Está en la página 1de 2

Durante mucho tiempo ha habido silencio sobre la Tercera Persona de la Santísima

Trinidad. Dicho silencio, que le valió el nombre de “Dios desconocido”, debe venir en
parte de que al Espíritu Santo se le conoce por su acción y, por decirlo de alguna
manera, se le experimenta pero siempre es difícil expresarlo.

Así como el Hijo nos habla del Padre, el Espíritu Santo da testimonio del Hijo. Pero a Él
lo conocemos por su acción. A partir del Concilio Vaticano II se han renovado los
estudios de pneumatología y hoy es posible encontrar muy buenas monografías.

El Padre Cantalamessa, uno de los autores más leídos en la actualidad, y de profunda y


prolífica pluma así como influencia en los fieles, nos ofrece en este volumen una
auténtica enciclopedia sobre el Espíritu Santo.

Lo hace, además, de una forma atractiva. Su esquema sigue un célebre poema


medieval que aún hoy se utiliza en la liturgia, el Veni, creador Spiritus, atribuido a
Rábano Mauro (s. IX).

Siguiendo las estrofas de ese bello texto medieval el autor desarrolla toda la teología
sobre el Espíritu Santo y su acción en la Iglesia. Para Cantalamessa es de suma
importancia recuperar la importancia de los carismas, como floraciones de la
acción del Espíritu Santo en la historia y en la vida de la Iglesia. Por eso el libro
no es sólo especulativo sino muy orientado a vivir la fe y a comprender la acción de la
Tercera Persona de la Santísima Trinidad en nuestra vida.

El Padre Cantalamessa conoce muy bien los textos escriturísticos referidos al Espíritu
Santo. Acude a ellos para poder conocer mejor al Paráclito. Pero, además, hace uso de
un tesoro de fuentes, que van desde un amplio conocimiento de los Padres de la
Iglesia, a referencias muy oportunas a la literatura actual, sin descuidar
las hermosas oraciones compuestas en la época medieval o las afirmaciones
provenientes de autores reformados.

La riqueza de los recursos empleados por el autor se suma a la reflexión y vivencia


propia del autor, que nos ofrece así un texto muy completo que no debe pasar
desapercibido. Así, el libro se nos ofrece como un testimonio de la Tradición católica
abierto a la dimensión ecuménica.

Precisamente este aspecto ecuménico le interesa mucho al autor. Se nota


especialmente en lo que señala acerca de la doctrina del filioque que, como es sabido,
es motivo de discusión teológica entre ortodoxos y católicos. Al respecto propone una
interpretación conciliadora: “Padre en el Espíritu; Hijo en el Espíritu”.

Cantalamessa nos ofrece un volumen muy bien documentado, exquisitamente


trabajado y notablemente sugerente. Apropiado para el estudio pero también para la
formación de los laicos y para la lectura espiritual.

VEN, ESPÍRITU CREADOR


Raniero Cantalamessa
Prólogo del Cardenal Joseph Ratzinger
Monte Carmelo
Burgos, 2007
484 páginas