Está en la página 1de 2

Elvira Ávila Roberto Carlos Historia del patrimonio histórico

Antropología histórica
y cultural de México II

Reporte de lectura Marielle, Catherine (2011) “El maíz, un bien común milenario en peligro”
en Pablo Escalante Gonzalbo (coordinador). La idea de nuestro patrimonio histórico y
cultural. México: CONACULTA, pp. 66-89.

Resultado de la lectura de Marielle acudo a la memoria gastronómica de los cereales


civilizatorios, esos que permitieron la creación de mitos fundacionales y, a su vez, el desarrollo
técnico, cultural y artístico de antiguas sociedades como la egipcia (con el trigo), la árabe (con el
garbanzo), la china (con el arroz), la europea (con el centeno) y (el motivo central del texto) la
mesoamericana (con el maíz). La documentación histórica de Catherine es el sustento narrativo
del texto, mediante él se develan temas de interés antropológico. La organización familiar en
torno a la economía local, la agricultura de autoconsumo, la tradición oral y las diversas
identidades relacionadas al maíz. De acuerdo con las circunstancias de la época el alcance
identitario del maíz se adapta. Inicialmente el proceso de domesticación y uso culinario se
adjudicó a grupos indígenas, en un segundo momento al campesinado y, actualmente, a
sociedades urbanas. A la vera del maíz se han logrado hazañas de carácter evolutivo. Se logró
domesticar un grano salvaje, reproducir la cantidad de cosecha, adaptarlo a diversos climas y
altitudes, modificar su carga genética, reinventar técnicas de cocina para la elaboración de
alimentos y bebidas a base de maíz, idear procesos de intercambio, consumo y distribución de
los granos hasta el grado de diezmar a poblaciones enteras debido al espíritu empresarial
capitalista de convertir en mercancía todo lo que produzca sombra. Suma que expone la inmensa
carga simbólica y sígnica contenida en el maíz.

1 de 2
Al interior de la cronología nacional del maíz, expuesta por la autora, aparece la defensa popular,
el ataque empresarial y las omisiones gubernamentales en relación con la distribución y consumo
del maíz en México. En esta contienda de intereses destacan las jugarretas políticas para
manipular el tránsito del maíz y modificar los hábitos alimenticios. A tal punto que mientras las
autoridades competentes (Secretaría de Cultura, INAH…) engordan los platillos enlistados en el
inventario del patrimonio intangible (culinario) mexicano se hace caso omiso de la defensa y
conservación de uno de sus principales ingredientes: el maíz.

Bastó un par de décadas para que el modelo neoliberal trastocará la dinámica histórica cimentada
en la producción local del maíz, proceso encarnizado que no ha frenado (por fortuna) el empuje
identitario de quienes se sienten conectados con el cosmos contenido en un grano de maíz.

2 de 2