanos romanos y no se
utilizaban en los conflictos entre extranjeros o romanos con peregrinos,
la consecuencia de esto es que se implante el llamado pretor peregrino
al sistema para la sana impartición de justicia, pero todo este sistema
era una excepción, pues sólo era utilizado en los juicios realizados ante
los tribunales, pero el tiempo permitió que se convirtiera en regla y su
aplicación en todo tipo de juicios y también era de uso para los pretores
urbanos. Fue en el año 150 a. de C. que con la Ley Aebutia se le daba la
elección al litigante entre el nuevo procedimiento y el de las acciones de
la ley, pero tiempo después surge la Ley Iulia iudicataria, en la época de
Augusto, cuando el derecho de elección se permite, por lo tanto, se
obliga al uso del proceso formulario.

Las funciones del pretor peregrino se redujeron a ayudar a los litigantes


a redactar pequeños textos a los cuales se les daba el nombre de
fórmulas, en donde se reunían los antecedentes y pretensiones de las
partes, y servían para que el juez tuviera una visión completa del
problema existente.

Este nuevo procedimiento seguía con la división en las fases: in


iure  (redacción y aceptación de la fórmula) y en la fase apud
iudicem  (la desarrollada ante el juez).

A continuación me profundizaré un poco más en lo que a las fases se


refiere, para que se pueda comprender mejor el procedimiento
formulario:

A. Fase in iure

a. La fórmula

Es un documento redactado por las partes el cual permite al juez la


facultad de condenar o absolver al demandado, al ser este aceptado.
Antes que nada aparece en toda fórmula la designación del juez a cargo
del litigio. Toda fórmula debía contener cuatro partes:
la destratio,  la intentio,  la condemnatio  y la adiudicatio.

La demostratio  consiste en una exposición de los hechos y señala la


causa por la cual se lleva a cabo el litigio.

En la intentio se indica la pretensión del mandante o actor; esto es, la


cuestión misma en que se basa el proceso.
La intentio  puede ser certa o incerta; en el caso de la primera será
cuando el objeto del litigio esté perfectamente determinado, y la última
cuando es indeterminado y su determinación se deja a criterio del juez.

Se podría considerar la parte más importante de este proceso.

La condemnatio  la fórmula le confiere al juez la facultad de absolver o


condenar al demandado.

Adiudicatio da facultades al juez para adjudicar parcial o totalmente el


objeto del litigio, esta parte sólo existirá en los casos de acciones
divisorias.

Toda fórmula puede contener objeciones o aclaraciones,


independientemente, para que le magistrado se atenga a las exigencias
del actor y demandado. En este punto se distingue Gayo con
las praescripciones  y las exceptiones, esta última se coloca por lo
general antes que la intentio, como una condición impuesta al juez; ello
significa que sí el demandado prueba su excepción es forzosamente
absuelto o obtiene una disminución en la condena. Hay dos categorías
para las exceptiones:

 Pretorianas

 Pueden ser opuestas en cualquier fase, su excepción (eg. : el dolo).

 Destruyen totalmente la acción.

 Pueden ser objetadas por una réplica del autor, a la cual puede haber
duplica del demandado y se puede da una respuesta a esta del actor
(triplicatio), lo cual no era frecuente.

 Dilatorias

 Estas sólo pueden tener oposición en cierto momento y en ciertas


circunstancias.

 Paralizan temporalmente la acción.

Las praescripciones, eran partes que precedían a la demostratio y a


veces la reemplazaban, en interés del demandante ex parte actoris.- si
objeto era limitar y precisar la demanda; , y otras en interés del
demandado ex parte rei.- las cuales no eran más que una excepción de
la que se diferenciaba sólo por el lugar donde se insertaban las fórmulas.
(eg.: la praescriptio longi temporis = prescripción de largo tiempo).

 La litis contestatio

Último acto llevado ante el magistrado, termina la primera fase del


procedimiento (la fase:  in iure), es entonces la litis contestatioparte
esencial del proceso, los efectos que produce pueden agruparse en:
Efecto regulado

Donde no hay modificación ante el juez.

Efecto consuntivo

La litis contestatio se extingue la acción, no puede intentarse por


segunda vez: "Uno no puede litigar dos veces por el mismo asunto."

Opera este efecto consuntivo de la siguiente forma:

Si es una acción personal, el magistrado está facultado para


rechazársela al demandante que la vuelva a intentar, es esto ipso iure.

Si la accion es real, sólo se rechazará si existe una excepción


interpuesta por el demandado (la excepción de cosa juzgada).

Efecto creador.- la litis contestatio, (especie de contrato entre las


partes) que queda establecido en la fórmula, es decir, se da una especie
de novación, ya que la obligación se va a reemplazar por el acuerdo
establecido.

B. Fase apud iudicem

Segunda fase del proceso, se desarrolla ante un juez. En esta el juez se


basa primero en la fórmula, en las pruebas, alegatos de las partes. (La
escritura permite la aportación de documentos probatorios). La
sentencia carecerá de tantos formalismos como lo había en la pasada, es
decir, no era ya preciso que la sentencia se dicte antes de la puesta de
sol; se disponen de plazos más amplios, por las circunstancias.

La sentencia pecuniaria, sólo puede contener la absolución o la condena


del demandado, el error cometido por el demandante que hubiese
ejercido una acción por otra, ocasiona que pierda el juicio, pero puede
intentar de nuevo el proceso porque su derecho no ha sido resuelto en
justicia. No ocurre así si implica una plus petito, caso en el que el
demandante reclama más de lo debido y al no poder justificar su
demanda, el juez deberá absolver al demandado.

Puede ser de cuatro clases:

 Re.- tiene que ver con la cosa.

 Tempore.- se refiere al tiempo.

 Loco.- se refiere al lugar.

 Causa.- podía llamarse también reclamación de más por la causa,


establecida una obligación se reclama la especie y el deudor tuviera el
derecho de escoger.
La otra es la minus petito, donde el demandante sólo reclame una parte
de lo que le es debido.

Con la sentencia se termina la fase apud iudicem y el juez deberá


dictarla siempre públicamente y en voz alta; su ejecución habrá de que
dirigirse nuevamente al magistrado, por que goza del imperium.

Hasta finales de la República la sentencia tenía fuerza de cosa juzgada,


no podía obtenerse una nueva decisión, pues había elección libre del
asunto, la excepción es la revocatio in duplum,  donde el afectado por la
sentencia podía reclamar la nulidad de la misma. Y la in integrum
restitucio, así el que se creyese lesionado podía solicitar esta. (Era un
recurso extraordinario con carácter rencoroso).

La época imperial queda abierta una vía de recurso en contra de la


sentencia, la apelación, correspondiente al procedimiento extraordinario.

C. Vías de ejecución

El deudor tiene un plazo de sesenta días para cumplir con la sentencia,


de no hacerlo puede ejercer la actio iudicati.-  acción que reemplaza a
la manus iniectio (acciones de la ley), se ejerce sobre los bienes,
mediante cualquiera de las siguientes medidas; la bonorum vendictio.-
es la venta en bloque del patrimonio del deudor, entraña para la nota de
infamia, para evitarla se podía hacer cesión voluntaria de sus bienes
(bonorum cessio),  la bonorum distractio  o la toma de prenda.- venta al
menudeo de los bienes del deudor; era efectuada por el curador
nombrado para ello.

Pignus in causa iudicati captum era el procedimiento que el magistrado


hacía para asegurar el efecto de sus decisiones cuando juzgaba extra
ordinem. El acreedor se quedaba con los bienes a título de prenda por
dos meses, después podía venderlos para cobrarse el adeudo,
entregando el sobrante al deudor.

D. Protección jurídica extrajudicial

Los magistrados no sólo se limitaron a la elaboración de fórmulas


también crearon medidas para proteger en situaciones especiales no
contempladas en la fórmula una solución más rápida. Las podemos
llamar extrajudiciales y son:

Estipulaciones pretorianas

Especie de contrato donde el pretor creaba una obligación jurídica para


las situaciones que él consideraba dignas de ser protegidas y se
aceptaba implícitamente la posibilidad de que si la circunstancia
prevista se realizaba, podía intentar una acción para su reposición.
Quedan en estas estipulaciones pretorianas comprendidas las judiciales
impuestas por el juez, de conformidad con el edicto del pretor.
La in integrum restitutio

Decisión tomada por el magistrado que anula determinadas


circunstancias, no realizadas conforme a derecho. (Efectos rescisorios).
Esta figura también podría utilizarse para anulación de una sentencia.

Los interdictos, interdicta.

Son órdenes dadas por el magistrado a petición de un particular, una de


sus finalidades es conseguir una más rápida solución jurídica. O bien
pueden tener distintas finalidades. Si, al contrario la disposición pide que
se devuelva algo, es un interdicto llamado restitutorio. Si la orden dada
por el magistrado es tendiente a prohibir una actividad, estaremos ante
los interdictos prohibitorios, son muy importantes aquellos que sirven
para proteger el derecho de posesión. Si el destinatario de un interdicto
no cumplía con él, el solicitante tendría que iniciar un procedimiento
ordinario para pedir el cumplimiento de la orden interdictal. Recibe el
nombre de procedimiento ex interdicto,  pues surge después de
pronunciado éste y para lograr su cumplimiento.

Procedimiento de acciones de la ley

La organización judicial tuvo la originalidad de que en procedimiento civil


romano, estribaba en la división del procedimiento en dos fases bien
distintas:

Una, que se desarrollaba ante un magistrado. Se llamaba el jus

Otra, que se desarrollaba ante un juez. Se llamaba el judicium.

La división misma es llamada ordo judiciorum.

Según alguna opinión esta regla se establecía por el Rey Servio Tulio;
según otra, por los fundadores de la República con una idea democrática.
Quedó vigente hasta el Bajo Imperio. A partir de Dioclesiano dejó de
aplicarse la división del procedimiento; el Magistrado se ocupó ya del
negocio del principio al fin, es decir, desapareció el Juez.

Epoca del imperio absoluto

Procedimiento extraordinario

Se aplicaba en casos de excepción, de forma extraordinaria, para


resolver controversias que se suscitan en relación con instituciones de
nueva creación, y también se introdujo y fue aceptado en la práctica
judicial de las provincias.

El sistema extraordinario, sustituyó a las fórmulas y con Dioclesiano, a


partir del siglo III, quedó como único sistema de procedimiento.
 Características generales del procedimiento extraordinario

 El proceso es monofásico. Ya no encuentran la división en dos fases,


sino que la persona que conoce de la acción es la misma que conoce de
todo el procedimiento y dicta la sentencia.

 Se produce un viraje de lo privado a lo público. La jurisdicción es una


función realizada por el estado.

 El procedimiento es escrito, pero la fórmula desaparece.

 Desaparecen a la vez los efectos de la litis contestatio, que surgían


de la aceptación de la fórmula.

 La litis contestatio del procedimiento extraordinario sólo señalaba un


momento procesal determinado: aquel en que las partes sostenían el
primer debate contradictorio en el que las partes sostenían el primer
debate contradictorio en el que el autor exponía sus pretensiones y él
demanda de su defensa.

 Se admite la contra - demanda o reconvención

 La condena ya no es forzosamente pecuniaria

 Aparece la apelación como recurso en contra de la sentencia.

 Desarrollo del proceso

 Notificación (litis denuntiatio), hecha a petición del actor, por un


empleado del juzgado. Quien le presentaba la demanda al demandado.

 Contestación del demandado, efectuada a través del empleado


judicial.

 Litis contestatio, en la que las partes exponían sus argumentos.

 Procedimiento probatorio.

 Sentencia, podía ser impugnada, se formulaba mediante el juez.

Acciones

Los juristas romanos, a la vez que concibieron a la accion con un sentido


unitario, también la contemplaron como arte del derecho subjetivo que la
acción viene de proteger, y así hablan de tantas acciones cuantos
derechos subjetivos puedan existir.

 Acciones civiles y acciones honorarias


Las acciones pueden clasificarse en acciones civiles, estas encuentran
su fuente en el derecho civil y acciones honorarias, lógicamente estas se
hallan en el derecho honorario.

Entre estas dos ultimas podemos distinguir las siguientes:

 Acciones útiles que son aquéllas que se inspiraban en algún modelo


del derecho civil.

 Acciones ficticias: al igual que las acciones útiles, las ficticias


también se inspiraban en una acción civil, a cuya imagen se creaban
pero, además, el magistrado, ordenaba al juez, en la fórmula respectiva,
sustituir un hecho real por una ficción.

 Las acciones in factum; no se basan en ninguna acción análoga de


derecho civil, sino en una situación de hecho no reconocida por él.

 Acciones reales y personales

En atención al derecho que protegen, se clasifican en acciones reales


(actio in rem) y acciones reales también les llamaron vindicationes y a
las personales, condictiones.

Las adicciones reales protegían a los derechos reales, es decir, los que
autorizan nuestra conducta sobre una cosa. Las acciones personales
protegían a los derechos personales, que son los que nos autorizan la
conducta ajena.

Dentro de esta calificación encontramos un grupo de acciones que


Justiniano calificó de acciones mixtas, al explicar que tienen
características tanto de acciones reales como de acciones personales. A
las acciones divisorias, que son tres: la actio familiae
herciscundae,  para pedir la división de las herencias indivista; la actio
communi dividundo,  para pedir el deslinde de terrenos.

 Acciones prejudiciales

Si la finalidad de la acción era la de resolver una cuestión previa que


daría pie a un ulterior litigio, estamos frente a las acciones prejudiciales.

 Acciones reipersecutorias, penales y mixtas

En atención al objeto que se persigue con la acción de esa forma


adquieren su clasificación.

Las acciones penales son las que derivan de un delito.

Las acciones penales mostraban unas características específicas muy


bien definidas. Eran acumulativas.
Las acciones penales eran infamantes.

A través del ejercicio de las acciones mixtas se logra tanto una


indemnización por el valor del objeto como una cantidad adicional por la
pena.

 Acciones privadas y populares

Las acciones privadas las ejerce el particular en defensa de su persona.

Las acciones populares podían ser ejecutadas por cualquier individuo en


defensa del interés público.

 Acciones ciertas y acciones inciertas

Según la posibilidad de fijar o no la cantidad de la condena desde un


principio.

 Acciones arbitrarias

Ya que la condena del procedimiento formulario era pecuniaria, cuando


se perseguía la restitución o exhibición de una cosa de debía ejercer una
acción arbitraria, esto es, que contuviera una clausura arbitraria en la
que el magistrado instruía al juez para que antes de condenar, ordene al
demandante restituir la cosa.

 Acciones perpetuas y acciones temporales

En atención al plazo que se tenía para ejercer la acción, las perpetuas se


identificaban con las civiles. Las temporales se identificaban con las
honorarias.

Conclusión

Este trabajo nos deja como conclusión la gran organización que tenía
Roma para legislar y organizar a las leyes, ciertamente era una
comunidad pequeña cuando empezó y al tiempo de la República vivió
grandes asentimientos de población pues era reconocida la ciudad en
toda la comarca y por ello los romanos defendieron su patrimonio que era
su suelo y por ello sus pertenencias y aunque era un poco anticuado su
primer modelo de ley, se adaptó a las necesidades de su tiempo, pero los
cambios arrolladores entre los primeros dos procesos ( legis actio,
formulario) demuestran que el Derecho es adaptable a las sociedades y
como ya para ese entonces Roma tenía una gran cantidad de pobladores
necesitaba acelerar los procesos y olvidarse de formalismos.

Como una conclusión a tratar sería lo entregados que eran por el derecho
privado, y realmente a mí me impresiona, pues haciendo un análisis se le
daba a la gente una seguridad jurídica y no había tanta preocupación
como la hay ahora en cuanto a las instituciones del gobierno o lo que
sería el derecho público, más bien su ideología de nación estribaba en el
que primero el pueblo, por ello en un segundo plano hubo tantos
problemas en la República, pero la idea y l contexto era lo que Roma
necesitaba, tal vez por su carácter o modo de vida del pueblo romano,
siento que la materia para este trabajo era mucha, pero lo esencial es
enmarcar lo más importante en estos procesos de los cuales ya tengo
más idea.

Bibliografía

I.- OBRAS DE CONSULTA.-7501003393050

 MARGADANT S. GUILLERMO FLORIS: “El Derecho Privado Romano”;


24ª ed., Esfinge, México, 1999.

 FOIGNET RENÉ: “Manual de Derecho Romano”; José Cajica, México,


1956.

 MORINEAU IDUARTE MARTA Y IGLESIAS GONZÁLEZ ROMÁN:


“Derecho Romano”; 3ª ed, Harla, México, 1997.

También podría gustarte