Está en la página 1de 10

1

A∴A∴
Publicación en Clase D

Siendo el Ritual de la Marca de la Bestia;


Una encarnación apropiada para invocar las energías del Eón de Horus 1,
adaptado para el uso diario del Mago de cualquier grado

[Las notas numeradas y sin corchetes, en esta edición, pertenecen a John Symonds y Kenneth Grant y fueron extraídas de la versión
de MAGICK por ellos editada y comentada (1973). Las notas entre corchetes pertenecen a terceros.]

1. Las energías mágicas del momento presente (Eón de Horus) son Solares y Marciales. Marte es la esfera particular de Horus y su
fuerza es necesaria para que los valores del tiempo pasado queden destruidos.

2
EL PRIMER GESTO
El Juramento del Encantamiento,
el cual es llamado el Sello Undécuple.1

La Animadversión hacia el Eón.


1. Que el Mago, vestido y armado debidamente, gire en dirección a Boleskine, la Casa de la Bestia 666. *
2. Que golpee la batería 1–3–3–3–1. 2
3. Que ponga el Pulgar de su mano derecha entre su índice y medio, y que haga los gestos que siguen.

El Componente Vertical del Encantamiento.


1. Que describa un círculo alrededor de su cabeza, gritando ¡NUIT!
2. Que lleve el Pulgar verticalmente hacia abajo, y toque el Chakra Mūlādhāra 3, gritando ¡HADIT!
3. Que toque el centro de su pecho, volviendo a trazar la línea, y grite ¡RA-HOOR-KHUIT!

El Componente Horizontal del Encantamiento.


1. Que toque el Centro de su Frente, su boca, y su laringe, gritando ¡AIWAZ!
2. Que lleve el Pulgar de derecha a izquierda sobre su rostro al nivel de sus orificios nasales.
3. Que toque el Centro de su Pecho, y su Plexo Solar, gritando ¡THERION! 4
4. Que lleve su Pulgar de izquierda a derecha sobre su pecho al nivel del esternón.
5. Que toque los Chakras Svādisthāna 5 y Mūlādhāra, gritando ¡BABALON!
6. Que lleve su Pulgar de derecha a izquierda sobre su abdomen, al nivel de las caderas.
(Así formulará el Sigilo del Gran Hierofante, pero dependiente del Círculo.)

La Aseveración de los Hechizos.


1. Que el Mago estreche sus manos sobre la Vara, sus dedos y pulgares entrelazados, gritando
¡LAShTAL! ¡ΘΕΛΗΜΑ! ¡FIAOF! ¡ΑΓΑΠΗ! ¡AUMGN! 6
(Así serán declaradas las Palabras de Poder a través de las cuales las Energías del Eón de Horus obran su
Voluntad en el mundo.)

La Proclamación del Cumplimiento.


1. Que el Mago golpee la Batería: 3–5–3 7, gritando ABRAHADABRA.

1. La Cruz de once partes de Baphomet y la Estrella de once puntas de la A. .A. .


• •

* La Casa de Boleskine está en el Lago Ness, a 17 millas de Inverness, latitud 57, 14 Norte, longitud 4, 28 Oeste.

2. Cinco es el Número de Marte, que en este contexto se refiere a Horus. De ahí los cinco golpes que se realizan. Este cinco se
compone del 3 (número que representa a Set o Saturno) y que se repite tres veces, entre dos unos. Los dos unos representan al once.

3. El Chakra o Esfera de energía mágica se encuentra en la base de la columna vertebral, y representa el Poder de la Serpiente que se
encuentra enroscada y dormida.

4. La persona que realiza este rito no está necesariamente elogiando, invocando o glorificando al personaje Aleister Crowley sino a la
Bestia 666, que es una corriente y no una persona. Se trata de una Encarnación.

5. El Chakra junto al Plexo Solar.

6. LAShTAL es una fórmula y no una palabra. Ver más adelante. THELEMA es la palabra de la Ley. FIAOF es otra forma de IAO.
AGAPE, amor. AUMGN o AUM o OM, es la vibración fundamental de la Creación.

7. El rito concluye con un triple golpe para Set, y comprende los Números de Set (3) y de Horus (5).

3
EL SEGUNDO GESTO
El Encantamiento.

1. Que el Mago, aún mirando hacia Boleskine, avance hacia la circunferencia de su Círculo.
2. Que gire hacia la izquierda, y que amble con el sigilo y la velocidad de un tigre la circunferencia de su
círculo, hasta que complete una vuelta.
3. Que haga la Seña de Horus (o El Que Entra) 1 mientras pasa, para proyectar la Fuerza que irradia desde
Boleskine ante él.
4. Que amble su Sendero hasta que llegue al Norte; que allí se detenga, y se ponga de
frente al Norte.
5. Que trace con su Vara el Pentagrama Invertido apropiado para invocar el Aire
(Acuario).
6. Que lleve la Vara hacia el Centro del Pentagrama y llame a ¡NUIT!
7. Que haga la Seña llamada Puella, parado con sus pies juntos, cabeza inclinada, su
mano izquierda escudando el Chakra Mūlādhāra, y su mano derecha escudando su pecho
(actitud de la Venus de Medici).
8. Que gire de nuevo hacia la Izquierda, y siga su Sendero como antes, proyectando la Fuerza de
Boleskine mientras pasa; que se detenga cuando llegue al Sur, y quede de frente hacia afuera.
9. Que trace el Pentagrama Invertido que invoca el Fuego (Leo).
10. Que apunte su Vara hacia el Centro del Pentagrama, y grite ¡HADIT!
11. Que haga la Seña Puer, parado con sus pies juntos y la cabeza erecta. Que su
mano derecha (el pulgar extendido en ángulos rectos con los dedos) ascienda, el
antebrazo vertical en un ángulo recto con la parte superior del brazo, la cual está
horizontalmente extendida en la línea que une los hombros. Que su mano izquierda, el
pulgar extendido hacia adelante, y los dedos cerrados, descanse en la conjunción de los
muslos (actitudes de los dioses Mentu, Khem, etc.). 2
12. Que proceda como antes; una vez en el Este, que haga el Pentagrama Invertido que invoca la Tierra
(Tauro).
13. Que apunte su Vara hacia el Centro del Pentagrama, y grite ¡THERION!
14. Que haga la Señal llamada Vir, con los pies juntos. Las manos, con los dedos
cerrados y los pulgares tendidos hacia adelante, se mantienen en las sienes; la cabeza es
luego inclinada y empujada hacia adelante, como simbolizando el cabezazo de una bestia
cornuda (actitud de Pan, Baco, etc.) (The Equinox I (3), Frontispicio).
15. Procediendo como antes, que haga en el Oeste el Pentagrama Invertido mediante el cual es invocada el
Agua (Escorpio).
16. Apuntando la Vara hacia el Centro del Pentagrama, que llame a ¡BABALON!
17. Que de la Seña Mulier. Los pies están ampliamente separados, y los brazos alzados
sugiriendo una luna creciente. La cabeza es volcada hacia atrás (actitud de Baphomet, Isis
en Señal de Bienvenida, el Microcosmos de Vitrubio) (Ver Libro 4, Parte II).
18. Que comience a bailar, trazando una espiral centrípeta contrarreloj, enriquecida por
vueltas sobre su eje mientras él pasa por cada Cuarto, hasta que llega al centro del Círculo.
Que se detenga allí, mirando en dirección a Boleskine.
19. Que levante la Vara, trace la Marca de la Bestia, y grite ¡AIWAZ!
20. Que trace el Hexagrama de Invocación de la Bestia.
21. Que baje la Vara, golpeando la Tierra.
22. Que haga la Seña de Mater Triumphans (los pies juntos; el brazo izquierdo está
curvado como sosteniendo un niño; el pulgar y el índice de la mano derecha pinchan el
pezón del pecho izquierdo, como ofreciéndoselo a ese niño). Que pronuncie la palabra
¡ΘΕΛΗΜΑ!
23. Que lleve a cabo la Danza Espiral, moviéndose en dirección de las agujas del reloj
y girando contrarreloj.

1. [En esta edición las Señas son adjuntadas más adelante.]

2. Dioses Itifálicos.

4
Cada vez que pase por el Oeste que extienda la Vara hacia el Cuarto en cuestión, e incline la cabeza:
(a) “¡Ante mí los poderes de LA!” (al Oeste). 1
(b) “¡Detrás de mí los poderes de AL!” (al Este). 2
(c) “¡En mi mano derecha los poderes de LA!” (al Norte). 3
(d) “¡En mi mano izquierda los poderes de AL!” (al Sur). 4
(e) “¡Sobre mí los poderes de ShT!” (saltando en el aire). 5
(f) “¡Debajo de mí los poderes de ShT!” (golpeando el suelo). 6
(g) “¡Dentro de mí los Poderes!” (en la actitud de Ptah erecto, los pies juntos, las manos entrelazadas
sobre la Vara vertical).
(h) “¡Alrededor mío flamea el Rostro de mi Padre, la Estrella de Fuerza y Fuego!”
(i) “¡Y en la Columna se encuentra su Esplendor de seis rayos!”
(Esta danza puede ser omitida, y toda la pronunciación hecha en la actitud de Ptah.)

EL GESTO FINAL
Este es idéntico al Primer Gesto.

El que Entra Puella Puer

Vir Mulier Mater Triumphans

1. LA, palabra hebrea que significa NO, atribuida al Oeste que es donde el sol se pone.

2. AL, palabra hebrea que designa a Dios, la fuerza creativa que se atribuye al Este.

3. LA en este contexto significa NUIT, cuya región es el Norte donde reina la gran oscuridad.

4. AL en este contexto es HADIT, el sol en el Sur.

5. Set, Shaitah o Satán en quien se concentran las energías mágicas del Eón Nuevo.

6. El Mago ha realizado y formulado la estrella de seis partes en cuyo eje se encuentra Set. Salta al aire y golpea la tierra con la Vara.
Se detiene en la columna como si fuese su Vara, identificándose con las fuerzas que ha invocado.

5
(Aquí sigue una impresión de las ideas implicadas en este Peán)

Yo también soy una Estrella en el Espacio, única y auto-existente, una esencia individual incorruptible; yo
también soy un Alma; soy idéntico con Todo y con Ninguno. Estoy en Todo y todo está en mí; soy, aparte de
todo y señor de todo, y uno con todo.
Soy un Dios, soy Dios verdadero de Dios verdadero; voy por mi camino para obrar mi Voluntad; he hecho
de la Materia y el Movimiento mi espejo; he decretado para mi deleite que la Nada se figure a sí misma como
dos, que yo pueda soñar una danza de nombres y naturalezas, y gozar la substancia de la simplicidad al mirar
las andanzas de mis sombras. No soy aquello que no es; no conozco aquello que no conoce; no amo aquello
que no ama. Porque soy Amor, donde la división muere deleitada; soy Conocimiento, donde todas las partes,
sumidas en el todo, perecen y pasan a la perfección; y soy aquello que soy, el ser donde el Ser se pierde en la
Nada, ni se digna a ser más que por su Voluntad para desplegar su naturaleza, su necesidad de expresar su
perfección en todas las posibilidades, cada fase un fantasma parcial, y aun así inevitable y absoluta.
Soy Omnisciente, ya que nada existe para mí a menos que que yo lo sepa. Soy Omnipotente, ya que nada
ocurre salvo por mi Necesidad, la expresión de mi alma a través de mi Voluntad de ser, de hacer, de sufrir los
símbolos de sí misma. Soy Omnipresente, ya que nada existe donde no estoy, quien modeló el Espacio como
una condición de mi consciencia de mí mismo, quien es el centro de todo, y mi circunferencia el marco de mi
propia fantasía.
Soy el Todo, ya que todo lo que existe para mí es una expresión necesaria en pensamiento de alguna
tendencia de mi naturaleza, y todos mis pensamientos son sólo las letras de mi Nombre.
Soy el Uno, ya que todo lo que soy no es el Todo absoluto, y todo mi todo es mío y no de alguien más;
mío, quien concibe a otros como a mí mismo en esencia y verdad, aunque no en expresión e ilusión.
Soy el Ninguno, ya que todo lo que soy es la imagen imperfecta de lo perfecto; cada fantasma parcial debe
perecer en las manos de su contraparte, cada forma debe realizarse encontrando su opuesto equiparado, y
satisfaciendo su necesidad de ser lo Absoluto mediante el logro de la aniquilación.
La Palabra, LAShTAL incluye todo esto.
LA –Nada.
AL –Dos. 1
L es “Justicia” 2, la Kteis realizada por el Falo, “Nada y Dos” ya que el más y el menos se han unido en
“amor bajo voluntad”.
A es “El Loco” 3, Nada en el Pensamiento (Parsifal), en la Palabra (Harpócrates), y en la Acción (Baco).
Él es el aire ilimitado, y el Espíritu o Fantasma errante, pero con “posibilidades”. Él es la Nada que el Dos ha
hecho mediante “amor bajo voluntad”.
LA así representa el Éxtasis de Nuit y Hadit conjuntos, perdidos en el amor, y allí haciéndose Nada. Su
niño es engendrado y concebido, pero es en la fase de Nada también, aún. LA es así el Universo en esa fase,
con sus potencialidades de manifestación.
AL, por el contrario, si bien es esencialmente idéntico a LA, muestra al “Loco” manifestado a través del
Equilibrio de los Contrarios. El peso es aún nada, pero es expresado como si fueran dos pesos iguales en
balanzas opuestas. El indicador aun apunta el cero.
ShT es igualmente 31 4 como LA y AL, pero expresa la naturaleza secreta que opera la Magick o las
transmutaciones.
ShT es la fórmula de este Eón particular; otro eón puede tener otra forma de decir 31.
Sh es Fuego como T es Fuerza; conjuntos expresan Ra-Hoor-Khuit.

1. En la Qabalah Thelemica, la Tríada Superna del Árbol de la Vida consiste de LA y AL. El arreglo es así: LA (NO) como la
concentración del Vacío (Ain) se atribuye a Kether, LA se refleja en Chokmah como AL. Así se llega al Número Dos. En cambio, en la
Sephirah Binah AL aparece llegando luego a ser LA nuevamente. La Tríada Superna es por tanto LA, AL, LA y tiene como valor 31 cada
una de las partes. El total suma 93 que es el Número que representa a Aiwass o el Dios Oculto encima del Abismo.

2. “Justicia” es el título de la octava Clave del Tarot. En el libro de Crowley El Libro de Thoth esta Clave recibe el nombre de
“Ajuste”. Se le atribuye la letra Lamed: L.

3. El “Loco” del Tarot atribuido a la primera letra del Alfabeto Hebreo, Aleph, tiene el número 1 en dicho alfabeto. En el Tarot tiene
el número 0. Ver capítulo V.

4. ShT o Set es el número 31 en el Tarot. Sh se atribuye a la Clave XX mientras que T o Teth se atribuye a la Clave XI.

6
“El Ángel” 1 representa la Estela 666, mostrando a los Dioses del Eón, mientras que “la Fuerza” 2 es una
imagen de Babalon y la Bestia, los emisarios terrenos de aquellos Dioses.
ShT es el equivalente dinámico de LA y AL. Sh muestra la Palabra de la Ley, siendo triple 3, de la misma
manera que 93 es tres veces 31. T muestra la fórmula de la Magia declarada en esa Palabra; el León, la
Serpiente, el Sol, Coraje y Amor Sexual son todos indicados por la carta.
En LA nótese que Saturno o Satán es exaltado en la Casa de Venus o Astarte y es un signo aéreo. Así L es
Padre-Madre, Dos y Nada, y el Espíritu (Fantasma o Espíritu Santo) de su Amor es también Nada. Amor es
AHBH, 13, que es AChD. Unidad, 1, Aleph, que es “El Loco” que es Nada, pero aún así un Uno individual,
quien (como tal) no es otro, sin embargo inconsciente de sí mismo hasta que su Unicidad se exprese a sí
misma como una dualidad.
Cualquier impresión o idea es incognoscible en sí misma. Puede significar nada hasta que sea puesta en
relación con otras cosas. El primer paso es distinguirla de las demás; esta es la condición para reconocerla.
Para definirla, debemos percibir su orientación hacia todas nuestras otras ideas. El grado de nuestro
conocimiento de cualquier cosa varía entonces con el número de ideas con las cuales podemos compararla.
Cada nuevo hecho no solo se agrega a nuestro universo, sino que aumenta el valor de lo que ya poseemos.
En AL este “El” o “Dios” organiza para “Semblante para contemplar semblante”, estableciéndose como
un equilibrio 4, A el Uno-Nada concebido como L el Dos-Nada. Esta L es el Hijo-Hija Horus-Harpócrates
igual que la otra L era el Padre-Madre Set-Isis. Aquí entonces está el Tetragrammaton una vez más, pero
expresado en ecuaciones idénticas en las cuales cada término es perfecto en sí mismo como un modo de Nada.
ShT suministra el último elemento; haciendo a la Palabra de cinco o seis letras, de acuerdo a si
consideramos ShT como una letra o dos. Así la Palabra afirma la Gran Obra cumplida: 5º= 6□. 5
ShT es por otra parte una resolución necesaria de la aparente oposición de LA y AL; ya que uno apenas
podría pasar al otro sin la acción catalítica de una tercera expresión idéntica cuya función debe ser la de
transmutarlos. Tal término debe ser en sí mismo un modo de Nada, y su naturaleza no puede usurpar las
perfecciones del No-Ser, LA, o del Ser, AL. Debe ser puramente Nada-Movimiento de la misma manera que
son puramente Nada-Materia, como para crear una Materia-en-Movimiento la cual es una función de “Algo”.
Así ShT es Movimiento en su fase doble, una inercia compuesta de dos corrientes opuestas, y cada
corriente está también polarizada así. Sh es Cielo y Tierra, T Masculino y Femenino; ShT es Espíritu y
Materia; una es la palabra de Libertad y Amor irradiando su Luz para restaurar la Vida a la Tierra, la otra es el
acto mediante el cual la Vida reclama que el Amor es Luz y Libertad. Y estas son Dos-en-Uno, la letra divina
del Silencio-en-el-Discurso cuyo símbolo es el Sol en los brazos de la Luna.
Pero Sh y T son por igual formulas de fuerza en acción en oposición a entidades; no son estados de
existencia, sino modos de moción. Son verbos, no sustantivos.
Sh es el Espíritu Santo como una “lengua de fuego” manifiesto en triplicidad, y es el niño de Set-Isis como
su logos o Palabra pronunciada por su “Ángel”. La carta es la XX, y 20 es el valor de Yod (la semilla secreta
de todas las cosas, la Virgen, “El Ermitaño”, Mercurio, el Ángel o Heraldo) completamente expresada como
IVD 6. Sh es el congreso espiritual del Cielo y la Tierra.
Pero T es el Espíritu Santo en acción como un “León rugiente” o como “la vieja Serpiente” en lugar de un
“Ángel de Luz”. Los gemelos de Set-Isis, la ramera y la bestia, están ocupados con esa lascivia sodomítica e
incestuosa la cual es la fórmula tradicional para producir semidioses, como en los casos de María y la Paloma,
Leda y el Cisne, etc. La carta es la XI, el número de la AVD 7 de la Magick: Aleph “El Loco” impregnando a
la mujer de acuerdo a la Palabra de yod, el Ángel del Señor. Su hermana ha seducido a su hermano la Bestia,
avergonzando al Sol con su pecado; ella ha amaestrado al León, y encantado la Serpiente. La Naturaleza es
indignada por la Magick; el hombre es bestializado y la mujer profanada. La conjunción produce un mons-

1. El “Ángel” es la Clave XX del Tarot. En el sistema de Crowley recibe el nombre de “Eón”.

2. “Fuerza” es la Clave XI. En el sistema de Crowley recibe el nombre de “Lascivia”.

3. LA ShT AL.

4. [Siphra Dtzenioutha, I, 2, parafraseado. –T.S.]

5. La obra de Tiphareth, donde se consume la fórmula de la Rosa Cruz. Tiphareth es la 6º Sephirah del Árbol de la Vida y se atribuye
al Sol. Ver Una Estrella a la Vista. El 5 y el 6 suman 11 que es el número Mágico.

6. El numero de IVD (Yod) es el 10, pero deletreado es Yod (10), Vau (6) y Daleth (4). El total suma 20.

7. Palabra hebrea que designa Luz.

7
truo; afirma la regresión de tipos. En lugar de un Dios-hombre concebido del Espíritu de Dios por una virgen
de inocencia, se nos solicita adorar al bastardo de una mujerzuela y un bruto, engendrado en vergonzoso
pecado y nacido en la más blasfema dicha.
Esto es de hecho la fórmula de nuestra Magick; insistimos en que todos los actos deben ser iguales; en que
la existencia afirma el derecho de existir; en que a menos que el mal sea un mero término expresando alguna
relación de hostilidad accidental entre fuerzas igualmente auto-justificadas, el universo es tan inexplicable e
imposible como la acción sin compensación; en que las orgías de Baco y Pan no son menos sacramentales que
las Misas de Jesús; que las cicatrices de sífilis son sagradas y merecedoras de honor tanto como las heridas de
los mártires de María.
Debería ser innecesario insistir en que todas estas ideas se aplican solo al Absoluto. El dolor de muelas es
aún doloroso, y el engaño es degradante, para un hombre, de manera relativa a su situación en el mundo de la
ilusión; hace su Voluntad evitándolos. Pero la existencia del “Mal” es fatal para la filosofía siempre que sea
supuesto como independiente de las condiciones; y acostumbrar a la mente a “no hacer diferencia” entre dos
ideas cualesquiera de éstas es emanciparla de la esclavitud del terror.
Afirmamos sobre nuestros altares nuestra fe en nosotros mismos y en nuestras voluntades, nuestro amor de
todos los aspectos del Absoluto Todo.
Y hacemos que el Espíritu Shin se combine con la Carne Teth 1 en una sola letra, cuyo valor es 31 igual
que aquellos de LA la Nada, y de AL el Todo, para completar su No-Ser y Ser con su Devenir, para mediar
entre extremos idénticos a su medida –el secreto que los divide y sella.
Declara que todos los “algo” son igualmente sombras de Nada, y justifica la Nada en su locura fútil de
pretender que algo es estable, haciéndonos conscientes de un método de Magick cuya práctica nos permite
tomar parte en el placer del proceso.
El Mago debe inventar para sí mismo una técnica definitiva para destruir al “mal”. La esencia de tal
práctica consistirá en entrenar la mente y el cuerpo para confrontar cosas que ocasionan temor, dolor,
disgusto*, vergüenza y cosas semejantes. Debe aprender a soportarlos, luego debe aprender a ser indiferente a
ellos, luego debe aprender a analizarlos hasta que le den placer e instrucción, y finalmente debe aprender a
apreciarlos por sí mismos, como aspectos de la Verdad. Cuando esto esté hecho, debe abandonarlos, si
realmente son dañinos en relación a la salud y la comodidad. También, nuestra selección de “males” está
limitada a aquellos que no nos pueden lastimar irreparablemente. Por ejemplo, uno debe practicar oler
asafétida hasta que le guste; pero no debe hacer esto con arsina u ácido hidráulico. De nuevo, uno puede tener
relaciones con una mujer vieja y fea hasta adorar y amar la estrella que ella es; sería demasiado peligroso
trascender el disgusto hacia la deshonestidad forzándose a robar carteras. Los actos que son esencialmente
deshonorables no deben ser llevados a cabo; deben ser justificados solo mediante la contemplación calmada
de su cualidad correcta en casos abstractos.
El amor es una virtud; crece más fuerte y más puro y menos egoísta mediante su aplicación a lo que odia;
pero el robo es un vicio que involucra la idea esclavista de que el vecino de uno es superior a uno mismo. Es
admirable solo por su poder de desarrollar ciertas cualidades morales y mentales primitivas, para prevenir la
atrofia de tales facultades como nuestra propia vigilancia, y por el interés que agrega a la “tragedia, Hombre”.
El crimen, la locura, la enfermedad y todos tales fenómenos deben ser contemplados con completa libertad
del miedo, aversión o vergüenza. De otra manera fallaremos en ver acertadamente, y en interpretar
inteligentemente; en tal caso seremos incapaces de burlarlos y ganarles. Anatomistas y fisiólogos, luchando
contra la muerte en la oscuridad, han ganado higiene, cirugía, profilaxis y el resto para la humanidad. Los
antropólogos, arqueólogos, físicos y otros hombres de ciencia, arriesgándose a la hoguera, la infamia y el
ostracismo, han destruido la trampa de la araña de la superstición y roto en pedazos al monstruoso ídolo de la
Moralidad, el asesino Moloch quien ha hecho de la humanidad su carne a lo largo de la historia. Cada
fragmento de ese coprolito se manifiesta como una imagen de cierta lujuria bruta, cierto aburrimiento
aletargado, cierto instinto ignorante, o cierto miedo furtivo moldeados en su propia mente salvaje.
El hombre, de hecho, no está completamente liberado, incluso hoy. Es aún pisoteado bajo los cascos de las
mulas en estampida que la pesadilla dio a luz a su burrada salvaje, sus fuerzas creativas que no ha amaestrado,
los fantasmas estériles que llamó dioses. Su misterio aún intimida fuertemente a los hombres; temen, se
inmutan, no se atreven a confrontar a los fantasmas. Todavía, también, el fetiche caído parece horrible; es

1. Shin, las tres lenguas de Fuego, es la letra del Espíritu. Teth, que tiene la forma de una serpiente mordiéndose la cola, se atribuye a
la clave XI del Tarot, cuyo nombre es Fuerza o Lascivia.

* La gente de Inglaterra han hecho dos revoluciones para liberarse del fraude y la tiranía papal. Están con sus trucos de nuevo; y si
tenemos que hacer una Tercera Revolución, ¡destruyamos el germen mismo!

8
temeroso para ellos que ya no haya un ídolo a quien adorar con himnos, y a quien apaciguar con la carne de su
primogénito. Cada uno se revuelve en el barro sangriento del piso para tomar alguna pizca por reliquia, ante la
cual inclinarse y a la cual servir.
Así que, incluso hoy, un enjambre de larvas se agita sobre la tierra carroña, una hermandad unida por la
codicia ciega de podredumbre. La ciencia aún duda en alzar el Templo de Rimmon, aunque cada año
encuentre más de sus hijos impacientes de la prudencia de Naaman. El Consejo Privado del Reino de
Almahumana permanece en sesión secreta permanente; no se atreve a declarar que su labor ha de ser la de
acabar con la moralidad del monarca rompiéndola en un conglomerado de prejuicios climáticos, tribales y
personales corrompidos por la ambición, los impulsos insanos, la soberbia del ignorante, la histeria
supersticiosa, el miedo que imprime falsedades en la piedra colocada sobre la tumba de la Verdad que ha
matado y enterrado en la tierra negra del Olvido. La filosofía moral, la psicología, la sociología, la
antropología, la patología mental, la fisiología, y muchos otros de los niños de la Sabiduría, de los cuales ella
es justificada, bien saben que las leyes de la Ética son un caos de confusas convenciones, basadas en el mejor
de los casos en costumbres convenientes en ciertas condiciones, más a menudo en el oficio o en el capricho de
los brutos más grandes, más salvajes, sin corazón, astutos y sedientos de sangre de la manada, para asegurar
su poder o para consentir su placer en la crueldad. No hay principio, ni siquiera uno falso, que dé coherencia
al clamor de proposiciones éticas. Aun así los mismos hombres que destruyeron a Moloch, y que esparcieron
la tierra con escombros sin forma, palidecen al susurrar entre ellos: “Mientras gobernaba Moloch todos los
hombres estaban unidos por una ley, y por sus oráculos que, conociendo el fraude, no temían, sino que eran
sus sacerdotes y guardianes de su misterio. ¿Ahora qué? ¿Cómo puede alguno de nosotros, aunque sabios y
fuertes como nunca, prevalecer sobre los hombres para actuar concertadamente, ahora que cada uno reza a su
propio pedacito de Dios, y sin embargo sabe que cualquier otro pedacito no tiene valor, es polvo onírico,
estiércol de mono, hueso de tradición, o –¿qué no más?”
Así que la ciencia comienza a ver que los Iniciados quizás no eran meros tontos y egoístas al tener su regla
de silencio, y al proteger la Filosofía del profano. Aun así ella espera que el daño no sea mortal, y ruega por
que las cosas sigan de la manera más usual hasta que aquella sesión secreta decida algún plan de acción.
Siempre ha sido fatal cuando alguien descubre demasiado y demasiado rápido. Si Jan Hus hubiese
cacareado más como una gallina, podría haber sobrevivido la Fiesta de San Miguel, y hubiese sido estimado
por sus huevos. Los últimos cincuenta años han puesto al hacha del análisis en la raíz de todo axioma; son
frívolos que se contentan podando las ramitas florecidas de nuestras creencias, o las ramas de nuestros
instrumentos intelectuales. Ya no podemos afirmar ninguna proposición, a menos que nos guardemos
mediante la enumeración de incontables condiciones que deben asumirse.
Esta digresión ha saturado su bienvenida; fue invitada solo por Sabiduría con objeto de advertir a la
Temeridad de los peligros que abarca incluso la Sinceridad, Energía e Inteligencia cuando no contribuyen a la
Aptitud-en-su-ambiente.
El Mago debe ser cauteloso en el uso de sus poderes; cada acto no debe solo concordar con su Voluntad,
sino que también con las propiedades de su posición en el tiempo. Puede ser mi Voluntad alcanzar el pie de
un acantilado; pero el camino más fácil –también el más rápido, el más directo, menos obstruido, el camino
del menor esfuerzo– sería simplemente saltar. En el acto de cumplirla, mi Voluntad sería destruida, o lo que
sea que haya confundido con ella; ya que la Verdadera Voluntad no tiene objetivo; su naturaleza es Ir.
Similarmente, una parábola está ligada a una ley la cual fija sus relaciones con dos líneas rectas en cada
punto; aun así no tiene final menor que infinito, y continuamente cambia su dirección. El Iniciado que es
consciente de Quién es él puede siempre confirmar su conducta por referencia a las determinantes de su
curva, y calcular su pasado, su futuro, sus aspectos, y su curso apropiado en cualquier momento asignado; él
incluso puede comprenderse a sí mismo como una simple idea. Puede intentar medir parábolas amigas, elipses
que crucen su camino, hipérbolas que abarquen todo el espacio con sus alas gemelas. ¡Quizás pueda llegar al
final, saltando más allá de sus límites de su propia ley, para concebir aquella sublimemente estupenda
atrocidad a la Razón, el Cono! Si bien es totalmente inescrutable para él, es aun así bien consciente que existe
en la naturaleza de allí, que es necesario para ella, que es ordenado por ella, y que desde ella él surge, ¡desde
las entrañas de tan temible Padre! Su propio infinito se vuelve cero en relación a aquel del fragmento más
pequeño del sólido. Él apenas si existe. Trillones multiplicados por trillones de trillones no le permitirían
cruzar la frontera ni siquiera de la anchura, una idea que llegó a adivinar solo porque se sintió atado por cierto
poder misterioso. Aún así la anchura es igualmente una nada en la presencia del Cono. Su primera concepción
debe ser evidentemente un espasmo frenético, sin forma, insano, que no pueda clasificarse como un
pensamiento articulado. Pero, si desarrolla las facultades de su mente, cuanto más sepa al respecto más verá
que su naturaleza es idéntica con la suya propia siempre que la comparación sea posible.

9
La Verdadera Voluntad es así tanto determinada por sus ecuaciones, como libre porque esas ecuaciones
son simplemente su propio nombre, pronunciado entero. Su sensación de estar atado viene de su incapacidad
para leerlo; su sensación de que el mal existe para desbaratarlo surge cuando él empieza a aprender a leer, lee
mal, y cree obstinadamente que su error es una mejora.
Sabemos sólo una cosa. La existencia absoluta, el movimiento absoluto, la dirección absoluta, la
simultaneidad absoluta, la verdad absoluta, toda idea similar a estas: no tienen, y nunca podrán tener, ningún
significado real. Si un hombre en delirium tremens cae en el Río Hudson, puede que recuerde el proverbio y
se aferre a un sorbete imaginario. Palabras tales como “verdad” son como ese sorbete. La confusión de
pensamiento es oculta, y su impotencia negada, por la invención. Este párrafo comenzó con “Sabemos”: aun
así, cuestionados, “nosotros” nos damos prisa en negar la posibilidad de poseer, o incluso de definir, el
conocimiento. ¿Qué podría ser más seguro para un filósofo-parábola que el hecho de que puede ser abordado
de dos maneras, y de dos maneras solamente? Sería en efecto poco menos que todo el cuerpo de su
conocimiento, implicado en la teoría de su definición de sí mismo, y confirmado por cada experiencia. Podría
recibir impresiones solo al encontrarse con A, o siendo encontrado por B. Sin embargo podría estar
equivocado en un número infinito de formas. Hay entonces ‫א‬0 1 posibilidades de que en cualquier momento
un hombre pueda encontrarse totalmente transformado. Y puede ser que nuestro presente deslumbrante
desconcierto se deba a nuestro reconocimiento de la existencia de una nueva dimensión de pensamiento, que
parece tan “inescrutablemente infinita” y “absurda” e “inmoral”, etc. –porque no la hemos estudiado lo
suficiente para apreciar que sus leyes son idénticas a las nuestras, aunque extendidas a nuevas concepciones–.
El descubrimiento de la radioactividad creó un caos momentáneo en la química y en la física; pero pronto
llevó a interpretaciones más completas de las ideas viejas. Dispersó muchas dificultades, armonizó muchas
discordias, y –¡sí, mucho más!–. Demostró que la substancia del Universo es una simplicidad de Luz y Vida,
maneras de componer átomos, los mismos capaces de auto-realización más profunda a través de las
complejidades y organizaciones de la carne, cada uno con sus poderes y placeres peculiares, cada uno
siguiendo su sendero a través del mundo donde todas las cosas son posibles. Reveló la omnipresencia de
Hadit, idéntico a Sí mismo, aunque realizándose al dividir Su interacción con Nuit en episodios, cada forma
de su energía aislada de cada aspecto de la receptividad de Ella, deleite desarrollando deleite continuo de
complejo a complejo. Era la voz de la Naturaleza despertando en el alba del Eón, mientras Aiwaz pronunciaba
la Palabra de la Ley de Thelema.
Así también deberá aquel que invoque a menudo contemplar el Fuego Sin Forma 2, con estremecimiento y
desconcierto; pero si el prolonga su meditación, deberá resolverlo en símbolos coherentes e inteligibles, y
escuchará la pronunciación articulada de ese Fuego, interpretará ese trueno como una voz pequeña y quieta
en su corazón. Y el Fuego revelará a sus ojos su propia imagen en su propia y verdadera gloria; y hablará en
sus oídos el misterio que es su propio Nombre.
Esta es por lo tanto la virtud de la Magick de la Bestia 666, y el canon de su uso apropiado; para destruir la
tendencia de discriminar entre dos cosas cualquiera en teoría, y en práctica para agujerear los velos de cada
santuario, apretando hacia adelante para abrazar cada imagen; ya que no existe alguna que no sea la de la
misma Isis. El más Interior es uno con el más Interior; aunque la forma del Uno no es la forma del otro; la
intimidad exige aptitud. Por ende aquel que vive por el aire, que no se atreva a respirar agua. Pero la maestría
viene por la medida: para aquel quien con labor, coraje, y cuidado de su vida para entender todo aquello que
lo abarca, y para prevalecer contra eso, aumentará. “La palabra de Pecado es Restricción”: se debe buscar
entonces la Rectitud, indagar en la Iniquidad, y fortificarse para transcender todo esto.

* * *

1. [Originalmente escrito como “Aleph-Cero”, pero el contexto indica que la referencia es al conjunto infinito de números cardinales,
normalmente escrito “ ‫א‬0” o “Aleph-Null”. –T.S.]

2. [Los Oráculos Caldeos, fragmentos 196 y 199 en la edición de Westcott, parafraseados. –T.S.]

10