Está en la página 1de 2

EL ABC DE LA TAREA DOCENTE (G y P) Capitulo 8

La evaluación supone un acto de poder por parte del evaluador, toma decisiones, juzga.

La evaluación es una práctica pedagógica muy difundida y de uso diario en la escuela.

Dos modelos de evaluación en los que cambian el objetivo y el objeto de la evaluación.

1) Tradicional: evaluar es medir productos de aprendizaje para calificar a los alumnos con
una nota y acreditar supuestos saberes que el alumno posee o no. Se evalúa el
producto del aprendizaje. Este tipo se llama Evaluación Sumativa. Se propone apreciar
el grado de apropiación de los contenidos (el resultado) y emite un juicio sobre ello. El
enfoque de este tipo de evaluación es retrospectivo porque juzga el final del proceso,
el resultado y no el proceso de aprendizaje como un todo, de comienzo a fin. El que
evalúa es siempre el docente y el evaluado es el alumno, el docente y sus prácticas de
enseñanza no son responsables de los resultados de aprendizaje. El instrumento de
evaluación privilegiado es la prueba escrita, que se plasma en un instrumento de
poder: el boletín. Evaluar es, ante todo, un acto de medición según un modelo
estándar. Este modelo destaca el logro de los objetivos propuestos. Entre los
problemas de este tipo de evaluación, está el que se valora y se emite un juicio pero
no explica ni investiga las causas que llevaron a ese desempeño, pues los instrumentos
empleados no aportan ese tipo de información (multiple choise, test). Tiene una
función de control de contenidos adquiridos, castiga y controla actos de indisciplina y
decide si el alumno promociona. Se enseña para evaluar, se enseña lo que se va a
tomar. Se evalúa en términos de éxito o fracaso. La evaluación es normativa, utiliza
criterios establecidos de antemano.

2) Segundo Modelo: la evaluación es un juicio complejo acerca del desempeño del


aprendizaje de los estudiantes y las estrategias de enseñanza. Es un momento de reflexión
y análisis de la enseñanza y el curriculum (posibles cambios). Se evalúa también para
mejorar los procesos de enseñanza. Tiene carácter complejo, ético y político (porque es un
juicio y acto de medición).

2) Características de esta concepción:

3) -Evaluar no es un proceso neutral ni objetivo

4) -La evaluación se acerca a un modelo de investigación, hay que comprender


circunstancias, procesos, significados, historias personales.
5) - Retroalimenta la tarea de enseñar, es formativa para el docente.

6) -Evaluación formativa: se orienta a recolectar datos del proceso de aprendizaje y de


enseñanza, el proyecto de una escuela, la utilización de un material didáctico, etc. Es
prospectiva pues su preocupación