Está en la página 1de 2

OPINIONES ESPECIALIZADAS

El Concordato
Preventivo Excepcional

Elaborado por:
Dr. Jorge Egas Peña
Exministro de Trabajo
11 de mayo de 2020

E
ntre los efectos inevitables de la pandemia provocada por el Coronavi-
rus están las enfermedades y los fallecimientos de miles de personas,
la paralización de las actividades económicas del país y el deterioro o
destrucción de sus unidades de producción y riqueza que son sus em-
presas, fuente principal de generación de empleo en Ecuador.

Luego de que se supere el problema sanitario, debemos afrontar la solución de


los efectos económicos y entre ellos la situación de las empresas que, como con-
secuencia de los mismos, quedarán en difícil situación de continuar subsistiendo.

Para ello el país deberá contar con una estructura jurídica que le permita afron-
tar la situación de aquellas unidades de producción avocadas a la quiebra.

En la actualidad las personas naturales o jurídicas que no pueden cumplir opor-


tunamente con sus obligaciones económicas quedan sujetas a un juicio de con-
curso de acreedores, por insolvencia o quiebra. Estos son procesos universales,
en los cuales participan el deudor, persona natural o jurídica y todos sus acree-
dores, en los que luego de evaluar la viabilidad de la empresa, en función de la
existencia suficiente de sus activos para pagar sus pasivos, convienen las partes
en que la empresa continúe con sus actividades o no; y, en este último caso, se
realicen sus activos y se paguen los pasivos, según un orden de prelación fijado
OPINIONES ESPECIALIZADAS

por la ley. En este segundo caso se cierra la empresa y los trabajadores pierden
sus empleos, aun cuando serán uno de los primeros en cobrar las acreencias a
las que tienen derecho.

Sin embargo, esta clase de procesos, por lo general, son muy largos y generan
controversias entre los acreedores; aparte de que el empresario fallido queda
sometido al estigma social del quebrado, aun sujeto al riesgo de ser sometido a
un juicio penal en el evento de haber obrado de forma culposa o dolosa.

La experiencia profesional nos enseña que estos procesos duran muchos años,
a veces hasta más de diez, cuando no son abandonados por cansancio de las
partes que la impulsan. Por ello, se creó el Concordato como mecanismo para
resolver de manera ágil la viabilidad de una empresa, pero desgraciadamente la
ley no la ha regulado de manera adecuada y por ello no funcionó.

En la actualidad se discute en la Asamblea Nacional el llamado Proyecto de Ley


Humanitaria, en el que se pretende establecer un régimen excepcional de con-
cordato, que, superando las falencias de la ley vigente de la materia, pueda ser
utilizada exitosamente por las empresas que afrontan dificultades económicas
en el momento presente.

Los lineamientos principales del referido Proyecto giran alrededor de la nece-


sidad de agilitar el referido proceso, volver más viable las negociaciones de las
partes y las decisiones de las autoridades correspondientes; así como tratar de
borrar la imagen negativa del empresario que acuda al sistema concordatario
preventivo de la quiebra.

Si se salvan las empresas de la quiebra, se conservarán los empleos y las unida-


des de producción y riqueza, el Estado percibirá más impuestos y la economía
podrá recobrar su ritmo con mayor rapidez.