Está en la página 1de 1

EL SILENCIO DE LOS INOCENTES

El silencio de los inocentes es un largometraje estadounidense del año 1991 donde relata la historia de la
agente del FBI Clarice Starling, la cual es encomendada a atrapar al asesino en serie “Buffalo Bill” con
ayuda del doctor Hannibal Lecter, un criminal recluido en un centro psiquiátrico.
La historia tiene lugar en Estados Unidos a principio de los años 90, donde han ocurrido una racha de
asesinatos a mujeres, las cuales han aparecido desolladas en algunas partes de su cuerpo. El caso queda
en manos de la joven agente Clarice Starling, quien con su personalidad fuerte demuestra que es apta para
llevar este trabajo. Sin embargo, la película nos muestra un contexto donde la protagonista vive en un
“mundo de hombres”, en la cual se ve infravalorada por su condición de mujer y en donde se ve siempre
retada por situaciones y obstáculos que la alejan cada vez más de su objetivo hasta que finalmente lo
logra, y es ahí donde se alza como una heroína, recibiendo todo el reconocimiento que se merece.
Sin embargo, el desarrollo de Clarice para alcanzar su clímax se ve truncado con la aparición de otro
personaje que se roba la atención en los tan solo 20 minutos que aparece en pantalla: Hannibal Lecter.
Este psiquiatra es educado, culto, frío, calculador, astuto, narcisista y manipulador, con un alto
conocimiento en psicología y una gran capacidad de análisis, interpretación y deducción, siendo el
canibalismo el principal elemento característico de su actividad criminal.
Cuando la agente Clarice se encuentra con Hannibal para obtener de él información sobre Buffalo Bill, se
hace notoria una clara tensión donde se hacen explícitos muchos de los conflictos de Clarice,
principalmente los referentes a su miedo de fracasar frente a sus motivaciones. En cambio, el espectador
puede observar que en un principio las motivaciones del Dr. Lecter a la hora de ayudar al FBI podrían estar
encaminadas en la obtención de posibles beneficios; sin embargo, a medida que su interacción con Clarice
avanzaba, este pudo ver en ella características similares a él que lo motivaron a seguir ayudándola en el
caso de Buffalo Bill. Todo lo anterior, acompañado con un exquisito guion y con las interpretaciones de
Jodie Foster y Anthony Hopkins que resaltan la naturaleza valiente de Clarice, y la enigmática de Lecter,
sumergen al espectador en un ambiente de suspenso en el cual la tensión es palpable, donde cada detalle
manifiesto es una pista más para llegar al final del caso.
A pesar de que estos dos personajes desarrollan lo que son los cimientos de la trama, hay otro que gana
protagonismo a medida que el filme llega su escena final, este es Buffalo Bill, el verdadero antagonista de
la historia. Su construcción dentro de la trama es supremamente compleja y entender el porqué de sus
acciones se vuelve una incógnita que se desenvuelve durante las conversaciones entre Clarice y Lecter. Al
final, se comprende que su principal motivación está en la transformación de sí mismo y aunque sus
conflictos puedan ir más allá de eso, sus acciones giran en torno a este objetivo, evidenciándose en su
búsqueda constante de apropiación de estética femenina. Con todo lo anterior, la apreciación de los 3
personajes pone en manifiesto los valores expuestos en la película, estos pueden evidenciarse
principalmente en el personaje de Clarice, pues teniendo en cuenta el contexto de la época en el que se
desarrolló la misma, esta puede ser tomada como ejemplo dentro del movimiento feminista, pues dicho
personaje en su rol de protagonista femenina, expone muchos de los valores, cualidades y características
que para dicha época no era común de ver en producciones cinematográficas de dicho calibre.
Por otro lado, en el caso del Dr. Lecter y Buffalo Bill, estos al ser considerados asesinos en serie, se podría
pensar que son carentes de valores; sin embargo, se evidencia cierto nivel de respeto como valor, en el
primero hacia Clarice una vez la empieza a conocer bien y en el segundo hacia los animales.
Fue el desarrollo de éstos, junto con una trama policíaca que juega con los estragos de la mentalidad
humana, que permitieron a esta película considerarse como uno de los mejores thrillers psicológico de la
historia del cine.