Está en la página 1de 11

2020

Consumos responsables y nocivos

Ana Victoria Espitia Zapata


Valentina Pérez Ceballos
Valeria Reyes Martínez Vannesa
Estrada Vásquez María
Fernanda Feria Vides
La obesidad es una enfermedad compleja que consiste en tener una cantidad excesiva de grasa corporal.

La obesidad no es solo un problema estético, es un problema médico que aumenta tu riesgo de

enfermedades y problemas de salud, tales como enfermedad cardíaca, diabetes, presión arterial alta y ciertos

tipos de cáncer.

Durante muchos años se ha repetido hasta la saciedad la frase “hay que comer de todo” una frase que

muchos tipos de industrias del sector de la alimentación han usado como método de autodefensa a la hora de

vender sus productos y no hacer sentir mal al consumidor medio: alcohol, azúcar, aceites vegetales refinados

La finalidad de este informe es evidenciar el desconocimiento del riesgo que tomamos al consumir ciertos

productos que en su composición o ingredientes contienen propiedades dañinas para nuestra salud, además

vemos este daño reflejado en nuestro físico, llevándonos a un sobrepeso crítico del cual la única salida es una

cirugía riesgosa.

La encuesta fue contestada por 28 personas:

Los resultados los obtuvimos de personas con un rango de edad de 12 a <25.

2 -personas entre 12 y 15 años, representan el 7,1 %

9 -personas entre 16 y 18 años, representan el 32,1%

15 -personas entre 19 y 25 años, representan el 53,6%

2 -personas con +25, representan el 7,1%Es decir, la mayoría de personas que contestaron la encuesta son

jóvenes entre 19 y 25 años


El 10,7% que equivale a tres personas de 28 conocen el valor nutricional de los alimentos que consumen

diariamente, la mayoría solo conocen el valor de algunos alimentos.

De 28 personas solo 1 se fija en el nivel de azúcar que contienen lo alimentos procesados. Actualmente no

solo sabemos que las grasas no son el culpable, sino también que los carbohidratos en general tampoco lo

son: los alimentos refinados y concretamente el azúcar blanco es uno de los grandes problemas, y no solo por

su uso como método para endulzar alimentos. El azúcar es adictivo y además aumenta la presión más que la

sal. Y no viene sólo en su forma “oficial”: el azúcar oculto puede llegar a ser el 80% de lo que contiene un

alimento industrializado.
En algunos alimentos industrializados, el azúcar se encuentra en forma de fructuosa escondida: ketchup,

salsa rosada, salsa para pastas, bebidas energéticas, pan de Viena, pan para salchichas, entre otros,

información no conocida por el público en general. El azúcar puede tener muchos nombres, por lo tanto, es

importante leer las etiquetas nutricionales de los alimentos y conocer los sinónimos del azúcar:

- sacarosa, sucralosa, jugo de caña, miel de caña, edulcorante de maíz, miel de maíz, dextrosa, fructosa,

concentrados de jugo de frutas, glucosa, miel, azúcar invertida, maltosa, melaza, azúcar blanco refinado,

molido, en polvo, también azúcar moreno: refinado o integral.

Esta pregunta en específico fue toda una sorpresa al tener el gráfico de respuestas, precisamente el pasado

año 2016 los científicos de la Universidad de California destaparon el escándalo en JAMA Internal Medicine:

durante la década de los 60 la Universidad de Harvard publicó una serie de estudios a favor del consumo de

azúcar, o más bien defendiendo que el azúcar no colabora en la aparición de enfermedades cardiovasculares.

Había que buscar otro “culpable”, y esta serie de estudios avalados por Harvard dejaron caer todo su peso

contra las grasas, demonizándolas, hasta el día de hoy. Algunos de los ingredientes presentes son sustitutos

del azúcar. Quizás algunos sean mejores que otros, pero continúan siendo azúcares cuando se descomponen

dentro del cuerpo y aumentan la ingesta de calorías innecesarias.


Jugos Hit son un producto alto en fructuosa y puede ser peor. Los jugos en caja regularmente no son 100

por ciento jugos y tienen saborizantes, colorantes y azúcar. Estos jugos hechos de concentrado son altos

en azúcar, ya que contienen jarabe de maíz alto en fructuosa y otros endulzantes artificiales. Hay personas

que piensan que el azúcar sin refinar es más sano ya que contiene más minerales que el azúcar refinado, lo

cual es una falacia, dado que ambos son altamente adictivos y provocan que el cuerpo almacene grasa. La

miel contiene fructuosa, que después de ser metabolizada se convierte en grasa.


Solo 4 personas de 28 tienen hijos.

Si intentamos vislumbrar de dónde proviene todo este exceso de azúcar, vemos como los refrescos serían la

fuente más importante entre los jóvenes: el 42% del azúcar de los individuos de entre 11 y 18 años proviene

de estas bebidas con azúcar. Por otro lado, los dulces y chocolates representan entre el 19 y el 22% entre los

niños, aunque en este grupo también podemos incluir cereales y galletas refinadas, y zumos de frutas con

azúcares añadidos.

Respecto a la franja adulta (entre los 19 y los 64 años), las conservas, mermeladas, refrescos y cereales

refinados serían las principales fuentes de exceso de azúcar. Asimismo, el alcohol representaría hasta el 10%

del consumo de azúcar en esta franja de edad. Cereales refinados: por cada 100 g de cereales hay casi 50 g

de azúcar añadido.
Las escuelas y colegios son los lugares donde mayormente se vende y consumen estos alimentos

altos en azúcares.

Aunque el consumo de Jugos HIT no es muy frecuente en adultos, es uno de los acompañantes más

frecuentes cuando se come por fuera de casa, junto con las bebidas gaseosas.
En la mayoría de las ocasiones, las compras aumentan cuando los comerciales son atractivos, pero

¿Cómo llegamos a consumir sin ver un comercial? Es decir, estas marcas han estado y prevalecido

atraves del tiempo, verlos en la tienda de barrio o en algunos restaurantes nos ha enganchado.
“Hit está hecho con frutas deliciosas” dice una voz en off mientras aparecen en escena planos intercalados de

moras, mangos y maracuyás frescas. Un hombre saca una botella de jugo de una nevera, para llevarla hasta

una mesa en medio de un bosque, donde se sienta un animado grupo de gente, y de ahí en adelante el

comercial nos cuenta en reversa las cosas “naturalmente increíbles” que pasaron para que esa botella de Hit

llegara hasta esa mesa. “Ellas” refiriéndose a las frutas, crecieron en el campo y “cambiaron de forma” hasta

volverse jugo. “¿Ya sabes por qué es natural que te guste Hit?” Al ver este comercial, queda la impresión de

que este producto estaría hecho de pura fruta, pero esto no podría estar más lejos de la realidad. Según las

nutricionistas e investigadoras Mercedes Mora y Adriana Zuleta de la Universidad Javeriana y de la

Universidad Nacional, el porcentaje real de fruta de estos refrescos varía entre el 1% y el 10%, y en un solo

caso llega hasta el 14%. Además, tienen un exceso de azúcar que no contribuiría positivamente a la salud de

las personas y mucho menos a la de los niños. [ CITATION DeJ18 \l 3082 ]

Los niños consumen mayormente alimentos ricos en azúcares, un 10% de estos niños estarían alcanzando

un consumo de 90 g diarios de azúcares añadidos, lo que significa ingerir casi 33 kg de azúcares añadidos al

año. Para un niño de 9 años esto significa que a lo largo del año ingiere una cantidad de azúcar añadido

equivalente a su peso corporal.