Está en la página 1de 12

1

A∴A∴
Publicación en Clase B

2
LAS SEÑAS DE LOS GRADOS
1. Tierra: el dios Set luchando.
2. Aire: el dios Shu aguantando el cielo.
3. Agua: la diosa Auramoth.
4. Fuego: la diosa Thoum-aesh-neith.
5-6. Espíritu: el abrir y cerrar el velo.
7-10. Las señales L V X.
7. + Osiris muerto –la cruz.
8. L Isis en luto –Esvástica.
9. V Apofis/Tifón –el Tridente.
10. X Osiris resucitado –el Pentagrama.

3
I
1. Este libro es muy fácil de malinterpretar; se le pide a los lectores usar su más agudo sentido crítico en
su estudio, de la misma manera que lo hicimos nosotros al prepararlo.
2. En este libro se habla de las Sephiroth y de los Senderos; de Espíritus y Conjuraciones; de Dioses,
Esferas, Planos, y muchas otras cosas que pueden existir o no.
Es inmaterial si existen o no. Al hacer ciertas cosas, se obtienen ciertos resultados; se advierte
formalmente a los estudiantes en contra de atribuir realidad objetiva o validez filosófica a cualquiera de estos.
3. Las ventajas que se obtendrán de esta manera son básicamente las siguientes:
(a) Una ampliación del horizonte de la mente.
(b) Una mejora en el control de la mente.
4. El estudiante, si alcanza el éxito en las siguientes prácticas, se encontrará confrontado por cosas (ideas
o seres) demasiado gloriosos o demasiado terribles para ser descritos. Es esencial que mantenga la maestría de
todo lo que contempla, escucha o concibe; de otra manera será esclavo de la ilusión, y presa de la locura.
Antes de iniciar cualquiera de estas prácticas, el estudiante debe estar en buena salud, y haber alcanzado la
justa maestría de āsana, prānāyāma, y dhārana. 1
5. Hay poco peligro de que cualquier estudiante, sin importar cuán vago o estúpido sea, falle en obtener
algún resultado; pero hay gran peligro de que se descarríe, obsesione y abrume por sus resultados, por más
que sea gracias a ello que los resultados se obtengan. Es más, demasiado a menudo puede confundir el primer
lugar de descanso con la meta, y sacarse la armadura como si fuese un vencedor antes de que la lucha haya
comenzado.
Es deseable que el estudiante nunca apegue a ningún resultado la importancia que parece tener en un
principio.
6. Primero, entonces, consideremos el Liber 777 y su uso; la preparación del Lugar; el uso de las
Ceremonias Mágicas; y finalmente los métodos que siguen en el Capítulo V. “Viator in Regnis Arboris”, 2 y
en el Capítulo VI. “Sagitta trans Lunam.” 3
(En otro libro se tratará la Expansión y Contracción de la Consciencia; el progreso mediante la muerte de
los Cakkrâms; el progreso mediante la muerte de los Pares de Opuestos; los métodos de Sabhapaty Swāmi,
etc. etc.)

II
1. El estudiante debe PRIMERO obtener un profundo conocimiento del Liber 777, especialmente de las
columnas i., ii., iii., v., vi., vii., ix., xi., xii., xiv., xv., xvi., xvii., xviii., xix., xxxiv., xxxv., xxxviii., xxxix., xl.,
xli., xlii., xlv., liv., lv., lix., lx., lxi., lxiii., lxx., lxxv., lxxvii., lxxviii., lxxix., lxxx., lxxxi., lxxxiii., xcvii.,
xcviii., xcix., c., ci., cxvii., cxviii., cxxxvii., cxxxviii., cxxxix., clxxv., clxxvi., clxxvii., clxxxii. 4
Cuando estas estén comprometidas a su memoria, comenzará a entender la naturaleza de estas
correspondencias. (Ver ilustraciones: El Templo de Salomón el Rey, en The Equinox I (2).)
2. Si tomamos un ejemplo el uso de la tabla se aclarará.
Supongamos que deseas obtener conocimiento de alguna ciencia obscura.
En la columna xlv., línea 12, encontrarás “Conocimiento de Ciencias”
Ahora viendo la línea 12 en las otras columnas, encontrarás que el Planeta que se corresponde es
Mercurio, su número el ocho, sus figuras lineales el octágono y el octagrama, el Dios que rige ese planeta es
Thoth, o en el simbolismo hebreo Tetragrammaton Adonai y Elohim Tzabaoth, su Arcángel es Raphael, su
Coro de Ángeles Beni Elohim, su Inteligencia es Tiriel, su Espíritu Taphthartharath, sus colores el Naranja
(ya que Mercurio es la esfera de la Sephirah Hod, 8), Amarillo, Púrpura, Gris, e Índigo rayado con Violeta; su
Arma Mágica la Vara o el Caduceo; sus Perfumes la Almáciga y otros, sus plantas sagradas la Verbena y
otras, su joya el Ópalo o la Ágata, su animal sagrado la Serpiente, etc. etc.

1. [Ver Liber E.]

2. [Latín, “El viajero en los Reinos del Árbol (de la Vida)”.]

3. [Latín, “La flecha más allá de la Luna” (ver el diagrama del Árbol de la Vida).]

4. [Todas estas columnas están reimpresas en el Apéndice V de Magick en Teoría y Práctica, con una numeración distinta.]

4
3. Luego se preparará el Lugar de Trabajo acordemente. En un círculo naranja se dibujará una estrella de
ocho puntas amarilla, en cuyas puntas se ubicarán ocho lámparas. Se dibujará el Sigilo del Espíritu (que se
encuentra en la obra de Cornelius Agrippa y en otros libros) en los cuatro colores con otros dispositivos tales
como los que tus experiencias puedan sugerir.
4. Y así sucesivamente. No podemos explayarnos aquí al respecto de todas las preparaciones necesarias;
y el estudiante las encontrará completamente explicadas en los libros apropiados, de los cuales la Goëtia es
quizás el mejor ejemplo.
Estos rituales no necesitan ser servilmente imitados; al contrario, el estudiante no debe hacer nada con el
objeto que no entienda; también, de tener alguna capacidad, encontrará sus propios y crudos rituales más
efectivos que los rituales altamente pulidos de otras personas.
El propósito general de toda esta preparación es como sigue:
5. Ya que el estudiante es un hombre rodeado de objetos materiales, si su deseo es amaestrar una idea
particular, debe hacer que cada objeto material a su alrededor sugiera directamente esa idea. Así en el ritual
citado, si su mirada cae sobre las luces, su número sugiere a Mercurio; huele los perfumes, y de nuevo
Mercurio es llevado a su mente. En otras palabras, el entero aparato y ritual mágico es un sistema complejo de
mnemotécnica.
(La importancia de esto yace principalmente en el hecho de que conjuntos particulares de imágenes que el
estudiante encontrará en sus andanzas corresponden a figuras líneas particulares, a nombres divinos, etc., y
son controladas por ellos. Sobre la posibilidad de producir resultados externos a la mente del vidente
(objetivos, en la ordinaria aceptación del término por sentido común) aquí callamos.)
6. Hay tres prácticas importantes conectadas con todas las formas del ceremonial (y los dos Métodos que
describiremos luego). Estas son:
(1) Asunción de formas Divinas.
(2) Vibración de Nombres Divinos.
(3) Rituales de “Destierro” y “Invocación”.
Estas, al menos, deben ser completamente amaestradas antes de intentar los peligrosos Métodos de los
Capítulos V. y VI.

III
1. Las Imágenes Mágicas de los Dioses de Egipto deben ser profundamente familiares. Esto puede
lograrse estudiándolas en cualquier museo público, o en libros que puedan ser accesibles al estudiante. Luego
deben ser cuidadosamente pintados por él, tanto mirando el modelo como de memoria.
2. El estudiante, sentado en la posición del “Dios”, o en la actitud característica del Dios deseado, debe
entonces imaginar Su imagen coincidiendo con su propio cuerpo, o envolviéndolo. Esto debe ser practicado
hasta que se consiga la maestría de la imagen, y una identidad con ella y con el Dios experimentado.
Es una cuestión muy lamentable que no existan pruebas de éxito simples y certeras en esta práctica.
3. La vibración de los Nombres Divinos. Como otro medio de identificar la consciencia humana con
aquella porción pura de ella, la cual el hombre llama por el nombre de algún Dios, que haga así:
4. (a) Que se pare con los brazos extendidos. (Ver ilustración)*
(b) Inhalar profundamente por la nariz, imaginando el nombre del Dios deseado entrando con el aire.
(c) Que ese nombre descienda lentamente desde los pulmones hacia el corazón, el plexo solar, el
ombligo, los órganos sexuales, y así hasta los pies.
(d) En el momento que parezca tocar los pies, avanzar rápidamente el pie izquierdo doce pulgadas,
llevar el cuerpo hacia adelante, y que las manos (llevadas a los costados de los ojos) despedidas, de manera
que quedes de pie en la posición típica del Dios Horus**, y al mismo tiempo imagina el Nombre
precipitándose rápidamente hacia arriba a través del cuerpo, mientras lo exhalas por la nariz con el aire que
quedaba en los pulmones. Todo esto debe ser hecho con toda la fuerza de la que seas capaz.
(e) Luego retira el pie izquierdo, y ubica el dedo índice† sobre los labios, de manera que estés en la
posición característica del Dios Harpócrates.

* Este mandato no se aplica a dioses como Ptah o Harpócrates cuyas naturalezas no son acordes a este gesto.
** Ver ilustración en The Equinox I (1), Fuerza Ciega.
† O el pulgar, con los dedos cerrados. El pulgar simboliza al espíritu, el índice al elemento agua.

5
5. Es una señal de que el estudiante está llevando a cabo esto correctamente cuando una sola “Vibración”
agota enteramente su fuerza física. Debe causarle acaloramiento general, o violenta transpiración, y cansarlo
al punto de que le sea difícil mantenerse de pie.
6. Es una señal de éxito, aunque solo percibida por el estudiante, cuando escucha el nombre del Dios
vehementemente rugido, como la concurrencia de diez mil truenos; y debe parecerle como si aquella Gran
Voz procede del Universo, y no de él mismo.
En las dos prácticas anteriores toda consciencia de algo que no sea la forma Divina y su nombre debe ser
absolutamente borrada; y cuanto más tarde en volver la percepción normal, mejor.

IV
1. Los Rituales del Pentagrama y Hexagrama deben ser memorizados. Son los siguientes.

El Ritual Menor del Pentagrama


(i) Tocándose la frente, decir Ateh (Tuyo es).
(ii) Tocándose el pecho, decir Malkuth (el Reino).
(iii) Tocándose el hombro derecho, decir ve-Geburah (y el Poder).
(iv) Tocándose el hombro izquierdo, decir ve-Gedulah (y la Gloria).
(v) Uniendo las manos sobre el pecho, decir le-Olahm, Amen (por los Siglos, Amén).
(vi) Girando hacia el Este, hacer un Pentagrama (el de la Tierra) con el arma apropiada (usualmente
la Vara). Decir (vibrar) I H V H.
(vii) Girando hacia el Sur, lo mismo, pero decir A D N I.
(viii) Girando hacia el Oeste, lo mismo, pero decir A H I H.
(ix) Girando hacia el Norte, lo mismo, pero decir A G L A.
(Pronunciar: Ye-ho-wau, Adónai, Eheieh, Agla.)
(x) Extendiendo los brazos en la forma de una Cruz, decir:
(xi) Ante mí, Raphael;
(xii) Detrás de mí, Gabriel;
(xiii) En mi mano derecha, Michael;
(xiv) En mi mano izquierda, Auriel;
(xv) A mi alrededor flamea el Pentagrama;
(xvi) Y en la Columna está la Estrella de seis rayos.
(xvii-xxi) Repetir del (i) al (v), la “Cruz Qabalística.”

El Ritual Mayor del Pentagrama


Los pentagramas se trazan en el aire con la espada u otra arma, el nombre se dice en voz alta, y las señas
usadas, como está ilustrado.

LOS PENTAGRAMAS DE ESPÍRITU


Invocación Destierro

Equilibrio de los Activos


Nombre: A H I H (Eheieh).

Equilibrio de los Pasivos


Nombre: A G L A (Agla).

6
Las señas del Portal (ver Ilustración): Extender las manos hacia adelante, palmas hacia afuera, separarlas
como desgarrando un velo o cortina (activos), y luego juntarlas como cerrándolo de nuevo y que caigan hacia
los costados (pasivos).
(El Grado del “Portal” es particularmente atribuido al elemento Espíritu; se refiere al Sol; los Senderos de
‫ס‬, ‫נ‬, y ‫ ע‬están atribuidos a este grado. Ver Liber 777, líneas 6 y 31 bis.)
LOS PENTAGRAMAS DE FUEGO
Invocación Destierro

Nombre: A L H I M (Elohim).

La señal de 4º=7□: Levantar los brazos por encima de la cabeza y unir las manos de manera que las puntas
de los dedos y los pulgares se junten, formulando un triángulo. (ver Ilustración).

(El Grado de 4º=7 está particularmente atribuido al elemento Fuego; se refiere al planeta Venus; los
Senderos de ‫ק‬, ‫צ‬, y ‫ פ‬están atribuidos a este grado. Para otras atribuciones ver Liber 777, líneas 7 y 31.)

LOS PENTAGRAMAS DE AGUA


Invocación Destierro

Nombre: A L (El).

La señal de 3º=8□: Levantar los brazos hasta que los codos estén nivelados con los hombros, llevar las
manos cruzando el pecho, los pulgares y las puntas de los dedos tocándose para formar un triángulo con su
ápice apuntando hacia abajo. (ver Ilustración)
(El Grado de 3º=8□ está particularmente atribuido al elemento Agua; se refiere al planeta Mercurio; los
Senderos de ‫ר‬, y ‫ ש‬están atribuidos a este grado. Para otras atribuciones ver Liber 777, líneas 8 y 23.)

LOS PENTAGRAMAS DE AIRE


Invocación Destierro

Nombre: I H V H (Ye-ho-wa).

La señal de 2º=9□: Estirar ambos brazos hacia arriba y afuera, los codos doblados en ángulos rectos, las
manos llevadas hacia atrás, las palmas hacia arriba como soportando un peso. (ver Ilustración)
(El Grado de 2º=9□ está particularmente atribuido al elemento Aire; se refiere a la Luna; el Sendero de ‫ת‬
está atribuido a este grado. Para otras atribuciones ver Liber 777, líneas 9 y 11.)

7
LOS PENTAGRAMAS DE TIERRA
Invocación Destierro

Nombre: A D N I (Adonai).

La señal de 1º=10□: Llevar el pie derecho hacia adelante, estirar la mano derecha hacia arriba y adelante,
la mano izquierda hacia abajo y atrás, las palmas abiertas. (ver Ilustración)

(El Grado de 1º=10 está particularmente atribuido al elemento Tierra. Ver Liber 777, líneas 10 y 32 bis.)

El Ritual Menor del Hexagrama


Este ritual debe ser llevado a cabo después del “Ritual Menor del Pentagrama.”
(i) Pararse derecho, pies juntos, brazo izquierdo a un costado, brazo derecho cruzando el cuerpo,
sosteniendo la vara u otra arma verticalmente en la línea media. Luego girar hacia el Este, y decir:
(ii) I. N. R. I.
Yod. Nun. Resh. Yod.
Virgo, Isis, Madre Poderosa.
Escorpio, Apofis, Destructor.
Sol, Osiris, Muerto y Resucitado.
Isis, Apofis, Osiris, IAO.
(iii) Extender los brazos en forma de cruz, y decir:
La señal de Osiris Muerto. (ver Ilustración)
(iv) Levantar el brazo derecho hasta que apunte hacia arriba, manteniendo el codo cuadrado, y bajar el
brazo izquierdo hasta que apunte hacia abajo; manteniendo el codo cuadrado, mientras se inclina la
cabeza sobre el hombro izquierdo mirando hacia abajo de manera que los ojos sigan al antebrazo
izquierdo, y decir:
La señal de Isis de Luto. (ver Ilustración)
(v) Levantar los brazos en un ángulo de sesenta grados entre ellos por encima de la cabeza, la cual se
lleva hacia atrás, y decir:
La señal de Apofis y Tifón. (ver Ilustración)
(vi) Cruzar los brazos sobre el pecho, e inclinar la cabeza, y decir:
La señal de Osiris Resucitado. (ver Ilustración)
(vii) Extender los brazos de nuevo como en (iii) y cruzarlos de nuevo como en (vi), diciendo:
L. V. X., Lux, la Luz de la Cruz.
(viii) Con el arma mágica trazar el Hexagrama de Fuego en el Este, diciendo:
ARARITA (‫)אראריתא‬
Esta palabra consiste de las iniciales de una frase que significa “Uno es su
Comienzo; Una Su Individualidad: Su Permutación es Una.”
El hexagrama consiste de dos triángulos equiláteros, ambos ápices apuntando
hacia arriba. Comenzar con el ápice del triángulo superior y trazarlo en dirección
dextro rotatoria. El ápice del triángulo inferior debe coincidir con el punto
central del triángulo superior.

(ix) Trazar el Hexagrama de Tierra en el Sur, diciendo:


ARARITA.
Este Hexagrama tiene el ápice el triángulo inferior apuntando hacia abajo, y
debe poder ser inscripto en un círculo.

8
(x) Trazar el Hexagrama de Aire en el Oeste, diciendo:
ARARITA.
Este hexagrama es como el de Tierra; pero las bases de los triángulos
coinciden, formando un diamante.

(xi) Trazar el Hexagrama de Agua en el Norte, diciendo:


ARARITA.
Este hexagrama tiene al triángulo inferior ubicado encima del superior, de
manera que sus ápices coinciden.

(xii) Repetir (i-vii)

El Ritual de Destierro es idéntico, salvando que la dirección de los Hexagramas debe revertirse.

El Ritual Mayor del Hexagrama


Para invocar o desterrar planetas o signos zodiacales.
Sólo se usa el Hexagrama de Tierra. Dibujar el hexagrama, comenzando en la punta atribuida al planeta
con el que se está lidiando. (ver Liber 777, col. lxxxiii.)
Así, para invocar a Júpiter comenzar en la punta derecha del triángulo inferior, dextro rotariamente, y
completar; luego trazar el triángulo superior desde su punta derecha y completar.
Trazar el sigilo astrológico del planeta en el centro de tu hexagrama.
Para el Zodíaco, usar el hexagrama del planeta que rige el signo requerido (Liber 777, col. cxxxviii.); pero
dibujar el sigilo astrológico del signo en vez del sigilo del planeta.
Para Caput y Cauda Draconis usar el hexagrama lunar, con el sigilo de ☊ o ☋.
Para desterrar, revertir el hexagrama.
En todos los casos usar una conjuración con ARARITA, y luego con el nombre del Dios correspondiente
al planeta o signo con el que se está lidiando.
Los Hexagramas correspondientes a los planetas son como se muestran en la figura.
2. Estos rituales deben ser practicados hasta que las figuras dibujadas parezcan en llamas, en llamas tan
cercanas a unas reales que quizás fueran vistas a los ojos de un espectador, de haber uno presente. Se alega
que algunas personas han obtenido el poder de encender fuego por estos medios. Sea verdad o mentira, este
poder no debe ser el objetivo.
3. El éxito en el “destierro” es asegurado mediante un “sentimiento de limpieza” en la atmosfera; éxito en
la “invocación”, mediante un “sentimiento de santidad”. Es desafortunado que estos términos sean tan vagos.
Pero al menos podemos estar seguros de esto: cualquier figura o ser imaginarios obedecerán
instantáneamente la voluntad del estudiante, cuando use la figura apropiada. En casos obstinados, se asumirá
la forma del Dios apropiado.
4. Los rituales de destierro deben usarse al comienzo de cualquier tipo de ceremonia. Luego, el estudiante
debe usar una invocación general, como la “Invocación Preliminar” en la Goëtia, al igual que una invocación
especial que vaya de acuerdo a la naturaleza de su trabajo.
5. El éxito en estas invocaciones verbales es un asunto tan sutil, y sus grados tan delicadamente
tamizados, que debe ser dejado al buen sentido del estudiante la decisión de si debe o no estar satisfecho con
su resultado.

9
Invocación Destierro

10
V
1. Que el estudiante esté en descanso en una de sus posiciones prescritas, habiéndose bañado y vestido
con el decoro apropiado. Que el Lugar de Trabajo esté libre de todo disturbio, y que las purificaciones
preliminares, destierros e invocaciones sean llevados a cabo debidamente, y, por último, encender el incienso.
2. Que imagine su propia figura (preferiblemente vestida con las prendas mágicas apropiadas y armada
con las armas mágicas apropiadas) envolviendo su cuerpo físico, o de pie cerca y frente a él.
3. Luego, que transfiera el asiento de su consciencia a esa figura imaginada, de manera que le parezca
estar viendo con los ojos y oyendo con los oídos de la figura.
Esto usualmente será la gran dificultad de la operación.
4. Luego, que haga elevarse en el aire a la figura imaginada hasta una gran altura sobre la tierra.
5. Que luego se detenga y mire por encima de él. (A veces es difícil abrir los ojos)
6. Probablemente verá figuras acercándose a él, o se volverá consciente de un paisaje.
Que hable con tales figuras, y que insista en que le respondan, usando los pentagramas y señas apropiados,
como se enseñó previamente.
7. Que viaje por allí a voluntad, ya sea con o sin guía de tal figura o figuras.
8. Que además emplee tales invocaciones especiales ya que harán aparecer los lugares particulares que
desee visitar.
9. Que tenga cuidado de los miles de ataques y decepciones sutiles que experimentará, poniendo a prueba
cuidadosamente la veracidad de todo aquello con lo que hable.
Así, un ser hostil puede aparecerse vestido en gloria; los pentagramas apropiados causarán en tal caso su
consumición o deterioro.
10. La práctica volverá al estudiante infinitamente cauteloso en estos asuntos.
11. Es usualmente bastante fácil retornar al cuerpo; pero de surgir cualquier dificultad, la práctica (de
nuevo) fertilizará a la imaginación. Por ejemplo, uno puede crear en el pensamiento una carroza de fuego con
caballos blancos, y comandar al auriga a que maneje hacia la tierra.
Puede ser peligroso ir demasiado lejos, o quedarse demasiado tiempo, ya que la fatiga debe ser evitada.
El peligro mencionado es aquel de la fatiga, o el de la obsesión, o pérdida de la memoria u otra facultad
mental.
12. Finalmente, que el estudiante haga que su cuerpo imaginario en el cual viajó coincida con el cuerpo
físico, endureciendo sus músculos, inspirando, y poniendo su dedo índice en sus labios. Luego que
“despierte” mediante un acto de voluntad bien definido, y que registre sus experiencias sobria y
acertadamente.
Puede agregarse que este experimento aparentemente complicado es perfectamente fácil de llevar a cabo.
Es mejor aprender “viajando” con una persona que ya tenga experiencia en el asunto. Dos o tres experimentos
deberían ser suficientes para darle confianza al estudiante e incluso experticia. Ver también El Observador,
The Equinox I (2).

VI
1. El experimento previo tiene poco valor, y tiene pocos resultados importantes. Pero es susceptible de un
desarrollo que se funda en una forma de dhāranā –concentración– y como tal puede tener los fines más altos.
El uso principal de la práctica del último capítulo es que el estudiante se familiarice con cada tipo de
obstáculo y cada tipo de ilusión, de manera que sea el perfecto maestro de cada idea que pueda surgir en su
cerebro, desecharla, transmutarla, causar que instantáneamente obedezca a su voluntad.
2. Entonces que comience exactamente como antes; pero con la más intensa solemnidad y determinación.
3. Que sea muy cuidadoso al hacer que su cuerpo imaginario se eleve en una línea exactamente
perpendicular a la tangente de la tierra al punto donde su cuerpo físico está situado (o, simplemente,
directamente hacia arriba).
4. En vez de detenerse, que continúe elevándose hasta que la fatiga casi lo supere. Si se llegara a detener
en contra de su voluntad, y esas figuras aparecieran, que se eleve por encima de ellas a toda costa.
¡Si, a pesar que su misma vida tiemble en sus labios, que se abra paso hacia arriba y sin parar!

11
5. Que continúe con esto tanto como el aliento de la vida esté dentro de él. No importa qué lo amenace,
no importa qué lo seduzca, a pesar de que se trate de Tifón y todas sus huestes liberadas del pozo y aliadas en
su contra, a pesar de que desde el mismísimo Trono de Dios una Voz surja invitándolo a quedarse y estar
satisfecho, que sigua luchando, por siempre.
6. Al fin debe venir un momento cuando su entero ser sea tragado en la fatiga, abrumado por su propia
inercia*. Que se hunda (cuando ya no pueda esforzarse, cuando tenga que morderse la lengua por el esfuerzo
y cuando la sangre brote de su nariz) en la oscuridad de la consciencia; y a continuación vuelva en sí, que
escriba sobria y acertadamente el registro de todo lo que haya ocurrido: si, el registro de todo lo que haya
ocurrido.

EXPLICIT

* * *

* Esto es en caso de fracaso. Los resultados del éxito son tantos y tan maravillosos que aquí no se hace ningún esfuerzo para
describirlos. Son clasificados, tentativamente, en La Hierba Peligrosa, Parte II, The Equinox I (2).

12