Está en la página 1de 17

COMPAÑERISMO

LECCIÓN 1
EL ESPÍRITU SANTO NOS CONDUCE HACIA EL PROPÓSITO DE SER PARTE LA
FAMILIA DE DIOS

pero a todos los que creyeron en él y lo recibieron, les dio el derecho de llegar a ser hijos de
Dios. Juan 1:12

El propósito de Dios fue que nosotros, los judíos —que fuimos los primeros en confiar en Cristo
12 

—, diéramos gloria y alabanza a Dios. 13 Y ahora ustedes, los gentiles, también han oído la
verdad, la Buena Noticia de que Dios los salva. Además, cuando creyeron en Cristo, Dios los
identificó como suyos al darles el Espíritu Santo, el cual había prometido tiempo atrás. 14 El
Espíritu es la garantía que tenemos de parte de Dios de que nos dará la herencia que nos
prometió y de que nos ha comprado para que seamos su pueblo. Dios hizo todo esto para que
nosotros le diéramos gloria y alabanza. Efesios 1:12-14

En Génesis 1 y otros pasajes de la Escritura vemos que Dios es trino y que la trinidad es, en sí misma
una comunidad. Tres personas Padre, Hijo y Espíritu Santo, que son tan intensas y completas en su
unidad que constituyen una sola esencia. Y nosotros hemos sido creados a su imagen para
experimentar esa misma comunidad. Por lo tanto, fuimos creados para ser adoptados como hijos de
Dios, a través de la fe en Jesucristo y así ingresar a la familia de Dios, nuestra familia espiritual, la
cual continuará por la eternidad.
El Espíritu Santo nos conduce a la familia de Dios: Nos preguntamos ¿Cómo hacemos parte de la
familia de Dios?
-A través del Nuevo nacimiento: Para nacer de nuevo es necesaria la fe en Cristo ( 1 Pedro 1:3.). El
Espíritu Santo nos convence de pecado para aceptar a Jesús como nuestro salvador, 2 de corintios
12:3 dice que nadie puede llamarle a Jesús Señor, si no es por la obra del Espíritu Santo. De manera,
que solo a través del ÉL es que podemos hacernos hijos de Dios y hacer parte de su gran familia.
Una vez hemos nacido de nuevo, es el Espíritu Santo quien nos confirma que somos hijos de Dios.
Romano 8:15-16.
Beneficios de pertenecer a la familia espiritual: Hay una herencia eterna e
incalculable que Dios tiene preparada para nosotros (1 Pedro 1:4). A continuación,
los beneficios de esta herencia:
1. Estaremos con Dios para siempre. 1 Ts 5:10, 4: 17
2. Seremos transformados para ser como Cristo.1 Jn 3:2
3. Seremos libres de condenación. Ap 21:4
4. Recibiremos una recompensa y serviremos con Él. Mc 9:41
5. Compartir la gloria de Cristo. Rm 8:17
REFLEXIÓN FINAL:
¿En qué cambia mi forma de vivir el comprender que he sido adoptado por Dios y hago
parte de la familia espiritual: iglesia?.
NOTA: Ud. Esta en la libertad de citar todas las citas bíblicas o solo las que ayuden al
buen desarrollo de la clase.

LECCIÓN 2
EL ESPÍRITU SANTO NOS AYUDA A MANTENER EL VÍNCULO
PERFECTO: EL AMOR
 
Si diera todo lo que tengo a los pobres y hasta sacrificara mi cuerpo, podría jactarme de eso;
pero si no amara a los demás, no habría logrado nada. 1 Corintios 13:3

Tres cosas durarán para siempre: la fe, la esperanza y el amor; y la mayor de las tres es el
 

amor. 1Corintios 13:13

En cambio, la clase de fruto que el Espíritu Santo produce en nuestra vida es: amor, alegría,
paz, paciencia, gentileza, bondad, fidelidad,23 humildad y control propio. ¡No existen leyes contra
esas cosas! Gálatas 5:22

Los anteriores versículos nos dicen que el amor es fundamental en nuestra vida, nada de lo que
hacemos tiene sentido y valor si no es motivado por el amor. El amor permanece para siempre y es el
amor el fruto del espíritu Santo que se expresa en todos los demás. Dios es AMOR. Todo esto nos
permite entender que no tenemos otra opción en nuestra vida más que AMAR. Gálatas 5:6.
¿Pero qué es el AMOR?
En nuestro idioma español, el uso de la palabra AMOR se ha dado para describir tantas cosas
diferentes que hemos terminado por desvirtuar el verdadero significado de esta palabra.
Cuando se escribió el nuevo testamento, el idioma que imperaba era el griego, en este idioma
había cuatro palabras usadas para AMOR. De estas cuatro palabras los escritores bíblicos
utilizaron la palabra ÁGAPE para indicar el amor de Dios y el tipo de amor que como creyentes
debemos manifestar hacia él y hacia las otras personas. Amor ágape indica que es
incondicional, que se da a sí mismo, es sacrificado y es perdonador. Esta es la clase de amor
que Dios quiere que se manifieste entre sus hijos, Gálatas 6:10.
El reto entonces es vivir una vida que manifieste en forma práctica y real el amor a los demás,
un amor resultado de experimentar el amor de Dios a través de la obra del Espíritu Santo
(Romanos 5:5) y de nuestra decisión de amar.
3 verdades acerca de vivir el amor en forma real
1. Lo mejor que puedes hacer con tu vida es AMAR
 El amor es la Prioridad, el objetivo y la mayor ambición que debemos tener: 1 Corintios
14:1
 Lo esencial de la vida son las relaciones con los demás y con Dios (Los mandamientos
están establecidos según las relaciones, los primeros 4 están conectados a nuestra
relación con Dios y los siguientes a nuestra relación con los otros)
 El amor deja un legado, ya que el amor se expresa con dar, entonces cuando amamos
entregamos tiempo, bienes materiales, escucha, cuidado, etc.; y este es el legado que
dejamos en otros.
 El amor es la norma para evaluarnos: La calidad de las relaciones miden nuestra
madurez espiritual. 1 Juan 2:9-10; 1 Juan 3:11-16.
2. La mejor expresión de amar: DAR NUESTRO TIEMPO
 Dar tiempo, es dar de nuestra vida, la esencia del amor es darnos a nosotros mismos.
Por eso el mejor regalo de amor es darnos, incluyendo el tiempo, y dar tiempo implica
sacrificio, dejar la zona de confort, dejar nuestro cómodo egoísmo y enfocarnos en los
demás. 1 Juan 3:18.
3. El mejor momento para amar es AHORA. Efesios 5:16 - Proverbios 3:28
 Como seres humanos solo tenemos un tiempo y es el presente, no podemos posponer
el amar para el futuro que es incierto, ni dejar el amor como un recuerdo del pasado.

REFLEXIÓN FINAL:

¿Estoy siendo lleno del Espíritu Santo y permitiendo que él me capacite


para amar?
¿Son las relaciones una prioridad para mí? ¿Qué decisiones puedo tomar
para que realmente lo sean?
LECCIÓN 3

LA IGLESIA: UN LUGAR A PERTENECER


Él hace que todo el cuerpo encaje perfectamente. Y cada parte, al cumplir con su función
específica, ayuda a que las demás se desarrollen, entonces todo el cuerpo crece y está
sano y lleno de amor. Efesios 4:16

La biblia no habla de hombres que trabajaran solitarios o no estuvieran en comunión con otros, Por el
contrario, en todo tiempo, para cumplir los propósitos de Dios los creyentes han necesitado de otros,
no podemos vivir en el propósito de Dios sin estar en comunión con la familia espiritual (Romanos
12:5). Es por esto que somos miembros de la familia de Dios (Iglesia) Efesios 2:19.
¿Qué significa ser MIEMBRO?
El significado bíblico de esta palabra, va mucho más allá de tener nuestro nombre en una lista. Pablo
describe a un miembro como un órgano vital de un cuerpo con vida y para que este órgano funcione
debe estar unido al cuerpo. Entonces, la razón de ser del miembro solo es posible haciendo parte del
cuerpo. 1 de Corintios 12:12-27.
Somos miembros del cuerpo de Cristo: La iglesia
La iglesia hace parte del plan de Dios para este mundo, debemos entender que es un cuerpo, un
organismo no una organización. Mateo 16:18
La iglesia se expresa a través de: La Congregación local
En el N.T. casi siempre que se habla de la iglesia se hace referencia a la congregación local (Efesios
2:19). Ideas equivocadas sobre la iglesia y el individualismo de esta sociedad llevan a muchos
creyentes a querer vivir su fe sin pertenecer a una iglesia local. Fuera de la iglesia nuestra vida
espiritual se va a marchitar, uno de los síntomas del enfriamiento espiritual es la inasistencia a la
iglesia.
La congregación local forma una: Familia eclesiástica, y esta es necesaria porque:

1. Permite identificarte como creyente genuino. No puedo decir que sigo a Cristo si no tengo
ningún compromiso con un grupo específico de discípulos. Juan 13:35,
2. Ser familia eclesiástica te aparta del aislamiento egocéntrico ya que en la iglesia local es donde
se aprende y practica el amor comprensivo y sin egoísmo. 1 Corintios 12:26
3. Solo se desarrolla comunión verdadera en el contacto con creyentes imperfectos y así
experimentamos la verdad de que estamos unidos los unos a los otros. Efesios 4:16
La familia eclesiástica expresa su vínculo a través de la Comunión bíblica. Esta consiste en estar
comprometidos con los demás como lo estamos con Cristo. Este compromiso se manifiesta teniendo
la disposición de amar a los otros creyentes como Cristo nos amó, con acciones y no solo de palabra
(Juan 3:16-18). Y es el Espíritu Santo el que nos capacita para amar y vivir la comunión bíblica. (1 Cor
3: 5-6)
REFLEXIÓN FINAL:
¿Amo mi iglesia local y me comprometo con ella?

Lección 4
EL ESPÍRITU SANTO NOS FORMA A TRAVÉS DE LA FAMILIA
ECLESIÁSTICA
12 
De hecho, aunque el cuerpo es uno solo, tiene muchos miembros, y todos los miembros, no
obstante ser muchos, forman un solo cuerpo. Así sucede con Cristo. 13 Todos fuimos bautizados
por un solo Espíritu para constituir un solo cuerpo —ya seamos judíos o gentiles, esclavos o
libres—, y a todos se nos dio a beber de un mismo Espíritu. 14 Ahora bien, el cuerpo no consta de
un solo miembro, sino de muchos. 1 corintios 12:12-14
 12 Ellos tienen la responsabilidad de preparar al pueblo de Dios para que lleve a cabo la obra de
Dios y edifique la iglesia, es decir, el cuerpo de Cristo. 13 Ese proceso continuará hasta que todos
alcancemos tal unidad en nuestra fe y conocimiento del Hijo de Dios que seamos maduros en el
Señor, es decir, hasta que lleguemos a la plena y completa medida de Cristo.
14 
Entonces ya no seremos inmaduros como los niños. No seremos arrastrados de un lado a otro
ni empujados por cualquier corriente de nuevas enseñanzas. No nos dejaremos llevar por
personas que intenten engañarnos con mentiras tan hábiles que parezcan la verdad. 15 En
cambio, hablaremos la verdad con amor y así creceremos en todo sentido hasta parecernos más
y más a Cristo, quien es la cabeza de su cuerpo, que es la iglesia. 16 Él hace que todo el
cuerpo encaje perfectamente. Y cada parte, al cumplir con su función específica, ayuda
a que las demás se desarrollen, y entonces todo el cuerpo crece y está sano y lleno de
amor.
EFESIOS 4:12-16 (NTV)

Para que los creyentes alcancen madurez es necesario que se unan en un vínculo perfecto de
amor y juntos puedan crecer y parecerse cada vez más a Cristo. Sin embargo, nada de esto
será posible si como creyentes no hacemos parte de la familia eclesiástica. Veamos entonces
algunas implicaciones de la importancia de hacer parte de la familia eclesiástica.
1. Ser una Familia eclesiástica ayuda a mantenerte en forma espiritualmente: La siguiente
lista de verbos muestra como en el Nuevo Testamento (Romanos 12:9-13Santiago 5:16;
Colosense 3:13-14; Romanos 14:1-4; Hebreos 3:13, Gálatas 6:1-2; Gálatas 5:13;1 Pedro
2:17;) se nos ilustra la actividad que como creyentes desarrollamos en la iglesia y que nos
permiten crecer juntos como familia eclesiástica:
Amar Servir Perdonar
Orar Enseñar Someternos
Alentar Aceptar Comprometernos
Amonestar Honrar Confesar
Saludar Llevar las cargas
2. El aislamiento te engaña en cuanto a tu crecimiento espiritual: Tienes un trabajo en el
cuerpo de Cristo, por eso Dios te ha dado un ministerio y te ha dotado de dones
espirituales. 1 Corintios 12:7. Y la iglesia local es el lugar provisto por Dios para descubrir,
desarrollar y usar los dones. No podemos olvidar que Dios nos dio los dones para edificar
la iglesia.
3. La familia eclesiástica es el instrumento de Dios sobre la tierra: Dios obra en el mundo por
intermedio de nosotros que somos su iglesia. Somos las manos, los pies y el corazón de
Dios para el mundo. Efesios 2:10- 1 Corintios 5:17-20, 2 Corintios 5:17-20
4. La familia eclesiástica evitará que te apartes: La iglesia ayuda al creyente a mantenerse
firme y no caer en la tentación del pecado. Tenemos la responsabilidad de cuidarnos
mutuamente. Hebreos 3:13.
5. La familia eclesiástica restaura a los creyentes a la familia de Dios: (Santiago 5: 19) En la
familia eclesiástica Dios brinda la protección espiritual a través de Pastores y líderes
espirituales. consagrados. Hebreos 13:17.
“No olvides Satanás quiere creyentes aislados porque serán vulnerables”
REFLEXIÓN FINAL
¿Estoy viviendo en forma activa mi rol como miembro de la iglesia local? ¿Estoy creciendo
espiritualmente al hacer parte de la iglesia local?
NOTA: Ud. Esta en la libertad de usar todas las citas bíblicas o solo las que ayuden al
buen desarrollo de la clase.
LECCIÓN 5
LA VIDA JUNTOS
¡Cuán bueno y cuan agradable es que los hermanos convivan en alegría! Salmo 133:1
“También les digo lo siguiente: si dos de ustedes se ponen de acuerdo aquí en la tierra con
respecto a cualquier cosa que pidan, mi Padre que está en el cielo lo hará. Porque donde están
dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos.” Mateo 18:20

La comunión es experimentar la vida juntos. Para tener comunión se requiere que cada
creyente haga parte de un grupo pequeño en el que desarrolle verdaderas relaciones,
dentro de la iglesia local pueden ser un grupo de estudio bíblico, grupo de oración,
equipo del ministerio en el que sirve, etc.; en estos espacios se puede manifestar la
verdadera vida en comunidad. Sin embargo, el pertenecer a estos grupos pequeños no
es la única condición para desarrollar una verdadera comunión, dentro del grupo se
deben manifestar ciertas realidades que indican que se experimenta la vida juntos.
1. Experimentar autenticidad: Se puede ser genuino, honesto y vulnerable, “El
mundo cree que la intimidad necesita oscuridad, pero Dios dice que esta ocurre en
la luz” (Juan 1: 7-8), cuando nos mostramos tal como somos con nuestras luchas y
debilidades estamos viviendo en la luz. Tal autenticidad exige valor y humildad,
implica enfrentar nuestra exposición al temor a ser rechazado y ser herido. Correr
este riesgo es la única manera de crecer.
2. Experimentar reciprocidad: Arte de dar y recibir, se comparten
responsabilidades y nos ayudamos unos a otros. La fe se comparte y alienta al otro
a vivirla (Romanos 1:12; 12:10). Dios espera que hagamos lo que esté a nuestro
alcance para ayudarnos y honrarnos mutuamente.
3. Experimentar compasión: Comprender y compartir el dolor de los demás, no de
una manera superficial. La compasión satisface dos necesidades humanas
esenciales: ser entendidos y apreciados con nuestros sentimientos. Cada vez que
entiendes y aprecias los sentimientos de alguien estableces comunión. El nivel
más profundo de la comunión está en el sufrimiento (Filipenses 3:10-Hebreos
10:33-34-Gálatas 6:2). Es valioso contar con un grupo de amigos creyentes con
quienes poder atravesar momentos de dolor. Pero si solo vivimos en la
autocompasión entonces agotaremos la compasión para los demás. Colosenses
3:12.
4. Experimentar misericordia: La misericordia es el motor que nos mueve a
compasión por los demás y la comunión debe ser un lugar de Gracia. Todos
necesitamos misericordia porque todos fallamos, tenemos errores, debilidades y
estamos luchando contra el pecado, por esto necesitamos aprender a brindar y
recibir misericordia. Sin gracia y misericordia abundante no podemos sostener la
comunión, ya que en las relaciones inevitablemente tendremos que perdonar las
faltas de los demás. Hemos recibido perdón de Dios, también nosotros debemos
hacerlo. 2 Corintios 2:7; Colosenses 3:3.
Aquí se hace importante no confundir perdón con confianza, El perdón se concede
de inmediato, con el perdón ejercitamos la gracia y la misericordia. La confianza se
debe restaurar, se recupera con el tiempo y la evidencia de restauración de aquél
que nos ha ofendido.
REFLEXIÓN FINAL: ¿Reciprocidad, compasión, misericordia y autenticidad, cuál de ellas necesitas
fortalecer en tu vida? ¿De qué forma práctica lo puedes hacer?

LECCIÓN 6
EL ESPÍRITU SANTO NOS AYUDA A EDIFICAR UNA COMUNIDAD SALUDABLE (I
Parte)
Se mantenían firmes en la enseñanza de los apóstoles, en la comunión, en el
42 

partimiento del pan y en la oración. 43 Todos estaban asombrados por los muchos


prodigios y señales que realizaban los apóstoles. 44 Todos los creyentes estaban juntos y
tenían todo en común: 45 vendían sus propiedades y posesiones, y compartían sus bienes
entre sí según la necesidad de cada uno. 46 No dejaban de reunirse en el templo ni un
solo día. De casa en casa partían el pan y compartían la comida con alegría y
generosidad, 47 alabando a Dios y disfrutando de la estimación general del pueblo. Y cada
día el Señor añadía al grupo los que iban siendo salvos. Hechos 2:42-47
“Solo el Espíritu Santo puede crear la verdadera comunión entre los creyentes, pero la cultiva
por las elecciones que como creyentes hagamos y los compromisos que asumamos” Veamos
entonces lo que como creyentes debemos comprometernos a hacer para cultivar una
comunión saludable, no olvidando que el Espíritu Santo es quien nos capacita para hacerlo.
 Sinceridad. Amar lo suficiente como para decir la verdad, aunque en el momento esto
produzca dolor, entendiendo que el único camino para la restauración es la
confrontación, con amor y gracia, del pecado (Efesios 4:15, Proverbios 24:26). Es
necesario ser francos y decir la verdad con la intención correcta no por juzgar, criticar
(Gálatas 6:1:2). Confrontar cuando surge el conflicto, esto evitará una falsa paz, el
chisme, etc. (Efesios 4:25). Enfrentar y solucionar los obstáculos en las relaciones genera
relaciones más estrechas. (Proverbios 28: 23). La franqueza no es disculpa para decir lo
que se quiera y cuando quiera, ser realmente franco implica ser consciente de que la
verdad se dice en el lugar, el momento y las palabras oportunas y con las intenciones
correctas. 1 Timoteo 5:1.
La falta de sinceridad destruye relaciones. Ejemplo de Pablo y la iglesia de Corinto. 1
Corin. 5:3-12
 Humildad: Una definición interesante de humildad es “Humildad no es pensar menos
en ti mismo, sino es pensar más en los demás” Ser orgullosos es oponernos a la gracia
de Dios, es vivir de manera necia.
El orgullo, destruye relaciones, erige muros, separa, divide, pero la humildad construye
puentes. 1 Pedro 5:5. El orgullo detiene la gracia de Dios en nuestras vidas.
Por lo tanto, es importante desarrollar la humildad para nuestras relaciones entre
hermanos y con las demás personas. (Romanos 12:16, Filipenses 2:3-5) Desarrollamos
humildad cuando:
 Reconocemos nuestras debilidades.
 Somos pacientes con las debilidades de otros.
 Estamos dispuestos a ser corregidos.
 Damos reconocimiento a lo que hacen los demás.
 Nuestra actitud frente a quien peca, falla, es la de restaurarle y no juzgarle. Al juzgar
mostramos que nos creemos superiores al hermano que pecó y eso nos llena de
orgullo espiritual.
 Actuamos a favor del bienestar de los otros.
 Comprendemos que nuestro valor está determinado por lo que somos en Cristo.

REFLEXIÓN FINAL
¿Cómo puedo hoy, cultivar la sinceridad y la humildad en mis relaciones con
los creyentes con quienes comparto cercanía, como de mi grupo de Camino
de vida o del ministerio en el que sirvo?
¿Qué papel necesito darle al Espíritu Santo para que se forme en mi
carácter la humildad y la sinceridad?

NOTA: Ud. esta en la libertad de citar todas las referencias bíblicas o solo las que
ayuden al buen desarrollo de la clase.

LECCIÓN 7

EL ESPÍRITU SANTO NOS AYUDA A EDIFICAR UNA COMUNIDAD


SALUDABLE (II Parte)
21 
para que todos sean uno. Padre, así como tú estás en mí y yo en ti, permite que ellos
también estén en nosotros, para que el mundo crea que tú me has enviado. 22 Yo les he
dado la gloria que me diste, para que sean uno, así como nosotros somos uno: 23 yo en
ellos y tú en mí. Permite que alcancen la perfección en la unidad, y así el mundo
reconozca que tú me enviaste y que los has amado a ellos tal como me has amado a mí.
Juan 17:21-23

La construcción de una comunidad saludable es un proceso en el que cada uno debe invertir
tiempo, acción y esfuerzo. Y la ayuda del Espíritu Santo es indispensable. No importa cuanto
pueda costarnos, el mismo poder que resucitó a Cristo de los muertos (Romanos 8: 11) vive en
nosotros, así que Él obrará en nosotros y en nuestro entorno si estamos dispuestos. En esta
lección continuaremos viendo aquellas cualidades que como creyentes debemos cultivar para
edificar una comunidad saludable.
 Amabilidad. “Ser amable significa escoger cómo responder a la gente en lugar de
reaccionar a ellas”. Tratar con respeto, consideración a los demás y tolerar a las
personas que nos molestan y a las que denominaríamos “Difíciles de tratar”. Es tratar a
todos con dignidad (Filipenses 4:5. Tito 3:2. Romanos 12:10). Para desarrollar la
amabilidad es necesario:
 Conocer la historia de los demás y cambiar de perspectiva pensando en cuanto ha
progresado, cuanto Dios ha hecho en ellos y no en cuanto les falta por avanzar.
 No subestimar las opiniones de los demás, Darles la seguridad que pueden
expresar sus dudas, temores, convicciones, etc. sabiendo que no les vamos a
juzgar.
 Ser considerados cuando estamos en posición de tomar una decisión, o
simplemente en la forma de dirigir nuestras palabras a otros, esto lo hacemos si
pensamos en el impacto que tendrá sobre ellos.
 Interesarnos en descubrir lo que fortalece, anima, potencia, impulsa y que lastima
a otros para saber cómo tratarlos y como no tratarlos.
 Mantener la calma ante las personas aun cuando estas nos traten con rudeza.
Proverbios 15:1
 Tratar a los otros como los trataría Jesús.
Confidencialidad. Sea una persona fiable, que provea una atmosfera segura para que las otras
personas puedan confiar sus más profundas luchas, temores, debilidades, etc.
Desarrollamos confidencialidad cuando:
 No somos chismosos. Proverbios 16:28
Contacto frecuente: Hebreos 10:25. Si no compartimos el mismo espacio, actividades,
tiempo, etc., no podremos crear comunión con los demás (Hechos 2:46) Desarrollar el
contacto frecuente implica:
 Cultivar el hábito de reunirnos para poder pasar tiempo juntos.
 Tener la convicción de que la comunión se construye al reunirnos para relacionarnos,
adorar, servir y crecer juntos.
 Invertir tiempo para construir comunión.

REFLEXIÓN FINAL
¿Estás practicando la amabilidad o que estás haciendo para mostrar amabilidad a quienes más
te cuesta? ¿Eres confiable? ¿inviertes tiempo y energía en la construcción de relaciones
saludables?
NOTA: Ud. esta en la libertad de citar todas las referencias bíblicas o solo las que
ayuden al buen desarrollo de la clase.

LECCIÓN 8
EL ESPÍRITU SANTO NOS MOTIVA A RESTAURAR EL COMPAÑERISMO

Pablo y Bernabé permanecieron en Antioquía, enseñando y anunciando la palabra del Señor en
compañía de muchos otros.36 Algún tiempo después, Pablo le dijo a Bernabé: «Volvamos a visitar a los
creyentes en todas las ciudades en donde hemos anunciado la palabra del Señor, y veamos cómo
están». 37 Resulta que Bernabé quería llevar con ellos a Juan Marcos, 38 pero a Pablo no le pareció
prudente llevarlo, porque los había abandonado en Panfilia y no había seguido con ellos en el
trabajo. 39 Se produjo entre ellos un conflicto tan serio que acabaron por separarse. Bernabé se llevó a
Marcos y se embarcó rumbo a Chipre, 40 mientras que Pablo escogió a Silas. Hechos 15: 35-40ª

Solo Lucas está conmigo. Recoge a Marcos y tráelo contigo, porque me es de ayuda en mi ministerio.
2 Timoteo 4:11

La escena descrita en Hechos 15:35-40 tal vez sea difícil de entender para muchos creyentes,
¡cómo puede ser que el gran apóstol Pablo sea el protagonista de esta confrontación con otro
gran hombre de Fe, como lo era Bernabé. Pablo y Bernabé eran compañeros de ministerio,
dos hombres de Dios con una gran visión de extender el evangelio entre los gentiles. Bernabé
tenía un sobrino llamado Juan Marcos quien los había acompañado en el primer viaje
misionero, pero que los había abandonado en mitad de este viaje, decisión que no le gustó a
Pablo. que consideró que Juan Marcos no fue fiel. Ahora están en su segundo viaje misionero
y Pablo decide que deben volver a todas las iglesias que fundaron para saber cómo estaban los
creyentes y animarlos a continuar la fe, Aquí Bernabé le pide a Pablo que lleven a Juan Marcos,
pero este se niega y no logran conciliar posiciones y finalmente terminan separándose.
Este hecho en la vida de Pablo nos enseña que, en las relaciones entre creyentes, así sean
líderes; habrá momentos en que surjan conflictos, desacuerdos, problemas. No podemos
olvidar que los seres humanos somos susceptibles a equivocarnos, fallar, dejarnos llevar por
nuestras debilidades y cuando esto ocurre terminamos disgustando al otro o hiriéndole,
generando peleas, incluso divisiones. En este punto sería muy fácil simplemente permitir que
las relaciones se rompan y alejarnos, pero lo que desea Dios es que restauremos las
relaciones.
Aunque parece que inicialmente estas diferencias entre Pablo y Bernabé eran irreconciliables y
aunque la Biblia no nos dice mucho de cómo se reconciliaron, lo cierto es que estos hombres
de Dios efectivamente lo hicieron y la evidencia la encontramos en la segunda carta a Timoteo
en donde Pablo le dice que le envíe a Juan Marcos. Sí, el mismo Juan Marcos sobrino de
Bernabé. Así que la reconciliación no solo fue Pablo y Bernabé sino Pablo y Juan Marcos. Y
solamente con la ayuda del Espíritu Santo podemos lograr la reconciliación entre hermanos.
¿Por qué debemos trabajar en restaurar relaciones entre los hermanos?
 Porque el Señor nos ha dado el ministerio de la reconciliación. 2 Corintios 5:18,
Filipenses 2:1-2.
 Porque es una prioridad para el Señor. Mateo 5:23-24
 Porque es señal de madurez espiritual. Romanos 15:5.
 Porque el compañerismo roto entre nosotros es un mal testimonio para los no
creyentes. Juan 13:34-35.
 Porque el Señor quiere que aprendamos a ser pacificadores. Mateo 5:9 Los
pacificadores son aquellos que intencional y activamente procuran resolver conflictos,
así que trabajar por la paz es una de las habilidades más importantes que debemos
desarrollar. Trabajar por la paz no es evitar los conflictos, no es huir de ellos, es
resolverlos.
 Porque el verdadero amor es puesto a prueba cuando hay personas que generan
conflictos. Mateo 5:43-48.

REFLEXIÓN
¿Qué tan dispuesto estoy para restaurar relaciones rotas en mi vida?

NOTA: Ud. esta en la libertad de citar todas las referencias bíblicas o solo las que
ayuden al buen desarrollo de la clase.
LECCIÓN 9

EL ESPÍRITU SANTO NOS AYUDA A RESTAURAR EL


COMPAÑERISMO

Dios bendice a los que procuran la paz, porque serán llamados hijos de
Dios.
Mateo 5:9
¿CÓMO RESTAURAR RELACIONES?
Hay siete pasos bíblicos para restaurar relaciones:
Paso 1. Habla con Dios antes que con la persona. El Señor es el más interesado en que
restauremos relaciones. El Espíritu Santo nos ayuda a entender en que nos equivocamos y
trabaja en nuestro corazón y en el de la otra persona preparándonos para la reconciliación,
por eso debemos ir al Señor antes de hablar con la persona involucrada en el conflicto.
Paso 2. Toma la iniciativa siempre. “el tiempo no cura las heridas, las inflama” 1 Pedro 3:7,
Proverbios 28:9
Paso 3. Sé comprensivo:
Escuchar atentamente los sentimientos de la otra persona, antes de tratar de resolver un
desacuerdo. (Filipenses 2:4), esto requiere primero escuchar, sin importar si estamos de
acuerdo o no con esos sentimientos. De esta forma, podremos comprender sus palabras o
acciones. No olvidemos que nuestros sentimientos nublan nuestra capacidad de actuar
correctamente (Salmos 73:21-22). Por ejemplo, soportar el enojo de una persona ofendida, es
hacer un sacrificio y más aún cuando el enojo de esa persona no tiene fundamento. Romanos
15:2-3
Paso 4. Confiesa tu parte en el conflicto:
Para esto es necesario admitir mis propios errores o pecados, lo que evidencia mi interés en
resolver el conflicto. Mateo 7:5. Por esto es importante pedirle a Dios y a un tercero que nos
ayude a identificar nuestra parte en el conflicto ya que en ocasiones no creemos que estamos
actuando mal, pensamos que es el otro quien tiene el problema. 1 Juan 1:8 Recuerda, asumir
nuestra responsabilidad en el conflicto evidencia que nuestra actitud no está a la defensiva y
desarmamos el enojo que hay en el corazón de la otra persona.
Paso 5. Ataca el problema no a la persona
Si buscamos culpables no vamos a solucionar el problema, así que no nos enfoquemos en
quién tuvo la culpa. En este punto es importante hablar del problema y no de las personas.
Por ejemplo, es mejor decir: - es que en el momento de la discusión fulanito actuó con ira -;
que decir – es que Fulanito es un iracundo-. También se requiere evitar el uso de palabras
dañinas. (Efesios 4:29) Algunos tipos de palabras dañinas son: desaprobación, menosprecio,
comparaciones, etiquetas, insultos, condescendencia, sarcasmo.
Paso 6. Coopera tanto como puedas. (Mateo 5:9)
Para lograr buenas relaciones necesitamos sacrificar nuestro orgullo, esto significa que no
siempre hay que ganar las discusiones, Debemos aprender a ceder: optar por lo que la otra
persona prefiere y no por lo que nosotros queremos.
Paso 7. Haz hincapié en la reconciliación no en la solución
Cuando nos enfocamos en la reconciliación el problema toma un segundo plano de
importancia y hasta puede tornarse irrelevante. Se pueden restablecer relaciones sin haber
resuelto las diferencias. La reconciliación es enterrar el “arma” no el asunto, así que después
de la reconciliación se puede seguir trabajando en el asunto en un clima de armonía y
relaciones saludables.

REFLEXIÓN FINAL
¿Hay relaciones rotas en mi vida? ¿Qué debo hacer hoy para restaurar una relación rota?

NOTA: Ud. esta en la libertad de citar todas las referencias bíblicas o solo las que
ayuden al buen desarrollo de la clase.

LECCIÓN 10

CUIDANDO LA IGLESIA
Esfuércense por mantener la unidad del Espíritu mediante el vínculo de la paz. Efesios 4:3

Por amor a la casa del Señor nuestro Dios,


buscaré lo mejor para ti, oh Jerusalén. Salmo 122:9
14 
Por encima de todo, vístanse de amor, que es el vínculo perfecto. Colosenses 3:14-15
19 
Por lo tanto, esforcémonos por promover todo lo que conduzca a la paz y a la mutua
edificación. Romanos 14:19

Como miembro del cuerpo de Cristo cada uno tiene la responsabilidad de protegerlo, esta no
es exclusiva para algunos, quizá podemos pensar que esta recae solamente sobre los pastores
o algunos líderes. Lo cierto es que Dios ama a la iglesia y anhela que toda trabaje por la
unidad, siendo reconocida por el amor. No espera que sea perfecta o no tenga conflictos pero
que trabaje por mantener la unidad del Espíritu. A continuación, se mencionan algunos
consejos bíblicos para poner en práctica y así contribuir en el cuidado de nuestra iglesia.
1. Enfocarnos en lo que tenemos en común no en las diferencias: Como creyentes
compartimos muchas cosas valiosas en común: Romanos 10:12; Romanos 12:4-5: 1
Corintios 1:10; 1 Corintios 8:6; 1 Corintios 12:13; Efesios 4:4; Filipenses 2:2.
Recordemos que en otros aspectos Dios mismo fue quien nos hizo diferentes y estas
diferencias pueden llegar a ser valiosas riquezas en la vida de la iglesia.
2. Sea realista con respecto a sus expectativas: Mientras aprendemos lo que es la
verdadera comunión, se nos hace difícil el hecho de que nuestro ideal de iglesia no se
cumpla. Entonces vivimos para ver lo malo y criticar a nuestros hermanos, nos fijamos
más en los conflictos, heridas, negligencia, legalismo etc. Así que, solo cuando
entendemos que no somos perfectos y que todos necesitamos la gracia de Dios,
aprenderemos a amar a la iglesia con esta realidad.
3. Decídase a animar más que a criticar: (Santiago 4:11; Romanos 14:19) Dios no nos ha
ordenado hacer el papel de jueces, que nuestra energía la invirtamos en procurar la
unidad y la edificación de la iglesia, no en dañar, comparar o juzgar.
4. Niéguese a escuchar chismes: (Proverbios 16:28 ; 17:4 26:20) Los chismes solo traen
conflicto, La mejor manera de detener el conflicto es confrontar a quien está creando
rumores. Evita hacer parte de quienes difunden chismes, escucharlos te hace cómplice.
Recuerda que Dios llama a los chismosos “alborotadores”.
5. Practique el método de Dios para solucionar conflictos: (Lucas 22:42)
6. Apoye a su pastor y líderes: Hebreos 13:17; 1 Tes 5:12-13. Una manera de proteger la
comunión en la iglesia es honrar a quienes nos sirven. Estemos siempre dispuestos a
hacer de su liderazgo un gozo, como lo dice Dios en su palabra (orar por ellos, estimular
su liderazgo, apreciarlos).
REFLEXIÓN FINAL:
¿Reconozco mi responsabilidad como protector de la unidad de la iglesia?
¿Qué estoy haciendo para proteger la unidad de la familia espiritual a la que
pertenezco?

NOTA: Ud. esta en la libertad de citar todas las referencias bíblicas o solo las que
ayuden al buen desarrollo de la clase.